T rastorno por deficit de atención con hiperactividad




descargar 89.16 Kb.
títuloT rastorno por deficit de atención con hiperactividad
página3/3
fecha de publicación05.08.2016
tamaño89.16 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3

TDAH y Deterioro Cognitivo

Algunas enfermedades neurodegenerativas que impliquen alteración en la función neuropsicológica podrían estar relacionadas con el TDAH. 

Así como el TDAH, podemos decir que de una manera general, la demencia es un síndrome que se caracteriza por múltiples déficits cognitivos. Hay compromiso de la memoria y por lo menos una de las siguientes perturbaciones: afasia, apraxia, agnosia o una perturbación del funcionamiento ejecutivo. Estas alteraciones neuropsicológicas y neurobiológicas nos hacen pensar que pueda existir algún tipo de relación entre los trastornos. Sin embargo, no está clara la asociación y la relación entre el cuadro del TDAH, iniciado en la infancia, y el cuadro demencial, de inicio típicamente en la vida adulta.

TDAH y Esclerosis Lateral Amiotrófica

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es una enfermedad degenerativa progresiva caracterizada por pérdida de la neurona motora, diagnosticada más comúnmente alrededor de los 60 años de edad. La presencia de actividad física y psicológica aumentada y gran disfunción no progresiva de la corteza prefrontal con dificultad en el control ejecutivo y disminución de la atención sugieren que puede haber alguna asociación entre ELA y TDAH.

En los individuos sanos la dopamina inhibe la presencia de glutamato en la corteza cerebral. Los pacientes con ELA presentan defectos en el sistema dopaminérgico.  En estos individuos, la exposición a la dopamina reducida en algunas áreas corticales lleva a un aumento en los niveles glutamérgicos. Existen evidencias que muestran que tanto los pacientes con TDAH como los pacientes con ELA presentan hipofunción dopaminérgica e hiperactividad glutamérgica.

La disminución de la inhibición cortical contribuye al mecanismo patogénico de la ELA, siendo que estos pacientes presentan disfunción frontal y características similares al TDAH como desatención, déficits de memoria y en la fluencia verbal y no verbal. Los pacientes con ELA también presentan alteraciones en la interacción social y empatía, que también pueden estar asociadas a una disfunción frontal. Un defecto en la atención de estos pacientes fue confirmado a través de estímulos auditivos en el EEG.

Debido a estas semejanzas, podemos suponer que muchos pacientes con ELA podrían haber presentado TDAH durante toda su vida, sin ser diagnosticados, puesto que la estandarización de los criterios diagnósticos del TDAH se hizo apenas en las últimas décadas, con posterioridad de la infancia de estos pacientes.

INTERVENCIÓN Y REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA

Se podría afirmar que el llamado período de intervención o tratamiento es un vestigio de lo que fue el modelo médico adoptado por la psicología en sus inicios y que aún tiene utilidad desde el punto de vista didáctico y organizativo en la formación de profesionales y funcionamiento de ciertas instituciones; pero realmente desde el momento que comienza el interés por observar, evaluar y entrevistar al niño con TDAH ya se está interviniendo en el proceso de dicho trastorno. La mayoría de los autores concuerdan en que el tratamiento más exitoso hasta el momento es aquel que incluye el manejo farmacológico, a la par de la intervención psicofamiliar y pedagógica. Según Condemarín y otros (2005) el apoyo farmacológico, de manera particular los psicoestimulantes, es un tratamiento muy eficaz porque ayuda a controlar la hiperactividad y los trastornos de la atención al actuar sobre el sistema nervioso y permitir un mejor funcionamiento del sujeto. Los psicofármacos han demostrado gran utilidad a corto plazo: aunque no existe suficiente evidencia de los efectos a largo plazo. En lo que coinciden los resultados de numerosas investigaciones realizadas en diferentes países es en el éxito y mejor pronóstico que se obtiene al combinar el tratamiento farmacológico con la intervención psicopedagógica y familiar, es decir, cuando el niño recibe un apoyo integral para su recuperación. Queda claro que los fármacos no son curativos para la hiperactividad o falta de atención pero optimizan la intervención para lograr un mejor funcionamiento interpersonal, rendimiento académico y manejo social a todo nivel.
En lo que concierne a la intervención psicológica, ésta se inicia con programa de modificación conductual que buscan extinguir las conductas desadaptativas, manejar de manera adecuada la hiperactividad e impulsividad e incrementar la atención y concentración, buenos hábitos de estudio, apropiadas relaciones interpersonales. Para lograr estos objetivos se proponen diferentes estrategias conductuales que han demostrado una alta efectividad en la práctica como son la organización de ambientes entretenidos tanto en la escuela como en el hogar, manejo de las contingencias materiales y/o sociales (tiempo fueraextinción- reforzamiento diferencial, entre otros), entrenamiento en hábitos de estudio. El uso de todas estas técnicas requiere la participación del psicólogo, del educador y de los padres quienes deben participar como equipo en la planificación, ejecución y reprogramación de la intervención, pues no funcionan de la misma manera para todos los niños; debe hacerse una planificación individualizada para cada caso. Es conveniente que los padres y maestros de ser necesario, participen en un programa de entrenamiento para obtener el mayor provecho en la aplicación de las técnicas. Necesario es acotar que el manejo conductual se inicia con una amplia estructura externa que sirve de soporte a los cambios conductuales del niño, pero esos elementos exteriores se van reduciendo en la medida que el niño (a) logra autorregular su comportamiento que es el fin último de la terapia. Se incluye en el tratamiento el entrenamiento en técnicas de relajación, autocontrol, automonitoreo, terapia de asertividad, uso de estrategias cognitivas y metacognitivas. La terapia de apoyo emocional es indispensable para que el niño mantenga un buen nivel de autoestima, conocimiento y relaciones afectivas consigo mismo y con sus semejantes; así como también que desarrolle conciencia de sus propios recursos para recuperar la condición que padece. La terapia familiar es igualmente imprescindible en este tipo de intervención, pues en la mayoría de los casos, los padres se sienten desorentiados, deprimidos y exhaustos por el comportamiento de su hijo (a) con trastorno por déficit de atención e hiperactividad y se forma una especie de círculo destructivo entre ellos y el niño o entre la pareja y en ocasiones con la familia extendida y/o docentes. Por el impacto que el niño con TDAH produce en la casi totalidad de los ambientes en que se desenvuelve, así como por la frecuencia de cuadros comorbidos que lo acompañan la intervención es bastante compleja y requiere de mucha sistematicidad y perseverancia porque es un tratamiento largo que puede ser agotador para padres y docentes pero requiere de éstos la mayor preparación sobre el conocimiento del trastorno así como también una gran motivación y aceptación del niño (a) o adolescente, a la vez que una sólida estructura externa que le permita internalizar y manejar con más facilidad su impulsividad, hiperactividad y falta de atención.

BIBLIOGRAFÍA


  • CABALLO, V. y SIMÓN, M (2.005). Manual de Psicología clínica infantil y del adolescente. Madrid: Pirámide.

  • CONDEMARIN, M. GOROSTEGUI, M y Mitcis, N. (2005). Déficit atencional. Santiago de Chile: Planeta.

  • GRATCT, L (2005), El trastorno por déficit de atención. Buenos Aires: Médica Panamericana.

  • KERNBERG, P. (1.980). Disfunción cerebral mínima. En Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF. Santiago: Galdoc.

  • LÓPEZ, C. y GARCÍA, J. (2002). Problemas de atención en el niño. Madrid: Pirámide.

  • MENDOZA, M (2005) ¿Qué es el Trastorno de Déficit de Atención Guía para padres y maestros. México: Trillas.

  • GONZALES, L. (2008) Trastorno por Deficit de Atención e Hiperatividad.

  • AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION. (1994). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos 4th ed.DSM-IV. Washington, DC.

  • PASCUAL-CASTROVIEJO I. Síndrome de deficit de atención con hiperactividad. Guía práctica diagnóstica y terapeútica. Barcelona. César Viguera Editorial 1999. Consultado el 15 de septiembre de 2011. http://www.tinitus.com.ar/Download/Biblioteca/Pediatria/Neuprot20-tdah.pdf

  • REIFF MI, STEIN MT. (2003) Attention-deficit/hyperactivity disorder evaluation and diagnosis: a practical approach in office practice. Pediatr Clin North Am.

  • FARRÉ-RIBA A, NARBONA J. (1997). Escalas de Conners en la evaluación del trastorno por déficit de atención con Hiperactividad: nuevo estudio factorial en niños españoles.

  • RAMIREZ, M. (2009). Trastorno por déficit de atención con Hiperactividad. Consultado el 1 de Octubre del 2011. http://www.csi-csif.es/andalucia/modules/mod_ense/revista/pdf/Numero_24/ROSA_RAMIREZ_2.pdf

  • DIAZ, J. (2009) Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Revista Digital Transversalidad educativa. N° 26. Consultado el 3 de Octubre del 2011. http://www.enfoqueseducativos.es/transversalidad/transversalidad_26.pdf#page=43

  • HERREROS, O., Rubio B., Sánchez, F., Gracia, R.(2002). Etiología Del Trastorno Por Déficit De Atención Con Hiperactividad: Una Revisión. Consultado el 3 de Octubre del 2011. http://aepnya.org/revista/2002_01/2002(1)82-88.pdf

  • HECHTMAN L (1996), Developmental, neurobiological, and psychosocial aspects of hyperactivity, impulsivity and attention. En: Child and adolescent psychiatry. A comprehensive textbook

  • BARKLEY RA. (1998). Attention deficit hyperactivity disorder: a handbook for diagnosis and treatment. Second edition. New York: Guilford Press.




  • FARAONE SV, Biederman J, Chen WJ, Krifcher B, Keenan K, Moore C et al. (1992): Segregation analysis of attention deficit hyperactivity disorder: evidence for single gene transmission. Psychiatry.

  • FARAONE SV, Biederman J (1998): Neurobiology of Attention-Deficit Hyperactivity Disorder. Psychiatry.

  • PLISZKA SR, McCracken JT, Maas JE (1996): Catecolamines in attention-deficit hyperactivity disorder. Current perspectives

  • EUGENIO GREVET, Gregory Zeni, Cristian Zeni (2008), Alteraciones neurocognitivas relacionadas al TDAH a lo largo de la vida, Consultado el 4 de octubre del 2005. http://www.deficitdeatencionperu.org/m-dicos-/alteraciones-neurocognitivas-relacionadas-al-tdah-a-lo-largo-de-la-vida.html

  • PINEDA D, Ardila A, Rosselli M, Cadavid C, Mancheco S, Mejía S. (1988). Disfunción ejecutiva en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad en la infancia.

  • ROMERO DM,, González- Marqués J, Romo-Barrientos C, Andrade JM. (2006). Disfunción ejecutiva en el trastorno por déficit de atención con hiperactividad en la infancia. Rev Neurológica.

  • HANNE Lehn, M.S., Eske M. Derks, M.A., et al.( 2007). Attention Problems and Attention-Deficit/ Hyperactivity Disorder in Discordant and Concordant Monozygotic Twins: Evidence of Environmental Mediators J. Am. Acad. Child Adolesc. Psychiatry

  • FERNÁNDEZ Péreza, MM. López Benito. (2006) Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad: evaluación en la consulta pediátrica. Rev Pediatr Aten Primaria.

  • MILICH R, Loney J. The role of hyperactivity and aggressive symptomatology in predicting adolescent outcome among hyperactive children.J Pediatr Psychol.

  • BIEDERMAN J, Farone S, Milberger S, et al.(1996) A prospective 4-year follow- up study of attention-deficit hyperactivity and related disorders. Arch Gen Psychiatry.

  • GARCÍA Pérez, E.M. (2008): Adaptaciones Curriculares metodológicas para Escolares con Déficit de Atención. Bilbao

  • GARCÍA Pérez, E.M. (2006): S.O.S. en el Aula. Ayudas para profesores de Niños Hiperactivos e Inatentos. Bilbao

  • KELLY, Kate y Ramundo, Peggy (1993): You mean I'm not lazy, stupid, or crazy A self-help book for adults with attention deficit disorder.

  • Organización Mundial de la Salud OMS (ed.); López-Ibor Aliño, Juan José (tr.): CIE-10: trastornos mentales y del comportamiento. Madrid: Meditor,
1   2   3

similar:

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconTrastorno por déficit de atención con hiperactividad

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconEl Trastorno por Déficit de atención con Hiperactividad (tdah)

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconEl tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad...

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconConsenso de expertos del área de la salud sobre el llamado "trastorno...

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconEl Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah) afecta...

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconResumen: El artículo recoge las preguntas más corrientes formuladas...

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconLas niñas con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad...

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconTrastornos por déficit de atención

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad icon¿Acaso su hijo (a) tiene el trastorno por déficit de atención?

T rastorno por deficit de atención con hiperactividad iconEntrevista «El tdah no existe, y la medicación no es un tratamiento, sino un dopaje»
«Volviendo a la normalidad», asegura que no hay biomarcador cerebral que justifique el Trastorno por Déficit de Atención




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com