Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa




descargar 147.72 Kb.
títuloCentro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa
página1/3
fecha de publicación22.01.2016
tamaño147.72 Kb.
tipoCursos
b.se-todo.com > Derecho > Cursos
  1   2   3



Ministerio de Educación Pública

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa

Telefax 225-3976 E-mail inclusion@racsa.co.cr

Ecos de la Historia
Centro Nacional de Educación Especial

Fernando Centeno Güell

Zaida M. Benavides V.
Introducción:
Hablar de Educación Especial en Costa Rica y Centroamérica, es referirnos a un hombre gentil, bondadoso, tierno, con una voz profunda y gran dominio de la lengua. Un poeta, un humanista, un escritor, un amigo. Es hablar de un hombre luchador, con fe, coraje y formación profesional, que se propuso como meta erradicar mitos y estereotipos, referentes a la población con discapacidad de la época, dándose a la difícil tarea de transformar creencias, actitudes, prejuicios, miedos, revertiéndola en una gran obra, que dio su simiente no solo en Costa Rica, sino en toda Centroamérica.

Fernando Centeno Güell, abrió camino y dejó huella, no solo en el campo educativo, sino también marcó una época, en el campo literario, junto con Roberto Brenes Mesén y José Basileo Acuña, siendo los representantes de la poesía trascendental en Costa Rica.

Su amor por los niños(as) con alguna discapacidad, fue el motor, que le ayudó en su hazaña por la lucha por sus derechos, en un período histórico, en que apenas iniciaban las garantías sociales, en el país.

Su obra se vio plasmada en una institución, con 61 años de fundada, que actualmente, lleva su nombre, Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell y que ha sido Institución pionera en el país, en el campo de la Educación Especial, la Rehabilitación y la Integración.
A quien queremos referirnos, era de esos, cuya presencia se adueñaba del corazón, a quien se comprendía y se admiraba en su grandeza humana.

Lo recordamos con su frente amplia, profunda mirada, gesto alegre, sonrisa pronta, sutil y bon­dadosa, dispuesta al afecto. La palabra cordial, suave, melodiosa, sencilla, abierta a la amistad y al diálogo.

Vestía con sencilla pulcritud, pulcra y sencilla era su presencia ante la vida, ante los niños(as), ante los jóvenes, ante los (as) maestros(as), ante los padres de familia, ante los ciudadanos (as) inde­pendientemente de su clase social, de su nivel educativo, raza o religión.

Caminaba tranquilamente, sin precipitaciones, pero firmemente, dejando huella. Algo que lo caracterizó siempre, fue el diálogo sereno, siempre había un amigo con quien hablar, por los corredores de la escuela, en la oficina, en la casa, en la cárcel, o en el Hospital. En todas partes, donde estuviere y con quien estu­viere, resplandecía su personalidad pulcra, su sencillez, su don para relacionarse, su caballerosi­dad y el respeto por el ser humano. Cuando hablaba, su palabra se adueñaba de todos los que lo escuchaban y se anidaba en sus corazones para compartir su pensamiento. Iluminar era su destino, conducir hacia el respeto por el ser humano, era su constante preocupación de maestro.

Su obra era entrega continua, buscando que la tarea que realizaba, tuviera cada día nuevas esperanzas, que fuera hermosa y alegre, solo así lograría impulsar la vida de estos niños(as), que no tenían las mismas oportunidades que los demás.

El maestro que inspiraba con su sabiduría, se formó con el estudio consciente, metódico y con­tinuado.

La población con alguna discapacidad le preocu­paba y por eso vivía pendiente y vigilante del tiempo, de las ideas, de los cambios a nivel mun­dial, para construir una metodología de trabajo, acorde con las necesidades de está población. Leía con rapidez y con mucha frecuencia, tratando de captar las diferentes corrientes de pensamien­to, para madurar sus propias ideas y plasmarlas en el papel. Muchas veces teniendo como única compañera la noche.

A pesar de que en vida, no fue reconocida su obra, en la magnitud que merecía, en elogio al Gran Maestro y para regocijo de su familia y amigos, se han dicho las más hermosas y las más profundas palabras.

Fiel testigo de esto, son los miles de niños(as) y adoles­centes con discapaci­dad y sus padres, que bendicen su obra y recuerdan su persona. Así como los miles de maestros(as) quienes lloran su ausencia y para quien él fue fuente de inspiración, capacitador, guía pero sobre todo, amigo.

Semblanza del Dr. Fernando Centeno Güell:
Proveniente de una familia española, procedente de Terragona España, cuyo asiento en Costa Rica, se remonta al año 1859, cuando se funda en el país, "la Casa Güell, rama de Costa Rica". (1) Sus padres Emilia Güell Gutiérrez, de origen catalán, procedente de Villa Clara Cuba y Carlos Centeno, de origen andaluz, quienes contrajeron matri­monio en San José, Costa Rica, el 12 de agosto de 1905.

De ese matrimo­nio nacieron 6 hijos, todos de apellidos Centeno Güell (Fernando, Margarita, Carlos, Nora, Claudia, y Marta).

Don Fernando nació en San José, Costa Rica, el 2 de diciembre de 1907 y murió el 15 de setiembre de 1993, en la misma ciudad. Casó con Doña María Dolores Suárez López, na­tural de Galicia, en España, en 1935. De ese ma­trimonio nacieron dos hijas, Emilia del Pilar y Beatriz Eugenia, de apellido Centeno Suárez. "Don Fernando nace precedido de un pasado interesante, tanto por línea materna como por la paterna, se gestó desde muchas generaciones atrás, la vocación pedagógica. Esta se ha mani­festado con fuerza en Fernando Centeno Güell". (2) "Su padre fue tenedor de libros, contabilista, maestro de quinto grado de la Escuela Julia Lang, edificio metálico y fundador de la Escuela del Cantón de Buenos Aires de Osa. Su abuela paterna, Filomena de Centeno, fue una de las primeras maestras graduadas de Costa Rica y a su vez fundó el primer Kindergarten del país, en su ciudad natal, Cartago. Sus tíos paternos: Rigoberto y Francisco Centeno, fueron profesores, el primero de griego y latín en el Colegio de Jesuitas de Cartago y el segundo de Literatura y Castellano, en el Colegio San Luis Gonzaga, de la misma provincia. Por línea materna, hay importantes y significativas personalidades en el campo intelectual: Don José Güell Soler, Catedrático de la Universidad de Barcelona, España, oidor de la audiencia de Cataluña y decano del tribunal, Don José Ventura Güell y Trelles, Catedrático de la Universidad de Barcelona.

Don José Antonio Güell y López, doctor en derecho.

Don Juan Güell y Ferrer, escritor, diputado y senador del reino.

Don José Güell y Renté, escritor, en 1948, contra­jo matrimonio con la hermana del Rey, la infanta Josefa Fernanda de Borbón, publicó gran número de obras literarias, históricas y filosóficas, fue galardonado con la Cruz de la Legión de Honor de Francia.

Don Rogelio Fernández Güell, nacido en Costa Rica, una de las grandes figuras de la Historia Contemporánea, poeta, director del "Imparcial", diputado y mártir de la lucha contra un gobierno de fuerza.

Don Santiago Güell Pérez de Morales, abuelo materno de Don Fernando, destacado gobernador de la Provincia de San José, Costa Rica". (3)

Su vida:

Realizó sus estudios pri­marios en San José, Costa Rica, en la Escuela Juan Rudín de 1914 a 1920, los secundarios en el Liceo de Costa Rica de 1921 a 1925. Mostró vivo interés por la historia, la lite­ratura, la zoología y la botánica. Su inclinación por estas dos últimas disciplinas, se manifiestan en sus obras literarias, especialmente en la Fábula del bosque, publicada en 1974. Fue en sus primeros años de estudiante, director de" la Revista el Liceísta", la que analizaba temas de Ciencias, Arte, Moral y Literatura. Esta inició sus publicaciones en 1925. Su gran amigo Alejandro Salazar Herrera, fue su com­pañero, en la edición de la misma y su amigo para toda la vida.

Fue director del periódico "Los Lunes" de 1927 a 1928. En 1929 fue director de la Biblioteca del Liceo de Costa Rica.

En 1932 se trasladó a España a estudiar Literatura Hispanoamericana, siendo costeados sus estu­dios por su padre.

De acuerdo al decreto del 4 de mayo de 1934, le fue asignada la beca creada por el Rey Alfonso XIII y asignada a la República de Costa Rica, para realizar estudios de Investigación Pedagógica en España.

Estudió en la Universidad Central de Madrid y en el Instituto Español de Educación, Pedagogía Especializada de 1934 a 1936. En 1936 fue miem­bro de la Comisión de Enseñanza Especial del niño(a) en Barcelona, España. Desempeñó el puesto de "profesor en el Instituto Municipal de deficientes de Barcelona, de 1937 a 1939, siendo nombrado por su gran capacidad in­telectual, en ese mismo año, fue director del Instituto Psicopedagógico en esa misma ciudad. En 1936 con el advenimiento de la Guerra Civil Española, emigró a Francia (1937), donde com­pletó estudios por su cuenta, sobre la "enseñanza de niños(as) con deficiencias mentales". En 1939 regresa a Costa Rica y atiende privada­mente, en una pequeña oficina cerca del parque Morazán a la población con discapacidad, pero su pensamiento era "brindar educación especializada a todas las personas con discapacidad en forma gratuita".
Su Obra:

El Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell y su papel en la historia de la Rehabilitación y Educación Especial costarricenses:
Al igual que muchos países a nivel mundial, Costa Rica ha experimentado grandes cambios y ha tenido un desarrollo importante en materia de dis­capacidad.

Las etapas que la Educación Especial y la Rehabilitación costarricense, han tenido en su evolución histórica, han sido influidas por el desarrollo del Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell, institución pio­nera en el país en este campo.

Por lo anterior, conviene para una mejor compren­sión de los cambios de paradigma en materia de discapacidad, realizar un análisis de los períodos evolutivos de la Educación Especial y la rehabilitación en el país, tomando como referencia la delimitación temporal propuesta por el Dr. Gastón de Mezerville en su artículo “Los minusválidos de Costa Rica, se organizan para una vida mejor” (1980) y desarrollada posteriormente por la Licda. Soledad Murillo en su proyecto de tesis “Evolución histórica, conceptual y práctica de la Rehabilitación en Costa Rica” (1989).

En la que se destacan cuatro etapas que el país ha vivido a partir de 1940 y que han influido en los cambios conceptuales, estructurales y mentales, en materia de discapacidad.
1940 - 1965 Etapa pionera

En la que se reconoce la problemática de la dis­capacidad a nivel nacional, se crean servicios especializados para la atención de la persona con discapacidad, en los campos educativo, médico y vocacional, asumiendo el liderazgo una ge­neración de profesionales formados en el extran­jero.

1939 El Dr. Fernando Centeno Güell, el pionero, que impulsa en el país, la Rehabilitación Educativa de niños(as) y adolescentes con discapacidad mental, sensorial, física o múltiple.

1954 El Dr. Humberto Araya Rojas, asume un lide­razgo como pionero de la Rehabilitación médica costarricense, a raíz de la epidemia de polio, que azotó al país, en la década de los 50.

1959 La Licda. Soledad Murillo G. inicia la Rehabilitación Vocacional.

Se aprueban las primeras leyes que rigen el desarrollo inicial de las acciones realizadas en el campo, en materia educativa, laboral, médica y social.

El enfoque era médico, en él, la persona era aten­dida como un paciente o enfermo(a) al que hay que curar.

En 1948 se da la declaración universal de los Derechos Humanos, por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, impulsando la idea de que" todas las personas, independientemente de su condición, tienen los mismos dere­chos y que estos son inalienables". Cabe destacar en este período el establecimiento de las Garantías Sociales en el país, la creación de la Universidad de Costa Rica (1940), la cual a través de su historia, ha desempeñado un papel protagónico en el desarrollo de la Rehabilitación y Educación Especial del país, "como institución formadora de gran parte de los profesionales espe­cializados en este campo". (4) Esta etapa, se destaca por un proceso lento pero fructífero, caracterizado por el compromiso, la tenacidad y el trabajo en equipo de sus ini­ciadores.

Dada la trascendencia, que la fundación del Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell, tuvo para el país y para Centroamérica, se destacan sus antecedentes:

1940 En conversaciones sostenidas por Don Fernando Centeno Güell, en la casa de sus pro­genitores, con Don José Fabio Garnier, en ese entonces director de la Escuela Normal y a la vez jefe técnico de Educación, con la Prof. Flora Bourillón, vecina, se gestaron las ideas, que darían inicio a esta gran obra, en pro de las per­sonas con alguna discapacidad del país.

El hombre visionario y polifacético, que veía opor­tunidades en donde otros ni siquiera las detecta­ban, tenía la ilusión de construir en su país de ori­gen, una institución, como en la que él, había tra­bajado en Barcelona, España, para atender a la población con discapacidad mental y otras, que diariamente veía o le contaban que tenían escon­didas las familias en su ciudad natal, San José.

Siendo sus amigos el Presidente de la República en ese entonces, Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, el Ministro de Educación Sr. Luis Demetrio Tinoco y el Sr. José Fabio Garnier, Jefe técnico de Educación, les expuso la idea de con­tar con una Institución que atendiera a la población con discapacidad del país.

Refiere en entrevista personal realizada en 1992, que hubo mucha resistencia y le costó trabajo, que creyeran que se podría sacar resultados positivos del aprendizaje de niños(as) con discapacidad mental.

Insistió mucho e hizo conciencia con sus conocimientos, hasta que al fin aceptaron su idea.

La primera maestra Sra. Flora Bourillón, men­ciona en su artículo "Así fue", "yo tampoco había oído de escuelas para esos niños. Para mí era completamente un tema nuevo y cuando me hablaron de enseñarles a los sordos y a los cie­gos, me quede extrañadísima". (5)

Ella fue recomendada por el director de la Escuela Normal y en la primera entrevista realizada con el fundador, se pusieron de acuerdo sobre el lugar donde trabajarían, una oficina pequeña en el edifi­cio la Arena, al costado oeste del Parque Morazán, en San José.

Alquilaron como único mobiliario, cuatro mesas y ocho sillas e iniciaron contacto con familias, que tenían según informes que les habían suministra­do, hijos(as) con retardo mental. La Institución abrió sus puertas el 23 de julio de 1940, atendiendo una población inicial de ocho niños(as): "tres oligofrénicos, dos sordos congénitos, un autista y dos tartamudos" El personal estaba constituido por Don Fernando y la primera maestra, con el apoyo de los Dres. Madrigal y González Murillo del Hospital Nacional Psiquiátrico, institución con más de cien años de trabajar en el país en el campo de la Rehabilitación médica.

Ellos realizaban análisis psicopedagógicos" a niños (as) retrasados mentales. Informa el director en entrevista personal (1992), que "se realizó un estudio de 93 casos de ambos sexos, en edades comprendidas entre los ocho y los veintisiete años. La población estudiada fueron: cincuenta y siete oligofrénicos, veintinueve dislálicos diez disártricos."(6)

Seis meses después en enero de 1941, se abrió la sección de sordos. Al no serles funcional !a oficina, sus amigos psiquiatras Dr. González Murillo y Dr. Amador Guevara, les alquilaron una casa grande, en el edi­ficio la Arena (hoy edificio Solera Bennet, 75 mts al este del Automercado, en San José, Costa Rica).

Ahí funcionaba la Escuela y vivía el fundador con su familia. Además impartía clases por las tardes a la primera maestra y posteriormente a la Prof. Gladys Odio, quien había defendido su tesis en la Escuela Normal, sobre un tema referente al área de Retardo Mental y al igual que Doña Flora, fue recomendada por el director de esa Institución.

En 1941 se trasladaron al Barrio González Lahmman, en San José, a una casa que fue alquilada por un gran colaborador de la obra Sr. Jorge Calzada y situada frente a la casa del Sr. Matute Gómez (hoy conocida como casa Matute).

En ese inmueble, ya trabajaban cuatro maestras: Prof. Flora Bourillón, Prof. Gladys Odio, Prof. Dinorah Sancho, Prof. Marina Odio.

Las que eran capacitadas en las noches por Don Fernando y los Dres. Eugenio García y Gonzalo González Murillo del Hospital Nacional Psiquiátrico.

Además se contaba con una maestra de música, Sra. Marina Jiménez de Bolandi y con personal de apoyo Dr. Fernando Quirós Madrigal, Psiquiatra, director del Hospital Nacional Psiquiátrico, quien a su vez fungía en forma voluntaria, como psiquiatra de la Institución, Sra. Cristina Castellón, enfer­mera.

Los casos para valoración eran referidos por amis­tades o por las hermanas del Hospicio de huér­fanos de Costa Rica.

El 14 de marzo de 1944, en el Palacio Municipal de San José, en el salón de sesiones del Congreso, se decreta la ley constitutiva de la Escuela de Enseñanza Especial de Guadalupe (Ley 5347) siendo Presidente de la República, el Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, Ministro de Educación el Sr. Luis Demetrio Tinoco, y el Sr. Hernán Zamora Elizondo, secretario de estado en el despacho de Educación.

Fue redactada por el Lic. Osear Barahona Streber y revisada por el Lic. Ricardo Jiménez Oreamuno. Se declaró en ella, como de interés público," la educación de los niños que sufren de retraso men­tal o de trastornos auditivos, de la vista o del sis­tema vocal, o de cualquier otro impedimento físico análogo, que les impida proseguir con éxito, las enseñanzas de la escuela común". (7)

El 25 de marzo de 1944, el Presidente de la República, Junto con el Ministro de Educación y el secretario de estado en el despacho de Educación Pública, dieron la orden de ejecución de la ley mencionada y se publica en el Periódico Nacional la Gaceta, de ese día.

El 4 de setiembre de 1945, se realiza la com­praventa del inmueble que sería la sede actual de la Institución que hoy lleva su nombre : "Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell" según: Artículo tres, acuerdo dos, de la sesión número cuarenta y tres del ocho de diciembre de 1971, efectuada por la Junta Administrativa del Centro.

Está transacción fue efectuada por el Sr. Santiago Crespo Calvo, comerciante y el dueño del inmue­ble, Sr. Mariano de Miguel Vallejo, agricultor.

Está propiedad fue asignada primero al Comité Rotario pro ciegos, quien había recolectado parte del dinero para la compra, dejando constancia en la escritura, que el traspaso se realizaría a la Junta administrativa de la Institución, una vez que tuviera la personería legal, para aceptar el mismo. Ese mismo año, se trasladaron a la sede actual en Guadalupe, San José, que fue declarada Patrimonio cultural, según decreto del Departamento de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura Juventud y Deportes y del Instituto para la Conservación de monumentos y sitios (ICOMOS) N. 20 628-0-1991, el 25 de junio de 1991, tomando en cuenta el valor cultural, histórico y arquitectónico.

En esta sede ya trabajaban seis maestras: "Prof. Dora Santiesteban, en el pabellón para ciegos al oeste, amplio y recién construido. Prof. Dinorah Sancho y Prof. Gladys Odio, en un pabellón al este, nuevo y bien acondicionado para los problemas auditivos y de sordera profunda y en "la casa vieja", la del centro, Prof. Anita Trejos, Prof. Flora Bourillón y Prof. Marina Quirós, con tres grupos de niveles diferentes de retardo". (8)

En 1947 se les une la Prof Margarita Dobles, quien se hace cargo del Laboratorio de Psicopedagogía y colabora también en el pabellón de ciegos.

Contaban además con un administrador Sr. Alejandro Salazar Herrera, un maestro de música. Un bus, una pequeña granja y un jardinero para cuidar las áreas verdes y la granja. (Era un priva­do de libertad, en libertad condicional). En este mismo año la población de alumnos(as) con defi­ciencia visual y con ceguera, se incrementó y en su mayoría provenían de lugares muy alejados del área metropolitana (Guanacaste, Puntarenas, Orotina y otros), por lo que con la ayuda del Club Rotario, de el Sr. Santiago Crespo y del Sr. Luis Uribe, se construyó el internado, para todos los niños(as) y ado­lescentes con deficiencia vi­sual y con ceguera, educables del país. El que fue cerrado en 1986, obedeciendo a las nuevas corrientes en el campo de la Educación y al cambio de paradigma, en que la institucionalización ya no era necesaria, más bien se buscaba integrar al alumno(a) a su familia, a su entorno y al centro educativo más cercano a su lugar de resi­dencia.

La institución contaba con servicio de buses que trasladaban a los(as) alumnos(as) de las provin­cias de Cartago, Alajuela, Heredia y San José Centro, costeados por el gobierno municipal de cada una de ellas.

Además recibían el apoyo de la Guardia civil, quien asignó dos patrullas, que trasladaban los niños(as) del Volcán Irazú y lugares circunvecinos. Entre sus programas tenían uno para entrenar perros guías, para las personas con discapacidad visual, los perros eran traídos de Alemania y entrenados en las instalaciones del Centro.

1947 La Institución había adquirido equipo para realizar audiometrías y cada alumno del departa­mento de sordos tenía audífono y amplificador de sonido en su aula.

La proyección de la obra de Don Fernando se dejó sentir en toda Centro América, personalmente y con ayuda de su personal previamente capacita­do, contribuyó a la fundación de las escuelas de Educación Especial en los países del istmo, impul­sado por un ideal de unión cultural entre los pue­blos y solicitado por los respectivos gobiernos, participó activamente en la organización y asesoría de las escuelas especializadas.

1945 Se funda la escuela de Educación Especial de Nicaragua y la institución envía a la Prof. Dora Santiesteban a colaborar en esta obra.

1946 Se funda la escuela de Educación Especial de Guatemala y se envía a la Prof. Rosario Solares, quien se hizo cargo de la dirección de la misma. 1946 el seis de setiembre, se funda la escuela de Educación Especial de Panamá y la Prof. costarri­cense, Gladys Odio, fue la primera en ser con­tratada por el gobierno panameño, colabora tam­bién la Prof. Margarita Dobles.

1950 Se funda la escuela de Educación Especial de Honduras, ya para entonces la Prof. Pilar Salinas de ese país, colaboraba en la atención de niños(as) con ceguera.

1953 Se funda la escuela de Educación Especial del Salvador, enviaron dos maestras a espe­cializarse a Méjico, para que luego atendieran la Institución.

A la par de estas fundaciones en el Istmo Centroamericano, el Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell, con­tinuo creciendo en población, en personal y en infraestructura física, por lo que luego se com­praron los terrenos que colindaban con el Río Torres.

Gracias al empeño de su fundador y al compromiso de todo el personal, a la colaboración de las Damas Israelitas, que organizaban ferias en favor de la Institución, al apoyo de la empresa privada, construyeron en 1958 las instalaciones del Departamento de Retardo Mental. 1958-1962 El Ministerio de Obras Públicas y Transporte durante la Administración Echandi construye las aulas destinadas a la atención de alumnos(as) del primer ciclo. 1962-1966 Durante la Administración Orlich, el gobierno construye el salón de actos y la direc­ción. En 1970 Se construye el aula taller gracias a la colaboración de Fernando Aguilar Koberth. 1975-1976 Se construyen las aulas de Estimulación temprana y Kindergarden por:

1975-1976 Ministerio de Obras Públicas y Transporte

1974-1975 Junta Administrativa del Centro Nacional de Educación Especial Fernando Centeno Güell. En 1975 Comité de Padres del Departamento de Retardo Mental.

En 1960 de inicia un período de transición hacia una nueva etapa, dándose en el país, en la Universidad de Costa Rica, el primer plan de capacitación de maestros(as) en Educación Especial, dirigido por el Dr. Fernando Centeno Güell.

1964 Ante la necesidad de contar con personal especializado, se envían profesionales a formarse en el extranjero (España, Estados Unidos, Méjico y los países del cono sur) los cuales posterior­mente serán figuras determinantes en el desarrollo de la Rehabilitación y Educación Especial del país.
  1   2   3

similar:

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconCentro de recursos para la transferencia tecnológica crtt

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconCarina Kaplan Por La Inclusion Educativa — Presentation Transcript

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconEl proyecto Educativo forma parte del Plan de Centro, es el documento...

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconCentro de Asesoría Educativa y Psicológica

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconCentro de Investigación e Innovación Educativa del Noroeste, S. C

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconResumen -presentamos aquí el patrón para la preparación de artículos...

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconCentro de Recursos y Aprendizaje Educativo a Distancia

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconPropam centro nacional de estudios paramedicos y agropecuarios

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconCentro de Estudios Sociales -ces, Universidad Nacional de Colombia

Centro Nacional de Recursos para la Inclusión Educativa iconDirección Nacional de Currículo y Tecnología Educativa




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com