7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso




descargar 58.03 Kb.
título7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso
fecha de publicación07.08.2016
tamaño58.03 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
TEMA 2. FUNDAMENTOS BIOLÓGICOS DE LA CONDUCTA
1.- EVOLUCIÓN, GENÉTICA Y CONDUCTA
2.- LAS BASES FISIOLÓGICAS DE LA CONDUCTA
2.1 estructura del sistema nervioso

2.2.1 El Sistema Nervioso Central (SNC)

2.2.2 EL Sistema Nervioso Periférico (SNP)
2.2 el sistema endocrino
3.- CEREBRO DE HOMBRE Y CEREBRO DE MUJER
4.- MÉTODOS DE EXPLORACION CEREBRAL
5.- ALGUNAS PATOLOGÍAS CEREBRALES
6.- EL SUEÑO
7.- LAS DROGAS Y SUS EFECTOS EN EL SISTEMA NERVIOSO

1.- EVOLUCIÓN, GENÉTICA Y CONDUCTA
Para saber cómo somos y cómo nos comportamos (objeto de la Psicología) es necesario conocer cuál nuestra naturaleza. En este sentido, los seres humanos somos seres naturales y tenemos un origen natural. Somos el resultado de un largo proceso evolutivo, en el transcurso del cual, no sólo fuimos adquiriendo unas características anatómicas determinadas (un aspecto físico concreto), sino también una serie de estructuras cognitivas y comportamientos que hicieron posible nuestra adaptación al medio y nuestro afianzamiento como especie (hominización y humanización). Como resultaron ventajosos para nuestra supervivencia, muchos de esos comportamientos quedaron estampados en nuestros genes, transmitiéndose de generación en generación. A ello se debe que los seres humanos manifestemos rasgos y conductas similares en todas las partes del mundo, a pesar de las diferencias culturales. Así por ejemplo, el miedo a los extraños de los bebés, el cuidado de los hijos por parte de los adultos, la atracción por los dulces y las grasas, la preferencia por parejas de aspecto sano y saludable, etc , son conductas de este tipo.
Según Haeckel, existe un paralelismo entre la ontogénesis y la filogénesis. Es decir, los procesos de cambio y transformaciones que sufre un individuo a lo largo de su vida, reproducen los procesos evolutivos que ha experimentado la especie a lo largo del tiempo.
Aparte de las conductas específicas, muchos psicólogos piensan que los genes son también responsables de gran parte de las diferencias de carácter y de comportamiento que existen entre los individuos.
El conjunto de nuestros genes se conoce con el nombre de GENOMA HUMANO o código genético. Y en relación al genoma se puede decir lo siguiente:


  • Los genes se componen de ADN (ácido desoxirribonucleico) y en ellos están grabadas las instrucciones para hacer todos los organismos.

  • Entre una persona y otra el ADN sólo difiere en un 0,2% (lo que determina que el racismo es una estupidez). Y el ADN humano es en un 98% idéntico al de los chimpancés y otros primates.

  • Algunas enfermedades tienen un origen genético (muchos tipos de cáncer, por ejemplo). Gracias al conocimiento del genoma humano se pueden curar.

  • Problemas éticos que plantea el genoma: el conocimiento público del genoma de un individuo puede atentar contra su derecho a la intimidad; puede incluso servir para discriminar a esa persona socialmente, etc.


Está claro que nuestros genes determinan nuestro aspecto físico, pero ¿determinan también nuestro comportamiento y nuestras características psicológicas individuales? ¿Pueden heredarse la inteligencia, la timidez, la agresividad como se heredan la estatura, el color del pelo o de los ojos? Ahora, que está tan de moda el tema de la homosexualidad, ¿es la homosexualidad un rasgo genético o adquirido?
Los genéticos de la conducta investigan el grado de influencia que tienen los genes en el comportamiento y en los rasgos psíquicos de las personas. Los estudios de gemelos monocigóticos (con la misma dotación genética) y estudios de la adopción son estudios encaminados a saber hasta qué punto estamos configurados por nuestra dotación genética y por el entorno en que vivimos.
Hoy se sabe que determinados aspectos del comportamiento de las personas se deben a causas genéticas y que ciertos rasgos psicológicos son más fáciles de heredar (necesidades del sueño, obesidad, la inteligencia, la tendencia sexual, la personalidad, etc). No obstante, los genes siempre se expresan en un ambiente particular, y éste va a condicionar, a veces de modo determinante, nuestras predisposiciones naturales.
Así pues, a la pregunta de si los genes influyen en la conducta y los rasgos psicológicos de un individuo hay que responder que sí. Sin embargo, hay que añadir que esta influencia queda contrapesada por otra influencia no menos poderosa: lo aprendido o adquirido por ese individuo a lo largo de su vida. El ser humano es producto de la interacción de la herencia y el ambiente (suma de todas las condiciones externas que afectan al desarrollo). La conducta no se hereda, es el ADN. “La conducta emerge gradualmente a través del impacto de los factores ambientales sobre el organismo en desarrollo” .
2.- LAS BASES FISIOLÓGICAS DE LA CONDUCTA
La Psicobiología es la rama de la Psicología que estudia los fundamentos biológicos de la conducta, como se organiza el sistema nervioso y cuáles son sus funciones. También analiza la relación entre función cerebral y comportamiento, es decir, qué estructuras cerebrales participan en procesos psicológicos tales como el aprendizaje, el lenguaje o las emociones.
Nuestro Sistema Nervioso es uno de los resultados más prodigiosos de la evolución humana. Es nuestro centro de control, un sistema complejo que controla el mundo que nos rodea, y nos sirve para aprender, recordar y organizar nuestro comportamiento
Las neuronas son las células básicas del sistema nervioso. Existen neuronas sensoriales o aferentes y motoras o eferentes. Las neuronas están conectadas unas con otras y por ellas viajan los impulsos nerviosos en forma de señales eléctricas hacia las distintas áreas del sistema nervioso.

Las conexiones entre las neuronas se llaman sinapsis neuronales, y en ellas tienen lugar las descargas de neurotransmisores; unas sustancias químicas que tienen efectos específicos sobre nuestra conciencia y nuestro comportamiento. Existen muchos neurotransmisores. La serotonina, por ejemplo, interviene en la regulación de los estados de ánimo, en el control de la ingesta, el sueño y en la regulación del dolor; su actividad se ve potencia da por el fármaco Prozac que alivia los síntomas de la depresión. Otro, la acetilcolina, actúa cuando nuestros músculos se contraen. El curare, un veneno de los indios sudamericanos, produce una parálisis total al taponar los receptores celulares de la acetilcolina.
2.1 ESTRUCTURA DEL SISTEMA NERVIOSO
2.2.1 El Sistema Nervioso Central (SNC)
Es el centro regulador del organismo. Selecciona y procesa la información sensorial que recibe y controla las reacciones corporales (reflejos simples y conductas complejas). El sistema nervioso transforma los impulsos nervioso en estados de conciencia que es capaz de almacenar e interpretar.



Está compuesto por:


      • Encéfalo. Parte del sistema nervioso que hay dentro del cráneo y se divide en cerebro posterior (bulbo raquídeo, protuberancia y cerebelo), el cerebro medio y el cerebro anterior (el diencéfalo y los hemisferios cerebrales).

El encéfalo se caracteriza por su plasticidad (sobre todo en niños) ya que algunas de sus áreas asumen las funciones de otras áreas después de una lesión.

Las partes del encéfalo tiene una función específica. Por ejemplo el cerebro, que es el órgano más importante del encéfalo, se divide en dos hemisferios. El hemisferio izquierdo es el racional, trabaja de forma lógica, en él se localiza el lenguaje y controla la parte derecha de nuestro cuerpo. El hemisferio derecho es más emocional, se relaciona con la percepción del tiempo, la ejecución artística y musical y controla la parte izquierda del cuerpo. Los hemisferios cerebrales se dividen a su vez en lóbulos (frontal, temporal, parietal, occipital), cada uno con sus funciones específicas.

(p. 51-53)



      • Médula espinal. Recoge información somatosensorial que es enviada al cerebro y distribuye las fibras motoras hacia los centros efectores (glándulas y órganos).


2.2.2 El Sistema Nervioso Periférico (SNP)
Está formado por grupos neuronales que están fuera de SNC (encéfalo y médula espinal) y se prolongan hacia los tejidos y órganos del cuerpo.


      • Sistema nervioso somático (voluntario). Proporciona información sensorial sobre el estado muscular y el ambiente externo al SNC y envía mensajes del cerebro hacia los órganos sensoriales y los músculos. Puede hacer que movamos una pierna pero no cambiar el ritmo cardiaco.




      • Sistema nervioso autónomo (autorregulador). Transporta la información desde y hacia los órganos y glándulas internas del cuerpo y regula las actividades involuntarias como los cambios de latido cardiaco. Este sistema puede estimular la digestión, pero no incitarnos a escribir una novela.


- Simpático (activa el cuerpo)
- Parasimpático (tranquiliza después de la activación)

2.3 el sistema endocrino


El sistema nervioso funciona en armonía con el Sistema endocrino que está compuesto por glándulas que regulan la conducta mediante diferentes hormonas (Glándula pituitaria, glándula tiroidea, glándulas suprarrenales, páncreas, ovarios y testículos). Los ovarios, por ejemplo, producen estrógeno y progesterona, y controlan la ovulación, el embarazo y el ciclo menstrual. Los testículos, por su parte, producen testosterona; una hormona que produce el esperma y el tono de voz masculino, el vello corporal etc.
3.- CEREBRO DE HOMBRE Y CEREBRO DE MUJER



Hay autores que piensan que entre hombres y mujeres hay diferencias físicas, sino que también hay diferencias psicológicas, en particular, diferencias en la manera de resolver los problemas intelectuales. Parece que hay distintos estilos cognitivos asociados al hecho de ser hombre o mujer, lo cual no tiene que ver con el nivel de inteligencia o cociente intelectual (C.I) de cada uno.
Algunas pruebas sugieren que las mujeres son mejores que los hombres en habilidades que requieren el uso del lenguaje, la fluidez verbal, la velocidad de articulación y la gramática. También superan a los hombres en la velocidad perceptiva y cálculo aritmético, recuerdan más detalles de una situación y son más rápidas en tareas manuales.

Por su parte, los hombres dominan más las tareas espaciales (resolución de laberintos, ensamblaje de imágenes, rotación mental y destrezas mecánicas). También superarían a las mujeres en el razonamiento matemático, orientación espacial y pruebas motoras.

Una explicación de ello podría estar en las hormonas sexuales que condicionarían el cerebro en una etapa precoz de la vida, organizándolo de diferente manera según el sujeto sea niño o niña. Además, dichas hormonas influyen en la vida adulta y actúan sobre el cerebro modificando nuestros impulsos primarios, nuestro estado emocional y la conducta. La testosterona induce a los hombres a la agresividad. En las mujeres, la progesterona está relacionada con la depresión postparto y las variaciones de ánimo de la menstruación.

4.- MÉTODOS DE EXPLORACIÓN CEREBRAL

Las técnicas que se suelen utilizar para estudiar el cerebro son las siguientes:
- Electroencefalografía (EEG)

Mide las señales eléctricas del cerebro. El encefalograma registra los impulsos eléctricos producidos por la actividad cerebral. La presencia de ondas anormales o extrañas ayudan a diagnosticar enfermedades tales como tumores, epilepsias y otras alteraciones neurológicas.
- Tomografía axial computerizada (TAC)

Es una imagen de rayos X, obtenida por computadora a partir de la unión de múltiples imágenes. Sirve para conocer la anatomía del cerebro, medir la circulación sanguínea así como para detectar lesiones o tumores cerebrales. La limitación que presenta una imagen estática del cerebro que permite conocer sus estructuras pero no su funcionamiento.
- Tomografía por emisión de positrones (TEP)

Al contrario que el TAC esta técnica proporciona imágenes del cerebro en funcionamiento, lo que permite conocer que áreas se activan cuando la persona sueña, escucha música o razona.
- Imágenes por resonancia magnética (IRM)

Esta técnica nos aporta una imagen de los tejidos blandos del cerebro con la que conocer detalles anatómicos e información fisiológica de órganos y tejidos.
5.- ALGUNAS PATOLOGÍAS CEREBRALES
Cuando falla el sistema nervioso se producen algunas lesiones cerebrales con graves consecuencias para la conducta y la integridad de la persona. Los siguientes son algunos ejemplos de trastornos cerebrales:


  • Autismo. Se caracteriza por un desarrollo comunicativo y social anormal, escaso interés, actividad repetitiva e imaginación limitada. Los autistas ven el mundo como un lugar fragmentado y ajeno. Los hombres lo sufren más que las mujeres. Sus causas parecen ser genéticas.




  • Epilepsia. Es una grave alteración de la actividad eléctrica cerebral y puede ser hereditaria. Se manifiesta en ataques; los más graves, producen pérdida de conciencia y un intenso espasmo muscular, y los más suaves, producen pérdidas parciales de conciencia, ojos sin expresión e interrupción de la concentración.




  • Alzheimer. Cosiste en un deterioro progresivo de la red de conexiones neuronales. Se caracteriza por una progresiva pérdida de la memoria, que conduce a una demencia severa y afecta a al capacidad de pensar, hablar o realizar las tareas básicas de la vida personal.




  • Parkinson. Se caracteriza por una pérdida de neuronas originada por un déficit de la dopamina cerebral. Los síntomas más señalados son la rigidez, temblores, falta de expresión facial, equilibrio deficiente y dificultades para andar.




  • Esclorosis múltiple. Enfermedad caracterizada por la progresiva destrucción de los nervios en el Sistema Nervioso Central, lo que origina debilidad muscular, mala articulación de las palabras y trastornos de la visión.


6.- EL SUEÑO
El sueño se puede definir como un estado alternativo de conciencia en el que se adopta una postura determinada, con pocos movimientos y respuestas a la estimulación, es cíclico ( se produce cada 24 horas ) y tiene una duración de varias horas.

Durante el sueño se producen importantes cambios fisiológicos de la actividad cerebral, una disminución de las funciones corporales y cambios en la conciencia. Mientras soñamos, el pulso se acelera, la presión sanguínea y la respiración se hacen irregulares, y desaparece el tono muscular. Soñamos cada noche, aunque no lo recordemos. El sueño puede ser una respuesta a los acontecimientos externos, manifestar las preocupaciones y sentimientos del soñador o para satisfacer deseos o emociones no resueltas en la vida del que sueña.

Podemos reconocer y registrar las ondas que produce el cerebro mediante el electroencefalograma y de esta manera saber a qué estado psicológico responde cada una de ellas. El registro de los sueños permite evaluar las etapas del sueño normal o patológico.

De acuerdo con los datos aportados por el EEG, sabemos que los sueños no constituyen un proceso homogéneo y continuo, sino que atraviesan fases alternas:

Fase I: (Transición de la vigilia al sueño). En este periodo, con ondas cerebrales de 4 a 7 Hz, representa el 5 % del tiempo de sueño, se produce una disminución del latido cardiaco, los músculos del cuerpo se relajan y la respiración se vuelve irregular . Las personas despertadas en esta fase creen que no se han dormido.
Fase II: (Sueño ligero). En esta fase aparecen ondas delta que señalan un sueño más profundo, en el que desciende la temperatura corporal. Las personas despertadas en los cuatro minutos siguientes a la aparición de los husos dicen que estaban dormidas.
Fase III: (Sueño profundo). Se observa que no hay movimientos oculares y que los músculos siguen relajados y emergen husos mezclados con ondas lentas delta (menos de 4 Hz ).
Fase IV: (Sueño más profundo). A la persona soñadora es muy difícil despertarla, y cuando se intenta, aparece desorientada. El sueño profundo dura una hora aproximadamente, y después de pasar un tiempo en la fase IV se regresa a las fases III, II y I. En esta etapa pueden presentarse problemas del sueño, como el sonambulismo o hablar dormido.

Durante la noche se producen de cuatro a seis ciclos de unos 90 minutos, cada uno de los cuales se divide en dos fases: una primera de sueño de ondas cortas (fases I, II, III y IV) y que ocupa prácticamente el 80% del tiempo, y una segunda conocida como sueño rápido o fase REM, con movimientos oculares rápidos y que contiene imágenes oníricas. Dejar a alguien sin los sueños de ondas lentas produce cansancio y una reducción del ritmo vital, e impedirle dormir durante la fase de sueño REM origina un estado de intolerancia e irritabilidad.
tratornos del sueño

Los tratornos o patologías más característicos relacionadas con el sueño son los siguientes:
- Insomnio. Es el trastorno del sueño más frecuente y se caracteriza por la dificultad de iniciar o mantener el sueño. Puede ser causado por factores biológicos o psicológicos. El insomnio transitorio se produce por el estrés, cambios de horario en el trabajo, la realización de un viaje o por crisis emocionales. El insomnio crónico se debe a problemas orgánicos o psicológicos. Suelen padecerlo personas con trastornos psiquiátricos, con migrañas nocturnas o que toman fármacos depresores del Sistema Nervioso Central.
- Sonambulismo. Consiste en levantarse de la cama cuando se está dormido. El sonámbulo mantiene los ojos abierto y fijos, puede inspeccionar el ambiente evitando los objetos encontrados a su paso e incluso puede vestirse y salir de casa. Hay que evitar despertar al sonámbulo, ya que le provoca angustia; se deja conducir a la cama con facilidad.
- Pesadillas nocturnas. Son sueños terroríficos, comunes entre niños y adolescentes, que les provoca angustia y sobresaltos, y perturba el sueño de forma significativa
- Terrores nocturnos. Son despertares bruscos precedidos de gritos y lloros, sin contenido onírico (perteneciente al sueño), por lo que no dejan recuerdos.
- Somniloquio. Consiste en hablar o emitir sonidos durante el sueño. Dura pocos segundos y ocurre de forma esporádica.
- Bruxismo (rechinar de dientes). Suele aparecer en las dos primeras fases del sueño y, a pesar del ruido producido, el niño no se despierta.
la teoría de los sueños de sigmund freud

Una de las teorías más conocidas sobre los sueños es la que desarrolló Sigmund Freud en su obra “La Interpretación de los Sueños”. Según Freud los sueños revelan nuestros deseos y preocupaciones más íntimas y son de hecho el camino de acceso a lo más profundo de nuestra psiquis: el inconsciente.

La interpretación freudiana o psicoanalítica de los sueños se puede resumir en estas ideas:
- La asociación espontánea. Los sueños, se expresan con imágenes y representaciones más que con palabras. Dichas imágenes no se ven limitadas por condicionantes de espacio y tiempo o de la lógica (podemos volar y salir ilesos de la aventura). Analizar y descifrar su sentido implica la asociación libre de las ideas del soñador.
- Los sueños son idealizaciones o la realización de deseos insatisfechos, y revelan de forma disfrazada y simbólica la vida interior inconciente.
- Los contenidos del sueño y resistencias de sujeto. Freud distinguió entre los contenidos manifiestos del sueño (lo que el soñador recuerda; a veces, auténticos disparates) y los contenidos latentes (lo que permanece oculto en el inconsciente) que se expresan a través del lenguaje especial de los sueños. Las relaciones entre lo latente (deseos auténticos y profundos) y lo manifiesto (sueños recordados) no son fáciles de descubrir. Freud encuentra resistencias por parte del sujeto, ya que éste reprime ideas y deseos que no quiere expresar.
- Censura. Freud decía que un sueño es el cumplimiento enmascarado de un deseo reprimido. La censura oculta los deseos prohibidos y modifica los elementos del sueño de forma arbitraria, se ejerce contra las tendencias reprobables desde el punto de vista ético o social, y es la causa de la amnesia onírica.
- En el proceso de elaboración de los sueños intervienen tres elementos:

  1. Condensación: fusión de dos o más imágenes oníricas hasta formar un único símbolo.

  2. Desplazamiento: traduce una imagen onírica en otra, de forma similar a como funcionan la metáforas en el lenguaje.

  3. Dramatización: consiste en convertir las ideas y relaciones abstractas en imágenes visuales; el adulterio se puede representar por la fractura de una pierna.

- Los símbolos oníricos. Los sueños expresan deseos y conflictos disfrazados como símbolos oníricos (imágenes con un significado simbólico profundo). Muchos símbolos oníricos son deseos sexuales. Según Freud, cuando aparecen en los sueños objetos como bastones, paraguas, llaves o revóveres simbolizan el órgano sexual masculino, mientras que cobres, botellas, cuevas, etc. simbolizan el órgano sexual femenino.

7.- LAS DROGAS Y SUS EFECTOS EN EL SISTEMA NERVIOSO
Las drogas son sustancias que actúan sobre el sistema nervioso central (SNC) y afectan a la percepción, los sentimientos y la conducta. Con algunas hay gran familiaridad desde siglos (alcohol), mientras que otras son de reciente aparición, como las drogas de diseño. La psicofarmacología es la ciencia que investiga los efectos de las drogas en el cuerpo y en la conducta humana.
Factores que origina su consumo:

El consumo y abuso de las drogas puede tener diferentes efectos y consecuencias dependiendo de la sustancia, del tiempo, de la dosis, la frecuencia y circunstancias del consumo, así como de las características individuales, psíquicas y fisiológicas del consumidor.
Conceptos básicos

En relación a las drogas, conviene tener claros los siguientes conceptos:
-Abuso: Es aquella forma de relación con las drogas en la que por su cantidad, su frecuencia o por la situación física, psíquica y social del sujeto se producen consecuencias negativas para el consumidor y/o su entorno.

- Dependencia: Es la pauta de comportamiento en la que se prioriza el uso de una sustancia psicoactiva frente a otras conductas consideradas antes como más importantes.

- Dependecia física: El organismo se habitúa a la presencia constante de la sustancia, de tal manera que necesita mantener un determinado nivel en sangre para funcionar con normalidad. Cuando este nivel desciende por debajo de cierto límite aparece el síndrome de abstinencia.

- Dependencia psíquica: es la situación en la que existe un sentimiento de satisfacción y un impulso psíquico que exigen la administración regular o continua de la droga para producir placer o para evitar malestar.

- Tolerancia: Es la adaptación del organismo a una cierta toxicidad. El punto máximo de la tolerancia es diferente para cada persona y varia también con cada sustancia, etc.

- Síndrome de abstinencia (“mono”): es el conjunto de síntomas y signos que aparecen cuando se interrumpe la administración de la droga. Los signos y síntomas que el síndrome representa pueden ser muy variados, normalmente van acompañados de ansiedad y puede derivarse en un cuadro clínico de gravedad.

Clasificación y efectos de las drogas

Se suelen clasificar a las drogas en: 1. Depresores del sistema nervioso, 2. Estimulantes del sistema nervioso y 3. Sustancias visionarias:


  1. Depresores del sistema nervioso. Estas sustancias disminuyen el estado de alerta y aminoran la actividad del sistema nervioso. Los consumidores atienden menos a los estímulos del exterior y sus reacciones son más lentas. También disminuyen sus funciones mentales: atención, razonamiento, memoria e inteligencia. Con ellos se busca muchas veces un estado anímico de paz y tranquilidad pero su abuso se paga con adictividad. Los depresores más importantes son: alcohol, barbitúricos, tranquilizantes-ansiolíticos y opiáceos.




  1. Estimulantes del sistema nervioso central. Estas drogas producen una activación general del organismo, agilizan el entendimiento y aumentan el rendimiento mental; también quitan el apetito y mejoran el estado de ánimo. La sustancia estimulante que se usa con más frecuencia es la cafeína, que se encuentra en el café, en muchos refrescos y en el chocolate. Otros estimulantes mucho más poderosos son las anfetaminas y la cocaína.




  1. Sustancias visionarias. Estas sustancias producen alucinaciones, una experiencias visionarias o “viajes psíquicos”. Aunque todas conllevan riesgos importantes, no suelen ser muy adictivas y presentan una baja toxicidad. Unas (MDMA o éxtasis, drogas de diseño) tienen un potencial más bajo que otras (mescalina, LSD, etc.).






similar:

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconRelación entre sistema nervioso y sistema endocrino

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconL a drogadicción es una enfermedad que consiste en la dependencia...

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconSistema nervioso

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconEl sistema nervioso

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconPatologías del sistema nervioso

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconResumen Durante muchos años se ha debatido sobre el papel del Sistema...

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconOrganización general del sistema nervioso

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso icon5. 2 Desarrollo reflejo del sistema nervioso central

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconFisiología de la comunicación humana sistema nervioso central

7. las drogas y sus efectos en el sistema nervioso iconTratamiento de los desórdenes degenerativos del sistema nervioso central




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com