Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera




descargar 0.82 Mb.
títuloCon la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera
página6/43
fecha de publicación19.01.2016
tamaño0.82 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   43

La aparición del hombre y la particularidad de la situación humana



La hominización consiste en "el proceso de aparición del hombre como ser psicosomático a partir de formas animales anteriores" (Overhage, 1973). Se trata de un fenómeno cuya etiología permanece en el misterio, pero que bien podría definirse por el logro de la conciencia reflexiva, es decir, del "poder adquirido por una conciencia de replegarse, tomando posesión de sí misma como de un objeto dotado de su consistencia y su valor particular; no ya sólo conocer, sino conocerse; no ya sólo saber, sino saber que se sabe" (Teilhard de Chardin 1961).
Esta aparición se produce por vía de una transformación crítica, es decir, no constituye el resultado de una continuidad directa con el mundo animal, sino que representa un salto cualitativo que de cualquier manera no niega totalmente dicha continuidad.
La investigación del proceso de hominización del cuerpo desembocó, por un lado, en el descubrimiento de notables similitudes entre el hombre y los póngidos (sobre todo el chimpancé), que van desde las que pueden observarse directamente, como las características esqueléticas y viscerales, hasta las que sólo se revelan instrumentalmente, como la estructura de las proteínas sanguíneas.
Sin embargo, mucho más importantes que estos parecidos, son las peculiaridades humanas puestas de manifiesto por la misma corriente de investigación: postura erecta, deambulación en bipedestación, prehensión por medio de la pinza digital, estructura osteoarticular de manos y pies, cráneo facial relativamente pequeño y sin hocico, máxima capacidad craneana, estructura del grupo canino, inmadurez neonatal extrema, características del primer año de vida, etc. Podemos afirmar entonces que la corporeidad humana presenta importantes diferencias cualitativas respecto de aquellos precursores animales más próximos. Mientras tanto es evidente que las dificultades para resolver el problema etiológico de la hominización del cuerpo llevaron a los investigadores a un mayor número de incursiones en el área de la hominización del comportamiento. En este campo las diferencias entre ambas formas de organización de la materia son aún más notorias.
Estamos usando el término comportamiento en el sentido de Overhage (1973) como "todo aquello que revela la peculiar actividad del hombre y su modo característico de conducirse." Para este autor, tal definición incluye diversas características exclusivas del comportamiento humano:
- Su apertura cognoscitiva al mundo y su modo de orientarse en él.

- E1 lenguaje.

- E1 pensamiento abstracto y conceptual.

- La libertad de opción.

- La forma histórica de su existencia.

- Su organización social.

- Los medios creativos para dominar y comprender la existencia: arte, técnica, ciencia, filosofía, religión.
Todas ellas constituyen adquisiciones evolutivas sin parangón en la vida animal. El abismo que separa al hombre del reino animal ha sido reiteradamente aludido por autores de las más diversas orientaciones. Para Koths, miembro del Museo Darwiniano de Moscú (científico soviético de la etapa stalinista), dicho abismo es infranqueable, dado que los animales no pasan de un simple pensar visual limitado por la situación presente, siéndoles imposible acceder al pensamiento abstracto y conceptual propio del hombre. Viaud, citado por Overhage (1973), expresa el dos veces aludido abismo que existe entre el hombre y el animal a partir de la "aparición del pensamiento conceptual y de la función verbal". En su Antropología Filosófica, Landmann señala como características distintivas del hombre, la no especialización de su cuerpo para una tarea específica (lo cual le permite una mayor flexibilidad y variabilidad adaptativas), así como la pobreza de sus instintos, hecho que libera su aparato cognitivo para la búsqueda de una adaptación creativa, no prefijada, al mundo que lo rodea. Por otra parte el mismo autor menciona otra particularidad específica del ser humano: su apertura al conocimiento del mundo, es decir, su capacidad de conocer los objetos en cuanto tales (separados de sí y de sus intereses vitales). Tal conocimiento está vedado al animal, atrapado -como dijimos- en un pensamiento visual inmediato, sin posibilidad de conceptualización. E1 hombre, dice Buytendijk "no sólo existe con su mundo y en su mundo, sino también frente a su mundo".
Para Fromm (1947) "cuanto menos acabado y estable es el equipo instintivo del animal, tanto más desarrollado está el cerebro y, por consiguiente, la capacidad de aprender. Puede considerarse que la aparición del hombre ocurre en aquella fase del proceso de la evolución en la que la adaptación instintiva ha llegado a su mínimo. Pero el hombre surge dotado de nuevas cualidades que lo diferencian del animal: la advertencia de sí mismo como una entidad separada; su capacidad para recordar el pasado, vislumbrar el futuro, y denotar objetos y acciones por medio de símbolos; su razón para concebir y comprender el mundo, y su imaginación a través de la cual llega más allá del alcance de sus sentidos."
Asimismo Jaspers, May, Portmann y otros, desde muy distintos enfoques, dieron cuenta de la particularidad de la situación humana en el conjunto de la existencia.
Apertura cognoscitiva, pensamiento conceptual y abstracto, función semiótica y lenguaje, conciencia de sí, libertad, cultura y organización social, flexibilidad adaptativa, son características del nivel humano de organización de la materia; así como también lo son todos los otros logros superiores que aquellas hacen posibles. Nos referimos al amor humano, consciente, reflexivo y donativo, a la creatividad y gusto estético, al juicio moral y a la experiencia religiosa.
Overhage concluye que, en el área del comportamiento, existe una linea divisoria nítida, que hace imposible derivar la inteligencia humana de la animal a través de una transformación continua. Sintetiza Chapiro "lo característico del hombre no es ser más inteligente que los animales, sino ser distinto de ellos" (Overhage, 1973).
Esta diferencia obliga a una mirada más amplia cuando se trata de comprender la vida psíquica del hombre en el contexto de su existencia y de sus desafíos evolutivos especificos.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   43

similar:

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconPromovido por la Fundación Salud 2000, con el patrocinio de la compañía...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconCon la colaboración de Hal Zina Bennett

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconPrograma de econsulting o consulta virtual en colaboracion con atencion...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconCmf, importante Pyme francesa en la construcción de invernaderos...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconSegún los expertos reunidos para exponer y debatir los últimos avances...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconInstitución educativa federico sierra arango

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconEl Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Miguel Servet,...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconTraducido por Federico Manrique de Lara, Ciudad de México

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconMarcelo Rovani P. Messa2

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconProf. Marcelo d. Estibiarria psicología educacional




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com