Manual de ejercicios pleyadianos




descargar 1.07 Mb.
títuloManual de ejercicios pleyadianos
página10/31
fecha de publicación31.01.2016
tamaño1.07 Mb.
tipoManual
b.se-todo.com > Ley > Manual
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   31

El con­trol actual y continuado de las fuerzas destructivas se basa y se sustenta en dos cosas:
1) la supremacía ilusoria del odio y el miedo sobre el amor, y 2) la creencia de que la Oscuridad es más poderosa que la Luz. Si para el 2013 la población que quede en la Tierra es capaz de eliminar estas dos creencias y reconocer y aceptar los cuatro prin­cipios espirituales mencionados antes, este planeta será el primero que logre este salto espiritual.

A fin de que haya esperanzas para que ocurra este gran hecho, entre hoy y el 2013 un mínimo de -pero no limitado a ciento cuarenta y cuatro mil humanos deben recibir iluminación y encarnarse en la conciencia de Cristo. Cuando se alcance este punto crítico de seres cuyo espíri­tu ha despertado, se producirá la «Segunda Llegada de Cristo en masa». En ese punto se producirá el «efecto del centésimo mono»: una onda vibratoria de energía ilumi­nadora avanzará por el planeta entero y su población, erradicando las formas de pensamiento y ámbitos astrales inferiores, disolviendo los velos que separan a los huma­nos de experimentar interiormente la esencia y la verdad divinas. La población entera de la Tierra sentirá esta ola de iluminación que empapará toda la existencia del plane­ta.
En ese momento se activará la iluminación planetaria y el propósito, inherente al alma, de la evolución espiritual. Si los liranos, los annunaki, Lucifer, los Hermanos Oscu­ros y los humanos que se han alineado con la Oscuridad eligen rendirse espiritualmente en ese momento, se unirán a la ascensión planetaria y quedarán libres del pasado. Quienes no escojan la luz experimentarán la destrucción del planeta y se encontrarán a sí mismos en una especie de centro galáctico de recuperación. Se les dará la oportuni­dad de evolución y alineamiento divino, pero sin obligar­los. Si piden ser libres para explorar la Oscuridad después de cierto tiempo, serán enviados a otra galaxia en la cual aún sea posible esa opción.
Incluso si algo extremo como una explosión planetaria ocurriera en ese momento, los ciento cuarenta y cuatro mil o más Seres de Cristo se limitarían a entrar en sus cuerpos de ascensión, llevándose con ellos a los demás recién despertados de la Tierra. Cuando se alcance el punto crítico de ciento cuarenta y cuatro mil el efecto de estos Seres de Cristo en la población será tan intenso que cada uno de ellos tendrá la capacidad de elevar a otros ciento cuarenta y cuatro mil humanos a los planos supe­riores de la conciencia. En otras palabras, los ciento cua­renta y cuatro mil Seres de Cristo crearán un salto cuantitativo para veinte mil setecientos treinta y seis millones de humanos. El velo oscuro, o la «red», como se la ha llama­do, que rodea la alta atmósfera terrestre, se disolverá. Esto permitirá a los códigos galácticos impulsar plenamente a la Tierra a través del Sol. No quedará ningún plano astral inferior y todos tendrán una experiencia de «luz blanca» o shaktiput, después de la cual se encontrarán en una Tierra nueva que sea más bella y más limpia que aquella que dejaron. Estarán en la Tierra, pero en la cuarta dimen­sión. Quienes ya ascendieron en vidas anteriores avanza­rán directamente a la quinta dimensión o incluso a otra superior.
Las escuelas de formación ya estarán preparadas para acoger a estos nuevos seres espirituales que se vuelvan tetradimensionales. Estos seres conocerán sus propias creaciones del pasado, el origen de su alma y sus objetivos, así como las enseñanzas espirituales apropiadas para ese ni­vel de evolución. Un período de gracia de mil años envol­verá a la Tierra, durante el cual prevalecerá la paz y una preocupación por la evolución espiritual. En otras pala­bras, las escuelas mistéricas serán el centro de toda acti­vidad durante esos mil años. Al final de ese tiempo, la Tierra asumirá oficialmente el papel galáctico de hogar de las Ciudades de Luz y escuela mistérica de otros planetas tridimensionales.
Os convertiréis en guardianes y maestros de formas de vida tridimensionales, así como nosotros, los pleyadianos, lo hemos sido para vosotros. Si tenéis éxito, en lo cual creemos, emanará de la galaxia entera una ola gigante de amor y alegría a partir de la unión de la conciencia colec­tiva superior con la conciencia de la tercera dimensión y de la cuarta. Esta ola de iluminación transmutará instantá­neamente en luz pura el karma y las energías astrales in­feriores que queden en vuestro anillo solar, a la vez que la ola de iluminación planetaria actuará sobre la Tierra y su población. El poder de esta ola se dejará sentir e influirá sobre la galaxia entera y toda la existencia. ¿Por qué?
La posición de esta galaxia en relación con el Gran Sol Central de Todo lo Que Es acaba de sufrir un cambio de ciclo, como ya se ha dicho. El nombre evolutivo de este nuevo ciclo galáctico es «La Espiral Evolutiva del Dominio». Cada anillo solar de esta galaxia debe subir al paradigma evolutivo inmediatamente superior. Para la Tie­rra y vuestro anillo solar, ese paso es convertirse en hogar de las Ciudades de Luz compuestas de Seres de Luz que hayan experimentado específicamente encarnaciones físicas y alcanzado la iluminación. Al final de los mil años de paz, os convertiréis exclusivamente en una raza de Seres de Cristo.
Los Ejercicios Pleyadianos de Luz, especialmente el aspecto relativo al Ka, son uno de los caminos hacia la sanación y el despertar que nosotros, los pleyadianos, os ofrecemos en este momento. Es esencial que despejéis los Canales Ka y la Plantilla Ka de residuos kármicos y ener­gías bloqueadas a fin de permitir que vuestro Yo Crístico se ancle en el ámbito físico a través del cuerpo físico. Es­táis entre los ciento cuarenta y cuatro mil o más que traerán la Era de la Iluminación, la Era de la Luz, la Edad de Oro o la Nueva Era sobre la Tierra. Los contenidos presentados en este manual os ayudarán en esa transición para que estéis disponibles y seáis permeables a las fre­cuencias superiores del Ka y, por lo tanto, al Cuerpo de Cristo o Presencia del Maestro.
Tenemos fe en vosotros y en la conciencia superior de vuestro planeta. Aunque el futuro se presenta bueno, no dejéis que la pereza, la resistencia o la arrogancia detengan vuestro proceso de ascensión. Mientras cum­pláis con vuestro papel y estéis dispuestos a convertiros en lo mejor que seáis capaces de ser, estaremos allí ayu­dándoos en cualquier modo que creamos apropiado. Sin embargo, nunca usurparemos vuestro propio aprendizaje y crecimiento. Estáis aquí para convertiros en Maestros, no en inválidos que precisen ser rescatados. Que nadie os diga que os harán el trabajo o que os salvarán. Es hora de que os salvéis a vosotros mismos a través de una sanación persistente y dedicada, el crecimiento y un despertar espiritual continuo. Con decisión y determinación, todo lo divino es posible.
So-la-re-en-lo

(Con gran amor y devoción),

Ra,
portavoz de las Tribus Arcangélicas Pleyadianas de la Luz, los miembros de los Emisarios Pleyadianos de Luz, que son guardianes de este anillo solar y miembros de la Federación Galáctica de Luz del Gran Sol Central.

Sección 2
EJERCICIOS PLEYADIANOS DE LUZ
Transformación Espiritual mediante el Despertar del Ka Divino
Introducción a la SECCIÓN II
Estoy muy agradecida por la oportunidad de dar a conocer a los Emisarios Pleyadianos de Luz como sanadores y guías espirituales tanto para las personas como para el planeta. El objetivo de esta sección del libro es la de en­señarte a invocar a los Emisarios Pleyadianos de Luz para que su energía opere en ti. Con la colaboración del Cristo y otros Maestros Ascendidos, así como en compañía de guías y ángeles, te ayudarán a evolucionar y sanar el espíritu de maneras muy específicas, como se explicará a lo largo de esta sección del manual. La pericia de los Ple­yadianos en diferentes campos te conducirá a la ilumi­nación plena y a la ascensión.
Estos últimos años de colaboración consciente con los pleyadianos han supuesto, como poco, un verdadero regalo. Su entrega hacia mí como ser humano ha estado y está siempre presente. Su integridad ha sido siempre impeca­ble. Y la variedad de su energía ha ido desde lo muy sutil hasta lo milagroso, y los resultados son obvios. Me gus­taría proporcionaros algunos puntos generales a partir de mis propias experiencias con esta actividad sanadora y es­piritual.
Aunque lo mencionaré de nuevo me gustaría recomen­daros algo sobre la actividad con cualquier ente no físico. Siempre es beneficioso invocar sólo aquellos que son «de la Luz y sirven al Plan Divino». Esto implica que estos seres deben encontrarse a un cierto nivel de conciencia y evolución para procurar verdadera ayuda. Si un ser etérico llega sin tu invitación consciente entonces pronuncia tres veces la pregunta: «¿Eres de la Luz y sirves al Plan divino?». Es Ley Universal que cuando se realiza tres ve­ces esta pregunta, debe responderse sinceramente.
Hasta los seres oscuros deben responder sinceramente. También es Ley Universal que si un ser responde no a la pregunta y tú le pides que se vaya, debe hacerlo, respetando así tu propio libre albedrío. Este procedimiento siempre me ha dado resultado. Si te encuentras en esta situación y un ser es reticente a dar la respuesta, sólo pídele que se vaya inmediatamente.
Numerosos autores y canalizadores atraen almas hu­manas sin cuerpo, entes astrales, extraterrestres con sed de poder, incluso a seres oscuros, en nombre de la búsqueda espiritual. Los hay que creen que cualquier ser humano o entidad no encarnados son automáticamente superiores a aquellos de nosotros que vivimos en un cuerpo. Estas per­sonas conceden a las entidades que canalizan una confianza y un respeto inmerecido. Sólo por el hecho de que un ser no se encuentre en un cuerpo no quiere decir que esté a un nivel de evolución desde el que pueda ayudarte -ni si­quiera quiere decir que no sea dañino-. Eres responsable de utilizar tu sabiduría con discernimiento y discriminación. Así que, por favor, utiliza el criterio esbozado en esta sección del libro para invocar a seres superiores y para canalizar mensajes -a no ser que prefieras otros métodos que hayas aprendido.
Los capítulos 5 y 6 «Ejercicios Pleyadianos Previos 1 y 11» están especialmente diseñados para los principiantes en el campo de la sanación y la actividad espiritual, o que tengan dificultades con los límites y la conexión a la tierra. Lo que quiere decir que si tienes un aura saturada o los chakras atascados, o tiendes a ser una esponja psíquica de las emociones y el dolor de otras personas, los Ejercicios Pleyadianos de Luz pueden ser demasiado para empezar. A medida que las energías de frecuencias superiores de los ejercicios Ka y otros aspectos de los Ejercicios Ple­yadianos de Luz van llegando a cuerpo y aura, se acelera la liberación de emociones, la energía bloqueada y el karma. Me siento con la responsabilidad de preveniros de que, si no habéis hecho mucha meditación, si no habéis realizado actividades de autosanación con la luz o no os habéis despejado etérica, mental y emocionalmente, ne­cesitaréis trabajar estos dos capítulos durante por lo menos un mes antes de seguir con el resto del libro. Si la efectividad de las técnicas presentadas en estos capítulos sigue siendo vaga o inconstante al cabo de un mes, deberás seguir trabajando diariamente con ellas hasta que vayan integrándose en tu naturaleza. Así te será más fácil reali­zar cierto despejamiento previo a futuros ejercicios más avanzados.
Estas directrices también pueden servir a quienes ya lleven muchos años introducidos en la espiritualidad y los ejercicios de luz. He encontrado mucha gente de la Nueva Era, sanadores y monitores, que todavía recogen las emo­ciones y el dolor de otras personas o vuelcan las suyas indiscriminadamente sobre los campos de energía de los demás. Puede que algunos hayan despertado espiritual­mente pero se saltaron algo tan elemental como la conexión con la tierra, el despejamiento del aura, los límites, etcétera. Hay quienes bromean llamando a este tipo de personas espirituales pero sin base, «hadas atontadas» o «colgados del espacio». Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de los así llamados no están informados sobre la necesi­dad o los métodos de conexión a la tierra y fijación de límites. Por ello resulta esencial la información y los procesos de los dos capítulos sobre «Ejercicios Pleyadia­nos Previos».
Seguramente también necesitarás utilizar estas técnicas de autosanación y despejamiento durante los Ejercicios Pleyadianos de Luz. Es decir, aunque lleves tiempo fami­liarizado en el terreno espiritual y metafísico, lee, aunque sea rápidamente, las técnicas de los dos primeros capítulos de esta sección para confirmar que estás preparado para los Ejercicios Pleyadianos de Luz del resto del libro. Si ves que sueles no estar centrado, que todavía recoges la energía y los problemas de otros o sientes alguna vez presencias oscuras cerca, sigue por favor a conciencia los dos primeros capítulos antes de continuar.
El método guiado que se expone en esta sección del libro está a la venta separadamente en cinta para aquellos que lo deseen. Desde luego, no todo el mundo necesita la guía adicional de las grabaciones para la meditación y la sanación. Si lo necesitas, encontrarás las instrucciones para pedirlas al final del libro. Las instrucciones para coordinar las cintas con el texto se encuentran en un cuadernillo que acompaña a las cintas; éste es el símbolo O que sigue a varios ejercicios del texto el cual te indica que pongas en marcha el magnetófono. También puedes hacerlo tú mismo grabando los procedimientos; en ese caso asegúrate de dejar silencio para completar cada paso antes de continuar con el siguiente.
Gran parte de la información y las técnicas de este manual parecen alejarse del concepto de despertar el Ka Divino. Aunque sólo sean dos capítulos los que tratan de Ka en profundidad, toda la sección sobre los Ejercicios Pleyadianos de Luz está diseñada para aumentar, expandir y facilitar el avance de los ejercicios Ka. Cuando el Ka se despierta y se activa, se produce un intenso despejamiento directamente proporcional al influjo de la pura energía Ka de alta frecuencia. Si la persona no vive en alineamiento, consciencia e integridad de espíritu, el Ka, lejos de abrirse completamente, se irá cerrando de forma gradual hasta hacerlo por completo. Como dijo Ra: «se os anima a se­guir a conciencia el manual, ya que hasta los procesos que no están directamente relacionados con el Ka os ayu­darán a integrar los ejercicios Ka, emocional, mental, física y espiritualmente». Los métodos de sanación, información de límites y meditaciones que se presentan a lo largo del manual tienen como objetivo ayudarte a tu propia sanación y crecimiento espiritual, así como a la del amado planeta Tierra. Crean la mejor atmósfera interna posible para que Ka pueda despertar plenamente y continuar expandiéndose.
La Tierra no sanará hasta que nosotros como especie no evolucionemos espiritualmente. La evolución debe incluir todo, desde una ética básica hasta una moralidad superior y el despertar del Ka; desde no contaminar físicamente hasta despejar sentimientos y pensamientos negativos que contaminan psíquica y espiritualmente. La Tierra no soportará por mucho más tiempo que sigamos siendo una raza espiritualmente irresponsable. Sólo desa­rrollando una conciencia, despertando a lo sagrado de toda vida y eligiendo hacer honor a esta conciencia se­remos habitantes del planeta de forma no perjudicial y restauradora.
Es obvio que debemos tomar esta decisión para so­brevivir así como abrazar los cuatro principios evolutivos:

1. Nuestro objetivo aquí es evolucionar física, emo­cional, mental y espiritualmente.

2. Todo ser humano es Esencia Divina compuesta de luz y amor cuya naturaleza es la bondad.

3. El libre albedrío es un derecho universal absoluto; la impecabilidad exige al yo que entregue su libre albedrío a la voluntad divina con fe y confianza.

4. Toda existencia natural es sagrada, sin depender de si satisface o si cumple las necesidades del yo individual.
Ya existe un conocimiento suficiente de las amenazas al futuro de nuestro planeta como para que tomemos ahora la decisión de evolucionar. Cualquiera de las siguientes causas, por mencionar sólo unas pocas, podría muy pronto provocar el fin de la vida en la Tierra. Los agujeros de la capa de ozono, el efecto invernadero y el calentamiento del planeta, la destrucción de la selva tropical y de bosques milenarios, la muerte de los océanos, los residuos radiac­tivos subterráneos, explosiones nucleares...; la lista puede ser interminable. Ya no es seguro permanecer en la igno­rancia, la indiferencia, la inconsciencia y la irresponsa­bilidad. Debemos empezar a examinar nuestras propias mentes, creencias y sentimientos y empezar a limpiarlos; son la auténtica causa de todo el daño que se ha causado al planeta.
Nuestros pensamientos, creencias, sentimientos y acti­tudes hacia nosotros mismos y hacia los demás están detrás de cada acto inconsciente y destructivo o detrás de las circunstancias a través de las que nosotros y nuestro planeta podemos sanar-. La elección es nuestra. Estas energías contribuyen de forma constante a la creación compartida del mundo en cada nivel. Los pensamientos son una energía que se puede medir, y el movimiento de energía tiene un efecto en todo lo que la rodea. A partir de un pensamiento comenzó la Creación, y nuestros pensamientos están con­tinuamente recreando -o destruyendo-. La expresión «piensa en grande, actúa en pequeño», quiere decir que debemos empezar por examinarnos y cambiarnos a no­sotros mismos; entonces, lo que hagamos y las actitudes que tengamos se extenderán a las personas queridas, la comunidad, e incluso llegarán más lejos.
Una vez que veamos claramente la esencia de ser «buenas» personas, la evolución continúa en un nivel superior. Siempre existe otro escalón por subir para alcanzar lo mejor de uno mismo, y esto es de lo que en última instancia somos responsables. Afortunadamente, el anhelo -y la visión deseada- de llegar a ser lo mejor posible llena cada día de nuestra vida. Este anhelo nos dará motivos para nunca estar tan satisfechos como para estancarnos. Claro que es también vital para nuestro crecimiento la aceptación de nosotros mismos dondequiera que estemos en cada momento del día. Sin ella nos de­bilitamos por falta de autoestima y nos imponemos cas­tigos. Sin embargo, el anhelo espiritual por Dios, la ilu­minación, el amor divino y el final de la separación es la fuente de nuestros logros. Es lo único que inspira al alma.
Desde que el Cristo sentó el ejemplo de lo que lle­garemos a ser, hemos tenido casi veinte siglos para desarrollar los juegos de control, las pautas kármicas y las formas de pensamiento planetarias manifestadas. Hemos visto y experimentado todas las adicciones y obsesiones que nos han mantenido alejados de nuestro poder y bajos de autoestima. Son las siete pautas kármicas del círculo solar citadas en el capítulo cuarto que nos han mantenido atrapados desde que empezó la colonización de este sistema solar: arrogancia, adicción, prejuicio, odio, violencia, sen­timientos de víctima y vergüenza.
Lo único que nos queda ahora es buscar la verdad y el poder superiores que pongan fin a esta locura y nos ayuden a ser un mundo de seres del Cristo, soberanos y llenos de respeto por nosotros mismos. Los Ejercicios Pleyadianos de Luz no son ni mucho menos la única manera de llegar a esto. Cualquier grupo espiritual o de actividad sanadora que así lo afirme o crea ser la única vía es, desde luego, algo a evitar. Sin embargo, los que se sientan atraídos por estos ejercicios son aquellos a los que van dirigidos y para los que éstos son importantes. En una ocasión pregunté a los pleyadianos: «¿Por qué, si estos ejercicios son clave para anclar la Presencia de Cristo en el cuerpo, es necesaria la imposición de manos para lograr los mejores resultados? ¿No crea eso exclusividad? Cristo no necesitó sesiones prácticas de sanación para anclar el alma en el cuerpo. ¿Por qué nosotros sí?»
Ra contestó: «Cristo nació de padres de espíritu des­pierto. Él no llegó a sufrir los daños y las mutaciones de la gente de hoy. Si hubieses nacido de padres de espíritu despierto y nunca hubieses sufrido daños y ataques exter­nos y si el código genético de tu ADN estuviese despejado como lo estaba el suyo, estos ejercicios no serian nece­sarios. Habrías nacido con los canales Ka, y el eje alineado con los aspectos multidimensionales del ser superior intactos. Lo que es más, el ADN y los canales Ka no estarían dañados por la vida. Se acelerarían el crecimiento y la realización espirituales, siendo mucho más direc­tamente accesibles. Sin embargo, la Tierra ha estado tanto tiempo en el oscurantismo espiritual que las principales civilizaciones han perdido siglos concentrándose en la avaricia, la culpa, el control de poder y la destrucción de los pueblos indígenas.
Debido a éstas y otras pautas kármicas, así como a esta sociedad moderna, con sus adi­tivos químicos, pesticidas, contaminación acústica, radares, electricidad, microondas, televisión y ordenadores, os habéis convertido en una raza mutante. Además, vuestra generación ha elegido adoptar adicciones y mutaciones genéticas, así como conductas como padres y como so­ciedad con el objetivo de transformarlas; sois la generación puente, el puente entre el antiguo y el nuevo mundo que va a nacer en el siglo XXI.
»No todos tendrán necesidad de los Ejercicios Ple­yadianos de Luz. Se hará disponible a todo aquel que lo requiera y esté preparado, tanto durante el estado de vigilia o el de sueño. Este manual ayudará a difundir los Ejercicios Pleyadianos de Luz a mucha gente que de otro modo nun­ca los habría conocido. De la misma manera que hemos trabajado contigo (Amorah), trabajaremos con otros; hasta que tuviste alumnos preparados para completar en ti los Ejercicios Pleyadianos de Luz mediante la imposición de manos, aprovechaste muy bien la actividad etérica que te hemos proporcionado. Una vez los alumnos preparados activaron tus canales Ka a través de la sanación mediante la imposición de manos, la actividad en ti de la relación cuerpo/espíritu se intensificó rápidamente. En general, los resultados varían de un 40 a un 80% de efectividad cuando sólo lo realizan Cristo y los Pleyadianos etéricamente. Aquellos que hayan sufrido menos daño en esta vida obtendrán un mayor porcentaje de efectividad. Para ellos bastará con la actividad etérica. Aquellos que reciban la imposición de manos de los Ejercicios Pleyadianos de Luz reconocerán la necesidad de los mismos así como aquellos llamados a ser especialistas; y los resultados se elevarán al 100%, como fue tu caso.
»Al menos el 50% de los especialistas habrán realizado este tipo de sanación y actividad espiritual en vidas an­teriores. También habrán recibido la iluminación en otras épocas terrestres. Su experiencia será la de un nuevo despertar, con mucha práctica y sabiduría sobre la vida ganadas en el proceso. Tu generación tomó las mutaciones genéticas y las conductas porque sabía que era capaz de transmutarlas. Muchos de vosotros sois almas muy antiguas y habéis estado sirviendo a la Tierra y aprendiendo a ser humanos durante mucho tiempo.
»La mayoría de vosotros no volverá aquí después de esta vida. Ahora existe un nuevo grupo de almas maestras naciendo en el planeta. Empezaron a llegar a mediados de los 70 y seguirán llegando cada vez en mayor número du­rante las próximas dos décadas. Estos nuevos empezarán desde donde lo dejéis, por así decirlo. Mediante tu propia actividad de despejamiento y práctica espiritual, estás pre­parando el camino para que nazcan con mucho menos que transmutar. Existe una ventaja añadida: a medida que sus padres continúen creciendo y sanando, estos nuevos Seres de Luz se beneficiarán a su vez de ello. Algunos de ellos han sido humanos hasta el punto de anclar su conciencia de las pautas kármicas y genéticas y puede que conserven cierto karma en ellos, pero será relativamente mínimo.
»Debéis criar a estos niños para que sean conscientes desde el momento que nazcan de que son bienvenidos aquí en la Tierra, seres amados y espíritus santos hechos de luz. Necesitan oírlo una y otra vez a medida que crezcan. Debéis mirarlos intentando ver la belleza de su esencia y amarlos. Debéis comunicaros con ellos desde el principio como con otros seres inteligentes y conscientes -porque eso es lo que son-. Es un regalo poco frecuente tener la oportunidad de dar a luz a uno de estos sabios Seres de Luz y hacer que formen parte de nuestra vida. Honrad siempre ese regalo.

»Muchas parejas que deseen tener hijos querrán recibir los Ejercicios Pleyadianos de Luz y despejarse genética­mente antes de concebir. Ello hará que los niños nazcan sin bloqueos en los canales Ka. Aunque sólo reciban la actividad etérica de los pleyadianos, eso les ayudará tre­mendamente.
»Como ves, querida, de nuevo se te hacen recordar estos ejercicios porque ahora es el momento. Cuando exista necesidad de más, se te comunicará. ¿Acaso no ha sido siempre así? Confía en que mantedremos la promesa que te hicimos antes de venir aquí: Estar contigo hasta el final.

Que nunca te perderás ni serás olvidada. Que cuando lle­gue el momento te reunirás de nuevo, te reencontrarás con nosotros. La promesa se mantiene. Te queremos, formas parte de nosotros. Te estamos agradecidos por el valor y la dedicación necesaria para llegar hasta aquí; y recuerda que ya casi está hecho. Pronto volverás a casa de nuevo.»
Al terminar el discurso, Ra procedió a darme detalles sobre el intensivo de Ejercicios Pleyadianos de Luz y la actividad sanadora en general. Por supuesto, todo tomó sentido; mi propio cuerpo necesitaba la Remodelación Cerebral Delfínica y el Enlace Estelar Delfínico, así como unos años de práctica antes de reaprender y recibir per­sonalmente los ejercicios Ka. Mi sistema nervioso es extremadamente sensible y estaba severamente dañado. Necesitaba tiempo para curarme y liberar las pautas de bloqueo de mi sistema óseo a fin de estar preparada para la futura actividad de frecuencia superior.
A través de los años había acumulado un gran número de técnicas de conexión con el Yo Superior que me habían allanado el camino. La mayor parte de la información contenida en esta sección del manual ha sido canalizada por mí. Los capítulos 5, 6 y 11 consisten principalmente en técnicas que he ido recogiendo de otros maestros. Estoy muy agradecida de que la persona o Ser de Luz Etérico adecuado siempre haya aparecido en el momento preciso. Mis experiencias con los Pleyadianos no han sido ninguna excepción a esta regla general.
A medida que leas esta sección del manual se te revelará el objetivo superior de cada técnica. Por ahora, lo im­portante es darse cuenta de que los únicos objetivos a largo plazo de esta obra son el despertar y la iluminación de los seres humanos y el planeta en general. A medida que se intensifique tu despertar espiritual y te acerques cada vez más a la iluminación plena, tus experiencias de fenómenos psíquicos (percepción sensorial plena) pueden aumentar de frecuencia. Es muy importante que cuando ocurra no sucumbas a la fascinación del poder del fenó­meno. Esto sería un desvío, fruto de la inmadurez, del auténtico propósito que es reencontrar tu Dios/Diosa y volver a ser Uno con Todo lo que Es.
He creado el término percepción sensorial plena para reemplazar los términos adivino y percepción extra­sensorial. Este nuevo término describe con más exactitud lo que es realmente una experiencia como ésta. Creo que todos tenemos la capacidad inherente de expandir los sentidos a niveles más allá de los estímulos físicos. Esta percepción sensorial plena aparecería automáticamente si viviésemos en un entorno natural. Personas provenien­tes de culturas indígenas de todo el mundo han sido capaces de sentir o saber qué hierbas o sustancias naturales son necesarias para equilibrar enfermedades en seres queridos o animales. Así es como su cultura ha sentido o visto a los ayudantes espirituales, devas y hadas, así como también ha sabido construir con precisión sus pirámides siguiendo especificaciones superiores.
En una ocasión, iba por un carril de aceleración de un acceso a la autopista de San Diego, cuando se me apareció al lado un espíritu indio americano de unos sesenta metros de altura. Flotaba a mi alrededor mientras comentaba: «No me extraña que tu pueblo haya olvidado escuchar y sentir la Tierra. Vais demasiado deprisa. Debéis reducir la marcha y quedaros quietos si queréis percibir estas cosas». Sabía que tenía razón. Los obstáculos que encuentra hoy la percepción sensorial plena son la electricidad, los pro­ductos químicos, la contaminación acústica, el estrés re­lacionado con el trabajo y el ritmo de vida y, sencillamente, el ir demasiado deprisa. Necesitamos salir a la naturaleza y sentarnos en calma debajo de un árbol o cerca de una corriente donde sólo haya sonidos naturales. Necesitamos estar ahí hasta que nuestros pensamientos, emociones y sistema nervioso vayan más despacio y sintamos de nuevo la paz interior hasta el fondo del cuerpo y el alma. Entonces podremos oír los árboles y las corrientes y los espíritus de la naturaleza cuando nos hablen. Entonces volveremos a recordar lo que es ser Uno.
Hasta que volvamos a encontrar esta manera natural y abierta de ser, resulta fácil que muchos egos se dejen llevar por el sentimiento de ser especiales o espiritualmente superiores cuando la percepción sensorial plena vuelva a ellos. A medida que se abra el tercer ojo o recibamos en­señanzas a través de fuentes canalizadas o del Yo Superior, es fácil adoptar una actitud elitista o intentar tener se­guidores. Éstas son las trampas que hay que evitar. No nos llevan a ningún sitio que valga la pena. Debemos sintonizar estas experiencias celebrando que somos nor­males, no extrasensoriales o adivinos. Recobramos la manera natural y sana de comunicar con nuestro entorno y con los demás.

Estaba en una ocasión en casa de una señora mayor que padecía artritis. Su hija, que me conocía, concertó una cita privada de lectura y sanación con su madre. Al cabo de unos veinte minutos de sesión la mujer exclamó súbitamente: «¡Ay cariño, me acabo de dar cuenta de que el dolor de la espalda ha desaparecido! Es la primera vez en veinticinco años que no he sentido dolor de espalda. ¿Cómo podías saber esas cosas sobre mi niñez?»
Tan sólo contesté: «Ha sido fácil, estaba ahí mismo en su aura y en su espalda. ¿Cómo no verlo?» Mi actitud fue la de que era más natural verlo que no verlo. A mi contestación siguió una vocecita del interior del pecho que decía: «Ahora estás preparada para dedicarte exclusiva­mente a la sanación, primero tenía que convertirse en un fenómeno natural». Entonces empecé a planear mi propia compañía de joyas, gemas y cristales. En todo lo que ocurría existía un sentimiento de calma y de que todo estaba bien hecho.
Tened cuidado con los maestros y sanadores que pre­tenden tener «dones» que vosotros no tengáis ni podáis alcanzar -gente que tenga todas las respuestas e intente hacer que dependas de ellas-. Hay etapas en las que precises confiar en personas que hayan alcanzado un conocimiento o unas capacidades antes que tú. Puede que necesites una clase, una preparación u ocasionalmente un seminario o una sesión de sanación. Asegúrate de que la experiencia esté organizada de modo que tenga un final y después te permita cuidar mejor de ti mismo. Siempre deberían proporcionarnos unos instrumentos y una con­ciencia para utilizar uno mismo cuando el intercambio haya finalizado. No intento de ningún modo negar el beneficio de ir a ver a un verdadero sanador cuando llegue el momento.
Todos necesitamos un primer empujón o un afinamiento. Siempre han existido seres con dotes de sa­nación espiritual aquí en la Tierra: los chamanes, curan­deros/as, videntes, sanadores por imposición de manos. Conocer auténticos sanadores es un verdadero don, pero es importante no crear dependencia con ellos. Están aquí, en el nombre de la gracia, no para suplantar tu propia actividad interna. Lo que desde luego no intentan es ser un sucedáneo de tu despertar, tus dones y tus capacidades. Sin embargo, los auténticos sanadores pueden servirte cuando te encuentras «atascado» y necesitas ayuda.
Tienes una responsabilidad como receptor de una capa­cidad sanadora, así como de ayuda y de aprendizaje espi­rituales. He sufrido la desafortunada experiencia de tener que renunciar a ciertos clientes por no poner ellos algo de su lado. Cada vez que sufrían una emoción dolorosa o una confusión, me pedían por teléfono una cura de urgencia. Tuve que decir: «Siento haberme convertido en tu muleta y lo que en realidad deseo es que puedas andar solo. Estoy aquí para capacitarte, no para incapacitarte; por eso, en nombre de mi integridad, nuestra relación debe terminar».
Esto es diferente de cuando un cliente ha sufrido un grave abuso físico o sexual y viene a sanarse. En estas situaciones el sanador tiene la responsabilidad de estar presente en el proceso de sanación hasta que se haya superado el trauma. El paciente debe ser capaz de confiar en que una vez se abran las puertas del viejo trauma no serán abandonados por su especialista hasta que el proceso termine de modo natural. Aun en estos casos, el especialista necesita aclarar desde el principio que habrá momentos en que el cliente deberá trabajar por su cuenta o realizar cam­bios en su vida a fin de aumentar el efecto de la sanación o para reponerse. Si el cliente no puede comprometerse a esto con antelación, las sesiones de sanación no deberán comenzar. Ya seas paciente o especialista, establecer de antemano los límites y expectativas es una buena condición previa a la sanación.
Si eres cliente, pregunta a los sanadores y terapeutas cuál es el objetivo de su trabajo. Resulta también apropiado preguntarles si tienen una vida espiritual y qué relación tiene con su trabajo. Yo, personalmente, nunca acudiría a sanadores que no favorecieran su propia iluminación o no utilizasen su actividad sanadora para ayudar a otros en el camino. Esto no se debe a un elitismo o prejuicio por mi parte; es un simple discernimiento basado en mi propia elección de vivir en la Verdad Divina en todos las modos posibles. También los herboristas, naturópatas, acupuntores y quiroprácticos pueden utilizar conscientemente su espe­cialidad sanadora de esta manera si así lo sienten. Utiliza tu discernimiento. Elige al mejor -el que mejor te sirva en tanto que ser completo en el camino espiritual- aunque la actividad se enfoque principalmente en el cuerpo físico. Todos los aspectos de ti mismo deben estar despejados, sanos y operativos para obtener los mejores resultados holísticos.
Incluyo estas directrices previas porque el objetivo de este libro es ayudarte en el despertar espiritual y a que seas consciente de la existencia de ayuda disponible de Seres de Luz de gran integridad. La sección II del manual te proporciona técnicas que puedes usar tú mismo por si te resultan útiles. Guarda y utiliza lo que te funcione y olvida el resto.
Hasta en el caso de los Ejercicios Pleyadianos de Luz, Cristo y los Pleyadianos dejarán de colaborar con nosotros si dependemos demasiado de que ellos nos arreglen las cosas. Siempre debemos poner de nuestra parte: cambiar de conducta; exponer todo aquello que negamos y juz­gamos; expresar y liberar las emociones; ser sinceros con nosotros mismos y con los demás; vivir virtuosamente y hacernos impecables; observar y transformar nuestros pensamientos. En otras palabras, somos responsables en último término de nuestra propia integridad, evolución, iluminación espiritual y ascensión. Para convertirnos en nuestro Yo de Cristo debemos ser primero nuestros propios amos. Cristo, María -su Madre-, Buda, Quan Yin, Pacal Votán y muchos otros Maestros Ascendidos han alcanzado el autodominio estando en forma humana y así nos han mostrado el camino. Cristo y los Pleyadianos están aquí para guiarnos y ayudarnos en el autodominio sin usurpar nuestra propia autoridad y responsabilidad. Les importamos demasiado para obrar de otro modo.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   31

similar:

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de genética

Manual de ejercicios pleyadianos iconTema Ejercicios

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de genética

Manual de ejercicios pleyadianos iconSelección de ejercicios

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de Gravitación

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de genética

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios teórica básica

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de Trabajo-Energía II

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios: Trabajo y Energía

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de repaso españOL




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com