Programa del curso parte II




descargar 1.94 Mb.
títuloPrograma del curso parte II
página3/49
fecha de publicación03.08.2016
tamaño1.94 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Ley > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   49

CLASE II-2 QUITÁNDOSE LA MÁSCARA


No toma mucho tiempo quitarse la máscara en "Halloween" o en un baile de disfraces, ¿verdad?

Ante todo, si nos vamos a quitar una máscara, tenemos que quitarla de algo. Así que, ¿qué vamos a desenmascarar? En este caso, debemos percibir que hay algo real en nosotros. También existe algo irreal. Y cuanto ante lo descubramos y tomemos conciencia de ello, y aprendamos a distinguirlo, más pronto progresaremos hacia la Luz.

¿Por qué es tan importante el que sepamos la diferencia? Porque de otra manera estaremos alimentando a la máscara y dejando hambriento al hombre real.

Nosotros hacemos mucho por la máscara, tal como podemos ver cuando viajamos por ahí y observamos las fortunas que amasan gente como Helena Rubinstein, Max Factor, Elizabeth Arden, y otros famosos cosmetólogos que viven espléndidamente a costa de la idea de crear una aureola resplandeciente para el sexo femenino.

Parecen haberse olvidado de nosotros los hombres, y lo único que tenemos que ponernos es loción de afeitar. Pero nosotros también tenemos nuestras máscaras, señoras, ¡os lo aseguro! Tanto los hombres como las mujeres tenemos la máscara de la conciencia humana y gastamos mucho tiempo y energía creando estas máscaras, las cuales estamos decidiendo ahora que vamos a quitarnos.

Alguien puede decir: "¿Por qué debería hacerlo? He estado mimando mi ego todos estos años. ¿Por qué dejar de hacerlo ahora?"

Bien, existen muchas buenas razones para que lo hagamos. La principal es que debemos aprender a superar la ilusión porque tiene la palabra enfermedad enfrente de ella.

¿Sabéis lo que esto significa? ¡Significa, enfermedad! ¡La máscara está enferma por eso la gente está enferma, porque es una creación artificial!

La Mascarada en la que se dan gusto los Humanos

Todos estamos un tanto desconcertados cuando vemos a los rebeldes barbudos que están aumentando en California y en todo el país, hombres que resientes estos tiempos. Se rebelan contra el tipo de vida que nosotros llamamos conformismo, y ellos practican lo que nosotros llamamos el no-conformismo.

Tenemos que comprender a esta gente. No son tan malos como parecen. Llevan puesta una máscara y están hartos de la falsedad del mundo; por lo tanto, se ponen otra máscara. Algunos de ellos se parecen a Santa Klaus y otros al profeta Amós. Pero, de cualquier manera (y podemos reírnos de ellos si queremos), todo esto es parte de la mascarada en la que los seres humanos se dan gusto. Y lo hacemos frecuentemente. De hecho, muchísimas veces, incluso nos engañamos a nosotros mismos.

Más tarde o más temprano os encontraréis tropezando con la misma máscara que habéis creado, sólo que estará en la cara de algún otro. Es la forma en que la ley funciona: los afines se atraen y, por lo tanto, en las máscaras caricaturescas de los otros comenzáis a reconocer algunas de vuestras excentricidades. Porque, vosotros sabéis que nunca podréis veros en el espejo tal como realmente sois.

Examinemos ahora la gráfica de vuestro Yo Real. esta os dirá cómo sois vosotros si aprendéis a interpretarla. Esta es la zona de la máscara (la figura inferior), aquí abajo en el nivel humano. No existe mascarada aquí arriba (a la altura de vuestra Presencia YO SOY). Y no hay mascarada aquí en vuestro Santo Yo Crístico (la figura del medio). Las irrealidades de la vida están todas centradas aquí abajo en lo humano.

Nunca encontrareis ninguna irrealidad en vuestro Yo Real y tampoco encontrareis nunca nada artificial en Dios. Pero nosotros solemos engañarnos a nosotros mismos. somos muy blandos con nosotros mismos y a veces duros con nuestro prójimo. Los escoceses tienen un viejo dicho: "Siempre estamos dispuestos a quitarles la máscara a otros, pero queremos dejar la nuestra firmemente plantada en nuestro rostro".

Will Rogers, amigo del Ser Real tenía la habilidad de decir lo que muchos de nosotros pensamos. Por ejemplo: "No hay nada más estúpido que un hombre culto si lo sacas del tema en que es culto".

Ha sido demostrado que en lo más profundo de su corazón, el ser humano disfruta riéndose de sí mismo, porque cuando lo hace, cuando no se toma en serie, está desenmascarando al ego humano y poniéndolo en su lugar.

Burlándose de la Máscara

Martín Lucero también estaba seriamente interesado en quitarse la máscara. Según se cuenta, en una ocasión cogió el tintero y lo arrojó al diablo cuando éste se le apareció en su estudio. Y estrelló el tintero contra la pared. Y me dicen que la machan de tinta puede verse todavía. Bien, como podéis ver, la máscara del diablo era un tema muy serio para él. Sabía que no se iría hasta que él lo echara.

Aunque la máscara es irreal, no podéis decir: "Oh, no es real", y volverle la espalda e ignorarla. Porque, si lo hacéis, volverá una y otra vez. No, no podéis ignorar a la máscara. Pero hay algo que sí podéis hacer. ¡podéis burlaros de ella!

Por lo tanto, en cierta medida, si aprendemos a reírnos de nosotros mismos, podemos realmente romper el hielo de este velo de energía congelado que nos impide ver a nuestro Yo Real. Y esta risa es muy valiosa. Recuerdo que en una de las Perlas de la Sabiduría que el Maestro El Morya, dijo: "Un destello de alegría es necesario en la Tierra".

Cuando El Morya estaba encarnado como Tomás Moro, hizo una declaración sobre el diablo: "El diablo…, el espíritu orgulloso, no puede soportar que se rían de él". (Como veis, el "Diablo" es una máscara que lleva quien ha elegido deificar el mal. Por lo tanto, se ha convertido en el engaño "encarnado" del velo de energía deificado que los hindúes llaman maya)

Es al Ser Real al que Estamos Desenmascarando

El lado serio de este asunto de quitarnos la máscara es que la creación divina, la creación perfecta de Dios necesita ser desenmascarada.

No es solamente una cuestión de ridiculizar a nuestro yo humano (que en muchos casos nos ha servido muy bien y nos ha ayudado a descubrir muchas cosas hermosas acerca de nosotros), porque el ego no es completamente malo. En las etapas iniciales del desarrolles de la personalidad, el ego representa el deseo de ser. Y el ego necesita un sentimiento de autoestima con el fin de mantener esa voluntad hasta que el alma misma consiga la fuerza y el deseo para trascenderse a sí misma. En este momento el ego divino, magnetizado por la voluntad del alma para ser, substituye al ego inferior; este ya no es necesario para mantener la conciencia finita.

Es cuando el ego humano se vuelve demasiado rígido, demasiado centrado en sus propias acciones, que se queda congelado en el tiempo. No se mueve ni a la derecha ni a la izquierda, y esta rigidez será su error final. De hecho, su única oportunidad de sobrevivir en este punto será su reemplazo con el filamento divino del ser.

Como veréis, la eternidad es circula. Se realiza a través de leyes de ciclos. Una vez leí que antiguamente las vírgenes vestales subían las escaleras de los ciclos. Así pues, es posible que nosotros utilicemos las leyes de Dios para salir de nuestra época presente y hagamos lo que los místicos han hecho en otro tiempo y espacio: subir las escaleras de los ciclos.

También podemos bajar esas escaleras hacia tiempo atrás y hacer comparaciones históricas sobre aquellos tiempos y los actuales. Pero esto requiere gran progreso espiritual. No obstante, os es posible hacerlo. Y es importante realizarlo porque hace que el hombre no se aferre al momento presente y pueda así entrar en el Ahora Eterno, donde el pasado, el presente y el futuro se mezclan en un gran y noble concepto. Podemos ver una unidad completa, en lugar de sólo porciones.

Podemos alcanzar un punto en esta vida, sin embargo, en donde todo se vuelve muy quebradizo, y esto es muy fácil de conseguir. Y en el proceso de maduración, que se supone es un proceso ennoblecedor, algunas veces perdemos de vista la meta, esto es, perdemos nuestro equilibrio y nuestra perspectiva y, por consiguiente, perdemos el camino.

Es lamentable que en muchas ocasiones, cuando la gente madura, piense: "Bien, me estoy haciendo viejo y no me queda mucho tiempo". ¿Cómo lo sabéis? En los Ángeles tenemos un miembro que tiene noventa y siete años y se conserva estupendamente bien.

¡Nunca se sabe! Puede que vosotros dispongáis aún de mucho tiempo. Y esto es algo que deberías desenmascarar en vosotros mismos, esta tonta idea de creer que no tenéis ya mucho tiempo.

No es el tiempo que vosotros habéis vivido lo que cuenta de todos modos; también el que vivís. Y mucha gente ha acumulado más vivencias y experiencias en unos pocos años que otros han conseguido en diez vidas. Mucha gente bebe la espuma, pero muy poca comprende lo que contiene toda la copa de la vida.

Es tan importante para nosotros el que sepamos que al quitarle la máscara al ser, es el Ser lo que estamos descubriendo el Ser Real. lo que tenemos que hacer es quitarle la máscara a la Divina Presencia y mostrar lo divino, lo que brilla a través de la máscara. Es tan poderoso, tan radiante, que brilla a través de la máscara.

La Gente Cree que lo Divino es parte de la Máscara

Es el sol de la presencia del Maestro lo que percibimos. ¡El Sol del Ser Real es la realidad que brilla a través e incluso colorea la máscara!

Pero la gente aún no reconoce lo Divino, cree que es parte de la máscara; por lo tanto no ve ninguna razón para quietarse la máscara y aparece pletórica, energética y llena de vida. Esta confusión entre lo que es real y lo que es irreal conduce a ir posponiendo una y otra vez el arrancar la máscara. Mientras Dios brilla a través de la máscara, se dicen, ¿por qué arruinar nuestra vida y la de los demás al quitarnos el disfraz humano? Además, ¡la gente dirá que sois miembros de un culto!

Por lo tanto, existe un real tú y un falso tú. Pero creo que a veces las palabras son herramientas inadecuadas para transmitir las ideas, porque el falso tú es realmente la máscara que tendrá que ser desechada. ¡Y nosotros nos aferramos a esa máscara!

Una de las grandes falacias en este proceso de quitarnos la máscara, es que seguimos pensando que vamos a cambiar la máscara y vamos a hacer que ésta se parezca a la Divina Presencia. Pero esto no es cierto en absoluto. La máscara es esa creación falsa que hemos creído que es el Verdadero Ser. ¡la creación que no solamente vamos a desechar, sino que nunca vamos a recoger otra vez!.

¿Qué cantidad de vida retendrías para la eternidad?

¿Qué cantidad de vida, tal como la habéis vivido hasta ahora, os gustaría retener para toda la eternidad? Haceos esta pregunta. ¿De qué parte de vuestra vida, tal como la habéis vivido desearías decir: "Esto es muy valioso, deseo retenerlo para siempre" Estoes una buena prueba para saber quién es quién en vuestro libro de la vida. ¿Quién es el enmascarado y quién el desenmascarado?

Cada acto virtuoso que hayáis hecho, que haya ayudado a alguien a traerle un pequeño rayo de sol en su vida, es un hecho de valor y podrías decir: "Bien, me gustaría guardar el recuerdo de esto". Bien, ¡lo guardareis?

No quiero decir que guardaréis el recuerdo en el sentido de que diréis: "Oh, fui bueno con alguien alguna vez, así que alguien debería ser bueno conmigo". Quiero decir que os alegrareis más de las cosas que habéis hecho para ayudar al desarrollo del Bien en el Mundo, que de todo lo demás, y será la sana alegría de regocijaros en el Bien y ser una parte de ello. Por lo tanto, esto debería daros la clave de cuáles son las cosas valiosas de la vida que desenmascararán lo que es de valor y lo que no lo es.

Cuando os quitéis la máscara, veréis brillar un ser espléndido, radiante y divino, ¡el tú real! y en ese tú real no puede uno concentrarse demasiado.

Nos Convertimos en lo que Contemplamos

Debido a la densidad de nuestra propia creación humana, los Maestros no se cansan de subrayar la misma enseñanza una y otra vez. Nos dicen que pongamos nuestra atención en la Presencia, y manteniéndola allí, miremos hacia arriba al rostro de nuestro ángel guardián y adoremos la Luz que envió a este mensajero alado a nosotros. Ya que nos convertimos en lo que contemplamos especialmente cuando lo hacemos con pensamientos profundos y sentimientos amorosos.

Hemos vivido durante tanto y hemos pensando tanto en lo externo, que lo interno ha sido casi ignorado. Pero los valores internos y la belleza interna son las cosas más importantes del mundo, porque ellas son reales.

Muchas damas llevan bisutería simplemente porque no tienen suficiente para comprar la joya fina, pero mostradme una señora que no fuera feliz y estuviera orgullosa de llevar diamantes auténticos si pudiera conseguir el dinero para comprarlos. La artificialidad en el mundo es el resultado, en algunos casos, de la escasez económica; y en otros casos es debido a que la gente no conoce el valor de las cosas.

Elizabeth estaba hablando del color. No deseamos ser unos fanáticos del color. No deseamos ser fanáticos de nada. Hemos averiguado que existen personas y religiones que subrayan lo externo y tratan de establecer la idea de que al quitarnos la máscara tenemos que destruir la belleza. Por lo tanto, ellos dicen: "No te pongas lápiz de labios. No te pongas polvo. No te pongas colorete. Sé natural".

Bueno, esto es buena idea si tenéis un rostro naturalmente bello. Algunas damas son bendecidas con ese don. Algunos caballeros también. Otros tienen un rostro poco agraciado. Algunas damas necesitan polvo porque su piel es grasosas. Estos son valores cosméticos.

No veo por qué la religión debería invadir el compartimiento privado en la vida de los hombres. Todo lo que haga a la gente parecer un poco mejor me parece completamente justificado, hasta que llegue el momento en que pueda uno conseguir suficiente control Divino sobre su cuerpo como para hacerlo responder al impulso de lo Divino que lleva en su interior.

No veo ninguna falta en que alguien se tiña el pelo y al mismo tiempo sea estudiante de los Maestros Ascendidos. Si le ayuda a sentirse más joven, es perfectamente correcto. No creemos que la religión deba meterse en estos asuntos en absoluto. No creemos que los Maestros vayan a resaltar esto. Esto no es la artificialidad que deseamos desterrar.

La Artificialidad que deseamos desterrar

La artificialidad que deseamos desterrar son nuestras pseudo ideas que no tiene valor para nosotros, las ideas sobre la auto importancia, ya que no somos menos importantes que cualquier otro ser humano sobre la Tierra, pero tampoco somos más importantes.

En mi opinión, es igualmente erróneo (si sois personas que deseáis arrancaros la máscara) que os menospreciéis, como que os exaltéis. Y, por favor, recordad esto: no pienso bien de una persona que venga a mí rebajándose y diciendo. "Oh, no soy nada. No deseo molestarle o hacerle perder su tiempo". ¡Yo estoy aquí para servir a todos! Y siento que cada ser humano debería recordar que todos tenemos derecho a ser respetados por la Llama Divina que llevamos en nuestro interior.

Por lo tanto, lo que queremos desenmascara es la Llama Divina Interna, para que la Luz que está en el interior de la gente pueda brillar en el exterior. Y entonces no habrá nada artificial en nada. ¡Ni una sola cosa! Todo será real porque es real. Entonces, las joyas que llevemos serán las joyas espirituales de sustancia de luz que están en nuestras mentes y seres. Y, después de todo, lo que es real en mí y en vosotros, es lo que es importante en la vida.

Por lo tanto, cuando llegáis a un punto donde deseáis desenmascaraos, esto no es rebajarse. Es deshacerse del caparazón de la ilusión. Si estáis encorvados porque estáis inclinados todo el tiempo, entonces, enderezad la espalda. Esto es lo que significa desenmascararse.

Si existe algo equivocado en vuestra forma de pensar y de vez en cuando comenzáis a dudar de vuestra propia capacidad, recordad que Dios está dentro de vosotros. Y recordaos a vosotros mismos, tantas veces como sea necesario, que estáis vivos. ¡Pellizcaos si es necesario, pero no os hagáis daño!

Estas nociones son sencillas, pero son vitales para darse cuenta del diseño de la Identidad Divina. Mientras sigamos engañándonos llevando la máscara de la irrealidad, sufriremos los efectos nocivos de nuestra errónea forma de pensar. Esto no es mera metafísica (Ciencia Cristiana, Unidad), llamadlo como queráis. ¡Esto es realmente la ley práctica de los Maestros Ascendidos!

Los Maestros Ascendidos son practicantes de la Verdad

Los Maestros Ascendidos son practicantes de la Verdad. Y la verdad que transmiten a nuestra octava es estrictamente para nuestro beneficio y para el beneficio de la humanidad. Pero si vamos a ser beneficiarios de su sabiduría, tendremos que utilizarla.

De vez en cuando me encuentro a mi mismo haciendo o diciendo algo que no es compatible con los principios de los Maestros. Cuando veo que esto sucede, no dejo que pase desapercibido (Este es el precio que hay que pagar por estar ante el público)

Pero todos nosotros podemos abrir los ojos y vernos tal como realmente somos. Y, tal como dije antes, desterrad de vuestra conciencia la idea de que sois algo así como un pequeño idiota. No obstante, algunas personas no piensan que ellos sean idiotas, por el contrario, creen que son muy sabios ¡desterrad también esa idea!

Daos cuenta de que vuestra Presencia posee todas las cualidades de sabiduría, compasión, paz, todas las cualidades de Victoria Crística, todas las cualidades que necesitáis para hacer vuestra ascensión. Si os recordáis a vosotros mismos que estas virtudes existen dentro de la Llama Divina, si os grabáis esto en vuestra mente, esta persona humana, la máscara que veis que no es real, no morirá, simplemente se desvanecerá.

Ni siquiera tendréis que quitaros la máscara porque ésta desparecerá por sí sola. ¡Perecerá! Pero en su lugar florecerán las flores espirituales en el jardín de vuestro corazón.

Y no tiene gran importancia si vuestro prójimo no las ve; si vuestro prójimo tiene visión espiritual, él las verá y se alegrará con vosotros, y vosotros os alegrareis con vuestro prójimo, cuando veáis las flores de la expansión espiritual que florecen en él, así como en vosotros.

Evitad la Artificialidad en todo lo que hagáis

Esto es importante: evitad la artificialidad en todo lo que hagáis, porque sino, pagareis un precio terrible.

Cada vez que creáis una ilusión, y consecuentemente, sabéis que la estáis creando, cada vez que conscientemente os engañéis a vosotros mismos, o a otros, estáis tejiendo un velo que un día la Gran Ley exigirá que destruyáis. Aprended a valorar la llama que Dios ha puesto en vuestro interior, que es el todo y el fin de la existencia. ¡Así es! Es el círculo sin fin, los ciclos infinitos de nuestra vida.

El ser exterior ya sabéis que se termina. Sin embargo, ¿no "morimos diariamente", tal como dice San Pablo? Cada vez que nos acostamos a descansar por la noche, salimos de este templo del cuerpo y probablemente estamos allí jugando al escondite con las estrellas. O quizás estamos en el templo de un Maestro Ascendido. Pero dondequiera que vayamos, ¡allí está Dios!

Así pues, aprended a disfrutar de este universo. ¡Vais a vivir en él durante un largo, largo tiempo!

¿Sabéis que la entidad del suicidio trabaja sin cesar en todas las ciudades? Esta entidad trabaja muchísimo en San Francisco, y la gente ha saltado desde el puente "Golden Gate" porque sienten que están cansados de la artificialidad de su vida.

En realidad, no hay tal artificialidad. La gente la ha creado. Se ha rodeado de ella. Es la máscara que lleva y de la que está cansada. Solo hay una forma de arrancarla: romperla y tirarla.

Miraos a vosotros mismos tal como realmente sois a los ojos de Dios. No os veáis a través de vuestros propios ojos. Veos a través de los ojos de Dios, y Dios os mostrará una visión de vosotros que podréis alcanzar. En definitiva, este es el camino hacia la felicidad, no solamente a la felicidad de hoy, sino a la felicidad perpetua.

Exteriorizad vuestro Yo Divino con determinación

Pero recordad una cosa, y esto es una advertencia importante: cualquiera que comience a exteriorizar el Yo Divino a través del amor hacia ese YO, podrá esperar que su fe será puesta a prueba. Lo será, y no digo tal vez.

Tampoco esperéis que, simplemente porque hacéis estas cosas un solo día, ellas van a permanecer con vosotros para siempre. Vuestro Yo Divino es un don permanente, pero vosotros tenéis que exteriorizarlo diariamente por medio de la renovación de vuestra determinación a hacerlo.

La máscara es arrancada y desechada. No obstante, puede ser colocada otra vez y vosotros podéis continuar engañándoos si así lo deseáis. Mucha gente lo hace.

Pero cuando decidáis que vais a renovar vuestra alianza con el Yo Divino cada día, que vais a ver detrás de la máscara y dejar que esa Luz brille a través de ella, y lo hacéis días tras día, entonces la vid comenzará a sonreíros bondadosamente en medida cada vez mayor porque os estáis armonizando con el principio de Vida de Dios Todopoderoso.

Esto es lo que el amado Jesús nos ha enseñado. No ha enseñado a relajarnos, a tener calma, a confiar en Dios, a reverenciar la ley los principios cósmicos, y a sentir alegría porque estamos libres de la matriz humana.

¿Verdad que sería horrible si tuvierais que vivir en vuestras casas rodeados de algunas de las matrices humanas? Si tuvierais que vivir con sus sonidos discordantes taladrando vuestros oídos todo el tiempo, si tuvierais que mirar los cuadros que ellos quieren que miréis, bueno, no pasaría mucho tiempo sin que vierais que os desintegrabais.

Lo que es importante es el mobiliario mental que poseéis, porque con Él amuebláis vuestra casa; no son los sofás que compráis, ni las camas en que os acostáis, ni las sillas en que os sentáis; es el mobiliario espiritual de vuestra casa de luz el que determina cuán felices o desgraciados seréis.

Esperamos que a medida que continuáis desenmascarando vuestro YO (no necesariamente descubriendo que sois artificiales, sino que sois reales), una alegría constante volará hacia vuestro mundo aquí, ahora, siempre y por toda la eternidad.

Espero que estos pequeños pensamientos hayan sido de algún beneficio para vosotros. Este es mi deseo.

Las Enseñanzas Perdidas de Jesús

Mark. L. Prophet

Elizabeth Clare Prophet

* * * *

NO OS PREOCUPÉIS

Sin duda, la gran aflicción de la criatura humana es la lucha por la subsistencia.

En la primera era, la humanidad se dedicaba al duro trabajo manual para poder proveer, con el sudor de su frente, a las propias necesidades. Y en medio de esta lucha por la vida la Biblia sitúa el primer asesinato del mundo cuando Caín mató a Abel, por problemas de la cría de ganado y de la plantación.

Después surgió la era del trabajo intelectual, y la inteligencia fue puesta al servicio de la economía; nacieron así las industrias, que multiplicaron los bienes de consumo

Jesús, sin embargo, enseñó otro camino, tan extraño como misterioso, a través del cual el ser humano puede obtener todos los bienes materiales que desea y proveer así a su propia subsistencia, sin preocupaciones ni sufrimientos.

En esta época, en que la lucha por los bienes materiales llevan a la humanidad a un desgaste físico casi insoportable, es indispensable buscar, finalmente, en la sabiduría del Maestro la solución para el problema material, antes de que los infartos, los derrames, las úlceras, las gastritis, las tensiones, el stress, y todo un amplio corolario de enfermedades diezmen a la humanidad.

Antes todas esas corridas y agitación, dice Jesús: "No os preocupe la vida, lo que habéis de comer y lo que habéis de beber; ni vuestro cuerpo al que tendréis que vestir. ¿No vale, acaso, más la vida que el alimento y el cuerpo más la vestimenta?

Considerad las aves del cielo; no siembran ni siegan, ni recogen en graneros. Vuestro Padre Celestial es quien les da de comer.

¿No sois vosotros, acaso, mucho más que ellas? ¿Puede alguno de vosotros, por mucho que se preocupe, añadir a su estatura un codo? ¿Y por qué andáis inquietos por lo que habéis de vestir? Mirad los lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan y, sin embargo, os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió jamás como uno de ellos. Y si Dios viste así la hierba del campo que hoy existe y mañana es arrojada al horno, ¡cuánto más a vosotros, hombres de poca fe!

No estéis, pues, inquietos ni digáis: ¿Qué hemos de comer? ¿Con qué nos vestiremos? Los mundanos son los que se preocupan por todas esas cosas. Vuestro padre celestial sabe que todo eso es necesario. Buscad, pues, en primer lugar el reino de Dios y su justicia y todas esas cosas os serán dadas por añadidura.

No os preocupéis, pues, por el día de mañana; el día de mañana cuidará de sí mismo; le basta a cada día su propio afán.

Jesús muestra que la riqueza, los bienes materiales se alcanzan por la mente, a través del pedido, de la mentalización.

El camino enseñado por Jesús es éste: Cree en su mente lo que usted quiera; dirija su pedido al Padre, que está en los cielos de la mente, y Él, que siempre atiende, le hará llegar todo lo que le pidió.

Cuando usted invoca al propio Poder creador del mundo, todo se vuelve fácil.

Los poderes de Jesucristo

Lauro Trevisan

* * * * *
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   49

similar:

Programa del curso parte II iconPrograma Código curso: m-7 Nombre del curso: Bioquímica

Programa del curso parte II iconPrograma del curso

Programa del curso parte II iconPrograma del curso de fisiopatologíA

Programa del curso parte II iconPrograma del curso de filosofíA

Programa del curso parte II iconPrograma del curso “horticultura protegida”

Programa del curso parte II iconPrograma del curso de sociología general

Programa del curso parte II iconPrograma del curso de: especializacion en anatomia patologica

Programa del curso parte II iconPrograma del curso de formación profesional evolucion

Programa del curso parte II iconPrograma educativo del curso de pastoreo y biodiversidad

Programa del curso parte II iconPrograma del curso: microbiologíA, inmunología y parasitologíA




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com