3. Manual Escolar y Representación




descargar 1.68 Mb.
título3. Manual Escolar y Representación
página2/39
fecha de publicación17.01.2016
tamaño1.68 Mb.
tipoManual
b.se-todo.com > Ley > Manual
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   39
B. Balance historiográfico.

Aunque en el anteproyecto nos dimos a la tarea de realizar un balance bibliográfico amplio, cubriendo no sólo los trabajos realizados en el país sobre manuales escolares, sino los de otras latitudes, en esta introducción nos limitaremos a señalar los principales aportes retomados para nuestra investigación. En primer lugar, es necesario decir que la investigación propiamente historiográfica sobre manuales escolares es escasa, de allí la imposibilidad de haber tenido un referente a seguir como modelo para el desarrollo de nuestro trabajo. Esto nos obligó a retomar elementos de diferentes trabajos, para ir juntándolos hasta conseguir una estructura del trabajo a desarrollar. La mayoría de trabajos consultados eran el resultado de pesquisas realizadas por diferentes profesionales, más centradas en los textos como productos en sí mismos.20

La escasez de investigaciones historiográficas también se expresó en la casi nula producción de libros completos sobre el tema. Gran parte de los textos reseñados se presentaron bajo la forma de artículos o ponencias elaboradas para eventos académicos en los que se abrió un espacio para exponer avances sobre ese campo de estudio marcado por el rótulo “manuales escolares”. En varias ocasiones, las memorias de los eventos se convirtieron en libros colectivos que fueron editados por las entidades convocantes, como fue el caso del proyecto MANES o de las memorias del IV Coloquio de Historia de la Educación. Decimos esto, en la medida en que tal situación indica el estado de “novedad” de este tipo de trabajos no sólo en el país sino en el continente, lo que no se puede confundir con la escasez de trabajos provenientes de diferentes disciplinas.

Sin entrar a realizar un resumen de cada artículo o ponencia, podemos mencionar algunas de las características generales de estos trabajos “dispersos” u “ocasionales”. Estos textos generalmente daban por sentado algunos de los conceptos empleados tales como nación, nacionalismo o manual escolar, dejando al lector deseoso de conocer los referentes teóricos o conceptuales utilizados por cada autor en su trabajo.21 Como habíamos mencionado atrás, el texto escolar era visto como una unidad que se podía comprender plenamente desde sus contenidos, desconociendo las relaciones que estos tenían con la política educativa y más aún con las circunstancias históricas en que se hallaban insertos. En este sentido, es significativo el texto de Joaquín García Puchol, quien pretendía analizar una gran cantidad de textos escolares de Historia pertenecientes al siglo XIX, sin hacer mención a la normatividad vigente o a los diferentes periodos de la historia de España durante este siglo.22 Igualmente se desconocía otro tipo aspecto que incidían en los manuales escolares, por ejemplo en sus contenidos, tal es el caso del estado de la disciplina que trataban los textos analizados.23

A pesar de estas limitaciones, la construcción del balance bibliográfico nos permitió conocer diferentes núcleos de investigación que han aportado para la realización de este trabajo. El primero de ellos es el del grupo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Pereira, liderado por María Victoria Alzate Piedrahita, grupo que ha venido desarrollando varios trabajos con textos escolares de la segunda mitad del siglo XX con un enfoque poco tratado como es la transposición didáctica. Con base en postulados del estudioso español de los manuales escolares, Agustín Escolano Benito, Alzate en sus estudios individuales, se ha ocupado de estudiar las técnicas consignadas en los libros de iniciación a la lectura así como las concepciones pedagógicas sobre la infancia en relación al influjo de las teorías pedagógicas modernas, durante la segunda mitad del siglo XX.24

Con los trabajos de Miguel Ángel Gómez Mendoza, el grupo de la UTP sigue contribuyendo a abrir nuevos campos de estudio con base en manuales escolares. Este autor se dedicó a seguir el tratamiento de un acontecimiento histórico como la Revolución Francesa en los textos de Ciencias Sociales entre 1960 y 1990. La renovación no sólo es tal por el tema tratado sino porque vinculó a su investigación el análisis del corpus icónico sobre la Revolución. La pregunta central de Gómez no era otra que saber cuál era la relación y/o correspondencia entre lo que se consignaba en los textos escolares y lo investigado sobre el tema por la más alta historiografía occidental. Para ello utilizó la metodología del análisis de contenido (latente y explícito) con el fin de reconocer distribuciones temáticas comparándolas con la normativa vigente, el sentido de los relatos (escritos e icónicos) por décadas, entre otros elementos que se pueden obtener con base en esta metodología.25

Los integrantes de este grupo también elaboraron una investigación que fue publicada hace ya diez años en la que expusieron todo el corpus teórico acumulado y del que nos sentimos deudores. La investigación versó sobre las representaciones sociales DE la familia presentes en textos escolares de Ciencias Sociales durante tres décadas, desarrollada bajo la perspectiva de la Psicología Social de Sergei Moscovici. Compuesta de tres volúmenes, en los dos primeros expusieron sus basamentos conceptuales y metodológicos al tiempo que hicieron un breve balance de los estudios realizados sobre la familia en Colombia. En el tercero presentaron los resultados de la investigación, comparando las representaciones implícitas y explícitas de la familia en los textos y los estudios que sobre este tema se realizaron en el país en la segunda mitad del siglo XX, concluyendo el desfase entre el conocimiento especializado y el escolar en la mayor parte del periodo de estudio.26

El segundo grupo de investigación que se ha formado en el país en torno a los manuales escolares tiene su sede en la Universidad del Atlántico y se denomina Grupo de Investigaciones Históricas sobre Educación e Identidad Nacional encabezado por Luís Alfonso Alarcón Meneses y Alfonso Conde Calderón. Concentrados en el siglo XIX, los trabajos a los que tuvimos acceso se ocupan en general por estudiar las maneras como los manuales escolares, junto con otros dispositivos, contribuyeron a la creación de un imaginario nacional y de los ciudadanos en el Caribe colombiano. Dentro de los aportes más interesantes, además del estudio empírico del uso dado a nociones como ciudadanía y nación en el proceso de construcción del Estado Nacional, está el enfoque que relaciona los catecismos republicanos con el marco legislativo y los proyectos políticos en que se hallaban. Además, es preciso resaltar la construcción empírica de los conceptos-artefactos llamados manuales de urbanidad y catecismos republicanos. En el mismo sentido, los trabajos están soportados en abundante documentación “primaria” que le da a las investigaciones un respaldo sólido.27

Con base en estas experiencias investigativas configuramos un mapa de estudios sobre manuales escolares en el país, con el fin de comprender mejor el lugar en que podía ubicarse nuestro trabajo. Si bien hemos tomados algunos referentes de los trabajos aludidos, esta investigación se estructuró a partir de la combinación de estudios no sólo nacionales sino principalmente de Argentina y España. A nivel nacional tuvimos una gran influencia de los trabajos del grupo “Educación y Cultura Política” de la UPN, el cual desplegó su actividad en torno a los manuales escolares hace algunos años, produciendo en el decir de Jairo Gutiérrez Ramos el mejor texto sobre el tema en el país. Como todo equipo de investigación fue presentando resultados parciales de sus iniciativas en diferentes eventos, que se condensarían en el texto La Identidad Nacional en los Textos Escolares de Ciencias Sociales: Colombia 1900-1950.28

Inscrito en la llamada nueva historia cultural, el texto de Martha Herrera y compañía se ocupaba de rastrear los imaginarios de nación que pretendían circular a través de los textos escolares con el fin de crear una cultura política hegemónica durante la primera mitad del siglo XX. Las fuentes empleadas para adelantar esta investigación fueron amplias, alcanzando cerca de 70 textos escolares, legislación educativa y memorias de Ministros de Educación. La información obtenida de estos documentos fue organizada de acuerdo a un esquema preliminar que contenía los principales componentes del objeto de estudio, a saber: Componentes pedagógicos, Patria y Nación, Orden Social y Política.

El trabajo se estructuró en tres capítulos: En el primero, se expusieron los referentes teóricos empleados en la investigación tales como nación, identidad nacional y manual escolar. En el segundo capítulo, se trabajaron las estrategias y políticas educativas generadas desde el Estado así como la elaboración de un perfil de los autores de los textos en el periodo de estudio y los objetivos que se perseguían en cada asignatura en cuanto a la formación de la ciudadanía. En el último, los autores describieron las principales características de los imaginarios promovidos en los textos, centrados en el nacionalismo esencialista al tiempo que se difundía una imagen de la sociedad jerarquizada y discriminatoria, preocupada por formar ciudadanos con virtudes propias del cristianismo.29

A manera de comentarios críticos sobre esta obra, creemos que los autores quedaron en deuda con la reflexión sobre el concepto de imaginario que emplearon frecuentemente en el texto. Por otro lado, el periodo de trabajo no fue justificado con base en ningún criterio, produciendo unas conclusiones ahistóricas, pues se presentó un “imaginario” homogéneo para toda la primera mitad del siglo XX. Ello se conecta con la poca o casi nula consideración a las condiciones políticas y sociales que habrían permitido la emergencia de estas representaciones de la nación. Finalmente, el análisis de los textos escolares se centró más en los de instrucción cívica, dejando de lado las especificidades de manuales como los de Historia o Geografía. No obstante estas observaciones, el texto del grupo de la UPN nos dejó valiosas enseñanzas, especialmente la necesidad de realizar una reflexión sobre los conceptos a emplear en el trabajo30 y la pertinencia de ubicar los textos escolares en el marco educativo al que pertenecen destacando su dimensión pedagógica.

Otro texto que influyó profundamente en el diseño de esta investigación es el que coordinó el historiador argentino Luís Alberto Romero, titulado La Argentina en la escuela: la idea de nación en los textos escolares. Esta obra inicialmente pensada como un análisis historiográfico comparativo entre Chile y Argentina, con el fin de revisar las imágenes que cada país tenía del otro, se ocupó finalmente por auscultar las representaciones más comunes que sobre la Argentina se difundían a través de los textos de Historia, Geografía y Civismo en la segunda mitad del siglo XX. El periodo estaba determinado por el desarrollo y evolución de las disciplinas sociales y su relación con el conocimiento escolar así como por las transformaciones políticas y educativas que vivió el país en las dos últimas décadas del siglo XX. La tesis central de este texto colectivo era la de identificar las fuentes de las que provenía esa imagen de la Argentina como una nación grande, afectada durante su historia por fuerzas oscuras que impedían el despliegue de todas sus capacidades.

Para ello, Romero organizó el trabajo en cinco capítulos en los que daba cuenta disciplina por disciplina de los contenidos de la representación sobre su país. En el primero, hace una breve introducción a los conceptos que guían la investigación, asumiendo como propias algunas de la tesis de Shcheler sobre el sentido común. Los textos de Historia fueron estudiados en el segundo capítulo con el fin de reconocer cómo el relato sobre la historia nacional se hallaba ligado a la producción científica sobre la misma, aunque más allá de la nueva historia más social y económica todavía a inicios de los noventa pervivía la centralidad del Estado en el relato histórico Por su parte, los textos de Geografía afirmaban una imagen del territorio nacional como escenario exclusivo de la acción del Estado, al tiempo que hacía valoraciones “racistas” de la población exacerbando los contenidos sobre los límites y fronteras, de acuerdo a las interpretaciones especializadas en boga en cada sub-periodo. El cuarto capítulo estaba dedicado a los textos de Civismo, los cuales vinieron a complementar la idea de nación de las otras dos asignaturas a partir de preceptos jurídicos. El último capítulo trató sobre las rupturas y continuidades de los discursos de cada área en las dos últimas décadas, señalando cómo los cambios políticos y educativos incidieron en alguna medida en la idea de nación de los textos escolares31.

A manera de observaciones críticas podemos decir que el texto no equilibró el trabajo de análisis empírico (los manuales consultados pasaron las cinco decenas en un periodo de treinta años) con la reflexión conceptual, siendo esta última muy pobre en conceptos como nación o identidad. Otra debilidad del texto consiste en el descuido del marco educativo en el que se movían los textos escolares estudiados, dejando de lado los condicionantes propios de las políticas educativas. A pesar de estos aspectos, esta obra fue gran utilidad para dimensionar nuestro trabajo, iluminándonos sobre la relación que existe entre las disciplinas sociales y el conocimiento que circula en los manuales escolares, al tiempo que llamó la atención sobre los cambios y continuidades que se presentaron en las dos últimas décadas del siglo XX y su relación con la llegada de la Democracia y la nueva ley de educación. Por último, retomamos a nivel metodológico el seguimiento que se hacía al relato histórico como particularidad de los textos de historia, pues era en esta trama que el pasado de la nación cumplía un papel importante en la elaboración de la imagen de la nación.

Del mismo país, pero sin centrarse en los textos escolares de Ciencias Sociales reconocemos la deuda en este trabajo con la obra de Rubén Cucuzza, especialmente su texto Yo Argentino. Desde una perspectiva que se preocupa por las prácticas de lectura y escritura como fenómenos histórico-sociales, este autor argentino nos enseñó la necesidad de reflexionar seriamente sobre los problemas teóricos que subyacen en cualquier investigación. En este caso, la primera parte del trabajo exploró el problema de la nación en dos vías, por un lado, la revisión exhaustiva de bibliografía europea (Anderson, Hobsabawm, Gellner y Ranger) más destacada y por el otro, realizó una reconstrucción de la idea de nación en la historia argentina entre los siglos XIX y XX. De esta forma puso a dialogar las referencias teóricas sobre la nación como comunidad imaginada que se reproduce a partir de la invención de tradiciones y los significados que en diferentes momentos históricos le fueron dados por grupos de poder a la nación argentina.

La reflexión teórica fue complementada con algunas alusiones sobre el texto escolar como espacio de memoria y la relevancia de los manuales como lugares en que se jugaban visiones que de la historia circulan por una sociedad. El desarrollo del trabajo consistió en la revisión de las características de las naciones que se han imaginado en la historia argentina en los libros de lectura a finales del siglo XIX y las tres primeras décadas del siglo XX. Para este autor, la nación se inventó a partir de ciertos tópicos entre los que destacaba: la idea de patria; las fechas fundacionales; los símbolos nacionales; el panteón de los héroes; la imagen de los otros que incluye los inmigrantes, indios y mestizos.32 Estos referentes se encontraron en los libros de iniciación a la lectura, textos que no tenían como misión explícita la creación del relato oficial sobre el pasado de la nación. De este texto la principal enseñanza obtenida fue la del enfoque con que se analizó la nación, particularmente la relación entre la invención de la nación, la importancia del sistema educativo y la realización de rituales que conducirían a la creación de una memoria nacional mediante los textos escolares.

Para cerrar este balance es necesario reconocer las deudas con un texto colectivo que influyó terminantemente en el diseño de nuestra propuesta, no sólo por los planteamientos generales sino como obra que nos llevó a explorar opciones teóricas que soportan este trabajo. El texto al que nos referimos se llama La Gestión de la Memoria: La historia de España al servicio del poder, coordinado por Juan Sisínio Pérez y recoge cuatro ensayos que se dedican a analizar cómo diferentes discursos históricos fueron tomando forma de acuerdo a los intereses para justificar visiones particulares de la nación por parte tanto de los nacionalismo periféricos como del castellano. Sí bien el texto es colectivo, se inspira en dos conceptos que recorren cada uno de los cuatro ensayos. Por un lado, está el de la gestión de la memoria que alude a la invención de relatos históricos sobre un “nosotros” que se despliega tanto en el patrimonio como en la educación, especialmente en la asignatura de historia, espacios que se encargan de crear una tradición cultural desde y para el poder establecido. La otra categoría es la historiografía nacionalista, y hace referencia al relato que se crea sobre la nación a partir de la definición de un sujeto nacional que da cuenta de una esencia intemporal de aquello que se denomina como nación.

Con base en estas categorías, el texto se puede dividir en dos grandes secciones: La primera que se ocupa del surgimiento del relato nacionalista de la historia hacía el siglo XIX. En su texto, Eduardo Manzano Moreno se da a la tarea de describir algunas de las características de la historia nacionalista, entre las que destacaba la relación que se establece entre contemporáneos, antecesores y sucesores; la selección, narración e interpretación en clave nacionalista, es decir, la nación-pueblo como sujeto central del relato; la esperanza de la historia como maestra de la vida y la estimulación de emociones colectivas en un relato que no conoce vacíos temporales. Desde luego, elementos como el territorio, la lengua y las instituciones intemporales constituyen la materia prima de la historia nacionalista. Por su parte, Juan Sisínio Pérez complementaba el estudio de Manzano acudiendo al mismo siglo XIX para determinar cómo la historiografía de este siglo fue tomando los rasgos señalados, especialmente en el caso del nacionalismo español centralista. Además de haber identificado el carácter teleológico del relato, el autor señaló cómo se combinaron aspectos del nacionalismo contractualista liberal y elementos del nacionalismo cultural esencial. Con ello se habría configurado una memoria nacional a través de rituales y conmemoraciones, en la que se reiteraban tópicos como el de la continuidad territorial.33

La segunda parte del texto está dedicada a estudiar la permanencia de la visión nacionalista de la historia de España a partir de la década del setenta del siglo XX. A través de la revisión de los textos escolares producidos luego de la muerte de Franco, Ramón López Facal identificó que en los manuales se mantenía una imagen de España como una nación unida territorialmente, cohesionada por la religión católica y el castellano, referencias que a pesar de cambios políticos y educativos se mantuvieron de manera soterrada. La constatación que en las últimas décadas del siglo XX la visión organicista de la nación española todavía tenía presencia en la historia escolar fue reafirmada por Aurora Riviere Gómez, quien se dedicó al estudio de las visiones del pasado de los nacionalismos periféricos. Las Comunidades Autónomas, según esta autora, no crearon un relato alternativo de su propia historia sino por el contrario, acudieron a los recursos y figuras propios de la historiografía nacionalista para narrar su pasado. Dentro de las características más relevantes están: El envejecimiento del presente mediante la búsqueda de orígenes antiquísimos, la visión victimista de todo el relato histórico destacando las agresiones de las que han sido objeto, las resistencias opuestas al oprobio y el resurgimiento de una nación única e irrepetible. Este victimismo se expresa particularmente en el territorio (añoranza de tierras perdidas, desmembramientos o separaciones injustas), de allí la importancia de las fronteras como zonas donde se produce tanto la agresión como la resistencia.34

Estos trabajos, bien soportados empíricamente con fuentes legales, textos escolares y un vasto conocimiento de la historiografía española, fueron de gran trascendencia para nuestro trabajo. En primer lugar, fue con base en estos ensayos que optamos por pensar aquello de la memoria como producto de la relación entre la historia y el poder, en este caso, el del Estado, interesado en gestionar o crear un relato del pasado para soportar un proyecto político. En segundo lugar, este texto nos mostró el camino de textos como el de Anderson o Todorov para reflexionar sobre temas como la nación y la memoria. Por último, el concepto de historiografía nacionalista lo retomamos tácitamente en este trabajo, aunque no nos atrevemos a emplearlo abiertamente por cuanto consideramos necesario una revisión más exhaustiva de documentos que den cuenta de la pervivencia de tal tipo de relato.

Para cerrar este apartado, es preciso señalar que este trabajo no abre una línea de investigación al interior de la Escuela de Historia, toda vez que nos han precedido ya varios trabajos de grado que se relacionan directa e indirectamente y de los cuales no vamos a ejercer la crítica historiográfica aquí. Las dos primeras investigaciones realizadas en la UIS, sobre o con base en manuales escolares fueron los de Jenny Beatriz Quijano y Alejandra Barón Vera. Quijano estudió en el periodo de la Regeneración las nociones que guiaron la educación, particularmente en las Escuelas Normales, que enfatizaron en la formación patriótica y moral de las nuevas generaciones de maestros que debían aplicar tales directrices a las nuevas generaciones. Por su parte, Barón enfocó su trabajo al estudio de los conceptos de héroe y patria en el principal manual de historia de Colombia escrito en el siglo XX, nos referimos al texto de Henao y Arrubla.35

Estas dos tesis presentaron algunas falencias en materia conceptual, especialmente en lo relacionado con el problema de la nación en el caso de Quijano, mientras que Barón por centrarse en la figura de Bolívar descuido la fuerza de la narración completa que propusieron los autores del manual. Tras estos primeros pasos, en la Escuela de Historia aparecieron tres nuevas investigaciones con base en manuales: La primera de ellas, con base en el enfoque de la lógica de las mediaciones del profesor Martínez Garnica, procuró satisfactoriamente dar cuenta de la escritura de los principales textos de historia de la segunda mitad del siglo XIX. No obstante el intenso seguimiento a las representaciones históricas de los manuales, el estudio dejó de lado las condiciones históricas en que se dieron, preocupándose por las operaciones internas de construcción de los relatos. Los otros dos trabajos se ocuparon de la labor de los Hermanos de la Salle como autores de textos de Historia y Geografía, especialmente del Hermano Justo Ramón, con el fin de determinar la noción de patria presente en el texto de historia publicado en 1948 y el andamiaje conceptual en el caso del texto de Geografía. Estos últimos textos sí bien exploraron la primera mitad del siglo XX más allá del texto de Henao y Arrubla, no ahondaron en el momento político y social particular en que emergieron los textos, toda vez que planteaban que el proyecto Regenerador se mantenía vigente y sin modificaciones a mediados de la década del cuarenta, además de las limitaciones que tiene el análisis de un solo texto escolar.36
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   39

similar:

3. Manual Escolar y Representación iconManual escolar de convivencia

3. Manual Escolar y Representación iconManual de convivencia escolar

3. Manual Escolar y Representación icon1 El teatro latino. Los géneros: tragedia y comedia. Principales...

3. Manual Escolar y Representación iconEfectos de representacion

3. Manual Escolar y Representación iconCircuitos Lógicos, Álgebra de Boole y Dominios de Representación

3. Manual Escolar y Representación iconRepresentación gráfica del cariotipo humano normal

3. Manual Escolar y Representación iconDon, Procurador de los Tribunales, en nombre y representación de

3. Manual Escolar y Representación iconSolución: Observando la representación, vemos que el coeficiente...

3. Manual Escolar y Representación iconContrato de sociedad: su naturaleza y clases. ConstitucióN. Derechos...

3. Manual Escolar y Representación iconEl organigrama es la representación grafica simplificada de la estructura...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com