Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera




descargar 0.82 Mb.
títuloCon la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera
página4/43
fecha de publicación19.01.2016
tamaño0.82 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   43

Concepto de precursor evolutivo


 

A lo largo de esta obra emplearemos en reiteradas oportunidades el concepto de precursor evolutivo, por lo tanto conviene aclarar previamente a qué nos referimos con dicho término.

 

Los diversos ejemplos de isomorfismo comprobables en el proceso de la Evolución se explican por la perfecta unidad y continuidad del mismo. Sin embargo, esta unidad no termina de aclararnos las distintas modalidades de interrelación entre los variados niveles de desarrollo, si bien les brinda un marco general de comprensión que nos será útil en la clínica.

 

Una de estas interrelaciones que espera una adecuada explicación es la de aquellos desarrollos que guardan gran similitud entre sí, pero que se ubican en niveles distintos de complejidad, sin guardar entre sí ninguna relación causal. Por ejemplo un niño que mueve coordinadamente sus manos para ejecutar la prehensión de cualquier objeto, al que luego instrumenta para el logro de otra actividad exploratoria, está manifestando un esquema conductual isomórfico con la futura aprehensión mental de imágenes y la posibilidad de operar con ellas. El lactante que, luego de satisfacer su hambre, continúa jugueteando con el pezón de la madre, realiza una actividad placentera, no vinculada a la satisfacción de ninguna necesidad fisiológica utilitaria, hecho que guarda una estrecha relación con las conductas que más tarde constituirán el área del comportamiento sexual o la esfera lúdica. Los dos pequeños de nuestro ejemplo ya están y, en cierto modo, no están todavía actuando inteligentemente o en el ámbito propiamente sexual o del juego. A estos esquemas que prefiguran futuras conductas más complejas, con las que guardan una evidente continuidad histórica aunque no necesariamente causal, los denominamos "precursores evolutivos".

 

También pueden observarse precursores evolutivos en la filogenia. Así, por ejemplo, la organización social que se da en el centro de cada "phylum" (*) o la solidaridad grupal de los perros salvajes, anuncian estos o parecidos fenómenos de la "especie" humana.


Las líneas evolutivas en la clínica


 

De acuerdo a lo visto hasta aquí, se pueden considerar diversas "medidas" del desarrollo sano. Tomando como base el modelo evolucionista del problema salud-enfermedad, y remitiéndonos a las líneas direccionales descriptas en el capítulo anterior, diremos:

 

•  que una de tales "medidas" está constituida por el incremento del conocimiento de sí mismo y del mundo, junto al perfeccionamiento del sentido de realidad;

•  la profundización en la libertad y la responsabilidad, junto a una mayor flexibilidad adaptativa, que preserve la identidad, será otra de ellas;

•  en este mismo orden se inscribirá la capacidad de formar una pareja estable, dialogal y procreativa, así como el perfeccionamiento de la solidaridad y el amor fraterno a través de las cuatro notas que le atribuye Fromm a este fenómeno humano: conocimiento, respeto, cuidado y responsabilidad con respecto al objeto de amor;

•  la capacidad de salir del vínculo incestuoso con la madre y de resolver el conflicto entre libertad y seguridad, integrándose en grupos cada vez más amplios, puede ser otro índice de tal desarrollo sano;

•  una moral que, apoyada en el amor, busca la autenticidad, y una religiosidad que profundiza en su espiritualidad y sentido comunitario, son datos que hablan de evolutividad y que no deben ser ignorados, si bien todavía no resultan fácilmente encuadrables en una evaluación clínica;

•  liberados de su reduccionismo sexual, los conceptos de fijación y regresión encuentran aquí un sentido más amplio. Implican la posibilidad de que el desarrollo se lentifique o se detenga en un determinado punto -fijación-, por innumerables trabas, posibilitando que ante un nuevo desafío de crecimiento, la persona prefiera -consciente o inconscientemente- regresar a un nivel anterior de funcionamiento -movimiento contraevolutivo-.

Las líneas direccionales del desarrollo que se han esbozado, y a las que se agregarán sus respectivas crisis evolutivas, constituirán el marco dentro del cual analizaremos la evolutividad o la contraevolutividad de cada conducta o estructura.




Con todo, no debemos permitir que esta exploración analítica nos haga perder de vista que el desarrollo se da en una unidad organísmica, divisible sólo en la abstracción del observador.

 

Por fin, para inferir la existencia o no de una fuerza evolutiva en acción, y detectar la importancia de las trabas contraevolutivas, no basta con comprobar una situación clínica actual en un corte horizontal del desarrollo. Es necesario además hallar la sumatoria de las distintas líneas, para darnos una idea de sus respectivas velocidades evolutivas, en un verdadero haz de cortes longitudinales integrados, que respeten la dinámica global del proceso.

 

Cabe preguntarse entonces cuáles son las trabas contraevolutivas sobre las que está justificado obrar terapéuticamente. Surgirán con cierta facilidad si recurrimos a1 gráfico del vaso que utilizamos para presentar nuestra imagen de hombre.

 

•  En primer lugar habrá causas somáticas -exógenas y endógenas- que jugarán un importante papel en la extensa gama de las deficiencias, demencias, síndromes cerebrales, y cuadros procesales tales como ciertas psicosis y psicopatías graves;

•  en segundo término, e incluyendo el criterio de sobredeterminación, que modifica sustancialmente al de causalidad lineal, encontraremos los factores intrapsíquicos, predominantes en la mayor parte de las neurosis, trastornos psicofisiológicos, algunos desórdenes de la personalidad y ciertas reacciones psicóticas;

•  por último, hallaremos múltiples emergentes de la dinámica interaccional, que incluyen el marco histórico-cultural, el medio físico, y los entornos microsociales -familiar y extrafamiliar-, como agentes de peso en la génesis de los desórdenes reactivos de la conducta, y como condicionantes de las otras categorías diagnósticas mencionadas.

 

Las dificultades espirituales, que también pueden resultar contraevolutivas, pertenecen a la respetable cuota de misterio de cada ser humano, a la que no nos es lícito llegar por los caminos de la técnica.

 

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS DE LA PRIMERA PARTE

 

Arnaudo, F. J. (1998) CREACIÓN Y EVOLUCIÓN

Ediciones de la Universidad Católica Argentina (Buenos Aires)

 

Beltrán, O. H. (2001) El principio antrópico y la interpretación teleológica del

Universo

Revista de Teología, XLI,78 (Buenos Aires)

 

Bräutigam, W. (1961) LA PSICOTERAPIA EN SU ASPECTO ANTROPOLÓGICO CULTURAL

Ed: Gredos, Madrid

 

Chauchard, P. (1966) LA CREACIÓN EVOLUTIVA

Ed. Fontanella, Barcelona

 

de Ajuriaguerra, J. (1983) MANUAL DE PSICOPATOLOGÍA DEL ÑIÑO

Ed. Masson, Barcelona

 

Fairbairn, R. (1975) ESTUDIO PSICOANALÍTICO DE LA PERSONALIDAD

Ed. Hormé, Bs.As.

 

Frankl, V. (1971) PSICOANALISIS Y EXISTENCIALISMO

Ed. Fondo de Cultura Económica, Bs.As.

 

Freud, S. (1920) MAS ALLÁ DEL PRINCIPIO DE PLACER

 

•  LA CUESTIÓN DEL ANÁLISIS PROFANO

Obras Completas publicadas por Ed. Nueva, España.

 

Fromm, E. (1941) EL MIEDO A LA LIBERTAD

(1947) ÉTICA Y PSICOANALISIS

(1950) PSICOANÁLISIS Y RELIGIÓN

(1951) EL ARTE DE AMAR

(1956) PSICOANALISIS DE LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA

(1970) LA CRISIS DEL PSICOANÁLISIS

(1979) GRANDEZA Y LIMITACIONES DEL PENSAMIENTO DE

FREUD

Todos en ediciones actuales publicadas por Ed. Paidos, Fondo

de Cultura Económica y Siglo XXI.

 

Gesell, A. y col. (1954) PSICOLOGÍA EVOLUTIVA DE 1 A 16 AÑOS

Ed. Paidos, Bs.As.

 

 

Guilford, J. y col(1971) CREATIVIDAD Y EDUCACION

Ed. Paidos Bs.As.

 

Humphreys, Ch. (1973) LA SABIDURIA DEL BUDISMO

Ed. Kier, Bs.As.

 

Maccoby, M. (1967) UN ESTUDIO PSICOANALÍTICO DE LOS VOTOS

RELIGIOSOS

Ficha de la Cátedra de Teología Pastoral. Fac. de Teología,

U.C.A.

 

Maffei, J. (1992) MANUAL DE PSICOLOGÍA EVOLUTIVA

Ed. Docencia, Bs.As.

 

Maslow, A. (1968) EL HOMBRE AUTORREALIZADO

Ed, Kairos, Barcelona

 

Mennaker, W. y E. (1965) EL YO EN LA EVOLUCIÓN

Ed. Fondo de Cultura Económica, Bs.As.

 

Murchison, C. (1955) MANUAL DE PSICOLOGÍA DEL NIÑO

Ed. Francisco Seix, Barcelona

 

Overhage, P. y

Rahner, K. (1973) EL PROBLEMA DE LA.HOMINIZACIÓN

Ed. Cristiandad, Madrid

 

Piaget, J. (1965) LA CONTRUCCIÓN DE LO REAL EN EL NIÑO

Ed. Proteo, Bs. As.

 

•  PSICOLOGÍA DE LA INTELIGENCIA

Ed. Psique, Bs. As.

 

Segal, H. (1969) INTRODUCCIÓN A LA OBRA DE MELANIE KLEIN

Ed. Paidós, Bs. As.

 

Teilhard de Chardin, P.

(1961) EL FENÓMENO HUMANO

(1962) LA ENERGÍA HUMANA

(1963) LA APARICIÓN DEL HOMBRE

(1963) EL PORVENIR DEL HOMBRE

Ed. Taurus, Madrid

 

Trimbos, C. (1968) HOMBRE Y MUJER

Ed. Carlos Lohlé, Bs. As.

II

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   43

similar:

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconPromovido por la Fundación Salud 2000, con el patrocinio de la compañía...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconCon la colaboración de Hal Zina Bennett

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconPrograma de econsulting o consulta virtual en colaboracion con atencion...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconCmf, importante Pyme francesa en la construcción de invernaderos...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconSegún los expertos reunidos para exponer y debatir los últimos avances...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconInstitución educativa federico sierra arango

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconEl Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Miguel Servet,...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconTraducido por Federico Manrique de Lara, Ciudad de México

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconMarcelo Rovani P. Messa2

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconProf. Marcelo d. Estibiarria psicología educacional




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com