Entrevista en profundidad: 74




descargar 246.54 Kb.
títuloEntrevista en profundidad: 74
página5/12
fecha de publicación06.08.2016
tamaño246.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Derecho > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

3. VIUDEZ

3.1.  ¿Qué es la viudez?



La viudez comúnmente se puede definir como el estado de haber perdido a la pareja o al cónyuge por fallecimiento del mismo, pero está perdida implica muchas más situaciones en todos los ámbitos de la vida de la persona.

Al respecto López, Cervantes, Obregón y Vilalón (2009) mencionan que “la pérdida por muerte del cónyuge constituye un evento vital que presenta a la pareja que sobrevive tareas adaptativas de considerable dificultad” (p. 93). Por lo que esta pérdida establece un factor de riesgo que incrementa la fragilidad tanto de los parientes como de la familia en su totalidad, riesgo que se asocia con el desarrollo de problemas tanto en el área de salud física, en el área psicológica, así como en el área familiar. Esto pues “la pérdida por muerte de un ser querido constituye un evento nodal con importantes repercusiones a nivel psicológico, familiar y social.” (p. 94)

López, Cervantes, Obregón y Vilalón (2009) también mencionan que “este fenómeno se manifiesta de manera más clara cuando la muerte es prematura o no-normativa como en el caso de la muerte del cónyuge o de un hijo” (p.94).

Como se puede denotar la viudez no solo afecta a la pareja, también tiene repercusiones en la vida familiar ya que se ven afectados los parientes cercanos y la estructura de esta Montes de Oca (2011) se refiere a este tema al señalar que “la viudez representa la disolución parcial de la familia originaria o, por lo menos, del enlace matrimonial del cual devienen otras transformaciones importantes en el curso de vida” (p.74). Aunque es claro que la viudez ha sufrido cambios importantes durante la actualidad representa una transformación popularmente relacionada con la entrada a la etapa de vejez.

Por lo que este hecho puede considerarse como un evento crucial que genera reacomodos en el sistema de apoyo familiar, ya que se han atravesado gran parte de las fases del ciclo vital familiar de manera conjunta por lo que esta reestructuración trae consigo no solo cambios a nivel familiar sino también a nivel personal.

Al respecto Sánchez, Algado, Centelles, López y Jiménez (2009) mencionan que “la viudez es un acontecimiento trágico, complejo y generalmente inesperado, que incide especialmente en las personas mayores. Es uno de los grandes seísmos a los que se ve sometido el sujeto emparejado, teniendo efectos en muchos casos traumáticos, pues se trata de afrontar la muerte de un ser querido fuertemente entreverado en la personalidad individual” (p.9). Es decir, cuando este hecho surge en la vejez, el evento se torna especialmente difícil para la vida cotidiana del adulto mayor. Ya que esto conlleva transformaciones muy repentinas en la vida de la persona, viéndose frecuentemente obligada a reajustar sus procesos y mecanismos de inserción social.

La pérdida del cónyuge se vive de distinto modo según el momento de la vida que se está transitando. Sánchez, Algado, Centelles, López y Jiménez (2009) hacen referencia a que en “la juventud se pierden también los proyectos y al padre de los hijos. En la adultez se pierde también al compañero y la fantasía de envejecer juntos. En la vejez, si bien las personas ya han cumplido su ciclo, el vacío del otro es enorme” (p.11)

Por otra parte en esta etapa de la vida se encontrará muchas más personas compartiendo la misma situación por lo que esto representa una oportunidad de encontrar más mecanismos de apoyo importantes para la superación de este acontecimiento.

3.2. Consecuencias de la viudez



La viudez es una situación que implica un cambio que requiere realizar ajustes psicológicos, familiares y sociales para asumir la pérdida, principalmente en la vejez.

Lasagni et al (2014) menciona que “el significado que se le atribuya a la viudez dependerá de distintas condiciones socio-culturales, económicas y personales tales como la edad, género, cantidad de años vividos con la pareja, etapa de la vida en la que se experimenta la viudez entre otros” (p.9). Es decir que las consecuencias que traiga la viudez a la persona dependerán de los factores mencionados.

La viudez también significa el aprendizaje de nuevas tareas, en el caso de las mujeres las referentes a espacios públicos mayormente asignado a sus esposos y en el caso de los hombres las tareas del ámbito doméstico.

Lasagni et al (2014) hace referencia a que “la viudedad afecta la salud emocional y física haciendo mención al sentimiento de soledad pese a mantener buena relación con sus familiares y/o amigos” (p.21). Es decir, a pesar que las personas tengan buenas redes de apoyo la viudez siempre traerá consigo ciertas circunstancias o consecuencias que se deben enfrentar al pasar esta etapa, entre estas consecuencias se encuentran:



  • El sentimiento de soledad:

La soledad es una característica destacada como consecuencia de la viudez, ya que la viudez pone en una situación de vulnerabilidad a las personas, a la vez que desestabiliza la estructura familiar y refuerza la marginación.

Sánchez y Bote (2007) citados por Montes de Oca (2011) destacan que “desde una dimensión objetiva, la soledad aparece como estar o vivir solo y, desde una dimensión subjetiva aparece el sentimiento de soledad” (p.91). Como se menciono con anterioridad; la soledad que acompaña a la viudez muchas veces no se ve compensada con la compañía de las hijas e hijos o las nietas y los nietos.

A pesar de los inconvenientes propios del matrimonio, la viudez sigue siendo un evento cargado de tristeza y soledad. Para Sánchez y Bote (2007) citados por Montes de Oca (2011) “los varones tienden a sentirse menos solos que las mujeres, aunque también están necesitados de compañía y de que les solucionen algunos aspectos funcionales de la vida cotidiana; además, los mayores niveles de instrucción parecen paliar un poco los sentimientos de soledad” (p.92).

La soledad puede llegar a afectar el estado de salud, ya sea físico y/o emocional, de las personas adultas mayores. Montes de Oca (2011) señala que “los estudios desde la perspectiva medioambiental han encontrado una fuerte correlación entre soledad y enfermedad” (p.92). También existe una relación inversa en el sentido de que algunas enfermedades tienden a aislar a las personas mayores provocándoles sentimientos de soledad.

Por lo tanto la viudez, soledad y enfermedad, en todas sus combinaciones, son condiciones ligadas que pueden afectar la calidad de vida en las personas adultas mayores.



  • Vulnerabilidad económica:

En la viudez uno de los efectos más grandes es la desestabilización económica, esta situación afecta en su mayoría a las mujeres ya que muchas veces dependen del salario o pensión de sus esposos debido a que dedicaron sus vidas al cuido del hogar y de la descendencia. Lasagni et al (2014) refuerza esta idea al señalar que “desde el punto de vista económico, las mujeres son las más perjudicadas por que disminuyen más el poder adquisitivo” (p.12).

Las mujeres al depender económicamente de sus esposos a lo largo de su vida, al enviudar, lo que se propicia es que pierdan su principal sostén económico y sean expuestas al mercado de trabajo sin contar con una capacitación adecuada. Hoy todavía la viudez continúa siendo un evento al cual se asocian vulnerabilidad y pobreza.

Lamentablemente desde la perspectiva de género, tanto mujeres como hombres adultos mayores son vulnerables, pero en aspectos sociales y económicos sus situaciones son totalmente desiguales.


  • Salud mental y física:

La viudez también trae repercusiones a nivel de salud mental y física que como se puede observar están relacionados con las demás consecuencias de este evento.

Lasagni et al (2014) menciona en el aspecto de la salud que “las secuelas de la viudedad se refieren mayormente entre las féminas en términos de ansiedad y depresión mencionándose en menor proporción la de hombres, y en estos casos, sólo se relacionan descompensaciones de tensión arterial” (p.16).

A nivel general se pueden mencionar en el área de salud física los desórdenes cardiovasculares, infecciosos e inflamatorios y en el área de salud mental sintomatología depresiva y ansiosa.

3.3. Manejo de la pérdida



En el caso específico de duelo por viudez, las estrategias más frecuentemente asociadas con resultados adaptativos son aquellas de naturaleza directa en las que se emprenden acciones, dentro de las áreas posibles, sobre el estresor (López, Cervantes, Obregón y Vilalón, 2009); dentro de este grupo también se encuentran las estrategias de tipo revalorativo, que implican revaloración del significado del evento cuando no es posible modificar de manera directa el evento que produce tensión.

López, Cervantes, Obregón y Vilalón (2009) señalan que “el estilo y estrategia revalorativa es sumamente importante cuando el estresor enfrentado permite solo limitadas modificaciones directas” (p.95), como sería el caso de enfrentamiento a la pérdida de un ser querido, en donde el significado del evento es la única área susceptible de ser cambiada.

3.3.1 Estrategias de enfrentamiento activas o de aproximación


En el caso específico de duelo por viudez, las estrategias más frecuentemente asociadas con resultados adaptativos son aquellas de naturaleza directa en las que se emprenden acciones, dentro de las áreas posibles, sobre el estresor (López, Cervantes, Obregón y Vilalón, 2009); dentro de este grupo también se encuentran las estrategias de tipo revalorativo, que implican revaloración del significado del evento cuando no es posible modificar de manera directa el evento que produce tensión.

López, Cervantes, Obregón y Vilalón (2009) señalan que “el estilo y estrategia revalorativa es sumamente importante cuando el estresor enfrentado permite solo limitadas modificaciones directas” (p.95), como sería el caso de enfrentamiento a la pérdida de un ser querido, en donde el significado del evento es la única área susceptible de ser cambiada.

3.3.2 Estrategias pasivas o de evitación


Por otra parte, las estrategias que se asocian con resultados menos favorables son aquellas donde la persona evita la situación, a través de diversos mecanismos. Otras estrategias ineficaces son las de tipo emocional negativo, las cuales según López, Cervantes, Obregón y Vilalón (2009) se refieren a “enfrentar haciendo uso de emociones negativas tales como angustia, tristeza, enojo y desesperación, dejando de lado cualquier acción que resuelva realmente los efectos causados por el estresor” (p.95).

Sin embargo, es común encontrar que las personas suelen enfrentar la pérdida usando una variedad de estrategias aparentemente sin que ello signifique maladaptación; López, Cervantes, Obregón y Vilalón (2009) indican que “la diferencia entre el uso de estrategias negativas usadas de manera momentánea y su uso prolongado y exclusivo, propio de mal adaptación, estriba en que el duelo no es un proceso lineal sino más bien, es de naturaleza oscilatoria” (p.95), lo que explica por qué en ocasiones las personas que han sufrido pérdidas se encuentran en ciertos momentos utilizando maneras de enfrentar más activas, dinámicas y otras veces se encuentran en el polo de la tristeza y desesperación, con estrategias de enfrentamiento aparentemente pasivas, de tipo emocional.


3.4.               Agentes importantes



El individuo al llegar a la viudez tiende a buscar personas o redes en las cuales apoyarse para poder afrontar esta nueva situación. El papel de las redes familiares y de amigos juega un papel clave ante este cambio de situación.

Según Sánchez (2008) “el apoyo social es muy importante a la hora de enfrentarse a la muerte de la pareja sobre todo desde el punto de vista psicológico. Con el enviudamiento se pierde al compañero, pero también suele existir un deterioro o pérdida de otras relaciones (familia política, amigos, etc.)” (p.5). Es decir que esta pérdida ocurre cuando se necesita más ese apoyo social, pues las necesidades de apoyo aumentan y los recursos disminuyen. La respuesta ante esta situación suele ser la intensificación de las relaciones sociales ya existentes, y la búsqueda de nuevas situaciones

3.4.1 Redes de apoyo social


La presencia de redes de apoyo social constituye otro factor que incide de manera esencial en la adaptación a la pérdida por viudez.

Las redes de apoyo social se entienden como aquella ayuda accesible a una persona o familia a través de los lazos o redes sociales conformadas por personas, grupos e instituciones ante los cuales el individuo percibe un soporte emocional, instrumental y de comunicación, facilitándole oportunidades para retroalimentarse acerca de sí mismo y validar las expectativas que tiene de otros; favoreciendo en quien lo percibe, sentimientos de bienestar que van a repercutir de manera positiva en su ajuste al medio. (López, Cervantes, Obregón y Vilalón, 2009)

La persona al saber que posee redes de apoyo social y que puede acceder a ellas está directamente colabora al mantenimiento de su salud, ya que vive retada frente a la muerte de su cónyuge.

Entre estas redes de apoyo social se encuentran:


  • La familia:

La viudez genera una crisis transitoria difícil de superar sin el apoyo de la familia, ya que ésta se considera como la red primaria de apoyo del sujeto, sobre todo ante las situaciones de pérdida.

Para López, Cervantes, Obregón y Vilalón (2009) la importancia de la familia radica en que “en su interior se construyen vínculos que son difíciles de reemplazar, ya que cada uno de sus integrantes cuenta con redes de apoyo que se suman como un todo para la familia; de ahí que ante la muerte de uno de sus miembros, como en el caso del cónyuge, los viudos reporten un declive en la frecuencia y asistencia recibida por otros, así como un incremento en los riesgos de comportamientos disruptivos y el aumento de la posibilidad de mortalidad para el cónyuge sobreviviente” (p.96), esto se puede dar debido quizás a la pérdida de apoyo, al estrés del duelo y al ajuste necesario para sobrellevar los gastos económicos por su cuenta



  • Los lazos de amistad:

Desde el punto de vista de la amistad, la movilización de estas redes es tan importante como la de los familiares, sobre todo para el bienestar psicológico. Con las redes de amigos ocurre como con las de familiares, es decir, la viudez puede dar lugar a una intensificación de las relaciones existentes o a una búsqueda de nuevas relaciones.

La evolución habitual es que los amigos anteriores aporten apoyo emocional sobre todo en los primeros momentos, pero que poco a poco comiencen a distanciarse por la diferencia en estilos de vida e intereses (Sánchez, 2008). La ampliación de las redes de amistad se presenta como una buena estrategia para compensar la pérdida de relaciones tras el fallecimiento de la pareja.

Según Sánchez (2008) “durante la tercera edad la amistad desempeña un papel fundamental debido a la pérdida intensa de roles como consecuencia de la jubilación o la pérdida de funciones familiares” (p.6). El rol de los amigos en esta etapa no solo se limita a afirmar la identidad, sino que proporciona asimismo ayuda práctica y concreta, compañía, consejos y apoyo y, en cualquier caso, un motivo para seguir viviendo.

Durante la tercera edad se pueden reanudar relaciones que se habían abandonado durante años, intensificar las relaciones con los hermanos, o participar activamente en asociaciones.

Una vez que se ha comprendido a la viudez como una de las adversidades que se pueden enfrentar en la etapa de la adultez tardía, cabe ahora comprender cuál es el proceso que procede a la pérdida: el duelo. De modo que a continuación se procederá a desarrollar este concepto, para luego relacionar este proceso con la vivencia específica de las personas adultas mayores.




1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Entrevista en profundidad: 74 iconDiscovery channel explora a profundidad las innovaciones científicas...

Entrevista en profundidad: 74 iconLa teoría de la Educación Física es la ciencia que estudia su posibilidad,...

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista r

Entrevista en profundidad: 74 icon7. entrevista

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista a Egresado

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista psicolóica

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista Conclusão

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista : consideraciones

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista al Doctor

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista extensiva 6




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com