Entrevista en profundidad: 74




descargar 246.54 Kb.
títuloEntrevista en profundidad: 74
página7/12
fecha de publicación06.08.2016
tamaño246.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Derecho > Entrevista
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

5. RESILIENCIA

5.1. Concepto de resiliencia


Efectivamente, como se dijo anteriormente, si bien se ha escrito muy poco sobre la resiliencia, los escritos que se han realizado bien han tratado de llegar a una aproximación teórica de lo que es la resiliencia.

Por ejemplo, partiendo del entendimiento que se hizo anteriormente de lo que es la adversidad, Grotberg (2006) entiende por resiliencia:

La capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, aprender de ellas, superarlas e inclusive ser transformados por estas. Nadie se escapa de las adversidades. (p.18)

Partiendo de la conceptualización que se hace de la resiliencia, Infante en Melillo et al (2003) menciona 3 componentes presentes en el concepto de resiliencia:

  1. la noción de adversidad, trauma, riesgo, o amenaza al desarrollo humano;

  2. la adaptación positiva o superación de la adversidad;

  3. el proceso que considera la dinámica entre mecanismos emocionales, cognitivos, y socioculturales que influyen sobre el desarrollo humano.

(Infante en Melillo, 2003, p.35)

No obstante, no se debe confundir el concepto de la resiliencia con el de duelo. esto pues el duelo es un proceso natural, que se experimenta al vivir una pérdida, mientras que la resiliencia, es la capacidad de sobreponerse a la adversidad, sea por pérdida u otro hecho o situación, suponiendo así dos aspectos: “uno, la resistencia a la destrucción y otro, la capacidad de construir sobre circunstancias adversas” (Rocamora, 2006, p.182). Dicha diferencia explica por tanto que la resiliencia no supone únicamente la superación del evento, como sí lo hace la definición del duelo.

Esta forma de entender la resiliencia vs el duelo, implica que si el duelo es algo natural, la resiliencia es algo adquirido o desarrollado. De modo que se hace necesario comprender el proceso por medio del cual es posible desarrollar la capacidad de resiliencia.

Infante en Melillo (2003) habla de que:

La noción de proceso permite entender la adaptación resiliente en función de la interacción dinámica entre múltiples factores de riesgo y factores resilientes, los cuales pueden ser familiares, bioquímicos, fisiológicos, cognitivos, afectivos, biográficos, socioeconómicos, sociales, y/o culturales. (p.41)

Por lo tanto, esta interacción de factores, en un contexto o etapa del desarrollo determinado, pueden favorecer o no la capacidad resiliente de una persona. De modo que si bien la persona nace con la capacidad de adaptación positiva, el entorno influye necesariamente en este proceso de adaptación.

5.2. Naturaleza de la resiliencia


Del concepto que se desprende de resiliencia, Grotberg en Melillo (2003) enmarca 8 enfoques o descubrimientos de lo que implica la resiliencia:

  1. La resiliencia está ligada al desarrollo y el crecimiento humano, incluyendo diferencias etarias y de género:

Por lo que al hablar de resiliencia, implica hablar de un rasgo que se presenta en toda etapa del desarrollo, en toda edad y sexo, sin distinción de ningún tipo, por lo que evoca a la capacidad que cualquier ser humano tiene para derarrollar la resiliencia.

  1. Promover factores de resiliencia y tener conductas resilientes requieren diferentes estrategias:

En este sentido, si se habla de que toda persona en medio de sus diferencias tiene posibilidad de desarrollar la resiliencia, cabe destacar que cada uno y cada una tiene formas distintas para desarrollar esta capacidad.

  1. El nivel socioeconómico y la resiliencia no están relacionados

Este punto resulta de gran importancia, ya que se destaca que no existen condiciones únicas bajo las cuales una persona pueda hacer frente efectivamente a las adversidades. De modo que cuestiones de tipo económicas, étnicas, o geográficas, si bien tienen influencia no son determinantes.

  1. La resiliencia es diferentes de los factores de riesgo y factores de protección

Esto pues se ha tendido a sustituir el término de factores resilientes con el término de factores protectores que, de acuerdo con Grotberg en Melillo (2003), supone una idea de inmunidad a la adversidad, y por lo tanto rechaza la idea de que la resiliencia sea necesaria. Si bien los mecanismos o factores de protección son necesarios, son los factores resilientes lo que en realidad fomentan la capacidad de la persona de hacerle frente a las dificultades.

  1. La resiliencia puede ser medida, además es parte de la salud mental y la calidad de vida

Actualmente hay investigaciones que se han centrado a medir, desde distintos ámbitos de las ciencias sociales y de la salud, la capacidad de una persona para desarrollar a resiliencia, lo que implica un avance claro para estudios futuros.

  1. Las diferencias culturales disminuyen cuando los adultos son capaces de valorar ideas nuevas y efectivas para el desarrollo humano

Esto evoca a una capacidad no sólo de construir nuevas ideas, sino valorar a las demás personas en su capacidad de sobreponerse y también construir sobre los problemas que enfrenta.

  1. Prevención y promoción son algunos de los conceptos en relación con la resiliencia

Refiriéndose éstos a la necesidad de fomentar y preparar a la persona para contar con los recursos necesarios y suficientes para sobreponerse y enfrentar las dificultades que se le presenten en la vida.

  1. La resiliencia es un proceso: hay factores resilientes, comportamientos resilientes, y resultados resilientes

De modo que la resiliencia será siempre el proceso por medio de la cual la persona desarrolla y obtiene beneficio de factores resilientes que le permitirán desarrollar aquella pulsión que logrará hacer a la persona resurgir y construir una realidad en base a aquella que logró superar.

Pero para lograr este proceso se hace necesario reconocer aquellos factores resilientes que hacen todo posible:

5.3. Factores resilientes


Grotberg (2006) define una serie de factores, los cuales organiza de la siguiente manera:

5.3.1 Apoyos Externos


Se refiere a aquellos aspectos que pueden promover la capacidad resiliente de una persona. Dentro de los que menciona la autora están:

  • una o más personas dentro de mi grupo familiar en las que puedo confiar y que me aman sin condicionamientos;

  • una o más personas fuera de mi entorno familiar en las que puedo confiar plenamente;

  • límites en mi comportamiento;

  • personas que me alientan a ser independiente;

  • buenos modelos a imitar;

  • acceso a la salud, a la educación, y a servicios de seguridad y sociales que necesito; y

  • una familia y entorno social estables.

(p.20-21)

Estos factores por lo tanto corresponden a factores fuera de la persona, que proporcionan el apoyo y las condiciones favorables para que esta pueda contar con con la confianza para emplear los recursos necesarios para afrontar las dificultades. De ahí que la autora organiza esos factores nombrándolos los “yo tengo”, de modo que son factores que se van adquiriendo en la interacción y relación con otras personas y en contexto donde se halle.

5.3.2 Fuerza interior


Estos factores, que la autora también llama como “yo soy”, son aquellos que se van desarrollando a lo largo de la vida de la persona, y son los que la hacen resistir ante la adversidad. Estos son el ser:

  • una persona que agrada a la mayoría de la gente;

  • generalmente tranquilo y bien predispuesto;

  • alguien que logra aquello que se proponer y que planea para el futuro;

  • una persona que se respeta a sí misma y a los demás;

  • alguien que siente empatía por los demás y se preocupa por ellos,

  • responsable de mis propias acciones y acepto sus consecuencias; y

  • seguro de mí mismo, optimista, confiado y tengo muchas esperanzas.

(p. 21)

Estos factores, si bien los debe de poseer toda persona, se deben desarrollar, en todas las etapas del desarrollo, y influencia del entorno y las personas

5.3.3. Factores interpersonales


La última clasificación de factores los define la autora como las capacidades interpersonales y de resolución de conflictos, o sea, “esa capacidad de resolución de problemas que es aquello que se enfrenta con la adversidad real” (p.20). De modo que de acuerdo con esta postura, los factores que entran dentro de esta categoría que la autora llama los “yo puedo” son:

  • generar nuevas ideas o nuevos caminos para hacer las cosas;

  • realizar una tarea hasta finalizarla;

  • encontrar el humor en la vida y utilizarlo para reducir tensiones;

  • expresar mis pensamientos y sentimientos en mi comunicación con los demás;

  • resolver conflictos en diferentes ámbitos: académico, laboral, personal,social;

  • controlar mi comportamiento; mis sentimientos, mis impulsos, le demostrar lo que siento; y

  • pedir ayuda cuando la necesito.

(p.21)

Una vez que se logra comprender el por medio de qué se logra obtener una capacidad resiliente, cabe destacar el cómo, y para esto, la Orientación brinda una serie de herramientas que sede su área de acción pueden ayudar a la persona a prevenir y promover la resiliencia en sus vidas.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   12

similar:

Entrevista en profundidad: 74 iconDiscovery channel explora a profundidad las innovaciones científicas...

Entrevista en profundidad: 74 iconLa teoría de la Educación Física es la ciencia que estudia su posibilidad,...

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista r

Entrevista en profundidad: 74 icon7. entrevista

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista a Egresado

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista psicolóica

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista Conclusão

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista : consideraciones

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista al Doctor

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista extensiva 6




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com