Competencia en materia de caza




descargar 425.86 Kb.
títuloCompetencia en materia de caza
página7/9
fecha de publicación25.01.2016
tamaño425.86 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Ley > Competencia
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Artículo 69. Los guardas de caza
1. Los tecores podrán dotarse de vigilancia privada para el cuidado y control de la

actividad cinegética. La función de vigilancia podrá ser individual o compartirse

entre varios tecores. Puede desempeñarse con personal propio o por medio de

empresas.

2. Para acceder a la condición de guarda de caza se deberán cumplir los siguientes

requisitos:

a) Ser mayor de edad.

b) No haber sido condenado por resolución firme por infracción a la normativa

relacionada con el medio ambiente.

  1. Superar las pruebas de aptitud establecidas al efecto.


3. Los guardas de caza serán nombrados por el titular de la dirección general competente en materia de caza .

4. La condición de guarda de caza habilita para realizar en los terrenos cinegéticos

las siguientes funciones:

a) Vigilancia de la caza y de sus hábitats.

b) Colaboración en la ejecución y seguimiento de los planes de ordenación y de

aprovechamiento cinegéticos y, en particular, en la práctica de la caza selectiva y

en el control de poblaciones.

c) Cuantas otras labores a favor de la caza pudieran encomendársele.

5. El ejercicio de su actividad está restringido al ámbito territorial de los terrenos cinegéticos

para los que hayan sido contratados, siendo incompatible con el ejercicio de la actividad

cinegética en los mismos. A los guardas de caza no les está permitido el ejercicio de la caza .

durante el ejercicio de sus funciones

    1. Los guardas de caza, colaborarán con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y con los agentes facultativos medioambientales de Galicia, para el efectivo cumplimiento de la normativa cinegética dentro del territorio de esta Comunidad Autónoma.

7 Para ejercer sus funciones deberán estar contratados por los titulares de terrenos

cinegéticos, por sus asociaciones o federaciones, siendo necesario poner en conocimiento

del Departamento la formalización de los contratos.

8. El incumplimiento de sus funciones producirá la cancelación de la habilitación, que

será acordada por el Director General competente en materia de caza, en resolución motivada y previa audiencia del interesado.

9. Los guardas de caza, en el ejercicio de sus funciones, deberán portar la documentación que los acredite como tales, y en su caso, hacer uso del uniforme y distintivos previstos que se determinen reglamentariamente. Los guardas de caza de la Comunidad Autónoma de Galicia tendrán el mismo uniforme y distintivo del cargo en todo el territorio de Galicia.

10. De toda incidencia que pueda ser grave o resultar de interés para el mejor conocimiento y conservación de la naturaleza, el guarda de caza elevará un parte al titular del terreno cinegético, quien, en su caso, lo pondrá a disposición de la Administración competente.




TÍTULO V

LAS ENTIDADES COLABORADORAS Y LOS ORGANOS CONSULTIVOS
Artículo 70. Las entidades colaboradoras
1. Se considerarán entidades colaboradoras aquellas que realicen acciones en favor de la riqueza cinegética, la conservación de las especies y su hábitat y su ordenado aprovechamiento, además o indistintamente de las que les correspondan, en su caso, como titulares de terrenos de régimen cinegético especial.
2. Serán declaradas por el titular de la dirección general competente en la materia y reglamentariamente se determinarán los requisitos necesarios para la obtención de la condición de entidad colaboradora, así como sus beneficios y obligaciones.
Artículo 71. Los órganos consultivos y asesores.
1. La función de asesoramiento a la Administración y de representación de las organizaciones de cazadores y otros grupos vinculados a la caza en el aprovechamiento cinegética se realizará a través del Comité Gallego de Caza y los comités provinciales de caza.
2. Ambos comités, de carácter consultivo, analizarán y harán propuesta de cuantas materias sean de interés para la caza, en su respectivo ámbito territorial, y de modo particular, debatirán sobre las propuestas de órdenes generales de vedas, los expedientes de declaración de los TECOR y cualquier otra cuestión de interés cinegético.
3. La composición de los comités de caza, incluirá en su ámbito una representación amplia de las entidades relacionadas con el mundo de la caza y de las administraciones públicas.
4. Reglamentariamente se determinarán la composición y funciones del Comité Gallego de Caza y de los comités provinciales de caza.


Artículo 72. La Junta de Homologación de Trofeos de Caza
1. La Junta de Homologación de Trofeos de Caza es un órgano adscrito a la Consellería competente en materia de caza cuya función principal es la homologación de los trofeos de caza, conforme a las fórmulas y baremos establecidos por los organismos nacionales e internacionales.
2. Su composición y régimen de funcionamiento se determinará reglamentariamente.


TÍTULO VI

REGIMEN SANCIONADOR


CAPÍTULO I

ACTUACIONES PREVIAS
Artículo 73. Las denuncias de los agentes de la autoridad
En los procedimientos sancionadores que se instruyan con ocasión de infracciones tipificadas en la presente Ley, las denuncias formuladas por los agentes de la autoridad, que presenciasen los hechos, acompañadas de los elementos probatorios disponibles y previa ratificación, siempre que exista una petición al respecto del inculpado sobre extremos concretos de la misma, constituirán base suficiente, salvo prueba en contrario, para adoptar la resolución que proceda.

CAPÍTULO II

MEDIDAS PROVISIONALES
Artículo 74. Medidas provisionales

1. Antes de la iniciación del procedimiento sancionador el órgano competente para iniciarlo, o, en su caso, los agentes de la autoridad, podrán adoptar las medidas de carácter provisional que juzguen necesarias, incluidos los decomisos e incautaciones de las armas, útiles, instrumentos, substancias y precinto de vehículos o embarcaciones empleados para la comisión de alguno de los hechos tipificados como infracciones graves o muy graves.

2. Las medidas provisionales del apartado anterior deberán ser confirmadas, modificadas o levantadas en el acuerdo de iniciación del procedimiento, que deberá efectuarse dentro de los 15 días siguientes á su adopción. En todo caso, las mencionadas medidas quedarán sin efecto, si no se inicia el procedimiento en dicho plazo o cuando el acuerdo de iniciación no contenga un pronunciamiento expreso acerca de las mismas.

3. Una vez iniciado el procedimiento sancionador, el instructor del procedimiento o el órgano competente para resolverlo, podrá adoptar, de oficio o a instancia de parte, mediante acuerdo motivado, las medidas preventivas que juzgue oportunas para asegurar la eficacia de la resolución que pudiera recaer, si existen elementos de juicio suficientes, incluida la suspensión preventiva de la licencia de caza en los casos de presunta comisión de una infracción grave o muy grave.

4. En la resolución del procedimiento sancionador el órgano competente determinará el destino definitivo de las armas, útiles, instrumentos, substancias u otros elementos decomisados, que deberá ajustarse las siguientes prescripciones:

a) Cuando su uso fuese declarado como ilícito, serán destruidos, levantándose la correspondiente acta.

b) Cuando su uso fuese declarado lícito se depositarán en la Consellería competente en materia de caza para dirigirlo a alguno de los destinos que se fijen en la resolución del procedimiento: devolución, rescate o venta en pública subasta.
Artículo 75. Decomisos.

1. Toda infracción administrativa muy grave, en materia de caza, llevará consigo el decomiso de la caza, viva o muerta, que fuese ocupada al infractor, independientemente de su calificación como piezas de caza, así como de cuantas artes, medios o animales, vivos o muertos, que, de forma ilícita, sirviesen para cometer el hecho. A los bienes ocupados se les dará el destino que se señale reglamentariamente.

2. Las piezas capturadas que se encuentren vivas y con posibilidad de seguir viviendo serán puestas en libertad y devueltas a su medio natural una vez adoptadas las medidas necesarias para su correcta identificación, si ello fuese preciso. A las piezas que estuvieran heridas se les proporcionarán los cuidados necesarios para su recuperación. Los ejemplares muertos serán entregados en centros de beneficencia.

3. Cuando se trate de perros o aves de cetrería vivos cuya tenencia estuviese autorizada, el agente de la autoridad interviniente podrá proceder a su decomiso y posterior traslado a un centro zoológico.

4. La caza muerta útil para el consumo será entregada en un centro benéfico.

5. Los trofeos serán puestos a disposición de la jefatura territorial competente en

materia de caza.

6. En todos los casos el agente denunciante expedirá recibo de lo decomisado al denunciado, en el que constará su destino y puesta a disposición de la autoridad correspondiente.


Artículo 76. Retirada y devolución de armas.

1. El agente de la autoridad denunciante procederá a la retirada de las armas y de su correspondiente guía, sólo en aquellos casos en que fuesen utilizadas para cometer la presunta infracción, por disparo directo, habiendo producido la muerte de animales no cazables o su uso en lugar o tiempo no autorizados. En todo caso, se dará recibo en que conste la clase, marca, número y puesto de la Guardia Civil donde quedará depositada.

2. El uso o tenencia durante el ejercicio de la caza de armas o medios no autorizados dará lugar a su retirada por el agente denunciante. Las armas serán depositadas en el puesto de la Guardia Civil más próximo a donde se produjesen los hechos denunciados.

3. La negativa a la entrega del arma o medios, cuando el presunto infractor sea requerido para ello, podrá dar lugar a denuncia ante el Juzgado competente a los efectos previstos en la legislación penal.

4. Las armas o medios retirados, si son de lícita tenencia y utilización conforme a esta Ley, serán devueltos por algunos de los siguientes procedimientos:

  1. De forma gratuita, cuando por resolución recaída en el expediente se proceda al sobreseimiento del mismo.

  2. Gratuitamente, por disposición expresa del instructor del expediente, en el supuesto de infracción leve, una vez propuesta esta tipificación, previa solicitud de devolución por el interesado y siempre que el mismo no tenga pendiente de pago sanciones por infracciones de la presente Ley.

  3. Previo rescate en la cuantía establecida, cuando se hagan efectivas las sanciones e indemnizaciones impuestas en los supuestos de infracción grave o muy grave. No obstante, el instructor del expediente podrá acordar, una vez dictada la propuesta de sanción, la devolución del arma si el presunto infractor presenta aval bancario que garantice el importe total de la sanción e indemnización propuestas.

  4. A las armas decomisadas se les dará el destino establecido en la legislación del Estado en la materia. Los demás medios materiales no rescatados serán enajenados o destruidos.

CAPÍTULO III

INFRACCIONES

Artículo 77. Infracciones leves


  1. Cazar siendo menor de catorce años.

  2. Cazar con armas de fuego sin haber alcanzado la mayoría de edad cuando se haga a más de 50 metros del cazador mayor de edad encargado de la vigilancia del menor o cuando no se cumplan sus indicaciones.

  3. No llevar consigo durante el ejercicio de la caza la documentación preceptiva, aun siendo titular de la misma.

  4. Cazar sin haber renovado la licencia en el plazo legalmente previsto.

  5. Abatir o intentar abatir una pieza que haya sido levantada y sea perseguida por otro u otros cazadores y sus perros, en tanto dure la persecución.

  6. No abrir o descargar el arma cuando se aproxime al cazador personas o grupos de personas ajena a la cacería, así como el los momentos de descanso o reunión entre los cazadores.

  7. Practicar la caza a caballo cuando no se disponga de autorización para ello.

  8. Cazar palomas en sus bebederos habituales o a menos de 1.000 metros de un palomar debidamente señalizado.

  9. No impedir que los perros propios vaguen sin control por terrenos cinegéticos evitando que dañen, molesten o persigan a las piezas de caza, las crías o sus nidos en cualquier época del año.

  10. Incumplir lo establecido en el artículo 6º de esta ley sobre entrada o cobro de piezas en terrenos de titularidad ajena.

  11. Incumplir las normas que regulen el adiestramiento de perros en las zonas que se establezcan al efecto.

  12. No cumplir las normas sobre caza en caminos y aguas públicas que atraviesen o linden con terrenos cinegéticos.

  13. Participar como cazador, ojeador, batidor o secretario en cacerías en las modalidades de ojeo, batida o montería sin llevar prendas de alta visibilidad que permitan o favorezcan la mejor visualización del cazador.

  14. Cualquier práctica que tienda a atraer o espantar la caza en terrenos ajenos o zonas protegidas.

  15. Cualquier práctica que se desarrolle en terrenos propios que tenga por objeto espantar a las piezas de caza con el objeto de obstaculizar el normal desarrollo de la cacería.

  16. Infringir lo dispuesto en el artículo 6.3 de esta ley respecto a la entrega de piezas de caza heridas o muertas que entren en terrenos cinegéticos de otra titularidad, cuando el peticionario de acceso acredite que la pieza fue herida en terreno donde le estaba permitido cazar.

  17. Infringir las limitaciones o prohibiciones que regulen el ejercicio de la caza en terrenos sometidos a régimen cinegético especial, cuando el infractor esté en posesión del correspondiente permiso para ejercitar la caza en los mismos.

  18. Portar armas o cualquier otro medio de caza, por los acompañantes, ojeadores, batidores o auxiliares de caza, salvo los secretarios que deberán transportarlas enfundadas y los batidores en las monterías a quienes se autoriza el uso de armas blancas para el remate de las piezas de caza.

  19. Estar en posesión de armas o municiones no permitidas para la modalidad de caza que se esté practicando.

  20. Abandonar los cartuchos vacíos, vainas, así como cualquier otro residuo usado en las prácticas cinegéticas.

  21. Incumplir las responsabilidades que les atribuye el artículo 54 de esta ley por parte de los responsables de la cacería, de los organizadores nombrados polo los titulares de explotaciones cinegéticas o, en su caso, de los titulares de los tecores.

  22. Incumplir las condiciones que se fijen en las autorizaciones para celebrar batidas o incumplir las indicaciones del Jefe de Cuadrilla en aquellos aspectos que no afecten directamente a la seguridad de las personas.

  23. Incumplir por parte del titular cinegético la obligación de dar cuenta en el plazo previsto del resultado de las cacerías así como de la información prevista en el artículo 22º.3 de esta ley.

  24. No presentar la memoria descriptiva del desarrollo de la actividad, con expresión de los días y horas en los que se desarrolló, medios de captura utilizados, número de ejemplares capturados por especies y conclusiones de la experiencia científica que se establece en el artículo 67º.3 de esta ley.

  25. Incumplir los cazadores las limitaciones contenidas en el Plan de Aprovechamiento Cinegético oficialmente aprobado o en el Plan de Ordenación cinegética, salvo que estuviese tipificado como infracción específica de mayor gravedad en la presente Ley.

  26. El incumplimiento de las obligaciones reguladas en esta ley que afecten a los titulares cinegéticos que no estén expresamente como otro tipo de infracción.

  27. Cercar con mallas que no permitan el libre tránsito de las especies cinegéticas de caza mayor, excepto cuando se utilicen en zonas de aclimatación y en los biótopos artificiales

  28. Portar en cualquier medio de transporte armas descargadas y desenfundadas o cualquier

otro medio de caza listo para su uso en día hábil de caza.

  1. Cazar en los llamados días de fortuna, es decir, en aquellos en los que, como consecuencia de incendios, nevadas, epizootias, inundaciones, sequías u otras causas, las piezas de caza se ven privadas de sus facultades normales de defensa u obligados a concentrarse en determinados lugares.

  2. La vulneración de las prohibiciones o el incumplimientos de obligaciones previstas en esta ley y que no estuviesen tipificadas como infracciones en esta ley.

1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Competencia en materia de caza iconCompetencia de la autoridad administrativa en materia tributaria

Competencia en materia de caza iconExamen de paternidad o maternidad los laboratorios autorizados deben...
«la cumplida ejecución de la Ley». En consecuencia, el carácter reglamentario del decreto acusado, y su materia misma, determinan...

Competencia en materia de caza iconLibre competencia en los mercados improcedencia de sanciones / abuso...

Competencia en materia de caza iconL a caza del tesoro

Competencia en materia de caza iconAgricultura, ganadería, caza y silvicultura

Competencia en materia de caza iconEs la energía, el aliento vital, la fuerza que impulsa la materia,...

Competencia en materia de caza iconDirectrices para la gestión sostenible de la caza

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconLa nutrición es un proceso complejo, en el cual el ser vivo toma...

Competencia en materia de caza iconBase cuarta. Carné del cazador, licencias de caza, seguros y permisos. Pág. 2




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com