El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se




descargar 0.66 Mb.
títuloEl nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se
página1/11
fecha de publicación18.01.2016
tamaño0.66 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Prof: Lic. Igdalí Sánchez Córdova***7769-6782; 2532-5795; Email: igdalief2_8@yahoo.com

Introducción

 

 

I – El Nombre “Pentateuco”.

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del AT: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se haya en las Escrituras, sino que fue introducido posteriormente. De ahí que es saludable entender cómo le llamaban los judíos a los primeros cinco libros y cuál es el origen histórico de la palabra “Pentateuco”.

 

 A- El Nombre Judío.

Para los judíos, la primera división del canon sagrado del Antiguo Testamento esto es, los primeros cinco libros, es conocida como Torah, es decir, La Ley. La palabra hebrea Torah viene de la raíz yara, “aventar” o “disparar”, y significa “dirección”, “ley”, “instrucción” o “enseñanza”. Es decir que para los judíos esta sección era conocida como una unidad, no como cinco libros.

 

Es interesante notar cómo se describe esta sección en el Antiguo Testamento:

  • La ley: Jos.8:34; Esd.10:3; Neh.8:2,7,14; 10:34,36; 12:44; 13:3; 2Cr.14:4; 31:21; 33:8.

  • El libro de la Ley: Jos.1:8; 8:34; 2Re.22:8; Neh.8:3.

  • El libro de la ley de Moisés: Jos.8:31; 23:6; 2Re.14:6; Neh.8:1.

  • El libro de Moisés: Esd.6:18; Neh.13:1; 2Cr.25:4; 35:12.

  • La ley de Jehová: Esd.7:10; 1Cr.16:40; 2Cr.31:3; 35:26.

  • La ley de Dios: Neh.10:28,29.

  • El libro de la ley de Jehová: 2Cr.17:9; 34:14.

  • El libro de la ley de Jehová su Dios: Neh.9:3.

  • La ley de Moisés siervo de Dios: Dn.9:11; Mal.4:4.

 

En el Nuevo Testamento, al Pentateuco le llaman de manera similar:

  • El libro de la ley: Ga.3:10.

  • El libro de Moisés: Mr.12:26.

  • La Ley: Mat.12:5; Lc.16:16; Jn.7:19.

  • La ley de Moisés: Lc. 2:22; Jn.7:23.

  • La ley de Jehová: Lc.2:23,24.



Todas estas expresiones permiten pensar que de hecho estos cinco libros formaban uno solo. Como bien apunta Young, estas expresiones describen muy bien al Pentateuco porque hacen énfasis en la legislación, la Ley; indican que está en forma permanente, el Libro; dirigen la atención hacia su escritor humano, Moisés; y apuntan hacia el Autor Divino, Jehová, quien es Dios.[1]

 

Para los judíos “la ley” o la Tora era la parte más importante del Antiguo Testamento y se le atribuía mayor autoridad y santidad que a los Profetas y a los Escritos, quizás porque fue el dedo de Dios que escribió sobre las tablas de Moisés en el Monte Sinaí.
B- El Nombre Actual.

La palabra “Pentateuco” proviene del griego pentáteuchos que se compone de dos partículas: (Penta = “cinco”; teuchos = “tomo”). La palabra puede ser traducida como “(libro) de cinco volúmenes” o “que consiste en cinco rollos”.

 

Una opinión muy generalizada es que la traducción griega del AT, la Septuaginta[2] o versión de los LXX fue quien introdujo la innovación de dividir la ley de Moisés en los cinco libros. Hay quienes piensan que esta división pudo haberse originado un corto tiempo antes de la LXX (que fue traducida para el 250 a.C.), pero en cualquier caso, fue la Septuaginta la primera versión en mostrar los nombres de Génesis, Exodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Ahora bien, en cuanto al uso de la palabra Pentateuco, se le atribuye a Orígenes (185 a 254 d.C.) utilizada por primera vez cuando dice “del Pentateuco de Moisés”. Tertuliano lo usó en latín como nombre propio, Pentatucos (Adversus Marcionem).

 

El Nombre Pentateuco apela a la unidad de los cinco libros.

Es muy importante tener en cuenta la unidad de esta sección de la ley de Moisés. Los libros del Pentateuco no son “libros” en el sentido moderno de la palabra[3], como entidades independientes y completas en sí mismas, sino que fueron concebidas y estructuradas como partes de una unidad mayor. De ahí que el término “Pentateuco” además de conveniente se convierte en necesario, para enfatizar esta unidad.

 

Sin embargo, teniendo en cuenta esta unidad, la división en cinco partes desde Génesis hasta Deuteronomio es importante, no sólo por razones prácticas de manejo del contenido, sino porque existen evidencias que sugieren que estos cinco “libros” son subdivisiones originales en el material escrito por Moisés. Algunos comentaristas insisten en que no fue la Septuaginta quien hizo la primera división, sino que la división en cinco partes es obra original de Moisés. De hecho, muchos manuscritos hebreos daban como título a cada sección las primeras palabras que iniciaban en cada división. Esto es:

  • En el principio” (Génesis)

  • Estos son los nombres” (Éxodo)

  • Y El llamó” (Levítico)

  • En el desierto” (Número)

  • Estas son las palabras” (Deuteronomio)

Algunos eruditos judíos se refirieron al Pentateuco como “las cinco quintas partes de la Ley”, y a cada libro o sección se le llamó una quinta parte”.
II – El autor: Moisés.

 

Existe un testimonio convincente para respaldar la opinión de que Moisés escribió el Pentateuco. Veamos algunas evidencias.


  1. Evidencias Internas en el Pentateuco.

 

El mismo Pentateuco registra que Moisés escribió este conjunto de libros. Recordemos que estos cinco libros formaban una sola unidad (un solo libro – la ley de Moisés) hasta que la traducción Griega o Septuaginta los dividió en cinco libros por separado.

 

Siendo que el Pentateuco formaba una sola unidad, tomaremos las citas de cualquiera de sus libros para aplicarla al conjunto. Ex. 17:14; 24:4; 34:27; Num.33:1-2; Deut. 31:9, 24.

 

  1. Evidencias Externas al Pentateuco.

    1. En el Antiguo Testamento: Jos.1:7-8; 23:6; Jue.3:4; 1Rey.2:3; 2Rey.14:6; 2Cr.25:4; Esd.3:2; 6:18; Neh.8:1; Dan.9:11-13.

    1. En el Nuevo Testamento:

a)     Testimonio de Cristo: Mat.19:8 (Cf. Deut.24:1-4); Mat.8:4; Mar.7:10; Lc.16:31; 24:27,44; Jn.5:4-6).

b)     Testimonio de los apóstoles: Hch. 3:22 (Cf. Deut.18:15-16; Hch.13:39).

    1. Tradición: Desde el tiempo de Moisés hasta cerrar el canon del NT, tanto judíos como cristianos creyeron que Moisés fue el autor.

 

  1. La Capacitación de Moisés para escribir el Pentateuco.

    1. Capacidad intelectual: Criado en toda la sabiduría de los egipcios (Hch.7:22)

    2. Conocimiento de los hechos: Testigo presencial de la mayor parte de los acontecimientos.

    3. Autoridad espiritual: Mantuvo una íntima comunión con Dios al punto de que recibió revelaciones especiales (por ejemplo Ex.34:5-6).

    4. Como hebreo tenía acceso a genealogías y tradiciones orales y escritas de su pueblo.


 

III. Algunas objeciones de la Alta Crítica a la paternidad literaria de Moisés.

Es saludable para todo estudiante conocer de manera general que la Biblia ha sobrevivido por muchos siglos el ataque feroz de hombres impíos que han tratado en vano de poner en duda la inspiración plenaria y verbal de Dios, o han querido cuestionar el origen y las fuentes de autoridad de las Escrituras.

 

A. La Alta Crítica y la Baja Crítica

Es importante aclarar que la Biblia no tiene ningún tipo de error en cuanto a sus manuscritos originales (llamados “autógrafos). Pero es completamente comprensible que al pasar de copia en copia encontremos errores humanos de los copistas en cuanto a caracteres o palabras. Es imposible para un ser humano copiar un libro entero sin cometer algún error de copiado (si no lo creen, inténtelo para que lo pueda comprobar).

En ese sentido se le llama Alta Crítica a cierta disciplina dedicada a estudiar los problemas relacionados con la paternidad literaria y la pureza del texto de los libros de la Biblia. En otras palabras, tratan de descubrir la fecha de cada libro, su autor, su propósito y las características del estilo y el lenguaje. Se preguntan cuáles son las fuentes originarias de los documentos bíblicos, cuestionan cada una si son dignas de confianza, etc.

 

Por otro lado la Baja Crítica o Crítica Textual se enfoca en la tarea de restaurar el texto original sobre la base de las copias imperfectas que han llagado a nuestras manos, tratando de depurar las evidencias provistas por las diferentes versiones, donde los manuscritos existentes discrepan unos de otros, y por medio de un método científico tratar de llegar a lo que probablemente fue la terminología utilizada por el autor original.

 

Tanto la Alta Crítica como la Baja Crítica pueden arrojar mucha luz sobre las Escrituras si se aplica con reverencia y seriedad. De ahí que los padres de la iglesia, los reformadores y los eruditos cristianos han realizado estos estudios con mucho beneficio. Sin embargo, los críticos alemanes bajo la influencia del racionalismo de la época llegaron a conclusiones que atentan contra la integridad de las Escrituras en el caso de que fueran comprobables. Estos rechazaban todo elemento milagroso y estaban prejuiciados con otras filosofías contrarias al cristianismo como la del filósofo Hegel. Así que teniendo este contexto, podemos decir que hace dos siglos, eruditos de tendencia racionalista pusieron en duda que el Pentateuco fue escrito por Moisés y desarrollaron una Teoría Documentaria de la Alta Crítica considerando al Pentateuco como una compilación de documentos redactados en tiempos de Esdras alrededor del 444 a.C. Sin embargo, los eruditos conservadores rechazaron abiertamente esta teoría documentaria porque fue considerada absurda y carente de evidencia externa. No se presentó evidencia de literatura, ni de la tradición hebrea como para sostenerla, de modo que un estudio serio del Pentateuco no puede concluir con que sea la obra de la época de Esdras.

 

Con todo, es importante reconocer que es probable que Moisés se auxiliara de notas biográficas, genealogías y tradiciones escritas por los patriarcas ya que Moisés menciona “el libro de las generaciones de Adán” en Gn.5:1. Como dice Pablo Hoff, “no debemos extrañarnos de que Dios tal vez haya guiado a Moisés a incorporar tales documentos en sus escritos.”[4]

 

Adicionalmente, también se reconoce que hay algunas añadiduras y retoques de poca importancia de palabras arcaicas realizados a la obra original de Moisés. Por ejemplo:

  • El relato de la muerte de Moisés (Deut.34) sería escrito por otra persona. El Talmud, libro de los rabinos, lo asigna a Josué.

  • Gn.14:14. En este texto de Génesis le llama Dan a la ciudad de Lais narrando acerca de Abraham en un momento cuando no existía ni Isaac, ni Jacob ni Dan. La explicación de esto se puede atribuir a notas aclaratorias o cambios de nombres geográficos arcaicos (nombres de la época del 3500 a.C. hacia atrás) que se introdujeron para hacer más claro el relato. (ver Jue.18:29). Estas diferencias se pueden atribuir a notas aclaratorias de los copistas, o cambios de nombres geográficos arcaicos, que se introdujeron para hacer más claro el relato. Algunos especulan que algunos cambios serían actualizados por el profeta Samuel. En cualquier caso, estos retoques en las copias no son relevantes en cuanto a la integridad del texto, y la evidencia interna y externa muestra contundentemente que Moisés fue su autor.

 

IV. Tiempo histórico que cubre el Pentateuco

 

Se estima que Abraham es de la época del 2,166 a.C. pero el tiempo que transcurrió desde que Dios creó a Adán hasta el momento en que aparece Abraham es incierto. Algunos estiman 2000 años desde Adán hasta Abraham, lo cual nos daría unos 6,000 años de existencia de la Tierra (2000 de Adán a Abraham + 2000 de Abraham al nacimiento de Cristo + 2000 después del nacimiento de Cristo).

 

En cuanto al Pentateuco, si la estimación anterior es correcta, estaríamos hablando de un lapso histórico de unos 2770 años, desde el origen de la creación hasta la preparación del pueblo de Israel para entrar a Canaán, esto es, desde Adán hasta la muerte de Moisés en el 1230 a.C.

 

La temática histórica que cubre el Pentateuco es uno de los elementos que destacan su unidad como un solo volumen a pesar de sus diversos temas. El Pentateuco trata de manera consistente, coherente y unificada los siguientes temas:

  • La promesa de Dios

  • La elección de Dios

  • La liberación del pueblo de Dios

  • El pacto de Dios con su pueblo

  • La Ley de Dios

  • La tierra prometida

 

Todo esto es tratado en los cinco libros en el espacio de tiempo que comprende la creación hasta que el pueblo de Israel se prepara para entrar en la tierra prometida.

 

V. El escenario geográfico del mundo bíblico

 

Se ignora dónde estuvo específicamente el Huerto del Edén o el Paraíso donde Dios puso a Adán. Sin embargo, Génesis menciona que varios ríos lo regaban, siendo algunos de ellos muy conocidos para nosotros, como el caso del Tigris y el Éufrates (Gn.2:14). De manera que es plausible suponer que la cuna de todas las civilizaciones nació en la meseta de Mesopotamia, que significa “tierra entre ríos”, y que se conoce como aquel territorio de Babilonia precisamente entre los ríos Tigris y Eufrates.

 

Fue también de Mesopotamia, de la ciudad de Ur de los caldeos, desde donde Dios llamó a Abram (a quien luego se le cambió el nombre a Abraham), el cual tuvo un recorrido pasando por Harán (Padan-Aram) muy al norte de lo que hoy es Siria, y luego viajó al sur, atravesando todo el territorio de Canaán, pasando por Hebrón hasta el Negev, y viajando hasta Egipto. Abraham vivió 38 años en el Negev, después de la muerte de Sara y cuando murió a los 175 años fue enterrado con su esposa en la cueva de Macpela, en Hebrón.

 

De manera que la historia de Israel comienza en Babilonia, pasando por Canaán, Egipto, todo el desierto del Sinaí, conquistando Canaán, luego siendo deportados a Asiria y Babilonia, y luego regresando a su tierra de Canaán 400 años antes de Cristo en la misma área donde su patriarca Abraham fue enterrado.

 


Canaán – Israel – Palestina – “La Tierra Prometida”

El nombre de “Palestina” no era conocido en la época que Abraham llegó a esta región, aunque ciertamente ya en ese momento, 2000 antes de Cristo, era un puente importante entre los centros culturales y políticos de ese momento. Pero el nombre de Palestina realmente fue inventado por los griegos y el imperio romano para llamarle a todo el territorio habitado por los israelitas.

 

El término Palestina se deriva o es una corrupción de la palabra Filistea, nombre de la estrecha franja dominada por los filisteos (Ex.15:14; Is.14:29,31). Realmente los antiguos hebreos daban el nombre de Canaán a la tierra comprendida al oeste del Jordán. Después de la conquista de Josué, toda la región recibió el nombre de Israel (1S.13:19; 1Cr.22:2; Mat.2:20), aunque cuando el reino se dividió en tiempos de Roboam hijo de Salomón, la porción Norte con las 10 tribus era “Israel” y la sur con Judá y Benjamín era “Judá”. En Hebreos 11:9 se le llama “Tierra prometida”. Pero después de los inicios de la era cristiana, los griegos y romanos le llamaban Palestina. Así que lo más correcto sería llamarle la tierra de Canaán o de Israel o Tierra prometida. Para los judíos, Israel era la nación, la zona geográfica era llamada simplemente “la tierra”.

 

Límites y extensión.

El territorio que ocupaban los hebreos se extendía, de sur a norte desde Cades-barnea hasta el Hermón. Desde el oeste hasta el este iba desde el Mediterraneo al desierto oriental con excepción de la llanura filistea y del país de Moab. Luego de la repartición de las tribus de Israel ellos expresaban los límites de su país con la expresión “desde Dan hasta Beerseba” (más de 240 km).
[1] Young, Edward. Una Introducción Al Antiguo Testamento. T.E.L.L. Michigan, USA, 1991, p.31.

[2] Durante el período de Ptolomeo II Filadelfo (285 a.C. – 246 a.C.) uno de los príncipes del reino griego de Egipto, se confecciona la Septuaginta, que es la versión griega del Antiguo Testamento. La traducción se hizo para satisfacer la demanda de una población judía que hablaba griego y quería las Escrituras. La Septuaginta se conoció por primera vez en la ciudad de Alejandría (en Egipto). Durante el tiempo del Señor Jesucristo esta traducción circulaba ampliamente entre los judíos de la dispersión en el mundo mediterráneo, y se convirtió en la Biblia de la Iglesia Cristiana primitiva, siendo ampliamente citada en el texto del Nuevo Testamento.

[3] Es interesante que la palabra “libro” se vino a utilizar cuando los pergaminos comenzaron a encuadernarse a manera de códice para facilitar su lectura, orden y almacenamiento. Por eso, cuando leemos un texto cuya referencia es antes de los códices, y aparece la palabra “libro” debe entenderse que se ha traducido esta palabra para facilitar la comprensión del lector, pero literalmente esta palabra no existía en el original hebreo cuando Moisés escribió, sino que se utilizaba la palabra hebrea “séfer” o “sifrá” que literalmente se puede traducir como “escrito” o “escritura”. Por ejemplo, Josué 1:8 “nunca se apartará de tu boca este libro…” sería “esta escritura” (hebreo séfer). Véase el hebreo en Strong 5612.

[4] Hoff, Pablo. El Pentateuco. Editorial Vida, Miami, USA, 1978, p.15. Para un estudio más profundo en el tema de la Alta Crítica, recomendamos el libro de Gleason Archer, Reseña Crítica de una Introducción al Antiguo Testamento; Editorial Portavoz, Grand Rapids, Michigan, USA, 1987.


Tema. Introducción al Libro de Génesis

Introducción

El libro de Génesis sirve de introducción tanto para el Pentateuco como para la Biblia completa. La influencia de este libro en las Escrituras está demostrada porque es citado más de 60 veces en el Nuevo Testamento y cientos de veces se hace alusión a Génesis tanto en el Antiguo como en el Nuevo Pacto.

La cronología de la historia de la redención que comienza en Génesis 3 no se completa hasta Apocalipsis 21 y 22 donde el reino de los cielos compuesto por los creyentes redimidos es descrito pictóricamente de forma gloriosa.
I – El Nombre “Génesis”.
 A- El Nombre Judío. (“En el principio”)

Como habíamos mencionado en el tema anterior, aunque fue la traducción griega del AT (la Septuaginta) quien nombró los primeros cinco libros de la ley de Moisés, muchos comentaristas insisten en que la división en cinco partes es obra original de Moisés ya que cada una de estas secciones estaba delimitada y tenía un nombre hebreo, conforme a la frase con que comenzaba el libro. En el caso de la sección correspondiente a Génesis, su nombre hebreo era B‘rêshith, que significa “en el principio”, que es la frase con la que comienza el libro.

 

B- El Nombre Actual. (“Génesis”).

El título “Génesis” proviene de la forma como la Septuaginta traduce Gn.2:4 “Este es el libro de los geneseos de los cielos y de la tierra”, así como los demás textos que hablan de los orígenes: Gn.5:1; 6:9; 10:1; 11:10; 11:27; 25:12; 25:19; 36:1, 9; 37:2.

 

La palabra griega “génesis” significa “origen”, “fuente”, “generación”, y ha sido adoptada por la inmensa mayoría de las traducciones como título del libro.

 

II – El Tema Central.

 

A. Como una unidad literaria:




“El origen de todo, (excluyendo al Creador), y la historia de las generaciones primitivas”.

 

B. Como unidad teológica comprendida en toda la Biblia

“Dios comienza la redención escogiendo un pueblo”.


III. Importancia del libro de Génesis.

 

A. Es el registro de los orígenes.

Génesis contiene el único recuento confiable y verdadero sobre el origen del universo y todas las cosas. Narra sobre el origen del universo, de los seres vivos, de la raza humana, la institución del matrimonio, la institución del día de reposo, la institución del trabajo, narra sobre el origen del pecado cometido por el hombre, los juicios de Dios, el perdón de Dios y Su Promesa de salvación, sobre las primeras civilizaciones antiguas, la división de las lenguas, el origen del pueblo escogido por Dios, etc.

 

B. Es el semillero doctrinal de la Biblia.

Es llamado el “semillero doctrinal” porque Génesis contiene la simiente de muchas doctrinas que fueron reveladas posteriormente y de manera más clara en el NT, pero que encuentran su origen en el Génesis. Citamos algunos ejemplos:


  1. Hay más de 60 citas directas de Génesis en el NT y cientos de alusiones al mismo.

    1. Nuestro Señor Jesucristo lo confirma en sus relatos al hablar de:

                                                              i.      La creación del hombre y la mujer (Mt.19:4-6)

                                                            ii.      El asesinato de Abel (Lc.11:49-51)

                                                          iii.      El diluvio (Lc.17:26-27).

                                                           iv.      Abraham, Isaac y Jacob (Mt.22:32; Jn.8:56)

                                                             v.      La circuncisión de los patriarcas (Jn.7:21-23), Etc.

                                                          

    1. Pablo apela al libro de Génesis en doctrinas claves, por ejemplo:

                                                              i.      La caída del hombre (Cf. Gn.3 con Ro.5)

                                                            ii.      La institución del matrimonio (Gn.1-2; Col.4 y Ef.5)

                                                          iii.      El contraste entre el hijo de la promesa y el hijo de la ley

(Gn.16 y 21 Y Gal.4:25)


    1. La porción más citada es la correspondiente a Gn. 1 – 11 siendo la de mayor influencia en el NT con un centenar de referencias.




    1. No solo Nuestro Señor Jesucristo y Pablo, sino que cada autor del NT se refiere a Génesis 1 -11 en alguno de sus escritos.



  1. Génesis es el libro más citado por el resto de la Biblia. Ningún otro libro es tan frecuentemente citado por los demás.

 

C. Relata el nacimiento de un pueblo para Dios.

 

Génesis es importante teológicamente porque destaca que dentro del nacimiento de la humanidad, Dios escogió un linaje especial, no conforme a raza, lengua, tribu o nacionalidad, sino una descendencia espiritual que nació en el seno del pueblo de Israel. Génesis se enfoca en su interés particular de esa línea mesiánica, desde Adán, Abel, Set, Noé, Sem, Abraham, Isaac, Jacob, que luego vemos desarrollarse hasta la venida de Nuestro Señor Jesucristo como Mesías, y la inclusión de los gentiles en ese verdadero pueblo de Dios que es la iglesia. Se observa en el Génesis que siempre se sigue el linaje mesiánico y se le pone poca atención a las genealogías gentiles.

 

D. Relata en la mayor extensión de tiempo cronológico de la Escritura.

 

El libro de Génesis es importante y digno de considerar porque los acontecimientos que se relatan en él comprenden un período histórico más extenso que el resto de los acontecimientos bíblicos. El Génesis abarca más de 2,000 años mientras que el resto de la Biblia (desde Éxodo hasta Apocalipsis) abarca un máximo de 1,900 años, desde la muerte de José en el 1800 a.C. hasta la escritura de Apocalipsis en el 95 d.C.

 

 IV. Autor, Fecha y Tiempo que abarca el contenido del libro

 

A. Autor

Moisés es el autor indiscutible. Sin embargo, desarrollaremos las siguientes consideraciones con respecto al libro de Génesis.

 

Aunque el autor no es declarado en Génesis y aunque la época histórica de la narración inicia por lo menos 2,000 años antes de que naciera Moisés, tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo Testamento reconocen que Moisés es su autor. Recordemos que la “ley de Moisés” comprende los 5 libros, desde Génesis hasta Deuteronomio y era apreciada como una sola unidad, ya que no existía el concepto de “libro” independiente como lo tenemos hoy modernamente. La ley de Moisés constituía la unidad completa del Pentateuco.

 

  • Citas del AT: (Ex.17:14; Num.33:2; Jos.8:31; 1R. 2:3; 2R. 14:6; Esd 6:18; Neh.13:1; Dan.9:11, 13; Mal.4:4).

  • Citas del NT: (Mat.8:4; Mar.12:26; Luc.16:29; 24:27,44; Jn.5:46; 7:22; Hch.15:1; Rom.10:19; 1 Cor. 9:9; 2 Cor. 3:15).

 

La capacidad de Moisés para escribir según el AT lo hace un candidato altamente adecuado (Hch.7:22). No existen razones de peso para poner en dudas la autoría de Moisés.

 

B. Fecha y lugar de escritura

El trasfondo histórico de los eventos de Génesis comienza en Mesopotamia aunque es difícil determinar el momento histórico cuando el libro fue escrito. Israel escuchó por primera vez la escritura del Génesis de Moisés en algún momento antes de cruzar el Río Jordán y pasar a la Tierra Prometida (1280 a.C.) Pero siendo escrito por Moisés, posiblemente fue escrito después de la salida de Egipto en el 1240 a.C. Esto es difícil de precisar.

 

Génesis relata su narración en tres lugares geográficos distintos:

·        Mesopotamia (cap. 1 – 11)

·        Canaán o la Tierra Prometida (cap. 12 – 36)

·        Egipto (cap. 37 – 50)

 

C. Tiempo que abarca el contenido del libro

 El libro abarca probablemente unos 2,000 años desde la creación del mundo (4000 a.C.?) hasta la muerte de José en Egipto (1804 a.C.?).

 

Los tiempos que abarcan los escenarios históricos son los siguientes[1]:

 Tiempo

Lugar

Referencia en Génesis

Creación hasta 2091 a.C.

Mesopotamia

Gn. 1 – 11

2091 – 1898 a.C.

Canaán

Gn. 12 – 36

1898 – 1805 a.C.

Egipto

Gn. 37 – 50

 

Sin embargo, estas fechas son aproximadas. No hay manera de conocer el tiempo exacto por las siguientes consideraciones.

 

  • Las genealogías hebreas no siempre son totalmente completas porque omiten personajes menos importantes cuyos años no serían contabilizados al tratar de hacer la suma.

  • Algunos Pasajes no están en orden cronológico. Por ejemplo, la división de las diferentes lenguas se narra en el capítulo 11 pero en el 10:5 ya se habla de diferentes idiomas. Esto es común en muchos estilos literarios que hablan de un tema en general y luego continúan ampliando uno de los temas tratados anteriormente.

 

IV. Bosquejo del contenido de Génesis[2]

 

A. Bosquejo básico propuesto.

 

            I. Historia Primitiva (cap 1 al 11)

                        A. La Creación (cap 1 – 2)

                        B. La Caída (cap 3)

                        C. Civilización Prediluviana (cap 4 – 5)

                        D. El Diluvio (cap 6 – 9)

                        E. Civilización Postdiluviana (cap 10 – 11)

            II. Historia Patriarcal (cap 12 al 50)

A. Abraham (cap 12 – 25)

B. Isacc y Jacob (25:19 – 36:43)

C. José (Gn.37 – 50)

 

B. Fórmula del Todedot.

Según la estructura literaria, el libro se divide en diez secciones. La clave de esta forma externa es la “fórmula de toledoth”: “Estos son los descendientes (o la historia)” que utiliza la palabra hebrea tôlet, que significa “descendiente o historia o generaciones”. Los siguientes textos serían las diez divisiones literarias: Gn.2:4; 5:1; 6:9; 10:1; 11:10; 11:27; 25:12; 25:19; 36:1; 37:2. Esta división hebrea es según las generaciones que narra y de la observación de estos pasajes y de la forma en que se vinculan entre sí se desprende la intención del autor de organizar la historia. De hecho, en el anexo 1 mostramos el bosquejo de John MacArthur al libro de Génesis, quien dice tomar como base esta estructura literaria del libro.

  

V. Resumen del Libro

En este libro de los comienzos, Dios se revela a sí mismo como un Dios completamente diferente al de los dioses del mundo. El autor no tiene ningún interés en demostrar la existencia de Dios, sino que lo da por sentado: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra”.

  Los fundamentos teológicos son revelados desde el principio incluyendo a Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo, el hombre, el pecado, la redención, el pacto, la promesa, Satanás y sus ángeles, el Reino de Dios, Israel, el juicio y las bendiciones.

  La historia primitiva (Génesis 1–11) revela los orígenes del universo, los comienzos del tiempo y del espacio y muchas de las primeras experiencias de la raza humana tales como el matrimonio, la familia, la Caída, el pecado, la redención, el juicio y las naciones.

 

La historia patriarcal (Génesis 12–50) explicaba a Israel cómo ellos vinieron a existir como familia cuyos ancestros pueden ser observados hasta Heber (de donde vendría el vocablo “Hebreo” en Gén.10:24,25) y aún más remotamente hasta Sem, el hijo de Noé (de ahí los “Semitas” en Gen.10:21).

 

El pueblo de Dios pudo entender no solamente la historia de sus ancestros y familiares, sino también el origen de sus instituciones, costumbres, idiomas, y diferentes culturas, especialmente las experiencias humanas más básicas como el pecado y la muerte.

 

Debido a que ellos se estaban preparando para entrar a Canaán y despojar de sus tierras a los habitantes cananeos, Dios reveló en el Génesis el trasfondo de su enemistad. Además ellos debían comprender las bases reales para la guerra que ellos irían a declarar a la luz del conocimiento que ellos iban a adquirir en cuanto a la inmoralidad del asesinato de acuerdo a los otros 4 libros de la ley que Moisés estaba escribiendo.

 

Lo más importante es que los judíos comprenderían una porción selecta de la historia del mundo y el trasfondo de Israel como nación como fundamento por el cual ellos estarían dispuestos a vivir bajo el liderazgo de Josué en la tierra que previamente había sido prometida al patriarca del principio, a Abraham.

 

Génesis 12:1-3 establece un foco primario en las promesas de Dios para Abraham. Esto enfocaba la visión del mundo entero de Génesis 1 – 11 a una nación pequeña, Israel, a través de la cual Dios progresivamente cumpliría su plan redentor. Esto explica la misión de Israel que diría más adelante el profeta Isaías de ser “luz de los gentiles” (Is.42:6). Dios les prometió una tierra, descendientes, y bendiciones. Esta promesa de tres componentes se convirtió en la base del pacto con Abraham (Gn.15:1-20).

 

Es interesante que todo el escenario teológico que Génesis relata, se completa en el último libro de la Biblia, el Apocalipsis. El primero se corresponde y mantiene la unidad con el último. En el libro de Génesis, Dios echa del Paraíso al hombre, y en Apocalipsis este paraíso perdido es restablecido. El problema de la caída de Gn.3 es resuelto en el Apocalipsis “y no habrá más maldición” (Ap.22:3)… “estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones” (Ap.22:1-5) y ellos participarán de las bodas del Cordero usando ropas lavadas con la sangre del Cordero (Ap. 22:14).

 
VI. Principios de Interpretación

 

Al leer el Génesis muchas personas no creyentes se aventuran a interpretar de manera arbitraria o caprichosa la narración divina. Algunos dicen que estas narraciones no son históricas sino fábulas del pueblo judío; otros dicen que son representaciones ficticias de la religión; otros tratan de adecuar la narración a las hipótesis que algunos científicos enuncian sin haberlas demostrado, etc. ¿Cómo debemos entonces interpretar el libro de Génesis?

 

Tres maneras que NO debemos interpretar, y luego diremos cómo sí lo debemos interpretar.

 

A- No debemos interpretar Alegóricamente.

El libro de Génesis claramente se observa que es un libro de historia de las descendencias o las genealogías de personas que existieron realmente. No debemos interpretarlo como una “alegoría” ficticia.

 

Ahora bien, cuando Pablo dice en Gal.4:24 que Agar y Sara representan una alegoría, no está diciendo que este hecho no fue histórico, sino más bien que al considerar ese hecho histórico podemos ver una alegoría o ilustración de lo que significa confiar en las obras de la ley para la salvación o confiar por la fe sola en la providencia de Dios por medio de la gracia de Dios a través de Jesucristo. El hecho de que Pablo inspirado por el Espíritu Santo haya utilizado este acontecimiento como una ilustración, no elimina la realidad del hecho histórico que ocurrió en esa ocasión. Es como el caso de Nuestro Señor Jesucristo en la barca y en medio de la tormenta, que, siempre y cuando expliquemos el texto en su contexto histórico, podemos “ilustrar” esa tormenta con las pruebas que nos trae la providencia, y cómo debemos confiar en el Señor.

 

B- No debe interpretarse de forma Tipológica.

 

Un “tipo” es una figura acerca de una persona o evento. Por ejemplo, cuando Abraham le dio los diezmos de todo a Melquisedec, este sacerdote representaba un “tipo” de Cristo. O cuando los israelitas se circuncidaban, esto puede ser tipificado con el bautismo cristiano, como una señal de ser un creyente bajo el pacto de gracia.

 

No todo el Antiguo Testamento es tipológico, pero contiene muchos tipos, o si queremos llamarlo de otra manera, muchas “alusiones” al Mesías que habría de venir más adelante.

 

C- No debe interpretarse acomodando el texto a las hipótesis científicas.

 

La Biblia no es un manual de ciencias, y la manera de pensar de los destinatarios de las Escrituras originales no tenían en sus mentes un esquema del método científico de los últimos tiempos. En ese sentido, cuando la Biblia hace uso de figuras literarias como por ejemplo “desde donde nace el sol hasta donde se pone el sol…” no está hablando de la posición del sol respecto a la tierra, no está diciendo que es el sol quien se mueve y la tierra está detenida, sino que lo expresa en el sentido en que el hombre lo entiende. Utiliza figuras del lenguaje para ser entendible por el sentido común.

 

Por ejemplo, cuando Levítico incluye en la lista de “aves” que no se deben comer, y menciona al “murciélago” (que es un mamífero volador, no un ave), ¿acaso debemos interpretar que tiene un error científico? Por supuesto que no, ya que en primer lugar, la clasificación taxonómica no existía en el tiempo de Moisés, y por otro lado la clasificación que Moisés dio fue en base al entendimiento de ellos, esto es, que el murciélago es un “volátil”.

 

Es importante saber que muchos profesantes de la fe cristiana han tratado de “conciliar” el relato bíblico de la creación a las hipótesis materialistas de algunos científicos, y tratan de explicar que los 6 días de la creación de Génesis 1 se trata de “eras geológicas o también han pretendido conciliar una “evolución teísta” o dirigida por Dios.
Ellos tratan de acomodar los pasajes del principio de Génesis a su concepción materialista del mundo. Esto no puede ser interpretado de esta manera porque ¿cómo definimos en qué punto termina la “metáfora literaria” y comienza la historia verdadera? ¿Después del diluvio? ¿Después de la torre de Babel? ¿Por qué ahí y no en otro lugar? ¿Consideraríamos entonces todos los milagros de la Biblia como fábulas o figuras literarias?

 

Las implicaciones de tratar de acomodar la Biblia a las hipótesis materialistas son catastróficas, porque, si no podemos creer en los primeros capítulos de las Escrituras, ¿cómo podemos estar seguros de lo que enseña el resto de la Biblia?

 

De paso, las hipótesis de los científicos que tratan de explicar el origen del mundo por causas no divinas están en continuo cambio… ¿cuál sería la verdadera? Mientras que la Biblia es inmutable, y narra con autoridad, “Así dice el Señor”.

 
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconIntroducción: El Pentateuco Cinco Libros, Un Sólo Fundamento

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconConjunto de Números Racionales (Q): Fracciones

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconCinco canciones con nombre propio de mujer

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconEste término indica la condición de individuos poseedores de una...

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconEste es el listado de Libros de Varieduca. Con el comando Control...

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconLa ruta de las jornadas del éxodo

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconPresentados también los primeros resultados que demuestran el efecto...

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconEl término tendencias pedagógicas contemporáneas designa un conjunto...

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconAristóteles: Es uno de los primeros organizadores del conocimiento...

El nombre Pentateuco se refiere al conjunto de los cinco primeros libros del at: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. El término “pentateuco” no se iconA) Indique el nombre que recibe cada cilindro, así como el conjunto de ambos (0,5 puntos)




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com