Literatura española




descargar 274.26 Kb.
títuloLiteratura española
página7/7
fecha de publicación11.03.2016
tamaño274.26 Kb.
tipoLiteratura
b.se-todo.com > Literatura > Literatura
1   2   3   4   5   6   7

Descripción

El paisaje andaluz es el marco geográfico-histórico de los romances.

Hay alusiones a los árboles: pinos, olivos, higueras; a las flores: alhelí, azafrán; a los frutos: toronjas, aceitunas, limón; al vino y el aceite; a los animales: caballo, jaca, toro, zumaya, ruiseñor, delfín, ranas, avispas.

La geografía descrita se centra fundamentalmente en Córdoba, Sevilla y Granada, aunque aparecen más lugares asociados a ellas.

Se describen los pueblos andaluces con sus iglesias, barandas, calles, plazas, cementerios; las casas tienen fachadas de cal y tejas de pizarra, alcobas, balcones, patios con aljibes.

Los interiores también son descritos con detalle: espejos, camas de acero, candiles, costureros, utensilios de bronce.

Igualmente se describe a la gente: los hombres visten pechera blanca, corbata, chaleco bordado, faja, cinturón con revólver, zapatos de charol, botas; se arman con navajas de Albacete, puñales o cuchillos; y se divierten jugando a las cartas o en corridas de toros. La Guardia Civil lleva pistolas, cartucheras, tricornio y capas negras. Las mujeres usan camisas de hilo, corpiños, enaguas almidonadas, trenzas.

Todas las descripciones del paisaje lorquiano nos acercan a la metáfora, a la metonimia y a la comparación: «luna bailarina», «lluvia que hiere la madrugada», «estrellas de escarcha», «pena negra».

La visión que Lorca nos da del paisaje andaluz parte de una realidad objetiva que transforma en visión subjetiva a través de multitud de detalles, de imágenes sensoriales descriptivas que revelan el interior mismo del poeta.

Hay un continuo desplazamiento de lo real a lo ideal, de lo tangible a lo intangible a través de todos estos mecanismos estilísticos.
El paisaje lorquiano, a diferencia de io que ocurría en el Romanticismo, jamás se identifica con el estado de ánimo del poeta, tiene vida propia y no afecta al que lo contempla y describe. Es un paisaje siempre en movimiento y en constante cambio que se metamorfosea en muchas ocasiones adquiriendo formas humanas o animales. A veces lo dota de sexualidad; no es extraño dada la concepción mitológica de la naturaleza. Es el escenario de la anécdota, acentuándose así el carácter dramático del Romancero.
Diálogo

Aparece en casi todos los romances, exceptuando «La casada infiel», «San Miguel», «San Rafael», «Romance de la Guardia Civil española» y «Martirio de Santa Olalla».

Puede adoptar diferentes formas:

- que se produzca entre personajes reales o fantásticos: «Romance de la luna, luna», «Romance sonámbulo».

- entre el poeta y un personaje: «Romance de la pena negra», «Muerte de Antoñito el Camborio».

- como un soliloquio: «Romance del Emplazado».

- como apóstrofe del poeta dirigido a un personaje: «Prendimiento de Antoñito el Camborio en el camino de Sevilla».
Narración

García Lorca reduce la anécdota y la condensa, elimina detalles y destaca solo lo que tiene virtualidad poética.

Los antecedentes del suceso carecen de importancia. La historia se interrumpe y hay saltos en el tiempo. Utiliza estas técnicas según las considera necesarias para su finalidad estética. Esto ocurría en los romances populares y tradicionales de la Edad Media y del Renacimiento. Solo «La casada infiel» y «Preciosa y el aire» tienen un desarrollo más lineal.

A la narración se suma la descripción y el diálogo, y todo se intercala en el romance.
Técnicas narrativas

Elipsis. Es un recurso de condensación narrativa. En algunos romances se “esconde” la información para crear una mayor tensión dramática. En su lugar se utilizan alusiones (véase, por ejemplo el «Romance de la pena negra». La elipsis apoya el hermetismo del poema.

Condensaciones expresivas, que se manifiestan a través de las metáforas, metonimias, imágenes y símbolos.

Utilización de contrarios o fuerzas opuestas: tierra/mar, noche/día, infierno/ gloria, cielo/tierra, etc.
Tiempos verbales

El presente. Abunda en el Romancero; Lorca adopta un presente narrativo no histórico porque le falta la narración en pasado y su función es intensificadora y de actualización de hechos legendarios.

Todos los poemas de! Romancero gitano están narrados en presente (combinado con otros tiempos, como veremos más adelante), excepto «La casada infiel», que está en pretérito indefinido para acentuar la fugacidad del momento de la aventura amorosa. El gitano narra con rapidez el intenso momento aunque fugaz: «Toqué», «me quité». Tan solo en el momento cumbre del acto aparece un imperfecto con aspecto durativo, «sus muslos se me escapaban», pero enseguida retoma el indefinido para marcar el momento puntual de la aventura y la negación de perpetuar el hecho.

El carácter dramático de los romances hace que los episodios se desarrollen en un presente progresivo, como si de una representación teatral se tratara. El presente del Romancero gitano tiene raíces dramáticas y la intriga se desarrolla en este tiempo para mantener atento al espectador-lector mientras los personajes se mueven en la escena.

Con el uso del presente narrativo puede pasar a cualquier otro tiempo modificando con ello el enfoque: el imperfecto es dinámico y durativo; el indefinido, lejano y puntual. Combinando los tiempos, crea una imagen pictórica del escenario andaluz.

A García Lorca le gusta el presente, es un poeta intemporal y en su poesía despoja de valor temporal al tiempo de los verbos, centrándose más en el valor estilístico.
El imperfecto. Posee matices expresivos similares a los del presente. Se le ha llamado «presente en el pasado», porque nos traslada al momento de los acontecimientos de una manera muy cercana.

El imperfecto evoca y es adecuado para la descripción y también para la narración de costumbres.

En el «Romance de la luna, luna» el imperfecto se enriquece con nuevos matices expresivos; la luna irrumpe inesperadamente en la vida presente del niño a través de un indefinido: «La luna vino a la fragua». Toda la escena está narrada en presente. La tensión dramática va creciendo y en un momento determinado la narración pasa al imperfecto, provocando así un cambio en la perspectiva, aunque estas formas imperfectas no tienen su valor temporal específico sino que se simultanean al presente:

Si vinieran los gitanos harían con tu corazón collares y anillos blancos [...]

El jinete se acercaba tocando el tambor del llano («Romance de la luna, luna»).

El imperfecto hace que fijemos la atención en una acción al margen de la central. Estos tiempos, más que introducir valores reales, introducen valores afectivos y estilísticos.

Se narra en presente y por un momento cambia la perspectiva con el imperfecto para volver a descubrir en presente la tragedia. El imperfecto expresa lejanía en el espacio, no en el tiempo.
El indefinido. Refleja matices puntuales, provoca la irrupción inesperada, lo instantáneo. Los acontecimientos trágicos, el devenir impredecible, la amenaza y la muerte son narrados por García Lorca en pretérito indefinido.

El indefinido presenta lo instantáneo y perpetúa el momento: «y se murió de perfil» («Muerte de Antoñito el Camborio»). Otros indefinidos con marcado carácter puntual desempeñan la función de presentar momentos importantes y subrayan el valor aspectual de lo inesperado.

1 Figura retórica en la que se mezclan sensaciones que se perciben por sentidos distintos.

2 Ritmo basado en la secuencia de una sílaba tónica y otra átona: óo

3 Ritmo basado en la secuencia de una sílaba tónica y dos átonas: óoo

La poesía española en el siglo XX Página
1   2   3   4   5   6   7

similar:

Literatura española iconLa literatura española y su relación con la europea

Literatura española iconAcademia áncora I lengua Española y Literatura I ourense 2011

Literatura española iconActas del Congreso Internacional sobre la Guerra Civil española :...

Literatura española icon15ª reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión Liga...

Literatura española iconLa literatura inglesa del siglo XX está prácticamente unificada con la literatura irlandesa

Literatura española iconClase en que se puede organizer la literatura; tipo de literatura

Literatura española iconAdquisición de la nacionalidad española

Literatura española iconBaraja española: As de Bastos

Literatura española iconLeccióN 9: la monarquía universal española

Literatura española iconBoletín de la Real Academia Española




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com