Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor




descargar 28.17 Kb.
títuloRelaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor
fecha de publicación27.10.2016
tamaño28.17 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos

RELACIONES SEXUALES ANTES DEL MATRIMONIO - POSTURA A FAVOR

Relaciones sexuales antes del matrimonio

Postura a favor

Introducción

En diversas culturas del mundo se tienen distintas percepciones de lo que significa el sexo y como debe ser tratado este tema ante en la comunidad. Siendo una actividad que se ejecuta comúnmente entre dos personas y que puede resultar en el nacimiento de un nuevo ser vivo, existen cientos de opiniones públicas acerca del correcto desarrollo y método que debe seguirse para que un individuo pueda involucrarse a nivel sexual con otra persona. Muchas ideas son aceptadas por la sociedad en general y se crea un código de comportamiento que hace que ciertas actitudes sean mal vistas, como la pérdida de la virginidad antes de un matrimonio formal. El sexo es una actividad natural del hombre, que a pesar de su amplio liberamiento en las últimas décadas, sigue siendo fuertemente criticado y satanizado ante los ojos de la sociedad. El tabú que se ha generado alrededor de las relaciones sexuales convierte a este bello acto en un símbolo de lo incorrecto y lo inmoral. Como resultado de esta prohibición nos enfrentamos a diversas consecuencias que repercuten en la salud mental y física de los individuos que conforman esta sociedad. La falta de información y comunicación sobre el tema del desarrollo y la salud sexual se convierten en grandes problemas para la gente que no recibe ningún tipo de orientación y el concepto que les fue enseñado sobre el sexo como un acto impúdico los conflictúa entre el deseo y la culpa.

Antecedentes - Sexualidad y Matrimonio

La historia del sexo en la humanidad es sumamente larga y compleja aunque es con el antiguo testamento de los judíos y después, en la edad media, con el poder de la Iglesia cristiana cuando la idea del matrimonio monógamo tomó fuerza y se empezó a tomar el deseo sexual como inapropiado aunque en otros puntos geográficos o épocas tenía mucha más aceptación. Según Vera-Gamboa (1998) antes de estas etapas el ser humano tuvo dos facetas: la primera era cuando no había sedentarismo y el humano tenía sexo con cualquier persona de su tribu pues el objetivo era la reproducción y la segunda fue cuando el hombre logró manejar la agricultura y ganadería para formar pequeños poblados y aquí se empezó el matrimonio con la única finalidad de mantener el patrimonio familiar, sin embargo, el sexo fuera del matrimonio no era ningún problema. También menciona que en otras civilizaciones como Egipto y Grecia el sexo sí tenía fines de placer y diversión aunque solo para los hombres, mientras que las mujeres eran consideradas solo como “portadoras de hijos”. Fue hasta la edad media cuando la iglesia calificó de “demoníaco” al deseo sexual de los hombres y se empezó a considerar cualquier tipo de relación sexual que no tuviera como fin la reproducción como una enfermedad sexual. Incluso se creía que “el exceso de relaciones sexuales reducía la vida del hombre y lo volvía idiota” y la iglesia tenía tanta fuerza en la época que no permitían a los pobladores olvidar que “el sexo era una desafortunada necesidad y no algo que se pudiera disfrutar”.

Ahora bien, si no hubiera sido por la religión probablemente la percepción que se tenía del sexo en la antigüedad sí se hubiera ido modificando conforme avanzara el tiempo aunque se ve difícil que llegara a ser tan mal visto como lo fue gracias a la influencia de la Iglesia. El hecho de que las mujeres fueran minimizadas en tiempos antiguos no significa que el sexo fuera malo pues ellas no tenían muchos otros derechos tampoco, lo que importa aquí es que sí se permitió el sexo fuera del matrimonio durante siglos y nunca tuvo repercusiones negativas para ningún hombre. El cambiar la mentalidad de los hombres fue una estrategia que usó la Iglesia para mantener controladas a las poblaciones.

“A finales del siglo XV aparecen en Europa los primeros indicios de enfermedades de transmisión sexual, conocidas entonces como enfermedades venéreas y que fueron consideradas un castigo celestial por los excesos sexuales” (Vera-Gamboa, 1998).

La Iglesia supo aprovechar circunstancias como éstas aunadas a la ignorancia de la población para mantener el desprecio por las relaciones sexuales durante muchos años más.

En la actualidad las conductas y preferencias sexuales de los seres humanos han evolucionado dando lugar a categorías de parejas y familias totalmente nuevas que no cuadran con el concepto anteriormente establecido por las normas sociales sobre la vida en matrimonio. Desde un inicio el matrimonio es mal interpretado dado que se refiere a la unión eterna de una pareja con el principal fin de amparar a la mujer y a los hijos que resulten de esta unión. El término matrimonio proviene del latín y tenía su significado en el Derecho Romano como el derecho que adquiere la mujer que lo contrae para ser madre dentro de la legalidad. (López, J., s.f.) En ese contexto nuestra tradición cultural ha entendido que la sexualidad tiene como único fin la reproducción de la especie, y que ésta sólo tiene sentido dentro del matrimonio, que tiene como principal finalidad traer hijos e hijas al mundo. Sin embargo en el presente se sabe que se dan y siempre se han dado muchas manifestaciones sexuales que nada tienen que ver con el deseo de reproducción; expresiones que también suponen experiencias positivas y gratificantes y que van cambiando de formas y significados a medida que una persona va cumpliendo años. (Hernández, G. y Jaramillo, C., 2003, p. 28)

Hoy en día además existen familias creadas a partir de una pareja homosexual, monoparentales y reconstruidas, entre otras. Estas nuevas estructuras familiares no cumplen con las bases convencionales del matrimonio a pesar de que sí cumplen con las características de una relación humana íntima como la interacción, autoridad, cariño y comprensión, (Peña, R., 2013) que las hace mantenerse sin necesidad de un contrato establecido ya que cada pareja y familia que se forma tiene distintos intereses y necesidad que ya no aplican a dicho acuerdo. La estandarización de las relaciones entre humanos es prácticamente imposible y hasta hoy, que la institución del matrimonio está regulada claramente por costumbres más o menos ancestrales, o por leyes religiosas o civiles, (Villegas, M. y Mallor, P., 2006, p. 38) que limitan y fuerzan a ciertos individuos que no encajan en ese estándar a intentar incorporarse a ese sistema engañandose a ellos mismos y finalmente resultando en malos matrimonios debido a la falta de conocimiento sobre sus parejas o sobre sus propios deseos.

Virginidad y factores de presión social

La virginidad, el principal personaje en lo que se refiere a llegar al matrimonio sin actividad sexual previa, es actualmente considerada un concepto anticuado que no debería ser razón para categorizar a las personas. Los jóvenes del presente definen a la virginidad como una actitud o una mentalidad. (Uribe, J. Covarrubias, K. y Andrade, P., 2008, p. 79)

“Actualmente se observa la aceptación de la “no virginidad” de la mujer, en la medida en que se concibe que la virginidad “no está en el himen”. Se trata de la pérdida del valor social y personal de la virginidad, no ser virgen en la mujer tiende a ser mejor valorado entre ellas y, gradualmente, mejor aceptado por ellos.” (Uribe, J. Covarrubias, K. y Andrade, P., 2008, p. 80)

La virginidad, por lo tanto, ya no es un factor vital para el matrimonio, y a su vez el matrimonio deja de convertirse en una razón para conservar la virginidad.

El miedo y el halo de indebido que se ha formado alrededor del sexo tiene consecuencias para la salud y termina causando grandes problemas que confunden y frustran a quienes lo sufren. Factores como son el temor al embarazo, al dolor, una crianza con padres muy rígidos con respecto al sexo y una educación religiosa y/o social muy estricta respecto a la restricción de la intimidad sexual; todo esto predispone a que la persona en su edad adulta tenga limitada su capacidad de placer sexual. (Gorguet, 2008, p.62) El no tener relaciones sexuales previas al matrimonio podría resultar en el desarrollo de trastornos sexuales como es el caso de esta mujer de veinte años casada, ama de casa, quien sufre de vaginismo:

“Llevo dos años y medio de matrimonio, no tengo hijos y nunca he podido ser penetrada por mi esposo, él es mi primera pareja sexual, me pongo muy nerviosa solo de pensar en eso. Mis padres nunca me hablaron sobre el sexo y mis amiguitas me decían que eso es muy doloroso”. (Gorguet, 2008, p.64)

Este caso obedece a factores psicológicos del desarrollo, ya que el temor a sentir dolor al realizar el coito genera evitación sexual y ocasiona el trastorno. “Masters y Johnson sostenían la hipótesis de que para profundizar y comprender las complejidades de la sexualidad humana, el individuo necesita previamente aprender anatomía, fisiología sexual y manejar datos biológicos y sociológicos.” (Gorguet, 2008, p.95).

Educación Sexual

Ante la ley en nuestro país al cumplir dieciocho años nos volvemos adultos legalmente independientes y responsables de todo lo que hagamos. Es parte de la maduración humana el llegar a esta edad y enfrentarse con las responsabilidades y decisiones que marcarán nuestro futuro y eso no es solo qué carrera estudiar o dónde trabajar sino también el buscar una pareja y tener o no relaciones sexuales con esa persona. Aunque muchas personas opinen que alguien tan joven no puede tomar decisiones coherentes o correctas a tan corta edad, lo único que pueden es aconsejar u orientar a la juventud, no decidir por ellos y es necesario que los jóvenes vean con seriedad el tema de la sexualidad porque están en todo su derecho de decidir si quieren o no empezar su vida sexual antes del matrimonio. (Jiménez, 2002). Nos parecería disparatado vivir en un país donde a los dieciocho años se te permite beber, fumar o incluso votar sabiendo que a esa edad somos inmaduros, pero no se respete la decisión de alguien por mantener relaciones sexuales, independientemente de si es con alguien del mismo sexo o del sexo opuesto. Así como se habla con los niños sobre fumar, beber y votar, también se debe hablar y enseñar a la juventud sobre el sexo para orientarlos a tomar la mejor decisión.

“Una comprensiva educación sexual y reconocer nuestro propia habilidad para tomar importantes decisiones, son aspectos críticos para que los adolescentes que se harán adultos, sostengan relaciones y conformen la salud futura de nuestra comunidad. Este asunto es de cierto urgente para los latinos, que registran las tasas más elevadas de embarazos de adolescentes.” (Diario La Prensa, 2009).

Es cierto que el llevar una vida sexual activa puede derivar en problemas como embarazos no planeados o enfermedades de transmisión sexual si no se toman las precauciones debidas pero por eso existen medidas para prevenir este tipo de desafortunados acontecimientos. El uso de métodos anticonceptivos nos da la posibilidad de tener relaciones con nuestra pareja con un riesgo sumamente menor. De acuerdo a Mary Gavin, una escritora americana, el condón tiene un 98% de eficiencia contra embarazos y protege de enfermedades de transmisión sexual así como otros, como las pastillas anticonceptivas tienen un 99% de eficiencia y si se juntan con otras medidas anticonceptivas como el calendario entonces se vuelve mucho más seguro el practicar el sexo. Cabe mencionar también que hay otros métodos anticonceptivos como el lavado vaginal que no se recomienda debido a su poca eficiencia. Sin embargo, aunque existen este tipo de productos que nos ayudan a llevar una planificación familiar más a nuestra conveniencia (que no solo debe tomarse en cuenta antes del matrimonio sino también después de la boda), no hay que olvidar que el riesgo de embarazo o contagio de enfermedades venéreas nunca deja de estar presente a menos que se use el método de abstinencia y así como podemos decidir iniciar nuestra vida sexual antes del matrimonio también debemos asumir la responsabilidad en caso de meter la pata.

Beneficios de una vida sexual activa

Aunque muchos no lo crean, el mantener relaciones sexuales con frecuencia genera en el ser humano beneficios físicos y psicológicos. Según CNN México los beneficios que podemos obtener por tener sexo más seguido son notables pues de acuerdo a resultados del hospital Royal Edinburgh en Escocia las personas que tienen sexo más regularmente se ven entre cuatro y siete años más jóvenes de lo que en realidad son y es que el sexo “aumenta la producción de hormona del crecimiento humana, que mejora la tonificación muscular” además de que mejora el autoestima de quien lleva una vida sexual más activa. También es un buen ejercicio pues al tener sexo el ritmo cardíaco puede aumentar de 70 a 150 pulsaciones por minuto, lo que aumenta la cantidad de calorías que quemamos. Sorprendentemente al llevar a cabo un estudio en la Universidad de Pensilvania los resultados marcan que los universitarios que tenían relaciones cada semana tenían mayores niveles de inmunoglobulina A, una sustancia que fortalece nuestro sistema inmunológico y nos ayuda a mantenernos sanos. (Kerner, 2011). El llevar una vida sexual muy activa no es sólo por diversión sino que también es para cuidar nuestra salud, estos efectos aplican para hombres y mujeres de cualquier edad y de hecho es recomendable el practicar el sexo más de una vez por semana y no solo por el mejoramiento de la salud sino también del crecimiento del autoestima y la confianza que genera en un activo.

Para continuar es fundamental mencionar que nuestro cuerpo segrega una hormona llamada oxitocina, producida durante la excitación sexual y los orgasmos, y es muy importante para defender nuestro punto de vista porque su presencia genera beneficios importantes a la salud. De acuerdo a Mario Caba, investigador de la Universidad Veracruzana la oxitocina nos sirve para regular múltiples funciones de nuestro cuerpo. Por ejemplo: cuando nosotros segregamos una cantidad mayor de esta hormona nuestros niveles de presión arterial, ansiedad y hormonas del estrés disminuyen considerablemente. También genera en nuestro cuerpo un sentimiento de bienestar y nos ayuda a conciliar más fácilmente el sueño pues esta hormona nos mantiene relajados, por eso mucha gente se duerme fácilmente después de hacer el amor. “La oxitocina es también fundamental para desarrollar el apego, la confianza y la empatía”. La oxitocina es una de las sustancias biológicas más importantes que genera nuestro cuerpo, hombres y mujeres la generamos aunque las mujeres en cantidades mayores debido a que en el embarazo producen una cantidad enorme y por eso sienten tanto apego a sus bebés, a pesar de lo hermoso que es esto no es lo que nos importa en este momento sino el hecho de que cuando una pareja hace el amor la oxitocina que generan ambos los hace más cercanos, los hace sentirse más cómodos juntos y en pocas palabras fortalece la relación.

Conclusión

Cada persona debería tener la libertad de elegir cómo, cuándo y con quién relacionarse íntimamente. Las necesidades y estructuras de las relaciones humanas han evolucionado con los años, por lo que el código de conducta en sociedad y la mentalidad sobre las tradiciones que deben seguirse deben evolucionar de igual manera y abrirse paso hacia nuevas perspectivas basándose en el libre acceso a la información. Las personas deben recibir una educación completa e imparcial sobre su desarrollo sexual para que éstas pueda por sí mismas tomar una decisión informada y fundamentada sobre su propia vida al momento de alcanzar la madurez.

Referencias

Caba, M. (2003). Oxitocina: la hormona del amor materno. Revista de divulgación científica y tecnológica de la universidad veracruzana. Recuperado de: http://www.uv.mx/cienciahombre/revistae/vol16num1/articulos/oxitocina/oxittocina.htm

Gavan, M. (2013). Birth Control Methods: How well do they work?. Kids Health. Recuperado de: http://kidshealth.org/teen/sexual_health/contraception/bc_chart.html#

Gorguet, I. (2008). Comportamiento sexual humano. Oriente. Santiago de Cuba

Hernández, G. y Jaramillo, C. (2003). La educación sexual de la primera infancia - Guía para madres, padres y profesorado de Educación Infantil. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. España

Jiménez, M. (2002). Educar para la responsabilidad social. Universidad Construye País. Recuperado de: http://www.spring-alfa-pucv.cl/wp-content/uploads/2013/03/Educar-para-la-responsabilidad-social-universitaria-Monica-Jimenez.pdf

Kerner, I. (2011). El sexo frecuente ayuda a mantener la juventud y ser más longevo. CNN noticias. Recuperado de: http://mexico.cnn.com/salud/2011/02/18/el-sexo-frecuente-ayuda-a-mantener-la-juventud-y-ser-mas-longevo

La verdad sobre el sexo y los jóvenes/The truth about sex and teens. (2009). El Diario La Prensa. Disponible en: Biblioteca digital Tecnológico de Monterrey, http://0-search.proquest.com.millenium.itesm.mx/docview/368674329/8CDD9CB68DCC4723PQ/15?accountid=11643

López, J. (s.f.). El Concepto del Matrimonio. Seminario de Derecho civil. UNAM

Peña, R. (9 de noviembre del 2013). Hay sobrevaloración de la familia, expone sicólogo. Infor Diario Digital Sureste. Recuperado de http://www.infonor.com.mx/index.php/radio/6/56558-hay-sobrevaloracion-de-la-familia-expone-sicologo

Uribe, J. Covarrubias, K. y Andrade, P. (diciembre 2008) La cultura sexual de los colimenses aspectos característicos de la cultura local. Época II. Vol. XIV. Núm. 28, Colima, pp. 61-95

Vera-Gamboa, L. (1998). Historia de la sexualidad. Revista Biomedica. Universidad Autónoma De Yucatán. Mérida. p. 116-121.

Villegas, M. y Mallor, P. (2006). Consideraciones sobre la terapia de pareja a proposito de un caso. Revista de Psicoterapia. Vol. XXI. Núm. 81. p. 38

similar:

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconSe pide a los interesados el favor de entregar su solicitud antes del 2 de abril, 2013

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconNombre: Ramón Leslie Fecha: 09/04/10 Grupo: 213 Equipo: 02
«chorro», ladrón, la palabra mas socorrida en el género. Continuamente hacen alusión a las relaciones sexuales

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconSe adopta decididamente el domicilio internacional como factor de...

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconMatrimonio y familia se relacionan entre sí como causa y efecto:...
«crisis», pues significa que algunos elementos son sustituidos por otros. Y es lógico que la familia se adapte a las sensibilidades...

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconLos canis, los quillos (o killos), los burracos, majolillos, anganos
«chorro», ladrón, la palabra mas socorrida en el género. Continuamente hacen alusión a las relaciones sexuales

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconSi realizáramos una brevísima tormenta de ideas entre un grupo de...
«adecuado», también resulta importante el modo en el que se permiten las relaciones sexuales, la regulación de la natalidad, la permisividad...

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconFiliacion y regimen de la patria potestad en caso de matrimonio entre...

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconEl plano frontal como referencia de la postura erguida

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconPremio a la Mejor Iniciativa en favor de la utilización del Español en Medicina (iuem)

Relaciones sexuales antes del matrimonio postura a favor iconEn humanos, la determinación del sexo se debe a la pareja de cromosomas sexuales X e Y. Son los




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com