El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por




descargar 181.42 Kb.
títuloEl tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por
página3/5
fecha de publicación05.08.2016
tamaño181.42 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5

La Educación a Distancia en México

En México, en el año de 1945 se inicia esta modalidad con el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio considerado la Normal más grande del mundo; por razones históricas el país tuvo que formar a más de 90.000 profesores de educación primaria en servicio que carecían del título para ejercer la docencia.

MARCO TEÓRICO
ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Los primeros antecedentes que se conocen sobre el Trastorno por Déficit

Atencional con Hiperactividad, fueron desarrollados por el médico alemán Hoffman

(1844), quien desarrolló parte importante de la sintomatología en el protagonista de

Un cuento que escribió en esa fecha. En él, se describe la conducta de un niño

Inquieto, que se caracterizaba por movimientos constantes e incapacidad de permanecer sentado.
Posteriormente, uno de los primeros acercamientos explicativos de este patrón de comportamiento en el niño, es desarrollado por el pediatra inglés George Still

(1902), quien dio la primera descripción de conductas impulsivas y agresivas, falta de atención y problemas conductuales que calificaba como defectos del control moral.

Estas son los primeros intentos por encontrar una explicación que dé cuenta del origen del fenómeno, lo que más adelante se convertirá en una explicación a partir de una causa orgánica.
Es así como a partir del año 1923, se emplea por primera vez el término Hiperkinecia por el alemán Von Ecónomo. Bergès (1990) sostiene “El problema de los niños Hiperkinéticos se relaciona con la epidemia de la gripe de encefalitis, la cual afecta a Europa luego de la primera guerra mundial y que posteriormente se expande al mundo entero.”

El autor, hablaba de niños y de adultos, que ha consecuencia de las secuelas de esta encefalitis, tenían un comportamiento que se caracterizaba primeramente por el desorden de movimientos incesantes, la incapacidad para permanecer tranquilos, para concentrarse, trastornos cognitivos de la memoria y de los aprendizajes y, finalmente, trastornos de adaptación social con dificultades para vivir en común y algunos casos de delincuencia.
El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) antes se conocía como trastorno por déficit de atención (o TDA). En 1994, se le adjudicó un nuevo nombre y se dividió en tres categorías o subtipos, cada una asociada a un patrón de comportamiento característico.

¿QUÉ ES EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD (TDAH)?

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) es una enfermedad neuro-conductual cuyos síntomas consisten en una inquietud excesiva, falta de atención y actos impulsivos. Se estima que entre el 3 y el 7 por ciento de los niños en edad escolar y alrededor del 4 por ciento de los adultos padecen TDAH.

No se ha hallado ninguna causa biológica del TDAH. Sin embargo, la mayoría de los investigadores indican que la principal causa del TDAH son los genes heredados de los padres. Por ejemplo, los estudios muestran claramente que el TDAH es una cuestión de familia: el 66 por ciento de los niños que padecen TDAH tienen un familiar que también padece la enfermedad.

El nacimiento prematuro, fumar o experimentar estrés extremo durante el embarazo, estar expuesto a sustancias alcohólicas en el útero y las lesiones cerebrales traumáticas también pueden contribuir al desarrollo del TDAH.

CARACTERÍSTICAS

Cualquier niño puede no prestar atención, distraerse con facilidad, actuar de manera impulsiva o ser hiperactivo a veces, pero el niño con TDAH muestra estos síntomas y este comportamiento con mayor frecuencia y severidad que los otros niños de su misma edad o nivel de desarrollo. El TDAH ocurre en 3-5% de los niños de edad escolar. El TDAH tiene que comenzar antes de los siete años de edad y puede continuar hasta que el niño llega a ser adulto. El TDAH ocurre en familias, con alrededor de un 25% de los padres biológicos habiendo tenido esta condición médica.
Un niño con TDAH con frecuencia muestra algunas de las siguientes características:
• Dificultad para prestar atención.
• Falta de atención hacia los detalles y comete errores por ser descuidado.
• Se distrae fácilmente.
• Pierde los materiales escolares y se olvida de entregar la asignación.
• Tiene dificultad para terminar los trabajos escolares y las asignaciones.
• Dificultad para escuchar.
• Dificultad para llevar a cabo órdenes múltiples de los adultos.
• Deja escapar las contestaciones cuando no se le pregunta.
• Impaciencia.
• Es inquieto o se agita.
• Deja su asiento y corre o trepa de manera excesiva.
• Parece que siempre tiene que estar haciendo algo.
• Habla demasiado y tiene dificultad para jugar tranquilo.
• Interrumpe o se entromete en la conversación o juegos de otros.

SÍNTOMAS

También el TDAH tiene muchos síntomas. Al principio algunos síntomas pueden parecer comportamientos normales de un niño, pero el TDAH los empeora y hace que ocurran con mayor frecuencia. Los niños con TDAH tienen al menos seis síntomas que comienzan en los primeros cinco o seis años de sus vidas.

Los niños que tienen TDAH pueden ser:

1. De tipo inatento, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:

  • Incapacidad para prestar atención a los detalles o tendencia a cometer errores en los trabajos escolares u otras actividades por simple descuido

  • Dificultad para mantener la atención de forma continua en las tareas o en los juegos lúdicas

  • Aparentes problemas de audición

  • Dificultad para seguir instrucciones

  • Problemas de organización

  • Desagrado y/o tendencia a evitar las actividades que requieren esfuerzo mental

  • Tendencia a perder objetos, como juguetes, cuadernos o deberes escolares

  • Dispersión y facilidad para distraerse

  • Tendencia a los olvidos en las actividades cotidianas

2. De tipo hiperactivo-impulsivo, entre cuyos signos se incluyen los siguientes:

  • Gestos o movimientos repetitivos que denotan nerviosismo o intranquilidad

  • Dificultad para permanecer sentado

  • Tendencia a correr o trepar de forma excesiva

  • Dificultad para jugar tranquilamente

  • Sensación de estar siempre "en marcha"

  • Habla excesiva o descontrolada

  • Lanzarse a responder preguntas de forma impulsiva sin haber escuchado completamente la pregunta

  • Dificultad para esperar el turno o guardar fila

  • Tendencia a interrumpir o a inmiscuirse

3. De tipo combinado, que incluye una combinación de los dos tipos anteriores y es el más frecuente.

Aunque puede ser un verdadero desafío educar a un niño con TDAH, es importante recordar que los niños que padecen este trastorno no son "malos", no "intentan hacerse ver" ni se portan mal a propósito. Los niños diagnosticados con TDAH tienen dificultades para controlar su comportamiento, a no ser que reciban medicación y/o tratamiento conductual.

CAUSAS

Hasta el momento no se ha hallado ninguna causa biológica del TDAH. Sin embargo, la mayoría de los investigadores indican que la principal causa del TDAH son los genes heredados de los padres. Por ejemplo, los estudios muestran claramente que el TDAH es una cuestión de familia: el 66 por ciento de los niños que padecen TDAH tienen un familiar que también padece la enfermedad.
En la actualidad, los científicos buscan qué genes, o combinación de genes, influyen sobre la manera en que el TDAH afecta el comportamiento de quienes padecen la enfermedad
Nadie lo sabe con seguridad. El TDAH probablemente es causado por una combinación de cosas. Algunas posibilidades son:

  • Los genes, porque a veces el trastorno es hereditario

  • El plomo que se encuentra en pinturas viejas y repuestos de plomería

  • El fumar y beber alcohol durante el embarazo

  • Algunos daños cerebrales

  • Los aditivos alimentarios como, por ejemplo, los colorantes artificiales, los cuáles pueden empeorar la hiperactividad.

TRATAMIENTO

Las intervenciones que se han realizado a través de la historia con el TDAH no se rigen por un modelo único, por el contrario, se han enfocado desde variadas perspectivas.


  • A partir de los que requerimientos que genera el MINSAL (2000), los tratamientos para niños diagnosticados con TDAH, se contempla las siguientes prestaciones:

  • Evaluación y diagnóstico psicosocial

  • Psi-coeducación

  • Apoyo emocional y entrenamiento en habilidades

  • Información y entrega de material educativo al niño y familia

  • Referencia a atención médica

Este tipo de tratamiento que se contempla dentro de la salud pública de nuestro país, es realizado principalmente por psicólogos, enfermeras y asistentes sociales.
A continuación se describen los tratamientos que hasta el momento han conformado las formas de intervención más habituales para manejar el TDAH:

Terapia cognitivo conductual
Desde el paradigma explicativo cognitivo - conductual, el énfasis está localizado en el rol de las auto-verbalizaciones como instrumentos mediadores que sirven de guía en la actuación, regulando y controlando la conducta.
Niños con TDAH muestran déficit en la mediación verbal y en sus habilidades de resolución de problemas que parecen contribuir a su pobre regulación.

Estos niños muestran generalmente dificultades en controlar sus conductas, describiéndose como "actuar sin pensar”, enfatizando sus deficiencias en las habilidades del pensamiento y la planificación. (Shirk, 1996, citado en

Pizarro, 2003, p. 20).
Terapia Conductual
Desde el modelo conductual se postula que los síntomas de hiperactividad, impulsividad y dificultades de atención, “son patrones de conductas des-adaptativas y desajustadas que pueden ser modificadas de igual forma que cualquier otro desorden de conducta, a través de las técnicas basadas en los principios de aprendizaje”

(Pizarro, 2003, p.19).
Una característica de esta aproximación terapéutica conductual ampliamente usada, incluye la colaboración de padres y maestros. Los terapeutas entrenan a padres para usar economías de fichas, atención positiva para las conductas apropiadas, y tiempo fuera u otros castigos por los incumplimientos. Los profesores pueden usar el manejo de contingencias en el aula administrando alabanza verbal y otros premios para las conductas atentas apropiadas y retiro de privilegios o castigos para las conductas indeseables.

Farmacoterapia
De acuerdo a las exigencias del Ministerio de Salud (MINSAL 2000), el tratamiento farmacológico se aplica a los niños entre 5 y 15 años, tratamiento que se debe iniciar al menos tres meses después de realizado el diagnóstico de TDAH. Los medicamentos que actualmente contempla la atención pública son: metilfenidato

(Psicoestimulante), pemolina (estimulante SNC), anfetamina (estimulante SNC), amitriptilina (antidepresivo), imipramina (antidepresivo), tioridazina (antipsicótico

Neuroléptico y tranquilizante ansiolítico) y haloperidol (antipsicótico neuroléptico).
Actualmente, a nivel mundial la farmacoterapia con estimulantes es la intervención más común para el tratamiento del TDAH, en Norteamérica, con metilfenidato, liderando con un 62% de las prescripciones estimulantes, dextro anfetamina (DA) prescritas en un 23%, anfetamina con un 12% y pemolina con 3% (Pizarro, 2003).

Estos medicamentos han demostrado ser eficaces a corto plazo para aliviar los síntomas centrales del TDAH, estimándose que un 70% de los niños con TDAH responden al tratamiento farmacológico favorablemente. (Purdie y cols., 2002).

La evidencia también muestra que los antidepresivos tricíclicos, pueden ser efectivos en el manejo de los síntomas del desorden, así como de los síntomas coexistentes de ansiedad o de un trastorno del estado del ánimo. No obstante, estos antidepresivos no parecen ser tan efectivos como los estimulantes. (Barkley, 2002).

MEDICAMENTOS

A algunos padres les preocupa que los medicamentos estimulantes hagan que sus hijos se vuelvan propensos a la adicción. Ese es un error muy común acerca de los medicamentos para el tratamiento del TDAH.

Según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés), hay menos probabilidades de que los niños que toman medicamentos para tratar el TDAH tengan problemas con el abuso de drogas que los niños que parecen el TDAH que no reciben tratamiento.

Si bien pocas personas que toman medicamentos para el tratamiento del TDAH abusan de la medicación, el hecho de que entreguen o vendan los medicamentos estimulantes a otras personas sigue siendo un tema de preocupación.

Debido al riesgo de abuso de ese tipo de medicamentos, la Agencia Federal Antinarcóticos (DEA, por sus siglas en inglés) ha clasificado a los estimulantes como un medicamento que requiere un control más estricto. Se los llama medicamentos controlados o medicamentos de Schedule II.

Los niños y adolescentes que abusan de los medicamentos estimulantes por lo general lo hacen para drogarse o para mejorar el rendimiento escolar (“estudiar toda la noche”). Para asegurarse de que esos medicamentos se usen correctamente, los padres y tutores deben asegurarse de que estén guardados en un lugar seguro y deben controlar la manera en que se administran.

Además, los padres deben informar al médico de su hijo si faltan medicamentos o si se toman sin permiso. Si el abuso de los medicamentos es una preocupación, la administración debe estar a cargo de uno de los padres. Si los medicamentos se toman durante el horario escolar, en la mayoría de las jurisdicciones escolares es obligatorio que los medicamentos sean administrados por personal de la escuela.
Tratamientos sin medicamentos:

Capacitación conductual para padres, terapia psicosocial y programas escolares.

Se han utilizado varios tipos de tratamientos sin medicamentos para los niños con TDAH. A veces, toda la familia participa en estos tratamientos.

Capacitación conductual para padres

Los programas de capacitación conductual para padres les enseñan formas mejores de ayudar a sus niños o adolescentes.

A menudo, los padres y el niño acuden juntos a las sesiones de capacitación conductual.

Por lo general, los programas se enfocan primeramente en lograr que haya un vínculo sano entre los padres y el niño.

Los programas enseñan a los padres a entender la conducta del niño. Los padres aprenden técnicas para ayudar a su niño a evitar problemas de conducta antes de que empiecen.

Los padres pueden aprender a organizar las tareas de la forma que sea más fácil para que su niño o adolescente las complete.

Los programas de capacitación conductual para padres les enseñan a crear un sistema de recompensas y de consecuencias.

Las sesiones del programa por lo general se realizan en un consultorio y puede haber sesiones semanales por un periodo de varias semanas o meses.

Por lo general, en estos programas se cobra una cuota. Algunos de estos costos pueden estar cubiertos por su seguro.
TRASTORNOS QUE PUEDEN ACOMPAÑAR EL TDAH
Las investigaciones demuestran que dos tercios de los niños a quienes se les ha diagnosticado TDAH tienen al menos otro trastorno mental o del aprendizaje.

Para dar un diagnóstico preciso, el médico de su hijo buscará otras enfermedades que tengan los mismos tipos de síntomas que el TDAH. Es posible que el médico encuentre que su hijo padece TDAH, otra enfermedad o TDAH y otra enfermedad. El hecho de tener más de una enfermedad se llama tener enfermedades coexistentes (o concomitantes).

Las enfermedades coexistentes pueden dificultar el diagnóstico y el tratamiento del TDAH. Además, presentan otros desafíos para el niño, por eso es importante identificar y tratar las otras enfermedades.

Algunas de las enfermedades coexistentes más comunes son el trastorno negativista desafiante, las discapacidades lingüísticas y del aprendizaje, y los trastornos depresivos y de ansiedad.

Los estudios han demostrado que la mitad o más de los niños que sufren TDAH también padecen el trastorno negativista desafiante. Los niños que padecen esa enfermedad por lo general desafían la autoridad y tienden a molestar a otros intencionalmente. A algunos niños que padecen TDAH que tiene problemas de conducta más importantes se les diagnostica trastorno de la conducta.

El trastorno de la conducta es un trastorno psiquiátrico grave por el cual el niño es agresivo con las personas y los animales, destruye la propiedad y suele violar las reglas de la sociedad. Los niños que padecen trastorno de la conducta y TDAH tienen mucho más riesgo de tener problemas con la ley que los niños que padecen solamente TDAH.

Es posible que el médico recomiende una orientación psicológica si su hijo padece el trastorno negativista desafiantes o el trastorno de la conducta.

Entre el 25 y el 30 por ciento de los niños que padecen TDAH tienen un problema lingüístico o de aprendizaje coexistente. Los niños que padecen esas enfermedades coexistentes suelen beneficiarse con terapias lingüísticas y escolares y con ayuda adicional en la escuela.

Además, el 33 por ciento de los niños que padecen TDAH también tienen problemas de ansiedad o trastornos del humor (como la depresión).

Los niños que tienen esos problemas también pueden beneficiarse con tratamientos adicionales, que incluyan terapia conversacional, la administración de medicamentos o ambas.
1   2   3   4   5

similar:

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconEl Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah) afecta...

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconEl Trastorno por Déficit de atención con Hiperactividad (tdah)

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconTrastorno por déficit de atención con hiperactividad

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconConsenso de expertos del área de la salud sobre el llamado "trastorno...

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconLas niñas con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad...

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconT rastorno por deficit de atención con hiperactividad

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconEntrevista «El tdah no existe, y la medicación no es un tratamiento, sino un dopaje»
«Volviendo a la normalidad», asegura que no hay biomarcador cerebral que justifique el Trastorno por Déficit de Atención

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconResumen: El artículo recoge las preguntas más corrientes formuladas...

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por icon¿Acaso su hijo (a) tiene el trastorno por déficit de atención?

El tema del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah), es un hecho que afecta en un alto porcentaje a los alumnos de educación básica. Por iconGUÍa clínica atención Integral de Niñas/ Niños y Adolescentes con...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com