Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias




descargar 0.98 Mb.
títuloArtículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias
página13/20
fecha de publicación24.10.2016
tamaño0.98 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   20

(Trabajadores informales como proporción del total – 13 ciudades)



Fuente: Dane.
La informalidad es un problema central debido no sólo a su impacto sobre el bienestar de la población (acceso a la seguridad social y empleo de calidad) sino también a que se constituye como una importante barrera al crecimiento y la eficiencia, con la consecuente implicación sobre la productividad y el crecimiento económico. Según Hamann y Mejía (2011), un sector informal relativamente grande perjudica la productividad de la economía, ya que la informalidad usualmente viene acompañada de un precario acceso al sistema financiero de tal forma que, ante una disponibilidad limitada de recursos propios, las firmas informales no alcanzan su escala óptima de producción.
Cárdenas y Mejía (2007) argumentan también que la falta de acceso a recursos del sistema financiero por parte del sector informal, limita su capacidad de crecimiento y de inversión en nuevas tecnologías. De igual modo, las empresas informales no pueden hacer uso de bienes públicos como la justicia, la protección de derechos de propiedad y los programas gubernamentales de capacitación. Adicionalmente, Santa María y Soto (2009) argumentan que la informalidad tiene un impacto negativo sobre la generación de empleo y la calidad del mismo debido a que operan en una escala inferior a la óptima. En esencia, la evidencia parece demostrar que la informalidad limita la posibilidad de un mayor crecimiento económico e impide una reducción más rápida y consistente de la pobreza restringiendo así el desarrollo económico del país. Loayza (1996) muestra que en efecto, la informalidad generada entre otros factores por una regulación excesiva, reduce la tasa de crecimiento de la economía.
Dos fenómenos se pueden relacionar estrechamente con la informalidad laboral en Colombia: (i) una carga excesiva de costos no salariales que encarecen la incorporación de mano de obra en el sector formal y (ii) una reducida competitividad en ciertos sectores de la economía, los cuales limitan la expansión del aparato productivo formal, y la consecuente vinculación de trabajadores. El país requiere un sistema tributario que atienda ambos frentes, y la estrategia que se ha diseñado se enfoca en dos sentidos. Primero, mediante una reducción de los costos no salariales y segundo, mediante la corrección de fallas en el sistema impositivo que no contribuyen a la competitividad de costos de las firmas.
Primer fenómeno: Impuestos al empleo

Los desarrollos teóricos, así como la evidencia empírica asocian la informalidad a una regulación excesivamente costosa –manifestada en elevados costos laborales diferentes al salario-, algo que es respaldado por la evidencia encontrada en el mercado laboral colombiano por Santamaría et al. (2010), quienes señalan además que la tendencia de generar cargas adicionales para el empleador formal se ha incrementado a través del tiempo, particularmente en lo relacionado que toca con las contribuciones pensionales (Gráfico 11 y Grafico 12)


Gráfico 11: Costos no salariales (% del salario mensual)



Fuente: Santamaría et al (2010).


Gráfico 12: Composición de Costos no salariales (% del salario mensual)



Fuente: Santamaría et al (2010).
Adicionalmente, con base en respuestas de 210 empresarios (105 formales y 105 informales) de los sectores de comercio, industria y servicios en Bogotá y Medellín, Santa María y Rozo (2008) confirman que, según los empresarios encuestados, el paso más difícil en el proceso de crecimiento y formalización de una empresa es la formalización del contrato laboral de sus empleados, debido a los altos costos asociados a la nómina.
El incremento de los costos salariales ha generado segmentación en el mercado laboral entre formales e informales especialmente desde el año 1993, con la entrada en vigencia de la ley 100. El concepto de segmentación se refiere a que la falta de oferta del mercado asalariado formal impulsa los individuos a desplazarse al sector de cuenta propia de forma involuntaria, con escasa probabilidad de crecimiento y formalización futura. Fiess et al. (2002) y Santa María (2005) plantean que cuando el salario relativo formal/informal y el empleo formal/informal se mueven en la misma dirección, no existe evidencia de segmentación laboral. En el caso contrario, existe alguna rigidez en el mercado laboral que no permite que se demande el empleo formal ofrecido. En efecto, el análisis desarrollado en Santa María y Rozo (2008) con base en las Encuestas Integrada y Continua de Hogares para el periodo 1984 a 2006, revela que en Colombia el mercado laboral presenta segmentación entre ambos sectores (formal e informal) desde el año 1993.
En lo que se refiere a la formalidad empresarial, Hamann y Mejía (2011) argumentan que los costos asociados a operar en el sector formal comprenden: (i) mayores costos laborales, ya que en el sector formal las empresas deben pagar el salario mínimo así como los aportes al sistema de seguridad social; (ii) el costo del pago de impuestos sobre las utilidades de le empresa; y (iii) los costos fijos de montar la empresa y liquidarla. La calibración de los autores permite afirmar que los costos de operar en el sector formal actúan como una barrera para la entrada de las empresas al sector formal.
En su modelo, Hamann y Mejía (2011) muestran el impacto positivo que tendría sobre la formalización empresarial políticas direccionadas a la reducción de la carga impositiva de las empresas, la reducción de los costos no laborales y la reducción de los costos de crear una nueva empresa en el sector formal. Según el trabajo, si la tasa de impuestos se reduce de 48,3% (tasa actual de la economía colombiana) a 38,4% (tasa promedio de América Latina) el sector formal crecería 34% mientras que reducirla a 30% (promedio del G7) lo aumentaría en 77%. Así mismo, encuentran que si el costo laboral fuera igual en el sector formal que en el informal, el tamaño relativo de sector formal crecería 72%. Por último, Hamann y Mejía (2011) encuentran que la reducción en los costos de crear una nueva empresa en el sector formal tiene efectos importantes sobre la informalidad. Los autores muestran que disminuyendo el costo de entrada de Colombia al nivel promedio observado en Latinoamérica aumenta un 33% el tamaño del sector formal mientras que reducirlo al nivel de promedio del G7 conduce a un sector formal más de cien veces mayor que el informal.
De igual forma, Rozo (2008) estudia teóricamente cuál sería el efecto de reducir los costos laborales no salariales sobre la producción y el mercado laboral formal e informal en Colombia. En un modelo de equilibrio general Rozo (2008) evalúa el efecto que tendría una reducción en los costos no salariales compensando esta caída con un incremento del impuesto a la renta. Los resultados indican que una reducción de 1% en los costos laborales no salariales compensada con un aumento promedio de 1.4% en el impuesto de renta genera un incremento promedio de 0,7% y 1,4% en el empleo y la producción del sector formal, y una reducción de 0,8% y de 1,1% en las mismas variables del sector informal, respectivamente.
Segundo fenómeno: Ineficiente carga tributaria en las empresas

La formalidad total de una empresa requiere no sólo pagar las prestaciones sociales a sus empleados, sino también obtener el registro mercantil, llevar contabilidad y pagar impuestos. Por esto, junto con la modificación de los costos no salariales, que conducen a la formalización laboral, es necesario implementar medidas que disminuyan el costo de declarar y pagar impuestos para que más empresas empiecen a cumplir con estos deberes.
En efecto, la excesiva complejidad dificulta la gestión de los impuestos y ocasiona altos costos para el contribuyente y la administración tributaria. El Estatuto Tributario es el resultado de múltiples modificaciones parciales, adicionadas de manera desordenada y anti técnica. Cuenta con 6 libros y 881 artículos y se han identificado más de 100 artículos que se encuentran en leyes por fuera del Estatuto. Esto por sí mismo no resultaría problemático si no implicara al mismo tiempo una complejidad en la presentación de la información tributaria. Enfrentar el fenómeno de la ineficiencia tributaria supone facilitar no solo la relación entre el contribuyente y la administración de impuestos, y en particular en lo que toca con la sencillez de las declaraciones tributarias para las personas y pequeñas firmas, sino en la misma estructura tarifaria.
En el caso particular del IVA existen multiplicidad de tarifas que dificulta su aplicación y gestión. Además de la tasa general del 16 por ciento, hay cinco tasas adicionales (1,6%, 10%, 20%, 25% y 35%), así como exenciones (bienes gravados a tarifa del 0%) y exclusiones (bienes y servicios que no están sujetos al impuesto). En el caso de los bienes y servicios gravados con una tarifa inferior a la general, es posible descontar el IVA de los insumos únicamente hasta el monto de la tarifa del bien final, pese a que los insumos estén gravados a la tarifa general. En el caso de los bienes exentos, es posible recuperar el IVA pagado en sus insumos sin límite alguno. Sin embargo, el proceso de devoluciones castiga fuertemente la caja de los agentes, en particular de las pequeñas y medianas empresas, para quienes es más costosa. De otra parte, el proces de devoluciones también genera eventos de fraude, en los que se reclaman devoluciones ficticias, incrementando los costos de administración.
En el caso de los bienes finales excluidos no pueden recuperar el IVA de los insumos, lo cual eleva sus costos y el precio del bien.
Así la aplicación del IVA resulta bastante compleja para vendedores que realizan simultáneamente operaciones gravadas, exentas y excluidas, e incentiva la evasión del impuesto mediante diversas prácticas como el registro de operaciones gravadas a la tarifa general como operaciones exentas o a tarifas inferiores y manipulaciones contables para incrementar los créditos de IVA.
En general el sistema actual del IVA eleva los costos de cumplimiento de los responsables del impuesto, y los asociados a la administración y control por parte de la DIAN.
2.3. Vínculo entre la desigualdad e informalidad
El perfil de ingresos de los trabajadores según la formalización de sus actividades representa un vínculo entre los dos problemas fundamentales de la economía colombiana, y en los que se concentra esta propuesta de reforma tributaria; la desigualdad y la informalidad. En efecto, la movilidad social de la población con menores ingresos está condicionada en forma importante por la calidad del empleo, no sólo por la existencia de mejores salarios en el sector formal, sino también por una mayor garantía de los derechos laborales, y por un mejor acceso a servicios financieros, entre otros (Marulanda, 2006).
Las barreras a la formalidad, en esencia, obligan a los individuos a una vinculación al sector informal que conducen a bajos ingresos laborales a lo largo de su vida. Esto impide a los jefes de hogar mejorar las condiciones de vida de sus familiares, con lo que queda atrapados en trampas de pobreza. Entre tanto, los trabajadores formales crean círculos virtuosos en sus familias. Mejores salarios implican mejor educación y con ello mayor probabilidad de ingresar al mercado laboral como trabajadores formales. Para el conjunto de la sociedad sucede que, mientras la familia con un jefe de hogar vinculado al sector informal permanece atrapada en trampas de pobreza, la familia con jefe de hogar del sector formal logra movilizarse socialmente, todo lo cual termina profundizando la brecha de ingresos que origina la desigualdad.
Un hecho de gran relevancia es que esto es particularmente cierto en el caso de los trabajadores con escaso nivel de educación. Esta población enfrenta brechas salariales sustancialmente mayores que el resto. Cálculos del DNP, a partir de cifras del DANE, revelan que, mientras que los ingresos de un informal con estudios universitarios representan cerca de la mitad del salario de un empleado formal, esta proporción para el caso de un trabajador sin estudios alcanza apenas un 35%; con estudios de primaria la proporción asciende a un 38% y con secundaria a un 42% (Gráfico 13).
Gráfico 13: Ingresos informales / Ingresos formales (por nivel educativo)



Fuente: DNP con base en Dane.
La valoración que hace la demanda de trabajo de este fenómeno ha hecho que durante los últimos años el empleo informal no asalariado haya crecido en una forma muy notoria, particularmente en la porción de empleados sin estudios superiores, mientras que el empleo asalariado ha permanecido casi constante parea este mismo nivel de formación (López H., 2010) (Gráfico 14).


Gráfico 14: Empleo sin educación superior (siete ciudades)



Fuente: López H. (2010).

Este fenómeno ha afectado particularmente a aquellos empleados que únicamente cuentan con estudios secundarios. En efecto, el Gráfico 15 muestra el caso de dos trabajadores promedio colombianos que en el año 2002 tenían 22 años y contaban con el mismo nivel de estudios. En ese entonces uno de ellos se encontraba vinculado al sector formal mientras que el otro trabajaba en la informalidad. En 2011, ambos trabajadores tienen 31 años. El primero ha tenido un incremento salarial de $180 mil, mientras el segundo, tan sólo de $110 mil. El cálculo indica que no sólo se mantuvo la desigualdad entre ambos trabajadores a través del tiempo sino que incluso se profundizó la diferencia en perjuicio del ascenso social del trabajador informal.
Gráfico 15: Ascenso económico (ingresos de individuo que en 2002 tenía 22 años)



Fuente: DNP, con base en DANE.

2.4. La urgencia de actuar: efectos de la revaluación de la moneda sobre los sectores productivos
Uno de los factores más preocupantes para el desarrollo de esquemas de generación de empleo formal es la pérdida de participación en el PIB de sectores intensivos en mano de obra como son agricultura e industria (Gráfico 16). Lo anterior como consecuencia, entre otros factores, de la persistente apreciación del peso que se ha acentuado desde finales de 2009 y que es síntoma de la llamada “enfermedad holandesa”, originada en la bonanza de ingresos por cuenta de la expansión de la actividad minero-energética3.

La pérdida de productividad atribuible a este fenómeno en sectores que tradicionalmente son generadores de empleo formal podría llevar a un desplazamiento de mano de obra hacia la economía informal. En efecto, como se muestra en el Gráfico 17, en 2011 cerca del 80% de los trabajadores del sector agrícola son informales y en la industria, este porcentaje es cercano al 50%.
Por lo tanto, es prioritario afrontar el alto grado de informalidad en los sectores productivos a través de estímulos directos a la contratación de mano de obra formal. Una reducción importante de los impuestos al empleo contribuye no sólo a mejorar la competitividad de la economía sino también es un importante estímulo para la creación de empleo formal en estos sectores.


Gráfico 16: PIB minero, industrial y agropecuario (% del PIB)



Fuente : DANE


Gráfico 17: Empleo informal según sectores

(% del empleo total)



Fuente: DNP

1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   20

similar:

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconEl presente listado ha sido elaborado con los fondos disponibles...

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias icon46 del Decretoley 1295 de 1994 y el 5o de la Ley 361/97. Articulo...

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconContribuciones al pensamiento

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconLos científicos y sus contribuciones

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconCalificacion de invalidez

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconC/ Pavía Fernández, 126, San Sebastián

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconNum. 126. Moción antifracking de izquierda unida

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconConteste las preguntas 126 a 130 de acuerdo con la siguiente informacióN

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconPor el cual se adopta el Manual Único para la Calificación de la Invalidez

Artículo 126 deducción de contribuciones a fondos de pensiones de jubilación e invalidez y fondos de cesantias iconUn artículo sobre el tema de la utilización del Power Point. Son...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com