Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado




descargar 1.31 Mb.
títuloY es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado
página10/39
fecha de publicación24.10.2016
tamaño1.31 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   39

Acercándonos a Doctor Coss
Si a usted le gusta conocer lugares diferentes, tranquilos y algo fuera de lo común, venga y visite Doctor Coss. Estoy seguro que usted disfrutará de su viaje conociendo algunos aspectos sociales poco conocidos. Ver nuestra tierra y nuestra gente es percatarse de nuestros problemas económicos, políticos y sociales.
Habrá pueblos que le entusiasmarán por su alegría, su dinamismo y desarrollo. Habrá otros más que le harán ver una realidad diferente. Le enfrentarán a la pobreza de nuestro país, pero también le harán percatarse y tomar conciencia de que nuestros padecimientos son muchas veces culpa nuestra.
Doctor Coss es un lugar difícil de describir. Suerte de oasis o paraíso de un desierto. Lugar alejado del camino, maravilla para quien pruebe suerte de conocer su tierra. Así es este mundo, jugada de andante donde uno encuentra eso que uno anhela: acercarse a Nuevo León.

Doctor Coss: historia de un paso
Por pequeño que parezca Doctor Coss tiene su historia. Se sabe que el nombre antiguo de esta población era Paso del Zacate, aunque en otros lugares se le conociese por el nombre de «Rancho del Zacate». El lugar fue fundado en 1745 por Juan Salinas y Antonio Ríos.
El lugar lleva el nombre de Doctor Coss en memoria de un ilustre hombre, don José María Coss, miembro prominente del célebre Congreso Insurgente que fuera instaurado por José Ma. Morelos y Pavón.
Primeramente «Rancho», el lugar fue poco a poco transformándose hasta tomar las características propias de una villa, nombre con el que se le distinguiera más tarde cuando el 27 de septiembre de 1882, y por decreto del Congreso del Estado, se le empezara a llamar, oficialmente, Villa de Doctor Coss.

Doctor Coss: el municipio
Doctor Coss se encuentra a una distancia de 140 kilómetros de Monterrey. Si usted no sabe dónde se encuentra este municipio, le diré que éste se encuentra en la parte media o cintura de nuestro estado, cargado un poco hacia el este. Y es esta parte oriental la que tiene mucho de sabor a Tamaulipas, pues Doctor Coss toca en buena medida con nuestros amigos y vecinos, los tamaulipecos.
El municipio cuenta con una población de no más de 4,700 habitantes, tres mil de los cuales habitan en la cabecera municipal. Los restantes mil setecientos «doctorcossenses» se distribuyen en poblados, ranchos y ejidos como Cerritos, La Palmita, Peñitas, La Ceja y La Bandera.
Doctor Coss es un lugar que vale la pena visitar. Es diferente en muchos aspectos. A veces pudiera pensarse que es un pueblo fantasma. Quienes pasan por aquí no solamente sus habitantes o gente que vive en municipios cercanos como lo son China, General Bravo y Los Aldamas.

Más del municipio
Doctor Coss se encuentra rodeado por cuatro municipios. Los Herreras, Los Ramones y General Bravo. En algunos mapas aparece China, mientras que en otros se da el crédito a Los Ramones. Pero olvidándonos un poco de esta orografía loca donde es difícil conseguir mapas de nuestro estado (me refiero a buenos mapas que contengan límites, carreteras, distancias, etcétera), yo me atrevería a decir que Doctor Coss es una mezcla de Nuevo León y Tamaulipas. De hecho su frontera lo confirma.
Así, con 4,700 habitantes y una superficie de 712 kilómetros cuadrados, Doctor Coss le llamará la atención por ser esta región poseedora de un clima extremoso, tanto en verano como en invierno. Sus tierras son bastante estériles, aunque hay algunas que se ven bastante verdes y con buena siembra.

Enfilando hacia Doctor Coss
He mencionado en todos mis artículos que para conocer Nuevo León no hace falta más que ganas. Y esto se puede hacer solamente tomando la decisión. Hágalo en carro o en autobús, usted saldrá siempre ganando. El automóvil es más cómodo en muchos aspectos: es por supuesto mucho más rápido; en cambio el autobús es un medio más directo de conocer a la gente propia de los pueblos: allegarse a ellos, conocer sus ideas, sus opiniones, sus sentimientos. Su manera de ver la vida y la realidad ante situaciones tan críticas como las que vivimos hoy en día.
Verá que en los pueblos hay más toma de conciencia de la que tenemos nosotros, los «ciudadanos» importantes, los «cultos», los «citadinos». Por eso yo le recomiendo que de cuando en cuando, tome un autobús y mézclese con la gente de nuestro propio pueblo. Todos somos de la misma sangre. Haga caso de lo que digo y enfile inmediatamente hacia Doctor Coss.
Tome la carretera número 40, que va hacia Reynosa, Pasará por un lugar que ya conocemos: China. Seguirá hasta General Bravo, y ahí, pasando luego luego este municipio, de vuelta a mano izquierda. Usted verá un rótulo o señalamiento que indica hacia Doctor Coss.
Caminará usted unas cuatro cuadras y dará vuelta a mano derecha. A lo lejos verá una señal que le indicará que aún no ha perdido el camino. Es la carretera intermunicipal que en unos 15 o 20 minutos lo dejará hasta las puertas de este municipio que hoy habremos de conocer.

Doctor Coss: asombro o desolación
Doctor Coss es un municipio que nos puede parecer extraño. Habiéndolo visitado un sábado, todo lo que vi estaba cerrado. Llegué a los límites del pueblo, ahí donde comienzan las casas y no vi gente alguna. Parecía como un pueblo fantasma; pasé por la pequeña iglesia del pueblo, esa que se encuentra en una pequeña loma y la parroquia también se encontraba cerrada; pregunté a unos niños y una muchacha y sólo me dijeron, que tal vez los policías que se encontraban enfrente del dispensario me podrían ayudar. Trataba de indagar en cuanto al número de habitantes del municipio y los lugares importantes a visitar.
No encontré a nadie, pero el pueblo me pareció muy singular. Casas pequeñas, todas cerradas. Alguna que otra ama de casa tendiendo la ropa en el patio de su casa. Algunos señores preparando carne asada o cabrito para festejar algún acontecimiento con sus amigos o compadres. Muchachos jóvenes, dieciocho o veinte años a lo mucho, manejando una «Bronco» música moderna a todo volumen y recorriendo las calles de su pequeña ciudad. Pareciese como si esa fuera su única entretención. O tal vez es que quisieran apantallar a las muchachas, o simplemente divertirse para ver qué pensaba yo al respecto.

Caminando por Doctor Coss
Anímese a una buena caminata. Vea esa iglesia que se yergue en la cima del montículo. Camine hacia abajo y agarre la calle principal como continuando por donde había entrado. Ahí a unas tres cuadras a lo mucho hallará la Plaza de Armas. Una plaza sencilla donde podrá sentarse a descansar. No habrá mucho que ver, pero tal vez le interese apreciar en más detalles esas Muy bonitas bancas, todas pintadas en blanco, y con el escudo nacional portando el águila de frente con las alas extendidas.
Tal vez esto le abra un poco la inspiración. Un águila sedienta de libertad. Un águila que no muestra el perfil falso de la moneda. Un águila que enfrente sus responsabilidades. No un águila de perfil como la nuestra que devora una víbora, más no muestra sus dos caras.
Un escudo que está presente como presente está ese espíritu tan distinto de los habitantes de Doctor Coss. Un pueblo olvidado, pero que en muchos aspectos vive su propia vida sin importarle el qué dirán, sin importarle el que nosotros existamos. Ellos sí que no necesitan de nosotros. Ellos sí que viven sus costumbres. Costumbres tal vez muy a la americana, pero muy suyas en verdad.
Diviértase en Doctor Coss. Un municipio con mucha simpatía. La mayoría de los carros (un 80%) portan placas americanas. Carros grandes, automáticos, modelos que ya quisieran algunos riquillos orgullosos. Camionetas tipo «Ranger» o «Bronco». Casas de tamaño medio con su antena parabólica. Gallos y gallinas cruzando la calle como si el corral fuera la vía pública.
Una cantina enfrente de la plaza donde los jinetes descienden de su caballo para «echarse» dos o tres cervezas, un tequila y una copa. Amistades que se hacen por el camino, muchachos viendo o piropeando a las muchachas. Personas que se buscan y no se encuentran como me sucediera a mí, que al tratar de hallar una persona en Doctor Coss, me tocó la mala suerte de no encontrarlo.
Recorra las «dos ciudades». El Doctor Coss antiguo y el Doctor Coss moderno. Dos ciudades y un mismo pueblo divididos por un solo río. Descubra las sanas diversiones de los papás y sus muchachos. Billares familiares donde hijos y padres tratan de ver quién es el mejor tirador, jugando al «pull», «bola», «carambola» o «doble banda»; mesas y tacos de billar en manos de grandes jugadores.
Depósitos de cerveza donde podrá comprar sus buenos «tragos», hielo y botana para hacer una rica carne asada en las cercanías del pueblo. Hay ranchos y ejidos importantes. Todos ellos tienen su carretera. Algunos son de terracería. Algunos otros están mejor pavimentados que cualquier calle de Monterrey. Compre algo en la frutería Alanís, que se ubica en la Calle Hidalgo. Platique con el dueño. Él le hablará un poco más acerca de este pequeño pueblo.
Por último no deje de comprar unas preciosas botas de cocodrilo, armadillo, caguama, víbora o iguana. Todas ellas legítimas, auténticas y de la mejor calidad. El lugar se encuentra a la salida de Doctor Coss, como yendo hacia Los Aldamas. Para mayores señas se halla a la salida a mano izquierda.
Si quiere saber algo le diré que sé de alguna gente que ha comprado en este lugar. La importación de cierto tipo de botas no está permitida a los Estados Unidos. Algunas personas tienen problemas a la pasada. No les permiten la entrada, incluso si las traen puestas. Por otra parte también sé que algunos de los compradores de este tipo de botas vienen de Nueva York. Y para darle un dato interesante estos productos son revendidos en Estados Unidos a un precio superior a los quinientos y setecientos dólares el simple para de botas.
Regrese por donde vino, hágalo a pie, el ejercicio le favorecerá. Vea el otro lado de Doctor Coss; es decir, la parte nueva del pueblo. Un municipio diferente a los demás donde cada quien hace su propia vida. Un lugar donde estoy seguro no pasará desapercibido y donde lo importante es lo que uno ve y aprende.
Saliendo a Monterrey
Y luego de haber pasado un momento agradable en este lugar, qué mejor que anotar en el libro de recuerdos, todas las impresiones que haya tenido de este lugar. Un rincón más de nuestro estado con sus propios recursos y sus propios problemas. Un lugar para descansar y conocer, un pueblo diferente que nos invita a conocer su vida e historia: Doctor Coss.

14 Doctor González

Pueblo singular de recuerdos y nostalgias. Lugar de paso para el viajero, lugar de recreo para el que desea conocer más su estado. Municipio de hombres importantes que han dado su vida y carrera por sus semejantes. Lugar de Nuevo León que lleva por nombre Doctor González.


Recordando grandes hombres
La historia de México y Nuevo León está plagada de grandes hombres y mujeres benefactores de nuestra sociedad. Algunos han destacado en el campo de la política, otros en el área de la literatura, algunos más dentro del contexto educacional, muchos más dentro del círculo del comercio, y algunos, dentro de lo que es el servicio y lo que es la medicina.
Lo que es la vida y el destino hacen que estos grandes hombres o personajes ilustrados nazcan no en las grandes metrópolis, sino por el contrario en lo que son pequeños pueblos o municipios. Gente, casi siempre de carácter humilde que ha aprendido gracias a sí mismo, y gracias a la vida que los ha forjado.

El municipio y su pasado
El origen de los pueblos es el origen de gente, municipios cargados de historia, y leyendas. Así es Dr. González, un terruño más de nuestro estado donde se venera la entrega que de su vida hiciera un gran hombre.
El antiguo nombre de este municipio fue el de Hacienda de Ramos, siendo su fundador el Alférez Marcos Flores. Su fundación se remota al 15 de noviembre de 1694; sin embargo, ya para el 5 de noviembre de 1883, el lugar fue erigido villa, siendo gobernador de nuestro estado don Canuto García.

Ayer y hoy
Y lo que ayer fuera una pequeña villa, hoy este lugar ha ido creciendo paulatinamente conforme avanzan los años. El lugar no es muy grande, en verdad, como tampoco pudiéramos decir sea muy pequeño. El municipio tiene su propia actividad, y prueba de ello es sus diferentes, aunque pequeñas industrias.
Su nombre actual, Doctor González, va en memoria del Doctor y General Don Eleuterio González; quien ocupara la primera magistratura de nuestro estado. La gente lo conocía como «Gonzalitos», un médico a toda prueba y con gran cariño y sentido de responsabilidad.
Gonzalitos, un hombre que dedicó toda su vida, su inteligencia y su fortuna en bien de sus semejantes. Un hombre que hacía el bien sin mirar a quien. Gonzalitos, un humanista y excelente médico de profesión que muchos le recuerdan.

El municipio de Doctor González
Doctor González está a 50 kilómetros de Monterrey, por carretera a Cd. Miguel Alemán. Se trata de la carretera número 54, bastante transitada y con buen servicio de transporte, en cuanto a número de corridas se refiere.
El municipio cuenta con unos 2,500 habitantes distribuidos en una extensión de 628 kilómetros cuadrados. Ubicado hacia el noroeste de la Sierra de Picachos, la hidrografía del municipio abarca arroyos como el de Doctor González, Tinajos y la laguna La Venadera.

Vecinos y amigos
Doctor González tiene como vecinos a los municipios de Higueras, Marín y Pesquería. Todo esto en lo que se refiere a su parte noroeste, oeste y sur, colindando también, en la parte norte y noreste con el municipio de Cerralvo, y con Los Ramones,, en su parte oriente.
La gente, es común, se conoce toda entre sí. Muchos de ellos viajan diariamente de un lugar a otro. Son personas que tienen negocios, ranchos o simplemente amigos y familiares con los que se ven casi todos los días.

Hablando un poco más de Doctor González

El clima es extremoso. Calor o frío es lo que cambia constantemente. Quien venga a Doctor González se dará cuenta que tal vez estemos como en Monterrey. A una altura de 404 metros sobre el nivel del mar, Doctor González tiene su propio «modus vivendi». Una economía tal vez no muy boyante, pero si lo suficientemente buena como vivir sin muchos problemas o apuros.
Aquí la economía se centra principalmente en la ganadería, en la crianza y comercio de ganado vacuno, criollo y cebú. En lo que respecta a la industria, en Doctor González se fabrican pantallas para lámparas, piezas de bronce, palos de escoba, vasos, floreros, blocks, y en algunos lugares hojas de muelles para camiones y lingotes de plomo.
Conociendo Doctor González
Conozca un lugar más de nuestro estado. Venga a Doctor González y compruebe la hospitalidad de su gente. Disfrute de un paseo sabatino o dominguero. Guíe su espíritu de aventura hacia nuevos rumbos. Haga lo que yo, olvídese de los problemas y de las mentiras de los candidatos «oficiales». No hay más verdad que la nuestra.
Suba a su automóvil y enfile rumbo a este municipio. Si lo hace en autobús serán los Transportes del Noreste. Prefiera en este caso el auto. Los autobuses antes mencionados cada vez van más en decadencia. De todos modos, haga lo que usted más prefiera. Siéntase libre y conozca nuestro estado.
Aquí, a la entrada a Doctor González, a mano izquierda, encontrará uno de los mejores restaurantes de carne asada y de cabrito. Unos deliciosos frijoles refritos, su salsa roja picante, y tortillas recién hechas. Todo para chuparse los dedos.
Acérquese a la media plaza situada enfrente del Palacio Municipal. Un ayuntamiento con su típica fachada muy del pueblo. Un edificio que se ve de una sola planta por enfrente. Una construcción en color rojo y crema. Observe sentado en una de las bancas de la plaza el corredor de este ayuntamiento. Vea hacia la parte del edificio y observe los barandales de cemento. Ahí, en lo alto, y a mediación del edificio, un busto de Benito Juárez.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   39

similar:

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado icon«Nos aguardan aspectos de la plenitud que apenas sospechamos»
«vida de la vida de toda criatura». ¿Es acaso posible decir algo de aquello que está en nuestra raíz más honda, en el crecimiento...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconConsiderando Nuestro Momento Histórico

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado icon“El fin de nuestro colegio es evitar la perdición de la niñez y la juventud”

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconLa sexualidad nos define como personas, forma parte de nuestro desarrollo...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconNuestra Felicidad Plena es nuestro estado Perfecto de Evolución

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEl agua está en muchos lugares: En las nubes; en los ríos, en la...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEl arte de no amargarse la vida, rafael santandreu
«Aquí no queremos vidas “normales”, grises o simplemente estables -les digo-; queremos aprender a aprovechar todo nuestro potencial.»...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconLos seres humanos somos los únicos sobre el planeta que tenemos la...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEl Gran Superuniverso es ilimitado, al igual que es nuestro Padre...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com