7. Bibliografía Bibliografía citada




descargar 183.27 Kb.
título7. Bibliografía Bibliografía citada
página4/6
fecha de publicación06.08.2016
tamaño183.27 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Ley > Bibliografía
1   2   3   4   5   6

4. El modelo personalista aplicado a la bioética


El hombre es persona porque es el único ser en el que la vida posee capacidad de ‘reflexionar’ sobre sí mismo, capaz de autodeterminación, y es el único ser capaz de descubrir el sentido de la cosas y de la vida y de protagonizar de algún modo su propio morir. Esta persona vale en sí misma y por sí misma y no en razón de otra cosa; único ser visible que no pertenece a la categoría de los bienes útiles o instrumentales y por ende se resiste a ser tratada como medio. Se podría decir que el personalismo ontológicamente fundado, es para el momento actual, la filosofía que más esperanza ofrece a los hombres. ¿Por qué esta afirmación tan singular? Por que entendemos que el hombre es defendido aquí en todas sus dimensiones: espiritual, psíquica, corpórea, social, etc. El hombre es persona por el hecho de ser humano, con independencia de su capacidad de ejercitar determinados comportamientos o de ejercitar funciones específicas como la volición, la percepción o la racionalidad. Por tanto, el hombre es más que sus actos; se es persona, incluso en el extremo de que no se comporte como persona. Es una totalidad física, psíquica, espiritual, social. La espiritualidad, el elemento metafísico, es la condición y el fundamento de lo psíquico, de lo físico y social [Agazzi 1993: 23-27].

La concepción ontológica de la persona es lo que distingue al personalismo de las demás concepciones existentes en bioética. Insiste en que el ser humano en cualquier etapa de su vida, desde la inicial hasta la final, ha de recibir el respeto que merece la dignidad personal. El embrión, el feto, el recién nacido, el niño, merece el respeto pleno que se le otorga a la persona. Los ancianos, los disminuidos físicamente, los dementes, los enfermos en coma, los pacientes terminales, merecen el respeto propio de la dignidad personal porque sencillamente son personas humanas. Esta es la posición de la bioética personalista, según la cual la realidad de la persona humana es el punto de referencia moral inmediato e ineludible, medida entre lo lícito y lo ilícito. Este personalismo no se confunde con el individualismo subjetivista, concepción que subraya la capacidad de autodecisión como único elemento clave de la persona. El personalismo fundado ontológicamente, sin negar la capacidad de elección en el que consiste tantas veces el drama humano, afirma que existe prioritariamente, un estatuto objetivo y esencial (ontológico) de la persona. Esta es un espíritu encarnado o cuerpo espiritualizado, que vale por lo que es y no sólo por lo que elije.

Por el solo hecho de existir, todo ser humano debe ser promovido y respetado. Se debe excluir la introducción de criterios de discriminación, en cuanto a la dignidad, en base al desarrollo biológico, psíquico, cultural o estado de salud.

Como se puede apreciar, lo que es afirmado aquí es la igual dignidad de todo ser humano, por el solo hecho de haber venido a la vida[2]. Frente a este principio, quedan en segundo lugar la inteligencia, la belleza, la edad, la enfermedad o la raza. Todo hombre vale por sí mismo, y es la «única criatura amada por Dios por sí misma» [Concilio Vaticano II, Constitución Gaudium et Spes, n. 24]. La dignidad de la persona es una perfección constitutiva e intrínseca, es decir, depende de la existencia y características de su ser, no de la posesión o capacidad de ejercicio de esas u otras cualidades. Dicho de otro modo, se es persona o no se es, de manera radical, pero no se puede ser más o menos persona. La dignidad no es una concesión de la comunidad civil: es algo estable y propio de la naturaleza humana [Torralba 2005Requena 2008]. No es el sano, joven o fuerte quien es “más” persona, y el enfermo o anciano o débil “menos” persona. Por tanto, los planteamientos como el aborto selectivo[3] o la eutanasia, que limitan la condición de personas y la correspondiente dignidad a la posesión efectiva de ciertas cualidades (conciencia de sí, autodeterminación, calidad de vida satisfactoria), son de suyo incorrectos [Spaemann 1997].

A cada ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, se le debe reconocer la dignidad de persona. Este principio fundamental expresa el gran “sí” al don de la vida humana, que debe ser puesta al centro de la reflexión ética sobre la investigación biomédica.

La bioética personalista mira con esperanza la amplia gama de investigaciones biomédicas, y es una meta que los resultados de las mismas se pongan también a disposición de quienes trabajan en las áreas más pobres y azotadas por las enfermedades, para afrontar las necesidades más urgentes y dramáticas desde el punto de vista humanitario. Por eso mismo una base ontológica personalista permite el desarrollo de una ética de virtudes, en cuanto hábitos operativos que buscan el bien integral de los seres humanos, especialmente los más vulnerables y desvalidos. En cierto modo, la primera deuda es y será la deuda social. Los sistemas de salud han de privilegiar al enfermo indefenso. La bioética personalista privilegia al enfermo y abre las investigaciones a la acogedora perspectiva de incluir los más vulnerables y quienes sufren marginación.
1   2   3   4   5   6

similar:

7. Bibliografía Bibliografía citada icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

7. Bibliografía Bibliografía citada icon3. Bibliografía citada 24

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografía

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografía

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografía

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografía

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografía

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografíA

7. Bibliografía Bibliografía citada iconBibliografía




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com