Competencia en materia de caza




descargar 425.86 Kb.
títuloCompetencia en materia de caza
página5/9
fecha de publicación25.01.2016
tamaño425.86 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Ley > Competencia
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Requisitos para el ejercicio de la caza



1. Para poder practicar la caza es preciso cumplir los siguientes requisitos:
a) Tener catorce años cumplidos. Para practicar la caza con armas, los menores de edad deberán tener la edad requerida por la normativa de armas e ir acompañados y vigilados por un mayor de edad a una distancia máxima de cincuenta metros.
b) Ser titular de una licencia de caza en vigor.
c) Tener concertado un contrato de seguro de responsabilidad civil del cazador en cuantía mínima que se determine reglamentariamente que cubra los daños y perjuicios dimanantes del uso del arma y del ejercicio de la caza en general.
Para practicar la caza con arco, el seguro de responsabilidad civil del cazador deberá incluir expresamente el arco como arma de caza.
d) Portar el documento oficial acreditativo de la identidad del cazador.
e) Llevar consigo la licencia de armas y guía de pertenencia, en caso de emplear armas, o las correspondientes autorizaciones que sean exigibles en el supuesto de utilizar otros medios de caza, de conformidad con la legislación sectorial aplicable.
f) Tener la autorización del titular del aprovechamiento cinegético, en su caso.
g) Cualquier otro permiso o autorización que por razón del lugar, de los métodos o de las especies exigiese la Ley o la normativa aplicable.
h) No estar inhabilitado por resolución firme en vía administrativa o por sentencia firme en vía judicial, para practicar la caza o para obtener licencia de caza durante el plazo que dure la inhabilitación.
2. Durante el desarrollo de la actividad de caza, el cazador deberá estar en posesión de cuantos documentos, permisos o autorizaciones sean exigidos en esta Ley.


  1. Licencias. Vigencia y clases


1. La licencia de caza de la Comunidad Autónoma es el documento personal e intransferible que acredita la habilitación de su titular para practicar la caza en Galicia. Las licencias de caza serán expedidas por la Consellería competente en materia de caza.
2. El menor de edad no emancipado que haya cumplido catorce años, necesitará autorización escrita de la persona que legalmente lo represente para obtener la licencia de caza.
3. Reglamentariamente se establecerán los distintos tipos de licencias, su plazo de validez y los procedimientos de expedición de las mismas.
4. La Comunidad Autónoma, en el ejercicio de sus competencias, podrá establecer convenios con las Administraciones de otras Comunidades Autónomas, a fin de arbitrar procedimientos que faciliten la obtención de las respectivas licencias de caza.

Los convenios de reciprocidad con otras Comunidades Autónomas para la obtención de licencias, se basarán en la equivalencia de los requisitos necesarios para obtenerlas.
5. Para obtener por primera vez la licencia de caza será necesario superar las pruebas que se determinen reglamentariamente.
6. Se reconocerán como válidos para obtener la licencia de caza de Galicia las licencias de caza o los certificados de aptitud expedidos por cualquier otra Comunidad Autónoma, así como la documentación de caza equivalente a los cazadores extranjeros, en los términos en que reglamentariamente se determine.
7. Los acompañantes, ojeadores, perreros y secretarios no necesitarán licencia de caza ni seguro de responsabilidad civil.
8. Cuando un cazador participe en campeonatos y pruebas oficiales, no necesitará licencia.


  1. De las personas Inhabilitadas para obtener la licencia.


No podrán obtener la licencia ni tendrán derecho a renovación:
a) Quienes no reúnan las condiciones y requisitos que se establecen para su obtención.
b) Los inhabilitados para obtenerla en virtud de sentencia firme.
c) Los infractores de la presente Ley o normas que la desarrollen, a quienes por resolución administrativa firme recaída en el expediente sancionador instruido al efecto se les haya impuesto la sanción de inhabilitación o retirada de licencia.

  1. Retirada y suspensión de licencia.


1. La licencia de caza podrá ser retirada por tiempo determinado, como consecuencia de una resolución firme en vía administrativa de un expediente sancionador, en los supuestos establecidos en la presente Ley. En estos casos, el titular de la licencia deberá entregar el documento acreditativo y abstenerse de solicitar una nueva, en tanto dure la inhabilitación.
2. La Consellería competente en materia de caza podrá suspender cautelarmente la licencia al incoarse un expediente sancionador por falta grave o muy grave.
3. En caso de retirada por sanción muy grave, para recuperar la licencia, el infractor deberá someterse a las mismas pruebas de aptitud, que resulten necesarias para obtener la licencia por primera vez.



  1. Deberes del cazador


1. Los animales objeto de caza serán abatidos o capturados en las condiciones menos cruentas y dolorosas posibles. Para ello, los cazadores están obligados a tomar las medidas oportunas para garantizar el adecuado trato del animal, antes, durante, e incluso tras su muerte o captura. En concreto el cazador, en el ejercicio de la caza con armas, queda obligado a:
a) Emplear munición y armas apropiadas y permitidas para procurar una muerte rápida y con el menor sufrimiento posible.
b) Disparar sólo cuando haya sido reconocida la especie. La obligación del reconocimiento de la pieza se extiende al sexo o la edad cuando la autorización de caza refiera algo en estos extremos.
c) Procurar el cobro de las piezas muertas o heridas y abstenerse de disparar ante situaciones de imposible cobro.
e) Proporcionar una muerte rápida y apropiada a los ejemplares abatidos y heridos.
f) Dar un trato adecuado a los animales que participen en la cacería.
2. El cazador, tanto en los espacios cinegéticos como en los trayectos de ida y vuelta de los mismos queda obligado a facilitar la acción de los agentes encargados de inspeccionar la actividad cinegética.
3. El cazador está obligado a conocer las peculiaridades del arma y munición empleada en cuanto a las prestaciones y alcance de las mismas, absteniéndose de disparar cuando la trayectoria efectiva de impacto de la munición empleada pueda poner en peligro a las personas, animales o bienes. Asimismo, está obligado a descargar el arma ante la presencia cercana de personas ajenas a la caza, así como en los momentos de descanso o reunión entre los cazadores.



  1. La responsabilidad de los cazadores


1. Los cazadores serán responsables de las contravenciones a la presente Ley por sus actos individuales, incluido el cumplimiento de las instrucciones que para el buen desarrollo de la cacería les haya dado el responsable de la cacería cuando participen en modalidades colectivas.
2. Todo cazador estará obligado a indemnizar por los daños y perjuicios que ocasione por consecuencia del ejercicio de la caza, excepto cuando el hecho causante fuera debido a culpa o negligencia del perjudicado o por causas de fuerza mayor.
3. El responsable de la cacería, con carácter general, responde del cumplimiento de los requisitos y medidas concernientes a la preparación y desarrollo de aquéllas, especialmente en lo que se refiere a la identificación y aptitud de los participantes, colocación de los cazadores en sus puestos y adopción de las medidas de seguridad necesarias para el desarrollo de la actividad.
4. La misma consideración que los responsables de las cacerías tendrán los organizadores nombrados por los titulares de las explotaciones cinegéticas en el desarrollo de su actividad.
5. Los titulares de los TECORES serán en todo caso, responsables de la obtención de las autorizaciones necesarias para el ejercicio de la caza dentro de ámbito de actuación.



  1. La responsabilidad patrimonial por los daños que causan las especies cinegéticas.



1. La responsabilidad por los daños causados por las especies cinegéticas que irrumpen en las vías de circulación se regirá por lo dispuesto en la legislación de tráfico.

2. Los titulares de los aprovechamientos cinegéticos, en terrenos sujetos régimen cinegético especial, responderán por los daños que causen las especies cinegéticas que procedan de dichos terrenos.

3. La Consellería competente en materia de caza responderá por los daños agrarios, causados por las especies cinegéticos procedentes de los terrenos de aprovechamiento cinegético común, tecores autonómicos de su administración, reservas de caza, refugios de fauna y cualquier otro terreno en los que la administración y gestión correspondan a dicha consellería.

4. La Xunta de Galicia, en el ejercicio de las competencias que le son propias, constituirá un Fondo de Corresponsabilidad para contribuir a la prevención y a la compensación de los daños que causan las especies cinegéticas en las explotaciones agrarias. Dicho fondo se nutrirá con las aportaciones económicas de la Administración Autonómica, provenientes de las tasas que proceden de la actividad cinegética.



  1. La seguridad en las cacerías


1. Siempre que se avisten personas o grupos de personas ajenos a la cacería que marchen en sentido contrario o que exista peligro de que se crucen entre ellas, será obligatorio para todas descargar sus armas cuando se encuentren a menos de cincuenta metros unos de otros y mientras se mantengan de frente respecto al otro grupo.
2. En las modalidades colectivas de caza que se organicen se prohíbe tener cargadas las armas antes de llegar a la postura o después de abandonarla, y no podrán dispararse las armas hasta tanto no se haya dado la señal convenida para ello, ni hacerlo después que se haya dado por terminada la cacería, cuyo momento y forma deberá señalarse por el responsable de la cacería en forma adecuada.
3. En las monterías y batidas se colocarán los puestos de forma que queden siempre desenfilados o protegidos de los disparos de los demás cazadores, procurando aprovechar, a tal efecto, los accidentes del terreno. En todo caso, cada cazador queda obligado a establecer acuerdo visual y verbal con los más próximos para señalar su posición.
4. Se prohíbe el cambio o abandono de los puestos por los cazadores y sus auxiliares durante la cacería, excepto en las batidas, debiendo hacerlo únicamente con la autorización del responsable de la misma.
5. En los ojeos de caza menor y en las tiradas de aves autorizadas, los puestos deberán quedar a la vista unos de otros siempre que se encuentren al alcance de los disparos. Si la distancia de separación es inferior a cincuenta metros, será obligatoria la colocación de pantallas a ambos lados de cada puesto a la altura conveniente para que queden a cubierto los puestos inmediatos.
6. En las batidas, monterías y zapeos de zorro, todos los participantes deberán llevar obligatoriamente elementos reflectantes o prendas de alta visibilidad que permitan o favorezcan la mejor visualización del cazador.
7. El responsable de la cacería colectiva deberá adoptar las medidas de seguridad indicadas y cualquier otra complementaria a las anteriores, que se deriven de la especificidad del lugar o cacería concreta, debiendo poner las mismas en conocimiento de todos los participantes y siendo de obligado cumplimiento para estos.
8. En las monterías y batidas será obligatorio señalizar los caminos, que se adentren en la zona en donde se desarrolle la actividad, en la forma en que se determine reglamentariamente.
9. Se prohíbe la caza bajo la influencia de estupefacientes, alcohol, sustancias psicotrópicas o cualquier otra droga que pueda alterar o altere sensiblemente las facultades normales del cazador por su capacidad de reacción.
Los cazadores que sean sorprendidos cazando con síntomas de encontrarse bajo la influencia de estupefacientes, alcohol, sustancias psicotrópicas o cualquier otra droga deberán someterse a las oportunas pruebas de detección, cuando sean requeridos para ello por los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Por vía reglamentaria se determinarán el procedimiento, las diligencias a llevar a cabo y, en general, las reglas a que deberá ajustarse esta actuación.
10. Reglamentariamente podrán señalarse las medidas que preceptivamente deberán ser aplicadas en aquellos casos y circunstancias en que la seguridad de los cazadores y de sus colaboradores aconsejen la adopción de precauciones.



  1. Uso y tenencia de perros de caza




  1. Los dueños de perros utilizados para la práctica de la caza quedarán obligados a cumplir las prescripciones generales que sobre tenencia, matriculación y vacunación dicten las autoridades competentes.




  1. La práctica de la caza con ayuda de perros sólo podrá realizarse en terrenos donde por razón de época, especie y lugar esté el cazador facultado para hacerlo. Este será responsable de las acciones de aquellos en cuanto se vulnere la presente Ley o las normas que se dicten para su aplicación; en todo caso evitará que dañen a las crías o a los nidos.




  1. Quienes practiquen la caza con perro, aunque no porten armas u otros medios para cazar, precisan estar en posesión de la licencia de caza correspondiente.




  1. Para el empleo de rehalas será necesario estar en posesión de licencia expedida por el organismo competente; a tales efectos se considerará rehala toda agrupación compuesta entre 15 y 25 perros del mismo propietario. El solicitante deberá acreditar previamente la posesión de la correspondiente autorización como núcleo zoológico. El contenido y modelo de la licencia especial para rehalas se establecerá mediante orden de la Consellería competente en materia de caza.




  1. Quienes transiten por terrenos cinegéticos acompañados de perros bajo su custodia estarán obligados a impedir que éstos persigan o dañen a las piezas de caza, a sus crías y a los nidos. Cuando los perros se alejen de la persona que va a su cuidado más de 100 metros, en zonas abiertas desprovistas de vegetación, aun permaneciendo a la vista de la misma, o más de 50 metros, en zonas donde la vegetación existente sea susceptible de ocultar al animal de su cuidador, se considerará que los perros vagan fuera del control de éste por lo que será responsable de la correspondiente infracción, que tendrá distinta graduación según se produzcan los hechos durante la temporada hábil de caza o fuera de ella.



CAPÍTULO II

LAS ARMAS, MUNICIONES Y DISPOSITIVOS AUXILIARES


  1. Armas.


La tenencia y el uso de armas se regirán por su legislación específica.


  1. Armas prohibidas para el ejercicio de la caza.


1. Quedan prohibidos los siguientes tipos de armas para el ejercicio de la caza:
a) Armas accionadas por aire y otros gases comprimidos.
b) Armas de fuego automáticas o armas semiautomáticas cuyo cargador pueda contener más de dos cartuchos.
c) Armas de inyección anestésica.
d) Armas de fuego cortas y armas de guerra.
e) Armas de fuego largas rayadas de calibre 5,6 milímetros, de percusión anular.
f) Aquellas cuyo uso esté prohibido conforme a la normativa de armas vigente.
g) Armas que dispongan de mira telescópica, excepto para las modalidades de caza mayor.

h) Armas o medios que precisen de autorización especial sin estar en posesión del correspondiente permiso.
2. Queda prohibido el transporte en cualquier tipo de vehículo de armas desenfundadas o cargadas, así como cualquier otro medio de caza listo para su uso en cualquier época del año.

1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Competencia en materia de caza iconCompetencia de la autoridad administrativa en materia tributaria

Competencia en materia de caza iconExamen de paternidad o maternidad los laboratorios autorizados deben...
«la cumplida ejecución de la Ley». En consecuencia, el carácter reglamentario del decreto acusado, y su materia misma, determinan...

Competencia en materia de caza iconLibre competencia en los mercados improcedencia de sanciones / abuso...

Competencia en materia de caza iconL a caza del tesoro

Competencia en materia de caza iconAgricultura, ganadería, caza y silvicultura

Competencia en materia de caza iconEs la energía, el aliento vital, la fuerza que impulsa la materia,...

Competencia en materia de caza iconDirectrices para la gestión sostenible de la caza

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconBase cuarta. Carné del cazador, licencias de caza, seguros y permisos. Pág. 2




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com