Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur




descargar 67.68 Kb.
títuloY sus tremendas consecuencias en Baja California Sur
fecha de publicación21.10.2016
tamaño67.68 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
Qué es la Mega-Minería Tóxica,

y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur
Dr. Arturo Cruz Falcón

(afalcon044@gmail.com)
Las compañías mineras y otras empresas de capital nacional y extranjero a las que se han concesionado grandes extensiones de terreno en el Estado de Baja California Sur (Figura 1) para explotación de oro y otros metales, sin importar y considerar el daño que ocasionarán al medio ambiente, fauna, flora, agua y salud de la población. Aseguran que no habrá daños ni contaminación, pero la realidad es otra.

Precisamente debido al desconocimiento que tenemos sobre este tipo de actividad minera, a continuación se describen algunos conceptos y características importantes para entender lo que es la minería tóxica a cielo abierto, así como las consecuencias destructivas y contaminantes que causarán al medio ambiente y a la salud de los pobladores Sudcalifornianos, si estas empresas se establecen en nuestro territorio.

El escrito se divide en dos partes. La Parte 1 (páginas 1 a 12) describe algunos conceptos, procesos y afectaciones al medio ambiente involucrados en los trabajos de explotación que desarrollan las empresas mineras. La Parte 2 (páginas 13 a 17) refiere sobre la contaminación e impactos ambientales que se presentarán por causa de la minería tóxica.



Figura 1. Concesiones mineras (cuadros color rojo) en el municipio de La Paz. Estas concesiones cubren parte de las cuencas El Coyote, La Paz, Los Planes, El Carrizal, así como una porción de la Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna (REBIOSLA), delimitada con la línea amarilla. Los círculos morados son las zonas donde se ubican los potenciales proyectos mineros Los Cardones y La Pitalla. Los picos cruzados que se encuentran fuera de los círculos morados, son las antiguas zonas mineras de El Triunfo (en la cuenca El Carrizal) y San Antonio (en la cuenca Los Planes).

Parte 1. Conceptos, procesos y afectaciones al medio ambiente, producto de la mega-minería tóxica.
Que es la minería a cielo abierto:

Es la explotación de algún recurso mineral que se realiza en la superficie del terreno, a diferencia de la minería subterránea que se desarrolla bajo el suelo, a través de túneles, pasadizos o cámaras. En algunos casos la minería a cielo abierto destruye la roca superficial para extraer los materiales que interesan, principalmente metales como oro y plata, afectando amplias extensiones de terreno.
Que es la minería tóxica:

Es cualquier tipo de explotación minera, a cielo abierto o subterránea, donde se utilizan y generan sustancias o elementos químicos altamente tóxicos en alguno de sus procesos, así como el desperdicio potencialmente contaminante que dejan en la superficie del terreno, como montones de tierra o desperdicio nombrados terreros o tepetateras, y en los depósitos o almacenes de residuos llamados presas de jales, donde se depositan y acumulan las sobras de sólidos y líquidos generados en las operaciones de separación y concentración de minerales. Por lo común este tipo de minería utiliza cianuro de sodio (una sustancia muy tóxica) mezclado con agua, para separar el metal de la roca madre.

La minería que no utiliza o genera sustancias químicas o reactivos altamente contaminantes, como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, arsénico, etc. en sus diferentes procesos de extracción y obtención del mineral, no se considera minería tóxica.

Por ejemplo, la explotación de sal en Guerrero Negro, de yeso en isla San Marcos, de materiales para construcción en los arroyos de la localidad, son minas a cielo abierto que afectan relativamente el lugar y al ambiente, más no son tóxicas.
Que es entonces la mega-minería tóxica a cielo abierto:

Es la combinación de los conceptos anteriores, pero debido al área tan grande de explotación y destrucción del medio natural, se le denomina mega-minería. Por decir, en cada proyecto se deforestan más de 5.5 km² (550 hectáreas), que es la superficie que se requiere para el emplazamiento minero distribuido en caminos, líneas eléctricas, tajo (excavación), tepetateras, presa de Jales, planta de procesos, obras de protección, etc.
Que es la minería de placer:

Cuando escuchamos o vemos en la televisión sobre la extracción de oro, nos imaginamos que es este tipo de minería. No hay que confundir, los placeres son depositos de particulas minerales mezcladas con arena y grava que suelen encontrarse en los lechos de los rios y arroyos. Aunque esta minería también es a cielo abierto, no utiliza sustancias químicas para separar el mineral de la roca. La separación ya esta hecha en forma mecánica natural debido al lavado y proceso erosivo de la lluvia sobre la roca durante muchos años. Esto hace que el proceso de extraccion-separación se limite al movimiento de tierra y empleo de sistemas sencillos de recuperacion o separación física, no química, para obtener el mineral, principalmente oro.
Importancia de la sierra de La Laguna y otras serranías cercanas, por su función natural que tienen de captar el agua de lluvia y recargar los acuíferos:

Toda el área que cubre la sierra de La Laguna y serranías con elevaciones de más de 500 metros sobre el nivel del mar, es donde se registra la mayor precipitación del Estado de Baja California Sur (Figura 2). Pero además, debido a que las sierras están formadas por roca ígnea intrusiva como granodiorita, granito, gabro y granodiorita-tonalita muy intemperizada (desintegrada-descompuesta) y fracturada, y por rocas metamórficas como esquistos y gneiss, funcionan como las principales captadoras de agua de lluvia.



Figura 2. Precipitación en el Municipio de Los Cabos y La Paz. La sierra de La Laguna es donde más llueve en todo el estado de BCS., y provee de agua a la región adyacente. Imagen tomada de Comisión Nacional del Agua (1997).

Aunque en la literatura se menciona que en el Estado de Baja California Sur, para la recarga de acuíferos, se depende en gran medida del agua que traen consigo los ciclones o huracanes. Sin embargo, en estas zonas serranas se presentan año con año lluvias convectivas normales que abastecen de agua a la región, aun sin la presencia de huracanes.

Toda esta zona serrana se encuentra geológica y estructuralmente constituida por diques, valles pequeños, fracturas y fallas (Figura 3). Tal característica es producto de la deformación de la corteza terrestre desde la apertura el Golfo de California y de la actividad sísmica. Estas fallas y fracturas, junto con la vegetación abundante (selva baja caducifolia, bosque de encino, y bosque de pino-encino), permiten la captación de agua de lluvia para su infiltración en las partes altas, y recarga de acuíferos en las partes bajas de las cuencas hidrológicas.

Una cuenca hidrológica es toda la superficie del terreno que capta el agua de lluvia en una determinada región, desde las partes altas, donde se encuentran las zonas de recarga, hasta las partes bajas o valles donde están los acuíferos.


Figura 3. Polígono de la Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna (REBIOSLA), que muestra los principales alineamientos y fallas geológicas. Estas fracturas y fallas permiten la captación de agua de lluvia y recarga de acuíferos a su alrededor. Tomado de la Carta Geológica de INEGI escala 1:250,000.

La sierra de La Laguna y las demás serranías cercanas proveen de agua a la región adyacente. Si no fuera por esta región con roca semi-permeable y fracturada, no se tendría el agua para recargar, durante todo el año, los acuíferos a su alrededor.

En muchos informes oficiales de los organismos encargados de la administración y conservación del recurso agua, se menciona que la sierra de La Laguna funciona como el “reservorio hidrológico natural más importante de Baja California Sur” (Figuras 4).

Figuras 4. Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna (REBIOSLA). Principal reservorio de agua en el extremo sur del Estado de Baja California Sur.

Explicación del proceso que se utiliza para la extracción de oro:

La minería tóxica a cielo abierto que ahora también se le conoce como mega-minería tóxica debido al tamaño y a la gran cantidad de roca que se explota. Al inicio del proceso (pre-minado) se elimina toda la cubierta vegetal (Figuras 5), se barrena para colocar explosivos (perforación) (Figuras 6) y romper el suelo (voladura) (Figuras 7). Todos estos procesos, aparte del ruido, producen grandes nubes de polvo que son transportadas a diferentes lugares dependiendo de la dirección e intensidad el viento.


Figuras 5. Pre-minado. Antes de iniciar el trabajo de explotación, se retira del terreno la capa superficial de tierra orgánica que permite el crecimiento de vegetación. Difícilmente aquí, después de la explotación del mineral, no volverá a crecer alguna planta.


Figuras 6. Perforación: Se perfora el terreno para colocar los explosivos y fragmentar la roca.





Figuras 7. Voladura: Los agujeros hechos con barrenos, son llenados con dinamita, que al detonar fragmentan la roca y remueven el material. Con esto se producen grandes nubes de polvo. El polvillo, que es un veneno, se le llama polvillo minero de las explosiones. Se dispersa en el aire y atmósfera, pudiendo llegar fácilmente a los núcleos de población y aspirarse por los pobladores produciendo enfermedades graves en las vías respiratorias.

Poco a poco se va escarbando en forma circular para abrir camino y permitir el tránsito de enormes camiones de carga. Así se empiezan a cavar hoyos en forma de cono que se convierten en cráteres gigantescos llamados tajos (Figuras 8), y se continúan utilizando los fuertes explosivos para romper las paredes de los cerros, lo que permanentemente genera ruido y polvo.

En solo esta parte del proceso ya se ha afectando y devastando una amplia zona de terreno. El hoyo o cráter que se terminará excavando puede alcanzar un diámetro de más de 1 km en la superficie del terreno (Figuras 8), y una profundidad de más de 400 metros, dependiendo de la extensión y profundidad del filón, veta, o de la distribución del mineral que contiene oro.




Figuras 8. Corte del terreno con dinamita para formar los tajos. Durante el proceso de extracción se crea un enorme cráter de 1 km de diámetro y más de 400 m de profundidad, de donde se extrae el material que contiene el oro. En el fondo del cráter queda un caldo concentrado de sustancias y elementos tóxicos, que contaminarán el agua subterránea y causarán la muerte a todo animal que se introduzca o beba esta agua.


Para dar una idea del tamaño del cráter, en el mapa de Google Earth se colocó un polígono a escala sobre las calles de la ciudad de La Paz (Figura 9).


Figura 9. Polígono a escala (color blanco) de 1 km de diámetro sobre las calles de la ciudad de La Paz, que representa el tamaño del enorme cráter que se excavará en la zona donde se establecería la minera para extraer el oro.

Después de la voladura y fragmentación del terreno, el material como bloques y pedazos de roca está listo para ser recogido. La maquinaria pesada realiza la carga y acarreo del material con alto porcentaje de metal (Figuras 10) y lo traslada a una trituradora, para ser molido hasta convertirlo en polvo (Figuras 11).

El material con bajo porcentaje de metal es acumulado en la superficie del terreno cercano conformando los terreros o tepetateras (Figuras 12), que no son más que montones de tierra y escombro, los cuales son fuente de contaminación de aire y agua por todos los minerales asociados que contienen, y que pueden ser transportados por el viento y el agua de lluvia.


Figuras 10. Carga y Acarreo de material. Camiones gigantes llevan el mineral extraído a una trituradora.

Figuras 11. Trituración del material. El Material es triturado-molido hasta convertirlo en polvo.


Figuras 12. Terreros o tepetateras. Son los montones de tierra y escombro abandonados. En ellos no germina ninguna planta debido a su alta toxicidad, producto de los contaminantes que están presentes. Cuando llueve se lavan estos materiales, arrastrando el drenaje ácido producido al reaccionar el agua de lluvia con los sulfuros presentes en el mineral. 

El material con alto porcentaje de metal que fue triturado, después de quedar pulverizado, se deposita en forma de pirámide en unas pilas llamadas de lixiviación o disolución (Figuras 13).

Figuras 13. Pilas de lixiviación. Se utilizan para separar el oro del material triturado, rociando agua mezclada con cianuro de sodio. En el fondo de estas pilas se construyen pozas donde quedan muchos contaminantes e impurezas, y cuyo fondo se recubre con una membrana de plástico.

Para separar el oro del material pulverizado se utilizan grandes cantidades de cianuro de sodio (una sustancia muy tóxica) mezclado con agua, que se rocía repetidamente sobre el material acumulado en las pilas (Figuras 14). La solución de cianuro lava y une las partículas microscópicas de oro, y mediante un sistema de tuberías colocadas en la base de la pila pasan a una poza donde se bombea hacia la planta de procesos para recuperar el metal.

Figuras 14. Proceso de lixiviación o dilución en las pilas de lixiviación. En ellas se rocía agua con cianuro de sodio sobre el material, para separar el oro del material triturado-pulverizado. Pero este proceso también puede liberar los metales pesados (tóxicos) de la roca como cromo, plomo, mercurio, arsénico, etc.
Como parte de las diferentes etapas del proceso minero, los materiales y líquidos de desecho ya mencionados, se acumulan en un sitio que se habilita para ello conocido como presa de jales, construida con tierra compactada, rocas o concreto, con una capa de arcilla en el fondo protegida con una membrana de plástico llamada geomembrana (Figuras 15), supuestamente muy resistente que protegerá durante muchos años la parte interna de estos depósitos, evitando fugas del material e infiltración de los contaminantes al subsuelo, lo cual es evidentemente falso.

En las presas de jales se acumulan los desechos como los montones de roca triturada (terreros o tepetateras) con arsénico y otros elementos tóxicos así como el agua con cianuro, lodos, y otros muchos contaminantes asociados procedentes de las pilas de lixiviación.

Figuras 15. Presas de jales. Es donde se depositan y almacenan los jales, que son los residuos sólidos y líquidos generados en las operaciones de separación y concentración de minerales. En la mayoría de los casos, y con el tiempo, estas presas presentan fugas y rompimientos (en sus paredes o geomembrana) lo que provoca que los contaminantes se escapen impactando el entorno y contaminando el agua subterránea.

Finalmente, el metal recuperado se funde para hacer los lingotes de oro (Figuras 16).


Figuras 16. Fundición del oro recuperado, con el que se hacen lingotes.


Al terminar la operación minera, se deja un tremendo cráter con una sopa de agua contaminada en el fondo (Figuras 17).

Figuras 17. Terminación de la explotación minera. Permanece un enorme cráter en forma de cono, de 1 km de diámetro y más de 400 m de profundidad producto de la extracción de roca para obtener oro. Al fondo, en el centro, queda un caldo concentrado de sustancias y elementos tóxicos, que evidentemente contaminará el agua subterránea.

El panorama presente y futuro de toda la zona donde se llevó a cabo el emplazamiento minero, advierte que quedará chatarra de maquinaria, montones de escombro con material tóxico, pilas con materiales y soluciones tóxicas, y presas de jales con material y mezcla de cianuro, metales pesados como cadmio, cromo, plomo, níquel, selenio, sulfuros e impurezas (Figuras 18).





Figuras 18. Panorama de lo que quedará al final de la operación minera. Montones de escombro con material tóxico, chatarra, pilas con materiales y soluciones tóxicas, y presas de jales con material y mezcla de cianuro, metales pesados como cadmio, cromo, plomo, níquel, selenio, sulfuros e impurezas, animales muertos, etc.


Entonces viene la etapa de “restauración”.

Esta etapa consiste en una serie de acciones para rehabilitar las áreas afectadas. Según para devolver las condiciones similares o mejores a las que se tenían antes de iniciar las operaciones mineras. Dicen (en los estudios de impacto ambiental) que el suelo, la vegetación y la fauna se recuperarán en el entorno original. Como si fuera tan fácil y por arte de magia crear un jardín y paisaje hermoso, mejor que como estaba antes.

La pregunta es: después de una devastación minera de este tipo, se podrá hacer una restauración total para devolver las condiciones naturales que tenía la zona afectada?; y la respuesta es: imposible.

La verdad es que después de terminada la extracción de oro, se deja un suelo alterado y contaminado que no tendrá ningún valor para la agricultura, ganadería, vivienda o alguna otra actividad (Figuras 19). En muchos de los casos, al finalizar la explotación minera la empresa se declara en quiebra y deja solo abandono, destrucción y contaminación. Si la empresa no se retira, entonces hará una restauración a medias, y posiblemente seguirá extrayendo oro (ya que su concesión cubre un área de terreno muy amplia) haciendo otro cráter enorme y destruyendo y contaminando aún más. Se repetirá lo mismo.





Figuras 19. Esquema que muestra cómo quedará la zona explotada después que termina todo el proceso minero. Restauración?. Se dejan los cerros planos sin vegetación y erosionados, hoyos con material contaminado, basura y escombros. Material tóxico, chatarra, pilas con soluciones tóxicas, y presas de jales con material y mezcla de cianuro, metales pesados como cadmio, cromo, plomo, níquel, selenio, sulfuros e impurezas, animales muertos, etc.

Termina Parte 1.

Parte 2. Contaminación e impactos ambientales que se presentarán en el municipio de La Paz por causa de la mega-minería tóxica.
Una porción de la sierra de La Laguna y la zona serrana adyacente está concesionada para la minería (Figura 20). Desafortunadamente, se trata de las partes altas de las cuencas hidrológicas de La Paz, El Coyote, Los Planes y El Carrizal (Figura 20).

Una cuenca hidrológica se define como una superficie del terreno en forma de “depresión” que capta el agua de lluvia. Una parte del agua que cae se evapora, otra es transpirada por las plantas, otra escurre por los arroyos, y la restante se infiltra al subsuelo para recargar los acuíferos. Así, en una cuenca hidrológica se lleva a cabo lo que conocemos como ciclo hidrológico o ciclo del agua. Pero además, en ella tienen lugar los procesos físicos y biológicos de la naturaleza en torno al ciclo del agua, por lo que es la unidad fundamental de planeación para el ordenamiento ecológico de un territorio. Entonces, cualquier actividad que se realice en una cuenca hidrológica va a repercutir en ella misma.

En nuestra región, las partes altas de estas cuencas hidrológicas son las principales áreas de captación de agua de lluvia y recarga de acuíferos. Por esto tenemos agua.

En el caso de establecerse la industria de la mega-minería tóxica, estaremos potencialmente sujetos a impactos nocivos al medio ambiente en general, incluyendo la salud de las poblaciones, lo que ocasionará un daño enorme a mediano y largo plazo.
A continuación se describe lo que en realidad sucederá durante las diferentes etapas de extracción de oro y después de que termina toda la explotación.
1) Deforestación severa durante el proceso de explotación en las zonas serranas de las cuencas de La Paz, Los Planes y El carrizal, que son las principales zonas de captación y recarga de agua de lluvia, lo que provocará erosión disminuyendo la capacidad de captación, y por consiguiente menor recarga de los acuíferos.
2) Riesgo por derrame de substancias tóxicas y contaminantes en el proceso de transporte al sitio de la mina, y por los trabajos de excavación y extracción.
3) Riesgo y contaminación por el polvo fino producido en la fracturación de la roca con explosivos durante la extracción y molienda. Existe un peligro latente por la distribución de polvos e impurezas sólidas con altos contenidos de arsénico y metales pesados sobre los núcleos de población, que incluyen la ciudad de La Paz.

Durante el invierno los vientos del Norte con velocidad de hasta más de 30 km/h, pueden desplazar los polvos hacia el Sur, afectando los ejidos circunvecinos, rancherías y poblados. Durante el verano se presentan vientos conocidos como Coromuel (en ocasiones de hasta 25 km/h) con predominancia del Sur. Los polvos se pueden desplazar hacia las localidades ubicadas al Norte. Esto, sin duda, provocará graves problemas de salud a la población, principalmente en las vías respiratorias.
4) El mineral asociado con el oro que se pretende explotar se conoce como Arsenopirita (Figuras 21). Este mineral contiene arsénico en un 46%, que en estado natural no produce contaminación notable, pero al momento de romper, triturar y pulverizar deja expuesto el arsénico y otros elementos dañinos y tóxicos para ser transportados por el viento y/o a ser arrastrados por el agua de lluvia.




Figura 20. Áreas concesionadas para explotación minera (polígonos color marrón). Se localizan en las partes altas de las cuencas, que son las mismas zonas de captación de agua de lluvia para recarga de los acuíferos (línea punteada en color azul). La línea amarilla es el polígono que envuelve a la Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna (REBIOSLA). Los círculos rojos son las zonas donde se ubican los potenciales proyectos mineros Los Cardones y La Pitalla. El círculo blanco dentro del círculo rojo (Los Cardones) muestra el tamaño del hueco o cráter (a escala) que dejarán por la excavación de los tajos para extraer la roca que contiene oro. Las letras en blanco denotan las cuencas hidrológicas.



Figuras 21. Variedades del mineral de arsenopirita. Se puede encontrar asociado con oro y plata, regularmente junto con cuarzo o calcita.

Al quedar la roca triturada acumulada y expuesta, los elementos tóxicos presentes en ellas pueden ser más fácilmente arrastrados por la lluvia e infiltrase al subsuelo contaminando el agua subterránea con arsénico y otras sustancias tóxicas asociadas.

Este elemento es bien conocido desde hace siglos como tóxico, ya que afecta a la salud humana, causando daños al sistema nervioso y respiratorio, produce graves consecuencias en la piel, hígado y riñones. Uno de los principales síntomas de una ingestión prolongada es la hiperqueratosis (engrosamiento de la capa externa de la piel) de las palmas de pies y manos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un contenido máximo permisible de arsénico en el agua de 0.01 mg/l. La mega-minería tóxica elevaría notablemente las concentraciones de arsénico en el agua.

Un caso real de contaminación de acuíferos por causa de la minería lo tenemos muy cerca en las poblaciones ubicadas en el valle de Los Planes, donde muchos de los pozos contienen agua con alta concentración de arsénico (muy por arriba de las normas oficiales), que es producto del lavado de roca triturada que dejaron las compañías mineras que se instalaron en el poblado de San Antonio, en las faldas de la sierra de La laguna, hace mas de 150 años. Los pobladores de esa zona presentan problemas de salud, principalmente casos de cáncer.
5) Como la arsenopirita contiene arsénico y azufre, al entrar en contacto con el agua reaccionan formando ácido sulfúrico, el cual a su vez disuelve algunos metales contenidos en la roca formando lo que se conoce como drenaje ácido. Esta solución puede afectar considerablemente los recursos hídricos contaminando el agua subterránea y por consiguiente la salud de la gente.
6) Las presas de jales pueden desbordarse, o la geomembrana puede sufrir fácilmente algún daño, provocando fugas de contaminantes como sales (cianuro de sodio), minerales o metales asociados al oro como metaloides (arsénico), no metales (plata, azufre), metales pesados (plomo, mercurio), minerales (cobre). Muchos de ellos son potencialmente cancerígenos y mutagénicos.

La realidad es que si durante algún tiempo las geomembranas no presentan roturas o rasgaduras, tarde o temprano las tendrán. Nada es perfecto. El agua contaminada con estos elementos tóxicos pasará por entre las grietas y fracturas de la roca hasta llegar a los acuíferos.

Es importante hacer notar que un contaminante en el agua subterránea no se transporta a la misma velocidad que el agua natural, por lo que los efectos de contaminación en los acuíferos mencionados no se presentarán y manifestarán inmediatamente, sino hasta después de varios años.


Condiciones hidrometeorológicas y sísmicas de esta zona:

Vivimos en una región geográfica vulnerable a fenómenos meteorológicos y movimientos sísmicos. En cualquier momento se podrían derribar o derramar las enormes pilas o presas de jales, liberando agua con cianuro, arsénico, metales pesados y otros contaminantes tóxicos, afectando el medio ambiente a su alrededor. Los derrames de contaminantes al infiltrarse al subsuelo viajarán con los flujos de agua hacia las partes bajas de la cuenca donde se encuentran los acuíferos, contaminando poco a poco el agua subterránea que abastece a varias poblaciones y localidades del valle de La Paz, El Coyote, Los Planes y El Carrizal.

Estamos expuestos a que en cualquier temporada de huracanes ocurra alguno de categoría media a alta, cerca de las zonas donde se estuviera explotando oro, lo que podría generar fuertes avenidas, destruir la infraestructura, afectar las presas de jales, y arrastrar consigo los contaminantes expuestos provocando un gran siniestro.
Por otro lado, además de la actividad sísmica regional, la actividad sísmica local es considerada importante debido a la cantidad de microsismos que se registran diariamente, producto de las fallas geológicas existentes.

En el flanco oriental de la isla Espíritu Santo existe una zona de actividad sísmica que tuvo que ver con los temblores recientes más importantes registrados en junio de 1995, con magnitudes de 4.1, 5.4 y 6.2 en la escala de Ritcher, y sismos recientes de 6.2 grados con réplicas de 4 a 5 grados en Septiembre de 2012, los cuales alarmaron a la población de la ciudad de La Paz y causaron daños estructurales en casas y edificios.

No se descarta la posibilidad de que en cualquier momento ocurra un evento sísmico de esta magnitud, o aun mayor, en estas mismas zonas, o cerca de las áreas donde se estuviera explotando oro, con las tremendas consecuencias.

Por tanto, la presencia de huracanes y actividad sísmica, representa un riesgo potencial muy alto, con el establecimiento de estas empresas mineras en el municipio de La Paz.
Acuíferos principales del municipio de La Paz:

En los valles de las cuencas se encuentran los acuíferos, a partir de los cuales se abastece de agua a la población y zonas agrícolas, mediante el bombeo de pozos.

En Baja California Sur, debido a las escasas lluvias y la desmedida extracción de agua por el aumento de la población y actividades económicas, los acuíferos en su mayoría, se encuentran sobreexplotados. Tal es el caso de los acuíferos de La Paz, El Coyote, Los Planes y El Carrizal.

Como estos acuíferos están sobreexplotados pero además, si se llegaran a contaminar, o contaminar aún más (como el acuífero e Los Planes) con arsénico, metales pesados y otras sustancias tóxicas, producto de la minería tóxica en el municipio de La Paz, estaremos condenados a un futuro incierto.

Tomemos en cuenta que el agua y la salud de la gente es lo más importante.
A manera de conclusión:

En muchos lugares del mundo donde se han establecido este tipo de empresas mineras tóxicas para extraer oro por lixiviación (separación) con cianuro, desde el inicio, durante y después de la explotación del mineral (aproximadamente 10 años) dejan solo daños ecológicos, áreas deforestadas recubiertas de chatarra, tanques oxidados, escombros de rocas, pilas o presas de jales llenas se contaminantes, plásticos y geomembranas rotas, agua contaminada, y personas enfermas. Consulte en Internet y se dará cuenta.

La mega minería tóxica a cielo abierto es una bomba de tiempo para el medio ambiente, transforma las cuencas hidrológicas, es una amenaza por la contaminación del agua subterránea y acuíferos, y trae consigo una multitud de riesgos para la salud.

Esto puede ocurrir aquí, en nuestra región, nuestro municipio, nuestra comunidad.
Es importante aclarar que no existe minería tóxica, ni algún otro tipo de industria contaminante que se le pueda llamar “responsable” o “sustentable”. Las empresas mineras han venido manejando el término de “minería responsable”, con la única intensión de hacer creer a la gente lo que no es. Esta minería (mega-minería tóxica a cielo abierto) es verdaderamente “irresponsable”, simplemente con agredir de esta manera al medio ambiente natural, afectar la fauna y flora, y contaminar el aire y el agua.


Notas: Las imágenes que se presentan en este escrito fueron tomadas de Internet, de diferentes sitios referidos a la minería y minería tóxica, excepto las Figuras 1, 2, 3, 8 y 19.




similar:

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconUniversidad autónoma de baja california sur

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconUniversidad autónoma de baja california

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconColegio de bachilleres del estado de baja california

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconReglamento de proteccion al ambiente para el municipio de mexicali, baja california

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconNer Office of Binational Border Health, California Department of...

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconTipos de mutación según sus consecuencias

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconResumen Soy Maya Vidal, diecinueve años, sexo femenino, soltera,...

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur icon05 Síntomas y consecuencias 06

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconUniversity of California Santa Cruz

Y sus tremendas consecuencias en Baja California Sur iconConsecuencias por fumar




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com