Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales




descargar 346.26 Kb.
títuloPsicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales
página2/6
fecha de publicación26.01.2016
tamaño346.26 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6

La estructuración temporal es similar a la estructuración del espacio. El niño sitúa sus acciones y rutinas en unos ciclos de sueño-vigilia, de antes-después, mañana-tarde-noche, ayer-hoy-mañana, día entresemana-fin de semana…, y es capaz de hacerlo en su actividad mucho antes que representar simbólicamente estas nociones.

No es fácil para los niños distinguir entre lo sucedido en la vigilia o lo sucedido en el sueño.

Estos dos componentes (espacio-tiempo) junto con otros aspectos como el control tónico y respiratorio, control postural y de equilibrio se van diferenciando y a la vez integrando en una totalidad crecientemente compleja y bien articulada: el esquema corporal gracias al doble impulso de la maduración y el aprendizaje.

Importancia del cuerpo

El cuerpo es el primer medio de relación que tenemos con el mundo que nos rodea; por eso cuanto más lo conozcamos, mejor podremos desenvolvernos en él.

El conocimiento y dominio del cuerpo es el pilar a través del cual se construirán el resto de los aprendizajes. Este conocimiento del propio cuerpo supone para la persona un proceso que se irá desarrollando a los largo del crecimiento.

El concepto de esquema corporal en cada individuo va a venir determinado por el conocimiento que se tenga del propio cuerpo.

Tasset define el esquema corporal como la toma de conciencia de la existencia de las diferentes partes del cuerpo y de las relaciones recíprocas entre éstas.

Es fundamental que el niño conozca todas las partes de su cuerpo de forma detallada y precisa, así debe conocer:

    • Cabeza: ojos, boca, nariz, barbilla, pómulos, orejas…

    • Cuello.

    • Hombros.

    • Brazos: codos, muñecas, manos, dedos, uñas.

    • Tronco: pecho, espalda, vientre, cintura, caderas.

    • Pierna: muslos, rodillas, tobillos, pies, dedos, uñas.

    • Glúteo: pene, vagina.

Irán tomando conciencia de las diferentes partes de su cuerpo en un orden de mayor a tamaño a menor, conociendo antes las manos que las uñas, por ejemplo.

A medida que el niño va avanzando tenemos que ir introduciendo nuevos conceptos, nuevos segmentos corporales para que amplíe su conciencia corporal. Para esto es fundamental que el maestro sea el primero en conocer su cuerpo de forma correcta y tener conciencia de su esquema corporal.

Además al mismo tiempo que introducimos nuevos segmentos corporales también estamos ampliando su vocabulario.
Objetivos del esquema corporal

  • Saber localizar los distintos segmentos corporales tanto de su cuerpo como del otro.

  • Toma de conciencia de las vestimentas que cubren los segmentos corporales.

  • Conocer las funciones de cada uno de los segmentos corporales.

  • Conocer la simetría corporal.

  • Conocer las partes y elementos que son dobles.

  • Aprender a observar (importancia del espejo).

  • Descubrir las posibilidades de movimiento de las diferentes partes del cuerpo.


COORDINACIÓN OCULO-MNUAL

Para desarrollar esta habilidad Corbin (1973) señaló tres etapas:

  • Exploración visual activa y repetida. Entre las 17 y las 28 semanas el bebé suele seguir la siguiente secuencia: mira un objeto, se mira las manos, vuelve a mirar el objeto intentado cogerlo, cuando consigue cogerlo lo lleva a la boca y con él sigue explorando.




  • Iniciación a la presión y/o la manipulación. Entre las 28 y las 40 semanas el niño está aprendiendo a usar sus ojos para guiar sus acciones; la secuencia suele ser: localiza el juguete con los ojos, se estira para alcanzarlo, se despista, mira el juguete fijándose más en él, lo agarra y sigue mirándolo.




  • Refinamiento y precisión. Desde las 40 semanas el niño explora y manipula los objetos con mayor precisión.



LATERALIDAD

(De los 3 a los 6 años)

Establecimiento de la preferencia lateral

  • Fase de indefinición (0-2 años).

  • Fase de alternancia (2-4 años).

  • Fase de automatización (4-7 años).


El proceso de lateralización tiene una base neurológica, es una etapa más de maduración del sistema nervioso. Hay un dominio de un lado del cuerpo sobre el otro y esto va a depender del predominio del hemisferio. La lateralidad es un dominio funcional que se manifiesta en la preferencia que decidimos selectivamente de un miembro para realizar una actividad.

Cuando una persona es diestra el hemisferio predominante es el izquierdo.

El hemisferio derecho de los niños varones se desarrolla a mayor velocidad que el izquierdo, pero se conecta con el otro hemisferio.

En las niñas se desarrollan los dos hemisferios al mismo ritmo, por lo que son capaces de realizar un mayor número de actividades. Tienen un mayor número de conexiones interhemisféricas por lo que encontramos más niñas ambidiestras que niños.

A niveles hormonales la testosterona frena el desarrollo del hemisferio izquierdo en los chicos pero permite desarrollar más el hemisferio derecho, por lo tanto tienen más desarrolladas las habilidades espaciales, que se encuentran en dicho hemisferio.

Objetivos de la lateralidad

  • Conseguir un buen afianzamiento de los términos derecha e izquierda.

  • Desarrollar el reconocimiento de los distintos miembros corporales.

  • Mayor conocimiento y control del cuerpo.

  • Afianzar el dominio de los distintos miembros corporales con objeto de evitar futuros trastornos del aprendizaje.


RESPIRACIÓN

Es algo más que inspirar y espirar el aire. Es una forma esencial de alimentar nuestro cuerpo y sosegarlo. Sabemos que la falta de oxígeno produce agotamiento, fatiga, desgana, falta de concentración y ansiedad. Una buena respiración facilita el equilibrio físico y mental.

Los psicomotricistas han observado que muchas dificultades se deben a la falta o a la mala respiración de los niños.

El proceso de respiración es mecánico. Hay una respiración interna (la sangre y las células intercambian gases y el aparato circulatorio constituye el medio de transporte) y una respiración externa (existe intercambio de gases en el medio y la sangre, esto sólo ocurre en casos especializados como son en pulmones y bronquios).

El sistema respiratorio está formado por: nariz, boca, laringe, faringe, tráquea, y bronquios.

Los huesos protectores son: esternón, costillas y columna vertebral.

Los músculos que participan en la inspiración son: diafragma, intercostales externos y algunos músculos del cuello.

Y por último, los músculos que actúan en la espiración son: abdominales e intercostales internos.

Estrechamiento de Escaso estrechamiento Ensanchamiento de la

la cavidad torácica. de la cavidad torácica. cavidad torácica.

Sobre presión Ligero aumento Presión negativa.

sobrepresión.

Salida del aire. Leve salida del aire. Absorción del aire.
En toda sesión de psicomotricidad se debe introducir la respiración ya que es una parte fundamental de la misma. La respiración siempre va muy ligada al momento de la relajación, también fundamental en las sesiones de psicomotricidad.

Objetivos de la respiración

  • Tomar conciencia de los movimientos corporales que acompañan a la respiración.

  • Conocer las fases de la respiración y su importante función de alimentar a las células.

  • Permite adquirir buenos hábitos respiratorios para que no dañen su capacidad pulmonar. La respiración debe ser nasal por varias razones:

    • Porque es mucho más amplia y más lenta.

    • Calienta el aire antes de pasar a los pulmones.

    • .Humidifica el aire.

    • Tiene función de filtrado y de protección, de alguna manera ´´limpia`` el aire.

    • Se produce una mejor coordinación entre el trabajo del corazón y los pulmones.

    • La repercusión de la respiración nasal en abdominales y diafragma permite un mejor ajuste postural.

    • Facilita el intercambio gaseoso.

    • Al ser más lenta va a permitir eliminar más CO2

  • Si la respiración es bucal van a producirse una serie de inconvenientes, perjudiciales para la salud.

    • Al respirar por la boca entra más oxígeno que sobreestimula el sistema nervioso.

    • La garganta se oxida más.

    • Se rompe la frecuencia respiratoria cardiaca.

    • No se calienta el aire y no se filtra, por lo que se introducen más bacterias.

    • Es una respiración superficial y entrecortada.

    • La postura no se ajusta.

    • No mejora el intercambio venoso.

    • Precipita las deshidrataciones.

    • Reseca la mucosa nasal y bucal.

Como hemos comentado la respiración debe ser nasal y debes hacerlo saber a los niños. Es necesario que sean consientes de la importancia de la respiración y pueden hacerlo a través del juego. Así para trabajar la respiración podemos emplear globos u otros materiales.

Para respirar correctamente la expulsión debe ser el doble que la inspiración. Si la respiración no se hace de forma correcta se produce un exceso d oxigeno que alterara el sistema nervioso impidiendo una correcta relajación.

Si observamos que un niño no respira de forma correcta será necesario contactar con los padres y recomendar que el niño acuda al otorrino para descartar que haya algún tipo de problema.
RELAJACIÓN

La relajación está muy ligada a la respiración, son dos aspectos que siempre van a aparecer unidos ya que para relajarse es necesaria una buena respiración. Además ambas estarán siempre presentes en la sesiones de psicomotricidad siendo una parte esencial de las mismas.

Para realizar una buena relajación no se debe estar en movimiento (excepto en el caso de niños con hiperactividad).

La relajación ayuda a que el niño vaya interiorizando su esquema corporal. A través de ella vamos a localizar diferentes partes del cuerpo, a diferenciar cuando se está ´´duro`` y cuando se está ´´blando`` y a conocer de alguna forma el tono muscular de cada uno. También tomara conciencia de su propia respiración y en definitiva de su cuerpo.

La relajación disminuye la tensión muscular y proporciona un bienestar físico que repercute también en el bienestar emocional.

La palabra relajación debe asociarse a calma, abandono de toda tensión, no hacer… Hay que hace ver al niño que hay un momento para todo, que tan importante es hacer como no hacer.

El método más natural de relajación es hacer un recorrido por el cuerpo. Es importante estar inmóvil y con los ojos cerrados, ya que se emiten las llamadas ondas alfa originadas en el lóbulo occipital durante periodos de relajación, con los ojos cerrados, pero todavía despierto. Estas ondas se atenúan al abrirse los ojos. Se ha detectado un incremento de actividad alfa en personas practicantes de yoga y meditación.

Para comenzar una relajación primero debemos hacer ejercicios para conseguir que se cansen.

Son varios los tipos de relajación que se pueden poner en práctica:

  • Relajación Jackonson: se distinguen tres fases.

    • Contraer y aflojar: es la más sencilla para los niños y ayuda a adquirir el esquema corporal. Se pueden emplear los efectos de la gravedad. Es recomendable para los niños con hiperactividad.

    • Relajación diferencial: hacer consciente de los músculos que se emplean.

    • Entrenamiento: hay una reeducación. Se toma conciencia de los músculos que no debe ser contraídos. Hay que enseñarles que músculos hay que emplear y que músculos no, y cuándo debe hacerse.

  • Visualizaciones: sonido del agua, puesta de sol, canto de los pájaros…

  • Palabras claves: pesadez, calos, latidos del corazón, sentir que se está respirando. Son verbalizaciones que emplearemos para la relajación.

  • Masajes.


Cuando se relaja la temperatura corporal disminuye por lo que los niños deben estar tapados y la temperatura de la sala ha de ser adecuada.

Metodología

La relajación debe durar aproximadamente diez minutos. Se debe desarrollar en un ambiente de completa calma. Se puede emplear música ambiental que ayude a relajar. La sala será amplia y la temperatura agradable (20-22 Cº) y no habrá mucha luz.

El objetivo de la relajación es inhibir conductas de movimiento y llegar a la calma mental, no es en ningún caso dormirse. Deben evitarse los estímulos distractores.

El niño tiene que entender que lo que se va a hacer le va a producir sensaciones de descanso e inmovilidad.

Se usarán colchonetas, alfombras y materiales adecuados.

El tono de la voz es muy importante, las consignas verbales deben ser lentas y con paradas. Algunas de las palabras claves que se emplean son ´´abandono`` y ´´soltar``. En ocasiones no les relaja lo que les decimos, sino el tono de voz que empleamos para ello.

Objetivos

  • Tomar conciencia y saber distinguir sensaciones de blando/duro.

  • Afianzar la capacidad de inhibición voluntaria del movimiento y el tono.

  • Tomar conciencia de su propio cuerpo mediante los recorridos por el cuerpo.

  • Cuando no está relajado tiene mejor control respiratorio.

  • Se produce menos gasto energético porque disminuyen las tensiones musculares y psíquicas.


APRENDIZAJE PERCEPTIVO-MOTOR

Muchas de las habilidades a las que recurrimos cotidianamente dependen de los procesos de aprendizaje de destrezas motoras, que nos permiten realizar sin esfuerzo aparente complejas secuencias de movimientos.

Igualmente importante son los procesos a través de los cuales percibimos ciertos estímulos complejos.

Destrezas motoras y perceptivas se coordinan entre sí en muchas ocasiones.

Goldstone: ´´el aprendizaje perceptivo beneficia al organismo, al acoplar los procesos de recogida de información al uso que el organismo va a hacer de dicha información``.

La experiencia repetida con los estímulos modifica literalmente el modo en el que el cerebro responde a ellos.

Hay tres efectos que se producen con el aprendizaje perceptivo:

  1. Facilitación de la identificación del estímulo: la prolongación de un estímulo en el tiempo hace que se identifique mejor.

  2. Diferenciación de estímulos: la exposición prolongada a estímulos de una misma clase que, aun diferenciándose entre sí, comparten numerosos rasgos comunes, facilita la posterior diferenciación entre los mismo (un ejemplo es las distinción de las letras).

  3. Análisis de rasgos: la exposición prolongada de estímulos da la capacidad de distinguir los elementos de un todo. Así si se produce un aprendizaje perceptivo al oír música se podrán distinguir con facilidad todos los instrumentos.

En los distintos sistemas perceptivos existen zonas de la corteza cerebral que ´´representan`` diversos puntos de las áreas perceptivas correspondientes, es decir, que se activan preferentemente ante estímulos aplicados en una zona concreta de la superficie receptora.

Si por ejemplo únicamente pudiésemos usar tres dedos de la mano éstos se desarrollarías mucho, pues tomarían las áreas cerebrales que corresponden a los otros dedos de la mano.

La plasticidad de los sistemas perceptivos y su modificación en función de la experiencia y el aprendizaje permite explicar los conocidos efectos compensatorios que se producen en personas con alguna deficiencia sensorial.

Así por ejemplo, los sujetos ciegos muestran activación de la zona de la corteza occipital durante tareas de discriminación táctil, mientras que en sujetos normovidentes se observa exactamente lo contrario, es decir, una desactivación de esa área ante estimulación táctil. El córtex normalmente visual es suficientemente plástico y abierto como para pasar a analizar información táctil sino recibe el input o estimulo visual normal.

Los sistemas cerebrales que interviene en el aprendizaje de destrezas motoras son el cerebelo y los ganglios basales, (éstos últimos en las destrezas motóricas complejas.)

Definimos ahora dos términos fundamentales en el aprendizaje perceptivo:

  • Sensación: sensibilidad que tenemos para notar el medio como algo que está ahí y que presenta cualidades y características.

  • Percepción: proceso mental que se encarga de organizar, interpretar y codificar los datos que aporta la sensación.

Visión

Los niños tienen preferencias visuales desde que nacen, ellos prefieren las cosas brillantes, los contrastes a la monotonía, los movimientos a los estáticos, el color a la ausencia de color… También se sienten a traídos por lo que produce ruido y hacia ello dirigen la vista. La vista y el oído son dos sentidos que de alguna manera no funcionan aisladamente, de esta forma si producimos un sonido el niño lo buscara con la mirada.

Los niños ven el mundo en color, es una cualidad innata, y además los enmarcan en categorías.

La agudeza visual y la capacidad de acomodar el cristalino progresan muy rápidamente, ya a los cinco meses son prácticamente como la de los adultos.

El sistema perceptivo-atencional viene presintonizado, predispuesto a atender más unas cosas que a otras.

La constancia visual del tamaño y la forma se adquiere a los cuatro meses y a partir del gateo comienza la discriminación visual de la profundidad.

La visión es el principal sentido, del cual más nos fiamos.

Podemos enumerar algunas diferencias visuales entre niños y niñas:

  • Las células cónicas son las responsables de la detección del los colores. El cromosoma X es el que suministra dichas células, de ahí que las mujeres (XX) posean mayor variedad de estas células y por consiguiente sean capaces de diferenciar mejor los diferentes matices de los colores.

  • Las mujeres también cuentan con mayor visión periférica. Su estructura cerebral les permite un ángulo de visión de al menos un 45% por cada lado. En los hombres este porcentaje es menor.

  • La mujeres ven mejor en la oscuridad que lo hombres.

  • Los hombres presentan una visión más adecuada a larga distancia y en terrenos estrechos.

  • La testosterona desarrolla más el hemisferio derecho donde está el factor viso-espacial, capacidad para representar mentalmente e imaginar una figura rotando en el espacio, por lo que los niños tienen más desarrollada esta capacidad.

Pero todas estas diferencias pueden equiparase mediante el aprendizaje perceptivo. En toda sesión de psicomotricidad es muy importante realizar aprendizajes perceptivos.

Oído

Los recién nacidos son capaces de oír desde que nacen. Los ruidos bruscos le son incómodos y por eso lloran.

El odio está muy en coordinación con la vista. Cuando se hace un ruido el niño mueve la cabeza para localizarlo con la vista.

Se tiene preferencia por los sonidos suaves, poco agudos. Por eso el tono de voz debe ser suave y relajado.

Mientras que las niñas oyen mejor, los niños localizan antes de dónde proviene el sonido.

Olfato

Cada vez ocupa menos extensión en el cerebro, es un sentido que está atrofiado.

Los niños son capaces de oler y tienen preferencias por aromas florales o suaves. Son capaces de reconocer a la madre por el olor.

La información que se obtiene mediante el olfato va directamente al cerebro y es información muy afectiva que nos recuerda momentos, personas…

En psicomotricidad se intenta que los niños diferencien entre distintos olores. La infancia es el mejor momento para desarrollar el olfato y para aportar experiencias perceptivas. Así es fundamental trabajar el aprendizaje perceptivo en las sesiones de psicomotricidad.

Tacto

Es el primer medio de información que va a tener el niño. Recoge información y sensaciones al contacto con la madre. A través del tacto el niño puede incluso llegar a sentir las emociones de su madre.

Es un sentido fundamental para el desarrollo afectivo-social. Si el contacto físico es muy reducido el desarrollo del niño será peor. Por eso el contacto en psicomotricidad es tan importante.

Gusto

Es un sentido muy unido al olfato.

Todo lo relacionado con la glucosa es lo que más les gusta a los niños, pero el niño debe probar diferentes sabores y tiene que distinguir entre amargo, ácido, dulce, salado. Esto puede trabajarse en las sesiones de psicomotricidad.

Cuantas más experiencias sensoriales tengan los niños, cuanta más estimulación más desarrollo del cerebro.

LA ESPACIALIDAD

La espacialidad es una percepción que se adquiere antes que la temporalidad.

La educación de la percepción del espacio es capital para el niño en lo referente a su motricidad, desarrollo intelectual o afectivo, y sobre todo, en su relación con sus aprendizajes escolares (lectura, escritura…); y supone una relación entre el cuerpo y el medio exterior.

De esta forma, debemos llegar a la idea de percepción del mundo en su totalidad, una percepción espacial cuyo término de referencia es el cuerpo.

La adquisición de la espacialidad debe ir paralela a la maduración corporal, ya que hasta que uno no conozca las partes de su cuerpo (esquema corporal) no podrá situarse: delante-detrás, arriba-abajo, izquierda-derecha. Este último concepto de izquierda y derecha nos lleva a la idea de que espacialidad y lateralidad también han de ir de forma paralela.

A esta relación del cuerpo y el espacio hay que sumarle el concepto de tiempo.

La espacialidad por tanto se relaciona con:

  • Esquema corporal.

  • Lateralidad.

  • Temporalidad.

En la educación del espacio se debe tener especial cuidado con no quemar etapas, ya que para que el niño llegue a controlar lo abstracto de los conceptos espaciales, debe antes vivenciarlo con su propio cuerpo.

La espacialidad puede dividirse en dos tipos:

1.- Orientación espacial: aptitud o capacidad para mantener constante la localización del propio cuerpo en función de los objetos, así como para posicionar a éstos en función de nuestra propia posición.

Es la vivencia motriz y perceptiva inmediata que el niño posee del espacio, permitiéndole elaborar relaciones espaciales simples:

  • Relaciones de orientación: izquierda-derecha, arriba-abajo…

  • Relaciones de situación: dentro-fuera, interior-exterior…

  • Relaciones de superficie: espacios libres, llenos…

  • Relaciones de tamaño: grande-pequeño, alto-bajo…

  • Relaciones de distancia: lejos-cerca, junto-separado…

  • Relaciones de orden o sucesión espacial: ordenar objetos en función de diversas cualidades.

2.- Estructuración espacial: capacidad para orientar o situar objetos y sujetos. Se relaciona con el espacio representativo o figurativo, que analiza los datos perceptivos inmediatos (basado en el espacio perceptivo) y se elaboran relaciones espaciales más complejas a través de una serie de puntos de referencia, esta vez externos al cuerpo. Requiere un rango superior a nivel conceptual y comienza a los 7 años.

LAS FUNCIONES EJECUTIVAS

Son un conjunto de herramientas de ejecución y habilidades cognitivas que permiten el establecimiento de un pensamiento estructurado, planificar y ejecutar una tarea en función de objetivos planteados.

Es la función más alta. Son actividades mentales complejas necesarias para planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento necesario para alcanzar metas.

Las funciones ejecutivas como acabamos de citar son necesarias la autorregulación, algo que podemos trabajar en los cuentos motores a través de la inhibición.

Estas funciones empiezan a desarrollarse en el primer año de vida. Por medio de ellas podemos responder más a un plan que a las actividades que nos distraen de la ejecución del mismo. De esta forma cuando, por ejemplo, el niño debe ir a la escuela en un día de lluvia gracias a estas funciones ejecutivas decidirá ir a la escuela cumpliendo así su plan, y no quedarse durmiendo en su casa. Cuando llevamos a cabo aquellas cosas que nos hemos propuesto, sin dejarnos llevar por estímulos distractores, es cuando somos más libres.

Todos los niños de 4 a 8 años necesitan guías externas para hacer sus tareas. Es necesario protegerlos de aquello que puede distraerlos y enseñarlos a no responder a la tendencia natural de hacer otras actividades. Poco a poco ellos aprenden a controlar e inhibir sus impulsos.

A partir de los 9 años en adelante, logran interiorizar en buena medida estas guías externas y las ayudas de los padres no son tan necesarias. Ya son capaces de frenar con mayor facilidad hacer cosas más interesantes, para centrase en la consecución de su meta, realizar la tarea escolar. De esta forma logran:

  • Recordar que es lo que deben hacer.

  • Darse instrucciones.

  • Protegerse de las frustraciones que naturalmente van a surgir.

  • Ser creativos o flexibles.

Todo esto aunque llega en Primaria puede ir trabajándose en Infantil, con ayuda de la Psicomotricidad.

Algunas funciones ejecutivas son:

  • Memoria de trabajo.

  • Lenguaje interno.

  • Autorregular las emociones.

  • La motivación.

Las funciones ejecutivas se encuentran en la corteza prefrontal, parte esencial que procesa las secuencias de acontecimientos y además establece relaciones entre las distintas actividades y sus consecuencias.

Podemos encontrar problemas en las funciones ejecutivas en personas con alguno de los siguientes trastornos, síndromes o adicciones:

  • TDAH.

  • Trastornos de conducta.

  • Depresión.

  • Trastorno bipolar/ obsesivo-compulsivo.

  • Síndrome de Tourette.

  • Enfermedad de Wilsom.

  • Esquizofrenia.

  • Autismo.

  • Trastornos del desarrollo no verbal.

  • Tumores frontales.

  • Síndrome de Turner.

  • Síndrome de X frágil.

  • Síndrome de Williams.

  • Hidrocefalia.

  • Síndrome alcohólico fetal.

  • Adicciones.

De esta forma los niños con TDAH, autismo…, o las personas con adicciones tienen dañada esta función ejecutiva, por eso nos pueden evitar realizar acciones impulsivas.

DESARROLLO NEUROPSICOBIOLÓGICO A LO LARGO DEL CICLO VITAL


EDAD

Funciones normales

Pruebas clínicas útiles

2 años

  • Corre adecuadamente.

  • Sube y baja escaleras.

  • Se sube a los muebles.

  • Ayuda cuando lo visten.

  • Come bien con cuchara.

  • Integra bien tres palabras juntas.

  • Escucha historias con imágenes.




  • Prueba de lápiz y papel: garabatea e imita impulsos.

  • Dobla el papel una sola vez.

  • Construye torre de 6 bloques.




2,5 años

  • Salta sobre ambos pies.

  • Camina sobre la punta de los pies.

  • Contesta con su nombre completo y formula preguntas; se refiere a él como ´´yo``.

  • Ayuda a separar juguetes y ropas.

  • Señala los nombres de animales en los libros.

  • Sabe de uno a tres colores

  • Puede armar un rompecabezas de tres piezas.




  • Prueba de lápiz y papel: copia líneas horizontales y verticales.

  • Construye torres de 8 bloques.

3 años

  • Sube escaleras y alterna los pies.

  • Habla constantemente y cita rimas infantiles.

  • Conduce en triciclo.

  • Se sostiene momentáneamente en un pie.

  • Realiza juegos sencillos.

  • Ayuda a ordenar su ropa.

  • Se lava las manos.

  • Identifica 5 colores.

  • Construye una torre de nueve cubos.

  • Construye un puente con 3 cubos.

  • Imita círculos y cruces con lápiz.

4 años

  • Sube adecuadamente las escaleras.

  • Brinca con un solo pie.

  • Arroja pelotas y las patea.

  • Corta con las tijeras imágenes.

  • Relata una historia.

  • Juega con otros niños.

  • Tiene control de los esfínteres.

  • Copia cruces y círculos.

  • Hace puertas con 5 cubos.

  • Construye un puente según un modelo.

  • Dibuja una figura humana con cabeza y dos o cuatro partes.




5 años

  • Se sostiene en un solo pie.

  • Nombra cuatro colores.

  • Se viste y desviste.

  • Formula preguntas respecto al significado de las palabras.

  • Copia cuadrados y triángulos.

  • Distingue objetos que pesan más de un Kg.

  • Dibuja figuras humanas más complejas.
1   2   3   4   5   6

similar:

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconLa educación especial y los sujetos con necesidades educativas especiales

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconAlumnos con necesidades educativas especiales asociadas a discapacidad...

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconLos juegos y los alumnos con necesidades educativas especiales

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconAnálisis y evolución del concepto de necesidades educativas especiales. 2ª parte

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconTema III dificultades de aprendizaje y necesidades educativas especiales I. Revisión historica

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconPreguntas frecuentes en torno a la atención de las necesidades educativas...
«Preguntas frecuentes en torno a la atención de las necesidades educativas especiales de los estudiantes»

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconLa formación continua de los docentes como orientación a las necesidades...

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconMinisterios para Personas con Necesidades Especiales en la Diócesis de Orange

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales iconClasificacion de necesidades del niño y niña

Psicomotricidad en el niño con necesidades educativas especiales icon¿En que se diferencia un niño con Síndrome de Down?




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com