2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo




descargar 285.78 Kb.
título2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo
página5/7
fecha de publicación20.02.2016
tamaño285.78 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

EVALUACIÓN TRADICIONAL

En opinión de Chorot, el diagnostico tradicional supone un modelo de evaluación que falla a la hora de proporcionar una información adecuada, útil y relevante para que el psicólogo lleve a cabo su labor terapéutica. Así, la evaluación se entiende como una actividad independiente y separada del tratamiento (Ciminero)

La evaluación tradicional se caracteriza por la existencia de contructos internos de la personalidad que explican y determinan, en mayor o menor grado, la conducta del sujeto. De modo que ésta es entendida como la manifestación indirecta de alguna disposición interna, con lo que en opinión de ciertos autores se generan un máximo de inferencias y se recogen muy pocos datos.

Podemos concluir que estamos ante un modelo de rasgos que va a acoger un planteamiento correlacional y un supuesto de consistenciafrente al planteamiento experimental y supuesto de especificidad ofrecido por la evaluación conductual, que más tarde veremos.

Debido a que los contenidos de los ítems de los tests reflejan únicamente los rasgos de personalidad del individuo: la conducta nunca es obsevada directamente, de ahí que el modelo de evaluación tradicional tenga que valerse de metodos de medida indirectos. Como por ejemplo pueden ser las técnicas proyectivas y las psicométricas.

Las primeras derivan de las teorías dinámicas de la personalidad y por lo tanto, reflejan los aspectos inconscientes y los conflictos internos subyacentes al psiquismo del individuo (por ejemplo: el test de Rorschach). Estas técnicas evaluativas han sido fuertemente criticadas por cuestiones metodológicas de fiabilidad y validez. De hecho, a pesar de los enormes esfuerzos realizados por los investigadores de la materia para operativizar y hacer objetivas las técnicas proyectivas, estas, actualmente no pueden ser consideradas como instrumentos científicos y precisos de evaluación.

Por otra parte, las técnicas psicométricas se valen de tests estandarizados, construidos en base a estrategias teórico-racionales, empíricas y factoriales, que pretenden evaluar las variables organísmicas o rasgos del sujeto. Estas son las que van a conformar la perspectiva correlacional. Como ejemplos tenemos el MMPI ( Minnesota Multiphasic Personality Inventory)

Pero a mediados de los años sesenta, se empieza a producir un fuerte cuestionamiento de la adecuación de los instrumentos de medida tradicionales y tiene lugar un importante giro hacia los determinantes situacionales de la conducta.

EVALUACIÓN CONDUCTUAL

También llamado en las ultimas décadas “Análisis funcional de la conducta”, se apoya fundamentalmente en los conocimientos adquiridos por la psicologia experimental, lo que supone una vuelta al método científico. Este, según Pelechano, representa una especialidad en auge.

A grandes rasgos, la evaluación conductual trata de determinar de una manera operativa, objetiva y cuantitativa las relaciones causales que surgen entre la conducta problema y los factores que la provocan. De ahí que se incluyan tanto las conductas directamente observadas como las encubiertas.

La gran diferencia entre el enfoque tradicional y el conductual, estriba en que en el primero la evaluación y el tratamiento son independientes.Contrariamente, en el segundo, la actividad evaluadora es inseparable del tratamiento y en ese sentido debe servir de base para la intervención (Fernández-Ballesteros)

Desde una postura interaccionista, el enfoque conductual se caracteriza por explicar la conducta en base a la interacción entre las variables organísmicas y las variables situacionales (sujeto y ambiente). La evaluación se centrara en datos observables y consistentes con la realidad empírica, de manera que los niveles de abstracción son muy bajos. Por lo tanto, las respuestas del sujeto serán tomadas como una muestra representativa de la conducta ocurrida ante situaciones ambientales que provocan, mantienen o inhiben tales respuestas.

En definitiva, la evaluación conductual utiliza patrones de respuesta específicos ante situaciones determinadas y analiza la conducta en términos de antecedentes y consecuencias. Dado que se ocupa de las conductas concretas, se requiere un análisis especifico y adecuado a cada sujeto: tiende a dirigirse al caso individual (metodología idiográfica)

REFLEXION:

Una vez comentadas las características de ambos modelos de evaluación, podemos deducir que la diferencia básica reside en la forma de explicar la conducta del sujeto.

Desde la postura tradicional, esta ultima vendría dada por los rasgos de personalidad (constructos internos).Y aboga por una conducta con un alto grado de consistencia transituacional y estabilidad temporal. Si el comportamiento emana esencialmente de las características propias y peculiares con que el sujeto aborda una situación concreta, quedando las variables situacionales en un segundo plano, parece lógico esperar que la conducta presente un grado considerable de continuidad y consistencia a lo largo del tiempo y de las diversas situaciones. Así las variables, mecanismos y estructuras subyacentes en la persona son las responsables de la determinación de la conducta en grado máximo, a la vez que de la continuidad y consistencia de la misma.

Sin embargo el enfoque conductual, pone el acento explicativo en el contexto situacional en el que la conducta se manifiesta, por lo que sus centros de interés se dirigen hacia el valor determinante de la situación, la especificidad de la conducta y la conveniencia de estudiar sistemáticamente los parámetros que definen la situación. Al estimar las características de la situación como los factores explicativos de la conducta, se deduce lógicamente su carácter variable y especifico.

Aquí cabe hacer un alto para formular una pregunta a los teóricos situacionistas: ¿Qué me dicen sobre los estados? ¿Qué me dicen sobre latristeza o la alegría?

Entre los críticos de estos planteamientos teóricos, contamos con Holzman, que advierte que: “El esquema conductual ha sido elaborado a expensas de la eliminación arbitraria de la complejidad de la conducta humana”.

Otro autor que aquí sería interesante mencionar es Bermúdez: “...si bien el estudio de la situación es importante, el enfoque situacionista entendido desde una postura radical es totalmente inadecuado, al igual que ocurre con el modelo de rasgos, resultando en cierto modo insostenible entender y estudiar las situaciones como algo independiente de la persona...”

Desde nuestro modesto punto de vista, las explicaciones derivadas de cada enfoque por separado, se muestran insuficientes, sobre todo cuando el objeto de estudio es la conducta humana.

Esto nos lleva a pensar en la vieja problemática de la disciplina Psicológica: el eterno complejo de poco científica, que lleva a que los investigadores se radicalicen y se repartan en dos frentes: internalistas y ambientalistas, idealistas y materialistas, organicistas y mecanicistas, realistas y escépticos, subjetivistas y objetivistas... Pero estos enfrentamientos no solo abundan en las investigaciones psicológicas, sino que ocurre hasta en las mejores “familias”; recordemos sino los acalorados debates filosoficos entre los partidarios de la razon contra los devotos del empirismo. También podríamos citar una larga lista de términos que conocemos enfrentados, como por ejemplo: cualitativo vs cuantitativo, idiografico vs nomotético, categorial vs dimensional... Vemos pues, como la historia del pensamiento humano avala la polemica que hoy nos ocupa.

Vayamos por partes.

La evaluación conductual, en sus aspectos metodológicos, utiliza la observación y los registros objetivos con bajos niveles de inferencia o abstracción para así evitar las posibles variables contaminantes. Esto es muy propio del espíritu científico: buscar el rigor y la exactitud de la objetividad. El evaluador se ciñe a la realidad y no a como quiere que sea esa realidad.

En cambio, la perspectiva tradicional, propia de los teóricos del rasgo, considera que las variables personales juegan un papel predominante sobre los factores del ambiente y se valen de técnicas proyectivas y psicométricas para llevar a cabo las evaluaciones (propio de la metodología nomotética). Pero aquí también podemos hacer una pregunta a los partidarios de este enfoque: “¿ Las personas se comportan igual en todas las situaciones?”

Podemos adelantar la respuesta: obviamente, no.

Acudiremos de nuevo a la historia para tratar de dar solución a este enfrentamiento. Haciendo alusión al anteriormente citado debate Racionalismo-Empirismo, proponemos el ejemplo del mayor representante de la Ilustración Alemana: Kant.

El pensamiento Kantiano puede dividirse en dos etapas:

La primera, el periodo precrítico, donde es un filósofo racionalista continuador de Liebniz, partidario pues de la razón para conocer el mundo.

La segunda, el periodo critico, donde reconoce la necesidad de la experiencia y la razón utilizadas conjuntamente para conocer la realidad. (Critica de la Razón Pura). Aún hoy en día en el siglo XXI, este problema no esta del todo resuelto, pero no resulta una mala idea y puede ser un paso adelante.

En la línea de Kant, y siguiendo con el tema que nos atañe, pensamos que lo mejor es combinar o fusionar ambos métodos: al valerse de ambos, el campo que no abarca uno de ellos, lo abarca el otro, de manera que se nos escape el mínimo de información posible acerca del sujeto a evaluar.

A este propósito, Bermúdez nos dice: “Los aspectos más importantes de la conducta humana, surgen a partir del continuo proceso deinteracción entre situación, organismo y conducta... Al mismo tiempo, la conducta, fruto de la relación estructura orgánica-contexto estimular, altera las condiciones, tanto del organismo como del contexto, dando lugar a cambios que no traducen sencillamente la acumulación cuantitativa del efecto de cada una de los factores actuantes; mediante esta mutua interrelación se producen estados que son cualitativamente diferentes a los precedentes (Bermúdez 1989, p.81)

En este sentido, la integración propuesta por los planteamientos interaccionistas parecen muy adecuada ya que parte de la consideración de la interacción de las variables personales y situacionales como unidad de análisis y explicación de la conducta. Este planteamiento integrador se desprende que la conducta se debe, en parte, a factores de diferenciación individual, en parte, a las características de la situación, pero fundamentalmente a la interacción entre las características de ambos polos de la disensión.

Resultaría interesante analizar en función de que características, bien sean de la persona o de la situación, la conducta permanece estable o varia. Así, cualquier manifestación conductual refleja tanto características de la persona como de la situación.

Estimulación Temprana

El progreso tecnológico y científico de los últimos años redujo la mortalidad neonatal, aumentando la sobrevida de recién nacidos cada vez de menor peso y patologías complejas, lo que ha producido un número creciente de niños que requieren seguimiento y/o cuidados especializados a largo plazo, luego de haber sido dados de alta de unidades de cuidados intensivos neonatales en las que generalmente permanecieron internados mucho tiempo sometidos a costosísimos y complejos tratamientos que en las mas diversas formas involucraron lo orgánico con lo psíquico, tanto del recién nacido como de su familia, creando entre ellos una relación especial y alterada. 

Estos niños presentan elevadas "tasas de mortalidad" en la Argentina; siendo la primera causa las complicaciones perinatales, que no solo afectan el período neonatal sino que se extienden a lo largo de todo el 1° año de vida. La segunda causa de muerte son las malformaciones congénitas, que también extienden su presencia a lo largo de todo el año de vida y aún más. Ellos también tienen el triple o más de posibilidades de re internaciones por patologías múltiples y pueden presentar secuelas (como la ceguera, sordera, parálisis cerebral, etc.) que requieren un temprano y especializado tratamiento. 

La tarea de evaluación, prevención y detección de trastornos del desarrollo en una población de riesgo, hace que éstos disminuyan su incidencia; se realiza desde la atención ambulatoria fomentando al máximo las potencialidades de cada niño. A esto nos referimos cuando hablamos de Prevención Primaría.

Cuando implementamos programas en bebés de alto riesgo que consisten en la identificación y estimulación temprana en niños aparentemente asintomáticos pero con posibles trastornos en su desarrollo impidiendo así su empeoramiento, hablamos de Prevención Secundaría. 

Cuando intervenimos desde el cuidado y la atención en la manipulación, en los distintos cambios posturales del lactante con anormalidades ya establecidas del tono y la postura y que podría mejorar su futura función motora general al facilitar la adquisición de patrones de normalidad y/o la supresión de aquellos anormales, nos estamos refiriendo a prevención terciaria. 

Como hemos visto, desde el inicio es necesaria la figura del Kinesiólogo en el seguimiento. La detección oportuna de condiciones anormales que pueden volverse crónicas, es un gran aporte que no puede dejar de tenerse en cuenta por parte del equipo. 

Por ejemplo: corregir oportunamente y a través de pautas posturales o tratamiento los trastornos del tono muscular aunque sean transitorios, permite al niño alcanzar logros psicomotores de mejor calidad. Es necesario evaluar, prevenir y tratar los trastornos del tono y sus consecuencias asociadas, pues la demora en adquirir las destrezas motoras gruesas necesarias para desplazarse y modificar su entorno no permitirán sentar las bases para la aparición y el sostén de otras destrezas y modificar su entorno, y el sostén de otras destrezas mucho más refinadas, como son las actividades de coordinación fina. 

Por ejemplo: una vez lograda la sedentación estable puede el niño pensar en realizar manipulaciones delicadas con sus manos. Esta tarea le resulta imposible si tiene que usarlas para sostenerse o prevenir su caída. 

La prevención y el tratamiento de las patologías requieren el accionar coordinado del equipo multi e interdisciplinario (esto surge de la necesidad de una mejor calidad de atención no sólo neonatal sino también ambulatoria del niño y de su familia , asegurando la "longitudinalidad" de las acciones para lograr una mejor calidad de vida de los sobrevivientes que van en aumento. 

Intervienen: 

Médicos pediatras y neonatólogos, cirujanos infantiles, traumatólogos genetistas, oftalmólogos, neurólogos, cardiólogos, etc. 

Otros profesionales.: nutricionistas, enfermeras, asistentes sociales.

Profesionales del área de rehabilitación: Kinesiólogos, Fonoaudiólogos, Psicopedagogos, Psicólogos.
1   2   3   4   5   6   7

similar:

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconPrograma de coordinacion para el apoyo a la produccion indigena

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconContaminacion del aire en bogota definición; fuentes móviles a gasolina...
Ley 99 de 1993 Artículo Del concepto de desarrollo sostenible. El Decreto 948 de 1999

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconConcepto de psicología del desarrollo

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconResumen El profesor resulta ser un factor clave para aproximarse...

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconActividades disciplinares del area crecimiento y desarrollo 2013

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconCapítulo 2: Áreas del Desarrollo: Concepto y Aspectos Fundamentales

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconResumen. Historia y evolución del concepto de desarrollo sustentable

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconEl agua es un elemento imprescindible para cualquier ser vivo, indispensable...

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconCon el objetivo de fomentar el desarrollo de actividades destinadas...

2. Coordinación: concepto y actividades para su desarrollo iconEn el marco de las X jornadas Nacionales de Nutrición Práctica y...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com