Evolucion de los medios de prueba




descargar 54.28 Kb.
títuloEvolucion de los medios de prueba
fecha de publicación22.01.2016
tamaño54.28 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
INTRODUCCION A LA CRIMINALISTICA

EVOLUCION DE LOS MEDIOS DE PRUEBA
TEMAS:

  • Definición de Criminalística

  • Denominaciones anteriores

  • Evolución de los medios de prueba

  • Precursores


La Criminalística es la ciencia o disciplina particularmente vinculada en sus orígenes al derecho penal, la cual se encarga a través de la utilización de una metodología científica de buscar los indicios en un presunto hecho delictivo con el afán de determinar cuales de éstos pueden convertirse en evidencia, para así descubrir la verdad histórica de un hecho presuntamente delictivo, poder presentar pruebas en un juicio y establecer quién o quienes cometieron el delito.
Es la principal herramienta que orienta las líneas investigativas y aporta las pruebas científicas que permitirá la aplicación de la sanción al imputado, la importancia de esta ciencia es la de contribuir al esclarecimiento de los hechos mediante técnicas de las más variadas para el conocimiento del hecho delictuoso.
Es multidisciplinaria, por que sintetiza para sus objetivos investigativos los conocimientos y técnicas de otras ciencias tales como la Química, Física, Matemática, Medicina, especialidades de la Medicina Forense, Biología, Antropología.

La Criminalística se vale de todos los conocimientos, métodos, técnicas y ciencias de investigación posible, en virtud y en cuanto le sea útil a sus objetivos. Tal es el caso, que amalgama a todas ellas, acorde a sus intereses científicos para el estudio del delito.
La Criminalística es importante para los fines y objetivos del Derecho Penal por que sin la Criminalística no podría el juzgador dictar una sentencia ecuánime y verídica de acuerdo a los datos o antecedentes de la investigación criminal. Nace de la medicina forense, allá por el siglo XVII, cuando los médicos toman parte en los procedimientos judiciales.
En la Antigüedad, la prueba por excelencia era la confesión; pero ésta era arrancada a base del tormento, lo que, para nuestra mentalidad moderna, no solamente resulta ofensivo sino que también nos hace dudar de su eficacia. En los casos en que la confesión no tenía lugar, se recurría a las ordalías o a los augurios: el paso de un ave de Norte a Sur mientras se producía el juzgamiento podía constituir una prueba de inocencia, mientras que si pasaba el ave de Sur a Norte era prueba de culpabilidad; sacar a mano limpia un hierro al rojo del fondo de una caldera de aceite hirviendo y no quemarse era indicio de inocencia, mientras que si se quemaba era considerado culpable y adicionalmente se le cortaba la cabeza.
Más tarde se produjo una relativa humanización y la prueba de testigos y la prueba documentaria –que siempre habían existido supletoriamente- pasaron a ocupar un lugar más importante: sea en los actos materia de sanción como en los actos materia de interpretación de una convención, la prueba consistía en la presentación de documentos y en la declaración de testigos. Incluso la denominada comprobación in fraganti del delito era una forma de prueba testimonial: quien daba el testimonio era una autoridad que había visto directamente la comisión del delito y había procedido de inmediato a la captura y detención del agente infractor de la ley. Notemos que la prueba testimonial tenía incluso un valor superior a la documentaría. Aun cuando existiera un documento, se exigía la presencia de testigos para comprobar su autenticidad y su interpretación correcta; las declaraciones de los testigos daban valor de documentos a un documento y además permitían un mejor entendimiento de la voluntad de las partes, respecto de la cual la letra del documento podía ofrecer dudas.
Sin embargo, no cabe duda de que la prueba testimonial –siendo superior a la confesión arrancada con torturas y a las ordalías- presenta todavía múltiples problemas y merece desconfianza por razones tanto de la apreciación subjetiva de los hechos que puede tener un testigo como de la posibilidad de utilizar el testimonio para realizar venganzas personales u obtener ventajas comerciales o de otra índole. Muchas historias antiguas nos cuentan sobre el testigo que acusa para luego quedarse con la mujer del acusado; muchas historias modernas se podrían contar de quienes acusan para quedarse con la posición comercial o societaria del competidor. Para mejorar el sistema de probanza se recurrió a la necesidad de que existieran varios testigos coincidentes y al examen de las relaciones anteriores del testigo con el incriminado en el hecho infractor.
 Pese a ello, no cabe duda de que el testimonio no es la prueba más convincente. Paulatinamente se fue dando mayor importancia al documento escrito. A medida que se generalizó y democratizó el uso de la escritura y se desarrolló la técnica archivística, los documentos y los registros pasaron a adquirir el papel de prueba principal, sin dejar de lado la prueba testimonial, incluso a veces como requisito necesariamente complementario del documento  (el Notario es un testigo privilegiado). Sin embargo, en estos últimos casos, el testigo se limita a dar fe de la existencia, la fecha y el contenido del documento, pero no opina sobre la interpretación del texto mismo que habla por sí solo.
Paradójicamente, las necesidades de la vida moderna han llevado a replantear un tipo de prueba que se usó en épocas primitivas y que ahora vuelve a presentarse -tímidamente y con la necesaria precaución- en el Derecho moderno: la prueba indiciaria. Existen algunos campos en los cuales la prueba directa de los hechos que dan lugar a la aplicación de una norma, se hace muy difícil; y es por ello que, para garantizar el orden, se hace necesario el intento de conocer la verdad a través de indicios. De alguna manera puede parecer -y lo es, si se la utiliza mal- un retroceso frente a la rigurosidad extrema de la prueba clásica donde, como se ha visto, todo aquel que alega algo está obligado a probarlo y nadie puede ser condenado sin pruebas o con pruebas que admitan una duda razonable. Pero en realidad la prueba indiciaria –también llamada prueba por presunciones- no es una mera aplicación de la amplia discrecionalidad (y consiguiente arbitrariedad) del juez primitivo sino una re-creación de la institución dentro de un marco moderno, asentándola sobre ciertos requisitos sine qua non, muy severos, que eviten caer en la arbitrariedad tan contraria a la seguridad y previsibilidad que exige la sociedad de mercado.
Los tratadistas del Derecho Penal tomaron el vocablo indicio para señalar la llamada "prueba indiciaria" siguiendo el camino abierto en el Derecho por Hans Gross. Bien se sabe que Gross era juez, un juez cansado de testigos falsos y falsos testimonios, de "tinterillos", de profesionales del perjurio, etc., y cansado también de "confesiones" arrancadas brutalmente, acomodadas, y de efectos del delito que no correspondían a la verdad de los hechos. El juez Gross tuvo contacto con criminalistas: conoció los trabajos de Bertillón, sabía de Purkinje, de Herchel, Galton, Faulds, Henry, etc., porque Gross, cuando en 1899, crea para Austria los "Archivos Antropológicos y Criminalísticos", que dirige hasta su muerte ocurrida en 1915, tuvo que conocerlos, ya que decir Antropometría Criminal es decir Alfonso Bertillón y decir Antropometría es decir Quetelet, su padre natural e innegable. Bertillón lleva al campo policial la técnica de las medidas del cuerpo humano para establecer reincidencia, principal problema de la policía civil de cualquier país del mundo, nada más y nada menos.
Así, el juez Jans Gross tuvo donde nutrirse con huellas, rastros e indicios en los juicios criminales, se puso a tono con el avance y las necesidades de la época y dio un gran paso jurídico, que duda cabe: llevar al campo santo del Derecho los hallazgos de la vivificante Criminalística. En 1901, cuando publica su "Manual del Juez Instructor", que por cierto es Criminalística, se hacían comparaciones dactilares para establecer reincidencia y más de un par de asesinatos habían sido solucionados criminalísticamente (La Rioja, Argentina, 1896).
La criminalística por otra parte recibió una serie de denominaciones como Policía criminal, político criminal, técnicas criminales, investigaciones criminales y otras que tenían el propósito de descubrir la verdad del crimen

Quizá la propia evolución de la disciplina, con el correr del tiempo, y la forma en que se sucedieron los descubrimientos de importancia para la pesquisa, explican las primigenias denominaciones  como: arte policial; técnica policial; policiologia, etc.
Edmon Locard, propuso precisamente la expresión "técnica policial", alegando que una disciplina como esta es un arte, no una ciencia; ello, ya que comprende procedimientos y métodos sin desarrollar leyes propiamente dichas.

De los iniciadores de la criminalística entre otros están: Marcelo Malphigi, J.A., Purkinje, Alfonso Bertillon, Israel Castellanos, Lacassagne, etc. Todos contribuyeron al nacimiento y evolución de la criminalística.
Ahora que decir Criminalística es decir mucho más, y para empezar por alguna parte bien podríamos hacerlo desde Julius Clarus, siglo XVI en Alejandría y saltar desde él a Juan Vucetich L., que ya en el año 1891, en La Plata, Argentina, daba a conocer su notable sistema dactiloscópico, base de de la identificación moderna mundial, pero en el "salto" se nos quedan, con sus valiosos aportes a la Criminalística, Antonio de la Peña, España; siglo XVI; Ambrosio Paré, Boucher, Perey, Duduard, Dupuytren, Devergie, Robin, Orgier, etc., de la Francia fecunda; Gospi, Malpighi, Selmi, Peel, e cinlcuso Joao de Barros del resto de Europa y hasta el propio Locard que a principios de este siglo, en Lyon, creaba su escuela de Criminalística, por cierto con otro nombre.
Alrededor 1870 un antropólogo francés ideó un sistema para medir y  registrar las dimensiones de ciertas partes huesudas del cuerpo. Estas medidas, integraron una fórmula que se aplicaría en teoría a una persona y que no cambiaría durante su vida del adulto. 
Este sistema de Bertillon, nombrado después de su inventor, “Alphonse Bertillon”, fue aceptado generalmente por treinta años. Pero nunca se recuperó de los acontecimientos ocurridos en 1903, cuando condenaron a un hombre inocente en los Estados Unidos, en la Penitenciaría de  Leavenworth, Kansas.  
Alphonse Bertillon (1853-1914) trabajó para el Servicio de identificación judicial iniciando el uso de la «antropometría descriptiva», conjunto de datos que constituyen la ficha personal de todo individuo que permite, llegado el caso, identificarlo. En 1888, fue nombrado jefe del servicio fotográfico de la Prefectura de Policía de París. Su obra, La Photographie judiciaire (1890), consagra el método de la «antropometría» con el que se inicia la ficha descriptiva con el doble retrato, de frente y de perfil (ya utilizado en antropología) y permitiendo una descripción muy precisa (nariz, ojos, orejas...) para la confección del «retrato hablado».



Por ejemplo Alfonso Bertillon quien fue un pilar fundamental al implementar la antropometría como método de identificación. A medida que pasaron los años se fueron perfeccionando las técnicas y métodos de identificación, siendo desplazada la antropometría por otras más modernas por ejemplo: la media filiación, retrato hablado, la dactiloscopia, este último con un grado de confiabilidad era de muy bajo porcentaje de error.
Extracto de La Photographie judiciaire, de Alphonse Bertillon, capítulo I. «¿Cómo se debe realizar un retrato judicial?



Quetelet formó indirectamente a Bertillón, Bertillón directamente a Chabot; por otro camino, el policial puro, si cabe el calificativo, Vidocq se formó entre delincuentes porque lo era él mismo y también entra en la formación de Bertillón, como entramos todos; Bertillón tiene también que ver con Lombroso por haber éste hablado de medidas del cuerpo humano como sistema de identificación en reincidencias; Lombroso inquieta a Lucasagne y entre dos escuelas tan distintas se forma Locard, dos escuelas criminológicas: Herencia y Medio, pero Locard enlaza con Bertillón y por ende con Vidocq y Chabot (retrato hablado), Locard forma a Soderman directamente y éste abre una brecha enorme en su país y en otros del mundo. En Chile se tradujo su "Modern Criminal Investigation" en 1943- 44; en Argentina cerca del año 50 y aquí en Venezuela a principios del 60
Edmon Locard (1877-1966) fue un criminalista francés, ciencia en la que se le considera uno de los principales pioneros.
Locard estudió en la Universidad de Lyon, donde se licenció en Derecho y se doctoró en medicina. Trabajó como ayudante de otro pionero forense, Alexandre Lacassagne, profesor de medicina forense en la universidad. Continuó en este puesto hasta 1910, cuando fundó el Laboratorio de Criminalística de Lyon. Fue asimismo director del gabinete de la policía de la ciudad.
Edmond Locard escribió tratados de criminalística y poroscopia. Es autor de Traité de Criminalistique, un tratado en siete tomos que constituye una verdadera referencia en la materia, en el que afirmaba que "escribir la historia de la identificación es escribir la historia de la criminología". También es suya la frase "los restos microscópicos que cubren nuestra ropa y nuestros cuerpos son testigos mudos, seguros y fieles, de nuestros movimientos y de nuestros encuentros".
Las técnicas del Dr. Locard demostraron su utilidad con el Servicio Secreto francés durante la Primera Guerra Mundial, ya que era capaz de "conocer, tras examinar las manchas de los uniformes de los prisioneros y de los soldados, los lugares por los que habían pasado". En 1918 el Sr. Edmond Locard escribió que si 12 puntos (detalles de Galton - Minucias) fueran iguales, entre dos huellas digitales, sería suficiente como identificación positiva. De ahí nace el número requerido de puntos necesarios para una identificación positiva. Algunos países han fijado sus propios estándares, que incluyen un número mínimo de puntos
El Doctor Hans Gross nació en Graz Austria en 1847, fue juez de Instrucción en Stejermark y Profesor en Derecho Penal en la Universidad de Graz, y por primera vez fue quien se refirió a los métodos de investigación criminal como Criminalística. La elaboración del Manual del Juez, le tomo veinte años de experiencia e intensos trabajos, en donde hizo orientaciones que debe reconocer la instrucción de una averiguación para aplicación de la técnica del interrogatorio, el levantamiento de planos y diagramas, utilización de los peritos, la interpretación de escrituras, conocimiento de los medios de comunicación entre los participantes de un mismo delito para el reconocimiento de las lesiones, etcétera, siendo en general un manual útil para los jueces en el esclarecimiento de cualquier caso penal.
El contenido científico del Manual del Juez, se desprende que el Doctor Hans Gross, en su época constituyo a la Criminalística con las siguientes materias: Antropometría, Argot Criminal, Contabilidad, Criptografía, Dibujo Forense, Documentoscopía, Explosivos, Fotografía, Grafología, Hechos de Tránsito Ferroviario, Hematología, Incendios, Medicina Legal, Química Legal e Interrogatorio.
FOTOGRAFÍA FORENSE
Surge en 1866, por Allan Pinkerton, ponía en práctica la fotografía criminal para reconocer a los delincuentes disciplina que posteriormente sería llamada fotografía forense.



En el siglo XIV en Persia, varios papeles oficiales del gobierno tenían las huellas digitales (impresiones), y un oficial del gobierno, doctor, había observado que no hay dos huellas digitales exactamente semejantes.
Marcello Malpighi en 1686, profesor de anatomía, en la universidad de Bolonia, dio a conocer en su tesis, la diferencia entre los cantos, espirales y lazos de las huellas digitales. Él no hizo ninguna mención de su valor como herramienta para la identificación individual. Una capa de piel fue nombrada después de su presentación, capa de "Malpighi", que es aproximadamente 1.8 mm de espesor.

En 1823, Juan Evangelist Purkinji, profesor de anatomía, en la universidad de Breslau, publicó su tesis discutiendo 9 patrones de la huella digital, pero él también no hizo ninguna mención sobre el valor de las huellas digitales para la identificación personal.
El primer Inglés que en julio de 1858 comenzó a usar huellas digitales, fue Sir Guillermo Herschel, principal magistrado del distrito de Jungipoor, en la India, las primeras huellas digitales usadas fueron en los contratos nativos. Por un capricho, y sin pensamiento, hacia la identificación personal, Herschel tenía a Rajyadhar Konai, hombre de negocios local, que utilizaba la impresión su mano, en la parte posterior de un contrato.
La idea era simplemente ". . . para asustar y dejar fuera de todo el pensamiento la posibilidad de negar su firma."
Herschel, hizo un hábito de requerir impresiones de la palma -- y más adelante, simplemente las impresiones del índice derecho y los dedos medios -- en cada contrato que hizo con los locales. Dándole un mayor valor a la firma de cada contrato.
Mientras tanto su colección de huellas digitales creció, sin embargo Herschel, comenzó a observar que las impresiones entintadas podrían, probar o refutar de hecho la identidad. Su experiencia con la huella dactilar era obviamente limitada, la convicción personal de Sir Herschel, era que todas las huellas digitales eran únicas al individuo, así fue como permanente a través de su vida,  ampliaría su uso.
Durante el 1870, el Dr. Henry Faulds,  Cirujano-Superintendente Británico del hospital de Tsukiji en Tokio, Japón, tomó el estudio de "piel-surcos" después de notar marcas, en los dedos de las piezas de cerámica "prehistóricas".
El Dr. Faulds reconoció la importancia de huellas digitales como medios de la identificación, ideando un método de clasificación.
En 1880, el Dr. Faulds remitió una explicación de su sistema de clasificación y envió una muestra, de las formas que él había diseñado, para las impresiones entintadas, grabación de las huellas dactilares, a Sir Charles Darwin. Darwin, de edad avanzada y mala salud, informó al Dr. Faulds que él no podría brindarle ninguna ayuda, pero prometió pasar los materiales recibidos a su primo, Francis Galton.





Sir Francis Galton
También en 1880, el Dr. Faulds publicó un artículo en el diario científico, "Nautre" (naturaleza). Él explicó que las huellas digitales se podrían utilizar como “los medios identificación personal”, y el uso de la tinta de las impresoras, como método para obtener tales huellas digitales.
En 1882, Gilbert Thompson de la Universidad Geológica ”ESTADOS UNIDOS” en nuevo México, utilizó sus propias huellas digitales en un documento para prevenir la falsificación. Éste es el primer uso sabido de huellas digitales en los Estados Unidos.
En el libro de Mark Twain en 1883, (Samuel L. Clemens)  "vida en el Misissippi", el uso de la identificación de la huella digital permitió identificar a un asesino. En un libro posterior, "Pudd'n Wilson principal", habla de la identificación a través de la huella digital. Hay una película reciente, que fue basada en este libro.
Sir Francis Galton, Antropólogo Británico y primo de Charles Darwin, comenzó sus investigaciones, sobre las huellas digitales como medio de  identificación en 1880. En 1892, publicó su libro, "huellas digitales", estableciendo la individualidad y personalidad, de huellas digitales. El libro incluyó el primer sistema de clasificación para las huellas digitales.
El mayor interés de Galton sobre las huellas digitales, estaba basado en la  ayuda para la determinación de la herencia y orígenes de razas. Al poco tiempo descubrió, que las huellas digitales no ofrecían  ninguna pista firme, para determinar la inteligencia o la historia genética de un individuo, si pudo afirmar, que las huellas digitales no cambian en el transcurso de la vida de un individuo, y que la posibilidad de encontrar  dos huellas digitales exactamente iguales era imposible Según sus cálculos, las probabilidades de dos huellas digitales individuales iguales eran 1 en 64 mil millones.
Galton identificó las características por las cuales las huellas digitales pueden ser identificadas.  Estas mismas características (minucias) básicamente todavía están en uso hoy, y se refieren a menudo como detalles de Galton.
Iván Vucetic, (nombre real) nació el 20 de Julio de 1858 en Lesina, Croacia.
Juan Vucetich creo el mas perfecto sistema de clasificación de los dibujos digitales. Estos fueron descubiertos ya hace siglos y se sabia también que no existen dos individuos que tengan dibujos similares en las yemas de los dedos, pero nadie, hasta Vucetich, había logrado implementar un sistema universalmente reconocido para la individualización de personas.


Uno de los investigadores dedicados a esta tarea fue el anatomista europeo Juan Evangelista Purkinje, que profundizó en la descripción y clasificación de los dibujos dactilares en 1823. Luego, Henry Faulds actualizó la investigación al comprobar que los dibujos dactilares permanecen sin cambios durante toda la vida y mencionó la idea de su utilización para catalogar a las personas. Así, en 1877, Williams James Herschel, actuando como funcionario de la corona inglesa, empleó la impresión de los dibujos estriados de los dedos de la mano para autenticar la firma de documentos y propuso ese método para individualizar a los detenidos en las cárceles, que él mismo llevó a la práctica, pero sin clasificar nunca los dibujos obtenidos. Once años después, el inglés Francis Galton proyectó una clasificación y división de los dibujos, pero dejó sus estudios inconclusos, pues si bien anunció que las impresiones digitales podían ser ordenadas al estilo de un diccionario, no determinó el método que se emplearía para ello; sin embargo afirmó que eran un medio seguro para identificar a las personas, puesto que los dibujos eran inalterables y distintos en cada individuo.
Hasta entonces, la técnica utilizada para la individualización de las personas era el método antropométrico, ideado por el francés Bertillion. El "Bertillonage" (deficiente e inseguro), basado en las medidas de ciertas partes del cuerpo humano y las particularidades fisonómicas, era utilizado como instrumento de las investigaciones por la policía de Francia desde 1882. La policía argentina considero necesario instalar una oficina que se ocupara de las funciones relacionadas con la identificación de las personas. Entonces se comisiono al doctor Augusto P. Drago para estudiar el método en el gabinete establecido por el propio Bertillion y tras su informe la Policía de la Ciudad de Buenos Aires creo una dependencia dedicada a la identificación antropométrica.
Al mismo tiempo que Drago establecía la identificación antropométrica en Buenos Aires, Vucetich se ocupaba de investigar las huellas digitales, por solicitud de sus superiores, en la capital de la provincia de Buenos Aires la Ciudad de La Plata. 

 

El Capitán de Navío, Guillermo J. Nunez, Jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, le encargo a Vucetich la organización de una Oficina de Identificación Antropométrica; le entrego una revista que contenía un estudio sobre las impresiones digitales y le sugirió que tal vez el podría instituir un sistema por medio de estos dibujos.

 

Aquella publicación era la Revieu Scientifique del 2 de mayo de 1891 y el artículo se refería a los trabajos que dejo truncos Francis Galton. Sabiendo que el método empleado, hasta la fecha, era el Bertillonage, Vucetich lo adopto para instalar y organizar el Gabinete Técnico Policial que se le encargara. Pero al aproximarse al tema de las estrías papilares de los dedos, comenzó a dedicarse intensamente a su estudio. Hasta entonces no conocía absolutamente nada sobre impresiones digitales, pero acepto la insinuación de su superior y se dedico a la tarea de obtener impresiones digitales nítidas para hacer un análisis comparativo y buscar la manera de utilizarlas en el servicio de Identificación.

 
Dió forma y organizo el servicio de identificación por medio de las impresiones digitales, en 1891. Además invento los elementos necesarios para captar lo mas perfectamente posible los dibujos dactilares de los dedos de ambas manos y puso en practica todo cuanto fue necesario para sistematizar el método.



El nuevo procedimiento de reconocimiento, que llamo "Icnofalangometria" o "Método galtoneano", estaba compuesto por 101 tipos de huellas digitales que el mismo había clasificado sobre la base de incompleta taxonomia de Galton.

 

El 1º de septiembre de ese año, el método de Vucetich comenzó a aplicarse oficialmente para la individualización de las personas, con el registro de las huellas dactilares de 23 procesados.

 

Pero para llegar a su logro máximo, Vucetich debió trabajar unos años más. Después de intensas investigaciones llego a establecer que en las figuras dactilares solo son cuatro las formas fundamentales que se repiten insistentemente: había encontrado la clasificación fundamental y así creado el Sistema Dactiloscópico Argentino. A cada uno de estas cuatro conformaciones las llamo: A-1; I-2; E-3 y V-4 denominaciones que se adoptarían luego a nivel universal.




similar:

Evolucion de los medios de prueba iconFiliación acciones de filiación Derecho a la identidad Acción de...

Evolucion de los medios de prueba iconAfrontar los deberes y los dilemas éticos de la profesión
«¡No ensucies el planeta!», todos los alumnos lo ven día tras día en la ciudad y en los medios de comunicación

Evolucion de los medios de prueba iconRecursos didácticos. Término amplio que engloba a los materiales y a los medios

Evolucion de los medios de prueba iconTema la evolucióN. Elorigen del hombre la evolución y los mecanismos del proceso evolutivo

Evolucion de los medios de prueba iconPara poder identificar los conceptos de evolución biológica y evolución...

Evolucion de los medios de prueba iconLa cruzada de los medios en América Latina”, de Denis de Moraes

Evolucion de los medios de prueba iconLa contribución del pensamiento de Robert Logan al desarrollo de la Ecología de los Medios

Evolucion de los medios de prueba iconJosé Noe Ávila Guerrero. El fenomeno de los medios de comunicación...

Evolucion de los medios de prueba iconLentes que sirven para arreglar la miopía) Medios físicos por los...

Evolucion de los medios de prueba iconTema 3: La dimensión biológica: evolución y hominización, el hombre...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com