Competencia en materia de caza




descargar 425.86 Kb.
títuloCompetencia en materia de caza
página2/9
fecha de publicación25.01.2016
tamaño425.86 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Ley > Competencia
1   2   3   4   5   6   7   8   9

TÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES



  1. Objeto y finalidad.


Esta Ley tiene por objeto regular el ejercicio de la caza en la Comunidad Autónoma de Galicia con la finalidad de proteger, conservar, fomentar y aprovechar ordenadamente sus recursos cinegéticos de manera compatible con el equilibrio natural y con los distintos intereses afectados.


  1. Acción de Cazar.



  1. A los efectos de esta ley se considera acción de cazar la ejercida para buscar, perseguir o aguardar la llegada de las piezas de caza cuya finalidad sea capturar o abatir las mismas, o facilitar su captura por un tercero.

También se considera acción de cazar el adiestramiento de perros sin captura de piezas.

  1. No se considera acción de cazar las acciones preparatorias de las cacerías, realizadas sin armas, en las modalidades colectivas de caza mayor, y el vuelo libre de las aves en cetrería.




  1. Objeto de la caza.




  1. Son objeto de la caza los ejemplares pertenecientes a las especies que se declaren como cinegéticas, que desde ese momento tendrán la condición de piezas de caza.

  2. Los animales domésticos, en tanto se mantengan en esa condición, no podrán ser objeto de la caza.




  1. Competencia en materia de caza.


La planificación, ordenación, fomento, vigilancia y control de la caza le corresponderá a la Consellería competente en materia de caza, la cual realizará cuantas actuaciones considere precisas para alcanzar los objetivos de esta Ley.



  1. Las especies cinegéticas.


1. Son especies cinegéticas las declaradas objeto de caza mediante Orden del titular de la consellería competente en materia de caza.

2. A efectos de planificación, ordenación y aprovechamiento cinegéticos, las especies de caza se clasificarán en dos grandes grupos:

a) Especies de caza mayor

b) Especies de caza menor.



  1. La propiedad de las piezas de caza.


1. Cuando la acción de cazar se ajuste a las prescripciones de esta Ley, el cazador adquiere la propiedad de las piezas de caza mediante la ocupación. Se entenderán ocupadas las piezas de caza desde el momento de su muerte o captura.

2. El cazador que hiera a una pieza de caza dentro de un terreno donde le esté permitido cazar, tiene derecho a cobrarla aunque entre en terrenos de titularidad ajena, siempre que fuera visible desde la linde, debiendo entrar a cobrarla con el arma descargada, y con los perros atados.

3. En terrenos cinegéticos acotados abiertos, y para piezas de caza mayor, no será necesario consentimiento del titular del derecho real sobre el terreno, siempre que aquélla dé rastro de sangre, y el cazador entre a cobrar la pieza con los perros atados y con el arma descargada. Cuando el terreno ajeno estuviese cercado o en el caso de que la pieza no fuera visible desde la linde, el cazador necesitará autorización del titular del derecho real sobre el terreno para entrar a cobrarla. El que se negara a conceder su consentimiento para el acceso estará obligado a entregar la pieza herida o muerta, siempre que fuera hallada y pudiere ser aprehendida.

4. Cuando uno o varios cazadores levantasen y persiguiesen una pieza de caza, cualquier otro cazador deberá abstenerse, en tanto dure la persecución, de abatir o intentar abatir dicha pieza.

5. Se entenderá que una pieza de caza es perseguida cuando el cazador que la levantó, con o sin ayuda de perro u otros medios, vaya en su seguimiento y tenga una razonable posibilidad de cobrarla.

6. En la acción de cazar, cuando haya dudas respecto de la propiedad de las piezas de caza, se aplicarán los usos y costumbres del lugar. En su defecto, el derecho de propiedad sobre la pieza cobrada corresponderá al cazador que le hubiera dado muerte, si se trata de piezas de caza menor, y al autor de la primera sangre, cuando se trate de piezas de caza mayor.

7. La propiedad de los trofeos de caza mayor procedentes de ejemplares encontrados muertos corresponde al titular de los derechos cinegéticos donde se hallaren.


TÍTULO II

CLASIFICACION DE TERRENOS
CAPITULO I

TERRENOS CINEGETICOS Y NO CINEGETICOS. DEFINICION


  1. Clasificación de Terrenos.


A los efectos de la presente Ley, los terrenos se clasifican en terrenos cinegéticos y terrenos no cinegéticos.


  1. Terrenos Cinegéticos.


1. El derecho de caza sólo podrá ejercerse en los terrenos que tengan la consideración de terrenos cinegéticos, entendiéndose por tales, aquellos terrenos en los que está autorizado el ejercicio de la caza.
2. La declaración de terrenos cinegéticos tiene como finalidad la protección, fomento y aprovechamiento ordenado y sostenible de las especies cinegéticas.


  1. Terrenos no Cinegéticos.


1. Son terrenos no cinegéticos aquellos en los que por expresa declaración de esta ley o por resolución administrativa, se establezca la prohibición de cazar.
2. En dichos terrenos, la Administración competente en materia de caza podrá ejecutar controles de población o autorizar el ejercicio excepcional de la caza por razones técnicas, de seguridad, científicas, sanitarias o sociales.

CAPÍTULO II

TERRENOS NO CINEGETICOS


  1. Clases


A los efectos de la presente ley, los terrenos no cinegéticos se clasifican en:


  1. Los refugios de fauna.

  2. Zonas habitadas.

  3. Áreas industriales.

  4. Vías públicas y aeropuertos

  5. Otros terrenos no cinegéticos, que sean declarados como tales.



  1. Refugios de fauna


1. Son refugios de fauna los terrenos que queden sustraídos al aprovechamiento cinegético por razones de carácter biológico, científico o educativo, con el fin de asegurar la conservación de determinadas especies de la fauna silvestre.
2. En estas áreas, la caza estará permanentemente prohibida, sin perjuicio de que por circunstancias especiales, suficientemente justificadas, el titular de la dirección general competente en materia de caza acuerde su autorización para especies y en circunstancias determinadas.


  1. La creación de refugios de fauna.


1. La creación de refugios de fauna se podrá promover de oficio por la Administración Pública Gallega. El expediente se iniciará a instancia del Servicio de Conservación de la Naturaleza de la Jefatura Territorial correspondiente de la Consellería competente en materia de caza en la que se justifique la conveniencia de su creación, atendiendo a las necesidades de conservar y fomentar las poblaciones de especies de fauna silvestre sujetas a un especial régimen de protección.
2. La creación de refugios de fauna silvestre también se podrá promover a instancia de entidades públicas y privadas cuyos fines sean culturales, deportivos o científicos, acompañando a la solicitud una memoria justificativa de su conveniencia y finalidad.
3. Corresponde a la Consellería competente en materia de caza, la tramitación del procedimiento para la creación de los refugios de fauna. Sin perjuicio de su ulterior desarrollo reglamentario, en el procedimiento de creación habrá de figurar en todo caso, un trámite de información pública. La creación de un refugio de fauna se efectuará mediante Orden del titular de la consellería competente en materia caza.
4. La modificación de los límites y cualesquiera otras determinaciones propias de la creación del refugio de fauna silvestre, o su supresión, se tramitará por el procedimiento establecido para su creación.
5. Los Terrenos Cinegéticamente Ordenados (TECORES) afectados por la declaración de una parte de su territorio como refugio de fauna, no perderán tal condición si por causa de la misma, vieran reducido su territorio por debajo de la superficie mínima exigida para su declaración como Terreno Cinegéticamente Ordenado, en los términos establecidos en el art. 20.3 de la presente Ley.



  1. Zonas habitadas.


Se consideran zonas habitadas los núcleos de población urbanos y rurales, los parques urbanos y periurbanos de recreo, los aeropuertos y los lugares de acampada permanente.



  1. Áreas industriales.


Se consideran áreas industriales los terrenos ocupados por las industrias o fábricas, las instalaciones agropecuarias y forestales, los invernaderos, las canteras y cualquier otro asentamiento de carácter industrial.



  1. Vías públicas


A los efectos de esta ley se consideran vías públicas las vías férreas, autopistas, autovías, vías rápidas, corredores, carreteras convencionales señalizadas y caminos públicos que se encuentren señalizados.



  1. Otros terrenos no cinegéticos.


1. La Consellería competente en materia de caza, por razón de la seguridad de las personas o de sus bienes o del interés general, podrá declarar, de oficio o a petición de los interesados, como no cinegético los terrenos que por su circunstancia lo requieran. Estos terrenos deberán ser debidamente señalizados por la consellería competente en materia de caza cuando la declaración sea de oficio o por el interesado cuando sea a petición de este.
2. Reglamentariamente se determinará el procedimiento de declaración de un terreno como no cinegético a que se refiere el apartado anterior
CAPÍTULO III

TERRENOS CINEGETICOS



  1. Clases


Los terrenos cinegéticos se clasifican en:

    1. Terrenos sometidos a régimen común

    2. Terrenos sometidos a régimen especial.



  1. Terrenos cinegéticos sometidos a régimen común. Zonas libres y zonas de exclusión.



  1. Los terrenos sometidos a régimen cinegético común son aquellos espacios en los que el ejercicio de la caza puede realizarse por todos los cazadores sin más limitaciones que las establecidas en esta ley.




  1. Se comprenden dentro de estos terrenos todos aquellos terrenos cinegéticos que no estén sometidos al régimen especial previsto en esta ley.


3. Los terrenos cinegéticos sometidos a régimen común, se clasifican en las siguientes categorías:

a) Las Zonas Libres

b) Las zonas de Exclusión
4. Las Zonas Libres, son aquellos terrenos que presenten una superficie superior a 500 has. continuas, en los que está permitido el ejercicio de la caza, sin mas limitaciones que las establecidas en esta ley y en las disposiciones que la desarrollan. La gestión cinegética de estos terrenos corresponde a la Xunta de Galicia.
5. Las Zonas de Exclusión son aquellos terrenos que presenten una superficie inferior a 500 has., en los que el ejercicio de la caza está prohibido, sin perjuicio de que por circunstancias especiales, el titular de la dirección general competente en materia de caza acuerde su autorización para especies y en circunstancias determinadas.



  1. Terrenos cinegéticos sometidos a régimen especial.


1. Los terrenos cinegéticos sometidos a régimen especial son aquellos en los que el ejercicio de la caza está limitado a los que ostentan la titularidad cinegética sobre los mismos, con exclusión de todos los demás. A los efectos de esta ley se entiende por titularidad cinegética aquella que reserva el derecho al ejercicio de la caza en un ámbito territorial determinado a una persona, ya sea física o jurídica.
2. Los terrenos cinegéticos sometidos a régimen especial se dividen en las siguientes categorías:

a) Terreno cinegético ordenado (TECOR).

b) Reservas de caza.

c) Terrenos cinegético-deportivos.

d) Explotaciones cinegéticas comerciales.



  1. Terreno cinegético ordenado (TECOR).


1. TECOR es toda superficie continua de terrenos, susceptible de aprovechamiento cinegético especial, que haya sido declarada y reconocida como tal, mediante resolución del titular de la Consellería competente en materia de caza, y en la que la población cinegética ha de estar protegida y fomentada, aprovechándose de forma ordenada.
2. En los TECOR, el ejercicio del derecho de caza corresponderá a los titulares del derecho cinegético de los terrenos y a las personas autorizadas por aquellos.
3. Para la constitución de un tecor habrá de acreditarse la titularidad cinegética de una superficie mínima y continua de dos mil hectáreas, por el período por el que se solicite la duración del TECOR, que en ningún caso será menor de diez años.
4. La declaración y reconocimiento de un TECOR exige la cesión de derechos cinegéticos efectuada por su titular a favor del titular del TECOR. Esta cesión tendrá una duración mínima de diez años y máxima de 25 años. Al cabo del periodo de cesión de los derechos cinegéticos, si no se presentara reclamación para recuperar la titularidad sobre los mismos, se entenderán prorrogados de forma indefinida. En cualquier momento, aquellos titulares de derechos cinegéticos cuya cesión haya sido prorrogada de forma indefinida por aplicación del presente artículo, podrán obtener la segregación de sus terrenos del TECOR mediante el procedimiento que reglamentariamente se establezca.
5. Los TECOR podrán ser de titularidad pública, societaria o particular, según promuevan su constitución las Administraciones Públicas, las sociedades o asociaciones de cazadores legalmente constituidas, las personas físicas u otras jurídicas de carácter particular. En función de a quién corresponda la titularidad de los TECOR, podrán ser autonómicos, municipales, societarios e individuales.
6. La declaración de los terrenos cinegéticos como TECOR lleva inherente a favor de su titular, la reserva del derecho de caza de todas las especies cinegéticas, que se encuentren en el mismo y, consecuentemente, la titularidad de los derechos y obligaciones que, de conformidad con la presente Ley, se deriven de dicho aprovechamiento cinegético.
7. Para el ejercicio de la caza en los TECOR será necesario contar con el permiso correspondiente, expedido por el titular del propio TECOR.
8. El régimen cinegético especial de los TECOR se mantendrá, no obstante la pérdida de derechos cinegéticos sobre determinados terrenos que lo integren, siempre que la superficie restante no sea inferior a la mínima señalada en el apartado 3. del presente artículo y no pierda continuidad.
9. Cualquier cambio en la titularidad cinegética de la totalidad o parte de los terrenos comprendidos en el TECOR habrá de ser comunicado a la Administración en el plazo y condiciones previstos reglamentariamente.
10. La Administración pública fomentará las uniones territoriales de TECORES.
11. En todo caso, las medidas de protección, conservación y fomento de la riqueza cinegética se regularán a través de los correspondientes planes de ordenación y de aprovechamiento cinegético, que habrán de ser aprobados por el titular de la jefatura territorial correspondiente de la consellería competente en materia de caza.



  1. Procedimiento general de declaración de un TECOR.


1. La declaración de un TECOR se inicia por medio de una solicitud del interesado a la que habrán de acompañarse los documentos acreditativos de la titularidad cinegética de los terrenos y la especificación de su superficie y sus lindes, así como una memoria con las directrices básicas del plan de ordenación cinegética.
2. El procedimiento de declaración de los TECOR incluirá, en todo caso, un trámite de información pública, por un plazo de dos meses, en el cual los propietarios de los terrenos afectados o titulares de otros derechos, que conlleven su aprovechamiento cinegético, podrán efectuar las alegaciones que estimen pertinentes.
3. Una vez iniciado el procedimiento de declaración de los TECOR y acreditado el cumplimiento de lo previsto en los apartados 1 y 2 del presente artículo, el titular de la Consellería competente en materia de caza, otorgará una aprobación provisional para que en el plazo máximo de cuatro meses se adopten las medidas que se señalen en la misma. Si no se adoptasen esas medidas en el citado plazo, quedará sin efecto la aprobación provisional.
4. Durante el plazo contemplado en el apartado anterior no podrá realizarse aprovechamiento cinegético alguno.
5. Una vez presentado el plan de ordenación cinegética, así como el plan anual de aprovechamiento cinegético, realizada la señalización reglamentariamente exigida y adoptadas cuantas medidas se señalasen en la resolución de aprobación provisional, el titular del Servicio competente en materia de caza de la Jefatura Territorial correspondiente emitirá certificación de su cumplimiento y el titular de la Consellería competente en materia de caza podrá declarar constituido el TECOR en el plazo máximo de dos meses desde de la emisión de la certificación. Transcurrido el plazo citado, sin que hubiese mediado declaración administrativa al respecto, se entenderá autorizada.

Hasta que se dicte resolución expresa declarando el TECOR o, en su defecto, hasta que transcurra el plazo para entenderse autorizada la solicitud se mantendrá la prohibición de realizar actividad cinegética alguna.
6. El plan de ordenación cinegético tendrá una vigencia mínima de 5 años. No obstante, los TECORES que voluntariamente quisieran revisarlo, podrán solicitar su revisión en cualquier momento, antes de que finalice su periodo de vigencia.
7. Al vencimiento del plazo de vigencia del TECOR, los titulares del mismo podrán iniciar el procedimiento de renovación, según se establezca reglamentariamente.
8. El procedimiento de renovación del TECOR habrá de constar al menos de un trámite de información pública y del informe favorable del comité provincial en materia de caza, a no ser que su ámbito territorial alcance a varias provincias, en cuyo caso será competencia del Comité Gallego de Caza.


1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Competencia en materia de caza iconCompetencia de la autoridad administrativa en materia tributaria

Competencia en materia de caza iconExamen de paternidad o maternidad los laboratorios autorizados deben...
«la cumplida ejecución de la Ley». En consecuencia, el carácter reglamentario del decreto acusado, y su materia misma, determinan...

Competencia en materia de caza iconLibre competencia en los mercados improcedencia de sanciones / abuso...

Competencia en materia de caza iconL a caza del tesoro

Competencia en materia de caza iconAgricultura, ganadería, caza y silvicultura

Competencia en materia de caza iconEs la energía, el aliento vital, la fuerza que impulsa la materia,...

Competencia en materia de caza iconDirectrices para la gestión sostenible de la caza

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconBase cuarta. Carné del cazador, licencias de caza, seguros y permisos. Pág. 2




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com