La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas




descargar 0.89 Mb.
títuloLa tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas
página1/24
fecha de publicación22.02.2016
tamaño0.89 Mb.
tipoTesis
b.se-todo.com > Derecho > Tesis
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

ALGUNAS CUESTIONES RELATIVAS A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

RAMÓN MACIÁ GÓMEZ y SARA MARTÍNEZ GARRIDO


ALGUNAS CUESTIONES RELATIVAS A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

RAMÓN MACIÁ GÓMEZ

Magistrado Jubilado

SARA MARTÍNEZ GARRIDO

ALGUNAS CUESTIONES RELATIVAS A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN.

CAPÍTULO Iº.

HISTORIA Y PRESENTE DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Iº.- Iº.- UN POCO DE HISTORIA.

Iº.- IIº.- UN POCO DE PRESENTE.

CAPÍTULO IIº.

ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS.



IIº.- Iº.- EL LENGUAJE COMO HERRAMIENTA DE DISCRIMINACIÓN.

IIº.- IIº.- HACIA UNA DEFINICIÓN ÚNICA.

CAPÍTULO IIIº.

LA TESIS TRADICIONAL DE LA “VIOLENCIA DE GÉNERO” Y SUS ALTERNATIVAS.

IIIº.- Iº.- EL CONCEPTO ESPAÑOL DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

IIIº.- Iº.- Iº.- DE LA INNOVACIÓN AL FRACASO.

IIIº.- Iº.- IIº.- LAS ACTITUDES ANTE EL “FRACASO LEGAL”.

IIIº.- IIº.- LA LEGALIDAD Y LA REALIDAD DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES A NIVEL MUNDIAL.

IIIº.- IIº.- Iº.- EL “MOVIMIENTO FEMINISTA” Y LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

IIIº.- IIº.- IIº.- LOS DIFERENTES SISTEMAS LEGALES.

IIIº.- IIIº.- LA ERRADICACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES; MITOS Y REALIDAD.

IIIº.- IIIº.- Iº.- LOS FACTORES SOCIALES QUE IMPLICAN LA MODIFICACIÓN DE CIERTAS CONDUCTAS.

IIIº.- IIIº.- IIº.- LAS POLÍTICAS CRIMINALES QUE IMPLICAN LA MODIFICACIÓN DE CIERTAS CONDUCTAS.

IIIº.- IIIº.- IIIº.- COLECTIVOS SOCIALES QUE INCIDEN EN LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

CAPÍTULO IVº.

LA VIOLENCIA DOMÉSTICA Y LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES, CONCEPTOS, EFECTOS Y ESTRUCTURA.

IVº.- Iº.- LA VIOLENCIA DOMÉSTICA. GENERALIDADES.

IVº.- IIº.- LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES. GENERALIDADES.

IVº.- IIº.- Iº.- LOS EFECTOS PROPIOS DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES. CRITERIOS GENERALES.

IVº.- IIº.- IIº.- LOS TIPOS Y LOS EFECTOS PROPIOS DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES. UN ANÁLISIS PARTICULAR.

IVº.- IIº.- IIIº.- OTROS ASPECTOS DE LOS EFECTOS DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

IVº.- IIIº.- LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER Y DETERMINADOS FACTORES SOCIALES.

IVº.- IIIº.- Iº.- LA RESPUESTA SOCIAL ANTE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

IVº.- IIIº.- IIº.- LA “INVISIBILIDAD” EN LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES; LA “VISIBILIZACIÓN”.

IVº.- IIIº.- IIº.- Iº.- EL CONCEPTO DE LA “VISUALIZACIÓN” O LA “VISIBILIZACIÓN”.

IVº.- IIIº.- IIº.- IIº.- ASPECTOS CONCRETOS DE LA “VISIBILIZACIÓN”; SUS EFECTOS A NIVEL DEL CEREBRO.

IVº.- IIIº.- IIº.- IIIº.- ASPECTOS CONCRETOS DE LA “VISIBILIZACIÓN”; EL APRENDIZAJE.

IVº.- IIIº.- IIº.- IVº.- ASPECTOS CONCRETOS DE LA “VISIBILIZACIÓN”; SU REPERCUSIÓN SOCIAL.

IVº.- IIIº.- IIº.- Vº.- ASPECTOS CONCRETOS DE LA “VISIBILIZACIÓN”; EL INCONSCIENTE COLECTIVO.

IVº.- IVº.- EL PROCESO DE LA “NATURALIZACIÓN DE LA VIOLENCIA” Y SU RESPUESTA: LA FIGURA DEL “ENCUBRIDOR” EN EL ÁMBITO DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

IVº.- Vº.- LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER Y CIERTOS FACTORES NEUROLÓGICOS.

CAPÍTULO Vº.

UNA CONCEPCIÓN ALTERNATIVA DEL DELITO DE VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Vº.- Iº.- EL CONCEPTO DE LA PERSONALIDAD. GENERALIDADES.

Vº.- Iº.- Iº.- EL CONCEPTO JURÍDICO DE LA PERSONALIDAD.

Vº.- Iº.- IIº.- LOS DIFERENTES CONCEPTOS PSICOLÓGICOS DE LA PERSONALIDAD.

Vº.- Iº.- IIIº.- LA PERSONALIDAD COMO “BIEN JURÍDICO PROTEGIDO” EN LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Vº.- IIº.- EL CONCEPTO DE DIGNIDAD COMO NÚCLEO DE LA PERSONALIDAD.

Vº.- IIIº.- UNA CONFIGURACIÓN DIFERENCIADA DE LA “VIOLENCIA CONTRA LA MUJER”.

Vº.- IIIº.- Iº.- LA “VIOLENCIA CONTRA LA MUJER” Y EL “MACHISMO”.

Vº.- IVº.- LA “VIOLENCIA CONTRA LA MUJER” COMO UNA CONDUCTA ESPECÍFICAMENTE ESTRUCTURADA.

Vº.- IVº.- Iº.- LA “CUARTA FASE”.

Vº.- IVº.- IIº.- EL “SÍNDROME DE LA MUJER MALTRATADA”.

Vº.- Vº.- LA HABITUALIDAD EN LA “VIOLENCIA CONTRA LA MUJER”.

Vº.- VIº.- DIVERSAS CUESTIONES EN RELACIÓN A LA "VIOLENCIA CONTRA LA MUJER".

Vº.- VIº.- Iº.- ALGUNOS DATOS RELATIVOS A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Vº.- VIº.- Iº.- Iº.- ESTADÍSTICAS MUNDIALES.

Vº.- VIº.- Iº.- IIº.- ESTADÍSTICAS ESPAÑOLAS.

Vº.- VIº.- IIº.- LOS FACTORES DE RIESGO EN EL ÁMBITO DE LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Vº.- VIº.- IIIº.- EL PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN DE LA PERSONALIDAD Y DE LA DIGNIDAD EN LA MUJER VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

Vº.- VIº.- IVº.- LA VALORACIÓN ECONÓMICA DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

CAPÍTULO VIº.

UNA CONCEPCIÓN ALTERNATIVA DE LA "VIOLENCIA CONTRA LA MUJER" EN EL ÁMBITO LEGAL.

VIº.- Iº.- EL TIPO PENAL PROPIO DE NUESTRA CONCEPCIÓN DEL DELITO DE "VIOLENCIA CONTRA LA MUJER".

VIº.- Iº.- Iº.- LA CONVALIDACIÓN DEL DELITO DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER DENTRO DEL CÓDIGO PENAL.

VIº.- Iº.- IIº.- UNA ESTRUCTURA ALTERNATIVA DEL DELITO DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

VIº.- Iº.- IIIº.- EL RESULTADO PUNIBLE EN NUESTRA CONCEPCIÓN DEL DELITO DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER.

VIº.- IIº.- OTROS ASPECTOS LEGALES EN NUESTRA CONCEPCIÓN DEL DELITO DE "VIOLENCIA CONTRA LA MUJER".

CONCLUSIONES.

APÉNDICE Iº.

MARCO LEGAL

APÉNDICE IIº.

CUADROS ESTADÍSTICOS.

APÉNDICE IIIº.

BIBLIOGRAFÍA

ALGUNAS CUESTIONES RELATIVAS A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

Iº.- INTRODUCCIÓN.

Muy escuetamente y, más que nada, para situar el tema de la violencia contra la mujer, vamos a efectuar alguna referencia, no ya al origen del hecho –pues sería imposible saber si el homo sapiens dejó los comportamientos de los de los actuales gorilas o bononos y su estructura basada en un “macho dominante”-- a la poco, o nada, evolución del fenómeno al dedicamos este texto1. Para algunos, el origen del machismo, o supuesta supremacía masculina, no tiene su origen en la naturaleza del hombre (su mayor fuerza física) sino en la necesidad de mantener la institucionalidad bélica mediante el culto a la fuerza y a la violencia y por cuestiones territoriales o poblacionales. En los orígenes del hombre, se calcula que tres cuartas de las tribus tenían linajes patrilineales, y sólo una décima parte se configuraba en estructuras matriarcales. Desde tiempos inmemoriales, la poligamia es cien veces más común que la poliandria y, también, se sabe que en las aldeas patriarcales tanto caciques como líderes religiosos son casi siempre hombres. Según estas teorías, las asimetrías expuestas se explican por la guerra y el monopolio masculino sobre las armas y, estas guerras exigían una organización en torno a padres, hermanos y sus hijos, que ostentaban fuerza física y armas2. Sin embargo, esta teoría que relaciona guerra y machismo, no responde a muchas preguntas cuando se advierte que, en diversas culturas matriarcales, se puede constatar, también, una sobrada belicosidad y crueldad3.

En cierto modo la supremacía de la especie humana bien se puede diferenciar en los diferentes roles sexuales que presiden la conducta de la mujer y la del varón. A nosotros nos parece bastante aceptable, aunque de muy difícil contrastación, el conjunto de teorías que explican la evolución humana en la conjunción de las dos siguientes conductas sexuales, apreciables, en alguna medida, en la actualidad:

  1. Resulta que la mujer busca para el contacto sexual siempre a un hombre que por sus características o apariencias, indique cierto grado de evolución, de perfeccionamiento de la especie, es decir, al hombre sano, sin vicios, inteligente, culto, agradable… y, precisamente, con este hombre se muestra sexualmente más receptiva,

  2. En cambio, el varón busca tener relaciones sexuales mucho mas promiscuas y valorando la receptividad, la facilidad o la simple belleza física o, incluso, la estructura corporal atrayente y que varía según culturas o épocas.

Pues bien, de la conjunción de ambas actitudes ante la relación sexual, podemos deducir que la mujer viene encargada a contribuir al progreso, a la evolución de la especie humana, procurando que su descendencia sea siempre mejor adaptada, más evolucionada que la generación anterior y el hombre está encargado, simplemente, del mantenimiento de la especie humana, repartiendo su esperma, por doquier. Eso hace que:

1º.- Se produzca una constante evolución del género humano y, al tiempo,

2º.- Se asegure la perpetuidad de la especie.

Este doble papel estuvo, tal vez, producido casualmente cuando primates de diferentes tribus o especie, se entrelazaron. En efecto de la conjunción de ambos factores se explica, cómodamente, nuestra evolución progresiva hasta la cúspide del reino animal y nuestra continuidad o permanencia como especie animal. Si solamente rigiera la pauta masculina, probablemente, viviríamos trepando por lo árboles en medio de la selva. Y si solamente rigiera la pauta femenina hubiéramos desaparecido de la faz de la tierra, dado que muy pocas féminas tendrían una descendencia genéticamente superior y numéricamente importante, en el corto período de su fertilidad. Además esto explica que la gestación humana sea, tan sólo de 9 meses, ya que si las mujeres parieran hijos que hablasen, vieran y caminaran, por ejemplo, esa gestación tendría que ser, como mínimo, de 23 meses y también puede servir para explicar, fácilmente, porque los humanos no tenemos “períodos de celo”; hay que aprovechar al máximo las posibilidades de la “reproducción evolutiva” de la especie humana. Con esto, podríamos introducir, una teoría que explicase, el factor de las “conductas celosas o las celotipias” y su repercusión diferenciada en cada sexo así como la promiscuidad, infidelidad hoy en día, masculina.

Pero, para nosotros, la deducción más interesante es otra; en este esquema, la violencia contra las mujeres resulta un factor antinatural y que, sin duda, llevaría a la especie humana a su extinción, dado que solamente entendiendo la complementariedad de los sexos, y por ello su necesaria igualdad, cabe entender la hegemonía, en el reino animal del género humano. Para lo que a nosotros, aquí y ahora, interesa es que, si aceptamos este esquema, cuya lógica es contundente, la violencia contra las mujeres no es jamás, nunca, un fenómeno natural, es una desdichada lacra, una enfermedad, que padece la especie humana y que deviene en un lastre para su evolución, en definitiva4. En una palabra; la violencia contra las mujeres ni es de origen natural, ni sirve para mantener ninguna estructura social, todo lo contrario, es una enfermedad, como lo fuera el cólera, la Inquisición en España o la práctica de la esclavitud, o, bien, es una conjunción de conductas, como lo fuera el holocausto nazi o es la innecesaria violencia en la ocupación de América por lo europeos. Y de esos ejemplos bien hemos sabido que nada bueno producían y, ahora, los detestamos. Tal vez sea momento de que otra enfermedad de la especie humana, la dominación sexual, sea desterrada sin ninguna necesidad de triunfalismos ni luchas, tal y como en los casos citados ocurrió, y, entonces, al maltratador de hoy en día y a sus descendientes, se le otorgue el mismo estatus que hoy tiene un Padre Dominico en España o el alemán de la época nazi y sus descendientes en todo el mundo.

Repetimos; estamos ante una enfermedad social y mental de los humanos, nunca, nunca, ante un resultado cultural ni, mucho menos, ante algo que nos beneficie, como género humano, en nada y para nada. Todos seremos más libres, mas ciudadanos, más felices, cuando se acabe con la violencia contra las mujeres, sin ningún posible atisbo de duda alguna. Repasemos la historia de los errores, consustanciales al género humano, que hemos padecido y superado. ¿Nos favoreció en algo, en la Edad Media, la Inquisición en Europa, la esclavitud en los siglos XVI y XVII, el genocidio de las tribus del norte y del sur de América hace 400 años, el nazismo hace 70 años? La Inquisición tiene sus orígenes en los siglos XI y XII, tiempo en que varios grupos de disidentes comenzaron a surgir en la Europa católica. Pero en realidad, la Inquisición fue instituida por el papa Lucio III en Italia, en 1184. La Santísima Inquisición Española fue creada en 1478 por una bula papal con la finalidad de combatir las prácticas judaizantes y la herejía5, posteriormente perseguiría la brujería, confiada a los padres dominicos. A diferencia de la Inquisición medieval, dependía directamente de la corona española, Reyes Católicos, con tintes religiosos pero más que eso políticos, su función era mantener el orden civil y religioso del momento, mantener el control, paso por varias etapas de más a menos “asesinatos” estuvo vigente hasta 1.834, regencia de María Cristina. El maestro valencia Cayetano Ripoll, fue el último condenado a muerte por el tribunal y ejecutado, el 31 de julio de 1826, sin que, según Modesto Lafuente6 (1806-1866), se hubiera escuchado su testimonio ni hubiera recibido asistencia de abogado. Hecho este criticado y con gran rechazo en toda Europa. Lo cual llevo a Fernando VII a marcar distancia con el suceso y a inducir el final de la institución. Observamos aquí como un hecho que antes había sido “normal” que no bueno, al ser visibilizado y rechazado desaparece.

Si alguien opina que, en base a la esclavitud, existen las pirámides en Egipto, ojalá retrocediéramos y liberásemos a los esclavos que las construyeron, al tiempo que enterrábamos, a tan sólo tres metros bajo tierra, a todos los faraones. Y, así, con Grecia, China, Roma, América… Pero, jamás, jamás, sin que, por ello, evidentemente, tuviéramos, ahora, que escupir sobre las tumbas de los faraones o despreciar la sabiduría de Aristóteles o de Séneca, ni el actual impulso económico de la República China o de los Estados Unidos de América.

Una última nota, dadas las connotaciones referidas al delito que tratamos, podríamos toparnos con la tesis de que pueden existir entornos sociales sin criminalidad; pero esto sólo se puede mantener en base a un concepto demasiado estrecho de las conductas delictivas. Al final de este texto propugnamos un tipo penal concreto relativo a la violencia contra las mujeres y lo hacemos porque somos muy conscientes de que la criminalidad de una conducta tan sólo se puede determinar en relación a un sistema de normas; es decir a un Código Penal. Las normas penales son las que establecen que una conducta sea aquí y hoy delictiva, la conducta criminal, así concebida, sería un producto moderno, nacido con la Codificación de las Leyes y desconocido en las sociedades primitivas ya que éstas no acostumbran a disponer de normas jurídicas sistematizadas y escritas. Este planteamiento es correcto para culturas no desarrolladas, pero, para nada podrán esgrimirse como argumentación de cierta impunidad en una sociedad como la nuestra, so pena de tener que reconocer que nuestra cultura no está nada evolucionada. Ello es falso.

Por el contrario, es cierto que la violencia contra las mujeres es una patología social vinculada a rasgos ancestrales y culturalmente nada evolucionados. Y precisamente, aquí hallamos nuestro mejor argumento para erradicar el maltrato a la mujer; de no hacerlo reconoceremos, implícitamente nuestro flagrantemente bajo nivel de evolución cultural.

Julio de 2009.

RAMÓN MACIÁ GÓMEZ

SARA MARTÍNEZ GARRIDO.

CAPÍTULO Iº.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

similar:

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconProyecto contra la violencia de género

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconViolencia de género (contra las niñas)

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas icon1. El Acoso Sexual como una manifestación de la violencia de género

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconTesis: Patrones y procesos en la diversificación y riqueza de especies del género

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconLa teoría sexo género. Roles y estereotipos de género. Feminismo...

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconViolencia familiar y violencia a la mujer

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconResumen según la oms la medicina tradicional es un término amplio...

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconResumen según la oms la medicina tradicional es un término amplio...

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconMorales mendez, carlos. “Las heladas y sus consucuencias en algunos...

La tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas iconEmbarazo Asistido, Alternativas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com