Doctorado Interinstitucional en Educación




descargar 223.1 Kb.
títuloDoctorado Interinstitucional en Educación
página7/7
fecha de publicación07.08.2016
tamaño223.1 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

Referencias
Aloni, N. (2008). “Spinoza as Educador: From eudaimonistic ethics to an empowering and liberating pedagogy”. Educational Philosophy and Theory, Vol. 40, no. 4, 2008, pp. 531-544.

Barber, B. (1992). An Aristocracy of Everybody. Nueva York, Oxford University Press

Blake, W. (1803). Auguries of innoncence. Tomado de: http://pinkmonkey.com/dl/library1/aoi.pdf, 24 de diciembre de 2012

Bula, G: (2008a). Spinoza: Ética Ambiental. Monografía para optar al título de Maestría en Filosofía, Pontificia Universidad Javeriana. Tomado de http://www.javeriana.edu.co/biblos/tesis/filosofia/tesis23.pdf, 24 de diciembre de 2012

(2008b). “Spinoza y Nussbaum: en defensa de las emociones” en Saga, vol. 9 no. 17, pp 27-37

(2010a). “Las conexiones ocultas” en Polis vol. 9, no. 25, pp 41-56

(2010b). “Diversidad y cohesión” enPolisemia, no. 10, año 7, pp 53-61.

(2011a). “Educación Ambiental: Del enfoque por competencias al enfoque por habilidades.” Magistro, vol. 5, no. 10, pp. 33-42

(2011b). “Cosmotheoros: Spiritual Corollaries to the Rare Earth Solution to Fermi’s Paradox” en The Trumpeter vol. 27, no. 3. Tomado de: http://trumpeter.athabascau.ca/index.php/trumpet/article/view/1242/1599 el 24 de diciembre de 2012

(2013). “El Barón Rampante y el Contrato Natural” en Sustentabilidades, no. 8, de próxima publicación.

Catro-Gómez, S. (2007). “El capítulo faltante de Imperio: la reorganización posmoderna de la colonialidad en el capitalismo posfordista” en Multitudes, tomado de: http://multitudes.samizdat.net/El-capitulo-faltante-de-Imperio-La el 24 de diciembre de 2012

Csikszentmihalyi, M. (1996). Fluir. Barcelona, Kairós.

Damasio, A. (2003). Looking for Spinoza. Londres, William Heinnemann

Davis, W. (2009). The Wayfinders. Toronto, Anansi

Deleuze, G. (2009). Spinoza, Filosofìa Práctica. Barcelona, Tusquets.

Descartes, R. (1980). Tratado del hombre. Madrid, Editora Nacional

Dreyfus, H. & Dreyfus, S. (1999). “The Challenge of Merlau-Ponty’s Phenomenology of Embodiment for Cognitive Science” en Weiss, G. y Haber, H. F, Perspectives on Embodiment. Nueva York, Routledge. pp 103-120

Goodman, L. (2002) “What Does Spinoza’s Ethics Contribute to Jewish Philosophy?en H. Ravven y L. Goodman (eds) Jewish Themes in Spinoza’s Philosophy. Nueva York, SUNY

Hardt, M. & Negri, T. (2005). Imperio. Paidós, Barcelona.

Hesse, H. (1957). Bajo la Rueda. Buenos Aires, Aguilar. Tomado de http://www.educarchile.cl/userfiles/p0001/file/articles-101763_archivo.pdf, 25 de agosto de 2012

Husserl, E. (2011). La idea de la fenomenología. Barcelona, Herder

Huygens, C. (1698). Cosmotheoros. Londres, Timothy Childe, tomado de http://www.phys.uu.nl/~huygens/cosmotheoros_en.htm, 24 de diciembre de 2012

Innerarity, D. (2001). Ética de la hospitalidad. Barcelona, Península.

Lévy, P. (1997). Collective Intelligence. Nueva York, Plenum.

Matheron, A. (1988). Individu et communauté chez Spinoza. Paris, Minuit

Maturana, H. & Varela, F. (1995). De Máquinas y Seres Vivos. Santiago de Chile, Editorial Universitaria.

Naess, A. (1975). Freedom, Emotion and Self-Subsistence. Oslo, Universitetsforlaget.

(2001). Ecology, Community and Lifestyle. Nueva York, Cambridge University Press

Negri, T. (2000) Spinoza subversivo. Madrid, Akal

Piaget, J. (1972). El Nacimiento de la Inteligencia en el Niño. Buenos Aires, Aguilar.

Resnick, M. (2000). Turtles, termites and traffic jams. Cambridge, MIT.

Ravven, H. (1989). “Notes on Spinoza’s Critique of Aristotle’s Ethics: From Teleology to Process Theory” en Philosophy and Theology, 4.

(2001). “Spinoza’s Materialist Ethics: The Education of Desire” en G. Lloyd (ed.). Spinoza: Critical Assessments. Londres, Routledge.

Saint-Exupéry, A. (1997). El Principito. Madrid, Alianza

Shah, I. (2001). Los cien cuentos de la sabiduría sufí. Bogotá, EDAF

Spinoza, B. (1988). Correspondencia. Madrid, Alianza

(1989). Tratado de la Reforma del Entendimiento. Madrid, Tecnos

(1990). Tratado Breve. Madrid, Alianza

(1999a). Ética. Madrid, Alianza.

(1999b). Tratado Teológico-Político. Barcelona, Folio

Varela, F. & Hayward, J. (2005). Un puente para dos miradas. Santiago de Chile, Dolmen

Von Foerster, H. (1991). Las semillas de la cibernética. Barcelona, Gedisa.

Whitman, W. (2004). The Complete Poems. Londres, Penguin.

Yovel, Y. (1990). “The third kind of knowledge as alternative salvation” en E. Curley y P.F Moreau (eds), Spinoza: issues and directions. Leiden, E.J Brill.

Zourabichvili, F. (2002). Spinoza: Une physique de la pensée. Paris, PUF

1 Las citas a la Ética de Spinoza se harán de la siguiente manera: El primer número indicará la parte de la ética que se cita. Si viene seguido de pref, se refiere al prefacio; ap si se refiere a un apéndice, def y un número a una definición, ax y un número a un axioma y p y un número a una proposición. Así 1ax3 se refiere al tercer axioma de la primera parte, 5pref alprefacio de la quinta parte, 2def1 a la primera definición de la segunda parte y 3p4 a la cuarta proposición de la tercera parte. Cuando se cita una demostración, escolio o corolario de una proposición, se indica después del número de la misma con las abreviaciones dem, esc, cor. Por ejemplo, 1p5dem se refiere a la demostración de la quinta proposición de la primera parte. Asimismo, en aquellos apéndices que tienen capítulos, éstos se citaran mediante la abreviación cap seguida del número del capítulo.

En lugar de la fecha de la edición y el nombre del autor, se utilizará la abreviación Eth para citar este libro. En la nota 3 se detalla un sistema abreviado para citar el texto sobre los cuerpos que sigue a la proposición 13 de la segunda parte de la ética.

2 Impredecibles, por supuesto, no desde el punto de vista de un observador omnisciente (el determinismo precluye tal posibilidad) sino desde el punto de vista de un observador finito.

3 La Ética, lo mismo que sus comentadores, tiene una forma larga e incómoda de citar los ítems al interior del excurso sobre los cuerpos, “el axioma 1 que sigue al lema 3 que sigue a la proposición 13 de la segunda parte”. Nosotros vamos a nombrar la serie de definiciones, lemas, axiomas y postulados que siguen a la proposición 13 de la segunda parte y que tratan de la naturaleza de los cuerpos, como ‘Excurso sobre los cuerpos’. Citaremos esta parte de la ética según la siguiente nomenclatura:

Ex: Todo ítem contenido dentro del Excurso

Ax1, Ax2: Los axiomas 1,y 2 que aparecen al principio del Excurso

Ax1B, Ax2B: Los axiomas 1 y 2 que aparecen más adelante en el Excurso

Ax3: El axioma 3

Def: La definición

L: Todos los lemas con su número, L1, L2 etc. Su demostración se indica con dem, su escolio con

esc, y su corolario con cor.

Post: Todos los postulados, con su número: Post1, Post2 etc

Por ejemplo, el axioma 1 que aparece primero se citará así: (ExAx1). El corolario del Lema 3 se cita así: (ExL3cor).

4 Spinoza es un fuerte crítico de lo que podríamos llamar provincialismo en el conocimiento. Producto de la ignorancia, nos imaginamos que nuestro mundo es El Mundo. A partir de esto, Spinoza parece manifiestar su acuerdo con su contemporáneo y conocido Huygens, quien en su Cosmotheoros (1698, ver también Bula, 2011b) argumentaba a favor de la existencia de vida en otros planetas:

(…) si alguien no ha visto más que ovejas con cola corta, se admita ante las ovejas de Marruecos, que la tienen larga. Así, también, se dice de un campesino que se había metido en la cabeza que fuera de sus campos no existían más, que, habiéndole desaparecido un buen día una vaca y viéndose obligado a ir a buscarla muy lejos, se quedó muy admirado de que fuera de sus pequeños campos existiera tan gran cantidad de otros campos.

Y a buen seguro que esto también tiene que tener lugar en muchos filósofos, que se han creído que fuera del pequeño campo del globito terraqueo donde ellos están, no existe ningún otro, puesto que ellos no lo observan (1990, 57).

5 En el Tratado Breve, esta relación se caracteriza como “una cierta proporción de movimiento y reposo”. En este trabajo puede verse una clara relación entre la manera de moverse de un cuerpo y su identidad, origen y destrucción:

Todas y cada una de las cosas particulares que llegan a existir, llegan a existir, llegan a ser tales mediante el movimiento y el reposo; y así son todos los modos que existen en la extensión y que llamamos cuerpos. (…)

La diversidad de éstos surge únicamente mediante esta y aquella proporción de movimiento y reposo, en virtud de la cual esto es así y no de otro modo, esto es esto y no aquello (…)

Este nuestro cuerpo (…) cuando todavía era un niño no nacido, estaba en otra proporción de movimiento y reposo; y, en consecuencia, también estará en otra, cuando estemos muertos (…) (Spinoza, 1990, 99, n.5)

La persistencia de un cuerpo determinado dependerá del mantenimiento de esta proporción de reposo y movimiento:

(…) si un cierto cuerpo tiene y mantiene esta proporción, que es, por ejemplo, de 1 a 3, el alma y el cuerpo estarán igual que está ahora el nuestro, el cual está sin duda constantemente sometido al cambio, mas no tan grande que se salga de los límites de 1 a 3; sin embargo, cuanto cambia él, tanto cambia, a su vez, el alma (Spinoza, 1990, 100, n.5)

La persistencia de un cuerpo depende de que se conserve la proporción de movimiento y reposo a pesar de los cambios que pueda padecer. En virtud del paralelismo espinozista (Eth, 2p7) estos cambios en el cuerpo implican cambios en el alma, es decir, percepciones. Así, pues, la capacidad de percepción y la capacidad de homeostasis (de un cuerpo de conservarse en su proporción a través de las perturbaciones que sufre) están estrechamente ligadas. Una perturbación excesiva es equivalente a una percepción imposible para un cuerpo determinado:

(…) si otros cuerpos actúan sobre el nuestro tan violentamente, que no puede mantenerse la proporción de 1 a 3 del movimiento, eso constituye la muerte, y una aniquilación del alma, en cuanto que ella es tan sólo una idea, conocimiento, etc., de este cuerpo con esta proporción de movimiento y reposo. (Spinoza, 1990, 100, n.5)

Dicho en términos poéticos:

Dazzling and tremendous how quick the sun-rise would

kill me,

If I could not now and always send sun-rise out of me (Whitman, 2004, 89)

El alba sería mortal en su grandeza, si no hubiera una grandeza concomitante en el alma que es capaz de percibirla.

En lo que viene del texto, volveremos a estos temas esbozados en el Tratado Breve, pero a través de la elaboración madura de la Ética. Esta decisión corresponde a que consideramos que la idea de una proporción de reposo y movimiento es una caracterización aproximada y pobre de la forma de un cuerpo.

6 Las proposiciones rezan así:

Ninguna cosa puede ser destruida sino por una causa exterior.

Demostración: Esta proposición es evidente por sí: en efecto, la definición de una cosa cualquiera afirma, y no niega, la esencia de esa cosa (…)

Las cosas son de naturaleza contraria, es decir, no pueden darse en el mismo sujeto, en la medida en que una de ellas puede destruir a la otra.

Demostración: En efecto, si pudiesen concordar entre sí o darse a la vez en el mismo sujeto, entonces podría darse en el mismo sujeto algo que tendría la capacidad de destruirlo, lo cual (por la proposición anterior) es absurdo (…) (Eth: 3p3 y 3p4)

La relación entre el principio de no-contradicción y el conatus se basa en la noción espinozista de definición, que debe entenderse como la esencia de la cosa definida (ver Spinoza, 1988, pp 119-120). En la medida en que las cosas, incluidas las ideas, se afirman a sí mismas y por tanto niegan aquello que las niega, tanto el principio de no contradicción como una tendencia general a la coherencia en la inteligencia se siguen del carácter autoafirmante de las cosas.

7 Ver Damasio (2003) para una recuperación de Spinoza desde la neurobiología contemporánea: la mente sería básicamente el órgano con el que percibimos nuestro cuerpo como una totalidad; las emociones de fondo, “cómo nos sentimos”, serían una especie de resumen del estado general homeostático del cuerpo.

8 ¿Por qué requiere esfuerzo crecer, por qué del entrenamiento se dice “no pain, no gain”? Un cuerpo X, con x caminos para actualizar su fórmula, busca a través del entrenamiento convertirse en un cuerpo Y, con más caminos para actualizarse. Un cuerpo busca devenir otro. En el entrenamiento, el cuerpo X se comporta como si fuera el cuerpo Y, es decir, trata de hacer las actividades que a ese cuerpo Y le resultan cómodas. Pero como el cuerpo X aún no es el cuerpo Y, dichas actividades le resultan incómodas.

9 Las partes de un cuerpo sólo son partes del mismo en cuanto participan en sus procesos; pueden dejar de pertenecer al cuerpo para pertenecer a otro, o bien participar en procesos ajenos a un cuerpo al mismo tiempo que hacen parte del mismo. Dicho de otro modo, la pertenencia a un cuerpo es desterritorializada. Como los cuerpos espinozistas son procesos, los estados nacionales pueden verse como cuerpos, y la ciudadanía como el ser parte de un cuerpo. La extrapolación a la política de la comprensión desterritorializada de los cuerpos de Spinoza es extremadamente fértil.

10 Nótese que el mote “experiencia vaga” implica que es posible una experiencia clara o precisa. Es decir, si bien Spinoza considera inadecuado el conocimiento que se da en la inmediatez de la experiencia, no abandona por ello la intención de conocer a través de la experiencia. Por el contrario, el conocimiento será en Spinoza experiencia. Confróntese esto con la distinción que hace Husserl entre la inmanencia a la conciencia como ingrediente en la vivencia del conocimiento y la inmanencia de lo dado inmediatamente como evidente (Husserl, 2011)

11 Puede hacerse la analogía con el proceso mediante el cual, en la fenomenología de Husserl, se perciben las esencias en las múltiples variaciones: el número de variaciones es importante para destacar nítidamente lo invariante (Husserl, 2011)

12 Quizás la pregunta que habría que hacer es por qué en la práctica pedagógica efectiva (no en los documentos oficiales) se fomenta el conocimiento del primer género y no del segundo o tercero. Postulamos aquí tres razones que puede ser interesante explorar: 1) al fomentar la autonomía del conocimiento, el profesor, y la institución, pierden poder con respecto a los alumnos; 2) es fácil garantizar que un alumno repita como un papagayo determinados contenidos, se percibe como más difícil que arribe por su cuenta a los mismos contenidos (es decir, no se confía en la inteligencia de los alumnos); 3) al fomentar el primer género de conocimiento, la institución tiene control sobre los contenidos que se aprenden y los valores que se transmiten, este control se perdería en los otros dos géneros de conocimiento (es decir, no se confía en el criterio de los alumnos).

13 En el plano pedagógico, producir esta sensación tendría que ver con dar herramientas para la construcción de modelos y sistemas que se exploran, más que con la transmisión de contenidos. Un ejemplo sería el trabajo en el aula de Resnick (2000) con el lenguaje de programación Logo y piezas de Lego móviles programables, en el que los alumnos aprenden, a través de la programación de agentes físicos o digitales, propiedades de los números, del movimiento, o de los sistemas descentralizados. Proyectos de este tipo tienen también la ventaja de que tienen un aspecto práctico: la autonomía espinozista en lo cognitivo redunda en autonomía en la acción: nuestros actos seguirán un orden lógico, de modo que en lugar de responder momento a momento a los azares del mundo, transformamos metódicamente nuestro medio para adaptarlo a nosotros (Matheron, 1988, 76).


14 Quien escala montañas se hace montiforme, quien camina entre los árboles se hace dendriforme, quien vive en el mar y lo ama se hace mareforme. Estas ideas y sus implicaciones ecológicas se exploran en Bula (2013) a partir de un estudio de El Barón Rampante de Italo Calvino.

15 A pesar de rechazar el fundamento que tienen ciertas emociones y valores comunes e importantes socialmente, Spinoza se distancia de los cínicos en que considera que uno no debe alejarse de los hombres sino tener en cuenta el papel social de las emociones y las convenciones para conducir la vida provechosamente:

Por ejemplo, si alguien se viste lujosamente a fin de ser admirado, busca una honra que nace del amor a sí mismo, sin tener en cuenta para nada a su prójimo. Pero, si alguien ve que se desprecia y pisotea su sabiduría (con la que debería ser útil a su prójimo), porque lleva un mal vestido, se procura un vestido con el que no les llame la atención, haciéndose igual a su prójimo para ganarlo (1990, 75).

16 Sobre esto, ver Fluir (1996) de Csikszentmihalyi; en un emprendimiento, la alegría óptima se siente cuando la tarea no es demasiado difícil (y nos abrumamos) o demasiado fácil (aburrimiento); fluimos en la actividad, nos perdemos alegremente en ella, cuando el reto está ligeramente más allá de nuestras capacidades presentes.

17 A manera de hipótesis de trabajo, postulamos que el poder de obrar de un cuerpo es el producto de su diversidad y su grado de cohesión (P= DxC), donde el rango de D es indefinido y el de C va de 0 a 1, donde 1 representa la cohesión total y 0 la no existencia de un individuo como tal. Una piedra sería débil en la medida en que, si bien tiene una alta cohesión, no tiene mucha diversidad; un cuerpo político tendría gran diversidad pero no tanta cohesión (Cfr. Matheron, 1988, 58)

18 No obstante, Spinoza en el Tratado Breve (1990, 108) postula la idea de un hombre perfecto, pero sólo como un ente de razón para guiarnos en nuestras decisiones. Quizás resulta significativo que esta idea se abandona en la Ética.

19 Dicho de manera coloquial, el fomento de la soberanía consistiría en equipar a los estudiantes con “better crap detection kits” (Aloni, 2008, 539).

1   2   3   4   5   6   7

similar:

Doctorado Interinstitucional en Educación iconPropuesta de Diseño Curricular del Subprograma de Doctorado en Educación...

Doctorado Interinstitucional en Educación iconLos efectos de la globalización en el territorio de la Ciudad de...

Doctorado Interinstitucional en Educación iconPrograma de Doctorado

Doctorado Interinstitucional en Educación iconPrograma de doctorado

Doctorado Interinstitucional en Educación iconCursos de Doctorado

Doctorado Interinstitucional en Educación iconPrograma de doctorado

Doctorado Interinstitucional en Educación iconPrograma de Doctorado en

Doctorado Interinstitucional en Educación iconCursos monograficos de doctorado

Doctorado Interinstitucional en Educación iconPrograma: Doctorado en Sociología

Doctorado Interinstitucional en Educación iconDoctorado en Dermatología Medico Quirurgica y Venereologia




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com