Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega




descargar 398.54 Kb.
títuloEntrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega
página2/11
fecha de publicación29.02.2016
tamaño398.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Ley > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

EPISODIOS DE LOS ARCHIVOS DE LA HISTORIA



Además de eso, el Informe Brodie dice que, en el año 1939, los físicos europeos descubrieron que el uranio emi­tía neutrones al partirse su núcleo. En 1941, científicos norteamericanos ya habían sido advertidos, al trabajar en la elaboración de un arma peligrosa, que su fabricación no sería permitida por las leyes extraterrestres.

El presidente Franklin Delano Roosevelt, sustentador principal del Proyecto Manhattan, de construcción de la bomba atómica, recibía por vías inusuales, advertencias de que las pruebas de Shagg Field no deberían continuar por­que amenazaban a toda la vida planetaria. En aquella épo­ca, a pesar de que dos científicos vinculados con el proyec­to desaparecieron sin dejar rastros, aquél continuó su curso.

El mismo Roosevelt dio la orden, y así fue anunciada la primera bomba atómica de la historia humana. En esa ocasión, un diario de Washington, en nota aparte, informaba como un hecho curioso que una esfera luminosa, de ori­gen desconocido, había rondado el edificio de la residencia presidencial, alarmando a los guardias y desapareciendo enseguida. Treinta días después, el 12 de abril de 1945, mo­ría Roosevelt.

Como es de público conocimiento, después de ello, la devastadora bomba destruyo Hiroshima, causando más de cien mil desencarnaciones. Ese número aumentó a doscientos cincuenta mil en los días que siguieron, sin contar los que después fueron alcanzados en Nagasaki.

Harry Truman continuó la gestión de Roosevelt y en un día de agosto de 1946 recibía una formal visita del em­bajador sueco en los Estados Unidos. El embajador traía mensajes enviados por el rey Gustavo V, y a las 8 horas de la mañana del día 23 de agosto de 1946 entraba en la sala de Truman. Aquellos mensajes incluían informaciones sobre el hecho de que, en 1942, en Suecia hubo una sor­prendente reunión en el palacio de gobierno, en la cual tres seres extraños, que parecían haber surgido de la nada y que hablaban con voz monocorde, sin gestos, traían fuertes ar­gumentos para que reinase la armonía de una vez por todas entre los hombres de esta Tierra. De poco más de un metro veinte de estatura, aparecieron proyectados en las paredes de la sala de audiencia del palacio de gobierno, como si aquélla fuera la pantalla de un televisor.

Esos misteriosos emisarios se expresaron durante unos diez minutos en perfecto inglés, y dieron un asombroso testimonio de la capacidad de las naves espaciales para enviar representantes a través de proyecciones, haciendo así innecesario que ellos mismos llegaran hasta el plano fí­sico.

Suecia había sido escogida para divulgar al mundo la verdadera situación planetaria de entonces. El embajador ponía a disposición de Truman las admoniciones de seres que hacía mucho que venían tomando contacto con gobiernos terrestres, en un documento cuyo contenido se ha­lla, en parte, en las siguientes páginas. Truman leyó los es­critos, y cuando alzó la vista de ellos, el embajador ya no. estaba frente a él. Como ocurriera en el avión con Brodie, el embajador había desaparecido. En la silla vacía quedó el sobre blanco que contuviera los mensajes, y en él estaba el sello de la casa real de Suecia, como si fuera un desafío.

La advertencia estaba al¡ í. Lo que después se hizo, o lo que dejó de hacerse, no lo sabemos. Ciertamente, el conte­nido del mensaje no sensibilizó a esta actual civilización conflictiva, con excepción de Suecia.

El ser humano fue abandonado a su suerte porque se situó orgullosamente contra las leyes divinas que se aplican a la procreación. La raza de la superficie de la Tierra se viene contraponiendo siempre a lo divino, como sucedió en la Torre de Babel de la Biblia, o en Sodoma y Gomorra o en los días de la Atlántida. Usando el propio libre albe­drío, el hombre nunca tuvo verdadero conocimiento; ha­ciendo siempre lo que quería, se distanció de las leyes de la naturaleza y de las leyes del universo, tomando el camino que lo llevó a la civilización que hoy se está descomponien­do. Sin embargo, terminado ese período y purificado el ambiente terrestre, será posible el surgimiento de una nue­va raza humana en la superficie del planeta.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

similar:

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconDirectiva 98/70/ce del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Programa del Seguro de Salud Infantil chip...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconEl Doctor Francisco Sintura Varela, Ex Vicefiscal General de la Nación,...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconMemoria de gestión del consejo regional vii-cbp período (Julio 2000...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconInformación explicativa sobre la edad de oro de la alfa channel-the del conocimiento book-the

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconRevision de providencias en accion popular conocen las secciones...

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconManual del Miembro del Equipo

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconPeriquitos” autor: theo vins – ediciones omega s. A

Entrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega iconResumen En el presente estudio, emprendido con arreglo a lo dispuesto...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com