Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera




descargar 0.82 Mb.
títuloCon la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera
página7/43
fecha de publicación19.01.2016
tamaño0.82 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   43

Las Direcciones de la Evolución



La Evolución, como quedó dicho, es una dimensión ineludible de la realidad, y un proceso que abarca la totalidad de la materia cósmica. En nuestro planeta este proceso comenzó -a medida que se enfriaba la superficie- con una prodigiosa serie de conjunciones en las que diversos átomos se integraron en moléculas cada vez más complejas, hasta alcanzar el nivel de las macromoléculas proteicas. Entonces, en un enorme salto de organización y complejidad, se produjo la revolución celular, el paso a la vida, hecho efectivo simultáneamente en diversos puntos del planeta en forma irreversible y aparentemente irrepetible. La evolución, que hasta entonces recorría caminos físico-quimicos, pasó en tanto producción de novedades, a transitar las vias de la biología: seres unicelulares, pluricelulares y seres con sistema nervioso progresivamente rico y centrado, constituyen una secuencia que se traduce en la ley que Teilhard de Chardin denominara “de complejidad-conciencia”, y que se ofrece como culminación de la biosfera. Por fin, en un crítico nuevo cambio de estado, se produjo el paso a la reflexión -también único e irrepetible-, que se dirigió a la estructuración de la noosfera, esto es, la esfera terrestre de la cultura y la vida pensante.
El estudio de los diversos aspectos de la evolución cósmica ha permitido detectar ciertas leyes generales, que nos autorizan a inferir por lo menos las líneas direccionales de tan vasto proceso.
* La primera dirección de la Evolución es la que va hacia una mayor conciencia -en el hombre progresivamente reflexiva-, a través del continuum preconciencia-bioconciencia-conciencia reflexiva.
* La segunda es la que conduce a una mayor flexibilidad adaptativa, al descongelamiento de las estructuras adaptativas, que alcanza su culminación en la libertad humana.

A medida que ascendemos por el árbol de la vida, las especies demuestran cada vez mayor capacidad para ajustarse a los cambios del medio. En este sentido la llegada del hombre señala la culminación de la posibilidad de vincularse creativamente con el ambiente, con una constante y consciente ruptura de los equilibrios anteriormente logrados, para alcanzar otros en niveles superiores de integración.
El equilibrio adaptativo ha sido designado por los fisiólogos con el nombre de homeostasis. Por ello hemos llamado metahomeastasis a esta tendencia que va más allá del equilibrio, y que llega a su máxima expresión en el homo sapiens sapiens. El hombre se ajusta al medio cuando fracasa en su intento de controlarlo mediante una vinculación creativa con él. Si también fracasa en este mecanismo, según Maslow no le queda lugar más que para la enfermedad, o mejor dicho, para el proceso contraevolutivo.
E1 ser humano alcanza la mayor flexibilidad adaptativa conocida en el mundo vivo (gracias al descongelamiento y la flexibilidad de su aparato cognitivo), constituyéndose en el organismo más independiente con respecto al medio, aunque a la vez sea el más capaz de integrarse al mismo. Esta creativa integración al medio, sin la ayuda de conductas instintivas ni troqueladas, constituye, como veremos, uno de sus principales desafíos evolutivos. La flexibilidad adaptativa, tan vinculada a la naturaleza metahomeostática de lo evolutivo, ha llegado a su máxima expresión en el hombre denominado sano, que posee la libertad de optar reflexivamente entre controlar el ambiente o ajustarse a él, a través de una infinidad de mecanismos surgidos de su incalculable capacidad para discriminar estimulos y condicionamientos. Seguimos usando el término libertad de acuerdo a lo postulado por Chauchard (1966): la capacidad -exclusiva del encéfalo humano- de optar entre dos o más condicionamientos.
* La tercera linea direccional de la Evolución está dada por la tendencia a la expansión. La “explosión” inicial del Cosmos, conocida con el nombre de “Big Bang”, se continúa en el movimiento expansivo de las galaxias, de la materia, de la vida -ocupando todos los nichos ecológicos posibles-, del hombre -explorándolo y conociéndolo todo-. Si no existiera esta fuerza en el hombre, ¿seria explicable la transmisión cultural del vencido al vencedor, o simplemente de una tribu a otra más o menos distante? ¿Sería posible que en tan poco tiempo esta "especie", muy probablemente originaria del Africa Central, se haya extendido a todo el planeta, cruzando distancias desmesuradas como la que separa a Alaska de Tierra del Fuego?
* El cuarto caracter direccional de la evolución es el de la complejización, profundización y personalización del amor en tanto fuerza vinculante de la materia cósmica. La materia total del cosmos se manifiesta como una enorme dispersión de partículas y energía, pero al mismo tiempo posee una clara tendencia a la unión. La materia inorgánica presenta, en sus partículas elementales, fuerzas de atracción y repulsión que, siguiendo el esquema utilizado para el continuum de desarrollo de la conciencia, podemos denominar preamor. Éste se continúa, evolutivamente, por el bioamor, manifestado en tactismos, tropismos, instintos, sexualidad de creciente complejidad -con progresiva acentuación de los cuidados individuales brindados a las crías-, y solidaridades sociales cada vez más elaboradas y afectivamente más intensas. La llegada del hombre marca un cambio también en este particular. E1 amor de pareja, más consciente, más reflexivo, y con mayor tendencia a salir de sí, implica una selectividad que alcanza su cima en la libre elección del compañero, la mayor estabilidad de la unión, y el diálogo como fundamento último. Todo ello conduce inevitablemente a la aparición del grupo familiar en tanto entidad natural de pertenencia.
Mientras tanto, la solidaridad social ha ido pasando de la tribu al clan, de éste a la nación, y de ella a los bloques y al mundo, en un constante crecimiento expansivo del amor fraterno descripto por Fromm (1951), y que -como él tan claramente explica-, se expresa de diversas maneras, según se lo permitan las distintas estructuras socioculturales y económicas.
* El quinto rasgo que define la dirección del proceso evolutivo se manifiesta exclusivamente en el hombre, puesto que implica la existencia de libertad. Se trata de la evolución moral, estrechamente ligada a lo ya visto, pero sobre todo al desarrollo del amor. El amor es, cada vez más claramente, el fundamento de la moral, y ésta, a su vez, se desenvuelve históricamente en un movimiento dialéctico que podemos definir, en cada época, como la cristalización de la moral en normas sociales más o menos rígidas, seguida por el surgimiento progresivo de diversos intentos de ruptura de ese esquema en vistas a una mayor autenticidad, lograda la cual, las pautas resultantes vuelven a cristalizar en aquellas normas que señalarán y definirán una nueva cultura o una nueva época, todo ello en un constante proceso de crecimiento de la libertad, la creatividad y la autenticidad. Volveremos sobre el particular cuando nos refiramos al desarrollo del juicio moral.
* La última de las líneas identificables en la Evolución es también exclusiva del hombre, e implica necesariamente a todas las otras. La experiencia religiosa es el fenómeno humano que involucra mayor extensión de niveles de integración del ser, y que psicológicamente lo compromete en su totalidad.
Apenas se estudia la historia de las religiones, es fácil percibirr que los cambios surgidos siguen una línea bastante definida, que inicia su recorrido en la participación mística colectiva -con profundo compromiso corporal-, pasa por un pensamiento religioso concreto y por sentimientos de pertenencia relativamente conscientes, para llegar por fin a una creciente espiritualización, y a la aparente paradoja de mayor individuación y mayor integración comunitaria -lo que después de todo no constituye un par de términos tan contradictorios-.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   43

similar:

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconPromovido por la Fundación Salud 2000, con el patrocinio de la compañía...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconCon la colaboración de Hal Zina Bennett

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconPrograma de econsulting o consulta virtual en colaboracion con atencion...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconCmf, importante Pyme francesa en la construcción de invernaderos...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconSegún los expertos reunidos para exponer y debatir los últimos avances...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconInstitución educativa federico sierra arango

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconEl Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Miguel Servet,...

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconTraducido por Federico Manrique de Lara, Ciudad de México

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconMarcelo Rovani P. Messa2

Con la colaboración de Federico Beines, y Marcelo Herrera iconProf. Marcelo d. Estibiarria psicología educacional




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com