Bibliografía




descargar 131.22 Kb.
títuloBibliografía
página2/6
fecha de publicación06.08.2016
tamaño131.22 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Derecho > Bibliografía
1   2   3   4   5   6


En resumen, entre el autismo clásico o autismo de Kanner y el síndrome de Asperger, hay dos enfoques diferentes. Hay quien basándose en las numerosas similitudes entre ambas discapacidades (problemas en la interacción social, disfunciones en la comunicación y comportamiento anómalo) considera que ambos son distintos grados del mismo problema, en el cual el síndrome de Asperger es la versión más leve y favorable del autismo (comparable o similar al autismo de alto funcionamiento, o el autismo de las personas con buen nivel de inteligencia). Por así decirlo, la diferencia entre el autismo clásico y el síndrome de Asperger sería cuantitativa, de nivel de gravedad, pero serían el mismo tipo de discapacidad.
Por otro lado, basándose en el desarrollo más tardío del síndrome de Asperger, en la presencia de una capacidad de habla y lenguaje prácticamente intacta y en la existencia de problemas motores mucho más marcados en esta discapacidad, se considera que, a pesar de presentar algunos síntomas comunes, las diferencias son cualitativas, el síndrome de Asperger y el Autismo de Alto Funcionamiento son dos discapacidades esencialmente diferentes (Alonso, 2004).

Síndrome de Asperger



A lo largo de este trabajo hemos hablado del Síndrome de Asperger, en este punto explicamos las caraterísticas del síndrome así como la detección, las necesidades y la intervención educativa que se suele realizar en alumnos con este síndrome, teniendo en cuenta que cada alumno es diferente y la intervención es adecuada a las necesidades de cada uno.
El Síndrome de Asperger es un Trastorno del Espectro Autista que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y conductas restringidos y esteriotipados, en personas con relativas buenas capacidades (es decir, sin retraso mental o del lenguaje graves). (Belinchón, M. Sotillo, M. y Hernández, J.M., 2009).
A continuación vamos a nombrar los rasgos clínicos más característicos de la patología señalados por Hans Asperger en 1944 e incluidos en la versión inglesa de su trabajo editada por Uta Frith en 1991.


  • Interacciones sociales torpes e inadecuadas (comportamiento social extraño; sensibilidad extrema a las críticas; dificultades para comprender los sentimientos de otras personas; dificultad para utilizar e interpretar claves sociales no verbales; empleo abusivo del turno de palabra)




  • Gusto por la repetición de ciertas conductas, e intereses restringidos o poco usuales para su edad (estereotipias motoras frecuentes en la infancia; interés por coleccionar objetos y acumular información sobre temas específicos).




  • Intelectualización del afecto (empatía pobre, tendencia a racionalizar los sentimientos, y ausencia de comprensión intuitiva de las experiencias afectivas de otras personas).




  • Retraso y torpeza motores (problemas de equilibrio y control postural inadecuado).




  • Lenguaje que parece adquirido a la edad normal, antes incluso de empezar andar en algunos casos.




  • Control escaso o inadecuado de las emociones (reacciones frecuentes exageradas que pueden resultar agresivas y molestas).




  • Desarrollo, en algunos casos, de habilidades especiales (ligadas, por lo general, a sus temas de interés), y de un tipo particular de introspección que les lleva «a observarse a sí mismos constantemente»




  • Ausencia de sentido del humor.



Lorna Wing comparó las características de un grupo de pacientes atendidos por la autora en el Instituto de Psiquiatría de Londres con las de los casos descritos por Asperger. Aunque su descripción clínica coincidía en muchos aspectos con la de Asperger, implicaba algunas discrepancias significativas tal como se recoge en la siguiente tabla en cuanto a los rasgos clínicos recogidos por uno y otro:


Señalados por Lorna Wing en 1981.

También recogidos por Asperger

No recogidos por Asperger


- El desarrollo del lenguaje es adecuado, aunque en algunos individuos puede existir un retraso inicial moderado.

- El estilo de comunicación tiende a ser pedante, literal y estereotipado.

- Se da un trastorno de la comunicación no verbal.

- Se da un trastorno grave de la interacción social recíproca con una capacidad disminuida para la expresión de empatía.

- Los patrones de comportamiento son repetitivos y existe una resistencia al cambio.

- El desarrollo motor (grueso y fino) puede manifestarse retrasado y existen dificultades en el área de la coordinación motora.

- Se observa un desarrollo intenso de intereses restringidos.

- Se puede dar en personas con retraso mental leve.


- Algunas anomalías conductuales comienzan a manifestarse en el primer año de vida.

- El juego del niño puede alcanzar el estadio simbólico, pero es repetitivo y poco social.

- No muestran signos de creatividad, y sí un razonamiento muy literal.

- Comprensión pobre.

- Intereses especiales como matemáticas y ciencias.

- Ansiedad, depresión e intentos de suicidio.

- Se puede dar también en niñas.

- Se puede dar en personas con retraso en el desarrollo del lenguaje.

1   2   3   4   5   6

similar:

Bibliografía icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

Bibliografía icon7. Bibliografía Bibliografía citada

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía 2

Bibliografía iconBibliografía. 72

Bibliografía iconBibliografía XL

Bibliografía icon5. Bibliografía 26




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com