Índice




descargar 0.58 Mb.
títuloÍndice
página20/50
fecha de publicación06.08.2016
tamaño0.58 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   50

Profetas de nuestros tiempos


El 5 de enero de 1945 murió en Virginia Beach, Estados Unidos, el vidente de 67 años Edgar Cayce. El «profeta dormido», como lo llamaban, había sido capaz de curar en estado de trance a incontables personas a pesar de no haber leído un solo libro de medicina en toda su vida. En unas 2.500 de sus «lecturas» comunicó informaciones extraordinarias sobre el pasado y sobre el futuro, así como acerca de sus reencarnaciones sucesivas desde la época del antiguo Egipto hasta la actualidad. Se han escrito muchos libros sobre él, y tiene varios millones de seguidores.1
En el mes de noviembre de 1926 nació en Puttaparthi, en el estado indio de Andhra Pradesh, un niño llamado Satyanarayana Raju. Su nombre de pila significa aproximadamente «hombre divino». Cuando Satyanarayana Raju tenía 14 años lo picó un escorpión; y cuando se despertó después de pasar varios días en coma, afirmó que él era la reencarnación de Sai Baba, que había sido un gran religioso hindú del siglo anterior. Satyanarayana Raju inició su vida pública a los treinta años de edad, y cuando tenía treinta y seis fundó su propio ashram. Actualmente, Sai Baba recibe a los visitantes y pronuncia conferencias en su lugar natal, 250 kilómetros al nordeste de Bangalore. Su ashram es el mayor de toda la India. También tiene una universidad y un excelente hospital. Se cree que sus seguidores son unos cien millones. Se han escrito incontables libros sobre él.2 Todos los días realiza materializaciones de objetos y sanaciones milagrosas de todo tipo ante sus seguidores y ante las cámaras de televisión. Se atribuye los dones de la omnipotencia, la omnisciencia y la omnipresencia, y afirma que es una reencarnación del Buda, de Krishna, de Rama y de Cristo. La revista alemana Der Spiegel ha contado que tampoco hace ascos al sexo físico3. Ha profetizado su propia muerte en el año 2022, pero afirma que sólo morirá para reencarnarse inmediatamente en el estado hindú de Karnataka.

1 Stearn, J.: Edgar Cayce: El profeta durmiente, Edaf, 1994; Church, H. W, Die 17 Leben des Edgar Cayce, Ginebra, 1988.

2 Sandweiss, S.: Sai Baba, the Holy Man and the Psychiatrist, M. G. Singh, 1975.

3 Ihlan, O.: «Wunder sind mem Wesen», en Der Spiegel, núm. 38, 1933.
En Graz, Austria, sucedió algo extraño el 15 de marzo de 1840. Jakob Lorber, maestro de música de 40 años, oyó de pronto una voz clara que le mandaba escribir. Obediente, aunque algo asustado al principio, tomó la pluma y, a lo largo de los años siguientes, escribió un volumen tras otro que le dictaba la voz, una voz que parecía tener siempre «en la región del corazón». Las obras completas del profesor Lorber abarcan no menos de 25 volúmenes, unas 10.000 páginas en total4. Describió detalles científicos y astronómicos que sólo se descubrieron más tarde, y realizó comentarios asombrosos sobre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Su seguidores son varios centenares de miles de personas que están firmemente convencidas de la veracidad de sus enseñanzas.
También en el siglo pasado, en Qadian, un pueblo al nordeste de Lahore, en el actual Pakistán, nació el profeta Hazrat Mirza Chulam Ahmad. En vida fue una persona delicada y amable, y tenía buenas dotes de escritor y de orador. Fundó el movimiento Ahmadiyya, comunidad islámica que tiene todavía muchos seguidores. Se le han atribuido poderes milagrosos; sus seguidores juran que Dios Todopoderoso «lo había despertado para que continuase la tarea de todos los profetas pasados». Se creía de él que era «el mesías y el mahdi de los cristianos y de los musulmanes», además del «el Krishna de los hinduistas, el Buda de los budistas (...) y el redentor de toda la humanidad5».

Éstos son sólo cuatro de los muchos personajes proféticos que han aparecido en los últimos 150 años; sea cual sea nuestra opinión acerca de ellos, la verdad es que consiguieron hacer cosas asombrosas. Aparte de estos profetas y sanadores positivos, que nunca hicieron daño a nadie, existe una multitud de figuras negativas: profetas del fin del mundo que llevan años diciéndonos que todos deberíamos estar muertos ya. La idea del fin del mundo ha sido una idea continua desde tiempos inmemoriales; pero el mundo mismo no se la cree.

4 Eggenstein, K.: Unknown Prophet Jakob Lorber, Valkyrie Publishing House, 1979.

5 Mirza Mubarak Ahmad: Der Verheissene Messias, 1977.
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   ...   50

similar:

Índice iconIndice ( irá al índice general) II. Factores de riesgo 4

Índice iconÍndice

Índice iconÍndice

Índice iconÍndice

Índice iconIndice

Índice iconÍndice

Índice icon1.Índice

Índice iconIndice

Índice iconÍndice

Índice iconÍndice




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com