Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado




descargar 1.31 Mb.
títuloY es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado
página2/39
fecha de publicación24.10.2016
tamaño1.31 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   39

Más sobre Agualeguas
Venga y disfrute de la vida de Agualeguas. Vea la plaza, sus adornados postes, sus frescas bancas y sus frondosos árboles. Tome una riquísima nieve de agua que podrá comprar en la nevería que se encuentra en una de las esquinas enfrentes de la plaza. Vea el moderno Centro-Cívico. Entre para que vea lo limpio y moderno que se encuentra. Libros, arte, cultura. Todo hay en Agualeguas.

Exposiciones, pintura, talleres y otras cosas más. Luego, también, enfrente de la plaza de nombre Benito Juárez se halla el Club Femenil Alba. Un edificio moderno y muy bien puesto.
Ahora que si viene en septiembre, asista a las Fiestas de Agualeguas. Fiestas de gran colorido donde se reúne gran cantidad de gente y donde existen carreras de caballos, peleas de gallos, kermeses y bailes populares. Y si a usted le gusta la charrería, asista a uno de los espectáculos que le llevan a cabo en el Lienzo Charro Adriana Margarita.
Luego, si le gusta el béisbol, pues no se pierda viendo a un equipo triunfador: el equipo de Agualeguas, quienes siempre dan el gran batazo de “jonrón” en el Parque de Béisbol Raúl Caso. El parque está construido todo de cemento, nada del otro mundo, pero lo bastante cómodo como para presenciar un buen partido de béisbol.

Claro que si usted le gusta la pesca, pues qué mejor que ir a la Presa de Agualeguas, a unos cuantos kilómetros, (unos 6) del pueblo. Acuda también a uno de los parajes más visitados, el Parque El Nogalar. Frondosos árboles de ricas nueces listas para comerse. Y luego, a los alrededores, un lugar exclusivo para la caza. Gran temporada invernal para la caza de pato del Canadá.
Y, algo curioso, también en verano, algo que me comentó el señor Raquel Salinas: la temporada de los tiradores de paloma ala blanca, donde gente, principalmente de Estados Unidos y el Canadá vienen a Agualeguas a pasar una temporada, ya sea acampando en sus tráileres o casas de campaña, o bien, quedándose a pernoctar en Cerralvo.
Gente que viene de Chicago, Dallas, Nueva York, vienen hasta con dos autobuses y contratan grupos de niños (unos 80 niños) de Agualeguas y de lugares vecinos, para que les ayuden a recoger las palomas. Se contratan dos niños por cada tirador, y a cada niño se le pagan unos siete dólares. Excelente paga para ser niños. De ahí la razón, en parte, por la que haya tanto interés en aprender el inglés por parte de la gente de Agualeguas.

Disfrutando en Agualeguas
Quien guste conocer disfrutará viniendo a Agualeguas. Pase una noche en este pequeño pueblo y disfrute la tranquilidad de sus habitantes. Vea la plaza iluminada. Vea esa bonita fachada del palacio municipal luciendo su bandera mexicana. Escuche la música alegre del pueblo, su gente correr, pasear, cantar y hablar.
Si va a acampar en algún lugar cercano, puede comprar toda clase de alimentos en la magnífica tienda Conasupo que se encuentra en el mero centro del pueblo. Cinco cajas de autoservicio lo atenderán. Carnes, frutas, hielo, carbón, refrescos, verdura, lámparas de gas y de pila. En realidad aquí se encuentra todo lo que necesita.
Ahora que si a usted le sucede lo que a mí, que se me acabó el rollo y quiere tomar más fotografías, vaya a la Farmacia del Pueblo, atendido por su propietario, el señor María de Jesús Vela, y ahí encontrará todo tipo de rollos, hasta de 35 mm. y de diferentes Asas y a mejor precio que en Monterrey.
Recorra Agualeguas por las noches. Sienta esa frescura de aire de nogales. Vea ese limpio cielo azul y lleno de estrellas que solo podrá disfrutar estando en Agualeguas. Haga hambre y diríjase al mejor lugar para una rica y sabrosa cena: Sabor a Texas. Un pequeño y limpio restaurante atendido personalmente por su propietario el señor Raquel Salinas, quien es ayudado en la mesa por dos de sus simpáticas y pequeñas hijas.
Asómbrese de los precios. Por dos personas cinco mil quinientos pesos. Esto por un riquísimo plato de carne asada en forma de tacos, pero con bastante cantidad de carne y cebolla asada y cortada al gusto, acompañada de unos riquísimos frijoles refritos. El otro platillo, el de la persona que me acompañó, fue unas deliciosas piezas de pollo frito o asado, ya sea muslo o pechuga. Todo esto también acompañado por sus frijoles y su cebolla.
La cena en realidad deliciosa. Un ambiente familiar, aire fresco y plática agradable. Para pedir coca o cerveza. El servicio muy rápido y muy eficiente. Eran las pequeñas hijas del señor Salinas, quienes le ayudaban con gran gusto a su papá. Ellas preguntaban cómo queríamos la carne, si asada o frita, si con tortillas de harina o maíz, si queríamos la carne, si queríamos coca o cerveza. Y luego, mientras traían los platillos ellas se ponían en otra mesa a hacer sus tareas de la escuela. Niñas listas, trabajadoras y empeñosas.

Algo más de la vida de Agualeguas
En Agualeguas, puede comprobar, que la gente vive y se prepara. Hay muchas personas (tal vez por la cercanía de la frontera), que habla inglés. Incluso en una de las escuelas me encontré con un maestro americano (eran un maestro y una maestra), que tienen un grupo de 70 u 80 gentes a las que les enseñan inglés. Esto, me explicó debido a la cercanía de la frontera con Estados Unidos y al auge tan tremendo que han tenido las maquiladoras en lo que es el área de la frontera. Estas clases se imparten en la Escuela Primaria Serafín Peña y la gente, me constó que sí aprenden.
Y fue el miércoles por la mañana, y a mi salida de Agualeguas y después de haber pasado la noche en este bonito y pintoresco sitio en que tuve la oportunidad de platicar con la tesorera del municipio, señorita Nélida Vela Pérez, que al igual que su guapa secretaria señorita Myrna Reséndez me hablaron algo más acerca de la historia de Agualeguas.
La vista interior del palacio es muy bonita. Todo limpio, amplio, muebles muy bien terminados. En la parte alta se encuentra la oficina del presidente municipal señor don Heriberto Cerda Cadena, quienes al igual que todos se muestran complacidos por el desarrollo que ha tenido el pueblo de Agualeguas, y que creen y están seguros vayan a tener con el nuevo gobierno de don Carlos Salinas de Gortari.
La gente de Agualeguas se siente contenta y orgullosa de pertenecer a Agualeguas. Creen y están convencidos que ahora les va a ir mejor.

Conocen la trayectoria de don Raúl (el papá de “don Carlitos”, como conocen al licenciado Carlos Salinas de Gortari), y creen que así como el papá ha hecho mucho por Agualeguas, así lo va a hacer el próximo presidente, pues opinan que la buena educación se transmite de padres a hijos y la familia ha estado bastante unida y van a descansar en Agualeguas.

Agualeguas: un municipio que ha crecido
Agualeguas es un municipio que ha crecido. Su economía de cultivo se basa en el maíz, sorgo, frijol y esponja. Pero también existen dos industria pedreras, una fábrica de bloques y una fábrica de crema y quesos. Los pequeños comercios han florecido, una mueblería, varios restaurantes, neverías, dos gasolineras, tiendas de regalos, farmacias, un banco, talleres eléctricos, talleres mecánicos y muchas cosas más que hacen a la gente de Agualeguas gente sencilla y trabajadora.

El adiós a Agualeguas
Si mis ojos y mi experiencia hablaran, pudiera yo decir más y más cosas de Agualeguas. Una tierra de hombres recios e inteligentes. Una tierra que me recuerda una persona muy estimada por mí: don Juvenal Villarreal Vela. Una persona de la que aprendí su entereza y su amor al trabajo y la honradez. Hoy me tocó visitar su pueblo natal, pude constatar que en los pequeños pueblos se encuentran las grandes personas, y este pueblo es Agualeguas.

03 Allende

Y esta semana continuamos nuestro recorrido por uno más de los bellos municipios de nuestro estado. Un lugar lleno de hermosos paisajes que hacen a uno respirar aire puro y sentirse bien. Lugar típico de sabor neoleonés donde su gente le invitará a conocer las delicias de este suelo y este pueblo llamado Allende.

La historia de Allende
La historia de Allende se remonta a más de 150 años, una población que fuera fundada en 1825 por don Antonio Rodríguez. Este lugar tuvo como primer nombre El Rancho del Reparo, propiedad del mismo don Antonio, pero que más tarde, junto con otras personas, se transformara en Villa.
Fue así como en este lugar se fundara la mencionada villa un día 15 de mayo de 1850, siendo gobernador del estado don José García, mientras que como secretario de gobierno fungía don Santiago Vidaurri, ambos también fundadores de este municipio.
Su nombre actual, Allende, es en honor del héroe insurgente don Ignacio Allende, quien junto con don Miguel Hidalgo diera el Grito de Independencia en Dolores, Hidalgo, un 16 de septiembre de 1810. Hoy, Allende continúa la tradición. Un municipio limpio, alegre y soberano. Un municipio de historia y tradición.

El municipio de Allende
Allende se encuentra a unos 59 kilómetros de distancia de Monterrey, partiendo por la carretera Nacional. Disfrute de esta amplia avenida y de los paisajes que se encuentran a cada lado, que muy pronto estará llegando a Allende.
El municipio tiene una extensión de 187 kilómetros cuadrados y está situado a 474 metros sobre el nivel del mar. Su población aproximada es de 22 mil habitantes, concentrándose la mayoría de ellos en la propia cabecera municipal, así como en los poblados de Los Cavazos, y la Hacienda El Provisor.

Allende y su economía
Una de las actividades de este progresista pueblo de Allende es la avicultura. Su producción anual alcanza varios millones de pesos. Además, como un ingreso extra dentro de su pujante economía se encuentra la agricultura, la apicultura, así como el transporte de carga. En lo que se refiere a la agricultura, Allende es rico en producción de cítricos, principalmente naranja, siguiéndole, aunque en menor escala, el maíz.
Y si a usted le gusta la naranja, en realidad es algo que no debe perderse en probar. Toda esta carretera está llena de puestos ofreciéndole exquisita fruta: sandía, piña y naranja. Uno baja del automóvil, toma su delicioso jugo ya sea frío o al tiempo, y a continuar el viaje.
Luego, para aquellos interesados en lo que es la ganadería, Allende cuenta con buenos tipos de ganado bovino, vacuno y caprino, habiendo otro tipo de industrias como mineral, de arcilla, fábricas de ropa, embotelladora de miel, así como una gran empacadora de naranja.

Vamos a Allende
A usted que le gusta el campo, el fresco y las áreas verdes, que mejor que un fin de semana para dirigirse a este pintoresco pueblo y municipio de Allende. Un lugar situado a no más de 59 kilómetros de Monterrey por la Carretera Nacional, como si fuera a Linares y Montemorelos.
La magnífica carretera que conduce a Allende le hará olvidarse de los terribles problemas de contaminación que sufrimos aquí en Monterrey. Pasto, arboledas, fincas, hoteles, centros de recreo pasarán a su lado a medida que usted conduce su carro.
Por supuesto que habrá otros medios de llegar a este municipio. Existen pistas de aterrizaje si desea ir en avioneta. Y si a usted le gusta el ritmo del autobús, pues monte en Transportes Tamaulipas, o bien en Autobuses Amarillos. Las salidas son cada 30 minutos y usted podrá ir disfrutando el paisaje sin presiones de ningún tipo.

Llegando a Allende
Al llegar a Allende verá usted varios puentes peatonales. Agarre a mano izquierda ahí donde hacen parada los autobuses. Camine unas cuatro cuadras y estará llegando a la mera plaza principal donde verá un edificio lleno de colorido: el palacio municipal, todo pintado en blanco y naranja.
Aquí, llegando a la plaza encontrará una serie de puestecitos con artesanías típicas de Allende. No se quede sin comprar algo. Todo es muy barato y hará un bien a sus vendedores. Disfrute de sus compras y diríjase a esa preciosa iglesia de Allende. Vea esa enorme cúpula que se divisa desde el mirador. Luego, muy cerca de aquí estará una estatua conmemorando a ese gran héroe mexicano: don Ignacio Allende.

El rancho de El Reparo
Allende era hace unos 130 años un rancho llamado El Reparo, y se le nombraba de esta forma debido a que era en este lugar donde tenían “reparo” las cabalgaduras de todos esos viajantes que iban de Linares a Monterrey o de Monterrey a Montemorelos.
Y ya desde entonces Allende contaba con atractivos turísticos que hacían que el paseante se quedara por más tiempo en este lugar. Las múltiples haciendas, las arboledas y los ríos, todo ello influía para que la gente deseara pasar y quedarse en Allende.

Pintoresco pueblo
Allende es un pueblo alegre y pintoresco. Su gente no vacilará en acercarse y atenderle en todo lo que usted necesite. Gente franca y abierta. Gente trabajadora y “chambeadora” como dirían ellos. Recuerdo muy bien, habiendo trabajado en la banca, la institución donde yo laboraba veía con muy buenos ojos a la gente de este simpático pueblo. Incluso había empleados que todas las mañanas, se levantaban a eso de las cinco o cinco y media de la mañana, tomaban su autobús, y ya llegando al centro se apeaban para tomar otro camión que los trasladara al banco. Gente que hacía eso todos los días y que con su típico acento norteño ponían muy en alto el nombre de Allende.
Y claro, si usted va a este lugar, sabrá muy bien de lo que le hablo. Un municipio que, como decía, es alegre con su música y su gente. Un municipio que ha conservado sus raíces de familia donde casi todo mundo es conocido. Un lugar que invita a divertirnos y aprender algo más de la sencillez de su amable gente.
Recuerdo bien en ésta mi última visita a Allende el haber platicado con varias personas. Gente sencilla y gente de dinero, gente de billetes y gente que se interesa por los demás. Aquí en Allende la gente es trabajadora. Existen unos siete u ocho bancos diferentes donde la gente deposita su dinero y va todos los días a hacer más depósitos.
En realidad aquí todos se conocen. Un pueblo pequeño, pero con gran alegría de vivir. Un pueblo que ofrece su comida, no importa que ésta sea poca o mucha. Tal fue el caso de la familia Rivera de la Cruz, a quien conociera subiendo los 200 escalones para llegar a la cruz que existe en lo alto del mirador. Algo le pregunté a la familia, la plática prosiguió y con gran sencillez y amistad me invitaron a probar unos deliciosos tacos de huevo. Tortillas recién hechas, y una plática que versó sobre Allende y los Cavazos, sobre el dinero y la sencillez, sobre la vida y el saber vivir.

Recorriendo las calles de Allende
Venga y disfrute de la vida cómoda y sencilla que hay en Allende. Dé un paseo por la plaza y visite ese colorido palacio municipal. Cruce ahora hasta llegar al Templo de San Pedro Apóstol. Vea la capilla vecina habilitada ahora como Casa de la Cultura. Vaya un poco más hacia el sur hasta que llegue a otra pequeña plaza, donde en una de sus esquinas podrá contemplar la estatua de ese gran hombre y héroe de nuestra Independencia: Ignacio Allende.
Enfile hacia lo alto del pueblo y suba los casi 200 escalones para posarse en ese magnífico mirador que en lo alto atesora una imponente cruz. Un lugar donde se desea poner una pequeña capilla, pero que actualmente funciona sólo como mirador. Un sitio desde donde se divisan esos grandes naranjales y desde donde se contempla, al mismo tiempo, la hermosura de un maravilloso pueblo como lo es Allende.

Más sobre Allende
Y si usted le gustan los parajes, nadar o hacer deporte, que mejor que ir un poco hacia al sur. Ahí estará el río Ramos, famoso por los cientos y miles de bañistas que acuden año con año a ese lugar. El río está bordeado de recodos arbolados, un lugar de limpias aguas cristalinas que lo invitarán a nadar y echarse un chapuzón.
Si desea llevar algo para comer, puede hacerlo; si no, pues en Allende hay de todo: boticas, supermercados, restaurantes, depósitos, bancos, gasolineras, lavanderías automáticas. Todo lo que usted quiera. Pero claro, que lo más importante será su presencia. Y por eso, si va al río Ramos, lleve albo para pasar una mañana, un mediodía o una tardeada fabulosa.
Lleve su carne para asar, su cebolla, sus tomates, sus tortillas. Acompáñelos de una deliciosa y exquisita cerveza bien fría y listo. Acuéstese en una hamaca y échese a dormir que mañana será otro día. No olvide recoger todo lo que usted tiró, como son latas, botellas, papeles... El lugar es bastante limpio y es natural que queramos conservar limpio este lugar.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   39

similar:

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado icon«Nos aguardan aspectos de la plenitud que apenas sospechamos»
«vida de la vida de toda criatura». ¿Es acaso posible decir algo de aquello que está en nuestra raíz más honda, en el crecimiento...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconConsiderando Nuestro Momento Histórico

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEste libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión,...
...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado icon“El fin de nuestro colegio es evitar la perdición de la niñez y la juventud”

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconLa sexualidad nos define como personas, forma parte de nuestro desarrollo...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconNuestra Felicidad Plena es nuestro estado Perfecto de Evolución

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEl agua está en muchos lugares: En las nubes; en los ríos, en la...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEl arte de no amargarse la vida, rafael santandreu
«Aquí no queremos vidas “normales”, grises o simplemente estables -les digo-; queremos aprender a aprovechar todo nuestro potencial.»...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconLos seres humanos somos los únicos sobre el planeta que tenemos la...

Y es aquí, en Abasolo, donde iniciaremos nuestro recorrido histórico, de placer y de cultura, a fin de conocer algo más de nuestro interesante y bello estado iconEl Gran Superuniverso es ilimitado, al igual que es nuestro Padre...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com