Entrevista en profundidad: 74




descargar 246.54 Kb.
títuloEntrevista en profundidad: 74
página8/12
fecha de publicación06.08.2016
tamaño246.54 Kb.
tipoEntrevista
b.se-todo.com > Derecho > Entrevista
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

6. DESDE LA ORIENTACIÓN

6.1. Cuando es necesario pedir ayuda


La perdida nunca será algo que pase desapercibido Naumeyer (2007) menciona que el dolor, la soledad y los trastornos que vienen con el duelo no tienen nada de anormal, pero sin embargo existen otros síntomas que deberían de ser atendidos por un profesional que pueda ayudar con el mismo,  el autor plantea que esta decisión debe tomarse libremente, pero que es vital buscar ayuda si se presentan algunos de los síntomas que se desarrollarán a continuación, en ocasiones las personas tienen a sentir que pueden con toda carga por sí solos sin embargo este autor recalca la importancia de enseñar también desde antes de que pase el suceso, la importancia de pedir ayuda o apoyo profesional que permita la mejor salida de situaciones riesgosas y dolorosas y permite desde la orientación identificar cuando una persona está pasando por alguno de los siguientes síntomas aun cuando este no lo ha reconocido.

  • Intensos sentimientos de culpa, provocados por cosas diferentes a las que hizo o dejó de hacer en el momento de la muerte de su ser querido.

  • Pensamientos de suicidio que van más allá del deseo pasivo de “estar muerto” o de poder reunirse con su ser querido.

  • Desesperación extrema; la sensación de que por mucho que lo intente nunca va a poder recuperar una vida que valga la pena viva.

  • Inquietud o depresión prolongadas, la sensación de estar “atrapado” o “ralentizado” mantenida a lo largo de períodos de varios meses de duración.

  • Síntomas físicos, como la sensación de tener un cuchillo, clavado en el pecho o una pérdida sustancial de peso, que pueden representar una amenaza para su bienestar físico.

  • Ira incontrolada, que hace que sus amigos y seres queridos se distancian o que le lleva “a planear venganza” de su pérdida.

  • Dificultades continuadas de funcionamiento que se ponen de manifiesto en su incapacidad para conservar su trabajo o realizar las tareas domésticas necesarias para la vida cotidiana.

  • Abuso de sustancias, confiando demasiado en las drogas o el alcohol para desterrar el dolor de la pérdida.

(Naumeyer, 2007, p.1)
Esto es esencial conocerlo desde la profesión de Orientación ya que la orientación intenta velar porque las personas sean creadores de sus propias vidas y que por medio de estas busquen su bienestar y la superación de etapas en cada fase de la vida por la que se pasa, como menciona Martínez (2002) al utilizar la Orientación primaria se actúa sobre los factores que originan el problema y esto reduce el riesgo, la secundaria ayuda a eliminar los problemas que ya han aparecido y la terciaria ayuda a que los efectos disminuyan, por ellos el trabajar antes, durante y después de una viudez como apoyo incondicional a las personas adultas mayores generará beneficios en los mismo para su adaptación.

6.2. Pasos para la adaptación



El autor Naumeyer (2007)  menciona 10 pasos que ayudan a la superación de la pérdida, si bien éste les plantea para las personas que están afrontando una pérdida, desde la Orientación se pueden utilizar para generar un proceso que permita la adaptación de la persona a la vida normal después de haber perdido a su ser querido.

  1. Tomarse en serio las pequeñas pérdidas: El autor lo plantea como dar la debida importancia a las pequeñas pérdidas y por tanto lograr ensayar para una situación más grande y pérdidas futuras, desde la Orientación es clave el ensayo, por medio de un proceso de orientación previo a  una pérdida con constantes ensayos y prácticas se pueden lograr grandes avances que permitan a las personas en un futuro, enfrentar la pérdida de mejor forma.

  2. Tomarse tiempo para sentir: El autor menciona la importancia de las reflexiones privada, en momentos de duelo muchas veces las personas se encierran en sí mismas y se niegan a si el derecho de sentir y expresarlo, desde la Orientación es de suma importancia que las personas sean conscientes de sus sentimientos y de esta manera poder trabajar sobre los mismos, al reconocer que es lo que siento, esto se vuelve real y  permite determinar qué alternativas tengo para mejorar la propia situación.

  3. Encontrar formas sanas de descargar el estrés: El autor menciona que toda transición es estresante, pero que el estrés se puede dominar, este recomienda, actividades, ejercicio, relajación, oración, estas son algunas recomendaciones que podemos plantear desde nuestra formación a las personas para que canalicen esta energía del estrés en situaciones que propicien su crecimiento y no su detrimento

  4. Dar sentido a la pérdida: el autor menciona que a medida que se elabora una historia coherente de la experiencia, se logra una mayor perspectiva, desde Orientación esto sirve para la superación de la etapa de negación, ya que muchas personas, bloquean toda información sobre el suceso y al tener que volver a repasarlo cada vez podrán encontrar mayor aceptación en lo que sucedió, hasta el punto de recordar sin sentir esa desesperación y negación de sus propios sentimientos.

  5. Confiar en alguien: El autor menciona que las cargas compartidas son menos pesadas y que es necesario encontrar una persona ya sea familiar, amigo o terapeuta que pueda dar a la persona confianza, desde la carrera de Orientación este es un paso importante en toda relación que se empiece, demostrar a las personas orientadas que se es un asesor de confianza y que está ahí para apoyar en su proceso.

  6. Dejar a un lado la necesidad de controlar a los demás: El autor menciona que cada persona de las afectadas por el duelo tienen su propia forma y ritmo para enfrentarlo y por lo tanto no se debe controlar la medida en que estos lo hagan. para la profesión esto permite que el profesional recuerde también respetar ese ritmo e inculcar en el orientado, que las personas a su alrededor y también afectados por la pérdida puede que algunos lo superen con más facilidad y que esto no lo hace ser mejor o peor, pues cada quien tiene su manera de sanar

  7. Ritualizar la pérdida: El autor menciona que se debe preparar un acto que satisfaga nuestras necesidades si el funeral por si solo no lo ha hecho, desde la Orientación se puede proponer a los orientados explorar la necesidad de un ritual que le ayude a dejar ir, al ser una decisión propia esta tendrá un valor emocional, sentimental y psicológico muy grande que apoyara a la sanación.

  8. No resistir al cambio: El autor menciona que tras la pérdida hay una transformación de roles y que lo ideal es abrazar estos cambios y buscar las oportunidades de crecimiento, desde la Orientación es de suma importancia poner a la persona a pensar si estos cambios serán únicamente negativos y que destaque de los mismos, aquellos aspectos que le ayudaran a crecer y a mejorar, en ocasiones las personas se cierran a un solo punto de vista  y al preguntarle desde otra perspectiva qué consecuencias positivas trae, puede que vean aspectos que antes no entendían

  9. Cosechar el fruto de la pérdida: el autor menciona que esta hace que revisemos nuestras prioridades vitales y podemos buscar oportunidades, insta a realizar reflexiones constructivas, las cuales desde el papel de la Orientación se pueden generar en un proceso, el hacer que la persona reflexiones en que puede crecer y cómo puede ayudar a otros a raíz de su experiencia nos generara un gran resultado

  10. Centrarse en las propias convicciones religiosas: el autor menciona que se puede usar como oportunidad de revisar y renovar creencias religiosas o filosóficas, buscando una espiritualidad, profunda y templada, durante momentos de dificultad, las personas se suelen refugiar en estas herramientas, las cuales podemos utilizar para trabajar en el proceso.

6.3. Aspectos que propiciar y evitar al intentar ayudar a una persona que ha sufrido una pérdida


Existen aspectos importantes de propiciar en un proceso de Orientación puesto que estos ayudaran a que el mismo se desarrolle de la mejor manera posible, además de que irán siempre a desarrollar el crecimiento personal de la persona, pero también existen algunos aspectos que dañan o evitan un avance de la persona orientada, Naumeyer (2007) menciona una lista de aspectos que debemos potenciar y también una de aspectos que es preferible evitar

Qué propiciar:

  • Abrir las puertas a la comunicación

  • Escuchar un 80% y hablar un 20%

  • Ofrecer ayudas concretas

  • Esperar "momentos difíciles" en el futuro

  • "Estar ahí", acompañando a la persona

  • Hablar de nuestras propias pérdidas

  • Establecer un contacto físico adecuado

  • Ser paciente con la historia de la persona que ha sufrido la pérdida

Qué evitar:

  • Obligar a la persona asumir un papel

  • Decirle a la persona que tiene que hacer

  • Decir llámame si necesitas algo

  • Sugerir que el tiempo cura todas las heridas

  • Hacer que sean otros quienes prestan la ayuda

  • Decir: se cómo te sientes

  • Utilizar frases manidas de consuelo

  • Intentar que la persona se dé prisa en su dolor

6.4.   Objetivo de la Orientación en etapas de duelo


El objetivo global del asesoramiento para Naumeyer (2007) en procesos de duelo es ayudar al superviviente a completar cualquier cuestión no resuelta con el fallecido y a ser capaz de decir un adiós final.

Para el mismo los 4 objetivos específicos son:

a) Aumentar la realidad de la pérdida.

b) Ayudar a la persona asesorada a tratar tanto las emociones expresadas como las latentes.

c) Ayudar a superar los diferentes obstáculos para reajustarse después de la pérdida.

d) Animar a decir un adiós apropiado y a sentirse cómoda volviendo otra vez a la vida.
Para Martínez et al (2002) también se espera desde la Orientación que se fomente el desarrollo personal y las relaciones interpersonales, se atienda a los sujetos en las etapas de transición, se ayuden a mejorar los ambientes que faciliten el desarrollo personal, se preparen a los individuos para que sean capaces de afrontar las etapas de crisis, se fomente hábitos de colaboración, trabajo en equipo y habilidades vitales y sociales, si se recuerda a su vez que la orientación es preventiva entonces se entenderá que al trabajar sobre todos estos puntos, se lograra que al pasar por una etapa tan crucial como lo es la viudez y pérdida de un ser cercano como lo es el cónyuge, se cuente con las herramientas necesarias.

6.5.  Principios y procedimientos del asesoramiento


El autor Naumeyer (2007) menciona una serie de procedimientos que ayudaran a llevar un proceso de pérdida

Principio 1: ayudar al superviviente a hacer real la pérdida


Con respecto a este principio se rescata que:

Cuando alguien pierde a un ser importante, aunque la muerte sea esperada, siempre hay una cierta sensación de irrealidad, de que no ocurrió realmente. Además, la primera tarea es llegar a tener una conciencia más clara de que la pérdida ha ocurrido de verdad: la persona está muerta y no volverá. Los supervivientes deben aceptar esta realidad para poder afrontar el impacto emocional de la pérdida.

(Naumeyer, 2007:16)

Con respecto a lo que el autor menciona, el profesional en Orientación puede fomentar esto por medio de preguntas tales como “¿dónde se produjo la muerte? ¿Cómo ocurrió? ¿Quién te lo dijo a ti? ¿Dónde estabas cuando te enteraste? ¿Cómo fue el funeral? ¿Qué se dijo en el servicio religioso?” y que permitan a la persona orientada a hablar sobre los acontecimientos de la muerte, algunas técnicas como las visitas al cementerio ayudan a ver real la pedida, el animarlas a visitar la tumba como parte del proceso puede ser beneficioso para algunas personas, lo más importante es escuchar con paciencia a la persona hablar,  sobre recuerdos, y demás.

Principio 2: ayudar al superviviente a identificar y expresar sentimientos


El autor Naumeyer (2007) menciona que por dolor o disgusto el superviviente no reconoce muchas de los sentimientos y que algunos de los más problemáticos son:

  • enfado

  • culpa

  • ansiedad

  • impotencia

  • tristeza   

Principio 3: ayudar a vivir sin el fallecido


Este principio, según Naumeyer (2007) es ayudar a las personas a adaptarse a una pérdida y facilitar su capacidad para vivir sin el fallecido y para tomar decisiones de manera independiente

Principio 4: facilitar la recolocación emocional del fallecido


Con respecto a este principio se menciona que:

Al facilitar la recolocación emocional, el asesor puede ayudar a los supervivientes a encontrar un lugar nuevo en su vida para el ser querido que han perdido, lo cual les permitirá seguir adelante con su vida y establecer nuevas relaciones.

(Naumeyer 2007:18)

De modo que, de acuerdo con este principio, la persona profesional debe ayudar a que la persona ubique a aquellas que han fallecido en un lugar donde lejos de producir estancamiento, le permitan continuar con la vida.

Principio 5: dar tiempo para elaborar el duelo


Este proceso requiere tiempo algunos familiares se pueden impacientar y esto puede suponer un obstáculo, el orientador puede ayudar a comprender esto.

Principio 6: interpretar la conducta normal


Si bien desde Orientación no se habla de conductas “normales”, sí se habla de conductas adecuadas, que le permitan a la persona desenvolverse y relacionarse favorablemente, sin perjudicarse a sí misma u otras personas.

Principio 7: permitir las diferencias individuales


En este caso, la Orientación está llamada a ser sensible a las diferencias, tanto situacionales, como del contexto o realidad de la persona, de modo que la atención que se les dé a estas persona deberá de ir libre de prejuicios o discriminaciones de cualquier tipo, a fin de que la persona sienta un verdadero ambiente de aceptación y comprensión.

Principio 8: dar apoyo continuo


El papel del asesor aquí es dar esperanza y una perspectiva amplia, según el autor esto debe darse al menos durante el primer año.

Principio 9: examinar defensas y estilos de afrontamiento


Para el autor el asesor debe ayudar a los orientados a examina sus defensas y sus estilos de afrontamiento

Principio 10: identificar patologías y derivar


En el caso de detectar una patología el orientador debe derivar a otro profesional, sin romper radicalmente la relación que se tenga con la persona, pero sí siendo consciente de las limitaciones que su profesión implica, y la necesidad de que se le dé a la persona la atención que requiere y merece.

1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   12

similar:

Entrevista en profundidad: 74 iconDiscovery channel explora a profundidad las innovaciones científicas...

Entrevista en profundidad: 74 iconLa teoría de la Educación Física es la ciencia que estudia su posibilidad,...

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista r

Entrevista en profundidad: 74 icon7. entrevista

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista a Egresado

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista psicolóica

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista Conclusão

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista : consideraciones

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista al Doctor

Entrevista en profundidad: 74 iconEntrevista extensiva 6




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com