El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron




descargar 188.42 Kb.
títuloEl 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron
página3/7
fecha de publicación06.03.2016
tamaño188.42 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

El cerebro y la música


Francisco Delahay y Sergio de Régules

Sabemos que todas las sociedades humanas tienen música y que las habilidades musicales se manifiestan desde las primeras etapas del desarrollo de los niños. Pero desde el punto de vista evolutivo, el origen de la música es un misterio.

Los instrumentos musicales más antiguos que se conocen se encontraron en las cuevas de Isturitz, en Francia, y de Geissenklösterle, en Alemania. Se trata de unas flautas hechas de hueso de ave que datan de hace unos 32 000 años. ¿Para qué usaban la música los habitantes de esas cuevas?

No hay manera de saberlo porque la música no deja rastros duraderos una vez que se acaba. Pese a todo, podríamos imaginarnos algo así: un grupo de humanos primitivos lleva a cabo sus actividades cotidianas. En las proximidades de la cueva las mujeres recogen frutos, algunas con criaturas en brazos. Los niños juegan cerca de ellas. Los hombres vigilan, arma en mano, antes de irse a cazar. Un bebé llora. Su madre le canta para tranquilizarlo. Se oyen otros sonidos: el viento pasando entre las hojas de los árboles, pájaros, el rugir de algún felino. Detrás de un árbol un hombre toca la flauta para una mujer. Cae la noche. A la luz de la fogata suena el golpeteo rítmico de un instrumento de percusión hecho de corteza de árbol. Un anciano repite monótonamente un cántico que embelesa al grupo. Todos bailan mientras tocan las flautas de hueso. El placer de la actividad coordinada genera un ambiente de camaradería que deja a los participantes extasiados.

Un misterio


Hay quien expresa su identidad por medio de su atuendo y usa la ropa como si fuera una tarjeta de presentación. Otras personas se definen por lo que leen: se puede obtener mucha información acerca de ellas examinando el contenido de sus libreros. Pero no todo el mundo les da importancia a la moda o a la lectura, ni confía su imagen personal a su vestuario o a su biblioteca. Una expresión de identidad más común es la música que escuchamos. Si te pareces a nosotros —y estamos casi seguros de que en esto sí—, entre tus pertenencias más personales se encuentra tu colección de música.

La música nos gusta por diversas razones, pero sobre todo porque inspira emociones, desde la oleada de placer abstracto que nos pone la carne de gallina sin saber por qué, hasta la nostalgia del recuerdo que nos evoca. Tanto significado emocional le damos a la música que es fácil ponerse sentimental y no apreciar el enigma que entraña. Charles Darwin lo expresó por primera vez en 1871, en su tratado sobre el origen de los humanos: "Puesto que ni la capacidad de disfrutar ni la de producir notas musicales tienen la menor utilidad para el hombre en sus hábitos cotidianos, hay que clasificarlas entre las facultades más misteriosas de las que está dotado". No es que Darwin desdeñara la música ni las distintas funciones que cumple (ambientación para rituales, bálsamo del alma, herramienta para el cortejo). El padre de la evolución se refi ere más bien a que no es de ninguna manera evidente que las facultades musicales nos confieran a los humanos ventajas en el juego de la supervivencia: no nos sirven para defendernos de las fieras, ni para cazar a nuestras presas; no calientan nuestro hogar, no nos ayudan a obtener agua ni cuidan nuestros cultivos. Desde el punto de vista evolutivo el origen de la música es un misterio.

Para qué sirve la música


La mayoría de los investigadores que buscan el origen de las habilidades musicales se basan en dos hechos observados y una suposición. Los hechos observados son que todas las sociedades humanas conocidas hasta hoy tienen música y que las habili- dades musicales se manifiestan desde las primeras etapas del desarrollo de los niños. Un bebé de dos meses ya discrimina entre sonidos considerados agradables y sonidos que para la mayoría son desagradables, además de ser capaz de recordar melodías escuchadas varios días antes. De aquí se puede concluir que la música es innata: nacemos dotados para apreciarla sin que nadie nos enseñe. La suposición que men- cionamos es que las habilidades innatas son adaptaciones en el sentido evolucionista del término —capacidades que dan a los organismos que las poseen mayores probabilidades de procrear y que, por lo tanto, van cundiendo en la población al paso de las generaciones hasta que sólo quedan individuos con esas capacidades. Dicho de otro modo, si la evolución nos ha dotado de cerebros musicales, debe ser porque la música confirió a nuestros antepasados alguna ventaja en el entorno en que vivían.

Así pues, indagar acerca del origen de las facultades musicales equivale a buscar qué ventajas da la música a un grupo de homínidos en las llanuras primitivas. Hay quien alega que la música servía para mantener unido al grupo, lo cual tiene ventajas más o menos evidentes para unos organismos que tienen que defenderse de fi eras más fuertes y veloces que ellos, y que han de dar les cacería para obtener alimento. Darwin, por su parte, pensaba que la música en los humanos surgió como herramienta para el cortejo, igual que la cola del pavorreal y el canto de muchas aves (opinión hoy minoritaria: si la música fuera de origen sexual, ¿por qué cumple tantas otras funciones y aparece en actividades tan diversas?).
1   2   3   4   5   6   7

similar:

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconCarli, S. (Comp.) y otros. De la familia a la escuela. Infancia,...

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconEdcouch Elsa High School Walkout Participants Roster

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconYale Peabody Museum-pier-clais 2012 Summer Institute for High School Teachers

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron icon1. El macrófago es una célula perteneciente al sistema inmunitario...

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron icon1. El macrófago es una célula perteneciente al sistema inmunitario...

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconRturo Bricoux se interesaba ya por las palomas en la época de sus...

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconUna de las definiciones más divulgadas internacionalmente en la actualidad,...

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconEn este artículo, Marvin Harris habla sobre el enigma del cerdo y...

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconThe classical management school la escuela de gestión clásica

El 20 de abril de 1999, Eric Harris de 18 años y dylan Klebold de 17 llevaron a cabo una balacera en su escuela preparatoria, la Columbine High School, en Littleton, Colorado, en la que asesinaron a 12 de sus compañeros y a un maestro, hirieron a otros 23, y después se suicidaron iconEscuela: Preparatoria udes




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com