Tesis que, para obtener el grado de




descargar 0.9 Mb.
títuloTesis que, para obtener el grado de
página3/17
fecha de publicación21.01.2016
tamaño0.9 Mb.
tipoTesis
b.se-todo.com > Derecho > Tesis
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17
de las personas para acceder a los factores de vida. Habla no de distribuir el ingreso, sino distribuir las capacidades para desarrollar y alcanzar una vida digna. Los factores por medir serían las carencias de todo lo que contribuye a hacer del individuo un ser social integrado y reconocido (Hernández y Velázquez, 2003: 168). Creo que conviene enfocarse en medir los RBC psicosociales, económicos y políticos, que permiten obtener los SBC.
El diagnosticar la pobreza no es lo mismo que el medir la pobreza. Lo primero implica diagnosticar o calificar a alguien de pobre y lo segundo implica la intensidad o identificar una manifestación asociada con niveles de pobreza. Algunas medidas pueden determinar el grado o nivel de pobreza que esta persona tiene o sólo diagnosticar que hay una incidencia de pobreza. Para que esta diferencia entre diagnóstico y medición quede clara, se tendría que decir cómo la línea de pobreza, además de distinguir a no pobres de pobres (diagnóstico), permite distinguir niveles de pobreza (medición). Debe quedar claro qué se mide: NBI, SBC, o RBC.
Por otro lado, el diagnosticar algún estado preestablece que ya se definió claramente lo que es ese estado. Por lo tanto no puede definirse como diferente ese estado del estado que se está diagnosticando.
En resumen, Sen propone diagnosticar la pobreza identificando la inexistencia de capacidades básicas, sin establecer niveles de pobreza. Eso coloca su propuesta para medir la pobreza como una herramienta poco práctica e inferior que la utilizada para establecer la línea de pobreza. Esto no quita el gran valor que tiene el poner atención a los RBC de los pobres. Propone un aumento de las capacidades individuales en general para vivir y funcionar en la sociedad, aumentando primero los ingresos económicos y luego mejorando las habilidades para hacer cosas utilizando recursos para ello.



      1. Sociales


Banco Mundial10
De acuerdo con el Banco Mundial (BM) (Haughton, 2009: 2) “la pobreza es una privación pronunciada en el bienestar”. El bienestar está orientado a la adquisición de satisfactores de tal forma que los pobres, según el BM, son aquellos que no tienen suficiente ingreso o consumo para colocarse en un umbral mínimo adecuado; aquel ingreso que no puede satisfacer las necesidades básicas (NBI). Para el BM (2007: 55) “la pobreza constituye las necesidades básicas insatisfechas” y se refiere a ellas como una canasta básica expresada en dinero. En 2009, el BM determinó un ingreso de US$ 1.25 para los indigentes y de US$ 2.00 para los pobres. Como economistas, la mayoría de sus investigadores de la pobreza, consideran otros indicadores como signos de pobreza: Índice de Gini, expectativa de vida, desempleo y otros factores económicos. Adicionalmente asocia la pobreza con el decrecimiento de la economía, el deterioro de la ecología, baja gobernabilidad y baja calidad de la democracia. Sin embargo, propone que para erradicar la pobreza se deben enfocar los esfuerzos en educación, salud y alimentación (ESA). Estos SBC son la triada de varios programas sociales como Oportunidades en México. A estos esfuerzos el BM le añade un RBC económico como es el pago mensual por cumplir con los lineamientos del programa Oportunidades; considerando que este derrame económico activa el crecimiento regional.
En sus publicaciones recientes el BM sólo considera como elementos psicosociales a la equidad de género y a los jóvenes. Propone que se realice un esfuerzo integral con un enfoque hacia los jóvenes y los toma como grupo objetivo para erradicar la pobreza en forma sostenible (incluye a los niños). Asume lograrlo a largo plazo.
El informe sobre el desarrollo mundial 2007, con el tema anual El desarrollo y la próxima generación hace énfasis en los jóvenes. El presidente Paul D. Wolfowitz inicia diciendo en su prólogo:
Ninguna época ha sido más propicia que ésta para invertir en los jóvenes de los países en desarrollo. Éste es el mensaje que proclama el Informe sobre el desarrollo mundial de este año, el vigésimo noveno de su serie. El número de personas de 12 a 24 años de edad ha llegado en el mundo a 1.300 millones, la cifra más alta de la historia. Ese segmento es también el más sano y el mejor educado; se trata de una base sólida sobre la que se puede construir, especialmente en un mundo en que no basta poseer capacidades básicas (Psacharopoulos y Patrinos, 1994: v).
Es importante hacer notar que el BM consideró a finales del siglo pasado incorporar al elemento resiliencia a sus programas de desarrollo temprano de los niños (ECD por sus siglas en inglés. Early Children Development). Sin embargo, en este siglo, no se ha considerado este elemento como un factor relevante en los programas para erradicar la pobreza. No parece que el BM esté convencido de la resiliencia pues sigue investigándola. Un estudio grande en el que participaron 30 países (Proyecto de Resistencia Internacional) encontró que la gente en cada país estudiado usa un conjunto común de factores de resiliencia para promover la resiliencia nómica en sus niños, aunque la cultura claramente desempeña un papel muy importante en los diferentes factores de resiliencia específicos (BM, 2009).
El Banco Mundial, desde ese año 2007, hace énfasis sobre la importancia de un esfuerzo integral para afrontar la pobreza en el mundo. Reconoce que no es suficiente con desarrollar las capacidades básicas. Señala cinco fases esenciales de la vida para el desarrollo del potencial de los jóvenes: aprender, trabajar, mantenerse sanos, formar familias y ejercer sus derechos cívicos (Psacharopoulos y Patrinos, 1994: v). En este segmento social los gobiernos deben centrar sus políticas públicas y propiciar que los jóvenes y sus familias inviertan en sí mismos, a esta fase se le puede llamar fase de desarrollo resiliente. Sin embargo, el Banco Mundial sigue enfocando sus programas en las dimensiones económicas y políticas. Dice “qué” hacer, pero aun no desarrolla con claridad el “cómo” hacerlo. No se ha desarrollado una estrategia hacia la resiliencia nómica. En cambio el BM presenta tres orientaciones estratégicas para una reforma (Psacharopoulos y Patrinos, 1994: 2). Dos políticas y una psicosocial:
• La primera son oportunidades. Un RBC político. Ampliar las oportunidades para el desarrollo del capital humano mediante un acceso más amplio a los SBC de educación y salud de mejor calidad.

• La segunda son segundas oportunidades. Otro RBC político. Establecer un sistema eficaz de segundas oportunidades a través de programas de compensación que den a los jóvenes la esperanza y los incentivos necesarios para superar los efectos adversos.

• La tercera orientación son capacidades. Un RBC psicosocial. Desarrollar las capacidades de los jóvenes para optar con acierto a esas oportunidades, reconociendo su calidad como agentes de toma de decisiones.
El BM está orientado a los recursos tradicionales educación, salud y oportunidades, que faciliten la obtención de los SBC. Propone que, para superar la pobreza, las personas deben poseer aptitudes avanzadas, que no se limiten a la capacidad de leer y escribir; para conservar la salud deben hacer frente a la carga de nuevas patologías, como las enfermedades de transmisión sexual y la obesidad. Deben de reducir la tasa de fertilidad para que los jóvenes de hoy ingresen a la fuerza de trabajo con menos personas dependientes que no puedan trabajar. Además, agrega el BM, se deben de sentar bases que permitan a los jóvenes adquirir aptitudes básicas y lograr bienestar por un largo período de tiempo. Reconoce que el trabajo es el principal activo de los pobres; hacerlo más productivo es la mejor manera de reducir la pobreza. Para lograrlo, es preciso reforzar las oportunidades de obtener ingresos, desarrollar el capital humano para aprovecharlas y lograr un crecimiento económico de amplia base (Psacharopoulos y Patrinos, 1994: 18).
“Hemos encontrado pocas pruebas de que los pobres lo sean por pereza o falta de interés en el trabajo y el ahorro”, señaló Deepa Narayan principal autora de un amplio estudio elaborado para el BM en el año 2009. “Incluso en zonas muy pobres y propensas a sufrir conflictos, la población de escasos recursos rara vez se muestra apática, sino que toma la iniciativa y, en muchos casos, lleva adelante varias pequeñas empresas simultáneamente para subsistir y salir a flote”. Esto muestra áreas psicosociales en el listado de interés social del BM. Sin embargo, aún son muy escasos los programas psicosociales que el BM apoya económicamente.
Salir de la pobreza es posible, incluso en las zonas más pobres del mundo, cuando la iniciativa personal y el trabajo arduo coincidan con oportunidades económicas locales. Sin embargo, en las voces de los mismos pobres (Narayan et al., 2009) se destierran algunos mitos y prejuicios sobre los pobres, a quienes muchos consideran pasivos y carentes de ambición o aspiraciones. De hecho, hacían hincapié en el esfuerzo personal, la confianza en sí mismo y la iniciativa. Esto se acerca más a las propuestas de incluir programas nacionales que promuevan la resiliencia nómica.
El Banco Mundial (Narayan et al., 2009) afirma que es necesario reorientar las estrategias de reducción de la pobreza para aumentar las oportunidades económicas, sociales y políticas en las comunidades donde viven los pobres por lo que los gobiernos locales responsables y atentos a las necesidades de la población son cruciales para generar las condiciones que permitan a los hogares escapar de la pobreza.

“Los programas de protección social deberían ser lo suficientemente generosos para permitir que las personas pobres sobrevivan a las crisis financieras y, al mismo tiempo, acumulen bienes que les permitan salir de la pobreza” (Narayan et al., 2009). “En miles de conversaciones con los hombres y las mujeres que participaron en el estudio, la confianza y la fortaleza interior surgieron una y otra vez como el factor clave para salir de la pobreza. Además, la confianza en uno mismo aumenta rápidamente a medida que las personas pobres logran cierto éxito. De hecho, las personas pobres pronto comienzan a asemejarse mucho a los ricos en su sentido de confianza y fortaleza”, agrega Narayan.

El BM considera que “la línea de la pobreza corresponde a la estimación de los recursos requeridos por los hogares para satisfacer un conjunto de necesidades consideradas básicas, las cuales incluyen, alimentación, vestimenta y vivienda” (Psacharopoulos y Patrinos, 1994: 55)11. Este enfoque está totalmente orientado a los recursos económicos y da prioridad a los satisfactores básicos. En absoluto ocupa espacio algún elemento psicosocial. Dado que trabaja estrechamente a nivel de gobierno, sus propuestas son políticas. Considero que la pobreza está relacionada a un tipo de consumo; por ejemplo, la gente puede tener pobreza de vivienda, pobreza de alimentos o pobreza de salud, pero se olvida el BM que la pobreza está estrechamente relacionada también a aspectos psicosociales de suma importancia como la pobreza de actitud, pobreza de afrontamiento, pobreza de autoestima, pobreza de conciencia o pobreza de autonomía. El individuo, al tener la capacidad para funcionar plenamente en sociedad encontrará, su bienestar. Las personas pobres generalmente carecen de los SB por carecer de los MB. Estos RBC no se pueden reducir a las capacidades claves; puede atenderse la urgencia de un ingreso inadecuado, una educación mediocre, o de una salud pobre, pero si se sienten impotentes o les faltan libertades políticas, la reducción de la pobreza será efímera.

Aunque un buen ingreso seguramente puede ayudar a reducir la pobreza, se necesita que este ingreso se vea acompañado de medidas para hacer más resilientes y empoderados a los pobres y así asegurarlos contra los riesgos y evitar que reciban/acepten otras debilidades del entorno como una escuela o un centro de salud de pésima calidad. Si a lo anterior agrego una vivienda construida de mala calidad, con servicios de luz, agua y drenajes de mala calidad, creo que estaría diciendo que este es un problema multidisciplinario complejo que debe buscar cambios en todos los niveles, pues todos estamos rodeados de personas que ofrecen servicios llenos de anomia asiliente. Las personas no se creen capaces de entregar servicios de excelente calidad. Los pobres están en riesgo o son vulnerables a recibir bienes y servicios de mala calidad, cuando en otros lugares cercanos sí los entregan de muy buena calidad, ya que en estos lugares hay más gente resiliente y exigente. A esto se le llama inequidad.
La relación que existe entre la educación y la pobreza es particularmente importante porque es la clave para implementar los principios de la resiliencia nómica en todos los niveles escolares, como alumnos, padres de familia y educadores. Esta nueva educación reforzada de resiliencia nómica no sólo va a jugar un papel importante en el crecimiento económico, sino también en reducir la pobreza con mayor iniciativa de los pobres, mayor velocidad y sobre todo con mayor afrontamiento. Con mayor educación de calidad y mayor resiliencia nómica de calidad el ingreso será mayor y la posibilidad de riesgo o vulnerabilidad se verá reducida en su totalidad. Sería una estrategia eficiente pues se sacaría a los pobres de la pobreza en forma definitiva y no en forma temporal.
Hoy en día la mayoría de las amas de casa y, sobre todo, las madres divorciadas que manejan su hogar con anomia asiliente y sin educación, tienen un alto grado de vulnerabilidad para mantenerse en la pobreza al igual que los miembros de su hogar.
Es por eso que encaminar una nueva educación hacia la formación de individuos resilientes debería ser una prioridad en las estrategias sociales de todo gobierno en los países menos desarrollados. Es una estrategia a largo plazo. La resiliencia nómica se vuelve urgente e importante a estas alturas de la pobreza aguda y crónica. Es una de las formas en que la posición actual de la pobreza puede ser mejorada y la forma de cómo se podrá actuar acordemente para que esto suceda de forma sostenida e irreversible. Aunque la formación de individuos resilientes debe ser una prioridad en las estrategias sociales de todo gobierno en los países menos desarrollados, los países más desarrollados se encuentran hoy en día ante el dilema de volver prioridad la formación de individuos resilientes en las estrategias sociales de sus gobiernos, pues sus habitantes están mostrando un regreso a la anomia asiliente. Como si las nuevas generaciones se hubieran olvidado de lo que los llevó al desarrollo. Una muestra son los programas sociales de los últimos cinco años en los Estados Unidos, donde el Presidente Obama participa en sus discursos con su campaña. “Yes we can”. Campaña de la que transcribo algunas frases de sus discursos:
… transformaremos nuestras escuelas y nuestras universidades para que respondan a las necesidades de una nueva era. Podemos hacer todo eso. Y todo lo vamos a hacer. … se han olvidado de lo que ya ha hecho este país; de lo que los hombres y mujeres libres pueden lograr cuando la imaginación se une a un propósito común; y la necesidad, al valor. … salimos de aquel oscuro capítulo más fuertes y más unidos.
… Porque, con todo lo que el gobierno puede y debe hacer, a la hora de la verdad, la fe y el empeño del pueblo norteamericano son el fundamento supremo sobre el que se apoya esta nación. … Nuestros retos pueden ser nuevos. Los instrumentos con los que los afrontamos pueden ser nuevos. Pero los valores de los que depende nuestro éxito -el esfuerzo y la honradez, el valor y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo- son algo viejo. Son cosas reales. Han sido el callado motor de nuestro progreso a lo largo de la historia. Por eso, lo que se necesita es volver a estas verdades. Lo que se nos exige ahora es una nueva era de responsabilidad, un reconocimiento, por parte de cada estadounidense, de que tenemos obligaciones con nosotros mismos, nuestro país y el mundo; unas obligaciones que no aceptamos a regañadientes sino que asumimos de buen grado, con la firme convicción de que no existe nada tan satisfactorio para el espíritu, que defina tan bien nuestro carácter, como la entrega total a una tarea difícil.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

similar:

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis que para obtener el grado de

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis que para obtener el grado

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis monográfica para obtener el grado de bachiller en música

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis que para obtener el grado de maestro en ciencias de la educacióN

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis que para obtener el

Tesis que, para obtener el grado de iconTaller de grado para obtener el título de Médico Veterinario y Zootecnista

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis de grado para optar por el título de
«Los conceptos emitidos en el presente trabajo de grado son de la exclusiva responsabilidad de los sustentantes»

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis para la obtención del título de grado

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis de grado para optar al título de Doctor en Teología

Tesis que, para obtener el grado de iconTesis de grado




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com