Santiago, trece de noviembre de dos mil siete




descargar 176.08 Kb.
títuloSantiago, trece de noviembre de dos mil siete
página5/8
fecha de publicación23.02.2016
tamaño176.08 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8

n) Dichos de Rafael de Jesús Riveros Frost de fojas 975, en cuanto señala que en el mes de abril de 1973 ingresó a hacer su servicio militar en la Escuela Militar. A fines de 1973 fue enviado a un curso en Las Rocas de Santo Domingo y una vez finalizado el curso en Santo Domingo fue trasladado a Rinconada de Maipú donde permaneció hasta principios de enero de 1974 en que fue destinado al cuartel de la DINA ubicado en “Londres 38”. Allí se le asignó realizar guardia en el recinto, en el cual había personas detenidas que se encontraban en un salón grande, sentados en sillas y con la vista vendada. Le parece que el jefe del recinto era Marcelo Moren Brito, pero no tuvo mayor contacto con él ya que era una persona de temer, aunque también vio en “Londres 38” a Miguel Krassnoff. Que nunca se enteró que los detenidos de ese lugar estuvieran en mal estado físico. Recuerda que llegó detenida Marcia Merino, apodada la “Flaca Alejandra”, a quien le dio un ataque de histeria y temblaba entera. Los detenidos eran llevados a “Londres 38” en camionetas cerradas que eran de la Pesquera Arauco, siendo trasladado a “Villa Grimaldi”, donde el jefe era Marcelo Moren.

ñ) Dichos de Ricardo Manuel Pacheco Pizarro de fojas 1056, en cuanto señala que fue detenido el 15 de junio de 1974 en la vía pública por Osvaldo Romo y Basclay Zapata, siendo trasladado a Londres 38 y una vez ahí fue subido al segundo piso donde fue interrogado mediante torturas por Marcelo Moren y otros sujetos.

UNDÉCIMO: Que con los elementos de convicción anteriormente reseñados, constitutivos de presunciones judiciales que reúnen los requisitos del artículo 488 del Código de Procedimiento Penal, se encuentra acreditado que Marcelo Luis Manuel Moren Brito, le cupo participación de autor, en los términos del N° 3 del artículo 15 del Código Penal, en el delito de secuestro calificado de Sergio Sebastián Montecinos Alfaro, puesto que siendo el Jefe Militar del recinto clandestino en que se mantuvo cautivo a la víctima –Londres 38 - es de toda evidencia que en relación con su detención, interrogatorio y posterior desaparición, actuó concertadamente con su superior jerárquico, Manuel Contreras Sepúlveda, y facilitó a sus subalternos todos los medios necesarios para concretar aquellos designios.

DUODÉCIMO : Que al prestar declaración indagatoria el encausado Miguel Krassnoff Martchenko, de fojas 61, señala que siendo Teniente de Ejército fue destinado a la DINA, donde prestó servicios como analista desde mayo o junio de 1974 hasta fines de 1976 o principios de 1977, dependiendo directamente del General Contreras. Agrega que en algunas oportunidades concurrió al recinto de Londres 38 a recabar antecedentes con las personas detenidas, pero que nunca participó en detenciones ni malos tratos, torturas ni desaparición de los detenidos que se encontraban en los cuarteles de la DINA. Sostiene que entre los detenidos que vio en los cuarteles no recuerda a Sergio Sebastián Montecinos. En careo de fojas 73 con Osvaldo Romo, reitera que nunca le correspondió tomar detenidos y que con Romo solo desarrollaron trabajo de análisis. Posteriormente en careo de fojas 595 reitera que solamente cumplió funciones de analista en la DINA y que nunca estuvo a cargo de la “Brigada Caupolicán”, y en sus declaraciones judiciales de fojas 636, ratifica sus declaraciones anteriores y agrega que desconoce todo antecedente de Sergio Sebastián Montecinos Alfaro.

DÉCIMO TERCERO: Que aún cuando Krassnoff Martchenko ha negado su participación en la comisión del ilícito investigado en la presente causa, concurren en su contra los siguientes elementos de prueba:

a) Declaración compulsada de Guido Arnoldo Jara Brevis de fojas 806, en cuanto señala que en el mes de octubre de 1973 fue destinado a DINA. Luego en los primeros días de enero de 1974 fue destinado al Cuartel Uno bajo la Plaza de la Constitución, donde el jefe era Ciro Torré. Posteriormente fue enviado al cuartel de “Londres 38” donde estuvo hasta marzo de 1974, donde le correspondió realizar guardias en el recinto y custodiar a los detenidos que permanecían ahí. Entre los jefes de Londres recuerda a Marcelo Moren Brito, Miguel Krassnoff, Gerardo Urrich y los Capitanes Castillo y Lizarraga. Los detenidos en Londres 38 estaban sentados, con la vista vendada y eran interrogados por personal del Ejército, además que los detenidos eran golpeados durante los interrogatorios.

b) Declaración compulsada de Manuel Alexis Tapia Tapia, de fojas 809, en cuanto señala que fue destinado a DINA a fines de octubre de 1973 y que en enero de 1974 fue enviado a Londres 38 donde estuvo tres meses, en éste recinto recuerda haber visto al “Guatón” Romo y a Basclay Zapata, los que se decía trabajaban con Miguel Krassnoff. En este recinto había detenidos, en un promedio de veinticinco personas, los que permanecían sentados en sillas y con la vista vendada, enterándose posteriormente que éstos eran torturados con corriente eléctrica, pero que particularmente no presenció los interrogatorios. Desde el cuartel de Londres 38 fue trasladado a Villa Grimaldi.

c) Dichos de José Roberto Ubilla Riquelme de fojas 891, en cuanto señala que fue destinado a DINA a fines de octubre o noviembre de 1973, para ser enviado a un curso a Las Rocas de Santo Domingo y una vez terminado éste fue trasladado a un cuartel ubicado bajo la Plaza de la Constitución y luego al recinto de “Londres 38”. En el citado lugar le correspondió salir a la calle a investigar domicilios y actividades de personas, además de prestar apoyo en los operativos que realizaba Miguel Krassnoff Martchenko, los que eran realizados con la intención de allanar domicilios y detener personas, detenidos que eran trasladados al cuartel de Londres 38. Agrega que también trabajó en dicho cuartel Osvaldo Romo, él que era muy cercano a Miguel Krassnoff.

d) Dichos de Rafael de Jesús Riveros Frost de fojas 975 y ratificados a fojas 1797, en cuanto señala que en el mes de abril de 1973 ingresó a hacer su servicio militar en la Escuela Militar. A fines de 1973 fue enviado a un curso en Las Rocas de Santo Domingo y una vez que éste finalizó fue trasladado a Rinconada de Maipú donde permaneció hasta principios de enero de 1974 en que fue destinado al cuartel de la DINA ubicado en “Londres 38”. En ese lugar se le asignó la orden de realizar guardia en el recinto, en el cual había personas detenidas que se encontraban en un salón grande, sentados en sillas y con la vista vendada. Le parece que el jefe del recinto era Marcelo Moren Brito, pero no tuvo mayor contacto con él ya que era una persona de temer; también vio en ese lugar a Miguel Krassnoff. Nunca se enteró que los detenidos de “Londres” estuvieran en mal estado físico. Recuerda que llegó detenida Marcia Merino, apodada la “Flaca Alejandra”, a quien le dio un ataque de histeria y temblaba entera. Los detenidos eran llevados a Londres 38 en camionetas cerradas que eran de la Pesquera Arauco. De Londres 38 fue trasladado a Villa Grimaldi, donde el jefe era Marcelo Moren.

e) Declaración de Cristian Esteban Van Yurick Altamirano de fojas 980, en cuanto señala que fue detenido en el domicilio de sus suegros el día 12 de julio de 1974 por agentes de la DINA, entre los reconoció a Osvaldo Romo y Miguel Krassnoff. Que fue trasladado a Londres 38 donde permaneció hasta fines de agosto de 1974, en ese recinto fue interrogado y torturado por Osvaldo Romo y el Capitán Miguel. Recuerda en Londres 38 a una persona de apellido Montecinos. Luego fue trasladado a Cuatro Álamos donde permaneció hasta el 20 de octubre de 1974 en que fue pasado a libre plática a Tres Álamos donde estuvo hasta principios de enero de 1975 en que fue enviado a Ritoque.

f) Dichos compulsados de Basclay Humberto Zapata Reyes de fojas 1038, en cuanto señala que fue destinado a DINA en diciembre de 1973. Respecto a Marcelo Moren Brito señala lo conoció como segundo jefe de Villa Grimaldi. En cuanto a Miguel Krassnoff, lo conoció en Chillán en una ceremonia del 20 de de agosto y lo volvió a ver en el cuartel general de DINA. A mediados de 1974, estando en el cuartel de la calle Londres, se le ordenó ir a un lugar determinado en apoyo de la detención de una persona, él conducía y a su lado iba Osvaldo Romo, se quedaron a una cuadra de donde se desarrollaba el operativo que estaba a cargo de Miguel Krassnoff, quien creía era jefe del recinto de calle Londres. Luego de esta situación, comenzó a recibir órdenes de acudir a otros operativos a practicar allanamientos y detener personas, quien siempre le daba esas órdenes en ese sentido era Miguel Krassnoff. Salió en varios operativos desde el cuartel de la calle Londres a detener gente, generalmente acompañado de Osvaldo Romo, siendo el jefe de dichos operativos Miguel Krassnoff. Recuerda a las detenidas Carola, Luz Arce y Flaca Alejandra que pasaron a ser colaboradoras de DINA. Piensa que Krassnoff daba las órdenes para salir a detener personas porque manejaba la información para ello, además que debiera poseer toda la información sobre lo que sucedía en el cuartel de Londres 38. Del cuartel de calle Londres fueron trasladados a José Domingo Cañas, donde no llegó con detenidos y a quien más identificó como jefe era Miguel Krassnoff, también ubicaba como jefe a Ricardo Lawrence y Godoy. Luego se trasladaron a fines de 1974 a Villa Grimaldi, identificando como jefe del recinto a Marcelo Moren, en tanto que Krassnoff siguió siendo jefe operativo. Llegó con detenidos a Villa Grimaldi de operativos a los que acudía con Osvaldo Romo o Tulio Pereira por órdenes que daba Miguel Krassnoff. No aporta antecedentes sobre Montecinos.

Posteriormente en careo de fojas 1043, reitera que recibía órdenes directas de Miguel Krassnoff, además que el año 1977 ó 1978 supo que pertenecía a la Brigada Caupolicán y que Krassnoff era uno de los jefes, quien le ordenaba, por ejemplo, acompañar a un grupo que efectuaba detenciones. Agrega que Krassnoff en varias ocasiones le ordenó participar en grupos que practicaban detenciones.

g) Fotocopia de careo entre Marcia Merino Vega y Miguel Krassnoff Martchenko de fojas 1126, donde aquella lo conoció en Londres 38 y también lo vio en José Domingo Cañas, además cuando estuvo en Cuatro Álamos fue retirada desde este lugar por Krassnoff junto a Osvaldo Romo y Basclay Zapata. Agregando que éste daba las órdenes para torturar detenidos y era el jefe de los grupos operativos Halcón 1 y Halcón 2.

DECIMO CUARTO: Que con los elementos de convicción anteriormente reseñados, constitutivos de presunciones judiciales que reúnen los requisitos del artículo 488 del Código de Procedimiento Penal , se encuentra acreditada la participación de Miguel Krassnoff Martchenko, en calidad de autor, en el delito de secuestro calificado de Sergio Sebastián Montecinos Alfaro, en los términos del artículo 15 nº 1 del Código Penal, toda vez que éste, en su condición de Oficial de Ejército y jefe de un grupo operativo de la Dirección de Inteligencia Militar, le correspondió liderar a los funcionarios que participaron en la detención de personas contrarias al régimen militar, entre los que se encontraba Sergio Sebastián Montecinos Alfaro, y además, participó de una manera inmediata y directa en los interrogatorios a que éstos eran sometidos en el cuartel de Londres 38.

CON RESPECTO A LAS ALEGACIONES DE LA DEFENSA DE LOS ACUSADOS:

DÉCIMO QUINTO: Que en el primer otrosí, del escrito de fojas 1462 y siguientes, la defensa del encausado Marcelo Luis Manuel Moren Brito, en forma subsidiaria, contesta la acusación de oficio y solicita en definitiva la absolución de su representado, en atención a que a su juicio “los hechos investigados no permiten sustentar el proceso en atención a las normas que regulan y consagran los institutos de la amnistía y la prescripción, unido a los principios, con reconocimiento constitucional y legal, de la ley más favorable al reo y de la irretroactividad de la ley penal desfavorable al inculpado”.

Asimismo, reitera como alegación de fondo las excepciones de amnistía y prescripción de la acción penal contenidos en los numerales 6 y 7 del artículo 433 del Código de Procedimiento Penal, invocando que su representado sea absuelto de los cargos en su contra, toda vez que, de comprobarse su responsabilidad penal, ésta se encontraría extinguida, en atención al artículo 93 n° 6 y 94 del Código Penal que establece como periodo máximo de prescripción de la acción penal un plazo de 15 años. Señala que el artículo 95 del Código Penal establece que el término de la prescripción empieza a correr desde el día en que se hubiere cometido el presunto delito y considerando el hecho que los sucesos investigados habrían transcurrido desde el 1 de agosto de 1974, 32 años, sin que se tenga noticias de Sergio Montecinos, después del mes de agosto del mismo año, la acción penal ha prescrito.

En relación a la amnistía, señala que el artículo 60 n° 16 de la Constitución Política de la República, entrega al legislador la facultad de otorgar por ley la amnistía, señalando al efecto, que son materia de ley las que conceden indultos generales y amnistías y las que fijen las normas generales con arreglo a las cuales debe ejercerse la facultad del Presidente de la República para conceder indultos particulares y pensiones de gracia. Concluyendo, de esta forma, que la Constitución Política vigente, al igual que las anteriores, otorgó expresamente al Poder Legislativo la facultad privativa de dictar leyes de amnistía, y así fue precisamente en uso de esta facultad constitucional, se dictó el Decreto Ley N° 2191 de 1978 con sus consiguientes efectos penales y procesales.

Indica además, que es improcedente considerar al secuestro como delito permanente, puesto que, para que reúna dicha característica, es necesario que el inculpado como autor del mismo haya tenido no sólo inicialmente la voluntad o poder y disposición moral efectiva, sino también el poder y la aptitud material o física posterior de conservar y de mantener en el tiempo el encierro y la retención de la persona detenida víctima del secuestro. Por ello, no debe atribuirse indebidamente que ante la ausencia de noticias, el supuesto delito se continúa ejecutando, en tanto que la correcta doctrina implica considerar que la ejecución del delito se mantiene mientras dure el encierro.

Además alega, como eximente de responsabilidad, la del artículo 10 nº 10 del Código Penal, puesto que no resulta atendible sindicar a un oficial activo que perteneció al Ejército, a la DINA, como responsable de ejecutar hechos que le fueron ordenados siendo miembro de una institución de una rígida jerarquía, ya que se encuentra acreditado en autos que su representado estuvo asignado, en el período en que se habrían practicado las detenciones investigadas, a la DINA, por lo que su representado actuaba en el cumplimiento de su deber de ejecutar las órdenes de sus superiores, y al actuar de modo diverso habría incurrido en el delito de desobediencia contemplado en artículos 334 y siguientes del Código de Justicia Militar.

Añade que no existen en autos, elementos que determinen la responsabilidad de su representado en los hechos, puesto que en el auto de procesamiento y en la acusación, no se indica cómo fue la participación de su defendido, y menos se ha determinado la manera precisa en que éste actuó, ni las circunstancias de la detención y en el posterior encierro y ante tal indeterminación sólo queda al juzgador absolver.

En el evento que el Tribunal considere que en los hechos su representado participó culpablemente, solicita en subsidio, que se recalifique la figura utilizada de secuestro a detención ilegal, consagrada en el artículo 148 del Código Penal, en atención a que consta en autos la calidad de funcionario público del Ejército de Chile, que investía a Marcelo Moren Brito, en las fechas en que ocurren los hechos investigados.

En subsidio de todo lo anterior, invoca las circunstancias atenuantes de responsabilidad penal de su representado contempladas en el artículo 11 n ° 6 del Código Penal, y en el evento que el Tribunal estime incompleta la circunstancia eximente de responsabilidad criminal establecida en el artículo 10 n ° 10 del Código Penal, solicita se considere como circunstancia atenuante, en virtud de lo dispuesto en el artículo 11 n° 1 del Código Punitivo; solicita además que se de aplicación a lo dispuesto en el artículo 67 inciso 4° del mismo cuerpo legal, rebajándose en uno o más grados la pena establecida al delito y que en caso de considerar que sólo favorece a su representado una circunstancia atenuante, se de aplicación al artículo 68 bis del referido código y se le acoja en definitiva como muy calificada. Finalmente, en el evento de pronunciarse sentencia condenatoria, se conceda a su representado alguno de los beneficios que contempla la Ley 18.216, en especial la remisión condicional de la pena.
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconSantiago, veintiséis de diciembre de dos mil trece

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconEn Limache, a veinticuatro de noviembre de dos mil siete

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconAntofagasta, veintinueve de Noviembre de dos mil siete

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconSantiago, dieciocho de noviembre de dos mil diez

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconMéxico, Distrito Federal, a veinte de agosto de dos mil trece

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconEn la ciudad de Mendoza, a los veinticinco días del mes de Marzo...

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconSantiago, trece de septiembre de

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconBogotá, D. C., veintiuno (21) de octubre de dos mil diez (2010)

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconPolipoesia como practica de la poesia del dos mil

Santiago, trece de noviembre de dos mil siete iconA los 10 días del mes de agosto del año dos mil diez




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com