Competencia en materia de caza




descargar 425.86 Kb.
títuloCompetencia en materia de caza
página6/9
fecha de publicación25.01.2016
tamaño425.86 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Ley > Competencia
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Municiones


1. Queda prohibida la tenencia y el uso de cartuchos con munición de postas, entendiéndose por postas los proyectiles introducidos en los cartuchos cuyo peso unitario sea igual o superior a dos gramos y medio o cuyo diámetro sea igual o superior a cuatro milímetros y medio.
2. En el ejercicio de la caza menor, queda prohibido el empleo y tenencia de munición de bala, salvo autorización expresa.
3. En el ejercicio de la caza mayor, queda prohibido el empleo y tenencia de munición de cartuchos con munición de perdigón, entendiéndose por perdigones los proyectiles introducidos en los cartuchos cuyo peso unitario sea inferior a dos gramos y medio y cuyo diámetro sea inferior a cuatro milímetros y medio.
4. Queda prohibida la tenencia y el empleo de cartuchos con perdigones de plomo en el ejercicio de la caza en las zonas húmedas, incluidas en la Lista del Convenio de Ramsar relativo a Humedales de Importancia Internacional.
5. Queda prohibido el abandono de los cartuchos vacíos, vainas o cualquier otro resto o material utilizado durante la práctica de la actividad cinegética, así como cualquier otro residuo usado en las prácticas cinegéticas.
6. Queda prohibido el uso de balas explosivas.
7. Queda prohibido el uso de cualquier tipo de bala, cartucho o proyectil que haya sido manipulado con posterioridad a su fabricación.
8. Reglamentariamente se podrá prohibir el uso de cualquier otro tipo de munición no reseñada en este artículo.

Así mismo, reglamentariamente se especificarán las medidas de seguridad que deben adoptarse en el uso de las armas de fuego en la práctica de la caza.


  1. Dispositivos Auxiliares


Quedan prohibidos los siguientes dispositivos auxiliares en el ejercicio de la caza:
a) Silenciadores.
b) Dispositivos de mira de los que forme parte un convertidor o un amplificador electrónico de luz para tiro nocturno.
c) El láser o cualquier otro dispositivo que señalice el blanco.
d) Otros dispositivos que reglamentariamente se establezcan


  1. Otros instrumentos, medios y procedimientos de caza prohibidos


1. Queda prohibido con carácter general la tenencia, utilización y comercialización de todos los procedimientos masivos o no selectivos para la captura o muerte de ejemplares de especies cinegéticas animales, así como de aquellos que puedan causar localmente la desaparición o turbar gravemente la tranquilidad de las poblaciones de una especie cinegética. A estos efectos, se entiende que un instrumento, medio o procedimiento de caza es no selectivo cuando su empleo fuera susceptible de causar la captura o muerte indiscriminada de ejemplares de diversas especies.
2. Asimismo, quedan prohibidos:
a) El empleo y tenencia de todo tipo de gases, sustancias venenosas, tranquilizantes, atrayentes o repelentes, o productos para crear olor y los explosivos.
b) El empleo de reclamos de animales, vivos, muertos o naturalizados, así como todo tipo de reclamos eléctricos, incluidas las grabaciones sin autorización expresa o en contra de las disposiciones establecidas en la misma.
c) El empleo de fuego y tenencia de aparatos electrocutantes o paralizantes capaces de matar o aturdir.
d) El empleo para la caza de faros, linternas, espejos y otras fuentes luminosas artificiales.
Se exceptúa esta prohibición en las esperas nocturnas, en las que podrán utilizarse dichos elementos a fin de potenciar la seguridad de la actividad cinegética.
e) El empleo de lazos, anzuelos, trampas, cepos, costillas, perchas, fosos, nasas o alares, arbolillo, varetas, rametas, barracas o paranys, y otro tipo de trampas no selectivas en sus condiciones de empleo.
f) El empleo y tenencia de todo tipo de artefactos que requieran para su uso el funcionamiento de mallas, redes abatibles, redes niebla o verticales o redes de cañón.
g) Todo tipo de medios o métodos que impliquen el uso de liga, pegamentos o productos similares.
h) El empleo de aeronaves de cualquier tipo, de vehículos terrestres motorizados y de embarcaciones en movimiento, como lugares desde donde realizar los disparos, salvo autorización expresa.
i) Abrir portillos en cercas o vallados o construir artificios, trampas, barreras o cualquier otro dispositivo que sirva o pueda servir para beneficiarse de la caza.
k) Los cercados electrificados
3. Quedan prohibidos los cercados con mallas que no permitan el libre tránsito de las especies silvestres, con excepción de las especies cinegéticas de caza mayor, excepto cuando su utilización se realice en las Zonas de Aclimatación definidas en el art. 37 y en los biotopos artificiales.


CAPÍTULO III

PROTECCIÓN DE LAS PIEZAS DE CAZA


  1. Protección y conservación de las especies de caza.


1. Con carácter general se prohíbe, salvo autorización excepcional:
a) Cazar o estar en posesión de piezas de caza vivas o muertas cuya procedencia no pueda justificarse en los períodos de vedas que se establezcan en la correspondiente disposición general de vedas.
b) Cazar en los llamados días de fortuna; entendiendo éstos como aquéllos en los que como consecuencia de incendios, nevadas, epizootias, inundaciones, sequías u otras causas, las piezas de caza se ven privadas de sus facultades normales de defensa u obligadas a concentrarse en determinados lugares.
c) Cazar cuando por la niebla, nevadas, humos u otras causas se reduzca la visibilidad de forma que pueda resultar peligroso para las personas o sus bienes. En todo caso, se prohíbe cazar cuando la visibilidad sea inferior a 250 metros.
d) Cazar fuera del periodo comprendido entre una hora antes de la salida del sol y una hora después de su ocaso, excepto en las modalidades de caza para las que reglamentariamente se establezcan períodos diferentes.

e) Cazar en línea de retranca en caza mayor haciendo uso de armas de fuego.
f) Portar armas de caza desenfundadas o dispuestas para su uso cuando se circule por el campo en época de veda o día no hábil para la caza, cuando se carezca de la autorización administrativa correspondiente.
g) Cualquier práctica que tienda a atraer o espantar la caza en terrenos ajenos o zonas protegidas.
h) Cazar aprovechándose del trabajo de la maquinaria agrícola o forestal.
i) Cazar crías o las hembras seguidas de crías.
j) Cazar en monterías o batidas en puestos interiores a menos de 200 metros de cerramientos cinegéticos conocibles.
k) Cazar con hurón.
l) Cazar a caballo, salvo en el ejercicio de la cetrería .
m) Cazar palomas en sus bebederos habituales o a menos de 1000 metros de un palomar debidamente señalizado
n) Destruir o dañar instalaciones destinadas a la protección y fomento de la caza
2. Se prohíbe la introducción de fauna alóctona salvo en los cercados de caza mayor. El propietario de ejemplares de fauna alóctona cuya introducción haya sido previamente autorizada estará obligado en la forma y plazos que se determine reglamentariamente a comunicar la fuga de ejemplares procedentes de establecimientos de cría, domicilios o comercios.
3. Se prohíbe la manipulación genética de especies cinegéticas destinadas para su liberación en el medio natural, salvo autorización expresa del titular de la dirección general competente en materia de conservación de la naturaleza.


  1. Autorizaciones especiales.


1. Podrán quedar sin efecto las prohibiciones previstas en esta Ley, previa autorización de la Dirección General competente en materia de caza, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:
a) Cuando de su aplicación se derivaran efectos perjudiciales para la salud y seguridad de las personas.
b) Cuando de su aplicación se derivaran efectos perjudiciales para especies protegidas.
c) Para prevenir perjuicios importantes a los cultivos, el ganado, los bosques, la propia caza, la pesca o la calidad de las aguas.
d) Para combatir enfermedades o epizootias que afecten a las especies cinegéticas.
e) Cuando sea necesario por razón de investigación, educación, repoblación o reintroducción, o cuando se precise para la cría en cautividad.
f) Para prevenir accidentes en relación con la seguridad aérea.
2. La autorización administrativa a que se refiere el apartado anterior deberá ser motivada y especificar:
a) El objeto o razón de la acción.
b) La especie o especies a que se refiera.
c) Los medios, los sistemas o métodos a emplear y sus límites, así como el personal cualificado, en su caso.
d) Las condiciones de riesgo y las circunstancias de tiempo y lugar.
e) Los controles que se ejercerán, en su caso.
3. La utilización de un medio o método autorizado se hará de forma proporcionada al fin que se persiga.
4. Si por razones de urgente necesidad no pudiera obtenerse la previa autorización administrativa en cualquiera de los supuestos citados, se dará cuenta inmediata de la acción realizada a la jefatura territorial competente en materia de caza, que abrirá un periodo de información previa para determinar la urgencia alegada y la justificación del medio empleado, pudiendo, como resultado de dichas actuaciones informativas, ordenar la incoación del correspondiente procedimiento sancionador.

CAPÍTULO IV.

MODALIDADES DE CAZA


  1. Modalidades de Caza.




    1. Las modalidades autorizadas para la caza mayor son las siguientes:




    1. Montería: consiste en batir con ayuda de perros una mancha o extensión de monte cerrada por cazadores distribuidos en armadas y colocados en puestos fijos. En este caso los batidores sólo podrán portar armas blancas para el remate de las piezas. El número de cazadores en puestos será entre 20 y 50 y el de perros, hasta 5 rehalas.



    1. Batida: Es una modalidad de caza colectiva para la caza mayor y la caza del zorro, en la que participarán un mínimo de 10 cazadores y un máximo de 30 en puestos que pueden variarse durante el desarrollo de la actividad. Se podrán utilizar hasta 30 perros, en dos grupos como máximo, sin perjuicio de una posterior confusión. Los perros pueden ser acompañados por cazadores, en el ejercicio de la caza. En esta modalidad no hay auxiliares de caza. La acción consistente en el rastreo por los cazadores de la zona de la batida con perros atraillados para localizar el encame de las piezas se considera acción preparatoria de la caza.



    1. Rececho: consiste en que el cazador, con el ánimo de abatirla, busca la pieza con ayuda de un guarda o un guía.




    1. Aguardo o espera: consiste en que el cazador espera apostado en un lugar a que la pieza acuda espontáneamente a él.



    1. Las modalidades autorizadas para la caza menor son las siguientes:



  1. En mano: consiste en un grupo de cazadores que, con o sin la ayuda de perros, colocados en línea y separados entre sí por una distancia variable, avanzan cazando en un terreno.




  1. Madriguera: técnica de caza utilizada para la caza del zorro, en sus lugares de refugio, basada en el trabajo de los perros especializados en la persecución y acoso a esta especie en sus cuevas o refugios subterráneos.




  1. Ojeo: consiste en batir un determinado terreno por ojeadores sin perros para que la caza pase por una línea de cazadores apostados en lugares fijos.




  1. Al salto: consiste en el cazador en solitario o con perro, que recorre el terreno para disparar sobre las piezas de caza que encuentre.




  1. Al paso o en puesto fijo o espera: consiste en que el cazador, desde un puesto fijo, espera a que las piezas pasen por el lugar o acudan a él espontáneamente o con ayuda de cimbeles.




  1. Zapeo: Modalidad usada exclusivamente para el conejo y el zorro, consistente en batir un determinado terreno por cazadores con o sin ayuda de perros, para que los conejos o zorros ahuyentados pasen por donde están apostados los otros cazadores del grupo. El número máximo de cazadores en los puestos deberá ser inferior a 10.


3. Las modalidades autorizadas para la caza mayor o menor indistintamente son las siguientes:


  1. Caza con arco: es la que se realiza con este método de captura. Sólo se permite esta modalidad de caza en terrenos cinegéticos sometidos a régimen especial, que la hayan incluido entre las modalidades de caza autorizadas.




  1. Cetrería: se entenderá por cetrería la modalidad de caza que utiliza a las aves rapaces mantenidas en cautividad, para su uso como medio de caza.




    1. Reglamentariamente se determinarán las condiciones y requisitos para la práctica de las modalidades de caza.



    1. Reglamentariamente se podrán definir y autorizar modalidades de caza diferentes a las previstas en el presente artículo.


  1. Competiciones cinegéticas


1. Tienen la consideración de competiciones cinegéticas las pruebas calificadas como tales por la Federación Gallega de Caza, cuya práctica habrá de ser conforme a las disposiciones de la presente Ley y sus normas de desarrollo.
2. Las competiciones cinegéticas sólo podrán realizarse en terrenos cinegéticos sometidos a régimen especial y previa autorización del titular de la jefatura territorial correspondiente de la consellería competente en materia de caza cuando el ámbito sea una provincia y el director general competente en materia de caza cuando el ámbito sea autonómico.
3. Con carácter especial los órganos citados en el apartado anterior podrá autorizar competiciones fuera del periodo hábil de caza.



  1. La caza con fines científicos.


1. Cuando existan razones de orden técnico o científico que lo aconsejen, el titular de la jefatura territorial correspondiente de la consellería competente en materia de caza podrá capturar o autorizar la captura de determinados ejemplares de la fauna cinegética.
2. Las autorizaciones contendrán al menos las siguientes especificaciones:
a) La finalidad de la actividad cinegética y el destino de las especies objeto de captura.
b) Las especies y número de ejemplares que pueden ser objeto de captura.
c) Días y horas hábiles para la caza.
d) Métodos o medios autorizados.
e) Terrenos en los que puede practicarse la caza científica.
f) Plazo por el que se otorga la autorización.
3. Finalizado el plazo concedido para la caza científica, las personas autorizadas deberán presentar ante el órgano autorizante memoria descriptiva del desarrollo de la actividad, con expresión de los días y horas en los que se desarrolló, medios de captura utilizados, número de ejemplares capturados por especies y conclusiones de la experiencia científica.
CAPÍTULO V

LA VIGILANCIA Y EL CUIDADO DE LA CAZA


  1. La vigilancia de la actividad cinegética


1. La vigilancia de la actividad cinegética y el cumplimiento de los preceptos de la presente Ley serán desempeñados por los agentes facultativos medioambientales dependientes de la Consellería competente en materia de caza, y por los demás cuerpos e instituciones de la Administración Pública que, con carácter general, tengan encomendadas funciones de custodia de los recursos naturales.
2. En el ejercicio de sus funciones, los agentes facultativos medioambientales tendrán la consideración de agentes de la autoridad y como tales podrán solicitar la exhibición de la documentación obligatoria para el ejercicio de la caza, asimismo podrán examinar, ocupar y retener, cuando proceda, las piezas cobradas y los medios de caza empleados.
3. Los agentes de la autoridad, en el ejercicio de las funciones de vigilancia, inspección y control podrán:
a) Acceder y entrar libremente, en cualquier momento y sin previo aviso, en todo tipo de terrenos e instalaciones sujetos a inspección y a permanecer en ellos, con respeto, en todo caso, a la inviolabilidad del domicilio. Al efectuar una visita de inspección, deberán comunicar su presencia a la persona inspeccionada o a su representante, a menos que considere que dicha comunicación pueda perjudicar el éxito de sus funciones.
b) Proceder a practicar cualquier diligencia de investigación, examen o prueba que consideren necesaria para comprobar que las disposiciones legales se observan correctamente.
c) Tomar o sacar muestras de sustancias y materiales, realizar mediciones, obtener fotografías, vídeos, grabación de imágenes, y levantar croquis y planos, siempre que se notifique al titular o a su representante, salvo casos de urgencia, en los que la notificación podrá efectuarse con posterioridad.
4. Cualquier ciudadano podrá recabar la intervención de los agentes de la autoridad cuando detecte actuaciones prohibidas o advierta circunstancias peligrosas para la fauna silvestre.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Competencia en materia de caza iconCompetencia de la autoridad administrativa en materia tributaria

Competencia en materia de caza iconExamen de paternidad o maternidad los laboratorios autorizados deben...
«la cumplida ejecución de la Ley». En consecuencia, el carácter reglamentario del decreto acusado, y su materia misma, determinan...

Competencia en materia de caza iconLibre competencia en los mercados improcedencia de sanciones / abuso...

Competencia en materia de caza iconL a caza del tesoro

Competencia en materia de caza iconAgricultura, ganadería, caza y silvicultura

Competencia en materia de caza iconEs la energía, el aliento vital, la fuerza que impulsa la materia,...

Competencia en materia de caza iconDirectrices para la gestión sostenible de la caza

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconBase cuarta. Carné del cazador, licencias de caza, seguros y permisos. Pág. 2




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com