Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural




descargar 280.94 Kb.
títuloDerecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural
página9/10
fecha de publicación29.10.2016
tamaño280.94 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Derechos a la vida y pena de muerte, aborto y eutanasia




  • DERECHO A LA VIDA Y PENA DE MUERTE. El reconocimiento del derecho a la vida conllevaría a la explicita prohibición de aplicar penas de muerte. Las penas capitales violan los derechos humanos en tres diferentes niveles:

a) es una patente contradicción con el derecho a la vida, en el sentido más estricto, biológico del término;

b) es una violación de las garantías procesales del imputado, porque vuelve insanable el error judicial e inaplicable el derecho al recurso;

c) viola la prohibición, universalmente reconocida, a la aplicación de penas crueles e inhumanas. La prohibición de aplicar penas de muerte, por lo tanto, pueden ser implícitas en declaraciones genéricas de derecho a la vida, a la integridad, y a la prohibición de penas crueles.


  • DERECHO A LA VIDA Y ABORTO. Uno de los temas más controvertidos y actuales acerca del derecho a la vida es su relación frente a las prácticas abortivas. Cabe señalar que no existe actualmente, en ninguna rama del saber, un acuerdo, ni siquiera básico, acerca de ese tema. El problema es entender exactamente quien es sujeto del derecho a la vida y si en su definición puede o no caber el feto. Los partidarios del aborto afirman que el concebido es un ser viviente, pero todavía no una persona, y por lo tanto sería excluido de la garantía. Otros contestan que todo ser humano es persona, tiene derecho a la personalidad y, por lo tanto, es plenamente sujeto del derecho a la intangibilidad de la vida.




  • DERECHO A LA VIDA Y EUTANASIA. La Eutanasia es la posibilidad de interrumpir el ciclo vital de una persona para acabar con el excesivo sufrimiento. Puede ser practicada con el consentimiento del enfermo mismo o de terceras personas (los familiares, por ejemplo). Los partidarios afirman que el derecho de vivir dignamente incluye el derecho a morir dignamente. Al otro lado hay quien proclama la irrenunciabilidad de los Derechos Humanos. Ambas posturas conllevan a dudas y cuestionamientos complejos: ¿El derecho a la vida es renunciable? Si no es renunciable, ¿podemos aceptar un derecho que obligaría su titular a hacer algo que no quiere hacer, o sea vivir? ¿Qué significa vida y muerte digna? ¿Cuándo el sufrimiento se puede considerar inaguantable? ¿Los terceros pueden decidir la eutanasia? ¿Qué relación hay entre eutanasia y homicidio?




  1. La eutanasia y la manipulación genética




  • DERECHO A LA VIDA Y EUTANASIA. La Eutanasia es la posibilidad de interrumpir el ciclo vital de una persona para acabar con el excesivo sufrimiento. Puede ser practicada con el consentimiento del enfermo mismo o de terceras personas (los familiares, por ejemplo). Los partidarios afirman que el derecho de vivir dignamente incluye el derecho a morir dignamente. Al otro lado hay quien proclama la irrenunciabilidad de los Derechos Humanos. Ambas posturas conllevan a dudas y cuestionamientos complejos: ¿El derecho a la vida es renunciable? Si no es renunciable, ¿podemos aceptar un derecho que obligaría su titular a hacer algo que no quiere hacer, o sea vivir? ¿Qué significa vida y muerte digna? ¿Cuándo el sufrimiento se puede considerar inaguantable? ¿Los terceros pueden decidir la eutanasia? ¿Qué relación hay entre eutanasia y homicidio?




  • DERECHO A LA VIDA Y MANIPULACIÓN GENÉTICA. Los avances técnico científicos de las últimas décadas han abierto horizontes impresionantes. Con la manipulación genética se pueden resolver enfermedades o malformaciones hasta ahora mortales. Sin embargo el uso indiscriminado de la genética puede resultar dañino para el respeto de algunos Derechos Humanos fundamentales.

Actualmente el único documento de carácter internacional que toma en cuenta el problema es la Recomendación 1100/1989 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre la utilización de embriones y fetos humanos para la investigación científica, del 02/02/89, cuyo artículo 4 hace referencia a la necesidad de establecer un equilibrio entre el principio de libertad investigación y el respeto a la dignidad humana inherente a toda vida. Toda persona tiene derecho a disfrutar de los avances de la técnica y de la ciencia, para que su vida y su integridad personal sean preservadas, y en su caso mejoradas.
Pero…., ¿qué significa mejorar la integridad física de las personas? ¿Eso no conllevaría a buscar una mejoría de la raza? ¿No autorizaría a eliminar desde la primera fase de gestación sujetos con características indeseadas?

Tema 11. El derecho a la Libertad
Contenido:

  1. Valor y límites de la libertad

  2. Libertad, verdad y ley natural

  3. Relación entre verdad, libertad y justicia

  4. La libertad en la CPE


Desarrollo:


  1. Valor y límites de la libertad


Del Compendio de Doctrina Social de la Iglesia tomamos los siguientes textos relacionados el tema:

135 El hombre puede dirigirse hacia el bien sólo en la libertad, que Dios le ha dado como signo eminente de su imagen: 251 « Dios ha querido dejar al hombre en manos de su propia decisión (cf. Si 15,14), para que así busque espontáneamente a su Creador y, adhiriéndose libremente a éste, alcance la plena y bienaventurada perfección. La dignidad humana requiere, por tanto, que el hombre actúe según su conciencia y libre elección, es decir, movido e inducido por convicción interna personal y no bajo la presión de un ciego impulso interior o de la mera coacción externa ».252

El hombre justamente aprecia la libertad y la busca con pasión: justamente quiere —y debe, formar y guiar por su libre iniciativa su vida personal y social, asumiendo personalmente su responsabilidad.253 La libertad, en efecto, no sólo permite al hombre cambiar convenientemente el estado de las cosas exterior a él, sino que determina su crecimiento como persona, mediante opciones conformes al bien verdadero: 254 de este modo, el hombre se genera a sí mismo, es padre de su propio ser 255 y construye el orden social.256

136 La libertad no se opone a la dependencia creatural del hombre respecto a Dios.257 La Revelación enseña que el poder de determinar el bien y el mal no pertenece al hombre, sino sólo a Dios (cf. Gn 2,16-17). « El hombre es ciertamente libre, desde el momento en que puede comprender y acoger los mandamientos de Dios. Y posee una libertad muy amplia, porque puede comer “de cualquier árbol del jardín”. Pero esta libertad no es ilimitada: el hombre debe detenerse ante el “árbol de la ciencia del bien y del mal”, por estar llamado a aceptar la ley moral que Dios le da. En realidad, la libertad del hombre encuentra su verdadera y plena realización en esta aceptación ».258

137 El recto ejercicio de la libertad personal exige unas determinadas condiciones de orden económico, social, jurídico, político y cultural que son, « con demasiada frecuencia, desconocidas y violadas. Estas situaciones de ceguera y de injusticia gravan la vida moral y colocan tanto a los fuertes como a los débiles en la tentación de pecar contra la caridad. Al apartarse de la ley moral, el hombre atenta contra su propia libertad, se encadena a sí mismo, rompe la fraternidad con sus semejantes y se rebela contra la verdad divina ».259 La liberación de las injusticias promueve la libertad y la dignidad humana: no obstante, « ante todo, hay que apelar a las capacidades espirituales y morales de la persona y a la exigencia permanente de la conversión interior si se quieren obtener cambios económicos y sociales que estén verdaderamente al servicio del hombre ».260

  1. Libertad, verdad y ley natural


Siguiendo con el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia retomamos el tema desde la relación existente entre libertad, verdad y ley natural en los textos siguientes:
138 En el ejercicio de la libertad, el hombre realiza actos moralmente buenos, que edifican su persona y la sociedad, cuando obedece a la verdad, es decir, cuando no pretende ser creador y dueño absoluto de ésta y de las normas éticas.261 La libertad, en efecto, « no tiene su origen absoluto e incondicionado en sí misma, sino en la existencia en la que se encuentra y para la cual representa, al mismo tiempo, un límite y una posibilidad. Es la libertad de una criatura, o sea, una libertad donada, que se ha de acoger como un germen y hacer madurar con responsabilidad ».262 En caso contrario, muere como libertad y destruye al hombre y a la sociedad.263

139 La verdad sobre el bien y el mal se reconoce en modo práctico y concreto en el juicio de la conciencia, que lleva a asumir la responsabilidad del bien cumplido o del mal cometido. « Así, en el juicio práctico de la conciencia, que impone a la persona la obligación de realizar un determinado acto, se manifiesta el vínculo de la libertad con la verdad. Precisamente por esto la conciencia se expresa con actos de “juicio”, que reflejan la verdad sobre el bien, y no como “decisiones” arbitrarias. La madurez y responsabilidad de estos juicios —y, en definitiva, del hombre, que es su sujeto— se demuestran no con la liberación de la conciencia de la verdad objetiva, en favor de una presunta autonomía de las propias decisiones, sino, al contrario, con una apremiante búsqueda de la verdad y con dejarse guiar por ella en el obrar ».264

140 El ejercicio de la libertad implica la referencia a una ley moral natural, de carácter universal, que precede y aúna todos los derechos y deberes.265 La ley natural « no es otra cosa que la luz de la inteligencia infundida en nosotros por Dios. Gracias a ella conocemos lo que se debe hacer y lo que se debe evitar. Esta luz o esta ley Dios la ha donado a la creación » 266 y consiste en la participación en su ley eterna, la cual se identifica con Dios mismo.267 Esta ley se llama natural porque la razón que la promulga es propia de la naturaleza humana. Es universal, se extiende a todos los hombres en cuanto establecida por la razón. En sus preceptos principales, la ley divina y natural está expuesta en el Decálogo e indica las normas primeras y esenciales que regulan la vida moral.268 Se sustenta en la tendencia y la sumisión a Dios, fuente y juez de todo bien, y en el sentido de igualdad de los seres humanos entre sí. La ley natural expresa la dignidad de la persona y pone la base de sus derechos y de sus deberes fundamentales.269

141 En la diversidad de las culturas, la ley natural une a los hombres entre sí, imponiendo principios comunes. Aunque su aplicación requiera adaptaciones a la multiplicidad de las condiciones de vida, según los lugares, las épocas y las circunstancias,270 la ley natural es inmutable, « subsiste bajo el flujo de ideas y costumbres y sostiene su progreso... Incluso cuando se llega a renegar de sus principios, no se la puede destruir ni arrancar del corazón del hombre. Resurge siempre en la vida de individuos y sociedades ».271

Sus preceptos, sin embargo, no son percibidos por todos con claridad e inmediatez. Las verdades religiosas y morales pueden ser conocidas « de todos y sin dificultad, con una firme certeza y sin mezcla de error »,272 sólo con la ayuda de la Gracia y de la Revelación. La ley natural ofrece un fundamento preparado por Dios a la ley revelada y a la Gracia, en plena armonía con la obra del Espíritu.273

142 La ley natural, que es ley de Dios, no puede ser cancelada por la maldad humana.274 Esta Ley es el fundamento moral indispensable para edificar la comunidad de los hombres y para elaborar la ley civil, que infiere las consecuencias de carácter concreto y contingente a partir de los principios de la ley natural.275 Si se oscurece la percepción de la universalidad de la ley moral natural, no se puede edificar una comunión real y duradera con el otro, porque cuando falta la convergencia hacia la verdad y el bien, « cuando nuestros actos desconocen o ignoran la ley, de manera imputable o no, perjudican la comunión de las personas, causando daño ».276 En efecto, sólo una libertad que radica en la naturaleza común puede hacer a todos los hombres responsables y es capaz de justificar la moral pública. Quien se autoproclama medida única de las cosas y de la verdad no puede convivir pacíficamente ni colaborar con sus semejantes.277

143 La libertad está misteriosamente inclinada a traicionar la apertura a la verdad y al bien humano y con demasiada frecuencia prefiere el mal y la cerrazón egoísta, elevándose a divinidad creadora del bien y del mal: « Creado por Dios en la justicia, el hombre, sin embargo, por instigación del demonio, en el propio exordio de la historia, abusó de su libertad, levantándose contra Dios y pretendiendo alcanzar su propio fin al margen de Dios (...). Al negarse con frecuencia a reconocer a Dios como su principio, rompe el hombre la debida subordinación a su fin último, y también toda su ordenación tanto por lo que toca a su propia persona como a las relaciones con los demás y con el resto de la creación ».278 La libertad del hombre, por tanto, necesita ser liberada. Cristo, con la fuerza de su misterio pascual, libera al hombre del amor desordenado de sí mismo,279 que es fuente del desprecio al prójimo y de las relaciones caracterizadas por el dominio sobre el otro; Él revela que la libertad se realiza en el don de sí mismo.280 Con su sacrificio en la cruz, Jesús reintegra el hombre a la comunión con Dios y con sus semejantes.

  1. Relación entre verdad y libertad


Y como último punto de nuestro tema, continuando con el Compendio de Doctrina Social de la Iglesia, revisemos los textos relacionados a la verdad y la libertad:
197 La doctrina social de la Iglesia, además de los principios que deben presidir la edificación de una sociedad digna del hombre, indica también valores fundamentales. La relación entre principios y valores es indudablemente de reciprocidad, en cuanto que los valores sociales expresan el aprecio que se debe atribuir a aquellos determinados aspectos del bien moral que los principios se proponen conseguir, ofreciéndose como puntos de referencia para la estructuración oportuna y la conducción ordenada de la vida social. Los valores requieren, por consiguiente, tanto la práctica de los principios fundamentales de la vida social, como el ejercicio personal de las virtudes y, por ende, las actitudes morales correspondientes a los valores mismos.426

Todos los valores sociales son inherentes a la dignidad de la persona humana, cuyo auténtico desarrollo favorecen; son esencialmente: la verdad, la libertad, la justicia, el amor.427 Su práctica es el camino seguro y necesario para alcanzar la perfección personal y una convivencia social más humana; constituyen la referencia imprescindible para los responsables de la vida pública, llamados a realizar « las reformas sustanciales de las estructuras económicas, políticas, culturales y tecnológicas, y los cambios necesarios en las instituciones ».428 El respeto de la legítima autonomía de las realidades terrenas lleva a la Iglesia a no asumir competencias específicas de orden técnico y temporal,429 pero no le impide intervenir para mostrar cómo, en las diferentes opciones del hombre, estos valores son afirmados o, por el contrario, negados.430

b) La verdad
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconE. Derecho Penal Mínimo, Derecho Penal de II y III velocidad, la...

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconLos objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad...

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural icon¿Cara o cruz? Azar y selección natural

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconParejas homosexuales y transexuales: su derecho a la seguridad juridica....

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconObjetivos: Reflexionar sobre el derecho a la salud como un derecho...

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconFacultad de derecho departamento de derecho civil y de familia

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconEn el lado derecho, una especie de construcción inacabada que no...

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconTeoria de los contratos conexos. Algunas de sus aplicaciones. Especial...

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconSelección natural
«costo» de la selección natural,2, ySewall Wright, quién elucidó sobre la selección y la adaptación,3

Derecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema 1: contextualizacion del derecho natural iconUniversity of California Santa Cruz




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com