Resolución 64/292




descargar 57.29 Kb.
títuloResolución 64/292
fecha de publicación20.10.2016
tamaño57.29 Kb.
tipoSolución
b.se-todo.com > Derecho > Solución
ASAMBLEA LEGISLATIVA:
El suscrito Diputado Jaime Piñón Valdivia, Integrante del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México de la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Tlaxcala; en ejercicio de las facultades que me confieren los artículos 45, 46 fracción I, 47, 48 y 54 fracciones II, III, LII y LIX de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala; 5 fracción I, 9 fracción II y 10 apartado A fracción I de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Tlaxcala; así como los artículos 114 y 118 del Reglamento Interior del Congreso del Estado de Tlaxcala; me permito presentar ante esta Asamblea Legislativa, la Iniciativa con PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LAS FRACCIONES X y XI, y SE ADICIONA LA FRACCION XII AL ARTICULO 26 DE LA CONSTITUCION POLITICA DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE TLAXCALA, al tenor de la siguiente:


EXPOSICION DE MOTIVOS.

I. El agua es un líquido vital e indispensable para la supervivencia de los seres vivos incluyendo la del ser humano, por ello, la importancia de cuidarla, evitando su contaminación y desperdicio; a fin de prevenir enfermedades y generar un deterioro ambiental, y estar en aptitud de poder suministrarla a las actuales y futuras generaciones; lo cual, es una tarea fundamental del gobierno y la sociedad.

El derecho al acceso al agua, es un derecho innato que tiene todo ser humano y que ha sido reconocido a nivel internacional, puesto, queEl 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que un agua potable limpia y el saneamiento son esenciales para la realización de todos los derechos humanos. La Resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, a propiciar la capacitación y la transferencia de tecnología para ayudar a los países, en particular a los países en vías de desarrollo, a proporcionar un suministro de agua potable y saneamiento saludable, limpio, accesible y asequible para todos.”

Cabe mencionar, que “En noviembre de 2002, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptó la Observación General nº 15 sobre el derecho al agua. El artículo I.1 establece que "El derecho humano al agua es indispensable para una vida humana digna". La Observación nº 15 también define el derecho al agua como el derecho de cada uno a disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para su uso personal y doméstico.”

(…). El abastecimiento de agua por persona debe ser suficiente y continuo para el uso personal y doméstico. Estos usos incluyen de forma general el agua de beber, el saneamiento personal, el agua para realizar la colada, la preparación de alimentos, la limpieza del hogar y la higiene personal. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), son necesarios entre 50 y 100 litros de agua por persona y día para garantizar que se cubren las necesidades más básicas y surgen pocas preocupaciones en materia de salud.

(…). El agua (…) debe ser saludable; es decir, libre de microorganismos, sustancias químicas y peligros radiológicos que constituyan una amenaza para la salud humana. Las medidas de seguridad del agua potable vienen normalmente definidas por estándares nacionales y/o locales de calidad del agua de boca. Las Guías para la calidad del agua potable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) proporcionan las bases para el desarrollo de estándares nacionales que, implementadas adecuadamente, garantizarán la salubridad del agua potable.

(…). El agua ha de presentar un color, olor y sabor aceptables para ambos usos, personal y doméstico. […] Todas las instalaciones y servicios de agua deben ser culturalmente apropiados y sensibles al género, al ciclo de la vida y a las exigencias de privacidad.

(…). Todo el mundo tiene derecho a unos servicios de agua y saneamiento accesibles físicamente dentro o situados en la inmediata cercanía del hogar, de las instituciones académicas, en el lugar de trabajo o las instituciones de salud. De acuerdo con la OMS, la fuente de agua debe encontrarse a menos de 1.000 metros del hogar y el tiempo de desplazamiento para la recogida no debería superar los 30 minutos.

(…). El agua y los servicios e instalaciones de acceso al agua deben ser asequibles para todos. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sugiere que el costo del agua no debería superar el 3% de los ingresos del hogar.” 1

Como hemos visto, los términos que han sido reconocidos a nivel internacional tienen una gran trascendencia en la humanidad; debido a que engloban varias cuestiones que de alguna manera obligan a los gobiernos a mejorar la calidad del agua y a elevar el nivel del servicio por incidir en la salud pública; independientemente de que tienden a disminuir con la desigualdad.

II. Aunado a lo anterior, con fecha ocho de febrero del año dos mil doce, en nuestro país México fue reconocido el derecho al acceso y saneamiento del agua, mediante la adición del párrafo sexto al artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que a la letra dice “Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines.”

Es de mencionar, que con fecha veintinueve de abril del año dos mil cuatro, fue adicionada en la Ley de Aguas Nacionales, la sección primera denominada “Política Hídrica Nacional”, con el fin de lograr la conservación de los recursos naturales, ecosistemas vitales y el medio ambiente, así como para alcanzar el bienestar social y el desarrollo económico del país; al considerarse al agua como uno de los principios que sustenta la política hídrica nacional, tal como lo refiere el artículo 14 BIS 5 fracciones I y XXII, “El agua es un bien de dominio público federal, vital, vulnerable y finito, con valor social, económico y ambiental, cuya preservación en cantidad y calidad y sustentabilidad es tarea fundamental del Estado y la Sociedad, así como prioridad y asunto de seguridad nacional; El uso doméstico y el uso público urbano tendrán preferencia en relación con cualesquier otro uso. Así mismo, es necesario comentar que desde la fecha ya señalada, en el artículo 14 BIS 6 fracción VII del citado ordenamiento legal, ya se reconocía el derecho al agua y a su saneamiento, como uno de los instrumentos básicos de la política hídrica nacional, al preverse apoyos sociales para que las comunidades rurales y urbanas marginadas accedieran al agua y al saneamiento, lo cual era un gran avance para nuestra legislación mexicana.
III. En consecuencia, en el Estado de Tlaxcala existe la obligación de salvaguardar en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, el derecho al agua y a su saneamiento, por ser un derecho fundamental y por ser la máxima ley de la entidad; además de que tiene la obligación de armonizar su legislación con la ya existente a nivel federal e internacional; asimismo es de destacar, que con fecha veintidós de diciembre del año dos mil nueve, en el Estado de Tlaxcala, ya se reconocía dicho derecho, en el artículo 4 de la Ley de Aguas para el Estado de Tlaxcala, al señalar: “Toda persona en el Estado de Tlaxcala tiene derecho al acceso suficiente, seguro e higiénico de agua disponible para su uso personal y doméstico, (…). Las autoridades garantizarán este derecho, (…).”; lo cual ha sido un gran avance en materia legislativa, que hoy en día debería de ser plasmado en su ley suprema como lo es la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, con el fin de que el gobierno se responsabilice y lo haga efectivo, y para que la sociedad esté informada de los derechos que posee y que en un momento dado puede hacer valer.

Reconocer formalmente un derecho humano al agua y expresar la voluntad de dar contenido y hacer efectivo dicho derecho, puede ser una manera de estimular a la comunidad internacional y a los gobiernos para que redoblen sus esfuerzos para satisfacer las necesidades humanas básicas y para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.”2

Por consiguiente, si los gobiernos realmente se comprometieran y respetan los derechos humanos, que son los derechos que tiene toda persona desde que nace, la sociedad tendría un mejor nivel de vida, al evitarse problemas de salud, así como de tipo económico, social, ambiental, etc., tanto para el gobierno como para la humanidad; además de que se lograría un desarrollo económico del lugar, lo cual está lejos de la realidad, pues, a diario observamos en los medios de comunicación que los gobernantes destinan grandes cantidades de dinero para satisfacer sus necesidades personales y no así para resolver problemas sociales de la colectividad, como proporcionar el servicio del agua potable de manera suficiente, saludable, aceptable, accesible y asequible por ser un derecho esencial para la vida y la salud de la humanidad, ya que, en la actualidad no es proporcionado adecuadamente y de la misma manera a la sociedad, lo cual acontece principalmente en las zonas rurales y marginadas, poniendo en peligro su desarrollo y bienestar personal. Por ello, la necesidad de salvaguardar este derecho, con el fin de que las autoridades se responsabilicen y lo hagan efectivo.

IV. Cabe mencionar que “La agricultura es, con diferencia, el mayor consumidor de agua a nivel mundial, representando el 70% de las extracciones de agua en todo el mundo, aunque esta cifra varía considerablemente entre países. La agricultura de secano es el sistema de producción agrícola predominante en todo el mundo y su productividad actual es, en promedio, un poco más de la mitad del potencial a obtener sobre una gestión agrícola óptima. Para 2050, la agricultura tendrá que producir un 60% más de alimentos a nivel mundial y un 100% más en los países en vías de desarrollo.

La industria y la energía juntas representan el 20% de la demanda de agua. Los países más desarrollados tienen una proporción mucho mayor de extracciones de agua dulce para la industria que los países menos desarrollados, donde predomina la agricultura. (…)

El sector doméstico representa el 10% del uso total de agua. Y, en todo el mundo, se estima que 748 millones de personas siguen sin tener acceso a una fuente mejorada de agua y que 2.500 millones siguen sin acceso a unos servicios de saneamiento mejorados.

(…). Más de la mitad de la población ya vive en áreas urbanas y, para 2050, se espera que más de dos tercios de una población mundial de 9.000 millones viva en ciudades. Por otra parte, la mayor parte de este crecimiento ocurrirá en los países en vías de desarrollo, que tienen una capacidad limitada para hacer frente a estos rápidos cambios. El crecimiento también dará lugar a un aumento del número de personas que viven en barrios marginales y que suelen sufrir unas condiciones de vida muy pobres, sin acceso o con un acceso inadecuado a agua y saneamiento. Por lo tanto, el desarrollo de los recursos hídricos para el crecimiento económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental está estrechamente vinculado con el desarrollo sostenible de las ciudades.” 3

V. De acuerdo a información de INEGI, “En Tlaxcala, todos los municipios tienen agua potable de la red pública; el 100% de los municipios que cuentan con agua también cuentan con servicio de alcantarillado de la red pública; y de éstos, el 32% dan tratamiento al menos a una parte de sus aguas residuales.
El suministro de agua para la población inicia con la extracción de agua de fuentes subterráneas y superficiales mediante tomas. En Tlaxcala, se reportaron 188 tomas de captación de agua para abastecimiento público; de ellas, el 95% son pozos; y en el 36% de todas las fuentes de captación se cuenta con macro medidor funcionando, lo que permite cuantificar la cantidad de agua que se extrae.
En quince municipios, distribuidos en el estado, en los que reside el 52% de la población, se concentra el 60% de todas las fuentes de captación; destacando entre éstos los municipios de Tlaxco y San Pablo del Monte, con 28 y 13 tomas, respectivamente; en tanto que en Apetatitlán de Antonio Carvajal, Atlangatepec, Apizaco, Calpulalpan, Chiautempan, Huamantla, Tepetitla de Lardizábal, Tetlatlahuca, Tlaxcala, Tzompantepec, Xaloztoc, Zacatelco y San Francisco Tetlanohcan la cifra va de 4 a 9 tomas.
El tratamiento de las aguas residuales es esencial para la salud de los ecosistemas, la biodiversidad y la salud humana; para dar cumplimiento a las leyes y normas emitidas al respecto se han construido plantas o establecido sitios con esa finalidad.
En 19 municipios de Tlaxcala el total, o al menos una fracción, de las aguas residuales recibe tratamiento. Esta depuración de carga contaminante se realiza en 24 plantas o sitios, donde en su mayoría (75%) se realizan procesos de los denominados de tipo primario, como: remoción de sólidos, remoción de arena y sedimentación.
Considerando los 19 municipios donde se trata al menos una parte de sus aguas residuales, en 4 se reportan lodos residuales, esto es, subproductos que se generan al reducir los contaminantes de las aguas utilizadas en viviendas y establecimientos públicos, comerciales y de servicios; de estos municipios que informaron la presencia de lodos residuales, únicamente 1 de ellos reporto dar tratamiento al total de lodos producidos.
Descargas de aguas residuales sin tratamiento. En 2010, año de referencia de la información aquí presentada, se registraron 70 puntos de descargas de aguas residuales sin tratamiento en la entidad; el 40% de éstos se localiza en suelo o barranca y 39% en ríos o arroyos.
Dieciséis municipios, concentran 40% del total de puntos de descargas de aguas residuales sin tratamiento en suelos o barrancas de la entidad: Atlangatepec, Calpulalpan, Cuapiaxtla, Cuaxomulco, Chiautempan, Españita, Hueyotlipan, Ixtenco, Tenancingo, Tepeyanco, Zitlaltépec de Trinidad Sánchez Santos, Tzompantepec, Xaltocan, San Jerónimo Zacualpan, San Lorenzo Axocomanitla y San Lucas Tecopilco.
De los 23 municipios que descargan aguas residuales sin tratamiento en ríos o arroyos, dos tienen más de una descarga, Tepetitla de Lárdizabal (4) y Santa Ana Nopalucan (2) y el resto sólo cuentan con un punto de descarga.
En 57 municipios de la entidad se factura por la prestación del servicio de agua de la red pública; 54 de ellos lo hacen a través de cuota fija que no considera la cantidad de agua consumida, y 3 combinan tarifas de cuota fija y servicio medido.” 4
Dicha información fue captada a través del Censo Nacional de Gobiernos Municipales y Delegacionales de 2011; los temas y variables que se incluyen responden a los ciclos urbanos que configuran la gestión de los servicios de agua y saneamiento.
En la actualidad no se descarta que haya aumentado la cifra de personas que carecen de un adecuado servicio del agua potable y de su saneamiento, englobándose en este último término los servicios de drenaje y tratamiento de aguas residuales de origen público-urbano y/o la conducción, tratamiento, alejamiento y descarga de las aguas residuales, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 3 fracciones XXXIII y XXXVIII de la Ley de Aguas para el Estado de Tlaxcala; lo que ha sido consecuencia de la pobreza, la urbanización de comunidades y ciudades, la contaminación y el cambio climático, y cuyos problemas aún estamos a tiempo de frenar, obligando a las autoridades a que destinen más recursos económicos al servicio del agua y su saneamiento, por ser un líquido vital y esencial para la realización de todos los derechos humanos, tal como fue reconocido por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
VI. “Garantizar el acceso al agua y al saneamiento como derecho humano constituye un paso importante para convertirlo en una realidad para todo el mundo. Esto significa que:

• El acceso seguro a agua y a saneamiento es un derecho legal, más que una mercancía o servicio suministrado en términos caritativos;

• Debería acelerarse el compromiso de alcanzar unos niveles básicos y mejorados de acceso;

• Se llega mejor a aquéllos con “peor servicio” y por tanto disminuyen las desigualdades;

Las comunidades y los grupos vulnerables se verán capacitados para participar en los procesos de toma de decisiones;

Los medios y mecanismos disponibles en el sistema de Naciones Unidas en materia de derechos humanos se utilizarán para el seguimiento del progreso de las naciones en la realización del derecho al agua y al saneamiento y para hacer responsables a los gobiernos.” 5

En consecuencia y como ya se ha comentado, es urgente armonizar la legislación del Estado de Tlaxcala, con la legislación federal e internacional ya existente; toda vez, que el derecho al acceso al agua y a su saneamiento es un derecho fundamental para toda la humanidad, aunado, a que los países que ratifican instrumentos internacionales se obligan a adecuar su legislación, tomando “(…) como nuevo parámetro de máxima jerarquía a las normas contenidas en los tratados internacionales en materia de derechos humanos (…)”; y “una primera obligación legislativa es la de adecuar el derecho interno al derecho convencional mediante la supresión o incorporación de normas. Esto vale tanto para la legislación federal como para la local y se desdobla en dos direcciones: a) creación de nuevas normas reglamentarias de los derechos y sus garantías, y b) revisión de la legislación vigente para detectar aquellas disposiciones que son inconstitucionales e inconvencionales y, por ende, modificarlas.”6.
VII. Por consiguiente, en la presente iniciativa se propone que el derecho al acceso y saneamiento del agua, sea plasmado dentro del Capítulo V denominado “Derechos Sociales y de Solidaridad” de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala; en virtud, de que: “Los derechos económicos, sociales y culturales incluyen los derechos a la alimentación, a la vivienda adecuada, a la educación, a la salud, a la seguridad social, a la participación en la vida cultural, al agua y saneamiento, y al trabajo.”; debido a, que “(…) muchos derechos económicos, sociales y culturales requieren en ocasiones grandes inversiones -tanto financieras como humanas- para garantizar su pleno disfrute”.7 Aunado, a que “(…) los derechos humanos se muestran como conquistas culturales que los seres humanos han obtenido paulatinamente en devenir histórico de la humanidad; es, sin embargo, a partir de entonces cuando el reconocimiento de los mismos se empieza a hacer patente en la legislación”.8 “(…), los derechos humanos como conquistas culturales, no son sino muestra y reflejo de esa evolución social y su invención responderá las necesidades generadas en un contexto histórico, social, político y económico determinado.”9
Si bien los derechos sociales, también llamados derechos humanos de segunda generación, pretendieron, y aun lo hacen, acortar las diferencias sociales para quienes por su condición en este mundo capitalista queda en desventaja; lo cierto es que no ha sido posible ni por mucho, que tales diferencias en realidad se acorten. El principal obstáculo que se ha señalado para la plena vigilancia de los derechos y de su implementación en los países con pobres de desarrollo, ha sido, indiscutiblemente, la falta de disposición de recursos económicos.” “(…) la función de los derechos humanos de segunda generación, desde su aparición, ha resultado esencial en el desarrollo de un mundo capitalista donde los satisfactores de vida, incluso los más elementales, sólo pueden obtenerse a través del dinero. Educación, vivienda, trabajo, salud, alimentación, etc., resulta hoy día indispensables para el desarrollo de una vida digna y de calidad.”10 Aunado, a lo anterior un derecho social en el ámbito doctrinal señala: “(…) que para satisfacerlos se requiere la intervención del Estado, de acciones positivas, a fin de garantizar que todos los sectores accedan a servicios públicos, sobre todo los relacionados con el desarrollo social; en esa virtud el derecho al acceso y saneamiento del agua, es un derecho primordial que se encuentra garantizado universalmente; es decir, que todo ciudadano lo posee por el solo hecho de serlo, y por tanto, puede gozar del mismo y que no solo le es otorgado por mera caridad o política asistencial, sino por el contrario el Estado debe de hacerlo efectivo y para ello, debe de crear las condiciones institucionales y materiales que hagan posible la realización del mismo, tal como lo estipula la ley, por ser un instrumento de bienestar y mejora económica, social y cultural de la sociedad; por lo que, es necesario protegerlo a nivel estatal en su máxima ley, por ser un derecho que viene a complementar a los ya protegidos y que ayuda en su satisfacción; además, de que en la actualidad se encuentra previsto en una ley secundaria como lo es la Ley de Aguas para el Estado de Tlaxcala, y principalmente porque es una obligación, tal como lo precisa el artículo 1° párrafo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que a la letra dice: “Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos”; lo que se concatena con lo señalado en el párrafo primero de dicha disposición legal, “En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozaran de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte,…”; así como a lo determinado por el artículo 4° párrafos cuarto y quinto del citado ordenamiento, que establece: “Toda persona tiene derecho a la protección de la salud…” y “Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar…”, respectivamente.
Por lo anteriormente expuesto y fundado, me permito someter a consideración de esta Asamblea Legislativa la presente iniciativa con:

PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN LAS FRACCIONES X Y XI, Y SE ADICIONA LA FRACCION XII AL ARTICULO 26 DE LA CONSTITUCION POLITICA DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE TLAXCALA, para quedar como sigue:
Capítulo V Derechos Sociales y de Solidaridad

ARTICULO 26.- …
I a IX. …
X. …. (queda igual, sólo se suprime la “y”)
XI. …; (queda igual y sólo se agrega la “y” al final de la fracción)
XII. Toda persona tiene derecho a disponer de agua en forma suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para su uso personal y doméstico. El Estado garantizará este derecho y la ley determinara las medidas, apoyos y modalidades que deberán de observar las autoridades estatales y municipales para que las personas puedan acceder al agua, así como mantener una adecuada calidad y su aprovechamiento sustentable.

TRANSITORIOS

PRIMERO.- En términos de lo previsto por el artículo 120 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, remítase el presente Decreto a los sesenta Ayuntamientos del Estado, para el debido cumplimiento a este precepto.

SEGUNDO.- El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado.


AL EJECUTIVO PARA QUE LO SANCIONE Y LO MANDE PUBLICAR.

Dado en las instalaciones del recinto Oficial del Poder Legislativo del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, a los dieciocho días del mes de noviembre del año 2015.


DIP. JAIME PIÑON VALDIVIA.

INTEGRANTE DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL

PARTIDO VERDE ECOLOGISTA DE MÉXICO DE LA LXI LEGISLATURA.


3 http://www.un.org/spanish/waterforlifedecade/water_and_sustainable_development.shtml


4 Boletín de prensa núm. 140/13. Estadística básica sobre medio ambiente, Datos de Tlaxcala Agua potable y saneamiento, Residuos sólidos, Hogares y Medio Ambiente. 10 de abril de 2013. pp. 2-5

5 http://www.un.org/spanish/waterforlifedecade/pdf/human_right_to_water_and_sanitation_media_brief_spa.pdf


6 Salazar Ugarte Pedro. Coord. “La Reforma Constitucional sobre Derechos Humanos. Una Guía Conceptual”. 5 de enero de 2014. Pag. 27.

7 http://www.ohchr.org/SP/Issues/ESCR/Pages/AreESCRfundamentallydifferentfromcivilandpoliticalrights.aspx

8 Zamora Grant José . “Introducción al Estudio de los Derechos Humanos”.2007. Pág. 42.

9 Zamora Grant José. “Introducción al Estudio de los Derechos Humanos”. 2007. Pág. 101.

10 Zamora Grant José. “Introducción al Estudio de los Derechos Humanos”.2007. Pág. 108.


similar:

Resolución 64/292 iconReferencia: expediente t 292. 262

Resolución 64/292 iconResolución 722 de 2004, fue derogada por la Resolución 1393 de 2007

Resolución 64/292 iconResolución 722 de 2004, fue derogada por la Resolución 1393 de 2007

Resolución 64/292 iconResolución No

Resolución 64/292 iconResolución de circuitos

Resolución 64/292 iconResolución número de

Resolución 64/292 iconResolución de problemas

Resolución 64/292 iconResolución n° 000139

Resolución 64/292 iconResolución n° 010269

Resolución 64/292 iconResolución de problemas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com