Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional.




descargar 307.47 Kb.
títuloResumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional.
página2/6
fecha de publicación25.02.2016
tamaño307.47 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Literatura > Resumen
1   2   3   4   5   6
Capitulo I. Marco Teórico
Este primer capítulo aborda aspectos importantes sobre la lengua española y algunas características de esta en Cuba. Da una reseña acerca de los fundamentos sico-pedagógicos en la formación de las habilidades y específicamente de las lingüísticas y la importancia de su dominio para el ingeniero mecánico. Aborda también el trabajo con las relaciones interdisciplinarias como una vía para el desarrollo de estas habilidades.


    1. La lengua española. Su uso en Cuba.



Según Vigostky el lenguaje es un instrumento para representar la realidad y para regular y controlar nuestros intercambios sociales. Aprender a usar la lengua no puede reducirse al conocimiento de las reglas que rigen el sistema, sino que debe significar aprender a usarlas en contextos reales de producción y recepción.(4)
Es por eso que los que realizan el difícil trabajo de enseñar la lengua materna no pueden aspirar solamente a que el alumno memorice los contenidos lingüísticos. Eso no le permitiría de ninguna manera sistematizar sus conocimientos pues no está convencido para qué los ha aprendido.
La doctora Marlen A. Domínguez plantea: "La lengua, como los pueblos y las personas también tiene una historia: desde las circunstancias maravillosas de su surgimiento, hasta las etapas de su desarrollo y madurez creciente. También muestra, por otra parte, la peculiar y genuina visión del mundo y el carácter colectivo de sus hablantes, y nos propone a cada paso, enigmas que dilucidar". (5)
Una de las lenguas en la que más enigmas se encuentran es en la española. Son grandes las dificultades que encuentran quienes la hablan y quienes la aprenden como una segunda lengua cuando se enfrentan con la aplicación de su gramática y su ortografía
La historia de la lengua española es muy rica y variada. Los estudiosos ubican sus inicios hace 300 000 años a.n.e. cuando, enriquecido por diferentes voces de pueblos y culturas europeas, el latín va dando paso al castellano aproximadamente en el siglo X d.n.e; castellano que ha ido transformándose y enriqueciéndose con el paso del tiempo.
En el siglo XVIII se funda la Real Academia Española, en 1713, con el propósito de darle valor al castellano y salvarlo del influjo del latín y de otras lenguas como el francés, por eso entre sus propósitos estaba "limpiar, fijar y dar esplendor". Se fueron creando obras esenciales como las diferentes Gramáticas, por ejemplo la primera que fue titulada Gramática de la Lengua Castellana, de Antonio de Nebrija, en 1492, y también diferentes y sucesivos trabajos de ortografía.
Con la conquista de América surge el español americano con sus voces propias y las incorporadas del castellano y de otros diversos idiomas, y también, por supuesto, surge el español de Cuba al cual todavía le queda mucho camino por recorrer y sobre el que se está investigando constantemente.
Numerosos estudiosos y escritores como Juan Miguel Dihigo, Fernando Ortiz, Ricardo Repilado, Delfina García Pers, Camila Henríquez Ureña, entre otros, han hecho importantes contribuciones al estudio de nuestra lengua mediante sus investigaciones. (6)
La enseñanza de la lengua materna en nuestro país viene desarrollándose desde la época de la colonia, con rasgos muy específicos en cada etapa. En aquellos momentos era la iglesia quien tenía a su cargo la educación en nuestro país por eso se le daba mayor importancia al latín que a la gramática y la ortografía castellanas, las cuales eran impartidas con métodos poco eficaces.
De trascendental importancia fue la decisión de Félix Varela, de introducir en el Seminario de San Carlos, en 1811, en la cátedra de Filosofía, la enseñanza del castellano en lugar del latín. Incluso algunos de sus textos de enseñanza comenzaron a aparecer en español.
Así el estudio de la lengua va pasando por diferentes etapas. En l832, por ejemplo, se establece la práctica del dictado en la enseñanza de la lengua, cuestión esta de mucho valor y que favorecía el aprendizaje de la ortografía. En nuestros días la dialéctica socialista enfatiza en su importancia y establece distintos tipos de dictado, con propósitos también diferentes.
Conjuntamente con el dictado aparece también la composición la cual se defiende como ejercicio para educar la lengua escrita, y se destaca la necesidad que tiene quien escribe y el alumno que está aprendiendo a redactar y a componer de tener conocimiento suficiente del objeto que se propone.
Diferentes personalidades consideran las actividades de composición muy eficaces para conseguir el único objetivo de los estudios gramaticales que es el de hablar y escribir la lengua rectamente y con propiedad.(7)
El español en Cuba se ha enfrentado a diversos problemas como los cambios en la comunicación debido al incremento de la importancia del discurso hablado y de la función de los medios de comunicación, y también los cambios en las condiciones sociales de la sociedad cubana, que ha llevado también a la introducción de nuevas variantes y normas lingüísticas.
La concepción de la lengua que se tenía a finales del siglo XX es muy diferente a la que se tenía el resto de este siglo y parte del anterior. A partir de los años 60 hubo una revolución tanto en la investigación como en la enseñanza y aprendizaje de la lengua. Hasta el momento esta se veía como materia de conocimiento, como un conjunto cerrado de contenidos que había que analizar, memorizar y aprender. La clase de lengua tenía una finalidad, que era aprender la gramática. Saber una lengua quería decir tener conocimientos gramaticales.
En los años 60, varios filósofos ( Austin, Searle, Wittgenstein) empiezan a poner énfasis en el uso de la lengua, en su funcionalidad y en lo que se consigue utilizándola. Ven la lengua como una forma de actividad que tiene una finalidad concreta y como un instrumento que sirve para conseguir muchas cosas.
En nuestros días, la tarea del profesor que enseña la lengua española se ha tornado difícil. La necesidad de encontrar formas de presentación para los estudios del lenguaje, ha obligado a los autores a escribir textos más pedagógicos para la enseñanza primaria que para la secundaria. Durante años se ha ido descuidando la enseñanza de la lengua en el nivel medio por diferentes causas: los métodos y vías utilizadas no eran apropiados ni eficaces; la vinculación del español con la literatura, que propició que el estudiante recibiera, en la mayoría de los casos, más contenidos literarios que lingüísticos.
Es por eso que cuando ingresan en la Universidad los estudiantes no tienen desarrolladas suficientemente las habilidades lingüísticas. Muchos son capaces de "recitar" de memoria muchas reglas ortográficas o cuestiones gramaticales, pero en la mayoría de los casos no las aplican correctamente. Es aquí donde se hace necesaria, entonces, una atmósfera cultural en la escuela que estimule a los alumnos a perfeccionar su uso del lenguaje. Cada asignatura debe ser promotora de la cultura y un punto de apoyo, donde el estudiante vea la importancia que tiene para él como futuro profesional, el desarrollo de habilidades lingüísticas. La exigencia debe ser en cada conferencia, en los seminarios, en la presentación de Trabajos de Diploma y de Cursos, en los informes de clases prácticas, etc. (8)



    1. Fundamentos psico-pedagógicos de la formación de habilidades.


En las habilidades encontramos otras de las formas de asimilación de la actividad. El término habilidad es utilizado, generalmente, como un sinónimo de "saber hacer".
Desde el punto de vista semántico el término habilidad es definido como la capacidad y disposición para una cosa y también como cada una de las cosas que una persona ejecuta con destreza. (9)
Carlos Álvarez de Zayas, por ejemplo, define la habilidad como la dimensión del contenido que muestra el comportamiento del hombre en una rama del saber propio de la cultura de la humanidad. Es desde el punto de vista psicológico, el sistema de acciones y operaciones dominado por el sujeto, que responde a un objetivo. (10)
Las habilidades permiten al hombre poder realizar una tarea. Así en el transcurso de la actividad, ya sea como resultado de una repetición o de un ejercicio, de un proceso de enseñanza dirigido, el hombre no solo se apropia de un sistema de métodos y procedimientos, que puede posteriormente usar en el marco de variadas tareas, sino que también comienza a dominar paulatinamente acciones, aprende a realizarlas de forma cada vez más perfecta y racional, auxiliándose para ello de los medios que ya posee, es decir, en la experiencia acumulada, en la que se comprenderá sus conocimientos y los hábitos ya formados.
El dominio de estas acciones incide directamente en los resultados de su actividad; en la medida en que estas acciones se perfeccionen, la realización de la correspondiente actividad es más adecuada.
Así, por ejemplo un joven profesor debe desarrollar habilidades para emplear los distintos métodos de enseñanza como parte del perfil de su profesión. Para esto debe poseer el conocimiento necesario de los mismos (tipos, características, ventajas, desventajas, requisitos para su aplicación, etc.), además debe tener dominio de una serie de acciones muy importantes como poder determinar el método más adecuado en función de los objetivos que se plantean, etc.
La habilidad siempre se refiere a las acciones que el sujeto debe asimilar y por tanto, dominar en mayor o menor grado, y que en esta medida, le permiten desenvolverse adecuadamente en la realización de determinadas tareas.
En este sentido la habilidad incluye tanto elementos que le permiten al sujeto orientarse en las condiciones en que se realiza la actividad, en los objetivos y fines de la misma, así como en los métodos a emplear como aspectos destinados a poner en práctica los mismos y a controlar su ejecución, adecuadamente.
Para Petrovski las habilidades constituyen el dominio de un complejo sistema de acciones que permite una regulación racional de la actividad con la ayuda de los conocimientos y hábitos que el sujeto posee. (11)
El "saber hacer" se puede manifestar de formas diferentes: en algunos casos es un saber hacer elemental, rudimentario, que no tiene un elevado nivel de calidad en la ejecución; y en otras oportunidades los individuos muestran un alto grado de perfección y una gran destreza en la realización de estas acciones que pueden alcanzar gran complejidad. Es por eso que se puede afirmar que las habilidades resultan de la sistematización de las acciones subordinadas a un fin consciente.
Para Klimgberg el desarrollo de las habilidades es de gran importancia pues las ve como necesarias toda actividad ya que además de facilitar el transcurso de estas, hacen posible la ejecución de tareas cada vez más complicadas y difíciles. Para él las habilidades son los "componentes automatizados" de la actividad del hombre surgidos mediante la práctica y el hábito. Relaciona las habilidades motoras prácticas y las habilidades intelectuales, mentales. (12)

Lo planteado por este autor facilita el proceso de formación de cualquier tipo de habilidades, y es muy importante la automatización de este componente pues el alumno gastaría menos fuerza y tensión, aprendería a hacer lo más necesario y se integrarían todos los elementos de la acción, los cuales antes estaban aislados.
Para que se produzca con efectividad el proceso de formación de habilidades, esta sistematización debe llevar implícita no solo una repetición de las acciones, sino también, y muy importante, el perfeccionamiento de las mismas. Sólo con la exigencia se puede alcanzar el nivel de asimilación de la actividad que caracteriza a las habilidades.
El conocimiento es una premisa fundamental para el desarrollo de la habilidad. Este es efectivo, existe realmente, en tanto es susceptible de ser aplicado, en la resolución de determinadas tareas; y en la medida en que esto sucede es ya un saber hacer, es una habilidad. La verdadera formación de los conocimientos conduce necesariamente a un proceso de formación de habilidades. Dominar un concepto, por ejemplo, no significa que el estudiante pueda repetir textualmente el mismo, sino que significa la posibilidad de operar con él, de utilizarlo, de incorporarlo a los procedimientos de su actividad intelectual como un " instrumento" más de ella.
Tanto para Klingberg como para Talízina las habilidades son también una condición para el desarrollo de los conocimientos ya que la orientación de la actividad hacia nuevos objetivos o aspectos, la realización de acciones con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos, requiere siempre también el empleo de acciones parciales automatizadas. (13)
Nina Talízina plantea, además: "se puede hablar sobre los conocimientos de los alumnos en la medida en que sean capaces de realizar determinadas acciones con estos conocimientos ya que estos siempre existen unidos estrechamente a unas u otras acciones (habilidades). Hay pues una estrecha interrelación entre conocimientos y habilidades" (14)
Como en la base de toda habilidad se encuentran determinados conocimientos, estos se expresan concretamente en las habilidades, que siempre están relacionadas con la realización de determinadas tareas, es decir, con la actividad del sujeto.
Si se tiene en cuenta que las actividades pueden ser diferenciadas por sus formas concretas de realización, por su contenido, entonces se pueden distinguir varios tipos de habilidades: deportivas, profesionales, investigativas, laborales, docentes, lingüísticas, etc.
Suele distinguirse entre las habilidades generales y las habilidades específicas. Las generales pueden ser incluidas en la realización de muy diversas formas de actividad (Ej: habilidad para planificar el trabajo, habilidades lógicas, habilidades de observación, etc.) y las específicas (Ej. habilidad para demostrar teoremas, para aplicar una técnica específica de investigación, etc.)
En el proceso docente educativo la enseñanza de determinadas materias se basa tanto en la formación de habilidades generales como específicas.
Al caracterizar la habilidad, según su estructura se deben tener en cuenta los aspectos siguientes.


  • El estudiante, que debe dominar dicha habilidad para alcanzar el sujeto.




  • El sujeto, sobre el que recae la acción del estudiante (el contenido)

  • La orientación de la acción que determina la estructura de dicha acción (el método)

  • El contexto en que se desarrolla.

  • El resultado de la acción.


El Dr. Carlos Álvarez de Zayas clasifica las habilidades, según su nivel de sistematicidad en:


  • Las propias de la ciencia específica




  • Las habilidades lógicas, también llamadas intelectuales o teóricas, las que se aplican en cualquier ciencia, tales como inducción-deducción, análisis-síntesis, generalización, clasificación, definición, etc.




  • Habilidades propias del proceso docente en sí mismo, y de auto instrucción, tales como el tomar notas, la realización de resúmenes y de fichas, el desarrollo de los informes, la lectura rápida y eficiente, entre otras. (15)


Las habilidades más generales se tienen que formar y desarrollar mediante la actuación coordinada de todas las disciplinas docentes que forman el plan de estudio.
Para una correcta formación de las habilidades es necesario, entonces, tener en cuenta una serie de requisitos fundamentales.


  1. Planificar el proceso de forma que ocurra una sistematización y la consecuente consolidación de los elementos deseados, en este caso de las acciones.

  2. Garantizar el carácter plenamente activo, consciente, de este proceso de aprendizaje: la esencia de la habilidad está dada por el hecho de que el sujeto sea capaz de seleccionar los conocimientos, métodos y procedimientos y de llevarlos a la práctica en correspondencia con los objetivos y condiciones de la tarea.

  3. Llevar a cabo el proceso de forma gradual, programada. La formación de una habilidad debe pasar por todo un sistema de etapas progresivas en el transcurso de las cuales las acciones deben sufrir determinados cambios hasta adquirir las cualidades idóneas que la caracterizan como habilidad.


El dominio por el estudiante de las habilidades va conformando en este sus capacidades.
1.3. Las habilidades lingüísticas. Su importancia para el ingeniero mecánico.
Al trabajar con las habilidades es necesario determinar aquellas que resultan fundamentales o esenciales o que en calidad de invariantes, deben aparecer en el contenido de la asignatura. Estas invariantes son las que deben llegar a ser dominadas por los estudiantes y son las que aseguran el desarrollo de sus capacidades cognoscitivas, es decir, la formación en la personalidad del estudiante de aquellas potencialidades que le permiten enfrentar problemas complejos y resolverlos mediante la aplicación de dichas invariantes.
La tarea consiste en escoger aquellas invariantes de habilidades que garanticen los modos de actuar propios del egresado que, de acuerdo con su objeto de trabajo, se concretan en el modelo de este. La determinación de estas invariantes precisa en buena medida la estructura de los contenidos de la asignatura. Las habilidades más generales o invariantes se forman mediante la articulación sistemática de otras de orden menor cuya integración posibilita su desarrollo.
Todo lo expresado anteriormente se puede apreciar con claridad en las clases de lengua. El uso de esta sólo puede realizarse de cuatro formas distintas según el papel que tiene el individuo en el proceso de comunicación, según actúe como emisor o receptor, y según si el mensaje sea oral o escrito.
Hablar, escuchar, leer y escribir son las cuatro habilidades que el individuo que habla una lengua debe dominar para poder comunicarse con facilidad y eficacia en todas las situaciones posibles. Se pueden llamar habilidades lingüísticas, destrezas, capacidades comunicativas o macrohabilidades. Estas son las habilidades más generales o invariantes que se plantean en el libro "La escuela en la vida".
Hay otras, también lingüísticas pero más específicas y de orden inferior, que se denominan microhabilidades. Todas ellas funcionan tanto para la lengua oral como para la escrita.
La opinión más extendida en la actualidad es la que considera ambos modos equivalentes y autónomos, con funciones sociales diferentes y complementarias, por lo tanto, en el aprendizaje de la lengua deberían recibir un tratamiento independiente y adecuado a las necesidades de los alumnos.
Si se tienen en cuenta las características de ambas lenguas se puede llegar entonces a la conclusión, de que las dos son imprescindibles para el desarrollo de las habilidades lingüísticas en el individuo. Su uso está en dependencia de la situación específica en que se vayan a utilizar.
Así, por ejemplo nos encontramos una lengua oral más coloquial, subjetiva, redundante y abierta, con una sintaxis más simple, con repeticiones, frases inacabadas, etc. y un léxico más general y pobre donde se pueden utilizar repeticiones, onomatopeyas y frases hechas.
La lengua escrita suele ser estándar, más objetiva, precisa y cerrada; contiene un léxico específico y evita las repeticiones y la expresividad de los recursos lingüísticos populares.

Como se plantea antes, un aspecto que hay que tener presente es que las habilidades lingüísticas no funcionan aisladas o solas, sino que pueden utilizarse integradas entre sí, es decir, relacionadas unas con otras de múltiples maneras.
Así, en una misma situación, sobre un tema, y con el mismo lenguaje, podemos desplegar todas las habilidades lingüísticas para procesar textos diferentes.
Aunque distingamos entre cuatro habilidades lingüísticas que tienen diferencias entre sí, y que su estudio se hace por separado, en la comunicación actúan de manera conjunta para llevar a cabo una misma tarea: la comunicación.
La vida actual exige un nivel de comunicación oral tan alto como la redacción escrita. Un individuo que no pueda expresarse de manera coherente y clara, y con una mínima corrección, no sólo limita su trabajo profesional y sus actitudes personales, sino que corre el riesgo de hacer el ridículo en más de una ocasión.
Según criterios de especialistas de la lengua, plasmados en el libro Enseñar lengua el comentario irónico que hasta estos momentos se hacía a los escritos con faltas de ortografía ya se empieza a aplicar a la persona que por sistema no responde a lo que se le pregunta, a la que se encalla cuando habla, a la que se pierde en digresiones durante la exposición, o la que comete muchas incorrecciones gramaticales. (16)
En el tema que ha sido objeto de esta investigación que es el desarrollo de las habilidades lingüísticas en el estudiante de primer año de Ingeniería Mecánica, todas estas cuestiones planteadas anteriormente son de suma importancia.
Se debe precisar primeramente que los estudiantes que ingresan a la carrera desde el nivel medio superior lo hacen con innumerables problemas para establecer la comunicación, ya sea de forma oral o escrita. Según pruebas de comprobación que se han realizado a estos estudiantes, al entrar al primer año de esta carrera en la Universidad de Cienfuegos, y a las que se hará mención más adelante, se pudieron comprobar las serias deficiencias, en todos los aspectos de la lengua, con que ingresan. Se debe tener en cuenta, además que en los últimos años los que optan por esta carrera son estudiantes, en su mayoría, que no han alcanzado un promedio alto en el pre-universitario, cuestión esta que no sucedía en los años 80 pues los que ingresaban en la carrera, generalmente, tenían una amplia formación cultural lo que les propiciaba el aumento de la competencia lingüística.
Las investigaciones realizadas en este campo de la enseñanza de la lengua materna en carreras de ingeniería en nuestro país son muy escasas y se limitan sobre todo a carreras técnicas de las Universidades de la Habana. En nuestro centro docente no existía ningún trabajo acerca del tema, hasta que el equipo de expertos que trabajó en esta investigación reconoció la necesidad de comenzar el trabajo en la Facultad de Ingeniería Mecánica para ir resolviendo, paulatinamente, los problemas con las habilidades lingüísticas.
Se necesitaba, además, la labor conjunta con el Consejo de Carrera de la Facultad para que este fuera un importante punto de apoyo en este trabajo, pues existía un desconocimiento parcial acerca de cómo emprender esta tarea, y además las habilidades para el correcto uso de la lengua no aparecían perfiladas en la carrera.
Aspectos de suma importancia y que hay que tener bien presente para alcanzar el objetivo que se ha propuesto la carrera, que es perfeccionar cada vez más sus estudiantes para que egresen con la calidad requerida, son las necesidades y la constante competencia que el mundo de hoy exige. Por tanto el trabajo con el desarrollo de las habilidades es una prioridad en este sentido. Por supuesto, las lingüísticas son imprescindibles.

Así, pues, existe una paridad de opiniones a la hora de plantear las habilidades que debe desarrollar un ingeniero.
Los criterios de los siguientes especialistas enfatizan la necesidad de esta investigación y la importancia que tiene para el futuro ingeniero el desarrollo de las habilidades lingüísticas. Se debe trabajar para que cuando ese estudiante sea un profesional tenga lograda una serie de habilidades que le permitan su correcto desempeño como tal
Thomas Nicastro, investigador de la Organización Internacional del Trabajo detalla las siguientes habilidades exigidas por los empleadores: (17)


  1. Saber aprender.

  2. Saber redactar y usar la computación

  3. Saber escuchar y comunicar ideas.

  4. Tener pensamiento creativo y capacidad para solucionar ideas.

  5. Tener alta autoestima, motivación y orientación al desarrollo.

  6. Ser capaz de relacionarse con los demás, negociar y trabajar en equipo.

  7. Tener orientación hacia la efectividad de la organización y asumir roles de liderazgo.


Especialistas de la Universidad Haveriana de Bogotá plantean que se necesita un ingeniero con: (18)


  1. Un alto grado científico

  2. Capaz de entender la tecnología del futuro

  3. Más habilidades y más destrezas que hoy.

  4. Con conocimientos básicos de ciencias de la ingeniería.

  5. Capaz de encontrar información para la solución de un problema.

  6. Con excelentes habilidades de comunicación.

  7. Capaz de trabajar en grupos multidisciplinarios.

  8. Con permanente disposición creativa e innovadora.

  9. Con una sólida formación cultural y humanística.

  10. Con sobresaliente capacidad para resolver problemas.


Como se puede apreciar en ambos casos es fundamental en los ingenieros el desarrollo de habilidades lingüísticas tales como la capacidad de comunicación ( en todos los sentidos), saber escuchar, saber redactar, etc. No obstante, también, en cada una de las habilidades que debe desarrollar el ingeniero mecánico se encuentran, de una forma u otra, habilidades relacionadas con el proceso de la comunicación.
Independientemente de que este nuevo siglo que se vive exige un incremento de los conocimientos de la ciencia y la técnica, de que los avances de la computación malogran muchas veces los propósitos, sobre todo en la enseñanza de la gramática y la ortografía, se debe tener conciencia de que la formación de un profesional con un alto nivel de comunicación en todos los aspectos y fundamentalmente en el habla, es imprescindible para la sociedad.
A medida que el tiempo transcurre las áreas del desempeño de los egresados de la Universidad son mayores; por tanto, un ingeniero mecánico puede, en muchos casos, estar al frente de una industria o una empresa y tiene que saber comunicarse y conocer los diferentes modos de actuación según el momento y las personas a las que vaya a referirse. Es, pues, de vital importancia su preparación y desarrollo desde que entra a las aulas de la Universidad, hasta que sale de ella totalmente capacitado. Ya se mencionaron antes las barreras y limitaciones a las que se enfrenta el profesor en este campo. El interés por tratar de revelar qué puede suponer un enfoque comunicativo en la práctica es general, pero la escasez de ejemplos concretos y de formación impiden atender y cuestionarse, de forma eficaz, muchas de estas ideas.
Es necesario saber que la práctica de la comunicación, sola, no mejora el uso de la lengua, es necesario que el individuo cree una conciencia reflexiva acerca de qué estrategia debe usar y cuáles no a la hora de la comunicación.
1.4. Las relaciones interdisciplinarias y el trabajo con las habilidades lingüísticas.
Según diferentes bibliografías consultadas, hay autores que ven la práctica de la disciplinariedad sencillamente como una tradición y la defienden por ser mucho más fácil que la complicación que conlleva relacionar las diferentes disciplinas entre sí. Así, por ejemplo, Díaz Barriga afirma: "Cuando las instituciones educativas se enfrentan a la necesidad de construir planes de estudio resulta más fácil para ellas recurrir a una estructuración por asignaturas, llevadas por la fuerza de la tradición y no por un análisis de las implicaciones pedagógicas que de ella se derivan". (19) (Díaz Barriga A. 1991) Y H. Taba: "Un currículo organizado por materias cuenta con el respaldo de una larga tradición, y muchos aspectos administrativos, tales como los programas y los módulos de requisitos de ingreso a la universidad, están ligados a ella. Los maestros poseen práctica en diferentes especialidades, lo que facilita la planificación y la enseñanza". (Taba H. 1976, 505). (20)
Según estos autores la estructura disciplinar es inamovible, estando condicionada en gran medida por la fuerza de la tradición, lo que lleva a que prácticamente no se produzcan cambios en el currículo que lleven a su integración, por diferentes razones: afectar las prácticas acostumbradas y los intereses de los profesores y dirigentes y algo muy importante es que implican nuevas exigencias en la formación y preparación de los docentes. (21)
No obstante, no debemos obviar la efectividad del diseño curricular por disciplinas y asignaturas que en su momento han sido y son de gran valor. Son tantos los conocimientos de la sociedad moderna que es prácticamente imposible conocerlos todos sin que se integren y relacionen. Es por eso que, en la actualidad la mayoría de los docentes intentan establecer relaciones de articulación.
En su libro Globalización e interdisciplinariedad del curriculum integrado. Jurjo Torres Santomé señala que "preparar a las nuevas generaciones para convivir, compartir y cooperar en el seno de sociedades democráticas y solidarias obliga a planificar y desarrollar propuestas curriculares que contribuyan a reforzar ese modelo de sociedades. Lo que conlleva a convertir las aulas en espacios donde los contenidos culturales, destrezas, procedimientos y valores imprescindibles para construir y perfeccionar esos modelos sociales son sometidos a análisis y reflexión sistemática, y son practicados. Las propuestas curriculares favorecen que los alumnos puedan sacar a la luz los condicionamientos sociales, culturales, económicos, políticos y militares del conocimiento que circula en cada sociedad". (22)
La interdisciplinariedad comienza a dar sus primeros pasos a finales del siglo XIX y principios del XX cuando surgen el Marxismo, el estructuralismo y la teoría general de los sistemas. Surgen propuestas como la de Decroly (1871-1932) y su organización de los programas por "Centros de Interés"; las ideas de pedagogos como J.E. Pestalozzi (1846-1927), de M. Montessori (1870-1952), de Dewey (1854-1952) y las propuestas de movimiento de la Escuela Nueva y la Escuela Activa. Más fundamentadas son las propuestas de J. Piaget (1896-1973) que empleó la noción de "recombinación genética" de las nuevas ramas del saber y las de D.P. Ausubel que no aconseja la fragmentación excesiva de las asignaturas ante la necesidad de trabajar contenidos que sean relevantes.
Para Jurjo Torres la interdisciplinariedad es fundamentalmente un proceso y una filosofía de trabajo que se pone en acción a la hora de enfrentarse a los problemas y cuestiones que preocupan en cada sociedad. (23)
Según el Dr. Manuel de la Rúa Batistapau, profesor Titular del Instituto Técnico Militar la interdisciplinariedad es una forma de cooperación estrecha entre 2 ó más disciplinas, en la cual existe una reciprocidad y comunicación amplia, entre los campos del saber que intervienen. Es más general que la propia disciplina. (24)
La interdisciplinariedad viene jugando un papel importante en la solución de problemas sociales, tecnológicos y científicos, al tiempo que ayuda a ventilar nuevos y ocultos problemas que análisis de corte disciplinar no permiten vislumbrar.
Si se tienen en cuenta la importancia de las relaciones interdisciplinarias en nuestra educación socialista podemos inferir que es una vía para lograr la formación íntegra del profesional que necesitamos y el cual deberá estar preparado en todos los órdenes de la vida.
Se debe trabajar entonces para que en nuestros diseños curriculares esté presente y debidamente planificada la interdisciplinariedad. Para preparar en la Universidad de Cienfuegos a un ingeniero mecánico idóneo es necesaria la concientización de que todas las disciplinas pueden realizar un trabajo serio y sistemático para el desarrollo de la competencia comunicativa en ese profesional.
Específicamente en el primer semestre del primer año de la carrera hay asignaturas que pueden trabajar vinculadas estrechamente con la asignatura de Redacción e Interpretación y hay otras que, aunque tienen contenido muy diferentes a esta, sí pueden tratar muchos aspectos de la lengua materna, si se tiene en cuenta, como se refería antes, que la lengua es el objeto fundamental del aprendizaje.
Independientemente de existir temas en las diferentas asignaturas que difieren por sus contenidos y de que se utilizan en las clases métodos de los más variados tipos, las macrohabilidades lingüísticas, y las microhabilidades que las forman pueden ser trabajadas en todas las clases.

Al corregir un error ortográfico, de redacción, de expresión oral: al incentivar el gusto por la lectura; al desarrollar las habilidades de la comprensión; enseñando a escuchar, por supuesto, mediante nuestra actitud como ejemplo, se pueden desarrollar las habilidades lingüísticas de nuestros estudiantes.
Es necesario sensibilizarse, además, conque en la mayoría de los casos los profesores no dominan todas las reglas y normas de la lengua, por eso llevan un serio proceso de preparación y entrenamiento. Aún cuando dominen los difíciles caminos del lenguaje no saben cómo aplicarlos o corregirlos. Sea, pues, este trabajo, el inicio de la inserción de la lengua materna mediante las relaciones interdisciplinarias, en el Plan de Estudio del primer año de Ingeniería Mecánica
Conclusiones parciales:


  • El desarrollo de las habilidades lingüísticas de los estudiantes de la carrera Ingeniería Mecánica es una tarea priorizada para su futuro desempeño como profesional.

  • El trabajo interdisciplinario constituye una vía efectiva para la labor con la sistematización de estas habilidades.

  • El método de investigación-acción es el idóneo para el desarrollo de esta investigación pues su aplicación fortalece este trabajo interdisciplinario.


CAPITULO II. Fundamentación de la propuesta
En este capítulo se da el sustento de la propuesta elaborada. Se tratan, además, los antecedentes de esta y el marco teórico utilizado en esta investigación. Queda demostrada, también, la fundamentación eminentemente científica de la misma.
2.1 Antecedentes de la propuesta
"La misión de la Universidad no es sólo formar, impartir enseñanza desde el punto de vista profesional y técnico. Debe comportar una enseñanza metaprofesional y metatécnica. Debe inocular en la sociedad una cultura que no está hecha para los aspectos efímeros y provisionales del espíritu del tiempo. No debe limitarse a modernizar la cultura, debe también culturizar la modernidad. Debe defender valores intrínsecos, por encima de toda la autonomía de la conciencia y la primacía de la verdad sobre la utilidad". (25)

En la historia de la enseñanza de las carreras técnicas en la Universidad no se habían incluido, hasta el presente, asignaturas que, específicamente, trabajaran los diferentes contenidos de la lengua materna. Esto se debe en alguna medida a que, como habíamos dicho antes, ingresaban en estas carreras muchos estudiantes con una amplia y elevada formación cultural, lo cual ha ido declinando con los años. Tampoco estaban bien definidas las habilidades que debían lograr los ingenieros sobre el uso y manejo de la lengua.
La revisión de algunas revistas de universidades de Colombia, específicamente, así como la opinión de personalidades que han trabajado o trabajan en algunas universidades latinoamericanas, han demostrado científicamente que la poca atención al desarrollo de las habilidades de la lengua materna en las carreras técnicas no es únicamente en Cuba.
Solamente en una revista de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia se plantea: "Colombia necesita un ingeniero que sepa leer, escribir y hablar. Hábil para comunicarse, redactar y sintetizar. Con desarrollo de la lógica y de la creatividad. Capaz de coordinar grupos interdisciplinarios y heurísticos para afrontar la solución de problemas. Un ingeniero con formación humanística, capaz de entender los parámetros fundamentales de nuestro sistema social y político, que tenga capacidad para valorar y transformar la realidad nacional, con una visión de respeto a los derechos ajenos".(26)
Se plantea la necesidad pero no se encuentran los métodos idóneos para lograr esto. En la mayoría de los casos esos métodos ni se buscan. Según el criterio del Dr Alberto Saladino García, profesor de la Universidad Nacional de México, tampoco en ese centro de estudios hay una preocupación por incorporar el estudio de la lengua materna en las carreras de perfil técnico. Se tiene en cuenta solamente la preparación del profesional según las altas tecnologías imperantes, sin recordar que, alcance la tecnología el nivel que alcance, nunca se podrá prescindir del lenguaje como la forma esencial y básica de la comunicación humana.
En nuestro país hace algunos años no se hacía tan necesaria la inserción de una asignatura para el desarrollo de las habilidades de la lengua materna.
En la actualidad esto ya no es así, por eso desde hace tres cursos se han introducido en la mayoría de las carreras de ingeniería en nuestro país, asignaturas que, según el perfil de la misma, trabajan indistintamente temas sobre nuestra lengua materna.
En la carrera de Mecánica de la Universidad de Cienfuegos comenzó este trabajo en el curso 98-99, con la asignatura de Redacción e Interpretación para tratar, con su desarrollo, de sistematizar hábitos y habilidades comunicativas en los estudiantes de esta especialidad.
Los temas que abordaba el programa diseñado por la Comisión Nacional de Carreras eran los siguientes:
Tema 1: Ortografía. Los signos de puntuación. Las reglas de la acentuación. Otras reglas ortográficas.
Tema 2: El párrafo. Sus cualidades. Métodos de desarrollo del párrafo. El estilo científico. Redacción.
Tema 3: Los objetivos del lector y los diferentes tipos de lectura. Análisis de textos.
Tema 4: El resumen y el informe. Sus características. Redacción de informes y resúmenes.
Las habilidades que debían desarrollar los alumnos eran:


  • Utilizar adecuadamente los signos de puntuación.

  • Aplicar las reglas de acentuación en la redacción de textos y dictados.

  • Reconocer las características del párrafo: la unidad, la coherencia, la claridad y el énfasis.

  • Identificar ideas principales y secundarias.

  • Redactar párrafos a partir de una idea principal

  • Redactar diferentes tipos de párrafos.

  • Explicar el estilo científico y sus características.

  • Reconocer en textos dados el estilo científico.

  • Describir diferentes tipos de lecturas.

  • Emplear técnicas para la comprensión e interpretación de textos.

  • Elaborar resúmenes.

  • Explicar las normas para la realización de un informe de investigación.

  • Redactar un informe científico.


Como se puede apreciar en este programa hay elementos de suma importancia para el desarrollo de las habilidades comunicativas del ingeniero mecánico, como por ejemplo, el desarrollo de las habilidades de la expresión escrita, la lectura, la redacción de informes que resulta imprescindible a lo largo de toda su carrera, entre otras.
No obstante, temas sobre la expresión oral y sus componentes, que son de tanta importancia como los anteriores quedaron fuera del programa.
Según un análisis realizado por un equipo de expertos en cuestiones de la lengua, no se tuvieron en cuenta numerosos aspectos a la hora de elaborar un programa que respondiera a las exigencias comunicativas del estudiante de Ingeniería Mecánica y que, además estuviera en consonancia con el resto de las asignaturas.(27)
Al comienzo de la aplicación de este programa se insertaron algunos temas que no fueron bien acogidos por los estudiantes pues no eran de su interés. Tampoco se hizo una motivación adecuada cuando se impartieron esos temas. La asignatura, por su parte, trabajaba sola y no existía vinculación con las demás disciplinas de la carrera.
Tampoco la Facultad tenía bien trazado el camino que debía seguir para la correcta aplicación de la asignatura, ni existía un objetivo definido entre los del perfil del profesional, que ayudara a elevar el nivel del conocimiento y uso de la lengua del estudiante de Ingeniería Mecánica. Después de un análisis riguroso se comprendió por parte de la Facultad que los objetivos sobre el estudio y uso de la lengua materna, deberían aparecer bien definidos entre los objetivos generales y fueron incluidos en el perfil del profesional.
Por estas razones en los inicios de Redacción e Interpretación la Facultad de Ingeniería Mecánica planteó la necesidad a la Facultad de Humanidades de comenzar un trabajo sistemático y que fuera de interés para sus alumnos, que en su mayoría eligen esta carrera pues tienen más habilidades en las asignaturas de ciencias que en las humanísticas.
Fue necesaria también la creación de un Programa Director de Lengua Materna que apoyara a los profesores de dicha Facultad y que les sirviera como punto de partida y de guía para una correcta comprensión de cómo trabajar las diferentes habilidades lingüísticas y además para facilitar los inicios de esta investigación en la carrera. Este programa tiene los siguientes objetivos y habilidades.
OBJETIVOS:


  • Desarrollar el idioma como medio de interacción e interrelación social.

  • Aplicar las normas de dicción, entonación, expresividad, claridad, unidad, coherencia y de construcción ortográfica que rigen la expresión oral y escrita.

  • Consolidar hábitos y habilidades correctos de lectura.

  • Desarrollar una metodología para la autocorrección de errores de dicción ortográficas y de redacción.

  • Expresarse por escrito con claridad, precisión, sencillez, unidad, coherencia y énfasis.

  • Incorporar al léxico activo el vocabulario técnico de cada materia.

  • Realizar exposiciones orales de manera adecuada, ante un público.

  • Aplicar sus conocimientos lingüísticos en la realización y defensa de trabajos científicos e investigativos.

HABILIDADES:

  • Redactar párrafos.

  • Extraer ideas centrales.

  • Determinar las técnicas de elaboración de diferentes tipos de párrafos.

  • Elaborar resúmenes en forma de párrafos, sumarios, cuadros sinópticos y esquemas de diferentes tipos de textos.

  • Elaborar preguntas adecuadas sobre un texto.

  • Exponer conocimientos a través de una conversación o exposición.

  • Explicar, describir y narrar hechos, lecturas, filmes, programas de radio, con fluidez, ritmo y tono adecuado.

  • Elaborar esquemas de contenido para exposiciones orales.

  • Elaborar ponencias, reseñas, informes.

  • Expresarse con un vocabulario preciso y rico a partir del estudio del vocabulario específico de las diferentes asignaturas.

  • Incorporar a su léxico activo al vocabulario técnico y científico.


Como se planteó anteriormente, la asignatura no estaba bien proyectada para su funcionamiento en la carrera de Ingeniería Mecánica. En el desarrollo y cumplimiento de la misma se pudieron apreciar algunas deficiencias que se debían erradicar como la poca atención que se le brindaba a los temas de expresión oral, la inclusión de temas de poco interés para el estudiante, la ausencia de contenidos gramaticales, entre otros, y se llegó a la conclusión de que un camino a seguir era el trabajo interdisciplinario y consciente.
Se necesitaban algunos cambios para estar en consonancia con las distintas asignaturas e incluso se analizó la posibilidad de impartir conjuntamente algunos temas que se trabajaban en dos asignaturas y que no era necesario repetir como era el caso de la redacción de informes.
Un grupo de expertos hizo el análisis de las posibles transformaciones a hacer en el programa de la asignatura pues existían suficientes argumentos para ello.
Como parte de esta investigación se proyectó hacer una validación del programa en el curso 99-2000 por las siguientes razones.


  • No existía la cantidad necesaria de clases prácticas para el desarrollo de las habilidades ortográficas.

  • Los temas escogidos no eran del interés de los alumnos.

  • No estaban incluidos en el programa, de forma explícita, temas sobre el desarrollo de la expresión oral que es sumamente importante para el estudiante universitario.

  • Los contenidos sobre el informe, que por su aplicación diaria debía estar en primer orden, aparecían al final del programa.

  • La ausencia de contenidos gramaticales.


2.2. La investigación-acción como marco metodológico de la investigación.
La mayoría de los autores que han estudiado acerca de este tema señalan a Kurt Lewin como el creador de esta línea de investigación. Este autor concibe la investigación-acción siempre seguida por una reflexión autocrítica objetiva y una evaluación de resultados. No puede haber acción sin investigación ni investigación sin acción.(28)
Su teoría está basada en los principios que lleven gradualmente hacia la independencia, la igualdad y la cooperación. Esta investigación tiene cuatro fases:

1   2   3   4   5   6

similar:

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. icon3. Qué importancia tiene para el futuro de la especie el uso o desuso de un órgano? 4

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconAcuerdo sobre la creación e implementación de un sistema de acreditación...

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconI. Identificar y Explicitar las instalaciones y las medidas de bioseguridad...

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconProporcionar al Profesional médico de atención primaria los conocimientos...

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconSelección de textos para uso exclusivo de los estudiantes de gnoseología unt

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconLa importancia de la clasificación de los seres vivos es muy útil...

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconResumen a lo largo de los años, la agricultura se ha mantenido como...

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconImportancia de los microorganismos para la biosfera y para las personas

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconLas carreras que serán más demandadas en el futuro

Resumen: El uso y manejo de las habilidades lingüísticas es una prioridad para los estudiantes de carreras universitarias, dada su importancia para su futuro desempeño como profesional. iconHm hospitales organizó una iniciativa de sensibilización y educación...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com