Facultad de Medicina, unam




descargar 16 Kb.
títuloFacultad de Medicina, unam
fecha de publicación10.03.2016
tamaño16 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
Facultad de Medicina, UNAM.

Enfoque Médico Social de la Salud

Rodríguez González Mario Raúl
OBESIDAD

El sobrepeso y la obesidad definidos según la Organización Mundial de la Salud (OMS) son “la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”1 y se puede cuantificar fácilmente mediante el Índice de Masa Corporal. Sin embargo este enfoque médico queda pobre si se analiza lo que conlleva al tipo de alimentación que desencadena este estado. Diversos autores analizan la alimentación desde un punto de vista sociológico, económico y cultural, además del médico-biológico; Bertrán Vilá menciona que los niveles de pobreza en México de casi el 70%, además de la variedad de grupos étnicos “hacen que el acceso a los alimentos, tanto en términos económicos de producción, distribución y compra, como en términos de la accesibilidad cultural sea muy diversa.”2 Analizando esto, nos damos cuenta que, aunque la globalización ha logrado una distribución general de mercancía, en este caso alimentos, no sólo influye el dinero en su adquisición, sino las costumbres de cada grupo dentro de la población. Así, no tendrá la misma alimentación un campesino, acostumbrado al frijol y la tortilla, a un obrero de ciudad que, aunque gane lo mismo, tiene acceso a alimentos industrializados y de bajo costo, aunque de alto contenido energético.

Antropológicamente, la alimentación ha adquirido una gran importancia en cada pueblo. Francisco Bulnes, explicado por Bertrán desarrolló “la teoría dietética de la raza, que sostenía que la inferioridad y superioridad raciales se daba según el alimentos básico preponderante, ya fuera trigo, arroz o maíz.”3 Siendo los Estadounidenses y Europeos superiores por comer trigo y lo indígenas inferiores por consumir maíz, denotando así como el tipo de alimentación influye en la clase social que uno puede ser considerado. Complementando esta idea, Fausto Guerra menciona que “los productos de baja calidad son dirigidos a los sectores con menor poder adquisitivo. Cuanto más bajo es el poder de compra del público al que se dirige, más alto es el contenido de grasas, azúcares y aditivos”4, generando así la paradoja de la alimentación: Entre menor poder adquisitivo tenga una persona mayor será el riego de sufrir obesidad.

En cuanto al significado de las condiciones físicas del cuerpo Gracia-Arnaiz menciona que “Para algunos individuos el riesgo de engordar no consiste en contraer una obesidad mórbida, sino en dejar de tener un cuerpo socialmente aceptable y, pese a ello, otras personas gordas no se inquietan por su sobrepeso, sino que hacen de éste una razón para exigir el reconocimiento institucional de su particularidad”5. Con esta idea se deja de lado el pensamiento meramente biológico y se adentra en la psicología de la auto-aceptación como persona y la necesidad de ser reconocido en un grupo pese a las diferencias de la concepción estética del cuerpo humano. Además el acto de comer no incluye sólo el punto mecanicista de ingerir alimentos para adquirir energía, sino que conlleva un significado mucho mayor dentro de la tradición cultural, por ejemplo, al ofrecer grandes y diferentes tipos de comidas en reuniones y festividades, incluyendo la ya mencionada diferencia entre alimentos de fácil o difícil acceso, y como consecuencia, la variedad de platillos, sean tradicionales o de la alta cocina.

Desde el punto de vista socio cultural se menosprecia a las actitudes de glotonería y se reivindica el valor de la delgadez corporal, influyendo en la alimentación individual en base a estas ideas. Sin embargo, el sistema capitalista, enfocado en el sistema de salud y la economía que interviene en éste, también cuantifica el gasto que se requiere para atender a las personas obesas con las subsecuentes enfermedades que genera este estado, haciendo necesario realizar campañas de prevención, no sólo en el hecho de la preocupación por el cuidado de la población, sino en el costo-beneficio, calculando el ahorro que se esperaría de no tener personas con patologías derivadas de una mala alimentación, convirtiéndolo en un problema de salud pública nacional, no sólo de México, sino de cualquier país que la padezca.

Dentro del mismo tema, ahora también influye el conocimiento del genoma humano, y ya conocido dentro de él, el genoma del mexicano, cuyos resultados apuntan a una predisposición biológica a sufrir ciertos padecimientos, entre ellos la obesidad y el más recientemente descubierto gen de la Diabetes, preocupando con la suposición de que por nuestra genética todos sufriremos de dichas enfermedades. Sin embargo, en el análisis coloquial se olvida el papel que juegan los factores ambientales en la activación de estos genes, como ya hemos mencionado varios. En este mismo tema podemos retomar la hipótesis del “genotipo del ahorro” que, según Neel citado por Fauto Guerra, “refiere que los obesos pobres podrían haber desarrollado un mecanismo de adaptación metabólica. Esta hipótesis postula que las poblaciones expuestas a periodos de hambruna, en el cual el organismo se acostumbra a guardar y metabolizar menos nutrientes como una forma de protección y cuando esos grupos logran disponer de alimentos en forma regular, el organismo tiende a almacenar energía en forma de grasa, expresándose finalmente como obesidad.”6

Dentro de este contexto se plantea que en el sistema de salud debe realizar una atención integral a los pacientes con problemas de obesidad, que no se enfoque sólo en la medicalización, dieta y ejercicio; sino que vaya más allá planteando una educación adecuada sobre los alimentos saludables que pudieran ser adquiridos, así como de una reflexión del paciente, basada en conocimiento y auspiciada por los médicos, del estilo de vida que se plantea en su marco socio-cultural y, de ser el caso, tener la capacidad de cambiar aquellas costumbres que propicien la mala alimentación tanto en calidad como en cantidad.
Referencias:

  1. Bertrán Vilá Miriam. Acercamiento antropológico de la alimentación y salud en México. Physis Revista de Saúde Coletiva, Rio de Janeiro, 20 [ 2 ]: 387-411, 2010.

  2. Fauto Guerra Josefína et al. Antecedentes Históricos sociales de la obesidad en México. Investigación en Salud, Vol. VIII • Número 2 • Agosto 2006.

  3. Gracia-Arnaiz Mabel. Comer bien, comer mal: la medicalización del comportamiento alimentario. Salud pública de México, vol.49, no.3, mayo-junio de 2007.

  4. Navas López Julia et al. La otra cara de la obesidad: reflexiones para una aproximación sociocultural. Ciencia & Saúde Coletiva, 19(6): 1721-1729, 2014.

  5. Tejero María. Genética de la Obesidad. Bol Med Hosp Infant Mex, Vol. 65, noviembre-diciembre 2008.

  6. Obesidad Y Sobrepeso. Nota descriptiva N° 311. Agosto de 2014. . [Fecha de consulta: 18 Noviembre 2014]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

  7. Emir Olivares Alonso. Descubren en mexicanos gen de alto riesgo para diabetes tipo 2. La jornada [En línea] Jueves 20 de marzo de 2014. [Fecha de consulta: 18 Noviembre 2014]. Disponible en: http://www.jornada.unam.mx/2014/03/20/ciencias/a02n1cie

1 Obesidad Y Sobrepeso. Nota descriptiva N° 311. Agosto de 2014. Consultado en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

2 Bertrán Vilá Miriam. Acercamiento antropológico de la alimentación y salud en México. Physis Revista de Saúde Coletiva, Rio de Janeiro, 20 [ 2 ]: 387-411, 2010.

3 Ibíd.

4 Fauto Guerra Josefina et al. Antecedentes Históricos sociales de la obesidad en México. Investigación en Salud, Vol. VIII • Número 2 • Agosto 2006.

5 Gracia-Arnaiz Mabel. Comer bien, comer mal: la medicalización del comportamiento alimentario. Salud pública de México, vol.49, no.3, mayo-junio de 2007.

6 Fauto Guerra Josefina et al. Antecedentes Históricos sociales de la obesidad en México. Investigación en Salud, Vol. VIII • Número 2 • Agosto 2006.

similar:

Facultad de Medicina, unam iconInvestigación: Laboratorio de Neurofisiología de la facultad de medicina de la unam 1996- 1998

Facultad de Medicina, unam iconFacultad de química, unam

Facultad de Medicina, unam iconFacultad de química, unam

Facultad de Medicina, unam iconFacultad de química, unam genética y biología molecular (1630) Patricia...

Facultad de Medicina, unam iconFacultad de química, unam genética y biología molecular (1630) Patricia...

Facultad de Medicina, unam iconFacultad de química, unam genética y biología molecular (1630) Patricia...

Facultad de Medicina, unam iconFacultad de medicina veterinaria y zootecnia

Facultad de Medicina, unam iconUniversidad del salvador facultad de medicina

Facultad de Medicina, unam iconFacultad de medicina, enfermeria, nutricion y tecnologia médica

Facultad de Medicina, unam iconDepartamento de Ciencias Clínicas de la Facultad de Medicina Veterinaria...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com