Bibliografía Sobre la Autora




descargar 0.78 Mb.
títuloBibliografía Sobre la Autora
página4/16
fecha de publicación20.01.2016
tamaño0.78 Mb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Derecho > Bibliografía
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

El Gran Octaedro de Giza

 

Cabe mencionar que el granito se utilizaba en el transformador por una razón muy específica: combina los elementos del cuarzo y el feldespato, minerales que conocéis como conductores de inteligencia intergaláctica. La naturaleza porosa de este conglomerado mineral hacía las veces de conductor que canalizaba la creciente energía del fuego, una vez que la fusión de las mitades magnética y eléctrica del Gran Octaedro había llegado a su clímax.

La tecnología de Sirio fue llevada a la Tierra por los Anunnaki, y todos los primeros faraones, los Guardianes de los Registros, conocían los secretos, pues ése era su legado. Nos permitimos sugerir que los faraones heredaron un conocimiento que les hizo posible utilizar la Gran Pirámide tal como vosotros utilizáis vuestros cohetes.

 

Tan sólo que ellos trascendieron las limitaciones físicas del espacio, en tanto que vuestros astronautas están evidentemente sujetos a la forma, pero esto se debe únicamente a que vuestros gobiernos todavía no han declarado todo. Como hemos mencionado, os dan con cuchara sólo lo que el Gobierno Secreto cree que sois capaces de asimilar, según sea conveniente para sus estrategias globales e intereses particulares.


Los ovnis (como los entendéis actualmente) utilizan el principio del merkaba: campos de energía en rotación opuesta que se funden entre sí. En los próximos años saldrá mucho a la luz acerca de discos giratorios y campos de energía rotatoria. Sabed que de los avistamientos reales de naves que se ven en vuestros cielos, muchos corresponden a experimentos de vuestros propios gobiernos y son el resultado de su interacción e intercambio con técnicos extraterrestres.

 

Otros son imágenes holográficas creadas para establecer un puente con vuestro cuerpo mental, y prepararos así para la fusión de realidades multidimensionales a medida que el sistema solar entero entra en posición.


Si entendéis el modelo de energía libre, os daréis cuenta de que no hay necesidad de naves espaciales. El cineasta Gene Roddenberry, creador de los legendarios hologramas de Star Trek, fue un canal que os mostró este y muchos otros principios valiéndose de la zona de seguridad donde os dais permiso para jugar con realidades probables en forma de ciencia ficción; sin embargo, os aseguramos que desmaterializarse no tiene nada de ficticio y es totalmente científico.

 

Este portador de luz, en su misión durante el período que pasó corporalmente en la Tierra, estuvo al servicio de vuestro propósito más noble, y su obra aceleró vuestra capacidad de percibir y aceptar la inteligencia extraterrestre como una proyección de vosotros mismos hacia lo que actualmente entendéis como el futuro.


La Gran Pirámide de Marte es una estructura de cinco lados. Se une a su complemento etéreo subterráneo de quince planos triangulares adicionales que forman un icosaedro, la representación platónica sólida del elemento del agua. Éste también es un transformador de energía en funcionamiento, pero en la actualidad no estáis lo suficientemente evolucionados como para entender cómo usarlo para reflejar los éteres y para doblar la luz a través de sus cámaras de reverberación de sonido.


Tenéis que dar un salto gigantesco cada vez.


Fotografías provenientes de las más altas fuentes gubernamentales, vuestras propias naves espaciales, también muestran formas piramidales de tres y cuatro lados que se levantan en el terreno marciano; no obstante, estas pruebas irrefutables de vida inteligente más allá de vuestro mundo apenas han llegado a los programas de noticias de últimas horas de la noche. Se está haciendo una gran labor para desacreditar el trabajo de quienes se han arriesgado a la pérdida personal y a la humillación profesional para llevar esta información al público, y os tratan como a niños crédulos si osáis creer en lo que perciben vuestros ojos, en lo que sabe vuestro corazón.


Desde el paisaje de Cydonia se proyecta una serie de mensajes codificados:

«En este planeta hay vida, hay agua y tenemos aceleradores de energía libre.»

Una vez que hayáis investigado exhaustivamente el magnífico trabajo de correlación que se está haciendo actualmente, descubriréis paralelos con las estructuras de la meseta de Giza, y también con los megalitos y las líneas telúricas de Gran Bretaña.


El paisaje de Cydonia pone abiertamente en evidencia que, al menos temporalmente, ha habido inteligencia en Marte; sin embargo, vuestros ingenieros espaciales se refieren a estas asombrosas imágenes como «ilusiones ópticas». Prefieren dirigir vuestra atención a sus espectaculares descubrimientos de formas bacterianas fosilizadas incrustadas, en lo que han denominado «el meteorito marciano», haciendo alusión al potencial de una condición preexistente para una forma muy elemental de vida en el planeta Marte.

 

Vamos, gente de la Tierra, ¿no es esto un insulto a vuestra inteligencia?


Os invitamos a que os cuestionéis por qué os distraen deliberadamente con tamañas banalidades, así como os animamos a que os rebeléis en contra de la desinformación que os mantiene aislados. Ha llegado la hora de reclamar vuestro derecho como miembros de la Familia Mayor, vuestro verdadero ancestro. ¡Una familia mucho más avanzada y viva de lo que las bacterias fosilizadas jamás hubiesen soñado posible!


Mientras los majestuosos monumentos sirianos y sus portales hexadimensionales miran abiertamente al espacio, vosotros estáis siendo dirigidos para que fijéis vuestra atención en una «roca marciana», autorizados a contemplar (sólo remotamente) la posibilidad de que exista vida bacteriana más allá de la Tierra.

 

Reiteramos que, en verdad, existe vida inteligente bajo la superficie del planeta rojo, así como en la Tierra, y que vuestra élite de poder lo ha sabido desde mediados del siglo XX, cuando los científicos Tesla y Einstein recibían transmisiones abiertas de inteligencia extraterrestre con instrucciones para construir un acelerador de energía libre.

 

Sus experimentos son extensiones de ese conocimiento, pues a partir de vuestra segunda guerra global, hemos reconocido la situación de emergencia del planeta Tierra, y hemos estado proyectando activamente a la humanidad las facultades tecnológicas específicas que se necesitan para ayudaros a transitar suavemente por los ásperos contornos de los próximos veinte años terrestres.


Ese conocimiento os ha pertenecido desde mucho antes de la partida de los faraones, y se remonta hasta la Atlántida, cuando generadores mentales de luz iluminaban las ciudades de cúpulas y las pirámides de vuestros ancestros, y la clase sacerdotal viajaba en el tiempo a otras dimensiones y a otros mundos.

 

Hemos venido a ayudaros a recordar.

Capítulo V
La geometría de la conciencia manifiesta

Estáis empezando a comprender y a experimentar que vuestro ser, así como el de Gaia, está compuesto de muchas capas compenetradas, y que vuestro cuerpo astral puede viajar y entremezclarse con otras dimensiones, y lo hace constantemente. De igual manera, vuestro sistema solar —y, en verdad, todo el universo material— está compuesto de diversas capas etéreas y también experimenta viajes fuera del cuerpo.

 

Si bien vuestros científicos debaten con las implicaciones filosóficas y las posibilidades científicas de los universos paralelos, aún les falta mucho para entender el concepto de los cuerpos universales y el doble etéreo de ese universo físico, el cual puede moverse e interactuar libremente con otras realidades dimensionales y con otros universos, como lo hace el vuestro, lo cual es más notorio cuando soñáis, meditáis u os proyectáis astralmente.

 

En verdad entendemos que, desde vuestra perspectiva, ya es una tarea hercúlea conceptualizar la enormidad de un universo tridimensional aparentemente infinito. Por lo tanto, comprendemos las dificultades que encontráis cuando intentáis imaginarlo como la manifestación física de un ser vivo multidimensional mucho más grandioso, especialmente porque no os dais cuenta de que vosotros mismos sois seres de múltiples dimensiones.

 

Para complicar aún más las cosas, el término «capas» no describe con propiedad la sustancia etérea del Ser Universal, por cuanto el concepto en sí mismo implica una cierta perspectiva tridimensional de aspectos claramente separados. Sin embargo, es necesario para nuestro propósito, puesto que estamos intentando reducir a un lenguaje comprensible el funcionamiento del cuerpo material, etéreo y astral del Ser Universal.


Considerad el mar del universo material como un cuerpo físico o, más bien, como la manifestación de la materia construida a partir de la voluntad consciente del Creador Original. Como finalmente han reconocido los físicos cuánticos, la fuente de la materia es la conciencia; es decir, vuestros científicos ahora están empezando a entender cómo se forma la materia cuando las ondas cuánticas son activadas por la conciencia.

 

El pensamiento, el «primer motor», está más allá de la velocidad de la luz, y es sólo cuando aminora su velocidad hasta llegar a la de la luz que la materia adquiere potencia. En un sentido, entonces, os podemos decir que la materia es el resultado del pensamiento que primero reduce su velocidad hasta igualar la de la luz, y luego de la luz, que reduce aún más su velocidad, mientras se mueve de un lado a otro en patrones entrelazados hasta culminar cristalizándose en materia.


En esencia, decimos que el Creador Original concibió inicialmente vuestra galaxia tridimensional como un mar receptivo de conciencia que se manifiesta a través de patrones de onda, y éstos, una vez activados, resuenan en patrones geométricos definidos. Lo que aparenta ser aleatorio o invisible es realmente una exquisita trama de forma, proporción y vibración geométrica entretejida en todo el mundo material. Podemos decir, entonces, que la arquitectura de la materia se estructura sobre ondas de energía conscientemente dirigida, y toma forma en una matriz constantemente cambiante y fluida, de proporción y armonía geométricas.

La organización de estos patrones es lo que plasma la materia en sus infinitas manifestaciones y dimensiones. Si hemos de aceptar que todo el universo tridimensional existe en forma de diversas densidades de conciencia-materia, por definición, entonces, todo lo que está contenido en él habrá de describirse como tal. Aquello que parece un mar infinito de la nada, un vacío, es en realidad un ser físico que se expresa en patrones de conciencia geométricamente formados que se alteran continuamente.

 

¿Es posible que visualicéis un universo de conexiones infinitas de patrones y ondas que son absolutamente interdependientes?

 

Os decimos que cada uno de vuestros pensamientos afecta los modelos de la realidad.


Lo que a primera vista consideráis que es un vacío, después de una profunda reflexión es cualquier cosa menos eso. Por ejemplo, cuando contempláis el espacio, tendéis a imaginar un silencio oscuro y, sin embargo, aceptáis de buena gana que en el vacío hay cuerpos celestes, estrellas, polvo espacial, asteroides, meteoros, satélites —vuestra basura espacial—, astronautas, nubes, gases y otros elementos menores, ¡incluso la masa de vida y sus manifestaciones de vuestro mismísimo planeta!

 

Muchos de vosotros habéis aceptado la realidad de las naves espaciales de otros mundos, naves madre de enorme configuración, y partículas de otras dimensiones aún sin definir. Puede que hayáis oído hablar de las bacterias espaciales, una creciente preocupación de la comunidad científica. No olvidemos los rayos cósmicos, los rayos gamma y los sonidos que emanan de esta materia espacial, y admitiréis que es un vacío en verdad muy lleno.


Las ondas y partículas de la física cuántica son los vehículos elementales de la conciencia, la materia de la cual se forma la sustancia del universo, muy similar a lo que los aminoácidos son para las proteínas. Nada es independiente. Por muy distantes o separadas que parezcan las cosas en la visión tridimensional, toda dimensión, conciencia, oscuridad y luz son solamente aspectos polares del Uno.

 

Por lo tanto, cuando se os dice que podéis afectar el resultado de todas las realidades, ya sea un aspecto de vuestro mundo individual o aquél de la próxima transformación que acaecerá tras la liberación de Gaia, sabed que poseéis la capacidad de alterar cualquier destino. En vuestra calidad de co-creadores, continuamente centráis vuestra conciencia para cambiar de frecuencias y, al hacerlo, alteráis la materia y afectáis el tiempo, o el tiempo futuro, como aún lo entendéis.


Si arrojáis un guijarro en un estanque, causará suaves ondas en la superficie, mientras que una roca grande formará una ola que romperá contra la orilla. Os recordamos que el universo es inimaginablemente inmenso e infinito y, por lo tanto, para efectuar un cambio de grandes proporciones tenéis que superar vuestro sentido de individualidad y uniros a los demás, para guiar conscientemente el destino de Gaia y enviar esas vibraciones amorosas dirigidas a la inmensidad del Ser Universal.

 

Las ondas de conciencia, por muy distantes que sean, se experimentan en todas las dimensiones de los cuerpos del alma del Ser Universal. Por esto estamos tan involucrados en servir a la humanidad en esta etapa crítica de nuestra evolución mutua. Las ondas pasan a través de nosotros y se convierten en nuestra vibración, afectando nuestras vidas como afectan la vuestra, tan sólo en diferentes frecuencias de intensidad.


Y luego está la Finísima Red, ese brillante despliegue de los hilos de luz dorada del Espíritu que, al igual que los tejidos de las mujeres pioneras de antaño, se entreteje desde los confines más lejanos hacia el centro y, al unirse, unifica la Luz del Amor del Espíritu en todas sus dimensiones y en toda conciencia. La triangulación de los filamentos de luz, la más sagrada de las formas geométricas del cosmos, personifica la explosión creativa de la Trinidad y es la ruta principal de la Familia de Luz: el camino al hogar.

 

Allí donde confluyen los tres rayos, en esos cruces de la Red, los coloridos rayos del espectro de vuestro arco iris se irradian por todos los cuerpos del Ser Universal, y ése es verdaderamente el «puente» de la tradición mítica y de los pueblos indígenas. En nuestra experiencia mutua del despertar espiritual a través de la Red, centelleando con la música del Corazón Único, compartimos la gran vibración wam del Ser Universal, y con estas cuerdas se canta la música de las esferas.

 

La orquesta primordial no es más que el corazón que pulsa las cuerdas de la conciencia.


Aquí reside la solución al panorama del Apocalipsis, el cual niega vuestra divinidad e invalida vuestro poder de concentrar la conciencia en el resultado positivo, pues vuestra creencia en él le da vida, a medida que las ondas de miedo e impotencia alteran la sustancia misma del universo. Os hacemos un llamamiento a la unidad, a que elevéis las frecuencias vibratorias de vuestros pensamientos y reconstruyáis el universo para que resuene con la esperanza y la visión extática de un mundo brillante y amoroso, y nosotros experimentaremos esas ondas de amor y os las reflejaremos a través de la Finísima Red desde nuestra dimensión del cuerpo del alma del Ser Universal.


Hemos llevado a nuestro instrumento, Trydjya, en su cuerpo etéreo hasta los confines más remotos de vuestra galaxia, y para hacerlo simplemente resonamos con su wam y la transportamos en las ondas cuánticas hasta su hogar estelar, donde ha recibido la afinación vibratoria necesaria para descodificar estas transmisiones. Ha conocido el esplendor del viaje por el pasaje del vórtice hasta el cuerpo etéreo de vuestra galaxia, donde se ha conectado con seres de universos paralelos en niveles más elevados de conciencia.

 

Somos conscientes de que vuestra credibilidad se pone a prueba cuando tratamos de describir la enormidad y complejidad de las realidades simultáneas mediante simples estructuras de pensamiento lineal; no obstante, creed que vosotros, lazos del corazón de Alción, hoy estáis preparados para aceptar estas verdades tal como llegan a vosotros a través de nuestro instrumento, Trydjya, uno de los muchos mensajeros enviados para ayudaros en vuestra recuperación de las claves de la ascensión.


Para explicar el Ser Universal multidimensional, y cómo se pliega y despliega en sus cuerpos etéreos, usaremos como metáfora el volcán y su actividad eruptiva. Cuando el mundo interior bajo la superficie, en estado fundido y gaseoso, llega a la fase yang explosiva de su cuerpo vibratorio, sale disparado a través de los vórtices volcánicos, llenando el espacio conocido como «aire» con partículas de su forma.

 

Entonces, cuando el campo de fuerza magnética yin de la Tierra lo atrae de nuevo hacia abajo, se precipita hasta los océanos y formaciones de tierra para enfriarse y cristalizarse, adquiriendo una nueva forma que constituye «la superficie». En esencia, presenciáis un torrente de materia que emana de un vórtice y que luego, en cierto modo, regresa a sí misma en forma alterada. Con el tiempo, como en el caso de Atlántida, los sismos, los cambios continentales y los hundimientos hacen que estas masas de tierra regresen abajo y, al hacerlo, completan una revolución en la rueda de los infinitos ciclos de transmutación de forma y energía de la Tierra.


A vuestros científicos les falta mucho para entender el propósito, función y forma de los agujeros negros que impregnan el cosmos porque/ como ya dijimos, están trabajando a partir de un contexto tridimensional. Sin embargo, nosotros no, de modo que tenemos la libertad de ofrecer una perspectiva muy diferente de aquella que se genera en la hipótesis científica, perspectiva que tendréis que contemplar y procesar a través de vuestro cuerpo emocional e intelectual a fin de determinar si resuena con la verdad de vuestro interior.


El espíritu de vuestro universo físico en expansión se abre paso a través de sus vórtices y viaja por planos astrales para experimentar sus yo dimensionales más elevados, así como sus universos paralelos, que coexisten como cuerpos deidades del Creador Original. Descritos como «agujeros negros», los vórtices a través de los cuales pasa la conciencia en evolución del alma del Ser Universal son en realidad curvaturas del espacio, tubos toroides de energía en espiral que desafían todas las leyes de la física con las que contáis actualmente.


Vuestros científicos modernos quieren definir un agujero negro como un punto de salida por donde la materia, de una u otra forma, abandona el universo material, y ni siquiera se aventuran a explicar adonde va luego. Igualmente, si la ciencia quisiera describir un agujero blanco como un punto de resurgimiento de la materia, ¿no tendría que definir el lugar del cual emana, dada la contradicción anterior de que al marcharse se ha ido a «ninguna parte»?


Un agujero blanco es, entonces, ese vórtice a través del cual un aspecto de la conciencia del alma del Ser Universal regresa a su cuerpo material. En ambos casos estamos describiendo, en esencia, el cordón de plata, esa conexión entre lo astral y lo físico que o bien habéis experimentado personalmente en vuestros viajes fuera del cuerpo, o lo estáis leyendo y oyendo ahora de parte de quienes tienen experiencias cercanas a la muerte y visiones astrales.


Es por medio de este renacimiento cíclico que vuestra galaxia se renueva continuamente, y os recordamos que el proceso del nacimiento, como tal, es siempre un paso de una forma a otra, a través de la sagrada oscuridad y la luz, y de regreso otra vez.


Pensad en la magnitud de lo que os estamos pidiendo que concibáis: la conciencia en evolución del alma del Ser Universal que deja su cuerpo físico a través de los túneles de sus cordones astrales para viajar a otras dimensiones, otros universos, otros estados de conciencia. Si le describiésemos vuestros propios viajes astrales a la conciencia de un átomo de vuestras células, ¿no le resultaría tan inconmensurable e inimaginable como esta inmensa hipótesis? ¿Y qué propósito tiene todo eso?

 

La respuesta es obvia: así como vosotros (como una unidad de conciencia) buscáis la iluminación espiritual mediante la conquista de la materia y de vuestra limitada percepción física, también lo hace el Ser Universal, quien mediante la ascensión a su cuerpo astral experimenta la apoteosis de su yo-Dios, la renovación del Todo-lo-que-es, Que-siempre-ha-sido y Que-siempre-será.


Los primeros faraones, descendientes (en todo sentido de la palabra) de los seres del cuerpo de luz de los sistemas estelares de las Pléyades y Sirio, disfrutaban y se deleitaban con los placeres del mundo de los sentidos, y por éste motivo desarrollaron su capacidad de preservar la forma física con esa intensidad y concentración, como lo manifiestan sus sofisticados métodos de momificación del cuerpo.

 

Sin duda ha de pareceros que este es un parangón interesante. Ahí estáis vosotros, que os sentís «atascados» en la realidad tridimensional, ejercitando vuestro deseo de pasar a vuestro cuerpo de luz, en tanto que ellos persiguieron fervientemente el deseo de retener el cuerpo físico en un contexto inmortal.


Observar vuestra realidad desde nuestra perspectiva es mucho menos intrincado que vuestros intentos de alcanzar la conciencia y visión más elevadas que se requieren para experimentar esta dimensión desde la densidad de la realidad tridimensional. No obstante, estáis desarrollando estas capacidades, y no está muy lejos en el tiempo lineal el momento en que conoceréis la fusión de estas realidades de capas múltiples. Os estáis esforzando por imaginar qué es lo que os espera, y aunque aún no podéis percibirlo, sentís que se está acercando. Las cosas ahora están moviéndose más rápido, mucho más rápido, girando hacia el gran vórtice.


Ahora podéis entender con mayor precisión el propósito del Gran Octaedro, el acelerador de energía libre. Los primeros faraones, habiendo alcanzado la realidad física sin perder su conciencia del cuerpo de luz, deseaban viajar en el cuerpo a las dimensiones superiores con la misma determinación con que deseaban conservar su forma en la muerte. Dioses orgullosos, llevaron a los reinos de las Pléyades y Sirio la experiencia de la expresión a través de la materia densa, y reflejaron las frecuencias más altas de la existencia material a los seres de luz de muchas dimensiones.


Sus cuerpos emocionales intensificados, polarizados por la dualidad electromagnética de Gaia, enviaban ondas de inmenso amor, deseo y placer a las Pléyades, el chakra del corazón del universo.

 

La conciencia siriana recibió un campo fértil de nuevas ecuaciones, desafíos y realidades probables para hacerlos cristalinos y darles forma.


Plantar la semilla de Egipto fue uno de los grandes experimentos de las dimensiones más elevadas, y todos los ojos estaban fijos en Gaia, así como hoy, una vez más, hemos puesto nuestra atención en el grandioso despertar de vuestro mundo.

 

Sentimos y experimentamos nuevamente vuestro amor vertiéndose en los cielos, y con la alianza siriano-pleyadiana, que ahora ha tomado vuelo, deseamos estimular vuestra memoria estelar de la geometría y forma sagradas de la conciencia del sexto nivel, unida al amor de la vibración pleyadiana, para que podáis enviar la música de vuestra alma a través de las ondas de la conciencia universal y conozcáis al Creador Original en cada momento de vuestra existencia.


Ya no volveréis a sentiros huérfanos. Vuestra familia galáctica anhela el momento en que os reuniréis en la celebración de la liberación de Gaia desatados de vuestras restricciones tridimensionales. La red que una vez sujetó a la Tierra en la oscuridad del control de los Anunnaki sencillamente no puede soportar las frecuencias que la Finísima Red está enviando a través del Ser Universal y, además, ellos se han cansado de su experimento. Han mirado en sus tubos de ensayo y han encontrado que la naturaleza de la conciencia humana híbrida ha alterado el resultado.

 

Finalmente, reconocen que el atraparos en la polaridad extrema de sus controles deliberados es una denota definitiva. Mientras la Tierra avanza hacia la iluminación, el juego está prácticamente perdido.


Los descendientes de los Anunnaki, la élite de poder, sienten que el control se les está escapando de las manos, su red se está desintegrando y la luz está ganando, y están aferrándose al poder para su propia supervivencia. Se ha elaborado y montado una amplia estrategia para evitar que abortéis su misión, y por este motivo han recreado una forma de la jaula estructural Anunnaki en Internet, la red tecnológica a la que nos hemos referido anteriormente.


Diseñada para aparecer como la suprema red de comunicaciones de la humanidad —la tecnología «imprescindible» de la década de los noventa— es, por el contrario, una herramienta de control muy peligrosa de la estructura de poder. Lo sabemos: muchos de vosotros estáis encantados con Internet, por cuanto tenéis la libertad de jugar y compartir vuestros pensamientos, conocimiento y curiosidad con hermanos y hermanas a lo largo y a lo ancho de la gran expansión de vuestro planeta en tiempo instantáneo, pues tenéis un gran anhelo de desembarazaros de vuestras restricciones del tiempo lineal.

 

Os estáis promoviendo, haciendo contactos y derribando viejos sistemas con gran entusiasmo y deleite, conforme admiráis vuestros avances y celebráis las tendencias de la tecnología de punta. Muchos de vosotros estáis creando vuestras páginas de Internet, os estáis uniendo a los trabajadores de luz del mundo entero en cada instante de éste, el más apasionante de todos vuestros tiempos.

 

Experimentáis el acceso y conexión infinitos que proporciona como un paso positivo y vital —una necesidad— para vuestra travesía a la luz. Sin embargo, os pedimos que sopeséis cuidadosamente nuestra visión de la red tecnológica, por cuanto creemos que necesitáis una imagen objetiva de sus implicaciones de largo alcance, y desde la sexta dimensión percibimos un panorama bastante diferente de aquel que se está representando en vuestras mentes.


Hace poco tiempo, en vuestra primera fase tecnológica de desarrollo, apareció la radio, y la vida nunca volvió a ser la misma para vosotros. Reunidos alrededor de vuestro juguete nuevo, os regocijabais con la voz del entretenimiento y las noticias mundiales, y os convertisteis en receptores de ondas de sonido conscientemente dirigidas, y teníais la libertad de percibirlas e interpretarlas en muchos niveles de comprensión.

 

Creasteis imágenes visuales en vuestra mente, experimentasteis nuevas emociones, y empezasteis a conocer las posibilidades de comunicación global que la humanidad entera tenía por delante. Una herramienta limitada, pero efectiva, la radio alteró vuestras percepciones, manipuló hasta cierto punto vuestras decisiones y afectó vuestras emociones; ésta fue la primera forma tangible de control mental en masa que experimentasteis. No obstante, en el silencio de vuestros campos lejanos y poblaciones aún relativamente remotas, fue una amiga bienvenida en esas noches solitarias de vuestro aislamiento.


La televisión fue el siguiente gran paso para despojaros gradualmente de vuestro poder. Esta vez usurparon vuestras capacidades imaginativas y de visualización creativa, suplantándolas con las imágenes holográficas y los sonidos que llegan a vosotros desde vuestras pantallas.

 

El Poder ahora tenía una ventaja enorme sobre vosotros, porque a través de este medio podía controlaros emocionalmente, compraros y venderos, drogaros y alterar por completo vuestro estilo de vida. Pegados a vuestro televisor, atascados en vuestra creciente impotencia, habéis sido explotados a través de la televisión con resultados bastante desastrosos. Físicamente, os están convirtiendo en gordos y aletargados, y mientras tanto, llenan vuestra aura de polución electromagnética, formas negativas de pensamiento y «enganche» adictivo.

 

Os sentís frustrados y aburridos, y si «no hay nada bueno en la tele», os volvéis irritables e indiferentes.


¿Y qué hay de los niños?

 

Están perdiendo su inocencia creativa, el deleite del descubrimiento de la naturaleza y su simplicidad, y están haciéndose insensibles a la violencia y la desesperación. ¿No habéis notado el aumento drástico de suicidio infantil en vuestras culturas? ¿No os habéis preguntado tampoco por qué un número tan elevado de jóvenes está optando por marcharse quitándose la vida?

 




 
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   16

similar:

Bibliografía Sobre la Autora iconEste libro comienza, como vimos, con el título, luego los datos sobre...

Bibliografía Sobre la Autora iconTaller sobre los pigmeos
«Estos genes son importantes en la reproducción y el metabolismo, lo cual es interesante a la luz de la hipótesis de que la razón...

Bibliografía Sobre la Autora iconAutora: Eduardo-Martín Larequi García

Bibliografía Sobre la Autora iconBibliografía Anexo. Fichas básicas sobre cancerígenos

Bibliografía Sobre la Autora icon“Competencias personales docentes” de la autora Maritza Segura Bazán, y

Bibliografía Sobre la Autora iconResumen Basándose en su experiencia personal, la autora analiza las...

Bibliografía Sobre la Autora iconBibliografía sobre secreto profesional /secreto médico

Bibliografía Sobre la Autora iconEl siguiente trabajo tiene como objetivo reunir los rasgos más sobresaliente...

Bibliografía Sobre la Autora icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía Sobre la Autora iconEs sabido que la teoría dominante sobre el hombre se funda, no solamente...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com