Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en




descargar 93.58 Kb.
títuloXii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en
página1/2
fecha de publicación23.02.2016
tamaño93.58 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2





XII Graduación de Cadetes y
III Promoción de la Licenciatura en


Ciencias Policiales, de la

Academia de Policía “Walter Mendoza,”

Instituto de Estudios Superiores

de la Policía Nacional

16 de diciembre del 2009

Maestro de Ceremonia
Buenas tardes Miembros de la Policía Nacional, sean tod@s bienvenid@s a este solemne acto de graduación de la XII Promoción de Cadetes y III Promoción de la Licenciatura en Ciencias Poli-ciales, de la Academia de Policía Walter Mendoza Martínez, Instituto de Estudios Superiores de la Policía Nacional.
Presiden este solemne acto, el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra; compañera Rosario Murillo Zambrana, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía y Secre-taria Ejecutiva del CONPES; Licenciado Jaime Morales Carazo, Vicepresidente de la República y su señora esposa, Amparo Vásquez de Morales; Primer Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, Directora General de la Policía Nacional; Licen-ciada Ana Isabel Morales Mazún, Ministra de Gobernación; Mayor General Julio César Avilés, Jefe del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua.
Los Comisionados Generales, Horacio Rocha López, Javier Maynard Arana, Juan Báez Galeano; Sub-directores Generales e Inspector General de la Policía Nacional; Comisionado General Róger Ramírez Guzmán, Jefe de la Delegación Managua; Comisionado General Francisco Díaz Madriz, Jefe de la Dirección de Seguridad Pública Nacional; Comisionada General Mercedes Ampié, Jefa Nacional de la Comisaría de la Mujer.
Ingeniero Manuel Coronel Kautz, Ministro de Relaciones Exteriores por la Ley; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Paz y Reconci-liación. Asimismo nos acompañan miembros del Gabinete de Gobierno; Magistrados de la Corte Suprema de Justicia; del Consejo Supremo Elec-toral y Corte Centroamericana de Justicia; Fiscal General Adjunta, Doctora Ana Julia Guido Ochoa; Miembros del Consejo Nacional de la Policía Nacional; ex-Directores y Oficiales Superiores en Retiro de la Policía Nacional; Miembros del Con-sejo Militar del Ejército de Nicaragua; Miembros del Cuerpo Diplomático y Agregados Militares acreditados en nuestro país.
Excelentísimos Rectores de 16 Universidades; Funcionarios del Ministerio Público; Represen-tantes de Organismos Internacionales; familiares y amigos de los Graduandos; representantes de los mercados del país; miembros de las Promotoras de la Comisarías de la Mujer y la Niñez, y los amigos y amigas de los medios de comunicación social.
El Presidente de la Comisión de Paz y Reconci-liación, Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, nos hará en estos momentos la Invocación al Altísimo.
Invocación al Altísimo por

Su Eminencia Cardenal Miguel Obando

Señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y señora Rosario Murillo; señor Vicepresidente de la República, Licenciado Jaime Morales Carazo y señora Amparo de Morales; Doctora Ana Isabel Morales, Ministra de Goberna-ción; Excelentísimos Presidentes y Miembros de los distintos Poderes del Estado. Primer Comi-sionada de la Policía Nacional, Aminta Granera y Miembro de la Jefatura Nacional de la Policía Nacional; Mayor General Julio César Avilés y Miembros del Estado Mayor General del Ejército de Nicaragua; Ministro por la Ley, Ingeniero Manuel Coronel Kautz; Excelentísimos Miembros del Cuerpo Diplomático; Cadetes Graduandos; familiares de los Graduandos; invitados especiales; hermanos y hermanas todas en Cristo Nuestro Señor.
Quiero felicitar a los jóvenes Graduandos de la Tercera Promoción de Licenciatura en Ciencias Policiales y de la Décima Segunda de Cadetes de la Policía Nacional. Todos sabemos que en el transcurso de los años, la investidura del Jefe de la Policía ha evolucionado sensiblemente, de acuerdo a los tiempos. Pasaron al olvido los agentes de Policía de formación empírica. En la actualidad, un Jefe de Policía necesita saber muchas cosas a la vez, para llenar con acierto su cometido.
Su investidura exige una cultura poco común, y un conocimiento pleno de los hombres y de sus reacciones; su deber para con la sociedad, cuyos intereses le son confiados, se conjuga mejor con la idea de un padre severo e inflexible, pero que nunca deja de ser Humano. Al mismo tiempo, la labor del policía moderno entraña una técnica depurada, junto a una moralidad sin tacha, lo suficientemente desarrollada para impresionar con el ejemplo a sus subordinados desde el más alto al más bajo rango.
El hombre y la mujer, que por su merecimiento ejercen de centinela y de tranquilidad pública, se hayan virtualmente en la brecha, las 24 horas del día. Les compete supervisar sin negligencia, el exacto cumplimiento de sus disposiciones; sugerir con sagacidad los mejores métodos de in-vestigación y eliminar por completo la desacre-ditada fórmula de las confesiones obtenidas con el tormento. Vivimos en el Siglo, al que no cuadran los procedimientos de la Inquisición de antaño.
Yo felicito a estos jóvenes, porque valientemente han acogido una carrera de servicio al prójimo; ustedes, jóvenes, han entendido que en este mundo todos hemos venido a servir y a ser solidarios. En este mundo todos hemos recibido para dar, todos hemos sido salvados para salvar; hay manos tendidas hacia nosotros que nos piden que hagamos con ellos los que otros hicieron con nosotros.
Todos tenemos la obligación de ser solidarios con nuestros hermanos. La Humanidad es solidaria, en un destino común, y el descubrimiento de esta Solidaridad es la gran conquista de nuestro Siglo. La Solidaridad es el fruto de la comunión que se funda en el Ministerio de Dios Unitrino y en el Hijo de Dios, encarnado y muerto por todos. Se expresa en el Amor del cristiano que busca el bien de los otros, especialmente de los más necesitados... “Lleven las cargas unos de otros y así cumplirán la Ley de Cristo”, nos dice San Pablo en Gálatas. Esta sintética frase del Apóstol San Pablo, es una inspiración para la Solidaridad internacional y social.


Decía José Martí: “Los hombres marchan en dos bandos: los que aman y fundan, los que odian y destruyen.” Que ustedes, Miembros de la Policía Nacional, marchen en el bando de los que aman y fundan, en el bando de los que cuidan la vida, defienden la vida y promueven la vida.

Que el Señor Jesucristo bendiga cada acción, cada gesto, cada actividad que ustedes realicen para buscar la Paz, la tranquilidad y el bienestar del pueblo nicaragüense, y que sigan siendo soli-darios, porque en el atardecer de la vida, vamos a ser juzgados todos por el Amor. Gracias.

Comisionado Sadys Martínez Muñoz

de lectura al Informe Académico

Informe Final Académico, Tercera Promoción de Licenciatura en Ciencias Policiales, Décima Segunda Promoción de Cadetes. La Academia de Policía Walter Mendoza Martínez, Instituto de Estudios Superiores, oferta la Licenciatura en Ciencias Policiales como una opción de ingreso a la Institución, de jóvenes, quienes cumpliendo
los requisitos de ley estudian la carrera por 4 años consecutivos.

Por ello, el día de hoy nos enorgullecemos al celebrar la XII Promoción de Cadetes y III de Licenciatura en Ciencias Policiales de la Policía Nacional de Nicaragua. Esta Licenciatura pres-cribe un total de 56 asignaturas, definidas en nuestra malla curricular. Este curso dio inicio en el año lectivo 2006-2007, con una matrícula de 62 estudiantes y finaliza con una matrícula de 48 estudiantes, lo que representa una retención escolar del 77.41%. De los 48 estudiantes que hoy egresan, 39 son varones, que representan el 81.25% y, 9 de ellos son mujeres, para un 18.75%.


Desarrollamos el proceso bajo un enfoque socio-constructivista y dentro del concepto de escuela total, basado en un currículum por competencia,


para formar profesionales altamente competentes, con aptitudes y valores, capaces para actuar autónomamente, apegados a Derecho, con justeza y justicia, con sentido ético y liderazgo para la función pública.
Nuestro Pensum de la Licenciatura en Ciencias Policiales está diseñado de la siguiente manera: el perfil de egreso que define la ubicación del cargo donde se desempeñarán los egresados, son aptos para desempeñarse en los siguientes cargos: Jefes de Sectores, Oficial de Asuntos Juveniles, Oficial de Investigador de las diferentes espe-cialidades, Jefes de Secciones Municipales.
Nuestro Pensum de estudios define las siguientes funciones: La función preventiva, la función investigativa, la función administrativa y la
función educativa. Competencias básicas: en ella encontramos, la lectura comprensiva, escritura, la capacidad para expresarse verbalmente; razona-miento lógico y valores éticos, para que el desarrollo de la función policial sea plenamente profesional. Competencias genéricas o trans-feribles: el análisis, interpretación, organiza-ción, negociación, investigación, planeamientos. Estas asignaturas se vincularon de manera inter-disciplinaria para que el egresado logre resolver los problemas de forma autónoma.


Competencias en materia técnica o específica de la función policial, destinadas al uso de la técnica o instrumentos propios del trabajo poli-cial, materializando los principios fundamentales de actuación del Policía: la congruencia, la oportunidad y la proporcionalidad. El uso racional de las técnicas y de las leyes para enfrentar el crimen en todas sus modalidades, con el debido respeto de los Derechos Humanos.
Uno de los problematizadores es: asignatura y desempeño. Comprende los campos de los saberes que los estudiantes deben conocer; desarrollar habilidades, destrezas y aptitudes que le permi-tan poder desempeñarse de manera exitosa en el campo del trabajo.
De estas derivaciones se desprende un Pensum académico que contiene 56 asignaturas estruc-turadas de acuerdo a los siguientes ejes: Fundamentos jurídicos intervinientes en la actuación policial, preparación para la actuación policial, actuación policial, prevención e inves-tigación, planeamiento estratégico y adminis-tración de los recursos humanos y materiales; educación continua y materias de formación general.
Este Pensum académico, diseñado para ejecutarse a 4 años con un régimen semestral, cuenta con una carga horaria de 5,120 horas lectivas; de ellas, el 40% se desarrollaron mediante técnicas teóri-cas, y el 60% fue destinado para trabajos prácticos y de estudios independientes. Más de 540 horas de prácticas profesionalizantes, que realizaron en las diferentes especialidades, de acuerdo a los contenidos desarrollados durante el proceso de enseñanza-aprendizaje en cada uno de los semestres lectivos.
A dichas horas de prácticas se les suman horas- actividades extracurriculares, que complementan los valores y los conocimientos tan necesarios para nuestro desempeño. Participaron además, de forma destacada en los planes especiales que desarrolla la Policía Nacional, lo cual potencia-liza las competencias curriculares, mediante la metodología de aprender haciendo, bajo contextos reales.
Estos son algunos de ellos: participaron en planes electorales, municipales y nacionales; planes de aseguramiento a las fiestas de Fin de Año, Plan Verano, planes de Fiestas Patronales en todo el país; actividades protocolares en los diferentes eventos oficiales, participación en cobertura y protección ante siniestros, y la participación destacada en las celebraciones del 30 Aniversario de nuestra institución Policía Nacional.

Actividades de extensión social y académica. Durante los cuatro años que los Graduandos permanecieron en esta casa de estudio de manera semi-internos, desarrollaron y participaron en una serie de actividades, tanto de carácter social como cultural y deportivas, dirigidas a la forma-ción de valores éticos, morales, humanísticos, patrióticos, culturales, sociales y deportivos, relacionándose con otras universidades, con grupos de jóvenes en los distintos municipios y en otras comunidades.
También realizamos actividades de extensión uni-versitaria y social; se participó en las Jornadas de Limpieza y Culturales, en colegios con niños de capacidades diferentes, en zonas aledañas en nuestra ciudad; Jornadas de Limpieza en centros

de albergues de niños huérfanos, en saludo al Día del Niño, con la Escuela El Cañón Municipal, El Crucero; participación en Jornadas de Limpieza y Arborización en los barrios de Managua, en coordinación con la Alcaldía de Managua. Partici-pación en la Jornada de Salud dirigida por el Ministerio de Salud para combatir las epidemias de leptospirosis y el dengue en los años 2007-2008, a raíz de las inundaciones. Participación en las Jornadas de Vacunación impulsadas por el Ministerio de Salud a nivel de Managua. Asegura-miento de los eventos de Teletón, Los Pipitos, durante los 4 años, de forma consecutiva; aseguramiento del evento Hablatón para la reco-lección de fondos, de la organización Pajarito Azul.
El rendimiento académico general alcanzado en esta Promoción es de 82.56, calificado como muy bueno, de acuerdo a los parámetros establecidos por las instituciones académicas de Educación Superior. Para resaltar las capacidades y los conocimientos adquiridos por los estudiantes, del promedio general se derivan los promedios más altos de manera individual, dando los mejores resultados de la manera siguiente: Daniel Gómez Gutiérrez, con un promedio de 88.31%, parámetro calificado como Muy Bueno; Juan Gabriel Bustos Gutiérrez, con 86.73, calificado como Muy Bueno; Oscar Daniel Sevilla Hernández, con un resultado de 86.03.
Como forma de culminación de estudios para optar al título de Licenciado en Ciencias Policiales, los estudiantes realizaron un curso de titulación que los hace especialistas en Derecho Penal, que oferta la Academia, y que fue impartido por es-pecialistas del Derecho; Consultores interna-cionales expertos en la materia, impartieron este curso obteniéndose resultados excelentes, de acuerdo a los resultados presentados.
Un enfoque metodológico utilizado por los docentes durante el proceso de enseñanza-aprendizaje y evaluación, estuvo basado en la corriente socio-constructivista de aprender-haciendo en contextos reales y simulados, con una metodología activa y participativa, donde se aplicaron una variedad de estrategias de enseñanzas, tales como exposicio-nes, estudios de casos, clases demostrativas, trabajos en equipos, seminarios, conferencias modificadas, prácticas profesionalizantes y show de talentos, entre otros.

Primer Comisionada, hemos cumplido de forma satisfactoria con el programa de estudios de la Licenciatura en Ciencias Policiales, y estamos graduando un total de 48 nuevos Oficiales de nuestra institución policial. Desarrollamos el Curso de Licenciatura en Ciencias Policiales bajo la metodología prescrita en nuestro currículum, centrado en competencia. Alcanzamos la meta de graduar a oficiales altamente competentes, disciplinados, capaces de actuar autónomamente, con respeto irrestricto a la ley y con un profundo sentido de vocación de servicio. Primer Comisionada ¡hemos cumplido!
Maestro de Ceremonia
El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Directora General de la Policía Nacional, Primer Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, procederán a hacer entrega de Diplomas de reconocimientos y obsequios, a los Graduandos de la XII Promoción de Cadetes y III Promoción de Licenciatura en Ciencias Policiales.
Palabras de la Primer Comisionada

Aminta Granera Sacasa
Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República de Nicaragua; compañera Rosario Murillo Secretaria del Consejo de Comunicación Social y Ciudadanía, y Coordinadora del Consejo de Plani-ficación Económico y Social; Licenciado Jaime Morales Carazo, Vicepresidente de la República y Amparo, su esposa; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, Arzobispo Emérito de Managua; Rectores Magníficos de las Univer-sidades; hermanos de la Comandancia del Ejército y de la Jefatura de la Policía Nacional; ex-Directores de la Policía y Oficiales Generales en Retiro; Autoridades y Miembros de los Poderes del Estado; familiares de los compañeros y compañeras Graduandos; Oficiales de la Policía Nacional que se están graduando esta noche; amigos y amigas de la prensa, personas todas que nos acompañan.
Nos hemos reunido esta fresca noche de diciembre, en vísperas de las Fiestas de Navidad y Año Nuevo, para celebrar la XII Promoción de Cadetes, y a su vez, III Licenciatura en Ciencias Policiales, que imparte nuestra Academia de Policía Walter Mendoza.
Hoy, nuestra Institución se viste de gala, su Jefatura y sus Mandos nos sentimos profundamente orgullosos al entregarle al pueblo de Nicaragua, 48 nuevos Oficiales de Policía, que egresan de nuestra Academia con el título de Licenciados en Ciencias Policiales, quienes, junto con los que los antecedieron ya forman un valioso grupo de 388 Cadetes, de los cuales, el 27% son compañeras mujeres.
Para la Policía Nacional de Nicaragua, la forma-ción policial constituye un eslabón de vital importancia para el cumplimiento exitoso de la misión que nos mandata la Constitución Política; misión que hemos asumido como un compromiso ins-titucional con nuestro pueblo y con nuestra Nación, para defender y garantizar la vida y la seguridad de todas las personas.

La formación policial constituye además, un ele-mento fundamental en el proceso de profesiona-lización y modernización de nuestra Institución Policial. No podemos concebir una Policía moderna, si no contamos con Planes y Programas de Estudio y de Formación para nuestros aspirantes y nuestros policías, que se inserten dentro de la estrategia general de desarrollo institucional, de forma coherente y armónica, orientados a dar respuestas efectivas a las demandas reales y actuales, de seguridad.
Estamos convencidos y convencidas que la forma-ción policial se constituye en el principal motor de cambio, que permite ir adecuando la Insti-tución hacia nuevas y cualitativamente superiores formas y modelos organizacionales, que a su vez respondan a los vertiginosos cambios y exigencias de nuestro tiempo.
Como parte de las transformaciones del Sistema de Justicia Penal, a mediados del año pasado se aprobó y entró en vigencia en nuestro país, un nuevo Código Penal. Y en ese nuevo Código se incorporaron un sinnúmero de figuras y tipos penales novedosos, que las primeras generaciones de Policía, y estoy segura, que también Jueces y Fiscales ni siquiera imaginábamos. Se establecen delitos vinculados con manipulaciones genéticas, clonación de células, inseminaciones fraudu-lentas, destrucción de programas y registros informáticos, delitos contra señales satelitales, lavado de dinero de activos, entre otros.
Esta nueva realidad, nos indica que no podemos quedarnos anclados en el pasado, con programas y contenidos educativos, con métodos y procedi-mientos de investigación, desfasados y anacró-nicos. Para dar respuesta efectiva a esta realidad cambiante, debemos adecuar nuestra metodología y técnicas investigativas, nuestros programas y estrategias educativas y de formación policial, hacia estas nuevas demandas, además, de las modalidades tradicionales de la criminalidad.
Estamos obligados a crear destrezas, capacidades, conocimientos, habilidades para investigar y do-cumentar de forma profesional, eficiente y eficaz los medios de prueba, y obtener las evidencias confiables que faciliten a las autoridades judiciales y a las partes procesales, llevar a cabo procesos que culminen con sentencias justas.

En el ámbito preventivo, debemos trabajar en el desarrollo del concepto de Policía inteligente; un Policía que trabaja y actúa en relación estrecha con la comunidad; un Policía que actúa debidamente informado, con una visión y menta-lidad proactiva más que reactiva; un Policía que está constantemente actualizándose sobre lo que acontece a su alrededor. Solamente así, podemos potenciar la enorme capacidad preventiva que poseemos, actuando de forma inteligente... desde la comunidad, por la comunidad y para la comunidad.
Compañeros y compañeras Oficiales Graduandos, hoy ustedes finalizan la primera etapa de su forma-ción institucional, iniciada cuando decidieron optar por la Carrera Policial, no como una profesión, sino por encima de todo, como una opción de vida. Lo que en un comienzo se veía lejano, ya no lo es, ustedes han sabido sortear con éxitos las distintas pruebas de este camino de 4 años de estudios policiales, camino que no es y nunca será fácil.
Decidieron iniciar una carrera profesional que requiere de enorme dosis de sacrificio y entrega personal; requiere de un espíritu estoico, con capacidad de vencer y superar las muchas adversi-dades que enfrentarán; requiere de un compromiso serio con la Sociedad, de un verdadero apostolado con la comunidad.
Ser un Oficial de la Policía Nacional les obliga a ser líderes en las comunidades donde van a ser destinados. Y esto demanda carácter, compromiso, generosidad, iniciativa, capacidad para escuchar a los demás, pasión en lo que se hace, capacidad para aprender de los errores, autodisciplina y responsabilidad. Esto es lo que nosotros llama-mos y habrán oído escuchar miles de veces en la Academia... vocación de servicio.
Hace cuatro años, cuando tomaron la decisión de incorporarse a la Academia Walter Mendoza, es probable que muchos de ustedes no hayan tenido una idea totalmente clara del compromiso que en ese momento estaban adquiriendo; estaban tomando una de las decisiones más importantes de su vida, que determinará el futuro de sus vidas y la de sus familiares más cercanos.
Hoy, cuatro años después, estoy totalmente segura que cada uno de ustedes conoce perfectamente la Carrera que han elegido, y el compromiso que han asumido. Ustedes, compañeros y compañeras Gra-duandos, han sido formados en las diversas disci-plinas del saber policial, lo que les ha dado elementos adecuados para enfrentar con éxito la cada vez más compleja función policial.
Pero la formación del y la policía no finaliza al salir de la Academia; me atrevería a decir que es ahora que recién comienza, porque para ejercer la función policial no es suficiente la conceptua-lización teórica ni la adquisición de habilidades y destrezas. Para ejercer la función policial, es necesario lograr transmitir elementos de juicio, experiencias, vivencias, valores y principios institucionales, que sólo es posible alcanzarlos mediante un esfuerzo sostenido durante todos los días, de todos los años que dure su Carrera Policial.

Por eso hemos dicho en reiteradas ocasiones que la Escuela es la Policía, no la Academia, y que el sistema educativo policial concibe a la insti-tución como una escuela a lo largo de toda la vida, teniendo sí, a la Academia como el motor de arranque y sostenibilidad activa de la educación policial.
El doctor Juan Bautista Arríen, una de las personas, a mi juicio, con más experiencia en el campo educativo en Nicaragua, y que tenemos el lujo de tenerlo incorporado al grupo de asesores civiles de la Academia de Policía, afirma: “La Policía es posiblemente la Institución que está en un aprendizaje constante, derivado de su servicio diario a la comunidad, y del contacto con todo aquello que destila de la vida ciudadana a través de múltiples formas, la mayoría de ellas antisociales y peligrosas.
La vida policial es el proceso formador más dinámico que existe; el proceso que hunde sus raíces en la experiencia cruda y ruda; el proceso que deja enseñanza y aprendizajes que la con-vierten en una escuela activa sin cesar; el proceso, en el que se conjugan, el conocimiento, la experiencia, la rigidez institucional y la responsabilidad creativa de sus miembros; el proceso, en el que los afectados por la labor y acción de la Policía, son Seres Humanos, con sus derechos, pasiones, errores, atropellos y crímenes.”
El proceso a través del cual, cada Policía y desde él, el conjunto de ellos visibiliza en su actuación la globalidad de la Institución. Es el proceso donde el aprendizaje es connatural con la cotidianeidad, y donde ese aprendizaje se proyecta en la vida de la sociedad.
Jóvenes Oficiales, en este proceso educativo- formativo, ponemos especial énfasis en la mística institucional, en los valores y principios de actuación plasmados en la Doctrina policial. Esos principios y valores aquilatados en estos 30 años de crecimiento y desarrollo como Institución, y sellados con la sangre de centenares de hombres y mujeres que han entregado sus vidas en el cum-plimiento del deber, incluyendo a nuestros her-manos egresados de la Primera Promoción de Cadetes, Allan Félix Torres Sobalvarro y Pablo Antonio Bonilla Urbina, quienes cayeron en cum-plimiento del deber en Jinotega y en Chontales.

Estos valores y principios constituyen para no-sotros, policías, nuestro principal tesoro, y son para ustedes jóvenes Oficiales, el sustento de la herencia que hoy reciben al ingresar a las filas de la Policía Nacional. Sólo esto nos permite comprender y vivir el servicio a la Patria desde la perspectiva del policía, como un privilegio reservado a hombres y mujeres templados en el cumplimiento del deber, más allá de las obli-gaciones que imponen las leyes y los reglamentos internos, entregando la vida si es necesario al servicio de los demás.
Deben tener siempre presente, que ustedes son un símbolo en su comunidad, y que en su condición de Oficiales de Policía, mantendrán a lo largo y ancho de nuestro país un contacto diario y permanente con los hombres y mujeres de nuestra Nicaragua, que esperan de ustedes, que esperan de nosotros, encontrar esa fuerza rectora que encauce el desenvolvimiento armónico de sus acti-vidades y garantice su seguridad.
Un Oficial de Policía debe, con sabiduría y equilibrio cumplir las misiones encomendadas, analizando la situación operativa y cuidando a sus compañeros. Un Oficial de Policía, en el puesto que le sea asignado debe actuar con coherencia y consecuencia; es más, debe saber encantar con su presencia a la comunidad.
Un Oficial de Policía, debe distinguir los mo-mentos y saber transitar del mundo táctico hacia el operativo, y luego al estratégico. Un Oficial de Policía, conoce que en la vida privada prima el principio de la autonomía, donde se puede hacer todo, menos lo prohibido, a diferencia de nuestro mundo... la vida pública, en la que prima el principio de legalidad, donde hemos de hacer solamente lo que nos es permitido. Un Oficial de Policía asume cualquier misión, aún sabiéndose carente de alguna competencia, porque la comple-menta con otro compañero y compañera, y fomenta el trabajo en equipo.
Un Oficial de Policía es esto y mucho más; es ese hombre y esa mujer que a pesar de las limita-ciones, de las dificultades, de la escasez y de lo incierto, posibilita que las cosas sucedan, y que se hagan bien, a la luz de los principios y valores institucionales. Este es el reto de ustedes, jóvenes Graduandos. Este es el íntimo compromiso entre el Policía y la Patria, expresado en el saludo reverente que cada uno de ustedes acaba de hacer al besar nuestro Pabellón Nacional; esto es lo que esperamos de ustedes, su Jefatura, su familia y su pueblo.
A sus familias, especialmente a sus madres, queremos saludarles con mucho cariño; como madre, abuela y Policía, entiendo que tener un hijo o una hija prestando servicio en la Policía Na-cional, conlleva en el alma una gran contra-dicción: por una parte la preocupación por la permanente exposición al riesgo; pero por otra, un sentimiento de satisfacción y orgullo por el rol social que han asumido sus hijos y sus hijas.
Queridos familiares de nuestros nuevos Oficiales de Policía, quiero decirles que sus hijos e hijas hicieron la elección correcta, y que ellos no están, y ya nunca más estarán solos, porque les respalda una gran familia... la Policía Nacional.
Felicitaciones especiales a los inspectores José Daniel González Calero, Daniel Gómez Gutiérrez y Juan Gabriel Bustos, por haber sobresalido y alcanzado el Primero, Segundo y Tercer Expediente respectivamente. También quiero reconocer la entrega y dedicación de nuestro cuerpo docente de la Academia de Policía; ustedes son parte fundamental del proceso enseñanza-aprendizaje de los hombres y mujeres policías de Nicaragua.
Y finalizo diciéndoles a ustedes, Oficiales que se gradúan hoy, que ha llegado el momento de demostrarle a la Patria, de qué y para qué están hechos. Sigan el camino del Honor, la Seguridad y el Servicio, como lo señala nuestro lema insti-tucional. La vida policial recién comienza para ustedes, pongan en ella el corazón. Le ruego a Dios que los bendiga, y que puedan siempre, siempre, en todos los momentos de esta Carrera Policial, alzar sus frentes con orgullo, con honor y dignidad. Muchas felicidades.
  1   2

similar:

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconTrabajo de graduacióN (Logo 7 cms. Dm.)

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconResumen capitulo XII. Funcionalismo estadounidense

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconPrograma XII congreso nacional de verano

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconXii congreso Nacional de estudiantes de Biología

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconЛ ингвистично кенгуру 2013 г. Национален кръг испански език XI – XII клас

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconEl establecimiento de alfonso XII como rey, y el funcionamiento del...

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconDirección de promoción y prevencióN

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconDirección de Promoción y Prevención

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconDirección de promocion y prevencióN

Xii graduación de Cadetes y III promoción de la Licenciatura en iconDirección de promocion y prevencióN




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com