Filosofía de la educación en el México antiguo




descargar 148.26 Kb.
títuloFilosofía de la educación en el México antiguo
página1/4
fecha de publicación23.02.2016
tamaño148.26 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Derecho > Bibliografía
  1   2   3   4
PEDAGOGÍA TOLTECA

Filosofía de la educación en el México antiguo



Guillermo Marín
ÍNDICE






Introducción.

4

1.-

La civilización del Anáhuac.

6

2.-

La Toltecáyotl. Como escuela de conocimiento.

8

3.-

Los toltecas. Como grado de conocimiento.

10

4.-

La pirámide de desarrollo humano.

13

5.-

La educación como elemento intersectorial del desarrollo de la sociedad.

16

6.-

La educación como legado cultural.

18

7.-

La educación familiar y El Huehuetlactolli.

20

8.-

Fundamento de la educación en el Anáhuac.

28

9.-

El Telpochcalli y Tezcatlipoca. La casa de los jóvenes

y el enemigo interior.

31

10.-

El Cuicacalli. La casa del canto, la educación artística.

37

11.-

El Calmécac y Quetzalcóatl. La casa de la medida y la sabiduría del equilibrio

39

12.-

El Tlamachtitlani. El maestro.

42

13.-

El alumno y la alumna.

46




Bibliografía

51





Ese nuevo llamamiento a la independencia habría de ser,

en primer término, un llamado a la educación.

A un modelo de educación en que se trate de suprimir todo género

de admisión de la inferioridad que, a partir de la invasión de la irrupción europea, se nos ha querido achacar”
Rubén Bonifaz Nuño.

Primera edición electrónica: 2009

Derechos reservados: Guillermo Marín Ruiz

Editorial www.toltecayotl.org

Portada: Fragmento del mural de Palacio Nacional

de Diego Rivera.

INTRODUCCIÓN.
La educación es uno de los temas más tratados por los demagogos que están en el poder económico y político. Se afirma reiteradamente, que en la educación está el futuro de los pueblos. Pero la realidad nos dice que, con excepción de unos cuantos países, la educación ocupa un lugar poco significativo en los presupuestos y las prioridades de las naciones ricas y pobres del planeta.


Por otra parte, se ha confundido deliberadamente la instrucción con la educación. La instrucción se sustenta en la trasmisión de conocimientos y la educación en la trasmisión de valores. Cada día salen de las escuelas individuos formados en avanzados conocimientos científicos y tecnológicos, pero al mismo tiempo, carentes de valores. Y una instrucción sin valores, nos conduce a la destrucción social y del medio ambiente.
La disyuntiva es muy antigua. Educar para la vida o instruir para el trabajo. A partir de la Revolución Industrial, la educación ha ido perdiendo terreno frente a la instrucción. El utilitarismo, el pragmatismo y el individualismo se han impuesto, sobre el sentido humanista, espiritual y comunitario. La educación se ha convertido en un negocio, directa e indirectamente, y en un medio de sometimiento y enajenación.


En México contamos con un milenario legado educativo, único en el mundo. Pero debido a los procesos de colonización, ha estado negado al magisterio nacional en la construcción de modelos educativos, que estén más cerca de lo que hemos sido y somos como pueblo. Resulta imprescindible que el maestro deje de importar nuevas teorías, y en cambio, investigue y descubra este legado educativo del cual forma parte, para mejorar su desempeño profesional.

1.- LA CIVILIZACIÓN DEL ANÁHUAC.
Dentro de las seis civilizaciones con origen autónomo más antiguas del mundo, se encuentra la civilización del Anáhuac. Con más de siete mil quinientos años, desde la invención de la agricultura hasta la invasión europea; y desde la parte norte de lo que hoy son los Estados Unidos, hasta Nicaragua en la parte sur.
La civilización del Anáhuac fue la suma de muchas y diversas naciones y culturas originarias, en tiempo y espacio, pero totalmente unidas por una misma matriz filosófica, religiosa y cultural, llamada Toltecáyotl. Su tiempo histórico los investigadores lo han dividido en tres periodos: un Preclásico formativo (olmeca), un Clásico de esplendor (tolteca) y un Postclásico decadente (mexica).



Entre los rasgos más importantes y característicos de esta civilización podríamos señalar los siguientes cuatro: La invención de su grano fundamental alimenticio, el maíz. Una misma raíz filosófica y religiosa compartida por todos los pueblos en todo su tiempo y espacio. Una correlación e integración absoluta entre la mecánica celeste, las matemáticas, el medio ambiente y su concepción del mundo y la vida. Y la creación y desarrollo de un sistema educativo, público, obligatorio y gratuito, durante por lo menos tres mil años consecutivos.

Sin embargo, debido a la colonización mental y cultural, el pasado antiguo de México ha sido condenado a la negación y a la distorsión. La negación viene de la idea criolla de que “la nación” y “su historia”, empieza con la llegada de los europeos. Los siete milenos y medio son solo “historia PRE-HISPÁNICA”, es decir, antes de nosotros, borrando y desvalorando lo anterior.


La distorsión, porque toman como único referente a la cultura mexica o azteca. La encumbran como la punta más elevada del desarrollo del Anáhuac, cuando esto es totalmente falso. Los mexicas apenas tuvieron poder a partir de Moctezuma Ilhuicamina en 1440 y su poder se fundamentó en la transgresión de la sabiduría y enseñanza de Quetzalcóatl.
El sistema de educación tolteca de carácter espiritual, se convirtió durante los últimos 80 años de la cultura mexica, en un sistema de formación de cuadros militares, para realizar guerras imperialistas que tenían como fin conseguir prisioneros para sacrificarlos e imponer fuertes tributos a los pueblos vencidos. En este ensayo se hablará de la educación del periodo Clásico 200 a.C a 850 d.C.

2.- LA TOLTECÁYOTL.
Todas las grandes y antiguas civilizaciones, han guiado el largo camino de su “desarrollo humano” a través de una compleja y elaborada estructura de conocimientos, que explican y le dan sentido a la vida del individuo, de la familia, la comunidad y del Estado. Todas estas civilizaciones, invariablemente, han tratado de responder las tres preguntas básicas que son los cimientos en los que se levanta todo desarrollo humano: ¿Quién soy, de dónde vengo y a dónde voy?
Esta explicación de las razones fundamentales de la existencia es lo que conocemos en occidente como filosofía. El ser humano no se resigna a nacer, crecer, reproducirse y morir, busca encontrar un significado trascendente a sus pensamientos, sentimientos y actos, en síntesis, a su vida. Esta búsqueda, del significado de la vida, compartida por un grupo humano, es lo que le da continuidad y dirección a una civilización a través del tiempo.


Los antiguos habitantes de lo que hoy es México iniciaron y desarrollaron, desde el mismo origen de los tiempos, una serie de ideas sobre el sentido de la vida. A lo largo del tiempo fueron puliendo, decantado y sistematizando este complejo sistema al que llamaron “Toltecáyotl”, que se puede traducir como “el conjunto más elevado de creaciones de los toltecas”, el meta objetivo de la civilización del Anáhuac.

La Toltecáyotl es el conjunto de conocimientos que tienen como objetivo lograr la trascendencia espiritual de la existencia, a partir de alcanzar “el equilibrio de los cuatro rumbos de la vida”, es decir, el aspecto espiritual con el aspecto material, el aspecto racional con el intuitivo y que iconográficamente se representa con la llamada “Cruz de Quetzalcóatl” o quincunce.


La Toltecáyotl tiene el mismo valor filosófico y la misma profundidad humana como el hinduismo, el budismo o el zoroastrismo. Sabiduría que ha guiado por milenios el existir de los pueblos que conforman la civilización del Anáhuac a lo largo de ocho milenios, desde la invención de la agricultura hasta nuestros días.
Este ancestral conjunto de conocimientos, que a través del tiempo se han ido acumulando en “el banco genético de información cultural”, en la memoria histórica, y le da a los hijos de los hijos un “rostro propio y un corazón verdadero”, que los distingue y los diferencia de los demás pueblos del mundo.

3.- LOS TOLTECAS.
Los toltecas no eran una etnia o una cultura. Eran en cambio “un grado de conocimiento”, al que se llegaba a través de escuelas herméticas y selectivas, encumbradas en el vértice superior de la civilización del Anáhuac. De modo que “los toltecas” pertenecían a todos los pueblos del Anáhuac y los llamados centros de conocimiento, que hoy conocemos como “zonas arqueológicas”, eran los sitios en dónde investigaban, practicaban y enseñaban los complejos y profundos conocimientos para trascender los limitados espacios materiales de la vida, y penetrar a los insondables misterios del Espíritu y la energía.


Los toltecas no eran autoridades civiles, religiosas o militares. Eran en cambio, maestros conocedores de milenarios conocimientos que versaban sobre la capacidad que tiene el ser humano de concebirse como una carga energética, entender el mundo que le rodea como un conglomerado energético y tal vez, lo más importante, concebirse como un “creador de energía”.
Los maestros toltecas (hombres y mujeres), vivían totalmente separados de los habitantes del Anáhuac. Los centros de conocimiento estaban más cercanos a lo que han sido los monasterios de las culturas del Oriente. De tal suerte que los toltecas, especialmente durante el Periodo Clásico, trasmitieron a todos los pueblos y culturas los valores, principios y conocimientos, que guiaron la ruta del Desarrollo Humano en el Anáhuac. Esta es la razón por la cual, podemos encontrar en el Anáhuac una maravillosa y diversa pluralidad cultural, pero al mismo tiempo, asombrosamente unida por una misma matriz filosófico-cultural.


Con estos valores y conocimientos se formaron los cuadros dirigentes de las diferentes culturas del Anáhuac. Los dirigentes, organizadores, administradores, sacerdotes y maestros, recibieron durante el periodo Clásico, la sabiduría estructurada en La Toltecáyotl, para guiar a sus pueblos en la búsqueda de la realización de los proyectos sociales más elevados.
La Toltecáyotl estaba presente en todas las ramas del saber, el ser y el hacer de los pueblos del Anáhuac. Sus valores universales y sus principios rectores se manifestaban en la construcción del individuo, la familia y la comunidad.

El más elevado propósito social del Anáhuac, se sustentó en La Toltecáyotl, así como los cuatro elementos de la “pirámide de desarrollo anahuaca”: El Sistema Alimentario, el Sistema de Salud, el Sistema Educativo, el Sistema de Organización Social y el Régimen Jurídico, se encontraban totalmente unidos y engarzados armónicamente por La Toltecáyotl.



En los tres milenios en que operó el Sistema Educativo en el Anáhuac, debió tener variantes de “forma”, pero no de “fondo”. Por las culturas diferentes, por el medio ambiente, por los idiomas y por otros factores, la educación debió tener variantes, como ahora las tiene, pero su esencia humanista y espiritual, solo fue cambiada por los aztecas los últimos 80 años antes de la llegada de los europeos.
4.- LA PIRÁMIDE DE DESARROLLO HUMANO DEL ANÁHUAC.
Durante el Periodo Preclásico, que comprende desde la invención de la agricultura aproximadamente en el año seis mil a. C., hasta el año 200 a.C., se dieron las bases más importantes del desarrollo humano en el Anáhuac.
En efecto, desde que los antiguos mexicanos dejaron de ser: nómadas, cazadores y recolectores, gracias a la invención de la agricultura, hasta que llegaron a tener las bases para iniciar la plenitud del desarrollo, pasaron aproximadamente cinco mil ochocientos años. Es en este largo periodo formativo donde nace La Toltecáyotl, se van creando las estructuras de conocimiento, sistematizadas en los cuatro sistemas que componen la pirámide de desarrollo.
El Sistema Alimentario, que va desde la domesticación de las plantas, la invención del maíz, la ingeniería hidráulica, la domesticación de animales, el profundo conocimiento de las diversas especies de vegetales, animales, insectos y minerales, hasta llegar a la creación de una inconmensurable cultura culinaria, con un elevado nivel nutricional. Este prodigio se diversificó en todo el Anáhuac, lo que involucró diferentes y variados nichos ecológicos. Produciendo energía y tiempo libre para realizar sus grandes propósitos sociales.




Organización



Educación



Salud




Alimentación

El Sistema de Salud, que al igual que el Sistema Alimentario, incluyó no solo un profundo y variado conocimiento de plantas, animales, insectos y minerales en toda la biodiversidad del Anáhuac, sino que se basó en un profundo y complejo conocimiento y estudio del cuerpo humano. Llegando a campos energéticos de su percepción como seres vivos conscientes. Propiciando vitalidad, salud y armonía a los pueblos del Anáhuac.




El Sistema Educativo, que va desde la educación familiar básica esencial, pasando por la educación, instrucción y capacitación en las instituciones educativas, hasta llegar a niveles muy elevados de investigación energética y desarrollo espiritual en los centros de conocimiento tolteca, conocidos en la actualidad como “zonas arqueológicas”. Creando la posibilidad de mantener un propósito social, a través de por lo menos, tres mil años ininterrumpidos, propiciando continuidad, homogeneidad y dirección al modelo civilizatorio.
El Sistema de Organización Social y Régimen Jurídico, que va desde las normas y principios familiares y comunitarios ancestrales de carácter ético y moral, pasando por las relaciones de producción e intercambio, solidaridad y responsabilidad social, formas de administración comunitaria y del Estado; hasta un sistema muy complejo de leyes, normas, usos y costumbres que contemplaban el trabajo gratuito por la comunidad, las mayordomías y el Sistema de Cargos, los cuales permitían la vida ordenada y equilibrada en comunidad, así como las relaciones e intercambios con otras comunidades o Estados.


La diversidad y complejidad de estos cuatro sistemas, que se interrelacionaban totalmente entre sí, formando una unidad indisoluble, estaban cimentados en La Toltecáyotl, raíz y esencia de la Civilización del Anáhuac.
  1   2   3   4

similar:

Filosofía de la educación en el México antiguo iconUniversidad Nacional Autónoma de México Facultad de Filosofía y Letras

Filosofía de la educación en el México antiguo iconFilosofía de la educacióN

Filosofía de la educación en el México antiguo icon1. Programa: Filosofía de la Educación I / 3

Filosofía de la educación en el México antiguo iconLa Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez

Filosofía de la educación en el México antiguo iconHistoria de la Educación Sexual en México

Filosofía de la educación en el México antiguo iconAsignatura y /o seminario: “Pensar el arte, la antropología, la educación...

Filosofía de la educación en el México antiguo iconColegio de educacion profesional tecnica del estado de mexico

Filosofía de la educación en el México antiguo iconEl observar la naturaleza, nos induce a generar pensamientos que...

Filosofía de la educación en el México antiguo iconEl estudio de los cambios en las orientaciones filosófico-políticas...

Filosofía de la educación en el México antiguo iconFilósofo griego, nacido en Atenas, considerado el fundador de la...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com