Resumen o esquema: 1 punto




descargar 318.1 Kb.
títuloResumen o esquema: 1 punto
página2/10
fecha de publicación09.02.2016
tamaño318.1 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Literatura > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

García Lorca desarrolla su actividad en una etapa fecunda de la literatura, el periodo de entreguerras. En esa veintena de años, el arte de Occidente conoce la revolución más radical que había sufrido nunca. Cuando García Lorca empieza a escribir, la literatura castellana está dominada por las figuras de la primera generación del siglo: el grupo del 98 y el modernismo lírico, con Rubén Darío a la cabeza. El cambio de rumbo que J.R. Jiménez imprime a la lírica española en 1917, será decisiva. De su hegemonía, conjugada con la penetración de las vanguardias, procede la nueva poesía, representada por el grupo del 27, al que pertenece Lorca. La evolución del teatro fue menor.


Pesan con especial fuerza los condicionamientos comerciales, para los empresarios lo importante es el gusto del público aristocrático y burgués. De ello se derivan limitaciones y problemas en dos terrenos. En lo ideológico, escasas posibilidades pues no se puede herir al público burgués. En la estética, resistencia a las experiencias innovadoras que triunfan en otros géneros, especialmente en la poesía.

El teatro que triunfa es el continuador del que imperaba en la segunda mitad del siglo XIX, el drama posromántico de Echegaray, alta comedia, teatro costumbrista… Es, por un lado, una comedia burguesa, con Benavente y sus seguidores en la que hay tolerables atisbos de crítica social. Jacinto Benavente es la figura más representativa de las inquietudes y limitaciones de la escena española a principios de siglo. Irrumpió con el escándalo de El nido ajeno (1894), fue saludado como renovador estético por los modernistas, por su pulcritud formal y discreción. Sin embargo, ante el dilema de mantener la carga crítica y verse rechazado por el público o aceptar sus límites, escogió el segundo camino.

Por otro lado, se sigue cultivando un teatro en verso, neorromántico y con las adquisiciones formales del Modernismo, de orientación tradicional, en el que destacan Francisco Villaespesa y Eduardo Marquina.

Además se escribe un teatro cómico, en el que predomina un costumbrismo tradicional, emparentado con el género chico, teatro musical que es hermano menor de la zarzuela; los autores más importantes son los hermanos Álvarez Quintero que escribieron sainetes y juguetes cómicos en un acto y Carlos Arniches con sus sainetes de ambiente madrileño, continuadores del género chico. En un nivel más bajo, por su calidad, no por su éxito, del teatro cómico de este periodo se encuentra el género llamado astracán o astracanada cuyo creador fue Pedro Muñoz Seca (1881-1936).

El teatro que pretende innovar con nuevas formas o enfoques ideológicos:

  • experiencias teatrales de algunos noventayochistas (Unamuno y Azorín), de algún coetáneo como Jacinto Grau, y el caso aparte, dentro de la misma generación de Valle-Inclán

  • nuevos impulsos renovadores posteriores debidos a las vanguardias y a la generación del 27. La obra de García Lorca será síntesis y cima de las inquietudes teatrales del momento, un teatro en el que se recurre a la poesía popular como en las canciones de María Josefa o los segadores:


Ovejita, niño mío, vámonos a la orilla del mar. La hormiguita estará en su puerta, yo te daré la teta y el pan.

Un teatro que recurre al lenguaje coloquial con el que se inicia:
Si Bernarda no ve relucientes las cosas me arrancará los pocos pelos que me quedan.
El teatro de García Lorca es, con el de Valle-Inclán, el de mayor importancia escrito en español en el siglo XX.

Sobre Lorca influyen el drama modernista, el teatro lopesco y la tradición de los títeres. La producción dramática de Lorca puede ser agrupada en cuatro conjuntos: farsas, comedias «irrepresentables» (según el autor), tragedias y dramas. La cima de su teatro la compone el grupo de tragedias de ambiente rural: “Bodas de sangre”, “Yerma” y “La casa de Bernarda Alba”.

Estas tragedias suponen una conexión con el teatro de los Siglos de Oro, puesto que poseen algunos aspectos en común: la fuerza del amor, el honor y la honra; la búsqueda de elementos populares como las cancioncillas y la combinación de verso y prosa en los diálogos.

El tema general de estas obras es la lucha de unos personajes contra el orden social para conseguir su libertad, la desigualdad se muestra en palabras como las de la Poncia en el primer capítulo:

Pero yo soy buena perra; ladro cuando me lo dice y muerdo los talones de los que piden limosna cuando ella me azuza;

Es, pues, un enfrentamiento entre lo posible y lo deseado, entre la autoridad y la libertad que termina con las terribles palabras de Bernarda:

¡Descolgarla! ¡Mi hija ha muerto virgen! Llevadla a su cuarto y vestirla como si fuera doncella. ¡Nadie dirá nada! ¡Ella ha muerto virgen!

Tema 4 Realidad y poesía en LCBA

Realidad y poesía se combinan en la obra de García Lorca. Realidad, por un lado, en la familia Alba que sí existió. Lorca conocía a una mujer llamada Frasquita Alba que, viuda varios años, sometía a sus hijas a una férrea disciplina.

Por otro lado, en su obra describe acciones cotidianas, como las escenas realistas con las que comienza cada acto. En ellas las hijas aparecen cosiendo, se presenta a la Poncia comiendo pan y chorizo, limpian… En las acotaciones se describe la casa con detalle, sus muros, las cortinas, las puertas, etc. Por último, a través de la obra conocemos las formas de vida del pueblo, los sucesos de la calle, las murmuraciones y las costumbres y tradiciones sociales que van engarzadas en el desarrollo dramático.

Sin embargo, no podemos hablar de un drama realista. LCBA es un drama andaluz altamente poético, aunque no esté en verso. Es una obra artística que combina de manera magistral el lenguaje coloquial con el lenguaje poético de gran densidad. El lenguaje de Poncia, por ejemplo, presenta vulgarismos, expresiones populares, refrances: “Yo soy buena perra. Ladro cuando me lo dice”, “pero se fastidia”. Con estas expresiones se inicia la obra en la que se nos presenta a Bernarda en una conversación entre la criada y la Poncia. Son numerosos los insultos como “Mandona”, “Dominanta”.

Junto a este lenguaje coloquial se recurre también a hermosas metáforas e imágenes literarias. Vemos metáforas hiperbólicas en “salía fuego de la tierra” o en “A un caballo encabritado soy capaz de ponerlo de rodillas con mi dedo meñique”. La identificación de la casa con un presidio, con el infierno, con la guerra, es otro ejemplo de metáfora definidora del ambiente de la casa.

Pero uno de los elementos más característicos de su obra son los símbolos. Uno de estos símbolos es la casa cerrada, aislada mediante gruesos muros del exterior, que representa la falta de libertad. Las ventanas y el corral, dentro del ámbito de la casa, son lugars de encuentro con el mundo exterior, donde sí hay libertad. Esta está simbolizada también mediante el agua. La falta de color contribuye a dar la sensación de opresión e indica la limitada vida de la casa. Todo es blanco y negro, como el cine y la fotografía de su época. El traje negro de María Josefa, las sábanas del ajuar, las enaguas… El color está prohibido y solo se ve en el vestido y el abanico de flores de Adela. Cuatro personajes poseen objetos propios significativos. Bernarda lleva su bastón que significa la autoridad y el poder. Cuando Adela se enfrenta a su madre, rompe el bastón, como símbolo de rebelión y proclama su victoria. Angustias posee el retrato de Pepe el Romano que simboliza la frustración y el deseo de las hermanas. María Josefa se presenta con las flores en la cabeza y la oveja, que junto con el vestido verde y el abanico de Adela, son el símbolo de la rebeldía.

Así pues, realidad y poesía, dos caras que se conjugan en la obra de García Lorca que termina con las terribles palabras de Bernarda:

¡Descolgarla! ¡Mi hija ha muerto virgen! Llevadla a su cuarto y vestirla como si fuera doncella. ¡Nadie dirá nada! ¡Ella ha muerto virgen! Avisad que al amanecer den dos clamores las campanas.

Tema 5 El enfrentamiento entre una moral autoritaria y el deseo de libertad

Temáticamente, La Casa de Bernarda Alba es su expresión más radical del tema lorquiano del conflicto entre el individuo y la sociedad. Es su obra teatral más universal que presenta la antítesis entre el deseo de vida de las jóvenes hijas que se resisten a enclaustrarse en una casa, y la autoridad de su madre, Bernarda Alba, que pretende guardar un luto riguroso. El eje fundamental es el enfrentamiento entre la moral autoritaria y el deseo de libertad.

Bernarda intenta imponer sus normas opresivas, mientras que tanto María Josefa como Adela intentan rebelarse y hacer frente a su dominio. Las demás hijas aceptan con resignación la suerte que les ha correspondido, aunque, Martirio parece enfrentarse a su madre en alguna ocasión. Las criadas viven bajo el dominio y la autoridad de Bernarda: la temen, y se limitan a murmurar a sus espaldas.

El autoritarismo de Bernarda se manifiesta ya en su primera intervención, y constituye una constante de su actitud y de su carácter. Utiliza expresiones como: Aquí se hace lo que mando yo o Yo mandaré en lo mío y en lo vuestro. En opinión de Bernarda, Una hija que desobedece deja de ser hija para convertirse en enemiga. Todas las mujeres de la casa deben someterse a su disciplina: Mi vigilancia lo puede todo.

Sin embargo, el deseo de libertad y el impulso amoroso de Adela son más fuertes que su temor a la autoridad materna. Desde el comienzo de la obra Adela manifiesta su rebeldía llevando un abanico de flores rojas y verdes en lugar del abanico negro prescrito por el luto, probándose su vestido verde y luciéndolo ante las gallinas; y expresando sus deseos de libertad y su decisión de romper con las normas de Bernarda: ¡Mi cuerpo será de quien yo quiera!

Al final se produce el enfrentamiento directo con su madre; le arrebata el bastón lo parte en dos, y defiende su recuperada libertad: No dé usted un paso más. ¡En mí no manda más que Pepe! Pero el tiempo de su libertad es efímero. Con el suicidio de Adela se impone la sombría y oscura dominación de Bernarda. El otro personaje que se rebela contra Bernarda es su madre.

María Josefa da cauce a su rebelión a través de la locura, única vía de escape para un personaje que vive recluida en una habitación que resulta aun más asfixiante que la de las hijas de Bernarda. Sus canciones muestran su deseo de amar:

Ovejita, niño mío, vámonos a la orilla del mar. La hormiguita estará en su puerta, yo te daré la teta y el pan.

En síntesis, la opresión y el autoritarismo de Bernarda provoca dos respuestas estériles en búsqueda de la libertad: la locura de María Josefa y el suicidio de Adela.

El drama de estas mujeres se concreta en la ausencia de amor y en el temor a permanecer solteras. La irrupción en su mundo cerrado de Pepe el Romano desencadenará las pasiones de estas mujeres que desean liberarse de la tiranía de Bernarda. Pero Bernarda se encarga de que el amor y la pasión permanezcan fuera de los muros de la casa, y cierra la obra con las dramáticas palabras:
¡Descolgarla! ¡Mi hija ha muerto virgen! Llevadla a su cuarto y vestirla como si fuera doncella. ¡Nadie dirá nada! ¡Ella ha muerto virgen! Avisad que al amanecer den dos clamores las campanas.

Morfología

y

Sintaxis

Análisis sintáctico y morfológico de fragmentos de García Lorca

Se han levantado los vecinos, tú irás corriendo vivo por lo oscuro, avisa que al amanecer den dos clamores las campanas.
Habla si él habla y míralo cuando te mire.

Yo no me meto en los corazones, pero quiero buena fachada y armonía familiar.
Si le pregunto qué pasa, me contesta: “Los hombres tenemos nuestras preocupaciones”.

Yo no pienso dar una puntada.

Dime si es verdad que le quieres.

Es preferible no ver a un hombre nunca.

No me olvidaré nunca de las palabras que me dijo.

No os hagáis ilusiones de que vais a poder conmigo.

Estate segura que no traspasará las paredes.

Hacemos cuenta que hemos tapiado con ladrillos puertas y ventanas.

Es la única que conoce la historia de su padre y el origen de sus tierras.

En el pueblo hay gentes que leen también de lejos los pensamientos escondidos.

Aunque mi madre esté loca, yo estoy en mis cinco sentidos y sé perfectamente lo que hago.

Hasta que salga de esta casa con los pies delante mandaré en lo mío y en lo vuestro.

Siempre que viene le tira puñaladas en el asunto.

Me habla siempre como pensando en otra cosa.

Como le dé por tener crías, vais a estar cosiendo mañana y tarde.

Di dinero a mi hijo mayor para que fuera.

Pues busca otro, que te hará falta.

Si no lo olvida, peor para ella.



EL SUSTANTIVO O NOMBRE
1. Definición

El nombre es una palabra variable que designa personas, animales o cosas, conceptos y sentimientos, se caracterizan porque tiene variación de género y número.
2. El género en los sustantivos

Según el género los sustantivos pueden ser:

Variables, pueden tener género masculino o femenino. Ej. Niño-niña.

Invariables cuando sólo tiene un género. Ej. La mesa.

Comunes el sustantivo no varía, pero sí el determinante. Ej. El pianista La pianista.

Epiceno para los seres que no indican género. Ej. Mosca, criatura.

Heterónimos sustantivos que tienen palabras diferentes para indicar el género.

Ej. Hombre-mujer. Vaca-toro.

En los sustantivos se observan diferentes elementos. Las palabras derivadas se forman con prefijos y sufijos. Las compuestas se forman mediante la unión de dos lexemas.
3. Tipos de nombres: clasificación

Comunes, personas, animales o cosas, cuando indican elementos en general, frente a propios.

Comunes concretos cuando designan seres que se pueden percibir por los sentidos. Ej. El perfume.

Abstractos designan conceptos que no se pueden percibir por los sentidos. Ej. La paz.

Individuales, se identifican porque en singular designan un solo elemento. Ej. Perro.

Colectivos, al ponerlos en singular designan un conjunto de elementos. Ej. Jauría.

Contables los que se pueden contar. / Incontables los que no se pueden contar.
4. La función de los sustantivos

Realizan la función de N del sintagma. En el sintagma se observa la estructura:

Determinante+ Núcleo + Adyacente+ Adyacente (sintagma preposicional)

Sustantivación consiste en el cambio de categoría de una palabra que pasa a ser sustantivo por medio de la anteposición del artículo plural. Ej. En los porqués.

Se antepone el determinante al adjetivo. Ej. La buena es la otra.

Sustantivación dentro de una oración mediante el orden. Ej. Querer es poder.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Resumen o esquema: 1 punto iconResumen Desde un punto de vista existencial, la motivación involucra...

Resumen o esquema: 1 punto iconResumen el objetivo de la presente investigación fue determinar el...

Resumen o esquema: 1 punto icon2. Investigación: ¿Quién fue Sócrates?
«niños salvajes» suponía, desde un punto de vista teórico, la posibilidad de estudiar la génesis y desarrollo de las facultades humanas,...

Resumen o esquema: 1 punto iconResumen a comienzos del año 2012, se comenzó a trabajar con el tema...

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema conceptos básicos

Resumen o esquema: 1 punto iconLiteratura realista y naturalista esquema

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema genealógico de los primates

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema sobre la reproducción animal

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema de profilaxis general; (enfermedades transmisibles)

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema de un ciclo Otto de 4 tiempos en un diagrama pv




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com