Resumen o esquema: 1 punto




descargar 318.1 Kb.
títuloResumen o esquema: 1 punto
página9/10
fecha de publicación09.02.2016
tamaño318.1 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Literatura > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

EL LÉXICO ESPAÑOL: ELEMENTOS CONSTITUTIVOS. PRÉSTAMOS Y NEOLOGISMOS. LA FORMACIÓN DE PALABRAS





  1. Definición de préstamo

Son palabras que provienen de lenguas extranjeras y se introducen en la nuestra con adaptación o sin ella. Los anglicismos, voces del inglés, son los más frecuentes. Los galicismos, palabras del francés, entraron sobre todo en el siglo XIX. Ej: Boutique, carné.
2. Elementos constitutivos del español

El español viene del latín, y sus elementos constitutivos son:

Helenismos provienen del griego.

Germanismos de los visigodos.

Arabismos de los árabes, que a lo largo de todos los años de convivencia introdujeron numerosos arabismos al léxico español.
3. Los neologismos

Los neologismos son palabras nuevas que se forman con los elementos propios de la lengua que se llaman procedimientos de formación de palabras.

Las palabras derivadas se forman mediante prefijación y sufijación con prefijos y sufijos.

Ambos procedimientos de derivación se oponen a otro procedimiento, la composición que consiste en neologismos que se forman con la unión de varios lexemas como sacacorchos (verbo + sustantivo)

Parasíntesis consiste en la unión simultánea de un prefijo y un sufijo. Ej. Rojo, Enrojecer.

Hay otros procedimientos de creación de palabras como son:

  • Siglas y acrónimos: IVA, bit

  • Acortamiento: tele

  • Onomatopeyas

  • Creación ex nihilo: gas


Dentro de los sufijos, sufijos apreciativos que no cambian el significado de la palabra pero sí la matiza.

-ito diminutivo

-azo aumentativo

-ucho despectivo: librucho

A esto hay que añadir elementos como -ec- que son infijos o interfijos.

Nominalización a partir de un verbo.

Por el cambio de categoría gramatical, nominalización o sustantivación, una palabra pasa a ser un sustantivo.

Ej. El verbo amanecer con el artículo pasa a El amanecer.

Nominalización a partir de un adjetivo.

La nominalización se realiza por medio de diferentes sufijos (-edad, -eza, -ura, -era, -idad)

Ej. Es elegante. Su elegancia.

Adverbialización a partir de un adjetivo.

La adverbialización es la transformación de una palabra o un grupo en un adverbio. Ej. Alegre – alegremente.

Gabriel García Márquez, El amor en los tiempos del cólera

TEMA 1.- Gabriel García Márquez y el boom de la novela hispanoamericana

1.- La novela hispanoamericana durante el siglo XX

1.1.- Renovación de la narrativa hispanoamericana a partir de los años 40. El realismo mágico

1.2.- El boom de la novela hispanoamericana

2.- García Márquez y su aportación a la narrativa hispanoamericana

TEMA 2.- Estructura y contenido narrativo en El amor en los tiempos del cólera

1.- Aspectos constructivos: estructura narrativa y disposición argumental, narrador, punto de vista, espacio y tiempo

2.- Contenido narrativo

TEMA 3.- Los personajes en El amor en los tiempos del cólera

1.- Caracterización de los tres personajes principales

2.- Personajes secundarios más destacados

TEMA 4.- El amor y la muerte en El amor en los tiempos del cólera

1.- Distintos tipos de amor en la novela: amor pasión, amor tedio…

2.- Diversas manifestaciones de la muerte: suicidio, muerte absurda, cólera…
1. GGM y el boom de la novela hispanoamericana

Generalmente los tratados de las diferentes historias literarias suelen clasificar la novela hispanoamericana en los siguientes periodos de creación: Narrativa de principios de siglo hasta 1940, la nueva novela de 1940 a 1960 y el boom de los 60.

A lo largo del siglo XIX los narradores hispanoamericanos siguen las tendencias de la literatura europea, y el realismo de finales de siglo parece dar sus mejores frutos en las primeras décadas del XX. No se puede hablar de una novela realista única sin más, sino que, dentro de la misma surgirán distintas tendencias.

Por un lado, se escribe la novela de la tierra, en la que el hombre sucumbe a las fuerzas telúricas de la selva y la pampa. La novela gauchesca con Martín Fierro de José Hernández y Don Segundo Sombra de Ricardo Güiraldes, y Horacio Quiroga con Anaconda, Doña Bárbara de Rómulo Gallegos y José Eustasio Rivera con La vorágine representan la novela de la selva.

Por otro lado, la novela indigenista de los países andinos con Raza de hombre de Alcides Arguedas. Finalmente, la revolución de México tiene su exponente en Los de abajo de Mariano Azuela.

En los años 40 la técnica narrativa de los autores hispanoamericanos se renueva dando lugar al llamado Realismo mágico que se caracteriza porque lo real y lo simbólico se funden en un mismo nivel, los espacios y el tiempo adquieren una dimensión de irrealidad, se destierra el narrador omnisciente y se prefiere el homodiegético, estructuras abiertas y personajes desdibujados. Algunos de estos rasgos se ven en El amor en los tiempos del cólera, como el valor simbólico del río Magdalena por el que “el Nueva Fidelidad zarpó al día siguiente, sin carga ni pasajeros, y con la bandera amarilla del cólera flotando de júbilo en el asta mayor”, o la irrealidad de la trenza que Fermina se cortó “con las tijeras de podar”.

Los autores de los 40 son Miguel Ángel Asturias, El señor presidente, Alejo Carpentier, Los pasos perdidos, Ernesto Sábato, El túnel o Borges con Ficciones. En los 50 escriben Rulfo, Pedro Páramo, y Carlos Fuentes, La región más transparente. Comienza aquí un realismo mágico en el que conviven dos planos, el real y el fantástico, lo natural y lo sobrenatural. Un camino de autores y publicaciones que desembocan en el boom literario de la literatura hispanoamericana.

A partir de ahora la creatividad literaria será muy vasta. La renovación formal planteada en las anteriores décadas dará ahora sus mejores frutos y recibirá el reconocimiento del resto del mundo. Los máximos exponentes del boom literario en un primer momento son Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, García Márquez, Ernesto Sábato y Carlos Fuertes. En un segundo momento Lezama Lima, Roa Bastos y Cabrera Infante. Y ya en el boom junior Bryce Echenique.

Las características del boom son la mezcla de lo fantástico y lo real, la ampliación temática, la ruptura de la linealidad (como el flash back con que se inicia el capítulo segundo de EATC), la narración caleidoscópica, el monólogo interior y la ampliación del lenguaje.

Gabriel García Márquez, con la obra que nos ocupa, es innegablemente el escritor de mayor resonancia del boom. La obra que lo lanzó al éxito mundial, Cien años de soledad, la escribió cuando contaba con 40 años (1967). A partir de ese momento, toda su novelística es conocida y admirada por el mundo.

Sin embargo, él afirmó que su novela favorita era El amor en los tiempos del cólera (1985), una de sus novelas más hermosas, un tratado sobre el amor que perdura a lo largo del tiempo, pues Florentino Ariza vivió eternamente enamorado de Fermina a lo largo de 53 años, 7 meses y 11 días. Amor y muerte van de la mano en esta obra en la que “los símbolos del amor son los mismos que los del cólera”.

2. Estructura y contenido narrativo en EATC

EATC es una novela de amor que sucede en una época en la que los signos del enamoramiento podían ser confundidos con los síntomas del cólera. Al igual que el caudaloso Magdalena, a cuyas orillas se desarrolla, la historia fluye y va narrando a través de más de sesenta años la vida de los personajes principales.

Cuenta una historia de amor triangular entre los personajes fundamentales: Fermina Daza, Juvenal Urbino (esposo de Fermina) y Florentino Ariza (eternamente enamorado de Fermina a lo largo de 53 años, 7 meses y 11 días). A los 13 años, Fermina conoce a Florentino y, tras una intensa relación a través de cartas de cuatro años, aquella rechaza a este; más tarde, a los 21 años, se casa con Juvenal, con quien convive durante 51 años. Cuando Juvenal muere, Fermina y Florentino retoman su amor, a pesar de sus edades (72 y 76 años). El amor, pues, sustenta todo el entramado de la historia y justifica cada una de sus páginas. Aparece en todas sus formas posibles con variada intensidad.

La estructura es circular: el primer capítulo se continúa en el sexto, cerrando así la novela. El contenido de la obra aparece distribuido en seis secuencias narrativas. La primera secuencia narrativa plantea una ordenación lineal de los hechos, o así nos lo parece en principio, puesto que nos cuenta el último día de vida de Juvenal Urbino. Sin embargo, justo hacia el final del capítulo, con la aparición sorprendente de Florentino Ariza en el velatorio, descubrimos que se trata de un comienzo “in medias res”. Las cuatro secuencias narrativas centrales son una retrospección, una mirada hacia el pasado. La segunda secuencia comienza la historia: los primeros encuentros de Fermina y Florentino y sus amores secretos. La atención narrativa se centra principalmente en Florentino. La tercera secuencia nos cuenta los amores de Juvenal y Fermina, y cómo llegan al matrimonio. La cuarta y quinta secuencia seguirán el hilo de la vida de los tres vértices de esta historia de amor, el camino de sus destinos, que une a Fermina y Juvenal y aleja a Florentino. Finalmente, la sexta secuencia narrativa retoma la historia donde la dejamos en el primer capítulo.

Globalmente, la trama narrativa no respeta la linealidad temporal. Ese encadenamiento lineal sucede sólo en las secuencias interiores (2, 3, 4 y 5). Dichas secuencias centrales responden a un flash back, una retrospección.

La novela está escrita en tercera persona: el autor es un simple observador que no actúa en los acontecimientos.

La concepción del tiempo en la novela se convierte en el elemento estructurador de la historia. Debemos diferenciar las siguientes dimensiones: el tiempo interno de los hechos, determinado por la ruptura de la linealidad a la que aludíamos y el tiempo externo respondería a cuándo ocurren los hechos narrados. Hay numerosas alusiones a la época en la que se desarrollan. Leemos, por ejemplo, al comenzar el capítulo.5: “Con ocasión de las festividades del nuevo siglo…”

Se suceden unos acontecimientos históricos (el cine, el globo, las guerras entre conservadores y liberales, el cólera….) que anclan la ficción en la realidad. Por otra parte, muchos aspectos de la ficción están basados en la biografía del autor (Vivir para contarla): su abuelo materno tampoco quería que su madre se casara con su padre (telegrafista, mujeriego, hijo de madre soltera) y para que se olvidara de él, la mandó fuera de la ciudad (en la novela hay un trasunto de este episodio en el viaje de Fermina, propiciado para que esta se olvidara de Florentino).

El tiempo se convierte en un recurso metafórico de la liberación, en cierto modo, se convierte en eterno al presentarse como algo abierto, algo que se nos antoja una reivindicación de la libertad, vivida a través del amor.

El espacio recibe un tratamiento similar al del tiempo; incluso se configurará también como un elemento estructural, aunque no tan relevante como el anterior. No podemos ponerle nombre concreto a la ciudad, pero sí a aquellos lugares que se recorren en los distintos viajes que hacen los personajes como “el viaje del olvido”, los puertos del río Magdalena en los que atracan en el viaje final: Magangué, Tamalameque, La Dorada…

Los lugares también adquieren una dimensión simbólica. Los viajes en barco supondrán para Fermina una liberación. Esta liberación contrastaría con la idea de cotidianeidad rutinaria y convencional que significaría la estancia en tierra. Hay que mencionar los viajes a Europa (Roma, París, Londres). En cuanto a los viajes por el río Magdalena, el primero de ellos lo realiza Florentino solo. Incapaz de alejarse de Fermina, regresará pronto a la ciudad. Repetirá el mismo viaje (con un entorno y un paisaje totalmente desolados), en esta ocasión, acompañado por Fermina: las vivencias, por tanto, serán muy distintas. Dos viajes idénticos, pero con elementos diferenciales y contrastivos: la naturaleza exuberante del primero resultará extraña y ajena a Florentino, a causa de su soledad. Igualmente le resultará ajena la naturaleza cuando la contempla con Fermina, solo que en esta ocasión la causa será la destrucción a que la ha sometido el hombre. Sin embargo, el segundo resultará una vivencia llena de regocijo, pues, más allá de los hedores, sudores e incomodidades, disfrutará de la presencia de la amada.

Todo esto se plantea desde un discurso narrativo dominante, que apenas sí deja expresarse a sus personajes. Son muy pocos los diálogos que vamos a encontrar. El discurso del narrador es claramente omnisciente, como muestra en ocasiones al corroborar, enjuiciar o corregir las reflexiones de los personajes. A lo largo de todo el discurso amor y muerte van de la mano en esta obra en la que “los símbolos del amor son los mismos que los del cólera”.

3. Los personajes en EATC

En El amor en los tiempos del cólera el amor es un sentimiento que sobrepasa los límites de lo razonable y su intensidad va incrementándose a lo largo del tiempo (amor y tiempo son los ingredientes fundamentales de una obra en cuyo título se describe parte del contenido temático del mismo).

Así pues, nada puede el paso del tiempo contra la obstinada emoción de Florentino Ariza, el personaje más estrambótico y de convicciones más intensas de toda la novela. Su amor, su lealtad, sus evidencias y su esperanza son poco usuales, incluso diríamos que desmedidas. Es el personaje que mejor viene a personificar el exceso, pues, al margen de los convencionalismos, es un luchador que se enfrenta a la costumbre, el qué dirán, la edad y todo aquello que pueda hacerle desistir de lo que más quiere. Florentino Ariza es el trasunto literario de un personaje real: el padre del propio García Márquez, protagonista de una historia de amores contrariados y finalmente conseguidos (dice el escritor que la historia de amor de Florentino y Fermina representa un homenaje a la memoria del amor de sus padres, narrada en la autobiografía titulada Vivir para contarla).

Llama la atención enseguida la capacidad que muestra el relato para construir toda la historia a través de unos personajes que van apareciendo por entre los pliegues del tiempo. Así, Florentino Ariza se nos presenta, ya anciano, el día del entierro de Juvenal Urbino y, tras su inesperada presencia, el narrador nos va contando la historia de su alboroto amoroso y de su testarudez sin fin. La historia de esos amores comienza en la juventud, continúa en una madurez atormentada y aventurera y, finalmente, terminará en una vejez deleitada por el logro de un amor sosegado. Florentino representa la pervivencia del amor a través del tiempo o, si se quiere, a pesar del tiempo.

Junto a él Fermina Daza y el Doctor Juvenal Urbino conforman el triángulo de los personajes protagonistas de la historia. El Doctor se delinea con unos valores opuestos a Florentino, pues representa la burguesía naciente moderna y cosmopolita frente al romántico de raigambre popular que representa Florentino. Mientras Juvenal se rige por la razón, Florentino se guía por el sentimiento y el amor.

Fermina Daza es la conexión entre ambos mundos, el de su marido el Doctor Urbino y Florentino. Es una mujer fuerte y decidida que al casarse con el doctor se resigna a implicarse en las reglas que le impone su padre y sacrifica el orgullo con el que siempre ha pretendido actuar. Sin embargo, siempre mantiene un asomo de rebeldía ante la autoridad religiosa, ante su padre y ante las costumbres sociales a los que no se quiere someter.

Los tres personajes principales están caracterizados con gran riqueza psicológica, no son personajes planos sino complejos, que evolucionan en el transcurso de la narración. Conforman un pseudo triángulo pasional que sostiene toda la estructura de la obra, la cual contiene numerosas reflexiones sobre la experiencia afectiva, existencial y social de los personajes.

Un aspecto de la creación de personajes que llama la atención es la hipérbole. Hay estudiosos que han llegado a la conclusión de que el sistema de creación de García Márquez se basa en la hipérbole (exageración). Y que ésta se manifiesta en el número de personajes, en su detallismo descriptivo y en la fortaleza de sus personalidades. Es hiperbólico el número de personajes: unos cincuenta, con evidente protagonismo a lo largo de la historia. A estos hay que añadir las numerosas amantes de Florentino Ariza. Es hiperbólico el sistema descriptivo: el narrador utiliza la minuciosidad y el detalle para que nada escape al lector; ocurre a veces que esa obsesión por lo minucioso le obliga a describir al mismo personaje a lo largo de varios capítulos. García Márquez hace del personaje el elemento sustentador del relato, ya que la acción se alarga o se acorta en función de la aparición de nuevos personajes o del relato de algunas de sus vivencias. Así, hasta el final de la novela está creando personajes nuevos (Zenaida Neves, amante del capitán del buque Nueva Fidelidad). Esto proporciona la sensación de que se está empezando a desarrollar una historia cuando, en realidad, se estaría fraguando su final. Lo que sostiene, pues, la novela es esa inserción de personajes que van naciendo constantemente y ampliando el horizonte de la historia narrada.

El eje en torno al cual gira la construcción de los personajes es la colectividad, conseguida por medio de la construcción acumulativa en torno a tres familias. La de los DAZA con Lorenzo Daza (padre) y la prima Hildebranda Sánchez, la de los URBINO Juvenal de Urbino, casado con Fermina Daza, Ofelia Urbino Daza y Marco Aurelio Urbino Daza. Esta y la primera familia representan a la burguesía. La de los ARIZA con Tránsito Ariza y Pío Quinto Loayza, el tío León XII Loayza, Florentino Ariza. Representan a la clase popular.

Entre los personajes de 2º rango están las amantes: Viuda de Nazaret, Ausencia Santander, Leona Casiano, Sara Noriega, Rosalba (personaje desconocido hasta para el propio Florentino; con ella perdió la virginidad), América Vicuña. Son el soporte fundamental de la acción y sirven para la construcción de la historia. Personajes de 3º rango son Jeremiah de Saint Amour, Galileo Daconte (el dueño del cine), Aminta Dechamps y Lácides Olivella, Gala Placidia y Digna Pardo (las sirvientas). Son personajes utilizados narrativamente para el alargamiento de la acción y mantenimiento de la tensión. Son perfectamente prescindibles y dan el lado popular bajo de la acción, para que no escape ningún matiz al lector.

A través de todos estos personajes el autor muestra que amor y muerte van de la mano en una obra en la que “los símbolos del amor son los mismos que los del cólera”.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Resumen o esquema: 1 punto iconResumen Desde un punto de vista existencial, la motivación involucra...

Resumen o esquema: 1 punto iconResumen el objetivo de la presente investigación fue determinar el...

Resumen o esquema: 1 punto icon2. Investigación: ¿Quién fue Sócrates?
«niños salvajes» suponía, desde un punto de vista teórico, la posibilidad de estudiar la génesis y desarrollo de las facultades humanas,...

Resumen o esquema: 1 punto iconResumen a comienzos del año 2012, se comenzó a trabajar con el tema...

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema conceptos básicos

Resumen o esquema: 1 punto iconLiteratura realista y naturalista esquema

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema genealógico de los primates

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema sobre la reproducción animal

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema de profilaxis general; (enfermedades transmisibles)

Resumen o esquema: 1 punto iconEsquema de un ciclo Otto de 4 tiempos en un diagrama pv




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com