Y una nueva civilizacióN. (Parte I)




descargar 374.24 Kb.
títuloY una nueva civilizacióN. (Parte I)
página5/7
fecha de publicación03.08.2016
tamaño374.24 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7
Debe prepararlos para ser libres, creativos, cuestionantes, autónomos, independientes, imaginativos, visionarios, etc. pero con gran tolerancia hacia la diversidad cultural.

  • El hombre del futuro debe comprenderse a sí mismo, en su propia cultura y naturaleza, si desea aumentar su potencial de comprender a los demás.

  • La Biotecnología debe ser el área de cambio más importante en la estructura demográfica del futuro. La descompartimentalización del currículo escolar fue considerada como un necesario corolario de lo anterior.


    ¡Han pasado veinticinco años!! ¿Y que hemos avanzado? Nada!! Por ello quienes proclamamos un cambio estamos plenamente identificados con estos planteamientos. Además añadimos que:

    • La Educación debe ser menos prescriptiva en contenido y doctrina política, económica, sociológica, religiosa, etc., y debe ser más básica y fundamental en los aspectos inherentes al ser humano mismo, su vida, su naturaleza, su biología micro y macroscópica, visible e invisible, química, física y tecnológicamente considerado un único campo energético.

    • Un currículo básico tiene que abordar problemas y cuestiones que deban y permitan confrontarse con la realidad humana y no realizar las anticuadas divisiones por asignaturas que prevalecen todavía hoy día, como si fueran las únicas grandes necesidades. El 85% del contenido curricular es totalmente inútil en la vida adulta.

    • La Educación, debe equipar a los niños, adolescentes y jóvenes con las herramientas básicas que van a necesitar para "abordar", consolidar el conocimiento, para "apropiárselo", en lugar de pretender "enseñarle" un conocimiento haciéndole creer que eso es lo que “deben” saber ya que es el único conocimiento válido.

    • Se debe sustituir la enseñanza por el aprendizaje.


    Este análisis debe ser individual y llevará a nuestra descendencia a un proceso de crecimiento profundo y significativo especialmente cuando ellos aprendan a utilizar todos sus dones y virtudes innatas; hay que identificarlas, comprenderlas y aplicarlas.

    Ya aseguramos que dentro de nosotros existe un manantial de buenas cualidades, dones y virtudes naturales inagotables, debemos activamente hacer énfasis en desarrollarlas. Entonces encontrará el hombre fascinante, placentero y agradable su trabajo.

    El ser humano es en gran parte causa original de sus herencias, experiencias, circunstancias y el tiempo o la duración expuesta a estas últimas. Sin embargo está dotado de libre albedrío y voluntad. Al respecto algún pensador famoso dijo: “La fuente primordial de todos mis pensamientos y de toda mi vida no es una causa externa; por lo contrario lo que yo soy es enteramente de mi creación personal. "Yo quiero ser libre" significa: soy yo quien hará de mí mismo lo que yo deseo".

    Siguiendo con los pensamientos citaremos ciertos pensamientos sobre esta verdad de algunos conocidos escritores:

    • WILLIAM JAMES, "Lo absolutamente verdadero, es decir lo que ninguna experiencia ulterior alterará nunca, es el punto ideal hacia el que nos imaginamos convergerán algún día todas nuestras verdades temporales. Entre tanto tendremos que vivir por ahora con arreglo a la verdad que podemos obtener hoy y estar dispuestos a llamarla falsedad mañana".

    • RAGHOZINI, sobre lo mismo: " La verdad es la Vida y ella se manifiesta a quien sepa sentirla. No es posible saber sin sentir, así como no es posible comprender sin saber. Hombre sabio es el que siente y comprende el ritmo palpitante del universo agitarse en todas y cada una de las cosas que ve en su camino".

    • VIRCKANANDA, "La mayor verdad descubierta por los antepasados es la unidad del universo, nadie puede dañar a otro sin que a sí mismo de dañe".

    • Una última por BALMES, "El proverbio: El hombre es el arquitecto de su destino e hijo de sus obras (pensamientos), encierra una verdad profunda".

    Ahora algo sobre la naturaleza vital misma del hombre:

    • Por JORGE ADOUM, "El hombre es la más alta manifestación de la Creación. Y quien domina completamente su mente (expresión del Alma), podrá gobernar todos los fenómenos de la naturaleza".

    • Por ALEXIS CARREL, "El hombre ha sido incapaz de organizar este mundo para sí mismo, porque no posee un conocimiento práctico de su propia naturaleza. Somos las víctimas del retraso de las ciencias de la vida y del espíritu sobre las de la materia".

    • Por HORACIO, "Gobierna tu mente o ella te gobernará a ti".

    • O este de ANTONIO ROLDAN MEJIA, "Todos poseemos una mina riquísima en nuestro interior constituida por el más grande poder que existe en el mundo invisible: la mente; y el factor más importante para el progreso humano es al mismo tiempo; la mente y el mayor tesoro que poseemos es la salud". "Mente sana en cuerpo sano".

    • Y este último por SAN AGUSTIN, que integra magistralmente, verdad y naturaleza humana. "No vayas mirando fuera de ti, entra en ti mismo porque la verdad habita en la interioridad del hombre, en su naturaleza misma, la verdad es su Vida".

    Por ahora creemos que los anteriores pensamientos cumplieron sus objetivos. Pero añadamos algunos sobre los comportamientos y actitudes del hombre, su etología y la necesidad de corregirlas, así:

    • La felicidad social solo es posible cuando Ciencia, Religión y Filosofía estén acordes, cuando no se contradicen ni se combaten, el divorcio de estas repercute calamitosamente en la moral de los pueblos". Por Luis López de Mesa.

    • "El hombre que se dedica al reconocimiento de lo más hondo de las cosas abarca en sí todas las religiones, artes y filosofías y no necesita de ningún maestro; bástele su propio Maestro Interno que es Omnisciente, Omnipotente y Omnipresente". Por Jorge Adoum.

    • "Este mundo anda mal no porque Dios (El Creador) se olvida del hombre, sino porque el hombre se olvida de él y de su propia responsabilidad". Por Alfonso Llano Escobar.

    • "Se ha desvanecido la intangibilidad de la vida humana. El individuo no puede hacer ya lo que quiere, ni ir a donde desee. La mentira se elevó a la dignidad de un instrumento político y la diosa malicia en la más vil de los productos del rebaño". Por Albert Einstein.

    • "El selecto se selecciona a sí mismo al exigirse más que a los demás. Significa pues un privilegio de dolor y de esfuerzo". Por José Ortega y Gasset.

    • "Hemos entrado y estamos viviendo en la edad de la capacidad. Es decir en una edad caracterizada por el egoísmo desenfrenado, por la ausencia de "Principios" por la penuria moral. Estamos viviendo un mundo de corrupción. Hemos llegado a medirlo todo con el metro del dinero. Y la ironía final consiste en que el dinero mismo se licúa, disuelve y no vale nada frente a la vida". Por Arnold Toynbee.

    • "Lo económico domina lo moral, lo social, lo internacional, lo biológico. Siempre ha estado la economía presente en todos los conflictos, en todas las matanzas, en todas las revoluciones. La miseria es la madre del crimen, de la delincuencia, de la agresiva anulación de la conciencia. Los días sin pan no engendran pensamientos pacíficos. La teoría económica debe edificarse sobre el análisis correcto de la naturaleza humana. La moral debe vigilar el proceso económico". Por Alberto Mendoza.

    • "Si piensas que estás vencido, vencido estás. Si piensas que no te atreves, no lo harás. Si piensas que te gustaría ganar, pero que no puedes, no lo lograrás. Si piensas que perderás ya has perdido. Piensa en grande y tus hechos crecerán. Piensa en pequeño y quedarás atrás. Piensa que puedes y podrás. Todo está en el Estado Mental". Por Dr. Cristian Barnard.

    • "Hagamos un esfuerzo más entre todos y lo que iba a ser un fracaso como la preservación y conservación pacífica, saludable, fraternal y humana de la especie, se convertirá en un éxito glorioso. No existe el fracaso... salvo cuando dejamos de esforzarnos". Los suscritos.

    Si buscamos una afirmación que resuma mejor que ninguna la nueva corriente de pensamiento respecto al futuro y el papel de la ingeniería Psicobioenergética, citemos las palabras del genetista James F. Danielli : “La mayoría de los hombres solo contribuyen a la civilización con servicios de mantenimiento (si es que lo hacen) y se comportan como consumidores en vez de creadores de civilizaciones".

    A ello agregaríamos nosotros: “…que nos hemos convertido en imitadores unas, hipnotizados otras, indiferentes, resignados y conformes, la gran mayoría de las veces”. Nos identificamos con Danielli, Director del Center for Theorical Biology, en Buffalo NY, USA, cuando asegura "…que ha llegado el momento de "considerar otras posibilidades" si es que la civilización quiere persistir y llegar a un estado moderadamente tranquilo”.
    Ya casi para terminar de tomar como ejemplo la Educación, queremos informar aunque muy someramente, solo para que se tenga una idea del futuro de la Educación que queremos para nuestros hijos, acerca de esas “otras posibilidades” como "Nuevas perspectivas educativas" con las que hoy podemos contar para formar, educar, informar, transferir, enseñar, inducir, orientar, guiar, aprender a aprender o como se quiera calificar el proceso de legación y accesibilidad cognoscitiva para nuestros hijos, que sí existen esas nuevas vías, más eficaces, menos agotadoras, para acelerar los procesos de "pacificación" y "humanización" social, mucho más poderosas que las armas, la cohesión ó el chantaje en cualquiera de sus formas.
    Es lo que ha motivado el presente manifiesto, pues existen ya esos métodos y sistemas para aprender a aprender mejor y sin esfuerzos. Tipos de aprendizaje que hacen gozar el proceso de enseñanza-aprendizaje, la Educación misma, haciéndola algo lúdico, agradable y placentero, interesante y apasionante, fascinante y atractivo.

    Hablamos de sistemas diversos como los del Dr. Johannes H. Schultz, el del Dr. Rudolf Steiner, el del Dr. Alfonso Caycedo, el mío personal y muchos otros, todas mejorables ya que se derivan de unas ciencias de probada eficiencia como la fisiología, la psicología, la neurología, la física, la sociología contemporáneas. Destaca especialmente entre todas el método del famoso profesor Georgi Lozanov y dado al público ya en 1968 desde su centro de investigaciones acerca de los potenciales humanos del Instituto de Sugestología, en Sofía, Bulgaria. Su método de súperaprendizaje ha demostrado que la capacidad de almacenamiento de información en la memoria humana es casi infinita, a lo cual el Dr. Frederic Tilney uno de los especialistas del cerebro, más destacado de Francia afirma: "Desarrollaremos mediante el control consciente, centros que nos permitirán utilizar poderes que aún no podemos siquiera imaginar", y según el Dr. Richard Leakey:“la capacidad potencial de la especie humana es casi infinita" y George Leonar, desde su perspectiva de especialista en Educación, concluye: "La capacidad creadora de la mente puede ser en último término, a todos los efectos prácticos, infinita".
    Para entender por qué estos métodos y bases fundamentales de toda cultura que se estime a sí misma, no han llegado a los centros educativos públicos del mundo y se haya limitado su difusión, creo que debemos salir del ámbito educativo y entrar a uno mucho más complejo y perturbado, el político y el económico.
    Empecemos haciendo un sobrevuelo de la situación política mundial actual. En la mayoría de los países existe un gobierno denominado democrático, herencia ateniense para definir un sistema de gobierno en el cual las decisiones, basadas en el sufragio universal, son tomadas por la asamblea de ciudadanos. La mayoría de los procedimientos utilizados por las democracias modernas son muy antiguos. Como instituciones existían con anterioridad a la Ilíada y la Odisea.
    Las democracias modernas, como gobierno de la mayoría de la población mundial, empezaron a tomar fuerza después de la abolición de la esclavitud y la sentencia de los derechos humanos decretados en las constituciones (Cartas Magnas) emitidas no tan democráticamente, a mediados del siglo XIX.  Las verdaderas democracias, si es que existen, suelen padecer de defectos que las limitan e incluso anulan en la práctica, como la plutocracia (poder de los ricos), la oligarquía (poder de selectos grupos minoritarios) la aristocracia (existencia de distinguidos grupos con privilegios o ventajas sobre el resto de la población) y la más dañina de todas, la anquilosada idiosincrasia, tan arraigada en casi todos los pueblos gracias al chauvinismo (utilización de argumentos falsos, para exacerbar e influir en los sentimientos con el fin de persuadir a la población a tomar determinadas decisiones, generalmente irracionales, en vez de promover la razón y la lógica racionalidad). Hoy es esta la estrategia que generalmente se utiliza por parte de políticos, medios de comunicación y empresarios para condicionar la formación de expectativas, convirtiéndose en el azote de las reales democracias y atenta directamente sobre el derecho de libre determinación de los pueblos o el derecho de autodeterminación  a decidir sus propias formas de gobierno, perseguir su propio desarrollo productivo, social y cultural, y estructurarse libremente, sin injerencias externas y de acuerdo con el principio de derecho e igualdad.
    La Democracia representativa es el peor y más tirano sistema de gobierno, vivimos gobernados por una auténtica maldad contra natura, peor que las religiones, abatiendo miserablemente al pueblo que apesadumbrado soporta una anquilosada oligarquía cada vez más corrupta y complacida de su crueldad y usufructo.

    Todo lo que no sea ciego lucro es llamado atraso y superstición por ellos.

    Y no importa que ese modelo sea precisamente el que está destruyendo al planeta. Arrasa los bosques, degrada los ríos, envenena los mares. Argumenta que viene a salvar a la humanidad del atraso, la pobreza y la desdicha. Pero produce hastío para sus propios ciudadanos, violencia e infelicidad para los ajenos, degradación del mundo, y basura, mucha basura.
    Antes nos preguntábamos si un modelo era viable para la humanidad; ahora nos preguntamos si la humanidad es viable para el modelo. Y parece que no, que no es viable. Tenemos que reestructurar la cultura mundial la civilización misma y eso solo se logra con un nuevo sistema de educación.
    No creo que debamos “quemar más corriente” sobre algo tan obvio como es el fracaso de la mayoría de las políticas aplicadas hasta el momento para pretender encausar a las masas hacia su propio bienestar. Y en contra de lo hasta ahora sostenido de que las masas son incapaces de reaccionar, están demostrando en todo el mundo que si son capaces de organizarse ante el sometimiento, más que el “Gobierno” de los estados democráticos. Sometimiento que sí lo han venido haciendo muy bien, porque se señorean en el poder los más descarados “poderosos” en “poderes” de corrupción e inmoralidad.




    Dejémoslos de lado, y ocupemos en algo provechoso, nuestra capacidad de pensamiento dirigido, atención, enfoque, concentración, imaginación, visualización, sensación y emoción, hacia una nueva propuesta política: La Autocracia. Por supuesto, no desde la perspectiva Autocrática –como sistema de gobierno  cuya autoridad recae sobre una sola persona sin ningún límite- tal como nos la quieren mostrar - peor que una dictadura - aquellos que precisamente ven peligrar su “poder” cada vez que surge una nueva propuesta, sino desde lo Autocrático: “El que se gobierna a sí mismo”.
    Un Pueblo autócrata donde a cada miembro de la comunidad se le delega el sagrado poder y derecho de la autocracia. De disfrutar de la libertad de ser autócrata. Este autócrata obviamente debe ser una persona educada en lo social, lo comunitario, la solidaridad, el cooperativismo, la unión, la alianza, la asociación, el acuerdo, la compañía, la fisión, la mixtura, el conjunto, la participación, la coalición, la agrupación, la sociedad, la concordancia, el pacto, la concordia, con aptitudes de amistad, armonía, conciliación, compasión, simpatía, unidad, fraternidad, compañerismo, bondad, correspondencia, comunicación, hermandad y demás sustantivos necesarios para identificar, comprender y valorar que: “Su posición, ubicación y categorización dentro de la sociedad será directamente proporcional al bien y beneficio común que sea capaz de aportar y desarrollar en pro de la comunidad dentro de la cual desee subsistir”.
    Aparentemente y a simple vista parece una utopía. La palabra utopía apareció en el siglo XVI cuando Tomas Moro escribió su libro “Utopía”. Desde ese momento la palabra utopía aparece como no-lugar, es decir, algo inexistente, ilusorio, quimérico, un mero deseo.

    La utopía es, pues - sostiene Darío Botero - la distancia entre una racionalidad dominante, gastada y castrante, y una nueva racionalidad previsible, que posibilita un pensamiento y una acción más rica, más compresivos, más gratificantes”. “Esa utopía – agrega Damián Pachón Soto - debe asumir la contingencia, la historicidad, para no caer en el nihilismo absoluto que postula la nada y la inacción permanentes”.

    ¿Se necesitaba el dinero?

    Noo!

    ¿Se puede establecer una civilización sin dinero?

    ¡Sííí!!!

    ¿Otra utopía?

    ¡Nooo!!!

    Miremos más de cerca lo que significa la auto-legislación, la autonomía, la autocracia, planteando de su parte la autorresponsabilidad social, es decir: “dar de sí lo máximo y mejor para bien y beneficio de toda la comunidad”. Una verdadera democracia autocrática. Ya que solo el compromiso individual podrá integrar una comunidad armónica, justa y equilibrada.

    Aunque esta original política social la tenían ya establecida muchas de las comunidades nativas tribales26 antes de las exterminaran y esa era su Ley, su Carta Magna. Antes de que los romanos copiaran de los griegos e introdujeran y extendieran por todo el mundo occidental la práctica del hoy obsoleto “gobierno democrático”, para aquellas gentes; quien más propendía y se esforzaba para ayudar, cooperar a resolver las necesidades de la comunidad mejor trato y prebendas recibía y los que menos pues así mismo recibían de acuerdo a sus merecimientos. La sentencia “Se os dará de acuerdo a vuestros merecimientos” toma así su significancia. Muy importante era “No causar a los demás lo que no gustaría para sí”.

    Claro que había movimiento, actividad y ocupación para todas las habilidades y gustos. Nadie holgazaneaba. Todos y todas aportaban y así mismo sus actividades eran recompensadas.
    Si bien la gente busca ventajas individuales durante los tiempos de prosperidad, las épocas difíciles con sufrimiento compartido tienden acercar a la gente entre sí. El ser humanos es un ser muy sensible y hemos visto repetirse este comportamiento de solidaridad y ayuda una y otra vez a lo largo de los siglos, en tiempos de desastres naturales, hambrunas, accidentes y un sinfín de situaciones que generalizan necesidades.
    La necesidad es la más efectiva y eficiente de las guías para un cambio, nadie cambia mientras no tenga necesidad. De allí la sabia sentencia: “La necesidad es la madre de las ciencias”. Sin embargo superada la dificultad y resuelta la presencia de la necesidad, una vez más las personas regresan a su comportamiento de búsqueda de ventajas individuales. En este momento es que debe intervenir la inteligencia, el don que nos diferencia de los animales, para que seamos capaces de bloquear esos anhelos de excesos individualistas y crear “ocupaciones sociales” que integren intereses y no disocie a la comunidad. Todo lo contrario de lo que está sucediendo actualmente ya que a los gobernantes les interesa mantener dividida a las poblaciones, y se enseña desde pequeño a ser competitivo, a luchar a no dejarse “coger ventaja”, a defender lo “suyo” egoísta, en lugar de enseñar a compartir, a ser solidarios y cooperativos. Si ese ingenio que se gasta en “disociar” se usara para integrar, a las poblaciones, de seguro que no tendrá oportunidad la egoísta ambición y codicia, vanidad y orgullo individual hacia el usufructo personal.

    Entonces… ¿En que ocupar al hombre una vez haya resuelto las necesidades comunes?

    Pues ofreciéndole trabajo, además del “trabajo social”, podrá dedicarse al más fructífero de los trabajos a los que se puede dedicar. Conocerse a sí mismo. ¿Pero cómo? ¿Y aparenta ser esto una nueva utopía? Para nada!! La más sana e importante de las ocupaciones del hombre, está en el entretenido trabajo de descubrir las habilidades psíquicas con que está dotado, sus innatos dones y virtudes de Alma.




    Por ejemplo así como existen Gimnasios físico-culturales (BodyGyms) así mismo deberíamos ofrecer Gimnasios Psicodinámicos (Mental Gyms).
    Activar y ejercer un control y disciplina sobre el campo electromagnético generado por la psiquis nos introducirá en un mundo en el cual inevitablemente estaremos en contacto directo con el espectro electromagnético que rodea todo el planeta, simultáneamente con todo lo existente dentro de la biosfera planetaria. Empezaremos el camino hacia una civilización cósmica, sideral, intergaláctica, multiversal.
    El comportamiento humano está sujeto a las mismas leyes que cualquier otro elemento o fenómeno natural. Nuestras costumbres, comportamientos y valores son productos derivados de nuestra cultura. Nadie nace con codicia, prejuicio, intolerancia, religión, patriotismo u odio; todos ellos son patrones de comportamiento aprendidos, o mejor, inducidos. Si el entorno permanece alterado, contaminado, comportamientos similares encontrarán eco y volverán aparecer. Recordemos:”Una manzana podrida pudre toda la canasta
    Actualmente, gran parte de la tecnología necesaria para dar lugar a una Economía global tasada en recursos materiales ya existe.

    ¿Pero… dónde quedan los recursos humanos?

    Si elegimos conformarnos con las limitaciones de nuestra economía monetaria actual, es probable que sigamos viviendo con sus inevitables resultados: guerra, pobreza, hambre, privación, crimen, ignorancia, estrés, miedo, desigualdad e injusticia.

    Por otra parte, si abrazamos el concepto de una economía-ecológica-ética27 global basada en compensaciones, aprendemos más sobre ello y compartimos nuestra comprensión con nuestros familiares, amigos, vecinos, coterráneos, esto ayudará a la humanidad a superar su presente estado convulsionado.
    Si las necesidades básicas fueran accesibles a todas las personas, algunos podrán preguntarse: entonces ¿Qué nos va a motivar? Esto equivale a decir que los niños criados en ambientes opulentos, en los que sus padres proporcionan todo lo necesario; alimentos, vestimenta, vivienda, nutrición y buena educación, ¿carecerán de incentivos o de iniciativa?

    No hay evidencia alguna que respalde esta excusa falaz, sin embargo hay evidencia abrumadora para sostener el hecho de que la desnutrición, la falta de empleo, los bajos salarios, las malas condiciones de salud, la falta de orientación, la falta de educación y vivienda, el poco o nulo reconocimiento al esfuerzo, los escasos modelos a seguir, la pobreza, y la poco prometedora perspectiva para el futuro, crean problemas individuales y sociales monumentales y reducen de forma significativa el ímpetu de un individuo y hasta de una comunidad o generación entera por conseguir logros y alcanzar metas28.
    El objetivo de una economía basada en compensaciones personales y colectivas socioculturales es fomentar y desarrollar un nuevo sistema de incentivos, uno ya no orientado en metas superficiales y egocéntricas como la riqueza, la propiedad privada y el poder personales, sino en el regocijo y disfrute de las realizaciones personales y comunales, el compartir, la solidaridad, la hermandad y fraternidad, la justicia franca y honesta, la comprensión y compasión, la tolerancia y el bienestar común. Estos nuevos incentivos alentarán a la gente a perseguir metas distintas, tales como la realización personal, la creatividad, la eliminación de la escasez; la protección del medio ambiente y el alivio del sufrimiento de sus congéneres.
    En una civilización donde las personas reciben alimentos, atención médica, educación y vivienda, los incentivos, una vez más, sufrirán cambios y serán redirigidos: las personas serán libres para explorar otras posibilidades y estilos de vida que no podían haber sido previstos en épocas pasadas, florecerán campos insospechados en todos los ámbitos del quehacer humano.

    La gente estaría libre para seguir cualquier ámbito de emprendimiento constructivo de su propia elección, sin ninguna de las presiones económicas, restricciones, deudas o impuestos que le son exigidos por ser inherentes al sistema monetario actual.

    Por emprendimiento constructivo, nos referimos a todo aquello que mejore el vivir la Vida de la persona y de los demás por igual, al tiempo que proteja el medio ambiente global.
    Cuando la educación y los recursos están disponibles para todos, sin un precio, no habrá ningún límite para el potencial humano. Con estos importantes cambios, las personas podrán vivir vidas más longevas, significativas, saludables y productivas. En tal sociedad, la medida del éxito se basaría en el cumplimiento de los objetivos sociales de cada persona en lugar de basarse en la adquisición y acaparamiento de las riquezas materiales personales, la propiedad, o el poder sobre otros.

    Con la eliminación de la deuda, el miedo a perder el trabajo ya no será una amenaza. Esta seguridad, combinada con la educación para relacionarnos con los demás de una manera mucho más significativa, podría reducir considerablemente el estrés mental y físico; y dejarnos libres para explorar y desarrollar nuestras capacidades psíquicas y físicas.
    Si la idea de eliminar el dinero aún le inquieta, piensa en esto: si un grupo de gente con oro, diamantes y dinero, encallara en una isla que no tiene recursos como alimento, aire y agua limpios; su riqueza sería irrelevante para su supervivencia.

    Es sólo cuando los recursos son escasos que el dinero puede ser utilizado para controlar su distribución. Uno no podría, por ejemplo, vender el aire que respiramos o el agua abundante que baja de una cascada. Aunque tanto el aire como el agua son valiosos, en abundancia, no se puede vender. ¡Hoy es un pingüe negocio! Sin dejar de ser desalmado y absurdo el ponerle precio a tan vital elemento!.
    El dinero es sólo importante en una sociedad donde ciertos recursos necesarios para la supervivencia deben ser racionados y la gente acepta al dinero como un medio de intercambio para estos recursos escasos. El dinero es una convención social, un acuerdo si se quiere. No es un recurso natural, ni tampoco representa alguno. No es necesario para la supervivencia a menos que hayamos sido condicionados a aceptarlo como tal. Por tanto es hora de recurrir a un sistema compensatorio diferente al monetario de valor físico nominal, por otro de valor afectivo, sentimental, gregario, etológico. Algo convencional y paradigmático, aceptado universalmente basado en acciones y actitudes sociales y en el “no hacer mal, ni causar daño”. Por ejemplo: Así como hoy hay bancos para regular el flujo del dinero así se implementaría un sistema para manejar el flujo de las obras, acciones y actitudes humanas que serán compensadas siendo cargadas y descargadas de las “cuentas” y haberes de cada individuo gracias a unos parámetros meritorios universales iguales e idénticos en todas partes del mundo. Esta vez sí realmente sin distingo de raza, credo, sexo, edad, etc. Que tanto sostienen las cartas “Magnas”, pero no se cumplen.

    Todos los seres humanos seremos cuentahabientes en un sistema globalizado de economía meritoria y ecológicamente bioética.

    El Mundo podrá seguir su ritmo, pero todos, absolutamente todos tendremos que aceptar que nuestra cuenta meritoria compensatoria esta en ceros. No solo el dinero habrá desaparecido de la noche a la mañana, sino los límites fronterizos, las nacionalidades por ende los odios raciales, las armas y las consecuentes guerras, las religiones con sus templos y los conflictos religiosos, los estados y sus gobernantes.

    Hacer de cuenta hipotéticamente que una gran catástrofe arrasó la superficie del planeta, pero obviamente sin daños letales ni físicos reales. Solo imaginémoslo. Que entre todos, como si ya hubiera sucedido que un gran terremoto o tsunami nos hubiera arrasado y nos pusiéramos de acuerdo para que el cambio sucediera en un silencioso devenir por salvar el futuro de nuestra descendencia.
    Aunque las circunstancias ideales que en realidad podrán darle origen a estos verdaderos cambios sociales, se producirán inminentemente cuando las condiciones de aparente equilibrio se hayan deteriorado a tal nivel que los gobiernos, los políticos, y las instituciones establecidas ya no cuenten con el apoyo y la confianza de las gentes, tal como está sucediendo ahora si vemos objetivamente la situación mundial, donde en la etapa en que nos encontramos, con el capitalismo industrial en vías de extinción en los países del capitalismo avanzado y las finanzas aliadas con los monopolios con las riendas del poder en las manos, todo esto será inevitable.

    Pero este debilitamiento del imperio no lo hace menos peligroso, sino más bien al contrario. Las decadencias de los dos anteriores imperios que marcan la historia del capital, el holandés y el inglés, nos enseña que en sus fases de decadencia recurrieron a la “hegemonía explotadora”, como la define el economista ítalo-estadounidense David Calleo. Así se explica que no haya diferencia entre los tradicionales “partidos de gobierno”, sean estos conservadores, liberales o socialdemócratas, se han convertido en los figurantes que se alternan para proseguir, con mayor o menor prepotencia, las agendas políticas de las finanzas y los monopolios29.
    Esta hegemonía explotadora asfixia incluso a los aliados del imperio de EE.UU., el poderío que le permitió al imperio mantener el sistema-mundo que había formado, lo está usando para que el mundo mantenga a EE.UU, y por supuesto no deja intersticio libre para el desarrollo del resto de países, y está en franca lucha contra las potencias emergentes que puedan presentar alternativas de desarrollo económico o hasta eventualmente rivalizar con el.

    En esta fase de decadencia el “imperio” se transforma en un brutal servidor de la casta de rentistas parasitarios de Wall Street y demás centros financieros que controlan el mundo de las finanzas, y por supuesto ya no tiene el interés, la voluntad o el poder para solucionar los problemas sistémicos de su sistema-mundo, incluyendo los problemas estructurales que constituyen una barrera insalvable para el capitalismo que construyó las complejas sociedades industriales de los países avanzados, el basado en la relación entre el capital y el trabajo.
    Por eso los problemas sistémicos no resueltos se acumulan, sea con la especulación financiera que estrangula la economía real y provoca la disolución social a través del desempleo, el subempleo y la pobreza, el hambre, la insalubridad generalizadas, o en el plano internacional en la incapacidad del “imperio” decadente para resolver conflictos, como el existente entre Israel y Palestina, o las gravísimas amenazas que pesan sobre la humanidad, como el recalentamiento global que está acelerándose y en pocas décadas hará inhabitable grandes regiones del planeta, con muchos otros problemas en medio, máxime si además del caos está impulsado por catastróficos acontecimientos naturales. Sobre todo cuando lo que alguna vez funcionó sea reconocido popularmente como algo que ha dejado de ser trascendente. Hoy son muchas, muchísimas personas que opinan que el dinero debe reemplazarse por otros valores.




    Sólo entonces, si el público está mejor informado y es capaz de presionar, será posible introducir un nuevo y mejor sistema social. Aquí no cabe el dicho coloquial, “Más vale malo conocido que bueno por conocer”, para eso tenemos el intelecto para discernir con antelación.

    Algunas presiones bio-sociales causantes del cambio social como lo afirmamos, podrían ser:

    • las guerras (hoy hay 61 en diferentes lugares),

    • la superpoblación (sobrepasamos los 7 mil millones),

    • las epidemias (VIH, SIDA, Canceres de todo tipo),

    • los desastres naturales (Filipinas, México, Argentina acaban de sufrir desastrosas inundaciones, en España, Portugal y USA arden miles de Has.),

    • la recesión económica (la estamos sufriendo en carne propia desde 2008),

    • la reducción de puestos laborales a gran escala (Eurozona 50 millones, USA 40 millones, Sur y centro América 90 millones y así a nivel mundial sobrepasan los 900 millones de desempleados).


    Sin pretender ser “alarmista catastrófico”, de lo cual quedamos saturados con el tan mal publicitado 21-12-12 Maya, pero el fracaso de los actuales líderes electos, para superar estas problemáticas, ofrecen el mejor de los ambientes para que cambiemos consciente y voluntariamente el estado de las cosas. Podemos recurrir por ejemplo al avance tecnológico.

    Claro que Sííí!!

    Esto también parece contradictorio: ¿El reemplazo de las personas por las máquinas?

    ¿Sííí?

    ¿Cómo así? ¿Y para qué?

    Para que el hombre tenga tiempo para atender y ocuparse de sí mismo, de sus seres queridos y familiares, de su congéneres, de su realización y de toda la naturaleza que lo rodea. Lamentable o afortunadamente estamos en un momento donde el anticuado orden internacional, político, económico, ecológico y social del mundo, ya no resultan apropiados para estos tiempos. Tenemos que ser capaces de reaccionar y lograr un cambio.

    Y Sííí!!í Estoy hablando de una Nueva Civilización!! O si lo prefieren: Un Nuevo Mundo, un Mundo Mejor; Un Nuevo Orden Mundial!!

    Pero no uno que pretenda mantener esclavizada por más tiempo a la humanidad, que es como lo tienen previsto los que hoy todavía ostentan el poder y pregonan ese NWO, por sus siglas en ingles, sino al contrario, uno que la impulse hacia la emancipación y la Autocracia Democrática o la Democracia Directa. No necesitamos que nadie nos gobierne. Debemos llegar a ser lo suficientemente inteligentes y acertados sobre esa conclusión.

    Somos capaces de regir nuestros propios destinos individual y colectivamente. El hombre es por naturaleza un ser gregario. Esa virtud tenemos que aprovecharla. Confiar en ella.

    Los análisis y estudios psiquiátricos y psicológicos han confirmado que hasta el más despiadado de los criminales tiene un afecto gregario, un recóndito sentimiento afectivo.

    El hecho de que hayan fracasado los anteriores intentos de cambio social, no porque sus propuestas no fueran aplicables y eficientes para cada época, sino por el contrario al plantear alguna factibilidad de establecerse desalojando a aquellos que en consecuencia generaron el exterminio y aniquilación de quienes las proponían, no es justificación para que ahora dejemos de intentarlo.




    El verdadero peligro radica en la autocomplacencia. Las únicas limitaciones para el futuro de la humanidad son las que nos imponemos a nosotros mismos. Limitaciones, miedos, temores y prejuicios que se extienden como pandemia.

    A menudo se dice que las coyunturas de crisis abren la posibilidad para poner en marcha ideas y proyectos alternativos. Percepción que cabe entenderse como una oportunidad para enfrentar en el día a día los múltiples riesgos del deterioro social y ecológico, y al tiempo experimentar y reflexionar sobre cómo participar en el proceso de definición y decisión de lo que es común, sobre la forma de recomponer una comunidad (político-social), participada por todas y todos, que permita vislumbrar nuevos senderos de Humanización.
    El hombre puede crear, ser libre, proyectar un Mundo Nuevo y Mejor; es ser consciente que los procesos sociales son lentos he indeterminables, pero que a pesar de ello es posible establecer ciertas coordenadas, ciertas tendencias en el proceso histórico dentro de las cuales se pueden actuar para obtener un determinado tipo de sociedad prevista.

    La conquista del derecho, los grandes cambios históricos, la realización de ciertos programas, etc., han sido utopías realizadas, si bien las utopías fracasadas también han sido numerosas.

    La imaginación es la que permite vislumbrar la utopía; la imaginación trasciende lo real y proyecta mundos posible, venideros; la imaginación penetra la racionalidad establecida.

    La facultad más creativa del hombre es la imaginación junto con la racionalidad y la sensibilidad.

    Si todavía no cree que el dinero esclaviza y somete a toda la humanidad a la explotación, léase el siguiente estudio realizado por Peter Phillips y Kimberly Soeiro de la Universidad de Zúrich: http://elfeniciodigital.wordpress.com/2012/11/08/660-individuos-y-147-corporaciones-controlan-la-economia-mundial/.
    La pobreza y la impotencia de la imaginación nunca se manifiesta de una manera tan clara como cuando se trata de imaginar la felicidad o como en nuestro saco, una Civilización sin dinero, sin guerras, en paz fraternal entre todos los humanos. Entonces comenzamos a inventar paraísos, islas afortunadas, países de cucaña. Una vida sin riesgos, sin lucha, sin búsqueda de superación y sin muerte. Y, por tanto, también sin carencias y sin deseos: Oh Horror! Un océano de mermelada sagrada, una eternidad de aburrición, dirán muchos. Metas algunas infortunadamente inalcanzables, paraísos infortunadamente inexistentes. Pero serán todas verdadera y realmente inalcanzables? O es solo la prueba fehaciente de lo hipnotizadamente incapaces en que nos hemos convertido? Donde y en qué momento abandonamos nuestra capacidad de crear nuestro propio bienestar y salud?


    Todas estas fantasías serían inocentes e inocuas, si no fuera porque constituyen el modelo de nuestros anhelos en la vida práctica. O acaso no hay una inmensa mayoría de la población humana que directa o indirectamente esté afectada por el factor de la economía monetaria de la cual anhele liberarse?

     

    Puede decirse que nuestro problema no consiste solamente ni principalmente en que no seamos capaces de conquistar lo que nos proponemos, sino en aquello que nos proponemos: que nuestra desgracia no está tanto en la frustración de nuestros deseos, como en la forma misma de desear. Deseamos mal. Aplicamos mal nuestra Inteligencia Emocional y toda nuestra capacidad de resolver situaciones.

     

    En vez de desear cambiar hacia un mundo de amorosa satisfacción, en una majestuosa “sala-cuna” planetaria de abundancia merecida, una sociedad en la que sea realizable y necesario trabajar productiva, creativa y mancomunadamente para hacer efectivas nuestras posibilidades de bienestar, seguridad, vivienda, alimentación, educación y salud. En su lugar deseamos una relación humana inquietantemente, compleja y perdible, que estimula nuestra capacidad de luchar, competir y nos obliga brutal o pasivamente a un idilio de sombras y peligros, un nido de atrocidades, corrupción, injusticia, guerras, hambre y muerte, en última instancia un camino hacia la aniquilación de la especie. Que nos está pasando?

     

    En lugar de desear una filosofía humanista llena de incógnitas y preguntas abiertas hacia un futuro mejor, queremos poseer una doctrina materialista global, capaz de dar cuenta de todo, revelada por el omni-todopoderoso de todos los espíritus, el del dinero, que nunca antes ha existido y por “caudillos” que desgraciadamente sí han existido.

     

    Adán y sobre todo Eva, según dicen, tienen el mérito original de habernos liberado del paraíso y nuestro verdadero pecado es que no anhelamos regresar a él. Construirnos uno acá en este nuestro único hogar y ya muy contaminada nave espacial.

     

    El estudio de la vida social y de la vida personal nos enseña cuán próximos se encuentran una del otro la idealización y el terror. La idealización del fin, de la meta y el terror de los medios que procurarán su conquista. En lugar de discutir con razonamiento lógico e inteligente se le reduce a un juicio de pertenencia al otro –y el otro es, en este sistema, sinónimo de enemigo–, o se procede a un juicio de intenciones. Y este sistema se desarrolla peligrosamente hasta el punto en que ya no solamente rechaza toda oposición, sino también toda diferencia: el que no está conmigo, está contra mí, y el que no está completamente conmigo, no está conmigo. Así como hay, según Kant, un verdadero abismo de la acción, que consiste en la exigencia de una entrega total, a la “causa” absoluta y concibe toda duda y toda crítica como traición o como agresión. Para ejemplo expondremos las siguientes razones de estar en contra del actual “orden de cosas”: 
  • 1   2   3   4   5   6   7

    similar:

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconSer padres es una nueva y maravillosa situación que cambiará radicalmente...

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconLos enigmas de la civilización egipcia
    «la obra de erudición más importante de este siglo que exige una revisión total de la concep­ción que el hombre moderno tiene de...

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconEstudios sociologicos en torno al deporte, la violencia y la civilizacion
    «simple juego», sino una industria del deporte que ha crecido hasta tener gran importancia a nivel nacional. 132

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconCuestionario Es una forma, aspecto o posición anormal de una parte...

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconActividad antibiótica de una nueva cepa de

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconAnticancer, una nueva forma de vida

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconEl alba de una nueva era: Esclavitud Total

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconUna nueva convergencia tecnológica cambiará a la sociedad en 2020

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconFracasó una licitación clave de la nueva ley de medios

    Y una nueva civilizacióN. (Parte I) iconObtener la mejor calidad de un forraje puede ser una tarea difícil...




    Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
    contactos
    b.se-todo.com