Manual de ejercicios pleyadianos




descargar 1.07 Mb.
títuloManual de ejercicios pleyadianos
página7/31
fecha de publicación31.01.2016
tamaño1.07 Mb.
tipoManual
b.se-todo.com > Ley > Manual
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   31

Capítulo 4
HABLA RA
Teniendo en cuenta que he canalizado este capítulo y la mayoría de los procedimientos contenidos en la sección de ejercicios, deseo aclarar lo que quiero decir con canalizar información o a seres de luz. Nunca hago entrar a otros entes en mi cuerpo ni lo pretendo. Para el cuerpo es algo exigente en extremo, a veces hasta peligroso, excepto en raras ocasiones. La mayor parte de los entes o seres in­corpóreos que entran en un cuerpo no saben cuidarlo para procurar que salga ileso de la experiencia. Además, intro­ducir un ente en el cuerpo es simplemente innecesario.
Soy extremadamente clariauditiva, así como clarivi­dente, clariperceptiva e intuitiva. (Respectivamente, tengo oído, vista, tacto y conocimiento sensitivo plenos.) En primer lugar, canalizo entrando en un alineamiento multi­dimensional pleno del Yo Superior, similar al descrito en el capítulo 13. Después ocurre una de dos cosas: un ser etérico puede aparecer delante o encima de mí, presentán­dose ante mi visión clarividente y hablándome. Si estoy impartiendo clase o en una sesión privada, repito entonces su mensaje palabra por palabra. Si estoy sola, simplemen­te escucho y asimilo o copio el mensaje.
De modo alternativo, con los pleyadianos más que con los Maestros Ascendidos, puede que reciba palabras a tra­vés del canal de mi Yo Superior y les dé voz o las copie espontáneamente en el ordenador. Cuando esto sucede, no sé lo que se va a decir antes de que empiece a articular palabras o a teclear el mensaje. Escucho, sin embargo, las palabras en el interior de mi cabeza tal como se me trans­miten, ya que siempre permanezco en el cuerpo. Después, suelo recordar la esencia de lo dicho, pero no los detalles. Esto es así porque durante el proceso de la transmisión estoy en trance o en estado alterado. Aunque permanezca en mi cuerpo, mi conciencia opera desde un estado más profundo; este estado opera en una frecuencia superior a aquélla en la que mantengo conversaciones normales con los ojos abiertos. El material siguiente se canalizó de esta manera.
Ra es el portavoz del colectivo de los Emisarios Pleya­dianos de Luz y los Arcángeles Pleyadianos encargados de comunicarse conmigo y enseñarme. A continuación sigue un mensaje de Ra:
En este momento tú y tu planeta pasáis por una transi­ción única y maravillosa de vuestra evolución espiritual. Os disponéis a dar un salto cualitativo como ninguno que hubierais dado antes. A fin de ayudaros a comprenderlo más plenamente, debo hablaros primero de la órbita que describe la galaxia entera alrededor del Gran Sol Cen­tral de Todo Lo Que Es. Así como vuestro «anillo solar» -nuestro término para «sistema solar»- orbita alrededor del centro galáctico, la galaxia misma se mueve por el espacio en forma de círculos continuos y conectados a modo de gran espiral cósmica. En el punto donde se cierra una sola órbita circular de un multibillón de años alrede­dor del Gran Sol Central, nuestra galaxia se conecta diagonalmente con el anillo siguiente de la gran espiral cósmica. Cuando esta diagonal avanza dentro de la gran espiral cósmica desde un anillo al siguiente, todos los planetas y sistemas solares, así como sus habitantes, dan simultáneamente un paso iniciático en un nuevo ciclo evolutivo.
Esto es lo que está ocurriendo ahora. Además de estar al final de un ciclo Terrestre/Solar/Pleyadiano de veintiséis mil años, la totalidad del sistema pleyadiano, en el que se incluye este anillo solar, está a punto de cerrar una órbita de doscientos treinta millones de años alrededor del Centro Galáctico, y la galaxia toda está a punto de completar una órbita infinitamente más larga alrededor del Gran Sol Central. Los tres ciclos completan sincro­nizados el último paso de la danza espiral dentro de otra danza, siendo éste un tiempo muy crucial de transición. El objetivo es concluir la danza y empezar una nueva sin que nadie se pise los pies. Luego, la danza siguiente, más sofisticada y elegante, empezará a su debido tiempo.
En términos de evolución planetaria terrestre, se trata de lo siguiente: Cuando los cien mil años de la era glacial terminaron hace casi ciento cincuenta mil años, la galaxia estaba a medio camino de su cambio diagonal hacia el anillo siguiente de la gran espiral cósmica -una danza había terminado y se estaba gestando la nueva-. A fin de prepararse para la siguiente espiral evolutiva, la galaxia entera entró en un período de limpieza de pautas kármicas pretéritas que se completará al final del año 2012.
Siempre al final de un gran ciclo tiene lugar una lim­pieza kármica. Cualquier elemento de la espiral evolutiva anterior que quede sin resolver se hace aflorar a la super­ficie para ejecutarse por última vez con un sentido de transmutación y trascendencia. Cuando se termina de lim­piar la casa, comienza un ciclo evolutivo distinto en rela­ción con Dios/Diosa/Todo Lo que Es. Esta limpieza do­méstica está llegando a su fin.
Durante este tiempo de transición se experimentan saltos espirituales de renacimiento e iniciación. Las conciencias nacen producto de nuevos paradigmas y nuevos potenciales, aprovechándose de lo aprendido en la espiral anterior aunque de modo inconsciente. Metafóricamente hablando, es como si se tomaran los pasos de baile apren­didos en lecciones anteriores, se depuraran, se dominaran y se empezara a añadir nuevos pasos en un reto mucho más emocionante. Incluso se acelera entonces el ritmo de la música añadiendo más inspiración.
Cuando el próximo anillo de la gran espiral cósmica de la galaxia y el nuevo ciclo terrestre de veintiséis mil años empiecen simultáneamente en el año 2013, esto es lo que ya habrá ocurrido: 1) La variación de los polos habrá hecho variar la posición de la Tierra en relación con el Sol. 2) El Sol, a su vez, se habrá recolocado en virtud de una variación de polos similar, en relación a las Pléyades. 3) Las Pléyades habrán llegado al término de una espi­ral, que habrá recolocado a ese sistema en relación a Orión. 4) Orión habrá sufrido una revolución y una lim­pieza doméstica espiritual completas. El sistema entero de Orión habrá quedado oscurecido por un período de lo que en la Tierra serían veinticuatro horas, variando así los polos de cada estrella y planeta de ese sistema.
Se habrá consumado la vaporización de muchos de los planetas de ese sistema, así como la reapertura y reconversión de Orión como portal galáctico al Centro de esta Galaxia y fuera de ella. Sirio ha venido cumpliendo esta función durante aproximadamente los últimos trescientos mil años, desde que los liranos invadieron Orión y tomaron allí el acceso al portal galáctico. 5) Sirio se habrá elevado a la posición de escuela mistérica espiritual galáctica en lugar de operar específicamente en este anillo solar y este brazo próximo de la galaxia. 6) La pauta orbital actual de vues­tro anillo solar alrededor de Alción, sol central de las Pléyades, será reemplazada por la del sistema pleyadiano entero, que empezará a orbitar alrededor de Sirio. Sirio será el nuevo sol central de este brazo de la galaxia y las Pléyades habrán pasado a formar parte del sistema solar de Sirio.
Al principio del 2013, cuando se hayan completado estos preparativos, el sistema pleyadiano entero, del que vuestro Sol es la octava estrella, se convertirá en un siste­ma de aprendizaje superior y en hogar de las Ciudades de Luz. Las Ciudades de Luz son lugares donde poblaciones enteras perciben espiritualmente la evolución y lo sagrado que hay en todas las cosas. Los residentes de las Ciudades de Luz reconocen la evolución y crecimiento de sí mis­mos como individuos, del resto del grupo y de toda la existencia, dedicando a ello su vida.
En otras palabras, de­dican la vida a servir al plan divino, encontrándose como mínimo en el nivel de conciencia de Cristo. La Tierra, junto con vuestro anillo solar, sois los últimos del sistema pleyadiano en realizar este cambio. El resto de los siete anillos solares pleyadianos, las Siete Hermanas, están ahora mismo al día en cuanto a escuelas místéricas y sedes de Ciudades de Luz; cada uno de estos siete anillos solares se elevará para cumplir su próxima función natural en un estado evolutivo superior cuando en el 2013 empiece la nueva danza llamada la Era de Luz.
Antes de los cambios previstos para el final del 2012 y el principio del 2013, la Tierra sufrirá una limpieza do­méstica espiritual y física correspondiente a lo que se ha llamado comúnmente «cambios terrestres». Estos cam­bios, que ya han empezado, se intensifican externa e inter­namente a medida que vuestro anillo solar se adentra en la banda de fotones, una emanación cósmica de alta frecuen­cia que procede del Centro Galáctico. Hace años que ve­nís entrando y saliendo de los límites de esta banda de fotones, y para el año 2000 quedaréis inmersos completa­mente en ella durante los próximos dos mil años.
Los códigos sagrados, necesarios para el despertar espiritual y el salto evolutivo de vuestro anillo solar, se transmitirán al Sol, a la Tierra y al resto del anillo solar a través del Centro Galáctico, Sirio, Alción, y Maya, que es otra estre­lla de las Pléyades. Cuando se completen estas transmi­siones iniciales, vuestro Sol seguirá transmitiendo los có­digos a la totalidad del anillo solar. Estas emanaciones y codificaciones fotónicas transmitirán a una vibración tan alta que requerirán de vosotros que el sistema nervioso central, el cuerpo emocional y el cuerpo eléctrico estén bien sintonizados a fin de poder soportarla.
[Nota de la autora: Bárbara Hand Clow ofrece una historia y una descripción mucho más detalladas sobre la banda de fotones, así como de los cambios cosmológicos de las relaciones dimensionales que sufrimos, en su últi­mo libro, El Plan Pleyadiano, una nueva cosmología para la Era de Luz].
Muchos ya experimentáis la intensificación en voso­tros de procesos de crecimiento y despejamiento según el planeta entra y sale de los límites de la banda de fotones.

El incremento de frecuencias continuará acelerándose sin pausa durante los próximos diecisiete años hasta que la galaxia quede anclada plenamente en su nueva pauta orbital y la Tierra se inicie como escuela mistérica y sede de las Ciudades de Luz.
Tendrán lugar inundaciones, terremotos, cambios en las masas terrestres, erupciones volcánicas y, finalmente, la variación total de los polos dentro de los años previos al 2013, en cuyo momento tendrá lugar la iniciación solar galáctica de la Tierra. Los que ahora vivís en la Tierra de­béis decidir si estáis o no preparados para convertiros en seres humanos espiritualmente responsables a fin de per­manecer en la Tierra pasado ese momento. Aquellos que no deseen permanecer en la Tierra serán trasladados a otro planeta situado en otro lugar de la galaxia donde continuarán las lecciones kármicas y la evolución tridi­mensional. Aquellos que sí pretendan quedarse deben aprender la nueva danza de la Era de Luz que requiere la apertura y activación del Ka Divino. Si el Ka no funciona a pleno rendimiento, vuestro cuerpo simplemente no po­drá resistir los incrementos de frecuencia cuando la luz fotónica llene cada vez con mayor intensidad la atmósfera de vuestro planeta y los cuerpos de los que se queden. Por lo tanto, el vestido único y apropiado que resulta acepta­ble para la nueva danza es el traje de Ka.
La convergencia armónica de 1987 fue una llamada al despertar planetario que comunicó a los ciudadanos del planeta su obligación de aprender la nueva danza y abra­zar una filosofía de «todos ganan», a fin de que sea un planeta centrado el que llegue al cambio del 2013. Fue un mensaje que enseñaba la creación compartida para el be­neficio colectivo de todos y para comprender el enlace mental con la conciencia colectiva superior. Este hecho no se limitó a la experiencia de dos días que se dio en ese momento. Es una convergencia armónica que se extiende a lo largo de 25 años, muchos días en los que es posible la activación para renovar vuestro compromiso con la espi­ritualización de la Tierra y su gente.
[Nota de la autora: Una vez, en una sesión de hipno­sis, se me llevó a un lugar lejos de la atmósfera terrestre donde existe la conciencia colectiva superior de la pobla­ción total de la Tierra. En este lugar vi miles de millones de rostros sonrientes y amables sin cuerpo, rodeando el planeta en el límite de una burbuja transparente que ro­deaba a la Tierra. Esta conciencia colectiva superior esta­ba compuesta exclusivamente de Seres de Luz inocentes, inteligentes, dulces y amables: todos los que vivimos en la Tierra. Estos preciosos seres observaban y enviaban amor y ánimos a través de la burbuja hacia sus homólogos en la superficie del planeta. También contemplaban desde una perspectiva que favorecía el bien mayor para el con­junto. En ese momento sólo se me permitió observar. El conjunto estaba planeando un gran terremoto; comprendí más tarde que se trataba del terremoto que ocurrió en Japón a principios del año 1995. Se hacían comentarios sobre el comportamiento robótico de las personas, absor­tos en el materialismo, y su carencia de profundas co­nexiones de amor. La decisión conjunta dentro de la con­ciencia colectiva superior de pedir un terremoto en Japón no fue, desde ningún punto de vista imaginable, un cas­tigo. Los seres emanaban buena voluntad y amor con­centrados hacia esa parte del planeta, esperando que el terremoto despertara a su espíritu de su sueño, les hicie­ra reorganizar sus prioridades vitales y se hicieran más amables y cooperantes entre sí. Además, había un sen­timiento delicioso de alegría entre los seres de la cons­ciencia colectiva superior porque habían hallado un modo de lograr que sus homólogos humanos evolucionaran.
En respuesta a su decisión, se envió un mensaje a unas naves de Sirio en los límites de la atmósfera de la Tierra para que empezaran el proceso de generación de un terre­moto. Más tarde, me mostraron el proceso utilizado para llevar a cabo esta tarea. A través de las capas de lo que llamamos la atmósfera terrestre, hay multitud de anillos circulares de placas que se corresponden con las placas tectónicas de la superficie terrestre. Estas capas múltiples de placas son de naturaleza geométrica y continúan ex­tendiéndose bajo la superficie de la Tierra hasta aproxi­madamente el núcleo interno del planeta, el cual tiene un diámetro aproximado de quinientos metros. Cuando se provoca un cambio en la Tierra, la gente de Sirio altera las placas atmosféricas de la capa más alejada del planeta. Posteriormente, el resto de las placas atmosféricas se reor­ganizan capa por capa según la posición exacta de las placas tectónicas a fin de llevar a efecto el cambio de­seado. Cuando se completa el proceso en las capas exte­riores, las capas internas subterráneas se alteran en corres­pondencia con las exteriores. Finalmente, se produce el terremoto, organizando las placas tectónicas según las nue­vas posiciones de las placas atmosféricas y subterráneas. El método de producción de erupciones volcánicas, inun­daciones y otros cambios planetarios ocurre de modo muy parecido.
También existen cambios planetarios que ocurren de modo natural cuando las placas internas y externas se alteran en respuesta a aumentos de presión, la contamina­ción, tanto de polución como de energía psíquica, aguje­ros en la capa de ozono, la reducción de los bosques tro­picales (la cual cambia el equilibrio atmosférico), extrac­ciones minerales en exceso y bloqueos geotérmicos, así como explosiones y experimentos llevados a cabo por los gobiernos. Hay veces en que los «desastres» naturales se ven amortiguados por Sirio en reacción a las peticiones de la consciencia colectiva superior. Se puede ayudar en este proceso desde la Tierra mediante la alineación con la consciencia superior a través de la meditación y la vida recta. Conozco varios terremotos y erupciones volcánicas amortiguados o evitados de este modo desde 1990, debido principalmente al alineamiento de la consciencia humana con la consciencia colectiva superior.
Por ejemplo, se evitó una erupción volcánica en el monte Shasta en 1991. A principios de ese año, recibí el mensaje de una visión clara en la que el monte Shasta entraría en erupción en noviembre. En la semana que siguió a esa experiencia profética, fui corriendo a ver a un astrólogo de la zona, que me dijo haber predicho una erupción volcánica para noviembre. Me habló de su pre­dicción sin conocer la mía. Esa misma semana me dijeron que una mujer-medicina india había recibido la misma información, incluyendo momento y lugar. En los últimos días de agosto de ese año permanecí de pie bajo la lluvia observando la tormenta eléctrica más sorprendente que viera nunca. Surgieron rayos extrañamente amplios e in­creíblemente definidos y brillantes desde la montaña, disi­pándose en lo alto de la atmósfera. Hubo varias tormentas parecidas durante tres días, tras los cuales los más per­ceptivos podían sentir una calma profunda surgiendo de la tierra y del monte Shasta en particular. Me dijeron que el número suficiente de personas había despejado y trans­mutado la acumulación de baja negatividad astral y emo­cional provocando la intervención y ayuda de las je­rarquías, que disiparon una carga acumulada en la monta­ña que de otro modo se habría liberado en forma de erup­ción volcánica. Mientras quienes como yo, implicados conscientemente en el crecimiento espiritual, la medita­ción y el alineamiento con la consciencia superior, limpiá­bamos la atmósfera sobre la Tierra, los de Sirio alteraban las placas atmosféricas siguiendo la alteración de las pla­cas tectónicas y subterráneas que se había producido. Cuan­do las placas de la atmósfera quedaron reorganizadas y la carga eléctrica acumulada se liberó a través del rayo, cesó la necesidad de una erupción volcánica.]
Ra vuelve a hablar
Cuando una persona ha alcanzado cierto punto en la evolución de la conciencia y vive en un área donde un gran terremoto o riada propaga la muerte, lo que ocurre simplemente es que asciende a través de la vibración al siguiente nivel dimensional, experimentando una eleva­ción espiritual en lugar de la muerte. Puede incluso que esta persona ayude a realizar el cambio vibratorio a aque­llos que estén listos para abrazar la Luz. En las áreas de grandes terremotos, riadas, incendios y otros cambios te­rrestres donde el miedo, la negación, el odio, la codicia y la ira han creado planos de energía densos y amorfos en el plano astral inferior, las almas pueden quedar atrapadas en estas ilusiones en el momento de la muerte. Sin embar­go, los Seres de Luz siempre están allí para ayudar a quienes estén dispuestos a liberarse a sí mismos. Los seres que ascienden, en lugar de experimentar la muerte física en ese punto, pueden elevar el área que los rodea a un campo de luz donde aquellos que deseen evolucionar y entrar en la luz se refugien y realicen la transición suave­mente. Quienes realizan este servicio se presentaron vo­luntarios a él antes de entrar en esta vida y tienen general­mente experiencia adquirida en vidas pasadas referente a las almas que sufren la transición de la muerte.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   31

similar:

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de genética

Manual de ejercicios pleyadianos iconTema Ejercicios

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de genética

Manual de ejercicios pleyadianos iconSelección de ejercicios

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de Gravitación

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de genética

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios teórica básica

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de Trabajo-Energía II

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios: Trabajo y Energía

Manual de ejercicios pleyadianos iconEjercicios de repaso españOL




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com