Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul




descargar 0.73 Mb.
títuloRamtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul
página6/39
fecha de publicación05.08.2016
tamaño0.73 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   39

El arte del desapego y el amor incondicional


Ahora, el amor incondicional habita en el seno de la diosa. ¿Y por qué yo encuentro que eso es lo más hermoso que hay? Porque significa que esa mujer tiene más amor que asociación, y en el lugar de la asociación vive solamente el amor, porque eso es lo que queda cuando te deshaces de los puntales del victimismo en todos los niveles de tu vida. Y ahora digo que la diosa está sana y salva, porque de su seno fluye solamente amor. No es artificial; ella es, porque ahí no hay nada más que eso. ¿Y por qué es esto tan importante? Porque esa es la cualidad que constituye a un Cristo. Ese es el amor que cura; ese es el amor que une; y ese es el amor que alimenta. Y el amor no puede existir en un estado de apego. ¿Cuántos de vosotros entendéis? Date la vuelta y explícale a tu compañero.

Ahora, una de las razones por la que dejas intacto a ese demonio al que estás empezando a entender un poco más, es que —veámoslo de esta manera— si neutralizaras al Yo sombrío dentro de ti, te asustaría lo que serías sin él. En otras palabras, ¿cuál sería entonces el estímulo de tu conversación? ¿Cuántos de vosotros entendéis? Y también te asusta el que no tendrías una razón para levantarte cada mañana y culminar tu día con sangre, sudor y lágrimas sin tener un ataque de nervios. Piensa en esto. La gente está aterrada de desnudarse hasta llegar al límite del desapego, porque eso significa que hay un verdadero miedo a lo que puedan ser o en lo que se puedan convertir, pues han compartido una amistad verdadera y provechosa con aquello que se llama el Yo sombrío. Están ligados a los apegos. ¿Cuántos entendéis?

Ahora, ese es un concepto que acobarda. Sin ir más lejos, en este monólogo, que esta declaración —porque yo no quiero que pierdas los estribos y crees entonces un apego a la enseñanza que te acabo de dar, lo cual es siempre un riesgo—, ¿por qué no piensas entonces que quizás la razón por la que no quieres renunciar a tu pasado es que ha sido un muy buen compañero en tu presente, y ello significaría realmente tener que ser una persona diferente? Y al ser tú la persona que siempre quiere estar en control de tus apegos, eso te pone un poco fuera de control. ¿Cuántos de vosotros entendéis? Yo te digo: los santos nacen a raíz de este fuego —en verdad lo hacen— y también los maestros, gente auténtica y genuina que está en una misión divina para encontrar esa falla que ha inhibido su progreso durante milenios. La están buscando, la quieren de verdad.

¿Sabes? Tú no tienes un montón de karma. Lo que tienes es una falla —una falla— de la que te puedes adueñar, y es la falla más obvia en tu vida. Y te puedes adueñar de ella cuando sacas tu espada y derribas esas muletas que la sostienen y te das cuenta de que está vacía. Y son las muletas las que te siguen trayendo de regreso vida tras vida tras vida. ¿Entiendes?

Ahora sabemos que al hablar de una enseñanza como esa hay algunos de vosotros que no me escucháis. Tenéis lo que se dice un oído selectivo; así os perdéis muchas de mis enseñanzas. Hay espacios completos de los que no recuerdáis nada, y yo soy mucho mejor orador que eso. El oído selectivo actúa cuando no quieres escuchar lo que te estoy diciendo. Pero yo te digo: estás aquí para escucharlo; viniste aquí para escuchar lo que no quisiste escuchar antes.

Ahora, nuestro primer paso en esta resolución es que nos ha tomado todos estos años llevaros hasta un punto de conocimiento más allá de la superstición y el fanatismo, llevaros hasta el punto en que ahora ya podemos ir hasta el centro y hablar de esto sin histeria. Yo voy a seguir teniendo aquí gente histérica, porque ellos no escuchan. Ellos no escuchan la enseñanza completa ni la contemplan profundamente, ni ven por sí mismos que todos estos bloqueos están realmente vacíos, y que lo único real en ellos es la culpa. Y cuando nos deshacemos de eso, no hay nada más y todo lo que existe ahí es amor. Esa es la cualidad de Dios que estamos buscando aquí. Ese es el poder que mueve montañas. Bueno, tomó todo este tiempo traerte a este pequeño lugar para que escucharas este simple mensaje; y es así de sencillo.

¿Qué tan difícil será entonces desprenderte de tus apegos? No es difícil en absoluto, mi querida gente, porque con un enfoque aplicado a la carencia sin personas, lugares, momentos y sucesos, ésta no se puede sostener como carencia, no existe. Y cuando esa iluminación ocurra, el cerebro se revolucionará para reconectar sus circuitos exactamente de acuerdo con ese entendimiento. ¿Y qué ocurre cuando te das cuenta de que no existe tal cosa en ti como la carencia o el miedo o la enfermedad o la maldad o la ignorancia, o cualquier otra cosa que quieras nombrar? ¿Qué pasa en ese momento cuando sabes eso? Todo el espacio de esa contemplación se desvanece, porque no se puede sostener a sí mismo. Y se limpia, y un poder toma posesión de él. Es un poder de espacio libre, es amor. Y es en ese lugar donde sucede lo milagroso. Lo milagroso no sucede en el pasado ni en el futuro; sucede en el momento que estás presente, en contemplación; es ahí cuando sucede el milagro. Es el único espacio donde puede ocurrir. ¿Cuál es el milagro? El milagro es abolir la mentira; y en su lugar aparece la abundancia. Siempre estuvo ahí, siempre ha estado ahí.

Y aquellos de vosotros que no oís muy bien, continuaréis protegiendo vuestra pequeña y sucia conciencia, y vuestro pequeño y sucio modo de pensar. Y seréis los poseedores de vuestro pasado, porque os da una razón para quejaros y algo por lo que trabajar, pues vosotros no creéis en mí, sino en vuestra carencia.

Y aquellos de vosotros que os aferráis a vuestro tormento —vuestro tormento imaginario, vuestra traición imaginaria, vuestra ilusoria reacción desagradable—, aquellos de vosotros que os aferráis a él, vuestra vida no será más que un infierno, no sólo por el resto de esta vida, sino por todas las vidas que vendrán. ¿Y cuál es el salario que recibimos por estar apegados a este Yo sombrío? Es que el amor por este ser erróneo se vuelve más seductor que el amor a la vida —y sus oportunidades, que nos permiten que cada día el amor a esta bestia sea más importante que el amor a la vida— y la participación en ese amor en cada aspecto, cada acción y cada pensamiento es tal que podríamos decir que estamos realmente vivos y que, en verdad, hemos vivido. Tu manera de pensar equivocada y pequeña nunca te permitirá experimentar la vida, pobre de ti.

Y nunca serás un maestro en esta escuela, porque el sueldo de la maestría es muy estricto. Demanda la conquista de uno mismo; más que eso, demanda la absolución de lo divino en nosotros. Eso significa la liberación de nuestra divinidad. ¿Y dónde está esa divinidad? Está justo en el lugar donde crees que está tu carencia. Y nuestra divinidad es la voluntad. Es la espada de la voluntad la que nos permite, como legisladores, determinar qué clase de vida queremos. Yo digo que no hay enemigo que no hay hombre ni mujer ni hay padre tan poderoso que me pueda robar mi vida y mi poder de hacer de mi vida lo que quiera. Nunca hubo nadie tan poderoso en mi vida. ¿Por qué tendría que haberlo en la tuya?

Así`pues, aquellos de vosotros que tenéis oídos, escuchad lo que he dicho y no lo interpretéis de modo diferente a como yo os lo he enseñado. Y aquellos de vosotros que queréis saber, vuestra libertad está cerca; vuestra absoluta levedad del ser está a vuestro alcance. Y no me importa quién seas, no me importa qué idioma hables, si sabes leer y escribir o si no sabes, todos somos iguales ante Dios. Y cuando todos tenemos ese momento de mirarnos a los ojos, ver nuestras limitaciones y calificar nuestra carencia por lo que la sustenta, y después deshacernos de lo que la sostiene, entonces te juro que estamos ejecutando lo divino, y todos nosotros tenemos la capacidad de hacer eso. El amor es un imán. Es magnético y poderoso. La carencia es artificial, limitada, destructiva. Así, lo verdaderamente maravilloso en esta escuela aún está por aprenderse, pero no puede aprenderse hasta que esta lección sea practicada y quede adueñada. ¿Cuántos de vosotros entendéis? Que así sea.

Entonces ahora, nuestro primer paso para abordar esto comenzó antes de esta vida, y fue el encuentro entre tú, yo y esta escuela. Ese fue el primer paso: que tú pediste y exigiste que el alma requiriera de ti en esta vida una solución que le diera sentido a tu dilema, a ese pequeño problema. Y cuando satisfacemos al alma entonces somos libres de seguir nuestro camino. Esta noche, yo he satisfecho el alma al darle a su portador consciente la información que necesita para tomar decisiones sobre esa pequeña actitud y cómo eliminarla. Yo no la puedo eliminar por ti —no es mi camino— pero yo soy tu profesor y puedo decirte que esta es la disciplina más rápida y más volátil que puedes practicar. Y te catapultará al espacio libre más rápidamente que cualquier cosa que te he enseñado hasta ahora. Y es un paso que está listo para aquellos que estén dispuestos a darlo.

Ahora, esto no parece gran cosa, pero yo te aseguro que soltar tu orgullo es en verdad algo muy difícil de hacer. Ser humilde es muy difícil, tanto para el hombre como para la mujer. El acto del perdón y la postración del Yo en el acto del perdón —postrarse, si lo visualizas» quiere decir yacer boca abajo, con los miembros extendidos, como un águila en el suelo, a merced de algo más grande, postrarse ante algo mayor— esa es la imagen que debemos ser. Lo que eso significa es que estamos deseosos de renunciar a lo que somos por algo mas grande y a sacrificarlo. No es fácil, pero a la vez sí lo es.

Y vas a descubrir que en el momento que te enfoques en ese pequeño problema o actitud —y te he prohibido conectarlo con nada del pasado, con ninguna clase de persona o con ningún tipo de suceso, ni con el tiempo, te lo he prohibido— y si bajo esa dirección te enfocas en esa pequeña actitud, te darás cuenta de que no es nada. Ahora estás aprendiendo el secreto. Y todo lo que tenemos que hacer es primero saber el conocimiento, y ahora sabes el conocimiento. Lo segundo es estar dispuesto a hacerlo.

Entonces, ¿cuándo lo haces? ¿Cuándo quieres hacerlo? ¿Esta noche, mañana por la mañana o mañana por la tarde? Tú decides. Y simplemente lo encuentras en ti mismo, y te prometo que con un poco de ayuda de tu amigo, saldrá a la superficie. Y cuando lo haga, tienes como siempre la elección de hacer algo al respecto o dejar que siga su curso. Y si te decides y haces algo al respecto, todo lo que tienes que hacer es ir a algún lugar, cerrar esos ojos —si puedes cúbrelos con una venda— llegar a un espacio de tranquilidad, trazar esa estrella9, girar esos ojos hacia atrás, tensionar tus músculos, soplar, y empezar a mover energía10. Y cuando estés listo toma esa pequeña actitud y ponla justo aquí enfrente (lóbulo frontal),1 en tu enfoque, sin ningún otro apego. Y cuando la mantengas ahí por un periodo de tiempo va a empezar a querer resbalarse, y vas a tener que soplar y traerla nuevamente a tu enfoque sin ataduras. Te prometo que en el momento que hagas eso tu mundo va a cambiar —tu vida, tu flujo de energía, y tu libertad— y la próxima vez que estemos juntos, vas a ser más viejo y más sabio. ¿Entiendes? Que así sea.

Así que todo el mundo en el curso de la historia ha hecho la pregunta proverbial: Maestro, ¿qué es el amor incondicional? El amor incondicional es aquello que siempre es. Y cuando se quita el apego, se ve mucho más brillante. No es algo que tengas que ser; es lo que tú ya eres. Y en su lugar hay ilusiones mantenidas y mentiras, y cuando nos deshacemos de ellas, el amor esta ahí. No requiere trabajo; esa es la naturaleza de nuestros seres, mi amada gente. Fuimos concebidos en él y, por lo tanto, estamos en él. Punto Cero lo es, y todo el poder que formó todas las dimensiones y todos los planos y todos los cielos es ese mismo poder. Y así, si estamos concebidos en el seno de tal amor, entonces ese debe ser el aspecto de nuestra verdadera naturaleza. Ser cualquier otra cosa es ser artificial a esa naturaleza. Y por eso tenemos aquello que llamamos la rueda de la reencarnación.

9 Una práctica común en la Escuela de Iluminación de Ramtha es dibujar una estrella de cinco puntas de color azul en cada uno de los siete sellos del cuerpo. Esta disciplina ayuda al estudiante a ser consciente de los siete sellos y a enfocarse en ellos. (Ver fig. 2.)

10 Véase C&E® en el Glosario.

11 El lóbulo frontal del cerebro es donde se mantiene el enfoque de un pensamiento y donde es dotado de poder, de manera que pueda manifestarse en la realidad. (Ver fig. 1.)

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   39

similar:

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconResumen : Hace cuarenta años, la Dra. Elizabeth Kubler-Ross en su...

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul icon¿Superdotados, “milagrosa” predisposición biogenetica o reencarnacióN?

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconRojo” en orden ascendente de de dominancia, es decir, el azul es...

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconRojo” en orden ascendente de de dominancia, es decir, el azul es...

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconPara que se produzca la muerte de la célula, tiene que haber injuria...

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconÍndice de esta digitalización
«Pulsión de muerte, narcisismo negativo, función desobjetalizante», en La pulsión de muerte

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconTomemos la noción freudiana de la “pulsión de muerte”. Hemos de abstraer...

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconRamtha líneas de tiempo el poder de cambiar nuestro destino

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconRamtha guía del iniciado para crear la realidad

Ramtha nacimiento,muerte y reencarnación el Libro Azul iconAzul X azul d= 50% azul-50% azul d




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com