Lo mejor del domingo




descargar 287.03 Kb.
títuloLo mejor del domingo
página10/17
fecha de publicación25.03.2016
tamaño287.03 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   17

MI ERROR


Daniel Coronell

Trato de acertar siempre pero esta vez me equivoqué. No puedo ofrecerles infalibilidad, pero sí garantizarles que cuando cometa un error lo reconoceré.

Cometí una equivocación que admito ante ustedes. Hace dos semanas en la columna titulada ‘Secretos de suegra’ hice una afirmación inexacta que hoy rectifico y que quiero explicar ante los lectores. Dije que doña María Clara Fernández de Soto Saavedra de Dávila, condenada por el caso Agro Ingreso Seguro y ex suegra de Valerie Domínguez, pagaba $58.108 como impuesto predial por una hacienda de 777 hectáreas. Esa información no es cierta. Es el resultado de una interpretación errónea de un documento.


La factura de impuesto predial, en la que me basé, no corresponde -como lo creí de buena fe- a la totalidad de la hacienda sino a uno de los lotes en los que fue dividida.

Debo decir, eso si, que varios lotes de la empresa familiar de doña María Clara en Ginebra, Valle, gozan de prediales absurdamente bajos. Cinco terrenos de más 4 mil metros cuadrados cada uno, pagan entre 21 mil y 26 mil pesos anuales de impuesto predial. (Ver Los 5 prediales)

Sin embargo el área mayor de la antigua hacienda paga $6.392.962. Un impuesto bajo con relación al valor comercial de la propiedad pero comparable con el cobrado a otras fincas de la región. (Ver Predial 6.392.962)

Ahora quisiera explicarles cómo trabajo usualmente y cómo cometí este lamentable error.

He tratado de no proceder con prisa en una investigación periodística. A veces tardo meses en encontrar un dato y con frecuencia termino viendo publicados en otros medios los temas que he estado investigando. He preferido perder primicias a apresurarme.

En el caso de ‘Secretos de suegra’ traté de ser igualmente riguroso en la verificación, pero fallé en la interpretación del documento principal.

Conocí la factura del aparente impuesto predial de la Hacienda Santa Bárbara, seis semanas antes de la publicación de la columna. Encontré que el tema podía tener interés periodístico y lo primero que hice fue cerciorarme de que se tratara de un documento auténtico. Lo era, correspondía a la liquidación efectuada por el municipio de Ginebra, en el Valle del Cauca.

También decía que la dirección era una Vía y supuse que se trataba de una forma de describir la ubicación del predio por aproximación y no de su descripción. De la misma manera que la dirección de una finca no puede ser “finca”. Esa fue también la interpretación de un ingeniero catastral y geodesta a quien consulté un mes antes de la publicación. Él concluyó que se trataba de una hacienda. Me dio un argumento contundente: las vías -por ser bienes de uso público- no pagan predial y por consiguiente no podía existir un cobro de impuesto predial para ese tipo de inmueble. (Ver Vía)

Según la factura, el área total del predio era el número 777 seguido de cuatro ceros. Tanto el experto como yo entendimos que eran 7 millones 770 mil metros cuadrados, es decir 777 hectáreas. Esa extensión de tierra avaluada en apenas $3.201.000 ocasionaba que el impuesto pagado por la propiedad fuera de menos de 30 dólares al año. (Ver Área)

Los hechos son diferentes.

El lote fue cedido hace años a Ginebra pero inexplicablemente no figura aún a nombre del municipio en los documentos legales que sustentan el predial. Germán Andrés Rodríguez, asesor jurídico de la alcaldía de esa población, lo explica así: “es uno de esos predios que se encuentran a nombre del municipio pero no se ha hecho el cambio de propietario en la base de datos del Agustín Codazzi” (Ver video Germán Rodríguez)

El área es de 777 metros y corresponde a una vía. Legalmente la factura de predial no debería existir. Una vez descubierta la inconsistencia, una periodista que me ayudó en esta investigación, le preguntó al tesorero municipal de Ginebra, Hernán Ramírez, ¿Quién debía pagar ese predial?, él respondió: “No nadie. Porque esto esta a nombre del municipio, lo que no esta es legalizado en documentos”. (Ver video tesorero municipal)

Basado en el documento oficial, que reflejaba esas imprecisiones, cometí el error de interpretación por el cual ofrezco hoy mis excusas a doña María Clara Fernández de Soto Saavedra de Dávila, a sus familiares y a los lectores.

Trato de acertar siempre pero esta vez me equivoqué. No puedo ofrecerles a ustedes la infalibilidad, lo que si puedo garantizarles es que cuando cometa un error lo reconoceré públicamente como lo estoy haciendo hoy.

ECONOMIA

EL ESPECTADOR

RESULTADOS PREVISIBLES

Eduardo Sarmiento

En los últimos meses el país se ha visto abocado a grandes sorpresas sobre eventos previsibles. El unanimismo conduce a pintar panoramas perfectos y realizar grandes despliegues para ocultar los desaciertos. No es posible evitar los resultados negativos mientras los gestores de política no los prevean.
Tanto el Gobierno como los centros de estudios cercanos preveían al principio del año que la economía crecería por encima de 5% y que el desempleo bajaría a un dígito. Los signos incontrovertibles de deterioro llevaron a modificaciones menores de las proyecciones oficiales, pero sin explicar las causas y mucho menos modificar las políticas.

La información más reciente de la industria y el empleo muestra una realidad muy distinta. La caída de la actividad industrial por varios meses, que en un principio se concentraba en los automóviles, se ha extendido a todos los sectores. En septiembre las dos terceras partes de los subsectores registraron índices negativos. El rubro de materiales de construcción descendió 4,5% y los despachos de cemento 6%. El comercio y los servicios decaen en forma persistente. Las exportaciones y las importaciones dejaron de crecer. El mayor retroceso se presenta en el empleo. Luego de crecer al 6% al final del año pasado, en la actualidad apenas lo hace al 1%. El desempleo ha vuelto a colocarse por encima de 10% y la mayor parte de los nuevos empleos se crean en la informalidad.

La evolución de la economía deja al descubierto la baja capacidad anticíclica de la política monetaria y fiscal. La respuesta es prácticamente nula para contrarrestar las caídas de la producción y el empleo. En 2011 siguieron una amplia política de expansión del crédito que impulsó la actividad productiva y el empleo, pero no era sostenible. Tan pronto las instituciones financieras advirtieron el decaimiento de la actividad productiva y el enrarecimiento de la cartera, procedieron a recortar el financiamiento. Así, los choques provenientes del debilitamiento de la economía mundial y del TLC se vieron acentuados por la restricción del crédito. Como era apenas obvio, la actividad productiva y el empleo han venido cayendo ante la sorpresa del Banco de la República y el Gobierno.

Los hechos han venido a confirmar la incoherencia del modelo de inversión extranjera, revaluación y déficit en cuenta corriente. La compensación de sus efectos contractivos con la ampliación del crédito genera ciclos e impide la regulación de las alteraciones externas. Cuando la tasa de interés baja y la actividad productiva evoluciona a toda marcha, el crédito se dispara, y cuando la tasa de interés sube y la economía opera a media marcha, el crédito decae.

En cierta forma, se replica la experiencia de América Latina, y ahora de Europa, que muestra que las políticas monetarias y fiscales no están en capacidad de regular las economías con tipo de cambio apreciado y anclado. No será fácil salir de la encrucijada actual mientras no se limite la entrada de inversión extranjera y se intervenga en forma abierta para devaluar el tipo de cambio.

El retroceso de la actividad productiva no ha logrado conmover a los autores de la reforma tributaria. Luego de los debates de los últimos veinte días, ha quedado al descubierto que la reforma reduce los gravámenes a las empresas y los compensa con una elevación de las tarifas efectivas de renta para las personas con ingresos mayores a cinco millones de pesos. En razón de que las personas naturales ahorran menos que las empresas, el expediente acentuaría las tendencias recesivas y la baja de empleo. El desempeño insatisfactorio de la economía se expandiría en el próximo año.

LAS 'SEIS HORAS' DE LOS PENSIONADOS

Mauricio Botero Caicedo

Utilizar un desfile hipotético como alegoría para ilustrar la monstruosa inequidad del sistema pensional colombiano es oportuno. La alegoría no es cosecha de quien escribe esta nota, sino la creación del recientemente fallecido economista holandés Jan Pen, denominada el Desfile de los enanos.

En nuestro desfile, cuya duración sería seis horas y tendría lugar en el ‘Autódromo de Tocancipá’, asumimos que el colombiano medio mide 1,6 metros y su ingreso promedio anual (de acuerdo con cifras del Economist) es de $13’500.000 (US$7.500). Para resaltar las diferencias de ingresos, en vez de billetes, utilizaremos variaciones en la altura promedio de 1,6 metros; y el tiempo que duren los pensionados desfilando representa el número relativo, de cada grupo, en el total de los participantes.

De las 4’630.100 personas en edad de pensionarse, arrancan el desfile los 3,3 millones de colombianos que no tienen pensión. Los ingresos de estos desdichados no pasan de los $50 mil mensuales, menos de un dólar diario, siendo sus entradas 22,5 veces menores que el colombiano medio. Por ende, su tamaño relativo es de sólo siete centímetros, la mitad de una botella de gaseosa. De las ‘Seis Horas’, este grupo va a desfilar durante cuatro horas y diecinueve minutos.

Los espectadores, extenuados de ver estos diminutos compatriotas, y faltando una hora y 41 minutos para finalizar el evento observan que se une al desfile un grupo de 1’300.000 personas cuya pensión promedio ronda el salario mínimo, es decir, $550 mil mensuales, $6’800.000 al año (US$3.778). Al ser el ingreso de estos pensionados la mitad del ingreso promedio del colombiano, su estatura es sólo 80 centímetros (el tamaño de un niño pequeño).

Quedando sólo dos minutos con 22 segundos, la emoción invade el Autódromo cuando entran en pista los más favorecidos (en su totalidad compuestos por funcionarios de nivel alto del Estado), cuyas pensiones rondan los $3 millones mensuales, o sea $36 millones anuales. Estos afortunados, cuyo número es 27.000, miden cuatro metros y 27 centímetros (la altura de una casa de dos pisos) desfilan durante dos minutos y cinco segundos.

Con sólo 17 segundos para terminar el desfile empiezan a pavonearse, ante los delirantes aplausos de todos los asistentes, los verdaderos privilegiados de esta nación: los exrepresentantes, los exsenadores y los exmagistrados que, indistintamente cuánto tiempo hayan permanecido en sus cargos, disfrutan a los 60 años de jugosas pensiones, cuyo promedio anual es $167 millones, pensión que es 12,4 veces mayor que el ingreso promedio del colombiano. Estos gigantes miden veinte metros cada uno (equivalente a un edificio de ocho pisos) y al ser sólo 3.000 privilegiados, galopan raudos y veloces en escasos 13 segundos.

El plato fuerte (los auténticos ‘cacaos’ del sistema pensional) vienen de último y sólo duran 4,2 segundos recorriendo el trayecto. Su número es cercano a las 100 personas y está compuesto por los expolíticos y exmagistrados que con base en argucias, triquiñuelas y otras oscuras maniobras han logrado elevar sus pensiones a cerca de $30 millones mensuales, $360 millones anuales. Estos ingresos, 26,7 veces mayores que las del colombiano medio (60 veces más que la pensión mínima), los coloca a una altura de 42,7 metros (la altitud de un edificio de 17 pisos).

Los espectadores están anonadados: en seis horas han visto pigmeos de 15 centímetros y gigantes de 43 metros. Para el economista argentino Martin Lousteau, “ahora se entiende por qué a algunos les cuesta tanto ver lo que pasa allá abajo…”. La inequidad para los ‘gigantes’ pasa inadvertida porque desde un piso 17 es casi imposible distinguir un gnomo de 15 centímetros. ¿Habrá, lector, un sistema pensional más inequitativo que el colombiano?

EL COLOMBIANO

TECNOLOGÍA, COSTUMBRES Y PRODUCTIVIDAD

Rudolf Hommes

El encuentro entre la tecnología de información y las costumbres y prácticas comerciales genera una gran ineficiencia. Si alguien ha tratado de comprar por Internet un pasaje en una de las aerolíneas colombianas, por ejemplo, sabe a lo que me refiero.

Uno cree que compra el pasaje, pero puede que no lo haga porque la compra está sujeta a que le aprueben el pago con la tarjeta de crédito, o peor aun, a que le aprueben la transferencia electrónica de su banco. Si esta aprobación no ocurre es posible que el comprador llegue al aeropuerto y descubra que no tiene ni pasaje ni cupo porque ni la aerolínea ni el banco le informan.

Si alguien hace un pago por Internet puede estar ingresando al purgatorio. La persona realiza el giro y no tiene constancia de que lo hace. Debe estar verificando la lista de transacciones hasta que le aparece la transacción, no siempre en la fecha en la que se realizó. Y en el lado receptor, hay bancos que no les avisan a sus clientes los giros que ingresan a sus cuentas y continúan mandando notas de cobro.

Si el receptor es una empresa de servicios públicos, esto puede dar lugar a la suspensión del servicio y a la exigencia de que se compruebe el pago, lo que a veces se puede hacer cuando llega el extracto del banco que efectuó el giro. Pero algunas de esas empresas exigen un "recibo de pago" con el sello de la empresa, que no existe.

Si usted registró un número de celular en el banco que le expidió la tarjeta de crédito hace años, y ya no se acuerda qué número era, está perdido. No le pueden renovar la tarjeta ni enviar a alguien con la nueva a que le tomen los datos, pero sí le siguen cobrando la cuota mensual aunque usted no pueda usar la tarjeta. Tampoco le permiten cancelarla por teléfono (cancelar una tarjeta de crédito en Colombia es casi imposible).

Irremediablemente debe acercarse a la oficina más cercana, donde la primera reacción de la empleada que lo atiende es tratar de deshacerse del problema y de usted, exigirle una carta o enviarlo a alguna otra oficina, hasta que se ve obligado a preguntar si es necesario llamar a Fulanito (presidente del banco), invocando su nombre sin el doctor por delante para que crean que lo conoce, lo que provoca una llamada por teléfono, cuchicheo y una solución inmediata.

Todo esto se puede evitar si al momento de expedir la tarjeta la pregunta de seguridad que se le hace al cliente es algo más permanente como el nombre de pila de su abuelita o el del perro.

Si esto sucede con los bancos que supuestamente son del "sector moderno" de la economía, la experiencia con el sector de seguridad social puede ser aún peor. Llenar un formulario de afiliación de un empleado implica obstáculos insuperables. Si comete algún error y quiere corregirlo, el sistema no se lo permite. Tampoco admite volver a empezar porque se traba, lo que lo obliga a ir a la oficina a llenar el cuestionario.

Después de una de estas experiencias, la gente opta por volver a las colas a realizar la consignación física o a hacer la gestión, porque le resulta menos engorroso que utilizar la tecnología disponible. El costo en productividad de estas fallas de diseño de los sistemas que se derivan parcialmente de no entender la cultura en la que operan es muy elevado y merece la atención de proveedores y de las universidades.

INTERBOLSA

SEMANA
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   17

similar:

Lo mejor del domingo iconLo mejor del domingo para reir y pensar el espectador tola y maruja

Lo mejor del domingo iconLo mejor del domingo para reir y pensar el espectador tola y maruja

Lo mejor del domingo iconLo mejor del domingo para reir y pensar el espectador tola y maruja

Lo mejor del domingo iconMagui: Damos inicio a la reunión del día de la fecha, domingo 4 de abril, del año 2010

Lo mejor del domingo iconMagui: Damos inicio a la reunión del día de la fecha, domingo 4 de abril, del año 2010

Lo mejor del domingo iconÍndice
«textos originales» que no contenga contradicciones. De copia a copia, los copistas alteraban los versículos, pensando que ellos...

Lo mejor del domingo iconPremio a la Mejor Iniciativa en favor de la utilización del Español en Medicina (iuem)

Lo mejor del domingo iconGimnasio domingo savio

Lo mejor del domingo iconFundación Educativa Santo Domingo

Lo mejor del domingo iconTécnicas de Oratoria” – Universidad Privada Domingo Savio




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com