Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia




descargar 38.2 Kb.
títuloMarco filosófico de la equidad de género como mega tendencia
fecha de publicación21.01.2016
tamaño38.2 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos

FILOSOFIA MG. ADLER A. DIONISIO VARA.


MARCO FILOSÓFICO DE LA EQUIDAD DE GÉNERO COMO MEGA TENDENCIA

CONTEMPORÁNEA.


El término “EQUIDAD” desde Aristóteles apunta a la igualdad de la especie, en tanto que el término “género” anuncia la diferencia específica. El concepto de género proviene del griego geuoz, y del latín genus, que nos remonta al concepto de “clase” o “tipo”. Aristóteles lo consideraba como un atributo esencial aplicable a una pluralidad de cosas que difieren entre sí específicamente1.

Equidad proviene del término latino aequitas, que a su vez deriva del adjetivo aequus, que no significa la igualdad que hace a dos cosas idénticas, sino que hace referencia a la igualdad de ánimo, que es una igualdad bondadosa, habitual. Equidad apunta, por tanto, a la aplicación de una justicia natural inserta en lo profundo de la conciencia, que va mucho más allá de la letra de la ley positiva.

GÉNERO, alude a la relación dialéctica entre los sexos y, por lo tanto, no sólo se refiere al estudio de la mujer y lo femenino, sino al de hombres y mujeres en sus relaciones sociales e interpersonales.

La equidad de género es la capacidad de ser equitativo, justo y correcto en el trato de mujeres y hombres según sus necesidades respectivas. La equidad de género se refiere a la justicia necesaria para  ofrecer el acceso y el control de recursos a mujeres y hombres por parte del gobierno, de las instituciones educativas y de la sociedad en su conjunto. La equidad de género representa el respeto a nuestros derechos como seres humanos y la tolerancia de nuestras diferencias como mujeres y hombres, representa la igualdad de oportunidades en todos los sectores importantes y en cualquier ámbito, sea este social, cultural o político. Es en este último donde es necesario que la mujer haga valer su lugar, sus capacidades y sus conocimientos, su voto, su voz2.

Históricamente la diferencia entre el género humano ha sido marcada fuertemente, desde el inicio de la vida social, económica y política. Desde aquel entonces, la mujer no tenía derecho ni a ser escuchada, ni a opinar, ni mucho menos a elegir su papel en la familia o  en la sociedad, pues existía una división de trabajo muy diferenciada; el hombre se dedicaba al trabajo y la mujer al cuidado de la casa y de la familia3.

En efecto, ya se ha aprobado legalmente la Equidad de Género. La historia de esta transformación cultural, semántica y ética se ha producido a través de reuniones internacionales convocadas por la ONU en diferentes lugares, como El Cairo (1994), Beijing (1995), Beijing +5 = Nueva York (2000)4.

Un paso fundamental dentro del proceso de globalización cultural es la manipulación de la identidad de las personas. En efecto, desde tiempo inmemorial se han reconocido las diferencias genéticas en dos sexos: masculino y femenino. Estas diferencias genéticas son las que los hacen complementarios con respecto a la procreación humana, protegiéndose así la institución de la familia. Son dos sexos con igualdad de dignidad y responsabilidad frente a su misión de continuar y proteger la vida humana en la tierra5

La Equidad de Género es una política internacional promovida desde las Naciones Unidas con el fin de transformar la mentalidad de las personas a través de un juego de palabras llena de contenidos conceptuales ambiguos, contradictorios y lo suficientemente sofisticados como para que el común de la gente se desatienda y los deje pasar sin precisar los alcances. La teoría del Género destruye la unidad de la pareja humana, hombre y mujer, y con esta ruptura se elimina el matrimonio que conforma la familia6.  

La equidad de género no es simplemente un producto deseable del desarrollo humano, es el objetivo central en su propio derecho. La discriminación de género es la fuente de la pobreza endémica, de la desigualdad y del bajo crecimiento económico, de la alta prevalencia del VIH, y de un inadecuado gobierno. Cualquier forma de discriminación de género es una negación de los Derechos Humanos, un obstáculo al desarrollo humano7.

El concepto de equidad de género se refiere a la capacidad de ser equitativos y justos en relación al trato de hombres y mujeres, teniendo en cuenta sus diferentes necesidades. En una situación de equidad de género, los derechos, responsabilidades y oportunidades de los individuos no se determinan por el hecho de haber nacido hombre o mujer8.

¿Por qué es importante que la sociedad y los gobiernos respeten y fomente la equidad de géneros?

La equidad de géneros es vital para mejorar las condiciones económicas, sociales, políticas y culturales  de la sociedad en su conjunto, también contribuye a lograr una ciudadanía más integral y a fortalecer la gobernabilidad democrática.

Para lograr estos objetivos es necesario que problemas como la pobreza, la falta de accesos a la educación, servicios de salud y la falta de oportunidades de empleo y trabajo productivo dejen de recaer principalmente en las mujeres. Es también ineludible que se formulen y estructuren los medios pertinentes para desarrollar las mismas capacidades, oportunidades y seguridad reduciendo su vulnerabilidad a la violencia y al conflicto, esto con el fin de que tanto los hombres como las mujeres tengan la libertad y la capacidad de  elegir y decidir de manera estratégica y positiva sobre sus condiciones de vida9.

Algunas de las propuestas concretas que creo deben considerarse al formular las políticas públicas en fomento al desarrollo social son10:

  1. Impulsar el desarrollo de las capacidades de la mujer

  2. Facilitar el acceso de la mujer a oportunidades económicas, políticas, sociales y culturales.

  3. Garantizar su seguridad.


SEXISMO CULTURAL EN EL PERÚ: MITOS QUE ALIMENTAN LA EXCLUSIÓN POR SEXO Y POR ORIENTACIÓN SEXUAL.
Se llama sexismo a la discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro11.

Tanto las recientes teorías como el trabajo empírico cuestionan la concepción tradicional de que el sexismo consiste en una simple antipatía hacia las mujeres. Según Glick y Fiske (1996), esta conceptualización tradicional del prejuicio como un reflejo de la hostilidad hacia las mujeres olvida los sentimientos positivos que existen hacia ellas y que coexisten con la antipatía sexista. Según Miguel Moya, Darío Páez, Peter Glick, Itziar Fernández Sedano), Gabrielle Poeschl, el sexismo es ambivalente, pues está formado por dos componentes claramente diferenciados (aunque relacionados): el sexismo hostil (SH) y el sexismo benévolo (SB). El primero coincide básicamente con el sexismo concebido tradicionalmente: una actitud negativa hacia las mujeres. El sexismo benévolo es definido como un conjunto de actitudes interrelacionadas hacia las mujeres que son sexistas en cuanto las considera de forma estereotipada y limitadas a ciertos roles, pero que tiene un tono afectivo positivo (para el perceptor) y tiende a suscitar en éste conductas típicamente categorizadas como pro sociales (ayuda) o de búsqueda de intimidad (revelación de uno mismo).

El sexismo benévolo como el hostil tienen sus raíces en las condiciones biológicas y sociales comunes a todos los grupos humanos donde, por una parte, los hombres poseen el control estructural de las instituciones económicas, legales y políticas pero, por otra parte, la reproducción sexual proporciona a las mujeres poder diádico (poder que procede de la relaciones de dependencia entre dos personas), en cuanto que los hombres dependen de las mujeres para criar a sus hijos y, generalmente, para la satisfacción de sus necesidades afectivo-sexuales. El poder diádico de la mujer se refleja en casi todas las sociedades en ciertas formas de ideología: actitudes protectoras hacia las mujeres, reverencia por su rol como esposas y madres y una idealización de las mujeres como objetos amorosos. La dominación de los hombres favorece el SH, dado que los grupos dominantes inevitablemente promueven estereotipos sobre su propia superioridad. Pero la dependencia de los hombres favorece el SB: esta dependencia les lleva a reconocer que las mujeres son un recurso valioso que hay que proteger y que hay que ofrecer afecto a aquellas mujeres que satisfacen sus necesidades12.

Según Glick y Fiske (1996) el sexismo benévolo sigue siendo sexismo, a pesar de los sentimientos positivos que pueda tener el perceptor, porque descansa en la dominación tradicional del varón y tiene aspectos comunes con el sexismo hostil: las mujeres están mejor en ciertos roles y espacios y son "más débiles". De hecho, el SB puede ser incluso más perjudicial que el hostil, pues puede utilizarse para compensar o legitimar el SH y, dado que el sexista hostil no suele considerarse a sí mismo sexista, la intervención en contra de esta forma de sexismo puede presentar dificultades añadidas. SH y SB son una potente combinación que promueve la subordinación de las mujeres, actuando como un sistema articulado de recompensas y de castigos para que las mujeres sepan "cuál es su sitio". En definitiva, los dos tipos de sexismo han de estar positivamente correlacionados, tal y como la evidencia empírica ha puesto de manifiesto (Expósito, Moya y Glick, 1998; Glick y Fiske, 1996; Glick y Fiske, 2001)13
TIPOS DE SEXISMO -Contra las mujeres, contra los hombres, contra los intersexuales, contra los transexuales, en el lenguaje, en el deporte, en la escuela, en los juguetes.14

  1. SEXISMO CONTRA MUJERES Y HOMBRES (Varones) El sexismo contra las mujeres es conocido como misoginia (rechazo a las mujeres), debido a que éste fue la primera forma de sexismo identificada, también se llama chovinismo, si bien éste es en realidad un término más amplio para cualquier partidismo extremo y ciego con odio y malicia hacia el grupo rival. Un término levemente relacionado es «ginofobia», que alude miedo a las mujeres o a la feminidad. En muchas sociedades patriarcales, las mujeres han sido vistas como el «sexo débil». La combinación de actitudes hostiles y subjetivamente benevolentes hacia las mujeres se conoce como sexismo ambivalente, que tiene sus raíces en el hecho de que aunque las mujeres tienen un estatus inferior al de los varones, el varón heterosexual depende de ellas como esposas, madres y amantes. El estatus de amante de las mujeres es evidente en los casos en los que éstas ni siquiera son reconocidas como «personas» por la ley del país. El movimiento feminista promueve los derechos de las mujeres, el acceso a la educación y el empleo, las víctimas femeninas de la violencia doméstica y la posesión del propio cuerpo de la mujer. El sexismo contra los hombres es conocido como misandria, que (odio a los hombres). Debido a que es la segunda forma de sexismo comúnmente identificada, a menudo se conoce como sexismo inverso. Un término levemente relacionado es «androfobia», que aluda al miedo a los varones o a la masculinidad. El movimiento masculinista promueve los derechos de los varones y de los padres para frenar el sexismo contra los hombres (igualdad ante la ley).

  2. CONTRA LOS INTERSEXUALES Y TRANSEXUALES El sexismo contra intersexuales sostienen que hombre y mujeres son entidades separadas y distintas con diferentes papeles de género y responsabilidades. El sexismo contra transexuales se apoya en la teoría de que el cerebro de un individuo puede desarrollarse en un sentido diferente al de sus genitales.

  3. SEXISMO EN EL LENGUAJE El lenguaje sexista es el que asume rasgos relacionados con los prejuicios culturales de género, esto es, derivados del machismo, del feminismo, o de un real o aparente desprecio a los valores femeninos o masculinos.

  4. SEXISMO EN LA PUBLICIDAD Se da porque se utiliza a la mujer como objeto para llamar la atención (solo importa su cuerpo).

  5. SEXISMO EN LOS JUGUETES Y EN EL DEPORTE El sexismo en los juguetes es el que se da porque el primer juguete que se le da a un niño/a ya es sexista. Para los niños suelen ser pelotas, coches o videojuegos y para las chicas muñecas o cosas que tengan que ver con las tareas domésticas. ¿Qué pasa cuando a un niño que intenta jugar a las casitas o a las muñecas? Se le discriminan y le llaman nena (marica).

Reflexión.

La discriminación de género implica que no se otorgan iguales derechos, responsabilidades y oportunidades a hombres y mujeres. Actualmente, la discriminación de géneros se puede observar en la violencia cotidiana hacia las mujeres, la discriminación laboral, la falta de acceso a ciertas posiciones laborales, a la educación, a la propiedad privada, etc15.

El término "sexo" se refiere a las diferencias biológicas entre varones y mujeres, por ejemplo diferencias en la contextura física, mientras que el término "género" se refiere a las funciones y derechos definidos por la sociedad. Mientras que las diferencias de sexo no cambian con el tiempo, las diferencias de género sí lo hacen a medida que las sociedades evolucionan, obtienen más conocimientos y se desarrollan. Las diferencias de género están relacionadas con las diferencias de sexo, en el sentido que las diferencias biológicas, por ejemplo la diferencia de fuerza física, colocó históricamente a la mujer en una situación de inferioridad física y de menor poder, lo que generó la discriminación de género.

1http://blogs.iberopuebla.edu.mx/catedraellacuria/files/2008/11/equidad-de-genero-igualdad-y-diferencia_paloma-olivares.pdf

2 http://zonaeconomica.com/paopunket/equidad-genero. Sustentada por Apún Salinas Paola María

3 http://zonaeconomica.com/paopunket/equidad-genero. Sustentada por Apún Salinas Paola María


8 http://www.econlink.com.ar/equidad-genero

9 http://zonaeconomica.com/paopunket/equidad-genero. Sustentada por Apún Salinas Paola María

10 http://zonaeconomica.com/paopunket/equidad-genero. Sustentada por Apún Salinas Paola María

12 http://reme.uji.es/articulos/amoyam4101701102/texto.html sustentados por Miguel Moya (España), Darío Páez (España), Peter Glick (EE.UU), Itziar Fernández Sedano (España), Gabrielle Poeschl (Portugal).

13 citado por Miguel Moya (España), Darío Páez (España), Peter Glick (EE.UU), Itziar Fernández Sedano (España), Gabrielle Poeschl (Portugal). En http://reme.uji.es/articulos/amoyam4101701102/texto.html

15 http://www.econlink.com.ar/equidad-genero

similar:

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconPrograma Bogotá Humana con igualdad de oportunidades y equidad de género para las mujeres

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconLa teoría sexo género. Roles y estereotipos de género. Feminismo...

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconLa Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia icon1. El Acoso Sexual como una manifestación de la violencia de género

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconLa tragedia ateniense como género literario
«comportamiento apropia­do a la naturaleza de la persona») como de la naturaleza (. phvsi s, «cua­lidad innata e indestructible del...

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconMarco teorico conceptual marco de referencia

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconDirección de equidad y apoyo a la educacióN

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia icon“taller filosófico el logos”

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconUn problema filosófico: ¿Qué es el hombre?

Marco filosófico de la equidad de género como mega tendencia iconSalud y equidad en todas las politicas locales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com